Los cines posibles

Los cines posibles
El Amante - Cine

domingo, 31 de julio de 2016

Cristina y los estudiantes o el Big Data



Cristina en la UTN de Avellaneda. Primero hablándole al plenario de secundarios en Avellaneda; luego a la militancia reunida en los alrededores de Universidad:

"La verdad que esta frase “la política es el mejor lugar para la juventud” la sostengo a rajatabla. Cuando hablo de política no hablo de que alguien tenga que firmar una ficha de afiliación a un partido, estoy hablando de otra cosa. La política es algo superior a un partido político. La política es esencialmente la vocación de involucrarse personalmente, con su vida, con su práctica, en la construcción de una sociedad mejor.

"Porque evidentemente el mundo en el que estamos no nos conforma. Nadie que esté conforme con el mundo que lo rodea, que piensa que todo está bien y que no hay nada que cambiar, tiene lugar en la política. En la política están los que piensan que hay cosas que cambiar. No quiere decir que pensemos que está todo mal sino que todavía hay cosas que hay que cambiar, trabajar, profundizar y democratizar, sobre todo".

A las 21:00 hs. Cristina Kirchner va a estar presente en C5N. Hoy a la medianoche en La otra.-radio, Radio Gráfica, FM 89,3, online acá, estaremos conversando sobre el rol de Cristina en la coyuntura política actual.

Tanto los dos discursos de la presidenta dirigidos ayer a la militancia, como su entrevista de esta noche en C5N, e incluso lo que podamos hablar hoy en nuestro programa de radio de la medianoche (de un alcance muchísimo menor a las otras intervenciones) forman parte del escenario acotado que hoy describe Luis Alberto Quevedo, director de FLACSO, en un interesante reportaje:

Hay algo serio, el modo en cual el macrismo armó un sistema de comunicación sólido con sus reglas. Una de ellas consiste en que Macri tiene al sistema público de su lado y, más poderoso aún, el sistema privado corporativo de medios, con una tercera pata que es el mejor manejo profesional en el uso de las redes sociales. Así tiene un ecosistema comunicacional con una claridad político-comunicativa muy pensada que es la de dejar una zona de la comunicación por fuera –Página/12, un par de radios o C5N– y saber que el éxito de su estrategia de comunicación no consiste en que eso no exista, porque siempre va a existir, sino en que esa zona no tenga puentes con la macro comunicación que él sí maneja. Ahi tiene una alta capacidad de hablarle a los distintos públicos con diverso lenguaje. No es lo mismo cómo le habla a TN, Radio Mitre o La Nación, o cómo habla él mismo en Instagram o Snapchat. Son redes difíciles de manejar y considero que las usa muy bien porque tiene un conjunto de profesionales que trabajan allí.

–¿Cómo sería ese sistema?

–Mantiene afuera a los que no le importan, garantiza que no haya puentes. Página/12 puede sacar un artículo sobre la reforma laboral que pretende La Nación y nadie le contesta, y la garantía es que ninguno tome los temas que sí son agenda de la oposición. En cambio, el corazón del sistema macrista sabe que le habla al 60 por ciento de la población, que lo cruza con la estrategia del cuerpo a cuerpo, o usa la base de datos de la Anses para comunicarse con el ciudadano.

–¿No es más preocupante eso que si Macri y Tinelli se pelean?

–Lo de la Anses es la profundización de algo que el macrismo viene haciendo: no hacemos actos públicos, no estamos en la calle como los partidos tradicionales, no llenamos la Plaza de Mayo, pero le hablamos uno por uno a los vecinos. Hay que tomar en serio el sistema de timbreo que armó Macri para la campaña, tanto en la provincia como en la Ciudad de Buenos Aires, donde hay un ejército de pibas y pibes con tablets, y Clarín y La Nación los mostraban a ellos haciéndolo. El uso de la base de datos de la Anses es la continuidad de la política cuerpo a cuerpo, por otros medios.

No obstante esta mirada técnica de la actividad política, hay dos cosas seguras: este es el ámbito en el que Cristina está eligiendo desenvolverse y el tiempo dirá si la política del siglo xxi se dirime en la comunicación microsegmentada diseñada desde el marketing de las redes sociales o en el encuentro de los cuerpos en la calle. Frases cortas y desprovistas de densidad, fotos del perrito Balcarce o intentos de reconstruir una racionalidad política clásica. La cuestión de la técnica. Son hipótesis cuya relevancia se verán en la práctica y a largo plazo. 



viernes, 29 de julio de 2016

El mejor equipo de los últimos milenios no pega una, mientras Cristina se les ríe por las amenazas de prisión


El macrismo a solo 8 meses de gobierno atraviesa un desmadre de baja intensidad, Los números de la caída en la actividad y el consumo están lejos de reflejar la ya caduca esperanza del segundo semestre. FIEL, una de las consultoras expresivas de la ortodoxia neolieral, informó ayer que la producción industrial tuvo en junio una caída interanual del 8,2 por ciento. La inversión respecto del año anteior cayó un 5,3 %. No hubo lluvia de dólares: por el contrario, en estos meses la economía argentina sufrió una fuga de 6 mil millones de dólares. Tampoco se está cumpliendo el objetivo de reducir el déficit fiscal: la transferencia de ingresos hacia agroexportadores y mineras logró que el déficit este año sea objetivamente más alto que el del denostado gobierno populista, a pesar de que la contabilidad creativa de Prat Gay adjudicó al kirchnerismo un déficit fiscal empíricamente falso. 

Pese a que un gobierno conservador siempre levanta las banderas de la lucha contra la inflación, durante la gestión macrista se produjo un notable aumento de la misma: más del 40% internual, contra los pronósticos del ministro de hacienda que en noviembre pasado canchereaba con que la inflación no iba a dispararse con la devaluación porque los precios mayoristas ya estaban dolarizados. Minga dolarizados: el pretexto de una inflación inercial que duplica las previsiones del mejor equipo de los últimos 500 siglos usa el concepto de "inercia" de un modo sumamente original: desde que Kicillof dejó Economía, la inflación se aceleró, lo que demuestra que las medidas tomadas por Cambiemos impulsaron una fuerza antiinercial.

El poder adquisitivo de los salarios cayó aplicando una percepción que puede entender cualquier persona: las paritarias firmadas en estos meses son inferiores a la inflación de precios. La sensación de los bolsillos populares es que estamos bajo un ajuste drástico, producto directo de la devaluación de diciembre, el despiadado aumento del precios del transporte público y la estrafalaria suba de tarifas -cuyo berenjenal de cautelares y medidas en suspenso por orden judical producen un desconcierto total acerca de cómo y cuándo habrá que pagar los servicios públicos. 

Cualquier solución a esta altura significa un fuerte desgaste político del gobierno de CEOS: una sentencia per saltum de la Corte a favor de un tarifazo va a recrudecer el mal humor social hasta niveles imprevisibles; un fallo en contra dejará al gobierno ante los supuestos inversores con la imagen de una gestión que no pudo sostener una decisión estratégica. Este fracaso, que implica un aumento del déficit fiscal considerable, sería leído por los capitales carroñeros como un síntoma de inseguridad juridica, desalentador de inversiones. macri podría no quedar bien ni con sus votantes ni con quienes sostienen su poder, a mitad de camino entre Dios y el Diablo, dejando rabiosos a unos y otros.

El mal humor social no es una predicción arriesgada: por estos días empieza un crescendo de la protesta social que se hará notar en la zona caliente del microcentro y confluirá hacia una multitudinaria marcha desde San Cayetano a Plaza de Mayo el próximo 7 agosto, con un conjunto de organizaciones sociales amparadas por el Papa Francisco, los gremios de las CTA y descontentos espontáneos.

El esquema del gobierno ante esta bronca creciente es impulsar procesos judiciales de fantasía. Ayer se cayó una operación política policial orquestada por la ministra bullrich y la funcional agente carrió: una pericia trucha de la Policía trató de incriminar a Macelo Mallo por el doble homicidio de Unicenter: la jueza Arroyo Salgado ordenó la liberación de Mallo porque el arma que se le secuestró a Mallo no era la que se disparó en el doble crimen. La jueza ordenó ahora investigar a los peritos que falsearon la prueba trucha, lo que demuestra que el macrismo se ve inclinado a vulnerar el estado de derecho a la bartola.

Pese a la protección mediática es inocultable que crecieron los secuestros express, el delito de moda. La radio y la tele no hablan de esta ola de inseguridad, a pesar de que todo gobierno de derecha llega con el mandato de bajar la inseguridad. macri también en esto defrauda a su base social. No es gradualismo, es inconsistencia.

Inflación, mayor déficit fiscal, caída de inversiones e inseguridad no parecen el programa que pueda contentar al votante macrista.

Este es un breve panorama de la realidad. macri frente a este cuadro no positivo solo atina a dos cosas: pelearse con Tinelli para después hacer una broma junto al animador vía Snaptchat; y explorar los caminos para apresar a Cristina. Como ninguna de las denuncias por temas de corrupción promete cárcel rápida, el régimen, con la apoyatura de la DAIA y los servicios secretos israelíes, apura un retorno del caso Nisman para encancelar a Cristina por "traición a la Patria", una bizarra figura que en nuestra historia solo se usó contra líderes populares como Perón, con resultados conocidos: impulsó a la vitalidad del peroniso durante décadas. Aquí el régimen vacila por cuánto tiempo puede sostenerse una foto vistosa de Cristina entre rejas y desconfían que el as en la manga deje al gobierno sn recursos para futuros y probables agravamientos de la protesta social. La contenciosidad tradicional de las clases populares podría no amenguar con esa foto y probablemente se dispare una espiral de agitación de final imprevisible. macri tiene que ver al Papa el 17 de octubre (¡fecha fijada por el Papa!) y la prisión de una expresidenta forzada mediante arbitrariedades envenenaría esa agenda. Si macri deja la prisión a Cristina para después, el distractivo puede llegar tarde ante la escalada de protestas que crecerán hasta fin de año.

Personas cercanas a Cristina aseguran que ella está serena y espiritualmente preparada para la prisión. Confía en que se trata de un error del macrismo y cree que cuando un enemigo se equivoca no hay que interrumpirlo. Supone que este paso en falso de los CEOs dejará blanco sobre negro quién es quién en el sistema político argentino y cuántos están dispuestos a ponerle la firma a la abolición del estado de derecho -pícara, CFK sostiene que entre algunos peronistas "autocriticarse" significa criticar a otra...

Clarín y especialmente Lanata lanzaron un operativo clamor mediático tuitero: #CristinaPresaYa. macri cree que ganó sus elecciones gracias a las redes sociales pero el frío viento de los territorios puede no percibirse en snapchat y  falsar la hipótesis de expresidente de Boca.

En su discurso de anoche en el homenaje a Hugo Chávez en el Instituto Patria Cristina se mostro serena y nada amedrentada por las amenazas del establishment. Habló de construir mayorías que frenen el plan de ajuste neoconserdador. En vez de mostrarse a la defensiva por el acoso judicial, se muestra haciendo política y promete quedarse unos cuantos días por acá, marcando territorio.

La intensidad del desmadre macrista es aún baja, pero nadie puede asegurar que no siga creciendo exponencialmente hasta diciembre.

miércoles, 27 de julio de 2016

El Terror (el Nietzsche de Heidegger)

Nietzsche en la radio: Capítulo xv en Patologías Culturales, para escuchar clickeando acá




Lectores de Nietzsche. La obra de Nietzsche reclama lectores -el mismo Nietzsche es un lector de sí mismo cuando escribe los prólogos a las segundas ediciones de sus obras-, ya que es un pensamiento en tensión que no termina de resolverse. El sentido de su escritura queda en la región de lo posible y ese es el espacio en el que se desenvuelve un lector.

Lectores que interpretan a Nietzsche: eso pasa a lo largo de todo el siglo xx. Lectura discrepantes, que realzan algunos tramos de su inquietud y la aquietan.

El vitalismo. Una de las primeras lecturas que Nietzsche recibe es la del vitalismo, "filosofía de la vida", reacción post-romántica al cientificismo y a la vez penúltimo avatar del iluminismo: exaltación de la movilidad y la fluidez de la vida frente a la rigidez de los ideales del racionalismo y/o de la cristiandad (contra todo eso junto, junto a todo eso). A esta especie de lectores les viene bien citar algunas frases del Zaratustra: "Diga vuestra voluntad: ¡sea el Superhombre el sentido de la tierra!". Nietzsche escribe Así habló Zaratustra para permitirse el uso de parábolas. Así deja un amplio margen de indeterminación acerca del presunto sentido de la tierra, puesto que la tierra no habla. Probablemente la tierra esté puesta aquí contra el reino de los cielos. Zaratustra y sus discursos pueden leerse como una parodia de los sermones cristianos. El éxito que Nietzsche cosechará en la contracultura de la segunda mitad del siglo radica en esta lectura vitalista. Es una lectura simplificadora, hay muchas ideas que Nietzsche dice, sugiere, ordena o propicia que quedan afuera de este vitalismo.



El Nietzsche de los nazis. La hermana de Nietzsche, Therese Elisabeth Alexandra Förster-Nietzsche (10 de julio de 1846 – 8 de noviembre de 1935), es la administradora de su legado ya desde el momento en que él enloquece, a principios de 1889, durante la década en que él sobrevive a su colapso (él muere en 1900) y hasta la muerte de ella. Elisabeth crea y dirige los Archivos Nietzsche que contienen una profusa cantidad de fragmentos póstumos que se había encargado de salvar del fuego, en algún momento en que él quería quemarlos. Con una selección oportunista de esos póstumos ella edita las primeras ediciones de La voluntad de poder. Casada con el fanático antisemita Bernhard Förster, Elisabeth habilitará ese legado a los doctrinarios del nazismo, como Alfred Rosenberg, Alfred Bäumler y Ernst Krieck. Para construir un Nietzsche que respalde la doctrina nazi, deberá ocultar los fragmentos en los que él se refiere a la estupidez de los alemanes, se reivindica como descendiente de la nobleza polaca -filiación apócrifa- o expresa su repulsión a los antisemitas. En cambio, a los nazis les serán muy útiles algunos fragmentos inéditos conservados por su hermana, como este: "Se trata de ganar aquella enorme energía de la grandeza, a fin de que, mediante el cultivo de la especie -y, por otra parte, de la destrucción de millones de malogrados- se configure el hombre futuro, y no perezcamos por el sufrimiento que producimos, un sufrimiento de tal tamaño como no lo hubo con anterioridad" (ver más acá).

La interpretación que hace Martin Heidegger de Nietzsche. Heidegger es un lector eminente de Nietzsche. A seguir el rastro de su pensamiento Heidegger dedicará una década entera, desde mediados de los años 30 hasta el fin de la segunda guerra. Heidegger era reconocido como la figura filosófica más importante de Alemania y en 1933 fue resonante su decisión de afiliarse al partido nacionalsocialista y aceptar el rectorado de la Universidad de Friburgo. Unos años antes, con la publicación de Ser y tiempo, habría resultado difícil prever este extraño giro de su vida cívica. Heidegger no llegará a durar un año como rector de Friburgo, nunca se desafiliará del partido nazi y este episodio dará pie a una controversia persistente y el obstáculo más difícil para evaluar su aporte -crucial- a la filosofía del siglo xx. Curiosamente, en sus cursos entre 1935 y 1944, Heidegger desarrolló su lectura de Nietzsche veladamente en contra de la que hacían los doctrinarios nazis. Esta es una dimensión coyuntural del problema. De alcance más largo -hasta el punto en que sus ecos llegan hasta la filosofía actual- es el modo en que Heidegger se mide con Nietzsche en su discrepancia acerca del sentido histórico de la metafísica europea y la posibilidad de su superación. ¿Nietzsche superó a la metafísica, tal como él mismo proclamó numerosas veces, o quedó atrapado en su trama, como plantea Heidegger?



Al acceder a una cantidad de fragmentos póstumos de Nietzsche, que aún en los años 30 permanecían inéditos, Heidegger hace emerger a otro Nietzsche, menos bucólico que el de los vitalistas, menos funcional que el de los doctrinarios nazis, más incisivo para el siglo. Heidegger coloca a Nietzsche en una posición clave de la historia de la filosofía: en la consumación de la metafísica y el advenimiento del nihilismo. Para Heidegger, la filosofía no es esencialmente una disciplina académica a la que pueda medirse como una especialización cultural, sino la zona en que se decide la dirección íntima de la historia europea. La filosofia es la dirección secreta de la historia. Europa aparece a partir de los cursos que Heidegger da sobre Nietzsche como un problema filosófico, una tradición a la que interrogar por sus olvidos y sus ocultamientos. Con Nietzsche como pre-texto, Heidegger está pensando 2500 años de historia europea, su propia actualidad acuciante y su proyección catastrófica. Hay un clima terrorífico en los cursos de Heidegger sobre Nietzsche. El terror puede leerse todavía en la recopilación de esos cursos que en los años 60 fueron publicados como un libro en dos tomos, titulados simplemente Nietzsche, traducido al castellano en 2000, una obra indispensable para volver a pensar a Nietzsche, al propio Heidegger y al terror que campea hoy en Europa.

Heidegger le dedica 9 años a Nietzsche. Es mucho tiempo, mucho más que el que le dedicó a ningún otro autor de la historia de la filosofía, tiempo destinado a que Heidegger ajuste cuentas también consigo mismo.  Aquí reaparecen la muerte de Dios y el advenimiento del nihilismo, pero en el Nietzsche de Heidegger hay drama, como no lo había en Zaratustra, porque aquí hay dos: Nietzsche y Heidegger, y ninguno de ambos ha decidido aún quién es. El Nietzsche de Heidegger recusa el modo en que se ha leído a Nietzsche hasta ese momento y a la vez despliega su tesis sobre varios milenios de historia europea. Heidegger se convence de que esta historia está fundada en un olvido y en un ocultamiento, olvido y ocultamiento que sitúa muy cerca del surgimiento mismo de la filosofía, en la antigüedad helénica. La filosofía tiene un momento inicial entre los presocráticos y en seguida acomete un desvío. Ese desvío se llama metafísica y ya se detecta en Platón y Aristóteles. Lo que sigue hasta el siglo xx es la consecución del olvido. ¿De qué se trata este olvido?



Podríamos decir, tratando de evitar la jerga con que desafortunadamente se lee a Heidegger en castellano, que para este pensador el corazón palpitante de la filosofía es preguntar cuál es la verdad de la realidad. Todos tenemos acceso a la realidad. Según una opinión común, la realidad nos es inmediatamente accesible, esa que tenemos a nuestro alrededor, con la que cualquiera puede negociar. Con solamente mirar estamos en la realidad. Pero puede ser que la realidad tenga una verdad que está velada y que tomar contacto con ella no sea tan fácil como parece, que sea necesario pensar para quitar ese velo. Lograr ese contacto, correr el velo, es producir la verdad. La verdad, según Heidegger, es desvelamiento (en griego: aletheia). No es una simple descripción ocular de lo que nos rodea. Podríamos hablar de las tapas de los diarios de hoy. Hablar de los libros que se publican sobre las cosas que están pasando en la actualidad en Argentina o en el mundo, sin llegar nunca al corazón de la realidad. ¿Cuál es el corazón de la realidad en este momento en que nosotros estamos sumergiéndonos de nuevo en el imperio del neoliberalismo, en un contexto global en el que el neoliberalismo mantiene un dominio total sobre la tierra y esto viene acompañado por un auge del terrorismo en la estructura de la vida cotidiana? Globalización, neoliberalismo y terror nos aparecen juntos. ¿Cuál es la unidad que los anuda? ¿Hasta qué punto nosotros comprendemos qué relación hay entre estos tres fenómenos?

Estamos globalizados, parecería que a través de las redes sociales tenemos un acceso inmediato a la realidad global y que podemos manipular flujos de información, imágenes, operaciones financieras. Sabemos que el neoliberalismo es la figura del poder imperante en el mundo, en el que a veces aparecen algunas anomalías que la globalización procura sofocar prontamente. En este día experimentamos en Argentina una muy vívida percepción de nuestra violenta reinserción en el neoliberalismo imperante. Esta reinserción nos anoticia de una proximidad con el terror que estalla en Europa, fuerzas desencadenadas de las que de ningún modo podemos sentirnos a salvo. Conocemos bien el terror de estado argentino, sus consecuencias sobre nuestra arquitectura histórica, tanto como los atentados terroristas ocurridos hace dos décadas que todavía quedan impunes y gravitan sobre las maniobras que el régimen gobernante provoca.



Pero la simple descripción de estos fenómenos -globalización, neoliberalismo y terror- todavía no nos muestra su co-pertenencia íntima. Europa, el continente en el que nació el proyecto de la globalización mundial que en 2000 años se propagó por el mundo, es hoy un teatro del terror. El terror forma parte de la vivencia cotidiana del mundo más civilizado. No es ningún estado de excepción sino su normalidad. Por eso el clima tétrico en el que se desenvuelven los cursos de Heidegger sobre Nietzsche nos suena familiar. No se trata de "el mundo en guerra", como una época que hubiéramos dejado atrás. Estamos en un momento en que el estado de guerra y el estado de paz se han vuelto indiscernibles. Por eso, los pasajes en los que Nietzsche profetiza el temblor de tierra que acompaña al reinado del nihilismo nos resultan verosímiles.

Acceder a la verdad de la realidad sería no quedarnos en la mera enumeración de estos sucesos sino pensar si hay una conexión interna entre ellos. Heidegger en la década del 30 y Nietzsche en los últimos años del siglo xix, sin usar los términos con los que caracterizamos estos sucesos -excepto el terror, que aparece claramente en ambos- ya vislumbran este círculo cuyo centro desconocemos. La extensión planetaria de una voluntad de poder omnímoda corporizada en los dispositivos tecnológicos aparece desde hace décadas vinculada en estos pensadores con el terror y con el olvido. Heidegger le pone este nombre: la cuestión de la técnica. E imprime esta cuestión (una pregunta por el sentido de la técnica) con la voluntad de poder cuyo desencadenamiento Nietzsche pregona con júbilo y también con miedo.

Por este camino hemos de seguir transitando en los próximos capítulos de Nietzsche en la radio. El capítulo xv puede escucharse clickeando acá.

martes, 26 de julio de 2016

Macri es un De La Rúa perfeccionado: ¿y el peronismo?

Ahora que volvió el proyecto de flexibilización laboral, vamos a ver qué queda de peronismo definitivamente



Frente a la extrema prudencia que exhiben los dadores voluntarios de gobernabilidad (concepto acuñado por Jorge Asís para referirse a senadores y diputados que llegaron a sus bancas con la boleta del FPV para terminar votando las leyes del ajuste conservador macrista), el poder económico no guarda una prudencia equivalente y da a conocer el auténtico programa que Cambiemos no anunció en la campaña pero está ejecutando.

El domingo La Nación publicó la entrevista que Morales Solá le hizo a macri. Ahí, el ataque de macri a Tinelli desvió la atención de otras ideas planteadas por el presidente acerca de los derechos laborales:

¿Qué necesita la inversión? "Dos cosas. Primero, una justicia laboral más equitativa, no tan volcada a encontrarle siempre la razón a una parte. Y, después, que el peronismo se muestre racional, más comprometido con políticas permanentes de Estado. La pregunta que más me hacen en el exterior es ésta: ¿y después de usted qué? La respuesta la tiene la oposición, no yo, porque todos saben qué hará mi partido y la coalición que integramos." [Completo acá]

Es muy factible que, en esa conversación que Morales Solá glosó el domingo, macri le haya comunicado el programa de flexibilización laboral que hoy lanza La Nación, que devuelve la discusión política argentina a lo que se debatía en los 90 y se intentó instaurar en el gobierno de De La Rúa, con resultados conocidos: la flexibilización laboral. En este contexto, las alusiones del columnista de La Nación a que macri no es De La Rúa parecen encontrar su verdadero sentido. Morales Solá quiere decir que macri va a hacer lo que De La Rúa no pudo ¿Cuáles son las bases de ese proyecto que macri lanza a través del editorial de hoy de La Nación?

- "el avance de las tecnologías hace necesaria la multifuncionalidad, la polivalencia funcional y la jornada variable o flexible" (esto es: la empresa dispone a su arbitrio la posibilidad de alterar las condiciones de trabajo, la cantidad y duración de jornadas laborales, los días de descanso y las vacaciones).

- "se debería asignar preferencia a los acuerdos laborales de nivel menor (por empresa) por sobre las paritarias" (esto es: disolver el poder de negociación de los sindicatos dejando a los trabajadores librados a una lucha desigual con los patrones).

- "Debe eliminarse la obligatoriedad de la homologación de la autoridad administrativa" (esto significa que el estado no se compromete a proteger a los trabajadores en los acuerdos laborales alcanzados con los patrones; el estado se declara prescindente y deja los convenios y paritarias en un estado de precariedad absoluta; con esto se completa la embestida que el domingo hizo macri contra el fuero laboral, para que deje de dictar sentencias en favor de los trabajadores).

- "El período de prueba y el contrato de plazo fijo flexibe son instrumentos eficaces de reducción de los costos laborales" (esto quiere decir que ante el aumento del desempleo que se está registrando desde que el macrismo gobierna, ahora se pretende insitituir legalmente un sistema de empleos precarios en el que las empresas puedan contratar y despedir trabajadores sin ningún costo laboral).

- "que la negociación de salarios y condiciones de trabajo tenga en consideración la productividad y los límites y posibilidades de cada empresa" (esta proposición es clara: bajar los salarios subordinando el poder adquisitivo de los trabajadores a los intereses de los patrones).

- "La indemnización por despido debería sustituirse por un sistema contributivo que ampare al trabajador frente al desempleo. (...) Se debería crear un fondo con aportes del trabajador y contribuciones del empleador. Los administradores de estos fondos podrían ser entes autónomos creados al efecto. Este fondo sería individual y propiedad del trabajador" (esto es extrema derecha: el trabajador, desde el momento en que empieza a percibir su salario, cedería una parte del mismo para financiar su futuro despido; estos fondos serán administrados por empresas privadas, en un sistema similar al de las AFJP)

El editorial completo, titulado , se puede leer acá.

El programa anunciado hoy por macri a través de La Nación perfecciona los sistemas de flexibilización laboral y administración de los fondos de pensión que los gobiernos neoliberales peronista y radical empezaron a instaurar en la década del 90. El gobierno de De La Rúa cayó en el intento. Todos sabemos cómo terminó aquello. Los 12 años del kirchnerismo, que las pinzas mediáticas y judiciales del poder se empeñan en demonizar, avanzaron varios pasos en la dirección contraria. Este es el verdadero motivo por el que la derecha gobernante se desvela por consolidar un sistema político que excluya al kirchnerismo y "rescate" al peronismo dador voluntario de gobernabilidad (senadores, diputados, intendentes y sindicalistas).

Es útil recordar que la privatización de las jubilaciones, el megaendeudamiento y la flexibilización laboral de los 90 se hizo con la colaboración del peronismo realmente existente. El extremo bizarro de esta sociedad política entre poder económico y partidos fueron los sobornos con los que De La Rúa compró a senadores radicales y peronistas para que votaran la flexibilización laboral. En aquel entonces, Hugo Moyano peleaba en la calle, la misma noche en que el Congreso trataba el proyecto, contra la promulgación de la ley. Tinelli se burlaba en su show de la torpeza del presidente que apenas logró cumplir la mitad de su mandato y huyó en helicóptero, con estado de sitio, 40 muertos y la más profunda crisis política y económica que la historia argentina conoció.

Si macri avanza con lo que La Nación hoy anuncia será con la complicidad de sectores del peronismo y del radicalismo. Mientras tanto, el conflicto de intereses con Tinelli entra en vías de solución: macri recibirá mañana al mediodía a Tinelli en Olivos. En el almuerzo se hablará de negocios del fútbol e imitaciones humorísticas.

Willy Villalobos me escribe:

PERONISMO QUE RESISTE O PERONISMO QUE TRANSA

Hay compañeros que se preguntan que rol debe cumplir Cristina dentro del peronismo y agregan que ella no solo no dice nada, sino que además reivindica el empoderamiento al que califican como un acto de individualismo.

Es una pregunta que incluye una afirmación: "Cristina no cumple ningún rol dentro del peronismo".

Hay otros que quieren que el peronismo se organice sin Cristina; "sin Cristina" quiere decir hoy: sin enfrentar al gobierno de los ricos, garantizándoes en cambio gobernabilidad.

Los ricos obviamente coinciden con aquellos que la quieren afuera del peronismo y avanzan un poco más, la quieren presa. Mientras tanto Macri, el Burro que nos gobierna, dice que para garantizar la flexibilización laboral se necesita un in-justicia propia, que se termine la justicia legítima, y un peronismo domesticado.

Todo el mundo espera que llegue la primavera

La otra radio para escuchar clickeando acá



Cansados de andar por el bajo busca y busca
surfeando la ciudad cuando el hambre nos apura
toda la familia unita tira de esa cuerda
la supervivencia el día a día sin paciencia.

Un trago de impiedad, un fallo que te deja adentro
la lenta realidad que estalla y te deja afuera
las inundaciones y las lluvias nos aprietan
todo el sur espera que llegue la primavera
sí, la gente espera que llegue la primavera
todo el sur espera que llegue la primavera.

Crepitan los fuegos las gomas quemadas
el humo y las nubes tapan el sol
en ese café se encontraron
solo una mirada y se incendiaron
en la calle máquinas temblando
la voz neurótica tapando el sol
salieron de la mano con el frío en las espaldas
sentir por un segundo el mundo tibio que te abraza
flores de colores en las calles y veredas
todo el sur espera que llegue la primavera
sí, la gente espera que llegue la primavera

Todo el mundo espera
todo el mundo espera que llegue la primavera
sí, el mundo espera...


Este año maldito salieron al menos dos grandes discos de rock argentinos: el de los Cadillacs, que escuchamos en La otra.-radio en las emisiones anteriores; y Transformación, de Palo Pandolfo y La Hermandad.

En ambos casos, músicos que rondan los cincuenta y pico y arriban a su madurez en condición magnífica. Recordándonos que el rock todavía se puede conjugar en presente tenso y que su ya considerable tradición no es una mochila pesada sino una plataforma de despegue para sentir el mundo hoy. Digo: estos discos de Palo y los Cadillacs no tienen que ponerse a añorar ninguna edad dorada porque están plenos de inspiración, de potencia rockera, la dosis justa de aspereza, grandes melodías y un lenguaje clásico y contemporáneo. Es justo y necesario que la madurez de Palo florezca de este modo. Es un tributo a la fidelidad del camino recorrido, el gran legado de un género artístico a la belleza del mundo: el rock!

Y esta canción, "La primavera", con la que cerramos el programa del domingo pasado de La otra, no podía sonar más apropiada para el momento. Palo debe haberla compuesto hace un año, capaz. Pero suena a canción de esta noche de lluvia y frío donde todo el mundo espera que llegue la primavera.

En el programa además escuchamos algo del nuevo disco de Fran Saglietti (más conocido como Francisca y los Exploradores), titulado Franco. De Fran ya nos había hablado hace unos años Gonzalo Aloras y el muchacho viene superando las expectativas.

Y este domingo a la madrugada también estuvimos conversando con el cineasta Diego Marcone, director de Raídos, el documental que se vio en el BAFICI y se va a volver a dar este jueves a las 16:00 en el Gaumont (ver acá).



En esta emisión a mí me tocó participar por teléfono desde mi casa en Pompeya, mientras mis compañeros Maxi Diomedi y Martín Farina -con la producción de Sofi Grenada- lo conducían desde el estudio de Barracas al sur. Todo el sur espera que llegue la primavera.

Hablamos de política -las entrevistas que en estos días dieron Cristina y macri, el matete del tarifazo que le complica el diseño de imagen y sonido al gobierno conservador.

También hablamos de la excelente Julieta, la más reciente película de Pedro Almodóvar. Y un poco más de la importancia que ha tenido para la historia del cine el iraní Abbas Kiarostami. Y más en general de la importancia que aún revisten los autores en el arte cinematográfico. Por ahí tengo que escribir de esto. Pueden escuchar el programa clickeando acá.

lunes, 25 de julio de 2016

Cristina no teme ir presa: el problema es de ellos



Lanata le dice a Macri: la gente quiere ver presa a Cristina. Macri se lo concede.

Un fin de semana frío en el que empiezan a dibujarse los contornos de una nueva configuración política. Porque los tiempos, el clima. el tempo y las palabras con las que se canta cada momento de la historia no aparecen inmediatamente ni se mueven al ritmo de los deseos de nadie, suenan como se les canta. El poder, esa bestia esquiva. Pese a todo y por suerte la historia no se puede diseñar. Se puede simular el desenvolvimiento de un modelo en el tiempo pero hay variables que no pueden reproducirse en un laboratorio social.

Argentina algunas veces en su historia fue tratada como un laboratorio social.

La dictadura de Videla fue uno de esos momentos. Ahora es otro. Es decir: un alineamiento muy macizo de los poderes: oligárquico, financiero, mediático, judicial, el 90% del sistema político de representación, todos respondiendo a un guión de hierro. Esta vez empezó a funcionar exactamente el 10 de diciembre pasado, una puesta en escena esmerada en sus mínimos detalles. El repertorio inicial traía aires de ligereza, globos amarillos, sale fiesta en el bunker de macri, "hoy ganamos los boludos", dijo un boludo.



Todo eso se diseña. Pero la realidad es terca.

Recién ocho meses de gobierno de Macri y ya Morales Solá tiene que salir a aclarar que el presidente no es De la Rúa. Argentina tiene tensiones permanentes que no cesan a partir de ningún gesto fundacional. No terminó la inflación cuando Alfonsín anunció el Plan Austral, la casa no estuvo en orden después del intento de golpe de los carapintadas, no hubo reconciliación después de los indultos de Menem, la historia no terminó cuando dijo Fukuyama, el golpe en la mesa de De La Rúa no produjo una impresión de autoridad. Y por sobre todo: la dictadura masacró a una generación, aterrorizó a los que quedaron vivos, lavó cerebros y destruyó el tejido social. Aún así: no pudieron cumplir su ciclo estratégico de "Reorganización Nacional", se fueron a los empujones, fueron juzgados finalmente, los genocidas como Videla vivieron su peor momento con los Kirchner y murieron en celda común. El avance de la justicia estaba empezando a rozar a los dueños de la dictadura: los Massot, los Blaquier, esos apellidos que hace pocos meses estaban en el banquillo de los acusados, a los que ahora muchos argentinos con sus votos les devolvieron el país normal.

Este país no es normal. La Argentina contenciosa, o camorrera, si elegimos una palabra menos sociológica. El diseño cerrado de Cambiemos, con todos los poderes alineados, llega un punto en que empieza a oxidarse al contacto con el aire. El aire del planeta quiso que el pimer semestre fuera frío y el segundo empieza gélido. El frío es la prueba de realidad. El tarifazo fue el tropiezo.

El macrismo parece haber advertido algo: el crédito se le va acabando. José López y las monjas le dieron un tiempo extra. Ahora están tratando de estirar el efecto: lázarobáezjosélópezlázarobáez. Pero no surte el mismo efecto: el fiscal Moldes y la DAIA intentan revivir a Nisman, que ya les prestó demasiados servicios.

Lanata le dice a Macri: la gente quiere ver presa a Cristina. Macri lo deja seguir, le concede. En este pequeño paso de baile veo una admisión de debilidad. Necesitan traer a Cristina, necesitan eliminarla. Están pensando en salvarse para volver a enterrarse. Cuando el gobierno no sabe qué hacer, dice "Cristina", pero su inconveniente es que la necesidad de reponerla surte efecto siempre que sea para eliminarla. Y luego volver a evocarla otra vez, sombra terrible patagónica, y volver a eliminarla. La duda que se les nota es que ponerla presa es la carta que todos saben que se guardan en la manga para cuando las cosas se pongan muy fuleras para ellos. El problema es que se nota mucho y nadie puede arriesgar cuánto durará el efecto. O si no será peor. 

¿Amenazar constantemente con apresarla, sin llegar a hacerlo? ¿Dejar correr el tiempo hasta que el deterioro inevitable del humor social lo haga imperioso? ¿Cuando ya sea demasiado tarde? ¿Presa cuánto? Suponiendo que en el núcleo duro del votante macrista la foto de Cristina presa produzca algarabía, ¿cuánto durará el efecto? ¿y si la combinación de ella presa y el pedido de que el pueblo haga un último doloroso sacrificio se les vuelve en contra? Si "Cristina tiene que ir presa" es el principal sostén del régimen, significa que no tienen nada mejor que ofrecer. No habrá lluvia de inversiones ni efecto rebote, sino recomendaciones de los organismos financieros de que es preciso ser más austeros, apagar más luces y estufas, esperar más tiempo un derrame que se aleja como la zanahoria al burro.

Este fin de semana frío la cosa está así: Macri resuelve dar entrevistas a interlocutores amigos, gente que lo trata con afecto y le evita cualquier disgusto. Macri sobreactúa relax, afabilidad y se viste de invierno frío y estufa apagada. Justo al revés de la foto que hizo circular cuando se jugaba la final de la Copa América: en pocas semanas hubo que sustituir "el calor del hogar" por "el frío de la austeridad" como dos imágenes de diseño que, estando tan cerca una de otra, muestran la falsedad de las dos.

Cristina también apareció en una rueda de prensa ante corresponsales extranjeros. También se nota afinidad política con sus interlocutores. Tanto las entrevistas de Macri con Fantino, Lanata y Barili, como la de Cristina con Telesur muestran que los interlocutores dejan a cada uno desplegar su figura. Cristina se extiende en amplias contextualizaciones regionales e históricas. La entrevista se propaga por las redes pero ellos intentan voltear el video varias veces. Necesitan tenerla pero cuando aparece no quieren verla. Macri apela a la complicidad de sus amigachos para contestar con guiños, frases de cinco palabras, oraciones unimembres: le dijeron que eso le conviene pata contrastar con Cristina. Pero además es difícil que Macri pueda decir algo más. 

El que gobierna es Macri. Nadie sabe cuánto vale el gas ni cuándo va a llegar la factura. A esta altura cuaqluier salida del matete tarifario parece mala: mantenerlo, postergarlo para el año que viene, retroceder, pasarle la pelota a la Corte: todas las salidas  tienen un costo político todavía incalculable. Los focus groups deben estar trabajando a destajo. Los callcenters de Peña Braun al pie del cañón esperando que les dicten el hashtag. Lo que se acerca son las elecciones de medio término. Monseñor Aguer dice que habría que eliminarlas, porque no dejan gobernar. 

Lo interesante en estas entrevistas de ambas figuras políticas no está tanto en lo que dicen, sino más bien en lo que callan. Una sola cosa que dice Cristina tiene un filo cortante: no teme ir presa: "cuando te metés con los poderosos, sabés que podés terminar presa". Ahí la debilidad se hace fortaleza: es un problema de ellos decidirse a hacerlo o dejar pasar la oportunidad. Ella, los desafía, los está esperando.

Una buena noticia para la política macrista sería que no necesiten amenazar con ponerla presa. Y si dejaran libre a Milagro Sala, sería un síntoma de que la política de Macri empezó a funcionar.

Cristina, dice un recuadro firmado por Edgardo Esteban para Página 12, no quiere anticipar nada sobre su futuro político: "Un solo tema no abordó, prefirió aun mantener el silencio sobre su futuro político. Según un vocero cercano, no es el momento para anticipar el camino político que tomará la máxima referente del kirchnerismo". Ese silencio se vincula con la ansiedad que provoca cualquier gesto de ella al respecto. Para mí quiere decir dos cosas: ella está haciendo política (la misma entrevista es signo de eso) y no está preocupada por aglutinar a la oposición en las elecciones del año que viene. La preocupación de pejotistas, peronistas amigables y conversos de última hora es prenderse en algún bondi que lleve a 2017. No es ese el tiempo que apremia Cristina.

Y Macri tiene que hacer algo que no le sale del todo: gobernar.

domingo, 24 de julio de 2016

Qué edad tengo

Los nuevos discos de Palo Pandolfo y la Hermandad, Francisca y los Exploradores y The Avalanches: hoy a la medianoche en Radio Gráfica, 89,3, online acá.


Dónde vas
está lloviendo
son las 3 de la mañana
hace tiempo esperaba.

Un movimiento
siempre tan disimulada
te di un beso y ya no estabas.

Quedaté
quedaté hoy
no te vayas de la fiesta.

Hace 10 minutos la gilada echaba humo y abordaba un tren
rumbo al alba, otro after
entre el cementerio de colillas en el que nos encontrábamos
había una lápida, nuestro nombre estaba escrito ahí
con un anagrama de etiquetas de cerveza yo te invité
a multiplicar la especie, a multiplicarnos.

Quedaté
quedaté hoy
no te vayas de la fiesta
quedaté
qué edad tengo
tantas vueltas que nos dimos
se aburrieron tus amigos.

Quedaté
quedaté hoy
no te vayas de la fiesta
quedaté
qué edad tengo
tantas vueltas que nos dimos
ya se fueron tus amigos
quedaté
quedaté hoy
no te voy a hablar de amor
a esta hora a quién le importa.



sábado, 23 de julio de 2016

Nietzsche: Hombre, Mujer o Superhombre


Capítulo XII: Eterno Retorno

¿Qué viene después de la muerte de Dios? Tres conceptos que Nietzsche lanza a partir del anuncio del asesinato de Dios: el Eterno Retorno de lo Mismo, la Voluntad de Poder y el Superhombre. Esos tres conceptos van a dominar el pensamiento de Nietzsche hasta su final [abrupto].

El Eterno Retorno es quizás el elemento más anómalo de todo el pensamiento nietzscheano, la piedra con la que todas las interpretaciones se topan sin saber bien qué hacer. Tomarlo como su filosofía de la historia no lo deja muy bien parado, ni siquiera parece interesante: ¿se trata de la banalidad de que todo vuelve una y otra vez igual? ¿qué tendría esto de estremecedor? Pero es notorio que el propio Nietzsche quiere dotar a la comunicación de esa experiencia de un halo terribilis. La experiencia del Eterno Retorno lo asalta como una experiencia mística. Es curioso que lo que pone fin a su etapa "iluminista" sea una experiencia mística:

"La concepción fundamental de la obra [Zaratustra], el pensamiento del Eterno Retorno, esa fórmula suprema de la afirmación a la que pueda llegarse, es de agosto del año 1881: se encuentra anotado en una hoja en cuyo final está escrito: «En Sils Maria, 6000 pies sobre el nivel del mar y más alto sobre todas las cosas humanas»..."

Sin embargo, mucho antes de este arrebato en las alturas, ya hay escritos juveniles donde Nietzsche había especulado con la idea del Eterno Retorno, sin la conmoción que en 1881 lo sacude. Tampoco puede decirse que la doctrina del Eterno Retorno sea original. En la antigüedad, Heráclito sostenía que todas las cosas perecen en el fuego y luego vuelven a aparecer, en lo que se denominó "el gran ciclo cósmico"; también hay alusiones al eterno retorno en los estoicos. Entonces, si Nietzsche ya había considerado esta idea, si forma parte de la herencia antigua ¿por qué esta experiencia de 1881 lo perturba tanto y se siente empujado a ser el portador de la noticia?

¿Qué significa exactamente? La certeza de que este instante que estamos viviendo se va volver a repetir infinitas veces, que ya se repitió infinitas veces.

El propio Nietzsche, a lo largo de estos años, adopta distintas actitudes frente a su experiencia y su consiguiente misión. En algún momento quiere racionalizar la idea y trata de buscar fundamentos en libros de ciencia. Busca por el lado del principio de la conservación de la energía. La cantidad total de la energía del universo permanece constante, no se agrega ni se pierde nada; por ende, arguye Nietzsche, si el tiempo es infinito, todas las cosas volverán a combinarse del mismo modo una y otra vez. Esta es su versión cosmológica. ¿Por qué sería inquietante? Rüdiger Safranski dice que esta manera de presentarlo es un argumento frío, no es capaz de perturbar a nadie. Si esto que estamos viviendo ya se repitió infinitas veces y no nos damos cuenta, ¿qué tiene de inquietante?

Ahora, Nietzsche sí se ha dado cuenta: lo terrorífico sería que se va a repetir lo horrible de su existencia, lo que él quisiera dejar atrás. Si uno lee su correspondencia de esos años, encontramos una monótona repetición de quejas por sus padecimientos físicos y sus torturas psíquicas. La idea de que eso tenga que volver a vivirse infinitamente puede volverse una fantasía infernal. Sin embargo, él dice que quien sea capaz de no sucumbir frente a esa certeza se transforma en Superhombre ("lo que no me destruye, me fortalece"). Safranski considera la posibilidad de darle al Eterno Retorno una interpretación "pragmático existencial", que consiste en volver a elegir tu existencia tal como ha sido, decirle "sí" infinitamente. Se trataría entonces de una posición ética subjetiva, que se manifestaría como un estilo de existencia y no de una teoría cosmológica. De todas maneras, aún interpretándolo así, tampoco suena tan terrible, no se entiende cómo iría a producir un cimbronazo en la civilización occidental, como Nietzsche presume. Podemos comprender que el advenimiento del nihilismo promueve un acontecimiento terrible: puede ser que ahora lo estemos atravesando y no hace falta explicar lo que tiene de terrorífico. No parece ser el caso del Eterno Retorno.

Él se da ánimos para soportarlo: "¿Es cierto que lo haré innumerables veces?". En otro escrito póstumo: "Imprimamos la copia de la eternidad en nuestra vida. Este pensamiento tiene mayor contenido que todas las religiones que desprecian la vida como algo fugaz e inducen a mirar hacia una determinada vida diferente". El Retorno significaría que esta vida nuestra [y no una vida más allá de esta] es eterna. Cada instante permanece en la eternidad.

La existencia que dice sí a lo terrible: yo pienso que Nietzsche siempre está bordeando el cristianismo, aún cuando él crea que lo está superando. La idea del asesinato de Dios, de que "nosotros lo matamos", bien puede leerse con una connotación evangélica. La aspiración de imprimir la eternidad en el tiempo es perfectamente compatible con una interpretación del cristianismo. Así es como lo experimenta unas décadas antes Kierkegaard. La bienaventuranza como un estado del corazón y no como una vida después de esta vida, la intersección de la eternidad y el tiempo en este instante. Hasta usa el mismo concepto. Para Kierkegaard esta experiencia no es compatible con la versión vulgar de la cristiandad, que promete el cielo para después de la muerte: el cielo es vivir ahora en la eternidad. Un instante lleno, el "pleroma" al que se refiere Johannes Climacus, pseudónimo de Kierkegaard, en Migajas filosóficas:

“Y ahora el instante. Este instante es de naturaleza especial. Es breve y temporal como instante que es, pasajero como instante que es, es pasado como le sucede a cada instante en el instante siguiente, y decisivo por estar lleno de eternidad. Para este instante tendremos que contar con un nombre singular. Llamémosle: plenitud en el tiempo”.

Kierkegaard no inventa esta idea del instante pleno de eternidad: lo saca de la Epístola a los Gálatas. Llama al instante la encrucijada entre el tiempo y la eternidad. Treinta y cinco años después Nietzsche dice que el instante es el portal de la eternidad. ¿Dicen lo mismo? No es seguro, pero tampoco es imposible.Hay una diferencia: en Kierkegaard es el amor al prójimo lo que te vuelve eterno. Nietzsche parece haberse quedado sin prójimos y dispara una flecha hacia el que vendrá: el Superhombre.


Lo pueden escuchar acá.

*****

Capítulo XIII. Así habló Zaratustra

Las cuatro partes de un libro donde Nietzsche se vale de ese personaje para decir aquello que no puede ser dicho por él de manera directa. Dice Heidegger que Nietzsche crea el personaje de Zaratustra para que piense lo que él no puede pensar. Toma el nombre de un viejo sabio persa, Zoroastro, quien hace miles de años habría enseñado las tablas del Bien y del Mal y lo "hacer volver" para que Zaratustra rompa esas tablas.

En la primera parte del libro, Zaratustra anuncia de la muerte de Dios y no es comprendido. Solamente consigue el rechazo de la multitud que lo desprecia y a la que él desprecia. A partir de ese primer desencuentro, comenzará un extenso soliloquio. Encontraremos a un Zaratustra hablando siempre solo, con sus animales, o con interlocutores que no están a su altura. Zaratustra habla al vacío o a un interlocutor que todavía no nació, prefiere pensar Nietzsche.  Esto evidencia su situación existencial de entonces, porque él se siente rodeado cada vez más por interlocutores que no están a su altura.

En la segunda parte del libro Zaratustra anunciará al Superhombre. En la tercera, la doctrina del Eterno Retorno. En la cuarta (escrita unos años después) Nietzsche intentará bajar el tono profético de las partes anteriores y aludir con un cierto humor a los "últimos hombres", aquellos que ante la muerte de Dios no pueden alcanzar la otra orilla y se quedan en un nihilismo incompleto. Es posible que detrás de esos personajes se escondan los interlocutores reales que Nietzsche encontró en esos años, ninguno de los cuales parecía ya poder entablar un diálogo a la altura de su "mensaje".

Uno de esos interlocutores fallidos es una mujer, una joven aristócrata rusa a la que él, ni bien la conozca, le propondrá -sin demasiada convicción- casamiento. Lou Andreas Salomé. Nietzsche intentará varias veces trasmitirle con sigilo su experiencia del Eterno Retorno, esa idea cuyo peso temía no poder sobrellevar solo. Lou no se mostró particularmente deslumbrada por el terrible secreto que él le insinuaba. La relación entre ellos fue intensa y breve. Al final, Nietzsche quedará herido por este fracaso. Años más tarde ella escribirá:

"Lo común a los dos es el fundamental rasgo religioso de nuestra naturaleza, el cual quizás ha hecho su irrupción en nosotros con tanta fuerza porque somos incrédulos en el sentido más extremo. En el incrédulo la experiencia religiosa no puede referirse a ningún Dios y ningún cielo fuera de sí, donde puedan saldar sus cuentas las fuerzas formadoras de la religión, tales como la debilidad, el miedo y la codicia. En el incrédulo, la necesidad religiosa que ha surgido a través de la religión, por así decirlo, puede ser arrojada de nuevo a uno mismo, convertirse en fuerza heroica de su esencia, en el impulso de la propia entrega a un gran fin".

¿Qué pasa cuando matamos a Dios? ¿En que nos hemos de transformar? El hombre necesita matar al Dios que él creó y hacerse cargo de su propia fuerza creadora, potenciándose y desbordándose: desbordando su humanidad, rompiendo su propio molde: Die Übermensch. El Superhombre es una instancia que pretende desbordar lo humano, dejarlo atrás como un intento fallido de la vida. Es inevitable encontrar en estas ideas un eco del darwinismo que flota en el aire por esos años. Una vez más, como pasa con la doctrina del Eterno Retorno, Nietzsche vacilará entre construir una racionalización basada en sus lecturas científicas o revestir este advenimiento de una sonoridad mística, una religión para incrédulos, como decía Lou. Para hablar del Superhombre con parábolas sugerentes e imprecisas, Nietzsche escribe Zaratustra. Cuando trate de describir el temple con que una especie superior se destile a partir del sacrificio de los malogrados, su precisión sonará horrible: La genealogía de la moral será el libro que dé ánimos a los proyectos eugenésicos de los nazis de las décadas venideras.

El capítulo XIII se escucha acá.


*****

Capítulo XIV. Zaratustra habla solo

En este capítulo contamos con un invitado de lujo: el escritor Pablo Ramos. 

Ante nuestra pregunta recurrente, ¿qué pasa después de la muerte de Dios?, aparece el peligro de quedarse solo frente a nada. Ese peligro se percibe en los soliloquios de Zaratustra: si Nietzsche tenía la intención de presentar su doctrina con tonos grandiosos, el libro en cambio se vuelve una prolongada sucesión de sentencias lanzadas al vacío. Como no hay un otro, no hay auténtico drama. Le habla a la muchedumbre y ellos se burlan. Le habla a sus animales, le canta a la noche, saluda al sol, se deshace de sus discípulos, que lo han encontrado "demasiado pronto". Siempre habla solo: nadie puede contraponerle una palabra otra. "Para encontrar un interlocutor que esté a mi altura, tengo que retroceder varios siglos, para hallar a Heráclito; o tengo que dirigirme a quien todavía no ha nacido". Es una fuga desesperada.

La figura del Superhombre dará lugar, en las sucesivas oleadas interpretativas del siglo xx, a diversas lecturas: desde la lectura nazi hasta una liberal libertaria, desde lecturas anarquistas hasta la exaltación del burgués que no depende ya de ninguna otra cosa más que de su voluntad desmesurada. El Superhombre como la exaltación del artista o como ejecutor de una Voluntad de Poder sin límites. En esta amplitud de rangos (todos los cuales pueden fundarse en algunos pasajes del propio Nietzsche) podemos reconocer su necesidad de postular una superación de lo humano y la indeterminación de sus contornos.


El presagio horrendo: "Se trata de ganar aquella enorme energía de la grandeza, a fin de que, mediante el cultivo de la especie -y, por otra parte, de la destrucción de millones de malogrados-  se configure el hombre futuro, y no perezcamos por el sufrimiento que producimos, un sufrimiento de tal tamaño como no lo hubo con anterioridad" -escribe en un fragmento póstumo. Horrible. En La genealogía de la moral: "La humanidad como masa sacrificada al desarrollo de una única especie fuerte de hombre: eso sería un progreso". Este es el Nietzsche que veneran los nazis.

Si esto nos resulta insoportable, podemos avanzar unas décadas después de la derrota de Hitler, incluso de la caída de la Unión Soviética. Para quedarnos con la voluntad desencadenada de la burguesía que construye para destruir en un despliegue incesante de poder. Pero eso ya lo había profetizado Marx, unos años antes de Nietzsche. Quizá esto podría hacer el Superhombre:

“Todas las relaciones estancadas y enmohecidas, con su cortejo de creencias y de ideas veneradas durante siglos, quedan rotas; las nuevas se hacen añejas antes de haber podido osificarse. Todo lo sólido se desvanece en el aire; todo lo sagrado es profanado, y los hombres, al fin, se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas”.

Quizás el Superhombre no fue derrotado en 1945, sino que está entre nosotros.


El capítulo XIV se puede escuchar acá.

Hoy a las 17:00 en FM 88,7, seguimos con el capítulo XV: el Nietzsche de Heidegger.

viernes, 22 de julio de 2016

El caso de Milagro Sala y el ingenio Ledesma: los Blaquier, Gerardo Morales y la continuidad del terrorismo de estado en la Jujuy actual

Cristina, Verbitsky, Sandra Russo, Juliana Marino y Cristina Banegas en una charla por la libertad de Milagro Sala



No acostumbro a postear videos tan largos como este que registra la charla de ayer en el Instituto Patria, que contó con la presencia de Horacio Verbitsky, Sandra Russo, Juliana Marino (integrante el Comité para la Libertad de Milagro Sala), la actriz Cristina Banegas y por teleconferencia desde El Calafate la presidenta Cristina Kirchner. Pero la ocasión lo amerita. En esta charla se trató el caso de las graves violaciones al estado de derecho que se están comentiendo en la provincia de Jujuy a partir de la detención de Milagro Sala en enero de este año, a pocos días de asumir como gobernador Gerardo Morales (que cuenta con el apoyo de Macri y Massa... ¿qué pensarán los dirigentes del Movimiento Evita sobre este pequeño detalle?).

Milagro es la primera presa política de este gobierno y su detención, violatoria de las garantías constitucionales, tiene como fin propagar el miedo y desarticular a las organizaciones sociales de Jujuy y de país. Morales llegó a la gobernación para restaurar el reinado del terror de los Blaquier en la provincia. Hace una semana se llevó a cabo otra represión feroz contra los trabajadores del Ingenio Ledesma. A pesar de este estado de facto que se vive en Jujuy, ayer miles de personas marcharon recordando el 40 aniversario de la noche del apagón, en la que los Blaquier, con la colaboración de las fuerzas de la dictadura, secuestraron a 400 personas, de las cuales 30 siguen desaparecidas hasta hoy. La alianza entre los Blaquier, el gobierno nacional de Cambiemos y el provincial de Morales marca una inquietante continuidad entre la dictadura y la Argentina actual.


Cristina, desde Ríos Gallegos dijo ayer: "Nunca creí que volvería a vivir en un país con presos políticos. Y miren que durante los 8 años que fui presidenta me insultaron, me agraviaron, me denunciaron, quisieron destituirme... pero a mí jamás se me hubiese ocurrido bajar a nadie de un transporte por portar un cartel en contra mío. No quiero vivir en un país así. Elegí vivir en un país con muchísima libertad donde todos pudieron expresarse, y además, tuvieron derechos sociales y económicos que fueron respetados. Cuando te quieren quitar la igualdad que lograste, lo primero que te van a arrebatar es la libertad. Por eso hoy la libertad de Milagro Sala tiene un valor simbólico muy importante para los argentinos".

Juliana Marino, como integrante el Comité para la Libertad de Milagro Sala, solicitó la ayuda de todos para lograr la máxima visibilidad que pueda dársele a estas graves violaciones a los derechos humanos que se están cometiendo en nuestro país. Para brindar todo tipo de colaboración, se puede escribir a libertadamilagro@gmail.com.

Acá la charla completa, con la teleconferencia de Cristina incluida.



Nota: A la altura de 1:18:45 y hasta 1:21.14 la garbación se interrumpe; a partir de ahí, se retoma la disertación de Verbitsky. Vale la pena verla hasta el final, cuando el periodista y presidente del CELS se refiere a la participación de la familia Blaquier, propietarios del Ingenio Ledesma, en la noche del apagón y la subordinación del actual gobernador de.Jujuy, Gerardo Morales, a esa siniestra familia.

En una carta que Milagro escribió hace pocos días, vuelve a denunciar esta relación político-empresarial:

MORALES LE ESTÁ DEVOLVIENDO FAVORES A SU AMIGO BLAQUIER

Esta semana se corroboró, y lo digo con cierta tristeza, que no me equivoqué en mi carta anterior cuando planteé que el Frente Unidos y Organizados por la Soberanía Popular era la única oposición a este gobierno nefasto que estamos sufriendo los jujeños.

Juan Manuel Esquivel, legislador de nuestro espacio, fue el único diputado provincial que acompañó a los trabajadores de Ledesma cuando sufrieron la brutal represión por parte de la policía de Morales. Como bien denunció Juan en una conferencia de prensa junto a la Mesa contra el Ajuste, como en el 76, las fuerzas represivas vuelven a estar al servicio de Blaquier. No es casual. Gerardo debe devolver los favores recibidos durante la campaña electoral.

¿Recuerdan? Me acusaban a mi de ser socia de Fellner. Y resulta que quienes fueron socios históricos fueron ellos dos que llevaron a la quiebra al Ingenio La Esperanza y ahora se lo van a entregar por dos pesos a su amigo Blaquier... con 800 trabajadores en la calle.

Por eso digo que el PJ local no es oposición. Pero hay una gran diferencia entre unos y otros. Mientras los peronistas siempre respetaron sus acuerdos con los radicales, apenas asumió Gerardo los traicionó. Y así y todo quienes deberían defender las banderas del justicialismo aprobaron las leyes de Presupuesto, de ampliación del Superior Tribunal de Justicia y la autorización para endeudar la provincia, entre otras tantas.

Por eso la feroz persecución contra nuestros compañeros se profundiza día a día. Ya somos 11 los presos políticos. Sumaron esta vez a Raul, mi compañero y secretario de prensa de la Tupac. No pueden soportar que uno siga expresando lo que por todos los medios quieren ocultar pero que es imposible tapar: que hay miles de cooperativistas sin trabajo, que dejaron 800 laburantes de La Esperanza en la calle; que mientras Morales duplicó los funcionarios de 350 a 700 con sueldos que van desde los 80 mil a los 100 mil pesos le ofrece un miserable 8% de aumento a los estatales que todavía tienen "la suerte" de tener trabajo y que profundizan las medidas de fuerza con cada vez mas alto acatamiento, por mencionar solo algunas situaciones. Que no cumplió ninguna promesa de campaña, salvo la de encarcelarme a mí, lo que demuestra también que el Poder Judicial está a su servicio. A los cooperativistas y policias a los que les prometio incrementos salariales, nada.
Y a pesar de todo lo que están haciendo, seguimos con la frente en alto, con las convicciones de siempre. A la militancia le pido que siga luchando para que no se pierdan los derechos alcanzados durante los últimos 12 años y que desde su llegada al poder Macri y Morales estan avasallando.

Y para terminar, Gerardo. Yo sigo aquí, privada ilegalmente de mi libertad pero mi solidaridad sigue intacta. Yo desde acá te seguiré marcándo los errores y enviándote humildes consejos para ayudarte a gobernar. Ojalá Dios y la Patria en algún momento te perdonen por todo el daño que estas haciendo a los jujeños.

Milagro Sala

miércoles, 20 de julio de 2016

Mensaje de Milagro Sala desde la cárcel


El sinficalista Daniel Catalano, de ATE Capital, estuvo con Milagro Sala en la cárcel y a través de él, Milagro envió este mensaje a todos los compañeros.

Deconstrucciones

(Perla Kot, 2016)
Visuales LXXXVI




por Liliana Piñeiro

La furia ha pasado, y el viento se aquieta
sobre las ruinas

dura persistencia de lo que ya no es

poética de los restos, al fin
se nos ofrece

martes, 19 de julio de 2016

Dice el director de La Izquierda Diario: "Nos quieren asignar un lugar marginal pero algún día se comerán una sorpresa"

Fernando Rosso en La otra.-radio, para escuchar clickeando acá 



En el programa del domingo pasado vino a visitarnos Fernando Rosso, director de La Izquierda Diario, el portal de noticias del PTS, que está publicando una serie de entrevistas a periodistas de los grandes medios (Carlos Pagni, Horacio Verbitsky y Julio Blanck, hasta ahora) titulado "Diálogos sobre la transición argentina" a la cual nos referimos en un post reciente. Estas entrevistas, así como la línea editorial que el PTS le está dando al sitio, resultan un modo novedoso de saltar el cerco en que tradicionalmente la prensa de izquierda se recluyó para hablarle solo a los convencidos. Como portal de noticias, La Izquierda Diario viene creciendo en calidad y en cantidad de lectores y así amplía las posibilidades informativas en un ámbito en el que predominan los órganos de la derecha gobernante. Con Rosso hablamos de medios, de periodistas, del peronismo, de las cúpulas sindicales, de las variables aún no definidas en la actual relación de fuerzas en la sociedad argentina. Y nos detuvimos a analizar la respuesta que Blank dio a una pregunta sobre la fatídica tapa de Clarín que intentó ocultar el asesinato policial a los militantes Kosteki y Santillán, "La crisis causó dos nuevas muertes", la canallada que -Rosso recordó- repetía una tapa casi idéntica que Clarín había editado el 13 de abril de 1997, cuando las fuerzas de seguridad asesinaron en Neuquén a Teresa Rodríguez. (Ninguna de las dos portadas están disponibles en el sitio de tapas "del día que naciste" de Clarín; ver acá)



A continuación, transcribo tan solo una parte de lo que conversamos con Rosso. La charla completa la pueden escuchar acá (junto con las canciones de Andrés Calamaro, Buscaglia y Antolín, Flaming Lips, Rihanna, Albert Pla y los Cadillacs):

- ¿Vos te sentirías identificado si  te dijera que lo que hacés es periodimo militante?

- Sí, -responde Rosso- estuvo un poco bastardeado todo eso en la última década, ¿no? porque a uno le dicen "periodismo militante" y piensa en 678, y ahí entramos en una discusión que sería larguísima. Ahora: somos militantes que hacemos periodismo y creemos que tener un punto de vista nos permite hacer mucho mejor el trabajo.

- De hecho, cuando uno lee a Julio Blanck o a alguno de esos, piensa: "¿qué me está queriendo vender, qué puñal se trae bajo el poncho?"; en cambio uno lee La Izquierda Diario y sabe que es la noticia relatada desde el trosquismo, con lo cual el lector tiene una información más además de lo que se está relatando: quién lo relata.

- Yo creo que eso le da a quien lee la posibilidad de hacer un análisis crítico con mayor honestidad intelectual que el llamado "periodismo independiente", que fue bandera durante los últimos años de muchos medios hegemónicos. Primero porque estos medios tienen un posicionamiento político, segundo porque tienen intereses empresariales

- Desde hace unas semanas La Izquierda Diario viene publicando una serie de entrevistas titulada "Diálogos sobre la transición argentina", donde  entrevistás a los principales columnistas o editores en jefe de los grandes diarios; hasta ahora entrevistaste a Pagni de La Nación, a Verbitsky de Página 12 y por último a Blanck de Clarín. ¿Qué óptica le pretendés dar a estas entrevistas?

- En primer lugar, son representantes de medios que generan grandes tendencias de opinión. Si se quiere Clarín y La Nación están ubicado en un mismo espacio, pero a la vez tienen una forma de hacer política y de hacer periodismo diferente. Y Página 12 estuvo muy marcado por la crítica al menemismo primero y el apoyo al kirchnerismo en la última década. Entonces me parecía que los lectores de La Izquierda Diario podían tratar de profundizar en las visiones que tienen estas personas que son efectivamente parte del establishment o de la elite periodística de esos diarios y ampliar la mirada que tienen, más allá de lo que uno puede leer todos los días en sus columnas. Y podemos hablar con ellos de cosas que generalmente no hablan o hablan menos, porque están entre líneas. Un ejemplo claro, la izquierda: no hablan normalmente de la izquierda. Pero también sobre otras cosas: ¿qué críticas tienen La Nación y Clarín hacia el gobierno que apoyan -o al que apoyaron, en el caso de Verbitsky con el kirchnerismo-. Y me interesa saber qué mirada tienen ellos sobre esta transición. Desde su óptica son agudos, son personas inteligentes, informadas, que hacen política para sus propios intereses. No me interesaba discutir -para referirme a una de las cosas que se discutieron en las redes al publicar las entrevistas- sobre la trayectoria personal de cada uno de ellos. ¿Qué se puede poner a discutir un trosquista sobre la trayectoria personal de Carlos Pagni?

- Tu interés sería hacerlos hablar y sacarlos un poco de la agenda que ellos manejan cotidianamente en sus columnas.

- Un poco sí, o ampliar algunos temas que a veces dejan entrever en sus columnas. Por ejemplo en el caso de Pagni viene criticando a la justicia, pero en la nota a La Izquierda Diario hicimos que ampliara esa crítica. El dice que el macrismo tiene un mandato de regeneración institucional pero tiene a un binguero operando en la justicia, como Angelici. Me parece que Carlos Pagni diga eso tan desembozadamente en La Izquierda Diario pone luz sobre una cosa más oscura.

- Pero él ahí también maneja su grado de funcionalidad con el régimen actual, porque pone el foco sobre lo impresentable que puede ser Angelici pero no sobre el jefe político de Angelici, que es Macri. Porque si Pagni piensa que el macrismo va a llevar a cabo una regeneración institucional teniéndolo a Macri como jefe político o es ingenuo o es cínico.

- Sí, desde ya. Yo creo que deja deslizar una crítica que igual termina golpeándolo a Macri, una crítica amigable, ¿no? Porque tanto Pagni como Blanck apuestan a que lo importante para ellos es que funcione el plan económico, entonces les hacen críticas laterales a determinadas relaciones que puedan tener con la justicia, a los problemas que tienen con la bonaerense, pero plantean que están resolviendo bien los problemas de la economía, ya que desde su óptica opinan que había que hacer un ajuste como el que se está haciendo y hacen una apuesta a que esto funcione. (...)

***

En otro tramo del programa hablamos de cómo incide en el ritmo que el gobierno macrista quiere imprimirle al ajuste el hecho de que hasta el final del perdíodo de Cristina no haya habido una crisis de ingobernabilidad que sirviera como pedagogía popular para presentar ese ajuste como inevitable. Dice Rosso:

- No hay una crisis disciplinadora, no hubo uno de esos estallidos que a veces impulsa a la lucha popular y la saca a las calles: las crisis a veces llaman al orden cuando no se encuentra una salida. Eso es lo que no tiene para disciplinar el macrismo. Y está comprando a las burocracias sindicales -yo tomé un post tuyo, posterior al 29 de abril, muy agudo y muy preciso en todos tus epítetos hacia la dirigencia sindical.



-Sí, yo decía que en esa movilización de 200 mil trabajadores había que mirar no al palco sino a esos miles de trabajadores movilizados. Y a las cúpulas tomando esa capacidad de movilización como prenda de negociación.

- Los pusieron en la mesa de negociación; de hecho Macri les vetó la ley antidespidos y no hicieron absolutamente nada, lo cual es peligroso también para esas dirigencias sindicales. Dice Blanck en la entrevista que nos dio que la dirigencia sindical está más preocupada por el portafolio de inversión de sus sindicatos que por lo que pasa por sus bases y ahí está ocupando un lugar la izquierda. A mí me parece que en su momento, la crisis del 89 y la derrota que significaron las privatizaciones impusieron un clima de desmoralización general que en los 90 se expresó en todo, también en el hecho de que la dirigencia sindical se venda de la manera en que lo hizo. Hoy no existe esa relación de fuerzas, no la han impuesto todavía. ¿Quiere decir que no la van a imponer? No se sabe, depende de la lucha. Yo tuve algunos debates con compañeros de la zona norte, que estaban muy impactados, diciendo: "¿Qué pasa? ¡Ya van seis meses de macrismo y todavía no hay respuesta de los trabajadores!". Pero primero hay  incertidumbre en muchos casos, porque es un nuevo gobierno, hay aspiraciones e ilusiones...

-Hay muchos trabajadores que votaron a Macri.

- Hay muchos trabajadores que lo votaron, están procesando eso, pero voy a citar a otro inefable como es Jorge Asís, que dice: "en Argentina hay muchos dadores voluntarios de gobernabilidad". Entonces si una gran parte del peronismo está siendo dador voluntario de gobernabilidad, si gran parte de la burocracia sindical está siendo dadora voluntario de gobernabilidad, ¿entonces se les está reclamando a las bases de los trabajadores que tienen que pasar por arriba de todo ese aparato y responder rápido, de acuerdo a nuestro apuro?

- Sí, hay una famosa verdad peronista que dice "con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes". Ahora yo noté en algunos tramos de la entrevista que le hiciste a Pagni, y un poco también en la de Blanck, un cierto beneplácito con ustedes como exponentes de la izquierda, una cierta simpatía, como diciendo: "es necesario que haya una voz de izquierda en el Congreso". En un momento Blanck los compara con la "voz moral" de Carrió, dice algo así como que es necesario que la izquierda tenga sus "diputaditos", porque los ven como que todavía no pueden disputar poder real en Argentina. Y entonces les tienden un puente para formar parte del régimen neoliberal, la voz disidente que se nutra de la sangría kirchnerista, ya que consideran al kirchnerismo la bestia negra de este momento y lo quieren aislar por derecha y por izquierda.

- Sí, ellos opinan eso, y no solamente ellos, Martín Rodríguez cuando vino al programa de Cristian Castillo y Nicolás del Caño que  hacíamos para internet, La Izquierda TV, dijo una cosa parecida: "me parece bueno que exista una izquierda, por la pluralidad de voces que hacen a la democracia". Blanck dice:"si no está la izquierda, hay muchas cosas que no se van a decir" y nos comparó con Carrió. Yo creo que es un lugar que le quieren dar a la izquierda, que maneje algunos diputados. Algún peronista perverso dijo que quiere que la izquierda cumpla un rol ecológico, que denuncie las "cosas malas" que tiene el sistema. Verbitsky a su manera lo dijo también: "ustedes denuncian las falencias del régimen y eso hace muy bien". Nosotros, por lo que se ve en La Izquierda Diario y en nuestra construcción política, tenemos objetivos más ambiciosos que eso. Si ellos quieren asignarnos un lugar marginal, esos serán sus objetivos. Después, algún día se comerán una sorpresa.