miércoles, 20 de junio de 2018

Cuerpos capturados

Las películas son buenas pero si se las piensa son mejores
Ciclo de cine y pensamiento. Sábados de julio y agosto de 2018, a partir del 7 de julio a las 19:30 - Ayacucho 483

“Nuestra sentencia no es aparentemente severa. Consiste en escribir sobre el cuerpo del condenado mediante 
la Rastra la disposición que él mismo ha violado. Por ejemplo, las palabras inscriptas sobre el cuerpo de este condenado 
-y el oficial señaló al individuo- serán: HONRA A TUS SUPERIORES”.
Franz Kafka, En la colonia penitenciaria

El cine es especialmente apto para registrar las marcas que el sistema social inscribe en los cuerpos concretos, donde se cruzan lo personal y lo político. No se trata del concepto de opresión social o política tal como puede ser definido en un tratado sociológico o filosófico, o denunciado en un texto político. El cine capta el cuerpo en su materialidad concreta.



En sus marcas aparece el sistema mismo y no una idea de él. Más allá de la mirada intencional del cineasta, el cuerpo habla en la pantalla con señales que pueden acompañar, tensar y a veces desmentir el sentido de las palabras. Cualquiera sea la historia que una película cuente, los cuerpos en la pantalla siempre cuentan algo más.



Pero también el cuerpo funciona como un gran eje organizador de la imagen cinematográfica: a partir de la imagen de los cuerpos se determina la escala de los espacios filmados, se ordena la figura y el fondo, dialogan la cercanía y la lejanía, se cruzan la naturaleza y la cultura. En el cine se relevan la presencia del cuerpo en el plano y la ausencia que remite al fuera de campo. En la ficción más imaginativa se cuela el registro documental y la historia perturba al mito. Se visibilizan la sublimación de la mujer oprimida, la potencia erótica del deportista, la fragilidad del cuerpo senil.



Un ciclo de cine de cuerpos capturados. La noción de captura funciona en un sentido doble: la cámara captura una imagen del cuerpo, pero a la vez ese cuerpo está capturado por poderes que lo exceden, que exceden al cine mismo porque son los poderes que rigen el mundo. Como en la colonia penitenciaria entrevista por Kafka, cada cuerpo lleva escrita la ley en la superficie de su piel. Y la cámara lo capta.



En esta serie de películas que vamos a ver y analizar proponemos un recorrido posible por los modos de aparición del cuerpo, las huellas de su opresión y la posibilidad siempre pendiente de su liberación. Cuerpos deseados y deseantes, cuerpos que padecen, resisten o luchan, cuerpos que hablan y desmienten.



Sábado 7 de julio: Fulboy
(Martín Farina, Argentina, 2014)
Un grupo de jugadores de fútbol encimados en la concentración. Los entrenamientos, los juegos en los vestuarios, su feminización y su mercantilización. Los cuerpos de los jóvenes cuando el fútbol los cautiva.



En el programa se va a proyectar El liberado, el cortometraje de Martín Farina que recientemente ganó la Competencia Argentina de Cortometrajes del 20 BAFICI.



Sábado 14 de Julio: I’m not your negro
(Raoul Peck, EEUU, 2016)
El escritor James Baldwin dejó escrito Remember this house, un texto póstumo sobre el racismo en los EEUU, en el que se plantea un debate entre las distintas prácticas emancipatorias sostenidas por sus amigos Martin Luther King y Malcom X. El cineasta Peck toma el texto inconcluso de Baldwin y lo transforma en película. Lo pone en la voz de Samuel Jackson y lo hace dialogar con imágenes documentales sobre los grupos racistas blancos, los movimientos de liberación de los negros, la violencia que hoy ejerce la policía sobre la población negra y las movilizaciones del movimiento Black lives matter.



Sábado 21 de julio: En el abismo
(Into the abyss, EEUU, Werner Herzog, 2011)
Herzog se asoma al abismo de un condenado a muerte en el tiempo de espera de su ejecución. El condenado es Michael Perry, 28 años, declarado culpable por el asesinato de un adolescente. Herzog conversa con un tono entre reflexivo y cáustico con el condenado, sus parientes, sus compinches, la madre del chico asesinado, los policías y el reverendo que conduce los ritos mortuorios.

Sábado 28 de julio: Paris is burning
(Jennie Livingston, EEUU, 1991)
En la segunda mitad de los 80 explota en New York el movimiento callejero de la comunidad gay, travesti y transexual, integrado por latinos y negros pobres que se proponen conquistar su reconocimiento identitario a través del dance, los desfiles, la moda, el brillo de la fiesta y las diversas formas de asimilación o diferenciación del modelo blanco y heteronormativo.

Las películas son buenas, pero si se las piensa son mejores.


(continúa en agosto...)

martes, 19 de junio de 2018

Los dolores que quedan son las libertades que faltan

100 años de la Reforma Universitaria / la Plaza de los Pañuelos Verdes: continuidad de las luchas. La otra.-radio para escuchar clickeando acá (primera parte) y acá (segunda)




En estos días se cumple el centenario de un acontecimiento crucial para la educación pública argentina, la Reforma Universitaria que nació en la Universidad de Córdoba, tuvo trascendencia internacional y prolonga sus efectos hasta hoy. Esta rebelión estudiantil inició una tradición en la que la juventud pasó a ser sujeto político de un proyecto transformador que moldeó algunas características propias de nuestra singularidad. La universidad pública, gratuita y autónoma que impulsaron los estudiantes reformistas de 1918 es uno de los factores que explican la movilidad social que signa la historia nacional: el ascenso de clases populares y medias con persistente vocación emancipatoria.

Con todas las contradicciones, avances y retrocesos que tienen los movimientos populares, puede reconocerse en la Reforma del 18 una corriente profunda que reaparece una y otra vez. Por ejemplo, en la imponente movilización del colectivo feminista que la semana pasada inclinó a su favor la media sanción del proyecto de legalización del aborto en la Cámara de Diputados. Esta movilización juvenil y feminista ya ganó en la calle y ahora solo falta que la dirigencia política asuma este mandato, lo que va a ocurrir más temprano que tarde. Si existe un lazo entre estos dos hitos separados por un siglo, no parece casual que precisamente en medio de las dos fechas, hace casi 50 años, ocurriera, en la misma ciudad de la Reforma, el Cordobazo. Otra vez el pueblo que irrumpe para quebrar el statu quo. La movilización imprevisible que le arranca conquistas a las fuerzas conservadoras y modifica las relaciones de fuerza. También el 17 de octubre fue así. Cuando todos estos movimientos convergen, su fuerza se potencia. Hace un siglo la juventud reformista, en el 45 los trabajadores, en el 69 otra vez trabajadores y estudiantes, ahora el movimiento feminista: si cada paso sabe recuperar las banderas de los anteriores, la liberación popular se consolida y enriquece.

El Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria del 21 de junio de 1918, cuya escritura se atribuye a Deodoro Roca, trasmite hoy todavía una fuerza vibrante en la que se reconoce la onda expansiva de las luchas actuales:

"Hombres de una República libre, acabamos de romper la última cadena que, en pleno siglo XX, nos ataba a la antigua dominación monárquica y monástica. Hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen. Córdoba se redime. Desde hoy contamos para el país una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos, las resonancias del corazón nos lo advierten: estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana."

"La juventud ya no pide. Exige que se le reconozca el derecho a exteriorizar ese pensamiento propio en los cuerpos universitarios por medio de sus representantes. Está cansada de soportar a los tiranos. Si ha sido capaz de realizar una revolución en las conciencias, no puede desconocérsele la capacidad de intervenir en el gobierno de su propia casa".

Los dolores que quedan son las libertades que faltan: puede ser la expresión renovada de una lucha infinita. No es casual que hoy el régimen neoliberal intente borrar estas conquistas. Así se explica el repudio que hace pocas semanas hizo la gobernadora Vidal de la proliferación de universidades públicas en las últimas dos décadas. Con la misma intención que Vidal, Clarín publica, en conmemoración del centenario, una columna de opinión titulada "¿La Reforma de 1918 es un ciclo agotado?". Para la actual casta gobernante, las aulas universitarias llenas significan una abominación incompatible con sus propósitos neocoloniales. El centenario de la Reforma no es una simple efeméride, sino la oportunidad para seguir diciéndonos que los dolores que quedan son las libertades que faltan.

Por eso, el domingo en La otra.-radio dedicamos nuestra emisión a unir las puntas de un mismo lazo, con la participación algunos protagonistas de las luchas juveniles actuales. Estuvieron presentes en la radio Lucía Hamilton, Martín Pont Vergés y Santiago Mitnik, estudiantes de la UBA y militantes del Semillero de Nuevo Encuentro, que nos ayudan a pensar en la continuidad de las luchas. También tuvimos testimonios de varios estudiantes y graduados de las universidades públicas del conurbano que desmienten el nefasto dictamen de Vidal de que ningún pobre llega a la universidad.

La música que escuchamos: Caetano Veloso, Nick Cave, Amy Winehouse, el Frente Cumbiero junto a Mad Professor, Pappo y Andrés Calamaro.

Para escuchar la primera parte, clickear acá. Segunda parte, acá.

lunes, 18 de junio de 2018

Sororidad y luch@ de clases



En el tema pendiente del presupuesto con que se va a financiar el derecho de las mujeres pobres al aborto en un hospital público aflora la insuficiencia de los reduccionismos de género. Porque en sus discursos Sor Lopilato nos hace llorar a todos, como Andrea del Boca en Papá Corazón, pero cuando haya que poner la tarasca, ahí, igual que en el presupuesto para la escuela pública, los hospitales o  las pensiones por discapacidad, la sororidad no va a alcanzar. Va a depender de la lucha de la clase trabajadora contra la clase opresora. Y fíjense que en esta frase no hay problemas de género. No hace falta usar cacofonías como clase trabajadore o clase opresorx. 

Y es lucha de clases, no es luchx de clasos, ni luch@ de clasxs.

Sor Lopilato a favor del tarifazo:



Pensemos en los muertos de frío por las tarifas que Sor banca desde su banca.

domingo, 17 de junio de 2018

Nos dijeron que nuestros dioses nos sobrevivirían pero era mentira


[Él]
Vámonos ahora
mi único y verdadero amor
llama al tipo del gas
cierra la llave
podemos partir
podemos partir
hacia cielos distantes
veo el sol
lo veo salir
en tus ojos.


[Ella]
Vámonos ahora
mi querido compañero
vayamos hacia cielos distantes
veo salir el sol
lo veo salir
lo veo salir
en tus ojos.


[Él]
Nos dijeron que nuestros dioses nos sobrevivirían
nos dijeron que nuestros sueños nos sobrevivirían
nos dijeron que nuestros dioses nos sobrevivirían
pero era mentira.


[Ella]
Vámonos ahora
mi único compañero
vayamos hacia cielos distantes
están por elevarse los hijos
y eso no podemos verlo.

NICK CAVE

FOTOGRAFÍAS: WILLY VILLALOBOS

sábado, 16 de junio de 2018

Los macristas buenos me repugnan tanto como los malos





No creo una sola palabra ni un solo gesto de emoción de Fernando Iglesias, Daniel Lipovetzky o  Silvia Lospennato, los cambiemitas que votaron a favor de la legalización del aborto, aplaudidos por muchos compañeros en estos días de marea verde. No me emocionan, no podría aplaudirlos. Más bien me repugnan.

Ningún discurso proveniente de macristas me conmueve ni me suscita respeto. Los oficialistas que inflaron su pecho por la legalización del aborto son los mismos que bancan el asesinato por la espalda de los pibes de la villa, la prisión de las militantes de la Tupac, la expulsión de las familias que duermen en la calle y la desnutrición de tantos chicos anónimos. No se puede disociar la defensa de la mujer pobre del abandono de los chicos pobres. Estos funcionarios son hipócritas que se pasaron más de dos años justificando la destrucción del nuestros lazos sociales, lo siguen haciendo después de derramar sus lágrimas de cocodrilo en el Congreso. Son tan nefastos como Nicolás Massot o Elisa Carrió. Los discursos no flotan en el aire, lo encarnan personas que promueven este proyecto político.

No hay, absolutamente, tregua social.

viernes, 15 de junio de 2018

En Rusia empieza el estío: por ende ya se canta en las calles el hit del verano


El Mundial relaja todas las tensiones sociales y las pujas de intereses. El país y el mundo entran en una especie de jubileo ecuménico. Eso sumado al profesionalismo de Caputo para manejar los flujos financieros han logrado que, tras la expulsión del kirchnerista Federico Sturzenegger del BCRA, el dolar haya bajado hoy a $ 28,85. Y en Rusia, hemisferio norte, comienza el verano y ya se canta el hit.



Y está creciendo el éxito de un remix: