sábado, 25 de octubre de 2014

Último momento: la derecha existe



por Oscar Cuervo

Hay un sector de la clase media ilustrada, pequeño pero ruidoso, es decir, con ganas de hacernos oír, que hemos tenido nuestro breve rapto populista. Tres años. Desde el otoño de 2009 nos implicamos en el sostenimiento del extremadamente frágil Estado populista, con una estética más pop que popular. Vivimos con júbilo la inesperada fiesta del Bicentenario, compañeros, que fue el primer remezón del shock kirchnerista, seguido pocos meses después por la muerte de Néstor y la irrupción de una generación con ánimo de militancia, y que desemboca en el pasmoso triunfo de Cristina en 2011. Ahí cuando nos baja la euforia, nuestro mood cambia: empezamos a ver los detalles enojosos. Algo de la prédica neoliberal nos permea. Compañeros las pelotas. Empezamos a ponernos incómodos con la posibilidad de quedar pegados al Estado, que ya no nos parece frágil. Para nuestra cultura de décadas de estado militar clerical, que desembocó en el Estado gerente del ajuste, no es cómodo asumir el Estado como un campo de disputas. Es mucho más cómodo, más afín a nuestra formación ilustrada, producir la distancia irónica ante la cual todo funcionario es un burócrata y todo militante un incauto. No concebimos sino razones espurias para responsabilizarse por el estado. Una pequeño burguesía ilustrada como la nuestra, "compañero" -ya dicho con ironía-, por más pequeña que sea, se tiene fe para generar su propia visibilidad, porque lo que soy no me lo regaló nadie, es consecuencia natural de mi talento y gracias a mis padres que me mandaron a un buen colegio.

Digamos que es muy fácil enumerar motivos del desencanto. Todo compromiso político se asume desde un fondo primordial del desencanto. Cualquier conciencia honesta sabe de la turbiedad del mundo. Cuando la derecha se burla del funcionario enriquecido que vive en Puerto Madero y del militante rentado que aspira a eso mismo, o del perejil que es peor aún que los dos anteriores porque es capaz de defenderlos sin sacar una sola tajada, o del viejo nostálgico cuya generación fracasó en su sueño revolucionario y ahora quiso prenderse en la última oportunidad de salir a la calle, cuando dice la palabra "épica" entornando los ojos, cuando el cinismo guiña el ojo y dice "el relato", ahí habla el estadio tardío del capitalismo, que necesita que todo lo sólido se desvanezca en el aire y que desea que la realidad se burle de los tontos idealistas y quiere convencer a todos de que cada uno debe labrarse su lugar en el mercado si tiene aptitudes, porque el mercado te deja un resto de vida a ser consumida en la privacidad del living. Salir a la calle es aborrecible. Hay que quedarse en casa y tuitear la vida. Eso es el Coronel Gonorrea. Un apóstol del gran hastío.

Ser un desencantado es básicamente fácil: toda socialidad, desde Sócrates hasta hoy, al menos, se ha amasado siempre con residuos de mitos, de equívoco y sofística. ¿Cómo separar la verdad, cómo desencubrirla y ponerla a salvo de las burlas de Aristófanes y de la condena social que vio en Sócrates a un depravado y un fracasado peligroso? Un asunto tan peliagudo empujó a Platón a inventar la metafísica, tarea desesperada e incesante. El propio Platón asumió que se trataba de una lucha de gigantes (gigantomaquía perí tes ousías) en pugna por lo que es; batalla cultural, hoy díríamos con sorna. 

No se sale ileso de esa pelea. 

Quien no asume esa falla nunca llega a entrar en política. Descubrir la inconsistencia de los populismos latinoamericanos, sus residuos de conservadurismo, sus más que evidentes contradicciones, sus pozos ciegos, sus fragmentos de mito y de sofística, avivarse de que el peronismo está lleno de pícaros no requiere de un talento especial. Qué bárbaro este Jorge Asís, al final qué preclaro. Evita era una actriz de radioteatro y Perón usó su cáncer para ganar elecciones. Eso lo sabe hasta Victoria Ocampo, mirá si no lo vamos a saber nosotros que leímos un poco a Marx y otro poco a Caparrós. Capaz que no. Distanciarse de esa molesta fricción de la historia es fácil. La derecha provee los detalles por los cuales uno ha de descreer. Eso es Lanata, El te enseña la moto de Boudou y te muestra una escuela precaria en Formosa y vos, que venís de un buen colegio, como me dijo aquella noche Schmidt, descubrís de pronto que el populismo es una impostura. Que hay coimeros y hay mentirosos y hay cosas que no están bien. Eso solo te puede resultar suficiente para desencantarte, es decir, para ponerte en sintonía con el mundo. Entonces das por terminado tu rapto populista. Volvés a creer en vos, tu única religión: sos vos el que le diste lustre al Estado y no le debés nada al Estado.

Te empezás a tuitear con Gonorrea y con Frangoyo, lo faveás a Lucas Carrasco, te hacés amigo de unos muchachos macristas, que serán lo que quieras pero son macanudos. Has ingresado al post.populismo. Basta de boludos. La política será para vos pop o no será nada. Pero el capitalismo tardío tiene su propio zeitgeist. El consumo irónico. Lo importante es no dejar de consumir. Entonces esperás que Berni diga algo o que Boudou se quede callado o que Cristina le dé un beso a Alperovich y te acordás de que vos no creés en nada más que en tu propio talento. Tuiteás: tratarás de que en 140 caracteres se crucen la Xipolitakis con Laclau, o Luciano Arruga con Boudou. Y quedás regio. El transfondo permanente es uno solo: la indiferencia. El consumo irónico es la máxima tonalidad afectiva permitida, por eso nunca vas a hablar de la derecha, porque eso supondría una izquierda. No hay modulación irónica para usar la categoría de "derecha". Vos estás preparado para burlarte del Estado, nunca de los privados, nunca de la derecha. La derecha es seria porque defiende sus prerrogativas con crueldad y consistencia. Con eso no se jode. 

Último momento: la derecha existe.

En el coloquio de IDEA que se está haciendo en Mar del Plata los empresarios nos ponemos loquitos contra el gobierno. Ya tuvimos suficiente con 11 años de populismo. No queremos saber más nada de discutir con políticos: queremos dictarles nuestro programa. El populismo no puede durar 12 años, 11 años es lo máximo que estamos dispuestos a soportar. El fin de ciclo es hoy: este es el año de transición y este populismo nos tiene hartos. No vamos a esperar el resultado de las elecciones, esto lo votamos entre nosotros cuarenta y tres este mismo fin de semana en Mar del Plata y sanseacabó; después lo ejecutan nuestros mandatarios. Basta de la Yegua, no queremos oírla más, pónganle una cinta en la boca, como en el dibujo de Sabat.

Y nosotros los pequeños burgueses ilustrados damos por terminada una etapa. Ya tenemos hijos. ya fue.

IDEA: los empresarios quieren que los candidatos firmen un acuerdo sobre políticas de Estado

Lo adelantó el presidente de IDEA, Miguel Blanco; habló de "una especie de pacto, un acuerdo mínimo"
"¿La idea es sacar un acuerdo conjunto de algunas medidas de todos los candidatos?", fue la pregunta de Jorge Lanata. "Exactamente, eso es lo que estamos haciendo", contestó Blanco.
"Tenemos una última reunión, el jueves que viene, con Mauricio Macri . Y a partir de ahí haremos circular un documento, que ellos [los políticos] ya conocen, que hemos ido enriqueciendo en estas reuniones. Ese documento tiene un acta de compromiso", explicó.
"Un año difícil". Así definió Miguel Blanco el tiempo que resta para que concluya el gobierno de Cristina Kirchner. Serán 12 meses en los que, en su opinión, la actividad no reaccionará y no llegarán nuevas inversiones. "El año de la transición será difícil, pero tenemos el compromiso de seguir adelante", aseguró.


En Mar del Plata

Sin Scioli y Macri, precandidatos hablaron de "una Argentina de acuerdos"


Los precandidatos se sometieron al debate de diferentes tópicos.
Los precandidatos presidenciales del Frente Amplio Unen (FAU) Julio Cobos, Ernesto Sanz y Hermes Binner, y el del Frente Renovador, Sergio Massa, expusieron sus propuestas ante empresarios en el cierre del 50º Coloquio de IDEA, durante el cual criticaron al Gobierno de Cristina de Kirchner y proclamaron que en 2015 se viene "una Argentina de acuerdos".

Los precandidatos presidenciales también defendieron su participación en el foro empresarial, al que la Casa Rosada considera opositor y varios funcionarios del Gabinete cuestionaron con dureza esta semana, y señalaron que "hay que terminar con la Argentina de las divisiones y de los enfrentamientos".

En IDEA, Daniel Sabsay desafió a Cristina Kirchner: "Que muestre el título de abogada"

El abogado constitucionalista pronunció un duro discurso en el foro empresario de Mar del Plata; descalificó al canciller Timerman

El especialista en derecho constitucional propuso de cara al futuro "hacer un acuerdo de políticas públicas, cumplir con la ley, terminar con la impunidad y restablecer la libertad de expresión" y poner coto al "capitalismo de amigos".
Así la ponencia volvió a hacer eje en la política. El discurso de Sabsay seguía: "Basta de un matrimonio presidencial. Ahora nos quieren poner al hijo presidencial y no lo ponemos permitir", dijo en tono de declaración.

TIMERMAN E IRÁN

Sobre el final del discurso, la tensión llegó a un punto máximo en el auditorio cuando Sabsay se refirió al canciller Héctor Timerman y lo llamó "traidor" por firmar un memorando de entendimiento con Irán para investigar el atentado terrorista a la AMIA.
"Estoy avergonzado del Canciller que tenemos. Es un traidor. Es un judío que se fue a negociar con [Mahmoud] Ahmadinejad [ex presidente de Irán], un negador del Holocausto. Me da vergüenza. Es un indigno y un sátrapa. Nuestro pueblo sufrió millones muertos y este tipo lo niega. Lo digo como judío", disparó para finalizar la ponencia.
Antes de despedirse, todo el auditorio se puso de pie para aplaudirlo de modo sostenido. Se escucharon algunos comentarios y gritos en tono de jolgorio. Definitivamente, un episodio nunca visto en este encuentro empresario desde que el kirchnerismo llegó al poder.

Entrevista a Rogelio Frigerio

"El Gobierno debería preocuparse un poco más por lo que está pasando"

Entrevista de Liliana Franco, Mar del Plata, enviada especial.-

Rogelio Frigerio (h) presidente del Banco Ciudad estima que el Gobierno intentará acordar con los holdouts en enero más por"miedo" que por convicción. En un breve diálogo mantenido en el lobby del Hotel Sheraton de Mar del Plata con ámbito.com, el economista alertó sobre el avance del sobre el avance del gobierno sobre el sistema financiero aunque admitió que "aún está muy sólido".

Periodista: ¿Cree que hay razones económicas para que el Gobierno tenga miedo?
Rogelio Frigerio:
 Y sí, miedo o preocupación, la misma que tenemos todos los argentinos. Si uno ve que para enero las reservas siguen cayendo, los dólares no entran, la gente sigue sacando los dólares del sistema y el nivel de actividad sigue cayendo y me parece que sería saludable que se preocupen un poco más por lo que está pasando en la Argentina.

P.: ¿Cómo está el sistema financiero?
R.F.:
 El sistema financiero es la gran diferencia de esta crisis respecto de otras y es el principal activo que tiene el Gobierno. Por eso me preocupo cuando veo algunas medidas tendientes a erosionar ese activo.

P.: ¿Cómo cuáles?
R.F.:
 Por ejemplo, poner un piso en la remuneración de los depósitos, poner un techo en el cobro de los préstamos, restringir, achicar o erosionar patrimonialmente al sistema financiero tiene un riesgo, tiene el riesgo de erosionar quizás el único activo que tiene este modelo que es la solidez del sistema financiero. 

viernes, 24 de octubre de 2014

Tinta limón e Instituciones

Martín Rodríguez en La otra.-radio.  Domingo medianoche  FM La Tribu.  88,7.  Online


Yo miro por el día que vendrá
hermoso como un sol en la ciudad
y si me escuchas bien
creo que entenderás
por qué yo esperé en vano
que me dieras tu mano
de mis huesos la humanidad
debes salvar.

Los magos, los acróbatas, los clowns
mueven los hilos con habilidad
pero no es el terror a la soledad
lo que hace a los payasos
uno rojo, otro blanco
y a los viejos romper la voz
para cantar:

Oye, hijo, las cosas están de este modo
una radio en mi cuarto me lo dice todo
no preguntes más
tenés sábados, hembras y televisores
tenés días para dar aún sin los pantalones
no preguntes más.

Siempre el mismo terror
a la soledad
me hizo esperar en vano
que me dieras tu mano
cuando el sol me viene a buscar
a llevar mis sueños al justo lugar.

Versión 17 de octubre de 2004



Ayer cumplió 63 años Charly y nuestro invitado del próximo domingo mañanó tuiteando:














Con Martín Rodríguez hemos tenido unas asperezas en twitter más que nada. Pero aquí tenemos un consenso básico: Charly García es el mejor argentino vivo e hizo el disco más importante del mundo.

Pequeñas anécdotas sobre las instituciones (Sui Generis, 1974)

Charly logró, a sus 23 años (¿milagro? ¿evidencia de que hay generaciones más resueltas y dotadas que otras?) un disco que es foto de época, estado de la mente y clásico perenne. Los colchones de sintetizadores podrían haber fechado el sonido de manera irreparable, pero la estructura de las canciones es tan lograda y la producción artística tan precisa que sigue sonando fresco, inquietante, misterioso. Sus letras (intervenidas por la autocensura que no permitía decir las cosas de manera más directa, en la época de la triple A) logran un balance inmejorable entre la lírica y el testimonio. Un disco al que no se puede dejar de volver. Y volver.

20 años después, hacia La Hija de la Lágrima convergen todas las líneas, desde el angst juvenil de Canción para mi muerte y la desolación de Confesiones de invierno, atravesando el tenebrismo gótico de Tango en segunda y El show de los muertos, tan lleno de malos presagios. 

Ecce Homo: hubo un tiempo en que Charly llegó a ser el que era. La Hija de la Lágrima tiene un argumento que nunca se entenderá, como una película de Lynch, con un oscuro pasadizo que conduce a una caverna. Las grandes canciones, las que Charly sabía hacer, emergen de un fondo ominoso y se van desmembrando. Un sonido espeso, un acorde de frecuencias ultra bajas atraviesa la noche. El alba agoniza en un finale que nos deja llenos de inquietud: Andan, la canción terminal: “Te vas / te vas / la víctima despierta / porque mi ángel se fue / tanto tiempo atrás…”.

El domingo en La otra.-radio hablamos con Martín Rodríguez de política, de kirchnerismo, de su libro Orden y Progresismo. Los años kirchneristas. Y de Charly.

jueves, 23 de octubre de 2014

Una lucha perdida

Dos canciones de Elliott Smith



No tan bien

- No deberías hablar solo
- Bueno, yo me imaginaba a alguien
alguien parecido a mí.

- ¿Dirías que el que mora en tus sueños
está adentro tuyo y te desgarró las costuras?
- Eso es lo que yo diría
eso es lo que yo diría.

El se hizo adicto a tu doble dosis
el hijo de puta se puso blanco como un fantasma
vos ni dijiste hola
vos ni dijiste hola.

Con tu cara de lavabo roto
y una cabeza que apenas ocupa espacio
él no está muy bien
él no está muy bien.

Ya pasó media hora
y no va a durar.

Yo estaba defendiendo a mi amigo
pero, bueno, no hay mucho que defender
es una lucha perdida
es una lucha perdida.

Porque cuando hablo con vos por teléfono
es como estar solo
eso no está muy bien
eso no está muy bien.




Sin nombre #1

En una fiesta
él estaba esperando,
se lo veía algo asustado y retraído,
como si pudiera estar bajo el agua
la madre poderosa
con sus cien brazos.

Aparte de todo
odio andar detrás
de la ambición de otro.

Te vi esperando
como un santo
con tu alarma
te dejaron solo
no sos de este lugar.

Se puso nervioso
empezó a silbar
cada pensamiento
un rebote
¿no te diste cuenta?

Bueno, me preguntaba:
¿qué es lo peor
que puedo decir?
y me quedé frío y susurré
me hacés acordar
a la hija de alguien...
me olvidé de ella
olvidé su nombre
qué vergüenza.

Volvé a tu casa
y viví con tu dolor
andate solo
andate solo
porque sabés que no sos de este lugar.

Cuando me vaya
no me sigas.

Andá tranquilo
nadie te mira
Andate solo
no sos de este lugar
no sos de este lugar.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Luz de la noche

Florencia Ruiz estuvo en La otra.-radio (escuchar clickeando acá)



Este video que realizó Ian Kornfeld para la canción "Centro" de Florencia Ruiz alcanza a capturar algo de la esencia de su música. Acuática y ensoñada, transparente y profunda, así es como impresiona en la primera escucha. Otra aproximación intentamos el domingo pasado en La otra.-radio, cuando dejamos fluir las canciones y la conversación, mirando en perspectiva sus 15 años de grabaciones, sorprendiéndonos de lo rápido que pasa el tiempo, desde cuando tuvo que presentar aquel primer disco, o antes aún, cuando entró al Conservatorio de Morón y eso le abrió posibilidades inesperadas, a pesar de lo difícil que resultaba que en ese ámbito académico aceptaran la osadía de que ella hiciera canciones. Florencia se graduó en el Conservatorio el 20 de diciembre de 2001, aquel día, ¿se acuerdan? O de la serie de azares afortunados que la llevaron a girar dos veces por Japón y enfrentarse a códigos desconocidos. O de otros azares que pusieron su música en oídos de grandes artistas que quedaron encantados por su música: Jaques Morelembaun, Hugo Fattoruso, el Mono Fontana... O el amor por ciertos músicos que comparte con su hijo Julián, de dos años.  O de la celebración que prepara para este sábado en la Sala Caras y Caretas (Sarmineto 2037), en la que estará acompañada por Ariel Minimal, Mono Fontana, Rosario Bléfari, Flopa Lestani, Alejandro Franov, Andrés Beeuwsaert y algunas sorpresas. Espero que disfruten la escucha de este programa tanto como nostros disfrutamos el hacerlo. Clickeen acá.

martes, 21 de octubre de 2014

Clarín, Lanata, Perfil y Olé pierden público estrepitosamente

¿Llegará Jorge Lanata a diciembre de 2015 en el aire?

Imagen de Diarios sobre Diarios 2013: este año es aún peor



La lucha en el barro que los diarios opositores están librando contra el gobierno les hace abandonar los mínimos standards de rigor periodístico y eso repercute en su baja credibilidad y en sus ventas. Clarín y Perfil son los más afectados por esa caída de prestigio y ventas, que será difícilmente revertible aún a partir de que Cristina termine su mandato. El verdadero fin de ciclo que conoceremos en 2015 parece ser el de un modelo periodístico que gastó todos sus cartuchos en maniobras desestabilizadoras sin resultados apreciables, más allá de su propio descrédito (algo parecido le está sucediendo a Lanata en su programa humorístico de los domingos).

En julio Clarín tuvo un promedio de circulación de 223.750, el peor desde 1959, año en el que comenzaron a auditarse sus ventas. Año a año Clarín sigue perforando su piso de circulación y ni siquiera el Mundial de fútbol pudo detener la caída, según un informe presentado por la página Diarios sobre Diarios.

En 1959, los argentinos eran menos de 20 millones, y ese fue el peor año en ventas para el matutino fundado por Roberto Noble, con una circulación de 281.936 ejemplares. En 2013 perforó ese piso y en 2014 sigue bajando. Hoy llegar a vender lo que vendía en el 59 sería una meta inalcanzable para la tendencia declinante de Clarín.


Perfil vive una violenta caída de sus ventas: el bisemanario de Fontevecchia viene cayendo drásticamente en los últimos meses. Los domingos de junio Perfil vendió dos mil trescientos ejemplares menos que en mayo (32.950 contra 35.251). La baja se profundizó en los dos meses siguientes: julio (31.646) y agosto (30.208). El promedio de 2014 fue de 41.324. Es decir: en estos meses Perfil perdió un 27 % de sus lectores.

Otro diario del Grupo Clarín que viene en una caída estrepitosa es Olé. En 1996 Olé vendió un promedio de 88.805 ejemplares por día. Fue su mejor año. Desde entonces conoce una larguísima decadencia, la que se acentuó desde 2007, cuando vendió 52.544 ejemplares diarios. Desde entonces hasta este año la caída es implacable: el promedio de ventas de enero a agosto del corriente año es de 34.626, un 61 % de lectores menos que su año inicial.



Estas cifras permiten comprender la resistencia del Grupo a entrar en el proceso de adecuación marcado por la Ley de Servicios Audiovisuales: las empresas periodísticas del Grupo son cada vez menos rentables y solo los clientes cautivos de Cablevisión les permiten hacer sustentable a la corporación. Haber autorizado la fusión de Cablevisión y Multicanal es uno de los peores errores cometidos por el gobierno de Néstor Kirchner.

También le está yendo mal a Lanata en su show de los domingos. Según Ibope, Periodismo para Todos alcanzó esta semana un promedio de 12 puntos de rating. La marca dejó a la 26a. emisión del programa como el segundo más bajo del año, detrás el emitido el domingo anterior (11.9). Esta vez Lanata quedó detrás de Boca-Godoy Cruz y de Tu cara me suena. Según IBOPE, el partido de Boca trasmitido por Fútbol para todos superó por 4,2 puntos a Lanata. Pero resulta que IBOPE ha tendido históricamente a favorecer al programa de Lanata. Si lo comparamos con las cifras de rating que provee el sistema público SIFEMA, la distancia entre el fútbol y Lanata se alarga: Boca-Godoy Cruz sacó para SIFEMA 19 puntos de rating, contra 9,7 que consiguió el humorista del 13: es decir, Lanata sacó menos de la mitad que el partido. ¿Llegará Jorge a diciembre de 2015?


El escarabajo de oro y El Pampero Cine: sólo quedó la arrogancia



por Oscar Cuervo

Dos ejes narrativos conforman El escarabajo de oro. Uno es la búsqueda de un tesoro escondido en la localidad de Alem, provincia de Misiones; el otro la filmación de una película co-dirigida por una europea (la danesa Fia-Stina Sandlund) y un argentino (Alejo Moguillansky), producida por los suecos en territorio argentino -una modalidad de co-producción característica de estos años: proyectos binacionales producidos para un mercado internacional de festivales. La gracia estaría en la manera en que se cruzan ambos ejes: la danesa quiere dirigir una película sobre la vida de una escritora proto-feminista del siglo XIX y los argentinos quieren usar la filmación para buscar el presunto tesoro escondido, sustituyendo al personaje de la feminista por el de Leandro N. Alem. Lo que le daría a esta gracia un giro metalingüístico es que director, guionista, actores y equipo técnico aparecen en pantalla haciendo de sí mismos.

Gracia es una manera de decir. Porque Moguillansky, Sandlund y Mariano Llinás (co-guioniosta) pretenden hacer una comedia sarcástica sobre el cine, las transas económicas y las diversas formas del fraude artístico, a la vez que apuntar observaciones provocadoras acerca de la historia nacional (una marca de fábrica de todo lo que Llinás toca). Pero las pretensiones solo quedan enunciadas en el planteo inicial de la película. Hacer una comedia es algo difícil, no basta con una voluntad corrosiva y una actitud iconoclasta. Hacer una comedia supone un manejo del timing, con actuaciones y montaje orquestados con máxima precisión. El tiempo de las réplicas, los silencios, el contrapunto entre los personajes, el tono de las voces y la dosificación de la información son los recursos que hacen funcionar una comedia; cuando no están bien, la hacen sucumbir. En El escarabajo de oro Moguilansky y Llinás para colmo se ponen al frente del elenco y como comediantes su desempeño es muy flojo. Junto a ellos, Rafael Spregelburd practica un histrionismo agobiante. En lugar de la gracia de la comedia, el resultado es un chiste demasiado estirado, contado por personal incompetente.

Otro asunto es si es posible encontrar en esta película un dispositivo metalingüísitco que ponga en cuestión sus propias condiciones de producción, como mucha crítica ha querido ver. No me parece. En El escarabajo de oro se habla mucho de hacer una película, pero esa película no es la que estamos viendo: salvo los primeros minutos, en los que se compone el cuadro para presentar a varios personajes en un mismo plano, el resto del film está ejecutado de manera desmañada e imprecisa. Los autores se muestran más interesados en desplegar ingenio verbal (con un amontonamiento de capas de narradores en off) que en crear un objeto capaz de reflexionar sobre sí mismo, o de invitar al espectador a que lo haga. El ingenio como sucedáneo de la inteligencia y la verborragia como presunción de una abundancia de ideas son las auténticas marcas de autor de El Pampero Cine, productora de esta película y de las anteriores de Llinás y Moguilansky .

Por último, es interesante pensar en la figura de la búsqueda del tesoro, enunciada desde los títulos que evocan a Stevenson y Poe. Supuestamente esto llevaría a la película hacia el género de aventuras, cosa que no se verifica en los resultados. Pero sí hay un tesoro escondido que se procura encontrar: el tesoro de la jovialidad creativa que Llinás persigue desde hace tiempo. En 2008 muchos saludaron a Historias Extraordinarias como si se tratara de un nuevo comienzo en el cine argentino. Todos los materiales que hoy aparecen fatigados en El escarabajo de oro refulgían como novedosos hace 6 años. Ya estaban la irreverencia hacia tradiciones antiguas y recientes del cine argentino y unas ganas de escandalizar con guiños antipopulistas, desde aquella iniciática burla a los balnearios populares en Balnearios, hasta el coqueteo con la tradición sarmientina, aramburista y ahora radical, siempre antiperonista. Al principio, tanta voluntad corrosiva parecía propia de una juventilia arrogante e impetuosa.

El tiempo pasó y solo quedó la arrogancia.

(Este comentario fue originalmente publicado acá)