sábado, 28 de mayo de 2016

Histórico discurso dirigido a los burócratas sindicales: "Háganse cargo: ustedes lo trajeron a la presidencia"

"A nosotros nadie nos dice lo que tenemos que hacer", patoteó Moyano, cuando todos sabemos que macri les dijo qué tienen que hacer.



por Oscar Cuervo

Esta semana la burocracia sindical argentina alcanzó un nivel de degradación nunca antes conocido. La grotesca salida de los representantes de las autodenominadas "Confederaciones Centrales del Trabajo" de la reunión del jueves donde se trataba la inminente unidad de las mismas se constituyó en un espectáculo ofensivo para todos los trabajadores del país. Los jerarcas sindicales, atornillados en sus cargos desde hace décadas, corruptos hasta la médula, apretables por el poder económico a causa de los muertos que los burócratas tienen en sus placares, dispuestos a transar con las patronales para mantener sus prebendas, capaces de negociar la dignidad de sus representados a cambio del manejo del dinero de las obras sociales, macartistas, sospechados de asesinatos, sin trabajar desde hace años, machistas, misóginos, homófobos, serviles con los poderosos y crueles con los débiles, dieron un espectáculo lamentable. Después de que en abril fueron al congreso a pedirles a los legisladores una Ley de Emergencia Ocupacional, después de que sus mismas organizaciones sindicales movilizaron a cientos de miles de trabajadores levantando esa consigna, después de que la Ley fuera aprobada en ambas cámaras, tras el veto monárquico de quien ocupa el poder ejecutivo nacional, los capangas defraudaron la buena fe de todos. Salieron de su reunión sin hacerse cargo de nada de lo que habían dicho hace apenas semanas, desentediéndose de lo que habían pedido ellos mismos en el Congreso, burlándose de los trabajadores que ellos mismos convocaron el 29 de abril. 

En un gesto de cinismo inaudito, salieron a decir que van a organizar ollas populares como única respuesta al ataque al trabajo que está llevando a cabo el gobierno ajustador. El 29 de abril uno de los integrantes de esa extirpe corrupta y patotera había desafiado al presidente diciendo que no tendría huevos para vetar una Ley de Emergencia Ocupacional. Lo que ahora quedó demostrado es que si alguien no tiene huevos, ni cara, ni palabra ni vergüenza es la familia Moyano. Tan lamentable como el desempeño grosero y cobarde de Hugo Moyano a la salida de la reunión del jueves, con sus ataques sin sentido a un periodista para disimular la defraudación que estaban perpetrando, fue el inconsistente balbuceo de Antonio Caló, secretario de la otra CGT, quien se mostró incapaz de articular un solo argumento para justificar sus defecciones. De Barrionuevo no cabía esperar otra cosa, porque al menos tuvo la dignidad de no ir a la marcha del 29A. 

Las versiones de los periodistas atribuyen la traición de los capangas a dos posibles motivos: macri los amenazó con un carpetazo que los dejaría en una situación judicial incómoda o los compró otorgándoles el manejo del dinero de las obras sociales para que no hagan el paro en repudio por el veto a la Ley que ellos mismos habían ido a pedir. Puede ser que se trate de una de las dos cosas o incluso de ambas: así de corruptos los hemos conocido a lo largo de estos años. 

Lo que queda claro es que hasta que los trabajadores de este país no se saquen de encima a esta lacra, la derecha seguirá avanzando. Las confederaciones gremiales, el poder judicial y las policías son los tres sectores retrógrados que todavía no ingresaron en democracia y siguen con las prácticas y prebendas de las épocas más oscuras de la historia. "A nosotros nadie nos dice lo que tenemos que hacer", patoteó Moyano ante los ojos de un país que sabe perfectamente que están haciendo lo que macri les dijo que tienen que hacer.

Por eso vale la pena detenerse 5 minutos a escuchar el discurso que en abril dio en la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Congreso la Senadora por la provincia de Misiones Sandra Giménez, que les dijo en la cara a los burócratas todo lo que todos (y ellos mismos) saben muy bien, pero que nadie se atreve a decirles. Ellos la escucharon enmudecidos. ¿Podrían volver ahora a mirarla a los ojos? ¿Pueden decirles algo a sus representados sin que se les caiga la cara de vergüenza?

Dijo Sandra Giménez:

La actitud con la que ustedes asumen la responsabilidad de venir a pedirnos a nosotros una Ley para declarar la Emergencia Ocupacional tiene que ver también con la responsabilidad que tuvieron ustedes -y se hacen cargo, por lo visto- de llevar a la presidencia a Mauricio Macri. Y [tienen que] hacerse cargo de reconocer que se equivocaron, porque estas medidas no son producto de la casualidad ni de una economía desmadrada que no tiene conducción. Son producto de decisiones políticas que toma el presidente de la República, el ingeniero mauricio macri, al que hay que pedirle los cambios, desde los mismos movimientos políticos que le ayudaron a llegar a ese lugar. Por eso es muy importante fijar en estos momentos prioridades, queridos compañeros. [...] Si vamos a cambiar la historia, hagámoslo todos juntos y desde la verdad. Y en libertad. [...] 

Ustedes están viniendo a pedir acá una Ley de Emergencia Ocupacional, ante los cientos de miles de despidos que el presidente macri autorizó a través del ministerio de modernización de su gestión de gobierno. Por eso se hace necesario que sean claros: desde cuándo pretenden la emergencia ocupacional, cuál es la fecha a partir de la cual va a regir la emergencia ocupacional. Si va a ser el 10 de diciembre del año 2015 o si va a ser a partir de ahora, para que tengamos claro desde cuándo vamos a recuperar la dignidad de los trabajadores despedidos, aquellos que ustedes defienden, y que nosotros también pretendemos honrar desde el trabajo. Pero después no nos vengan a decir desde ningún lado que somos nosotros los que ponemos palos en la rueda. Se puede hacer con todas las medidas: los tarifazos, la inflación, la canasta básica, con los DNU que siguen funcionando. Pero son ustedes los que en este momento con claridad deben definir fecha, tope, para esta negociación. Porque ustedes mismos nos dicen: "no se aguanta, no aguanta el compañero o la compañera". Y nosotros lo vemos todos los días. Y en esa paciencia ilimitada de la democracia, decimos: "tienen poco tiempo, son jóvenes, se equivocaron", [como] decía recién el secretario Barrionuevo. Pero no corrigen, secretario general, no corrigen lo que van a hacer con un decreto. Pueden detener cada una de las medidas dando de baja con un decreto los decretos que dictaron. Y no lo hacen. Porque no lo quieren hacer. Porque no quieren una patria de trabajadores, quieren una patria de empleados y de peones. 

Y háganse cargo, compañeros: ustedes lo trajeron a la presidencia. Entonces sean bien claritos. No todos, y es cierto, me aclara la compañera, no todos, y por eso también [vale la pena hacer] la diferencia en el discurso. Pero son muy valientes, porque el valiente también reconoce cuando se equivoca. Y de eso se trata este tiempo, de salvar a los que dependieron de nuestra conducción política. Y se equivocaron al producir ese gran hito histórico del neoliberalismo de nuevo en la Argentina. Por eso también [quiero] decirles que para nosotros es prioritario el tema del trabajo de hombres y mujeres. Sobre todo de mujeres, lástima que acá en las secretarías generales no veo ninguna. Pero, bueno, seguiremos militando para llegar desde el mundo del trabajo a ocupar sus espacios. Y sobre esa cuestión también decirles que el proceso de discriminación es mayor aún en nuestras provincias. (...) 

Porque sí creo que es histórico, sí creo que está bien que trabajemos desde la verdad, en libertad, dejando atrás las hipocresías. Pero no usándonos unos a otros en los discursos y cuando nos conviene. Cuando nos conviene somos compañeros y compañeras, y cuando no nos conviene estamos en la vereda de enfrente y ponemos palos en la rueda. Siempre hemos sido lo mismo y siempre hemos estado en el mismo lugar. Trabajando para los argentinos igual que ustedes. Muchísimas gracias.


viernes, 27 de mayo de 2016

Jubilaciones M: más plata para los que más tienen



por Mariano Kestelboim

El Gobierno K recompuso el ingreso de los jubilados de menores ingresos (la mínima subió 22 veces entre 2003 y 2015). El Gobierno M busca mejorar el de los de más y así restablecer el esquema de desigualdad distributiva que había antes del Kirchnerismo. Volveríamos a una latinoamericanización distributiva: más haberes para los que más tienen.

De aprobarse, será la política distributiva que más marcará el cambio respecto a la gestión K. Hay otros actores sociales beneficiados. Antes, el apoyo político descansaba fundamentalmente en los sectores de menores recursos; ahora, en los de ingresos medios/altos y altos. Esta política consolidaría ese respaldo.

La oposición debería lograr que, en el proyecto, parte de los juicios se paguen cobrando el Impuesto a las Ganancias al Poder Judicial.

Vergonzoso arrugue de Moyano y Caló ante el apriete del macrismo

Traición a los trabajadores


El viernes pasado se llevó a cabo el Plenario Sindical Federal en el anfiteatro de la UOM de Villa Constitución, provincia de Santa Fe. La consigna convocante: “En defensa del trabajo y la producción nacional”. Se hicieron presentes más de 30 sindicatos que integran la Corriente Político Sindical Federal, el Núcleo del MTA, las CTA y CGT regionales y una fuerte representación de sindicatos santafesinos. Segûn informa en su web la Corriente Política Sindical Federal:

No hubo dudas en el diagnóstico de la situación. Enfrente hay un Gobierno que viene por los derechos laborales, que quiere rebajar “el costo” que significan los salarios, que busca flexibilizar a los trabajadores como ocurrió durante los años noventa. Para lograrlo y avanzar necesita quebrar a la resistencia que pueden oponer las entidades gremiales, el movimiento obrero organizado. Ese objetivo necesita de un disciplinamiento y avance sobre los trabajadores. Generar una fuerte recesión con un ajuste brutal, con la devaluación, apertura de importaciones, aumento salvaje de los servicios públicos y tasas de interés que alimentan la bicicleta financiera en desmedro de la inversión productiva. Un objetivo que necesita generar miles de desempleados, precarizar, recortar el poder de los sectores populares y de negociación de las centrales sindicales. Quebrar las solidaridades internas, que permitan una restauración oligárquica en la Argentina.

(...) La imagen del auditorio entero cantando “¡¡Paro Nacional, Paro Nacional!!” fue la mejor síntesis de lo expresado en el Plenario. Un paro que nace desde abajo, de miles de trabajadores que ven peligrar su fuente de trabajo y que aún tienen el recuerdo doloroso de los años noventa y del 2001. La coincidencia es que ese paro se está gestando desde las bases. En un pasaje cúlmine de su discurso Amichetti dijo: “Hay que dar una respuesta, será el paro y será lo que tenga que seguir al paro” ante un auditorio que respondió sonoramente".

Después de la reunión de ayer de los capangas de las "tres CGT" en pos de la unidad sindical, el clamor de los trabajadores reunidos en Villa Constitución parece que no fue oído.

Dijo el líder de los trabajadores gastronómicos Luis Barrionuevo: "Se le dará el tiempo necesario al gobierno porque el paí­s está destruido, sin inversiones ni fondos, luego de desperdiciar uno de los mejores momentos de la historia para insertarse en el mundo. Ello no significa dejar de lado los derechos de los trabajadores, porque colaborar no es cogobernar La idea no es unificar las CGT para estar en contra de alguien y, en realidad, en ninguna de las centrales existe clima ni ganas de ir a un paro general, como plantearon algunos".

No se trata de la posición aislada de un líder obrero. Así se expresaron también los trabajadores Hugo Moyano y Antonio Caló:





Escribíamos el 29 de abril, horas antes de la imponente movilización de trabajadores en Paseo Colón, que fueron convocados en defensa del empleo y en favor de una ley para frenar los despidos por 6 meses que las centrales sindicales le reclamaban al gobierno, ley que el Congreso aprobó y el titular del Ejecutivo vetó en menos de 24 horas:

"No hay que mirar la foto de los dirigentes en el palco de hoy. Hay que mirar a las bases movilizadas. La intención inicial de la convocatoria era "celebrar la fiesta del trabajo", como todavía sigue diciendo Piumatto. Iba a ser una demostración de fuerza de los burócratas para obtener algunas prebendas del gobierno. Pero la dinámica de la lucha de clases desbordó las motivaciones subjetivas de los convocantes. A la marcha de hoy se fueron sumando sectores gremiales y políticos que no están en el mismo negocio de Barrionuevo, Venegas y Moyano. La marcha es histórica porque por primera vez en muchos años todos los sectores sindicales tienen que dejar de lado diferencias políticas e ideológicas. Es también inédito que un gobierno que supuestamente acaba de salir de su "luna de miel" concite una movilización de trabajadores en contra, a tan pocas semanas de haber ganado las elecciones. Es decir: esta movilización es más interesante por lo que promete que por lo que hoy va a suceder. Venegas y Barrionuevo no van a hablar porque el cariz opositor impuesto por las circunstancias los deja muy en offside. 

"Moyano, hábil para el reposicionamiento, endureció en las últimas 72 horas su discurso y ahora dice que "Macri está en contra de los trabajadores". Moyano tiene razón, pero eso se sabía cuando él lo apoyaba hace apenas semanas. Como es hábil para los reposicionamientos lo que hay que hacer con Moyano es decirle que si, que tiene razón, que Macri está en contra de los trabajadores. Pero en los próximos meses también hay que prestar atención a lo que Moyano haga y no solo a lo que diga. Porque el tipo también tiene negocios en el fútbol, en Covelia, en la guita de las obras sociales".

In altri tempi.


jueves, 26 de mayo de 2016

Nos temen



por Willy Villalobos

El sector financiero en el mundo posee el doble del producto bruto de todo el planeta. Es lógico que se impongan presidentes de la manera más burda. La unidad de los medios de comunicación, el dinero plantado en los paraísos y la represión es la que produce fotos como la de ayer en Plaza de Mayo. Guita, medios y represión es lo que posibilita que La Nazion y el Intendente de Bahía Blanca vuelvan reivindicar a los genocidas, o que Moyano y Caló arruguen ante el aprete del poder del gobierno de los ricos. Ni el dinero, ni los medios, ni la represión piensan en el pueblo como personas. Para ellos somos como pollos de criadero. 



Nos temen porque en varios momentos de nuestra historia pudimos recuperar derechos y vivir dignamente. Nos temen porque son conservadores angurrientos que lo quieren todo para ellos. Nos temen porque son unos infelices que la juntaron en pala tranzando con el diablo, pero a cambio entregaron la sensibilidad. Nos temen porque saben que la brutalidad con que nos tratan genera un odio que puede ser la fuerza que motorice la unidad necesaria para sobrevivir con esperanza y creatividad, como nos enseñaron las Madres. El odio sin venganza y el amor creativo es lo que nos puede permitir recuperar el camino de la justicia, eso nos enseñaron las viejitas. 

Me sorprendió ayer Hebe advirtiendo que no hay que reaccionar como ellos esperan porque sería como darse la cabeza contra la pared. Ellas ganaron porque no olvidaron, no perdonaron, no hicieron justicia por mano propia y confiaron en la organización y en el pueblo. Pienso que ese es el camino, pase lo que pase.

Gay y los enemigos internos


“Ayer y ahora hay enemigos importantes, de adentro y de afuera, los que responden a intereses personales y los que integran grupos perfectamente organizados que no tienen patria ni bandera, pero que sí quieren subvertir valores y adueñarse fundamentalmente de nuestros ideales y de nuestra juventud. Por eso digo, no son tiempos fáciles pero tampoco son tiempos para tibios”, dijo el intendente macrista Héctor Gay en el acto oficial por el 25 de mayo. [Completo acá]

Escribe Maxi Diomedi en su muro de facebook:

"El intendente de Bahía Blanca, además de ser macrista, es un hombre formado en los valores de La Nueva Provincia (LNP). Muchos se cagaban de risa cuando decíamos que Gay era LNP en el poder. No ya alguien proveniente de la arena política encarnando la mirada del multimedio, sino uno del multimedio. También pensaba yo que ningún otro grupo mediático en Argentina había logrado eso. Para quienes lo conocemos y escuchamos tantos años, su discurso de hoy es moneda corriente. Lo gravísimo es que no lo hace desde los micrófonos de ese medio cómplice de la dictadura, lo hace como intendente. Es fundamental entender que cuando Gay habla de 'los enemigos del ayer', habla de aquellos que la dictadura militar desapareció. Y lo hace frente a quienes siguen formándose en los valores reivindicatorios del terrorismo de Estado (o sea, de sus valores)".