jueves, 17 de abril de 2014

Cristina miró a la audiencia y dijo



Cristina Fernandez de Kirchner 

Miró a la audiencia, pidió 5 minutos para reflexionar y dijo:

“Nunca hemos podido discutir seriamente un proyecto de país desde nuestras diferencias.

Estaba viendo una película, Lincoln, donde los demócratas subidos a las bancas gritaban: 

‘Quiero que los negros sigan siendo esclavos’. ¿Vieron que acá algún opositor diga ‘no estoy 

de acuerdo con que les den computadoras a los morochos’? Sé que muchos lo piensan. Pero 

no se animan a decirlo”, remarcó. “Acá nadie es de derecha: son todos de centro.  No 

discutimos sinceramente entre nosotros. Si discutiéramos sinceramente, podríamos saldar 

las discusiones mejor”, consideró la mandataria. “Claro que todos queremos que no haya 

delito. ¿Quién quiere que haya delito o que aumenten los precios? Eso es una tontería. 

Queremos saber qué harían con Aerolíneas Argentinas, con YPF. ¿Permitirían paritarias 

libres?”. A mí me gustaría que me dijeran con qué cosas se está de acuerdo en serio. A ver: 

¿no estamos de acuerdo con los convenios de trabajo, libres paritarias sin techo y sin piso? 

Bueno decirlo. No, hay que decir “no, no se puede ganar tanto, hay que tener un menor poder 

adquisitivo”. ¿No se está de acuerdo con que cada año se reúna el Consejo del Salario 

Mínimo, Vital y Móvil? ¿No estamos de acuerdo con la asignación universal por hijo, el plan 

PROCREAR, con el plan PROGRESAR? ¿No estamos de acuerdo con que, por ejemplo, 

tengamos esta política en materia de derechos humanos? ¿No estamos de acuerdo con que 

hagamos infraestructura,  escuelas, universidades?

En fin, a mí me gustaría saber cuáles son los puntos de diferencia. No con que hay delitos. Y


claro que todos queremos que no haya delito. Pero quién quiere que haya delitos, por favor,

esa es una tontería. ¿Quién quiere que aumenten los precios? Tampoco nadie quiere que

aumenten los precios. No, las políticas en serio.

A mí me gustaría saber cuáles son las cosas que mejorarían, cuáles las que dejarían, cuáles 


las que cambiaría.

Dejó la pregunta flotando.

miércoles, 16 de abril de 2014

"Si Massot puede ir preso, nosotros también": Los responsables civiles de la dictadura temen por el avance del juicio contra Vicente Massot -director de La Nueva Provincia- por delitos de Lesa Humanidad



Vicente Massot está acusado ante la Justicia de mandar a asesinar a trabajadores del diario La Nueva Provincia, que él dirige. Es apólogo del terrorismo de estado y la tortura, tiene que rendir cuentas ante la justicia. Puede ser condenado por delitos de Lesa Humanidad. Adepa, Kovadloff y todo el establishment salen a bancarlo por miedo a que la justicia termine con la impunidad de los responsables civiles de la dictadura.

La unidad fiscal que investiga delitos de lesa humanidad en Bahía Blanca acusa a Massot de participar en el plan criminal de la última dictadura. La responsabilidad de los Massot ya había sido señalada por el Tribunal Oral que condujo en 2012 el primer juicio a represores de la ciudad de Bahía Blanca. “No estamos hablando de periodismo ni de simpatía por una posición política, sino de la concreción de una etapa del plan criminal, específicamente diseñada, que La Nueva Provincia ejecutó a la perfección, sin fisuras y con un compromiso mayor incluso que muchos de los condenados”, dijeron los fiscales José Nebbia y Miguel Palazzani. 


Diario La Nación

Viernes 11 de abril de 2014

Preocupación de ADEPA por el allanamiento a La Nueva Provincia

Advirtió que la medida judicial compromete la libertad de expresión y que se corre el riesgo de instaurar el "delito de opinión"
La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) expresó su "preocupación" por el allanamiento realizado el último martes en la sede del diario La Nueva Provincia (hoy La Nueva), de Bahía Blanca, al que consideró que, por sus características, podría generar "el riesgo de que se pretenda instaurar el delito de opinión ".
La entidad que nuclea a los editores de diarios señaló en un comunicado que la situación, tal como se la llevó a cabo, "compromete las garantías constitucionales referidas a la libertad de prensa y genera el riesgo de que se pretenda instaurar el delito de opinión".
Al respecto, puntualizó que "las condiciones en que se cumplió la actuación judicial parecen constituir un nuevo eslabón de una larga cadena de ataques contra medios de prensa independientes, en tanto y en cuanto expresan visiones críticas sobre la realidad nacional".
El procedimiento, que fue ordenado en una causa iniciada contra directivos del matutino que investiga delitos de lesa humanidad cometidos por la dictadura militar, fue encabezado por los fiscales ad hoc José Nebbia y Miguel Ángel Palazzani.
Según La Nueva Provincia, la medida ordenada por el Juzgado Federal N° 1 de esa ciudad, hoy a cargo del juez subrogante Álvaro Coleffi, tuvo una clara "intencionalidad mediática".
----------------------------------------------------------------------------------------

Diario La Nación

Derechos Humanos  - Martes 15 de abril de 2014

Preocupan acusaciones contra Vicente Massot

Para la Academia de Ciencias Morales, se lo ataca por "instrucciones ideológicas"

La Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas expresó su "profunda preocupación" por la causa judicial que enfrenta el director del diario La Nueva Provincia, de Bahía Blanca, Vicente Massot en la que está acusado de colaborar en la comisión de delitos de lesa humanidad a través de las publicaciones del diario que dirige. "Expresamos nuestra profunda preocupación por la situación procesal en que se pretende involucrar al académico Vicente Massot sobre la base de instrucciones dogmáticas o ideológicas emitidas por el Ministerio Público", escribieron los académicos en la declaración firmada por Manuel Solanet, presidente de la institución, Santiago Kovadloff , vicepresidente, y Leonardo Mc Lean, secretario. "Manifestamos nuestra solidaridad con el doctor Massot, de indudable trayectoria personal, científica y moral, y esperamos de la Justicia una resolución de acuerdo a derecho, consecuente con el precepto constitucional de libertad de expresión, no sujeta a presiones del poder ni resultante de propósitos persecutorios", expresaron los académicos. Massot está llamado a prestar declaración indagatoria el 24 de este mes en la justicia federal de Bahía Blanca.
----------------------------------------------------------------------------------------

El 28 de enero de 2010 publicamos en La otra esta nota:

La vieja provincia

por Maximiliano Diomedi . Fuente: Patologías Culturales

Así como el periodista Pablo Llonto escribió La Noble Ernestina, el libro sobre Ernestina Herrera de Noble que cuenta la manera en que fue construyendo su poder a lo largo de las décadas -aliándose con los poderes de turno, pero por sobre todo sacando gran tajada en tiempos de dictadura militar- alguien deberá escribir alguna vez la historia de la familia Julio-Massot, propietaria de La Nueva Provincia, con pelos y señales.

La Nueva Provincia es un diario centenario que a lo largo de décadas fue moldeando el modo de pensar y sentir de -prácticamente- toda la sociedad de Bahía Blanca, una ciudad que se destaca en el mapa de la provincia de Buenos Aires y del país por su perfil conservador. Si bien siempre existieron y existen esfuerzos de radios comunitarias, diarios que plantean una visión distinta, poetas, músicos, artistas en general y editoriales que la hacen más respirable, sabrán entender que ninguna ciudad que viva entre la Base Naval Puerto Belgrano y el Quinto Cuerpo del Ejército puede jacarse de progresista. No al menos esta ciudad. Y sé perfectamente lo que estoy diciendo. De alguna manera yo también fui moldeado por esa mentalidad que se respira, que está en el aire. Imaginarán que -está de más decirlo, pero ahí vamos- el diario tiene que ver en eso. ¿Dije el diario? En realidad es el MONOPOLIO, o son los mecanismos aceitados durante años y años que terminan por aplastar cualquier intento de querer hacer otro tipo de periodismo. Si bien gran parte de la sociedad subestima el poder de interferencia en la subjetividad que tienen los medios, si de algo sirvió la discusión alrededor de la ley de medios fue para darnos cuenta de cuán indefensos podemos estar ante el tremendo poder que de allí emana, si es que no nos mantenemos alerta.

Durante años La Nueva Provincia, LU2 Radio Bahía Blanca y LU80 TV Canal 9 eran lo mismo. De algún modo actualmente también lo son, sólo que no en términos económicos sino ideológicos. Siguen conformando un bloque ideológico lo suficientemente importante como para que uno los identifique como una sola cosa. Aún hoy la cuestión funciona así: lo que cada mañana se publica en el diario se lee en los programas de radio de la primera hora (LU2 siempre se encargó de leer textualmente el diario entero página por página) y esa información es levantada por Canal 9 para su noticiero del mediodía. Paquete completo. Eso sin decir que, además, en 1994, el COMFER le adjudicó a la empresa Multivisión S.A, de la que participa la familia Massot, una licencia para la instalación, funcionamiento y explotación de un sistema de MMDS en la ciudad de Bahía Blanca. Todos los recursos a merced de la famosa construcción de la agenda. Nada muy diferente al funcionamiento de los grupos mediáticos que operan en Capital Federal, excepto que La Nueva Provincia se circunscribe a la ciudad de Bahía Blanca. A tal punto fue la familia Massot precursora en esto de las fusiones -el primer grupo multimedia de la Argentina- que la mismísima Ernestina cuando empieza a pensar en formar su conglomerado multimediático dice: si la Massot puede, nosotros también.

La historia de La Nueva Provincia se remonta a 1898. Fue fundado por Enrique Julio con la intención de hacer de Bahía Blanca la capital de una nueva provincia que estaría conformada por parte de la provincia de Buenos Aires, parte de La Pampa y parte de Río Negro. La idea resultó poco fructífera. Pero lo cierto es que el diario sí se convirtió en un bastión del sur argentino. En 1950 fue incautado por el gobierno peronista por su abierta oposición y recién en 1955 fue recuperado gracias a la "Libertadora". Quien se pone al frente como directora, un par de años después, es la nieta de Enrique Julio: Diana Julio de Massot, fallecida recientemente, quien en ese entonces tenía unos 27 años. Diana es la verdadera hacedora de La Nueva Provincia.

Las manos se le manchan con sangre a partir del 24 de marzo de 1976, cuando se convierte en el órgano de la Marina, avalando desde sus páginas la política represiva del gobierno militar, aunque para ser justos debemos decir que mantuvieron una coherencia en relación a las opiniones vertidas en el mismo diario unos años antes. Según Leandro Albani, (La Fogata) ya en 1973 se podían encontrar entre sus páginas referencias a la derecha peronista, como "aguerridos grupos de argentinos que defienden los colores patrios y reaccionan como hace rato debió hacerlo el país todo contra los trapos rojos", o al accionar de la Triple A reivindicando que "se juegan la vida en operativos paramilitares". Eso era La Nueva Provincia previo al golpe de Estado. Y más: en 1975, producto de un paro gremial realizado por trabajadores pidiendo un franco cada 4 días, tal cual establecía el convenio de trabajo, el diario estuvo 3 semanas sin salir a la calle. Finalmente debió cumplir con el convenio, pero una vez que reapareció salió con los tapones de punta. Diana Massot no se iba a olvidar tan fácil. Emprendieron una embestida contra los gremios y, oh casualidad, con Videla ya en el poder, el 4 de julio de 1976 encontraron los cadáveres de Enrique Heinrich y Miguel Angel Loyola -obreros gráficos del diario, Secretario General y Tesorero respectivamente del Sindicato de Artes Gráficos de Bahía Blanca. Dos cosas son seguras: que fueron secuestrados, torturados y acribillados, y que la directora los había acusado de formar un "soviet". El diario registró el asesinato por única vez dedicándole sólo 20 líneas. (Completo acá)

Más notas sobre Massot en La otra:

Cuentas pendientes en Bahía Blanca

Piden la detencion de Vicente Massot, director de La Nueva Provincia, por su complicidad con el terrorismo de estado

La democracia no es su fuerte

El BAFICI culminó en La otra, con Roger Koza y Leandro Naranjo (la revelación del festival)

Un programa para escuchar clickeando acá





Nuestro cierre del BAFICI de este año fue de lo más grato, porque el domingo terminamos viendo una de las películas argentinas que más nos gustaron, El último verano, la ópera prima del cordobés Leandro Naranjo, que también es crítico en la revista  Cinéfilo y miembro del cineclub Cinéfilo. Podríamos decir que Leandro Naranjo fue la revelación de este festival y un claro emergente de este movimiento tan promisorio del cine cordobés, del que este año también tuvimos otra muy buena película, Tres D, de Rosendo Ruiz, que además aparece en El último verano haciendo de sí mismo. Lo que da una idea del grado de interacción entre cineastas, críticos y cineclubistas cordobeses y muestra la singularidad de esta movida. Además, ambas películas comparten una gran eficacia para manejar los mecanismos de una comedia contemporánea y destreza para integrar una reflexión sobre la experiencia cinematográfica en sus narraciones. Un cine inteligente, con gracia y capacidad de saltar el cerco de públicos cinéfilos. Este fue el año del cine cordobés en el BAFICI y  creo que podemos esperar grandes cosas de ellos. En un próximo post me dedico a analizar El último verano. Pero ahora quiero seguir contando cómo cerró nuestro BAFICI. 

Al final de la proyección me acerqué a Leandro Naranjo y le propuse una entrevista para esa misma noche en La otra.-radio. Y en el programa mantuvimos nuestra feliz tradición de cerrar el BAFICI con la participación de Roger Koza, quien conoce como nadie la movida del cine cordobés, así que compartimos la entrevista con Naranjo. 

Obviamente, también hablamos de todo el BAFICI, del estado del cine contemporáneo, de los realizadores jóvenes y de una generación de cineastas que son artistas del siglo XX en el XXI, como Edgardo Cozarinsky y Rita Azevedo, que tienen para aportar  una perspectiva histórica diferente a la de tantos cineastas jóvenes.

Yo tenía preparadas como diez preguntas para hacerle a Roger, que anticipé en un post del domingo (ver acá), pero la charla fue encontrando su propio camino, así que apenas le pude hacer dos o tres. El resto quedará para otra oportunidad, o simplemente seguirá flotando en el viento. 

En cambio, nos dedicamos a repasar junto con Roger y el staff de La otra (Maxi Diomedi, Martín Farina y la visita de Lautaro García Candela, del blog Cuando el arte ataque) las películas que más nos gustaron del festival. Nos detuvimos especialmente en las dos de Tsai Ming-liang, en la retrospectiva de Rita Azevedo, en El rostro (Gustavo Fontán), en Norte, el fin de la historia (Lav Díaz), en la extraordinaria Why don't you play in hell (Sono Sion, ampliaremos), entre otras. Escuchamos música de BAFICI, las hermosas canciones que hizo Alex Turrner (Artic Monkeys) para la película Submarine, de la productora inglesa WARP, una buena versión que hace Robin Wright de "Forever young" de Dylan, para la fallida película The Congress (Ari Folman); y una canción llamada "Cristina", de la banda de sonido de Cae la noche en Bucaarest (Cornelio Porumboiu), otra de las grandes películas de esta edición.

También estuvimos hablando de un par de posibilidades que nos despiertan grandes expectativas: que la nueva película de Lisandro Alonso esté en el próximo festival de Cannes, y que se estrene en Buenos Aires una de las grandes películas de los últimos años. Para saber más clickeen acá y escuchen el programa. 

Con Roger quedamos en que vamos a estar comunicados durante Cannes vía Skype: un corresponsal de lujo.

martes, 15 de abril de 2014

Este es el libro que a Lanata no le va a gustar leer


Sale a fin de mes y lo escribió uno de los grandes periodistas argentinos, que conoció a Lanata muy de cerca durante muchos años: desde que ambos eran muy jóvenes hasta el fracaso de Crítica de la Argentina. Será segurmanete algo bastante distinto de lo de Majul, por lo de la calidad periodística y humana de Blaustein. Seguramente no habrá chismes escandalosos ni injurias. La cercanía del autor hacia el retratado, su mesura y su inteligencia me permiten prever que este será un libro de lectura imprescindible.

Se viene un libro sobre Jorge Lanata escrito por Eduardo Blaustein



Eduardo Blaustein conoce bien a Lanata: desde la década del 80, en la redacción de la revista El Porteño, hasta el fundido diario Crítica de la Argentina (marzo de 2008 - abril 2010).

Dice Blaustein: "Esta foto de mediados de los '80 creo que la sacó con disparador automático el amigazo Eduardo Rey, el que aparece con visera. La señora que está detrás suyo es Ofelia, la que hacía la comida para los que trabajábamos en la revista El Porteño. En la otra punta, calvicie frontal y barba, Ernesto Tiffenberg, actual director de Página/12. Abajo de él, la periodista y cuentista Andrea Ferrari. Al lado de Ernesto, Marcelo Cofán, entonces cadete y músico metalero. Abajo de Marcelo, con el pelo un poco menos largo, el que escribe. La otra barba tupida es de Jorge Lanata, que ayer reapareció en PPT. A esta hora La Nación, no Clarín, destaca ese regreso en su edición digital. De esos recuerdos, lo que vino después y estos presentes habla el libro sobre Lanata que en unas semanas estará en las librerías".

Blaustein escribió antes Decíamos ayer. La prensa argentina bajo el Proceso junto a Martín Zubieta (Colihue, 1998) y Años de rabia (Ediciones B, 2013).

El libro sobre Lanata estará en las librerías a fin de mes. El título aún se mantiene incógnito.