lunes, 25 de julio de 2016

Cristina no teme ir presa: el problema es de ellos



Lanata le dice a Macri: la gente quiere ver presa a Cristina. Macri se lo concede.

Un fin de semana frío en el que empiezan a dibujarse los contornos de una nueva configuración política. Porque los tiempos, el clima. el tempo y las palabras con las que se canta cada momento de la historia no aparecen inmediatamente ni se mueven al ritmo de los deseos de nadie, suenan como se les canta. El poder, esa bestia esquiva. Pese a todo y por suerte la historia no se puede diseñar. Se puede simular el desenvolvimiento de un modelo en el tiempo pero hay variables que no pueden reproducirse en un laboratorio social.

Argentina algunas veces en su historia fue tratada como un laboratorio social.

La dictadura de Videla fue uno de esos momentos. Ahora es otro. Es decir: un alineamiento muy macizo de los poderes: oligárquico, financiero, mediático, judicial, el 90% del sistema político de representación, todos respondiendo a un guión de hierro. Esta vez empezó a funcionar exactamente el 10 de diciembre pasado, una puesta en escena esmerada en sus mínimos detalles. El repertorio inicial traía aires de ligereza, globos amarillos, sale fiesta en el bunker de macri, "hoy ganamos los boludos", dijo un boludo.



Todo eso se diseña. Pero la realidad es terca.

Recién ocho meses de gobierno de Macri y ya Morales Solá tiene que salir a aclarar que el presidente no es De la Rúa. Argentina tiene tensiones permanentes que no cesan a partir de ningún gesto fundacional. No terminó la inflación cuando Alfonsín anunció el Plan Austral, la casa no estuvo en orden después del intento de golpe de los carapintadas, no hubo reconciliación después de los indultos de Menem, la historia no terminó cuando dijo Fukuyama, el golpe en la mesa de De La Rúa no produjo una impresión de autoridad. Y por sobre todo: la dictadura masacró a una generación, aterrorizó a los que quedaron vivos, lavó cerebros y destruyó el tejido social. Aún así: no pudieron cumplir su ciclo estratégico de "Reorganización Nacional", se fueron a los empujones, fueron juzgados finalmente, los genocidas como Videla vivieron su peor momento con los Kirchner y murieron en celda común. El avance de la justicia estaba empezando a rozar a los dueños de la dictadura: los Massot, los Blaquier, esos apellidos que hace pocos meses estaban en el banquillo de los acusados, a los que ahora muchos argentinos con sus votos les devolvieron el país normal.

Este país no es normal. La Argentina contenciosa, o camorrera, si elegimos una palabra menos sociológica. El diseño cerrado de Cambiemos, con todos los poderes alineados, llega un punto en que empieza a oxidarse al contacto con el aire. El aire del planeta quiso que el pimer semestre fuera frío y el segundo empieza gélido. El frío es la prueba de realidad. El tarifazo fue el tropiezo.

El macrismo parece haber advertido algo: el crédito se le va acabando. José López y las monjas le dieron un tiempo extra. Ahora están tratando de estirar el efecto: lázarobáezjosélópezlázarobáez. Pero no surte el mismo efecto: el fiscal Moldes y la DAIA intentan revivir a Nisman, que ya les prestó demasiados servicios.

Lanata le dice a Macri: la gente quiere ver presa a Cristina. Macri lo deja seguir, le concede. En este pequeño paso de baile veo una admisión de debilidad. Necesitan traer a Cristina, necesitan eliminarla. Están pensando en salvarse para volver a enterrarse. Cuando el gobierno no sabe qué hacer, dice "Cristina", pero su inconveniente es que la necesidad de reponerla surte efecto siempre que sea para eliminarla. Y luego volver a evocarla otra vez, sombra terrible patagónica, y volver a eliminarla. La duda que se les nota es que ponerla presa es la carta que todos saben que se guardan en la manga para cuando las cosas se pongan muy fuleras para ellos. El problema es que se nota mucho y nadie puede arriesgar cuánto durará el efecto. O si no será peor. 

¿Amenazar constantemente con apresarla, sin llegar a hacerlo? ¿Dejar correr el tiempo hasta que el deterioro inevitable del humor social lo haga imperioso? ¿Cuando ya sea demasiado tarde? ¿Presa cuánto? Suponiendo que en el núcleo duro del votante macrista la foto de Cristina presa produzca algarabía, ¿cuánto durará el efecto? ¿y si la combinación de ella presa y el pedido de que el pueblo haga un último doloroso sacrificio se les vuelve en contra? Si "Cristina tiene que ir presa" es el principal sostén del régimen, significa que no tienen nada mejor que ofrecer. No habrá lluvia de inversiones ni efecto rebote, sino recomendaciones de los organismos financieros de que es preciso ser más austeros, apagar más luces y estufas, esperar más tiempo un derrame que se aleja como la zanahoria al burro.

Este fin de semana frío la cosa está así: Macri resuelve dar entrevistas a interlocutores amigos, gente que lo trata con afecto y le evita cualquier disgusto. Macri sobreactúa relax, afabilidad y se viste de invierno frío y estufa apagada. Justo al revés de la foto que hizo circular cuando se jugaba la final de la Copa América: en pocas semanas hubo que sustituir "el calor del hogar" por "el frío de la austeridad" como dos imágenes de diseño que, estando tan cerca una de otra, muestran la falsedad de las dos.

Cristina también apareció en una rueda de prensa ante corresponsales extranjeros. También se nota afinidad política con sus interlocutores. Tanto las entrevistas de Macri con Fantino, Lanata y Barili, como la de Cristina con Telesur muestran que los interlocutores dejan a cada uno desplegar su figura. Cristina se extiende en amplias contextualizaciones regionales e históricas. La entrevista se propaga por las redes pero ellos intentan voltear el video varias veces. Necesitan tenerla pero cuando aparece no quieren verla. Macri apela a la complicidad de sus amigachos para contestar con guiños, frases de cinco palabras, oraciones unimembres: le dijeron que eso le conviene pata contrastar con Cristina. Pero además es difícil que Macri pueda decir algo más. 

El que gobierna es Macri. Nadie sabe cuánto vale el gas ni cuándo va a llegar la factura. A esta altura cuaqluier salida del matete tarifario parece mala: mantenerlo, postergarlo para el año que viene, retroceder, pasarle la pelota a la Corte: todas las salidas  tienen un costo político todavía incalculable. Los focus groups deben estar trabajando a destajo. Los callcenters de Peña Braun al pie del cañón esperando que les dicten el hashtag. Lo que se acerca son las elecciones de medio término. Monseñor Aguer dice que habría que eliminarlas, porque no dejan gobernar. 

Lo interesante en estas entrevistas de ambas figuras políticas no está tanto en lo que dicen, sino más bien en lo que callan. Una sola cosa que dice Cristina tiene un filo cortante: no teme ir presa: "cuando te metés con los poderosos, sabés que podés terminar presa". Ahí la debilidad se hace fortaleza: es un problema de ellos decidirse a hacerlo o dejar pasar la oportunidad. Ella, los desafía, los está esperando.

Una buena noticia para la política macrista sería que no necesiten amenazar con ponerla presa. Y si dejaran libre a Milagro Sala, sería un síntoma de que la política de Macri empezó a funcionar.

Cristina, dice un recuadro firmado por Edgardo Esteban para Página 12, no quiere anticipar nada sobre su futuro político: "Un solo tema no abordó, prefirió aun mantener el silencio sobre su futuro político. Según un vocero cercano, no es el momento para anticipar el camino político que tomará la máxima referente del kirchnerismo". Ese silencio se vincula con la ansiedad que provoca cualquier gesto de ella al respecto. Para mí quiere decir dos cosas: ella está haciendo política (la misma entrevista es signo de eso) y no está preocupada por aglutinar a la oposición en las elecciones del año que viene. La preocupación de pejotistas, peronistas amigables y conversos de última hora es prenderse en algún bondi que lleve a 2017. No es ese el tiempo que apremia Cristina.

Y Macri tiene que hacer algo que no le sale del todo: gobernar.

domingo, 24 de julio de 2016

Qué edad tengo

Los nuevos discos de Palo Pandolfo y la Hermandad, Francisca y los Exploradores y The Avalanches: hoy a la medianoche en Radio Gráfica, 89,3, online acá.


Dónde vas
está lloviendo
son las 3 de la mañana
hace tiempo esperaba.

Un movimiento
siempre tan disimulada
te di un beso y ya no estabas.

Quedaté
quedaté hoy
no te vayas de la fiesta.

Hace 10 minutos la gilada echaba humo y abordaba un tren
rumbo al alba, otro after
entre el cementerio de colillas en el que nos encontrábamos
había una lápida, nuestro nombre estaba escrito ahí
con un anagrama de etiquetas de cerveza yo te invité
a multiplicar la especie, a multiplicarnos.

Quedaté
quedaté hoy
no te vayas de la fiesta
quedaté
qué edad tengo
tantas vueltas que nos dimos
se aburrieron tus amigos.

Quedaté
quedaté hoy
no te vayas de la fiesta
quedaté
qué edad tengo
tantas vueltas que nos dimos
ya se fueron tus amigos
quedaté
quedaté hoy
no te voy a hablar de amor
a esta hora a quién le importa.



sábado, 23 de julio de 2016

Nietzsche: Hombre, Mujer o Superhombre


Capítulo XII: Eterno Retorno

¿Qué viene después de la muerte de Dios? Tres conceptos que Nietzsche lanza a partir del anuncio del asesinato de Dios: el Eterno Retorno de lo Mismo, la Voluntad de Poder y el Superhombre. Esos tres conceptos van a dominar el pensamiento de Nietzsche hasta su final [abrupto].

El Eterno Retorno es quizás el elemento más anómalo de todo el pensamiento nietzscheano, la piedra con la que todas las interpretaciones se topan sin saber bien qué hacer. Tomarlo como su filosofía de la historia no lo deja muy bien parado, ni siquiera parece interesante: ¿se trata de la banalidad de que todo vuelve una y otra vez igual? ¿qué tendría esto de estremecedor? Pero es notorio que el propio Nietzsche quiere dotar a la comunicación de esa experiencia de un halo terribilis. La experiencia del Eterno Retorno lo asalta como una experiencia mística. Es curioso que lo que pone fin a su etapa "iluminista" sea una experiencia mística:

"La concepción fundamental de la obra [Zaratustra], el pensamiento del Eterno Retorno, esa fórmula suprema de la afirmación a la que pueda llegarse, es de agosto del año 1881: se encuentra anotado en una hoja en cuyo final está escrito: «En Sils Maria, 6000 pies sobre el nivel del mar y más alto sobre todas las cosas humanas»..."

Sin embargo, mucho antes de este arrebato en las alturas, ya hay escritos juveniles donde Nietzsche había especulado con la idea del Eterno Retorno, sin la conmoción que en 1881 lo sacude. Tampoco puede decirse que la doctrina del Eterno Retorno sea original. En la antigüedad, Heráclito sostenía que todas las cosas perecen en el fuego y luego vuelven a aparecer, en lo que se denominó "el gran ciclo cósmico"; también hay alusiones al eterno retorno en los estoicos. Entonces, si Nietzsche ya había considerado esta idea, si forma parte de la herencia antigua ¿por qué esta experiencia de 1881 lo perturba tanto y se siente empujado a ser el portador de la noticia?

¿Qué significa exactamente? La certeza de que este instante que estamos viviendo se va volver a repetir infinitas veces, que ya se repitió infinitas veces.

El propio Nietzsche, a lo largo de estos años, adopta distintas actitudes frente a su experiencia y su consiguiente misión. En algún momento quiere racionalizar la idea y trata de buscar fundamentos en libros de ciencia. Busca por el lado del principio de la conservación de la energía. La cantidad total de la energía del universo permanece constante, no se agrega ni se pierde nada; por ende, arguye Nietzsche, si el tiempo es infinito, todas las cosas volverán a combinarse del mismo modo una y otra vez. Esta es su versión cosmológica. ¿Por qué sería inquietante? Rüdiger Safranski dice que esta manera de presentarlo es un argumento frío, no es capaz de perturbar a nadie. Si esto que estamos viviendo ya se repitió infinitas veces y no nos damos cuenta, ¿qué tiene de inquietante?

Ahora, Nietzsche sí se ha dado cuenta: lo terrorífico sería que se va a repetir lo horrible de su existencia, lo que él quisiera dejar atrás. Si uno lee su correspondencia de esos años, encontramos una monótona repetición de quejas por sus padecimientos físicos y sus torturas psíquicas. La idea de que eso tenga que volver a vivirse infinitamente puede volverse una fantasía infernal. Sin embargo, él dice que quien sea capaz de no sucumbir frente a esa certeza se transforma en Superhombre ("lo que no me destruye, me fortalece"). Safranski considera la posibilidad de darle al Eterno Retorno una interpretación "pragmático existencial", que consiste en volver a elegir tu existencia tal como ha sido, decirle "sí" infinitamente. Se trataría entonces de una posición ética subjetiva, que se manifestaría como un estilo de existencia y no de una teoría cosmológica. De todas maneras, aún interpretándolo así, tampoco suena tan terrible, no se entiende cómo iría a producir un cimbronazo en la civilización occidental, como Nietzsche presume. Podemos comprender que el advenimiento del nihilismo promueve un acontecimiento terrible: puede ser que ahora lo estemos atravesando y no hace falta explicar lo que tiene de terrorífico. No parece ser el caso del Eterno Retorno.

Él se da ánimos para soportarlo: "¿Es cierto que lo haré innumerables veces?". En otro escrito póstumo: "Imprimamos la copia de la eternidad en nuestra vida. Este pensamiento tiene mayor contenido que todas las religiones que desprecian la vida como algo fugaz e inducen a mirar hacia una determinada vida diferente". El Retorno significaría que esta vida nuestra [y no una vida más allá de esta] es eterna. Cada instante permanece en la eternidad.

La existencia que dice sí a lo terrible: yo pienso que Nietzsche siempre está bordeando el cristianismo, aún cuando él crea que lo está superando. La idea del asesinato de Dios, de que "nosotros lo matamos", bien puede leerse con una connotación evangélica. La aspiración de imprimir la eternidad en el tiempo es perfectamente compatible con una interpretación del cristianismo. Así es como lo experimenta unas décadas antes Kierkegaard. La bienaventuranza como un estado del corazón y no como una vida después de esta vida, la intersección de la eternidad y el tiempo en este instante. Hasta usa el mismo concepto. Para Kierkegaard esta experiencia no es compatible con la versión vulgar de la cristiandad, que promete el cielo para después de la muerte: el cielo es vivir ahora en la eternidad. Un instante lleno, el "pleroma" al que se refiere Johannes Climacus, pseudónimo de Kierkegaard, en Migajas filosóficas:

“Y ahora el instante. Este instante es de naturaleza especial. Es breve y temporal como instante que es, pasajero como instante que es, es pasado como le sucede a cada instante en el instante siguiente, y decisivo por estar lleno de eternidad. Para este instante tendremos que contar con un nombre singular. Llamémosle: plenitud en el tiempo”.

Kierkegaard no inventa esta idea del instante pleno de eternidad: lo saca de la Epístola a los Gálatas. Llama al instante la encrucijada entre el tiempo y la eternidad. Treinta y cinco años después Nietzsche dice que el instante es el portal de la eternidad. ¿Dicen lo mismo? No es seguro, pero tampoco es imposible.Hay una diferencia: en Kierkegaard es el amor al prójimo lo que te vuelve eterno. Nietzsche parece haberse quedado sin prójimos y dispara una flecha hacia el que vendrá: el Superhombre.


Lo pueden escuchar acá.

*****

Capítulo XIII. Así habló Zaratustra

Las cuatro partes de un libro donde Nietzsche se vale de ese personaje para decir aquello que no puede ser dicho por él de manera directa. Dice Heidegger que Nietzsche crea el personaje de Zaratustra para que piense lo que él no puede pensar. Toma el nombre de un viejo sabio persa, Zoroastro, quien hace miles de años habría enseñado las tablas del Bien y del Mal y lo "hacer volver" para que Zaratustra rompa esas tablas.

En la primera parte del libro, Zaratustra anuncia de la muerte de Dios y no es comprendido. Solamente consigue el rechazo de la multitud que lo desprecia y a la que él desprecia. A partir de ese primer desencuentro, comenzará un extenso soliloquio. Encontraremos a un Zaratustra hablando siempre solo, con sus animales, o con interlocutores que no están a su altura. Zaratustra habla al vacío o a un interlocutor que todavía no nació, prefiere pensar Nietzsche.  Esto evidencia su situación existencial de entonces, porque él se siente rodeado cada vez más por interlocutores que no están a su altura.

En la segunda parte del libro Zaratustra anunciará al Superhombre. En la tercera, la doctrina del Eterno Retorno. En la cuarta (escrita unos años después) Nietzsche intentará bajar el tono profético de las partes anteriores y aludir con un cierto humor a los "últimos hombres", aquellos que ante la muerte de Dios no pueden alcanzar la otra orilla y se quedan en un nihilismo incompleto. Es posible que detrás de esos personajes se escondan los interlocutores reales que Nietzsche encontró en esos años, ninguno de los cuales parecía ya poder entablar un diálogo a la altura de su "mensaje".

Uno de esos interlocutores fallidos es una mujer, una joven aristócrata rusa a la que él, ni bien la conozca, le propondrá -sin demasiada convicción- casamiento. Lou Andreas Salomé. Nietzsche intentará varias veces trasmitirle con sigilo su experiencia del Eterno Retorno, esa idea cuyo peso temía no poder sobrellevar solo. Lou no se mostró particularmente deslumbrada por el terrible secreto que él le insinuaba. La relación entre ellos fue intensa y breve. Al final, Nietzsche quedará herido por este fracaso. Años más tarde ella escribirá:

"Lo común a los dos es el fundamental rasgo religioso de nuestra naturaleza, el cual quizás ha hecho su irrupción en nosotros con tanta fuerza porque somos incrédulos en el sentido más extremo. En el incrédulo la experiencia religiosa no puede referirse a ningún Dios y ningún cielo fuera de sí, donde puedan saldar sus cuentas las fuerzas formadoras de la religión, tales como la debilidad, el miedo y la codicia. En el incrédulo, la necesidad religiosa que ha surgido a través de la religión, por así decirlo, puede ser arrojada de nuevo a uno mismo, convertirse en fuerza heroica de su esencia, en el impulso de la propia entrega a un gran fin".

¿Qué pasa cuando matamos a Dios? ¿En que nos hemos de transformar? El hombre necesita matar al Dios que él creó y hacerse cargo de su propia fuerza creadora, potenciándose y desbordándose: desbordando su humanidad, rompiendo su propio molde: Die Übermensch. El Superhombre es una instancia que pretende desbordar lo humano, dejarlo atrás como un intento fallido de la vida. Es inevitable encontrar en estas ideas un eco del darwinismo que flota en el aire por esos años. Una vez más, como pasa con la doctrina del Eterno Retorno, Nietzsche vacilará entre construir una racionalización basada en sus lecturas científicas o revestir este advenimiento de una sonoridad mística, una religión para incrédulos, como decía Lou. Para hablar del Superhombre con parábolas sugerentes e imprecisas, Nietzsche escribe Zaratustra. Cuando trate de describir el temple con que una especie superior se destile a partir del sacrificio de los malogrados, su precisión sonará horrible: La genealogía de la moral será el libro que dé ánimos a los proyectos eugenésicos de los nazis de las décadas venideras.

El capítulo XIII se escucha acá.


*****

Capítulo XIV. Zaratustra habla solo

En este capítulo contamos con un invitado de lujo: el escritor Pablo Ramos. 

Ante nuestra pregunta recurrente, ¿qué pasa después de la muerte de Dios?, aparece el peligro de quedarse solo frente a nada. Ese peligro se percibe en los soliloquios de Zaratustra: si Nietzsche tenía la intención de presentar su doctrina con tonos grandiosos, el libro en cambio se vuelve una prolongada sucesión de sentencias lanzadas al vacío. Como no hay un otro, no hay auténtico drama. Le habla a la muchedumbre y ellos se burlan. Le habla a sus animales, le canta a la noche, saluda al sol, se deshace de sus discípulos, que lo han encontrado "demasiado pronto". Siempre habla solo: nadie puede contraponerle una palabra otra. "Para encontrar un interlocutor que esté a mi altura, tengo que retroceder varios siglos, para hallar a Heráclito; o tengo que dirigirme a quien todavía no ha nacido". Es una fuga desesperada.

La figura del Superhombre dará lugar, en las sucesivas oleadas interpretativas del siglo xx, a diversas lecturas: desde la lectura nazi hasta una liberal libertaria, desde lecturas anarquistas hasta la exaltación del burgués que no depende ya de ninguna otra cosa más que de su voluntad desmesurada. El Superhombre como la exaltación del artista o como ejecutor de una Voluntad de Poder sin límites. En esta amplitud de rangos (todos los cuales pueden fundarse en algunos pasajes del propio Nietzsche) podemos reconocer su necesidad de postular una superación de lo humano y la indeterminación de sus contornos.


El presagio horrendo: "Se trata de ganar aquella enorme energía de la grandeza, a fin de que, mediante el cultivo de la especie -y, por otra parte, de la destrucción de millones de malogrados-  se configure el hombre futuro, y no perezcamos por el sufrimiento que producimos, un sufrimiento de tal tamaño como no lo hubo con anterioridad" -escribe en un fragmento póstumo. Horrible. En La genealogía de la moral: "La humanidad como masa sacrificada al desarrollo de una única especie fuerte de hombre: eso sería un progreso". Este es el Nietzsche que veneran los nazis.

Si esto nos resulta insoportable, podemos avanzar unas décadas después de la derrota de Hitler, incluso de la caída de la Unión Soviética. Para quedarnos con la voluntad desencadenada de la burguesía que construye para destruir en un despliegue incesante de poder. Pero eso ya lo había profetizado Marx, unos años antes de Nietzsche. Quizá esto podría hacer el Superhombre:

“Todas las relaciones estancadas y enmohecidas, con su cortejo de creencias y de ideas veneradas durante siglos, quedan rotas; las nuevas se hacen añejas antes de haber podido osificarse. Todo lo sólido se desvanece en el aire; todo lo sagrado es profanado, y los hombres, al fin, se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas”.

Quizás el Superhombre no fue derrotado en 1945, sino que está entre nosotros.


El capítulo XIV se puede escuchar acá.

Hoy a las 17:00 en FM 88,7, seguimos con el capítulo XV: el Nietzsche de Heidegger.

viernes, 22 de julio de 2016

El caso de Milagro Sala y el ingenio Ledesma: los Blaquier, Gerardo Morales y la continuidad del terrorismo de estado en la Jujuy actual

Cristina, Verbitsky, Sandra Russo, Juliana Marino y Cristina Banegas en una charla por la libertad de Milagro Sala



No acostumbro a postear videos tan largos como este que registra la charla de ayer en el Instituto Patria, que contó con la presencia de Horacio Verbitsky, Sandra Russo, Juliana Marino (integrante el Comité para la Libertad de Milagro Sala), la actriz Cristina Banegas y por teleconferencia desde El Calafate la presidenta Cristina Kirchner. Pero la ocasión lo amerita. En esta charla se trató el caso de las graves violaciones al estado de derecho que se están comentiendo en la provincia de Jujuy a partir de la detención de Milagro Sala en enero de este año, a pocos días de asumir como gobernador Gerardo Morales (que cuenta con el apoyo de Macri y Massa... ¿qué pensarán los dirigentes del Movimiento Evita sobre este pequeño detalle?).

Milagro es la primera presa política de este gobierno y su detención, violatoria de las garantías constitucionales, tiene como fin propagar el miedo y desarticular a las organizaciones sociales de Jujuy y de país. Morales llegó a la gobernación para restaurar el reinado del terror de los Blaquier en la provincia. Hace una semana se llevó a cabo otra represión feroz contra los trabajadores del Ingenio Ledesma. A pesar de este estado de facto que se vive en Jujuy, ayer miles de personas marcharon recordando el 40 aniversario de la noche del apagón, en la que los Blaquier, con la colaboración de las fuerzas de la dictadura, secuestraron a 400 personas, de las cuales 30 siguen desaparecidas hasta hoy. La alianza entre los Blaquier, el gobierno nacional de Cambiemos y el provincial de Morales marca una inquietante continuidad entre la dictadura y la Argentina actual.


Cristina, desde Ríos Gallegos dijo ayer: "Nunca creí que volvería a vivir en un país con presos políticos. Y miren que durante los 8 años que fui presidenta me insultaron, me agraviaron, me denunciaron, quisieron destituirme... pero a mí jamás se me hubiese ocurrido bajar a nadie de un transporte por portar un cartel en contra mío. No quiero vivir en un país así. Elegí vivir en un país con muchísima libertad donde todos pudieron expresarse, y además, tuvieron derechos sociales y económicos que fueron respetados. Cuando te quieren quitar la igualdad que lograste, lo primero que te van a arrebatar es la libertad. Por eso hoy la libertad de Milagro Sala tiene un valor simbólico muy importante para los argentinos".

Juliana Marino, como integrante el Comité para la Libertad de Milagro Sala, solicitó la ayuda de todos para lograr la máxima visibilidad que pueda dársele a estas graves violaciones a los derechos humanos que se están cometiendo en nuestro país. Para brindar todo tipo de colaboración, se puede escribir a libertadamilagro@gmail.com.

Acá la charla completa, con la teleconferencia de Cristina incluida.



Nota: A la altura de 1:18:45 y hasta 1:21.14 la garbación se interrumpe; a partir de ahí, se retoma la disertación de Verbitsky. Vale la pena verla hasta el final, cuando el periodista y presidente del CELS se refiere a la participación de la familia Blaquier, propietarios del Ingenio Ledesma, en la noche del apagón y la subordinación del actual gobernador de.Jujuy, Gerardo Morales, a esa siniestra familia.

En una carta que Milagro escribió hace pocos días, vuelve a denunciar esta relación político-empresarial:

MORALES LE ESTÁ DEVOLVIENDO FAVORES A SU AMIGO BLAQUIER

Esta semana se corroboró, y lo digo con cierta tristeza, que no me equivoqué en mi carta anterior cuando planteé que el Frente Unidos y Organizados por la Soberanía Popular era la única oposición a este gobierno nefasto que estamos sufriendo los jujeños.

Juan Manuel Esquivel, legislador de nuestro espacio, fue el único diputado provincial que acompañó a los trabajadores de Ledesma cuando sufrieron la brutal represión por parte de la policía de Morales. Como bien denunció Juan en una conferencia de prensa junto a la Mesa contra el Ajuste, como en el 76, las fuerzas represivas vuelven a estar al servicio de Blaquier. No es casual. Gerardo debe devolver los favores recibidos durante la campaña electoral.

¿Recuerdan? Me acusaban a mi de ser socia de Fellner. Y resulta que quienes fueron socios históricos fueron ellos dos que llevaron a la quiebra al Ingenio La Esperanza y ahora se lo van a entregar por dos pesos a su amigo Blaquier... con 800 trabajadores en la calle.

Por eso digo que el PJ local no es oposición. Pero hay una gran diferencia entre unos y otros. Mientras los peronistas siempre respetaron sus acuerdos con los radicales, apenas asumió Gerardo los traicionó. Y así y todo quienes deberían defender las banderas del justicialismo aprobaron las leyes de Presupuesto, de ampliación del Superior Tribunal de Justicia y la autorización para endeudar la provincia, entre otras tantas.

Por eso la feroz persecución contra nuestros compañeros se profundiza día a día. Ya somos 11 los presos políticos. Sumaron esta vez a Raul, mi compañero y secretario de prensa de la Tupac. No pueden soportar que uno siga expresando lo que por todos los medios quieren ocultar pero que es imposible tapar: que hay miles de cooperativistas sin trabajo, que dejaron 800 laburantes de La Esperanza en la calle; que mientras Morales duplicó los funcionarios de 350 a 700 con sueldos que van desde los 80 mil a los 100 mil pesos le ofrece un miserable 8% de aumento a los estatales que todavía tienen "la suerte" de tener trabajo y que profundizan las medidas de fuerza con cada vez mas alto acatamiento, por mencionar solo algunas situaciones. Que no cumplió ninguna promesa de campaña, salvo la de encarcelarme a mí, lo que demuestra también que el Poder Judicial está a su servicio. A los cooperativistas y policias a los que les prometio incrementos salariales, nada.
Y a pesar de todo lo que están haciendo, seguimos con la frente en alto, con las convicciones de siempre. A la militancia le pido que siga luchando para que no se pierdan los derechos alcanzados durante los últimos 12 años y que desde su llegada al poder Macri y Morales estan avasallando.

Y para terminar, Gerardo. Yo sigo aquí, privada ilegalmente de mi libertad pero mi solidaridad sigue intacta. Yo desde acá te seguiré marcándo los errores y enviándote humildes consejos para ayudarte a gobernar. Ojalá Dios y la Patria en algún momento te perdonen por todo el daño que estas haciendo a los jujeños.

Milagro Sala

miércoles, 20 de julio de 2016

Mensaje de Milagro Sala desde la cárcel


El sinficalista Daniel Catalano, de ATE Capital, estuvo con Milagro Sala en la cárcel y a través de él, Milagro envió este mensaje a todos los compañeros.

Deconstrucciones

(Perla Kot, 2016)
Visuales LXXXVI




por Liliana Piñeiro

La furia ha pasado, y el viento se aquieta
sobre las ruinas

dura persistencia de lo que ya no es

poética de los restos, al fin
se nos ofrece