Cadete





Hormiguita Ocaña, primera candidata a diputada nacional de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires,
desconoce el caso Maldonado: "Ni el gobierno va a durar...".

viernes, 20 de octubre de 2017

"Unir a los argentinos...": ¿alguien recuerda un viernes preelectoral como este desde 1983?


"Basta": ilustración de Carmen Cuervo

La derecha hace política con muertos. ¿Te cabe alguna duda?

Momento mágico

La otra.-radio del domingo pasado, para escuchar clickeando acá 


El programa del domingo de La otra.-radio fue musicalizado por primera vez por nuestro discjockey invitado, Luciano Rosé, que nos trajo un montón de cosas extrañas cuya existencia ignorábamos, mayormente vinculadas a diversas vertientes del hip hop contemporáneo con vínculos con la electrónica (Danny Brown, A Tribe Called Quest, Darkside, Death Grips, Digable Planets, Madvillain) junto con algunos tecnoclásicos como Kraftwerk y Suicide y el clasicísimo y eléctrico Lou Reed, que hizo especialmente para la banda de sonido de Lost Highway (David Lynch) una canción de 1960 originalmente grabada por The Drifters y recreada por Lou para Lynch:



Este momento mágico
tan diferente, tan nuevo
yo estaba en cualquiera
hasta que te besé.
y entonces pasó,
me tomó por sorpresa
sé que sentiste lo mismo
por la forma en que mirabas.

Más dulce que el vino
más suave que una noche de verano
todo lo que quiero, lo tengo
cuando te aprieto contra mí.

Este momento mágico
mientras tus labios en los mios
va a durar siempre
siempre hasta el final del tiempo.



Lo único que me resta decir es que el tema cantado por Lou es uno de los pocos momentos cancionísticos de este programa lleno de sonidos raros y desafiantes, que pueden escuchar todos clickeando acá.

jueves, 19 de octubre de 2017

Manifiesto: El arte existe para trabar la maquinaria


El mercado y los medios de comunicación masiva bastardean el pensamiento de la vida popular. Disputemos la vida popular tomando de ella su alegría, su creatividad y su sufrimiento. De otro modo, sus sentires quedarán hablando la lengua del cautiverio mediático. Estamos ante un mundo en incesantes cambios tecnológicos. El arte debe investigar y al mismo tiempo debe cuestionar su dominio sobre la conciencia humana.

El habla de los medios conforma y construye un sentido común que solo reafirma ideas ya instaladas por ellos mismos. De este modo, toda experiencia transformadora se diluye. Reconstruyamos y estemos alertas a todas las experiencias populares en las que se ha logrado una comunidad justa y venturosa.



En el imaginario de la vida popular la educación continúa siendo la máxima inspiración para los adultos, para sus hijos y para los hijos de sus hijos. Pese a los arquetipos mediáticos, no aceptar sin más la idea de que las cosas son así. Si aceptamos esa frase, dejamos que las injusticias y los dolores de un pueblo se reproduzcan eternamente. Lo imposible es un estado de espera, no un obstáculo para realizar tal o cual cosa. Es un compás de espera, un tiempo de espera. Hay que estar al acecho, pero para estar al acecho culturalmente, tenemos que estar al acecho con las grandes creaciones y tener la lucidez de retomar las grandes líneas culturales y artísticas heredadas. Saber que no es posible sacudirse la memoria de los muertos. Los desaparecidos no están desaparecidos. Están entre nosotros. La realidad se compone de muchos planos. Comprender esa complejidad es la manera de acercarse a la claridad.



A los movimientos populares nuevos y antiguos les debe corresponder un gran arte. El arte no debe ser un olvido ni mucho menos un adorno. El arte está para impedir la reproducción de la maquinaria. Si hay estructura, si hay maquinaria andando, no hay transformaciones. la política, como el arte, tiene que tener esa capacidad de trabar la maquinaria. Hacer, reacer, desarmar, volver a armar, estallar, destruir, volver a construir sin miedo, con responsabilidad y memoria. Este es el mundo del arte y de la política. Desarmar para volver a armar, desarmar para volver a andar.



Del territorio y el tiempo: no estamos en cualquier lugar, estamos en Latinoamérica. Y hay que actuar temblando, ante la conciencia profunda de que esta tierra está siendo entregada, vendida y diezmada. La Patria se ha entregado. El neoliberalismo no tiene terrirorio. Su territorio es de empresa a empresa, de computadora a computadora, de finanzas, de negocios. Van por el obrero, por el empleado, por el maestro, por el científico, por el artista, por el niño de la calle, por la mujer, por el aire, por el fuego, por el agua, por la tierra. Este futuro es tierra baldía, tierra arrasada.


Las palabras que se dicen en un manifiesto no permiten un reposo. Están dichas para continuar y alentar otros pensamientos. En este caso, se trata de voces sobre nuestra patria. Compromisos sobre el territorio, el tiempo, la cultura, el arte, la tecnología, los medios de comunicación masiva y la memoria. Dilemas de un mundo sombrío que enluta nuestro país. Por eso también es un llamado a debatir e intervenir, con energía, audacia y fortaleza.

Liliana Herrero elaboró un manifiesto que se extenderá por 6 capítulos, del que ya publicamos el capítulo 1 acá. A fines de noviembre será proyectado en su totalidad, y luego se llevará a cabo un un debate sobre las perspectivas culturales y artísticas de este grave momento que vive nuestra Patria.

Realización y producción audiovisual: Gimena Tur y Majo Malvares.
Voces en off: Cristina Banegas, Luisa Kuliok, Carolina Papaleo, Dolores Solá, Rita Cortese y Liliana Herrero. Grabación y edición de Sonido: Acho Estol y equipo.

Producción y realización: Liliana Herrero y equipo.
Publicación y administración en redes: Silvina Rouvier, Hernán Giner y equipo web.

miércoles, 18 de octubre de 2017

El macrismo preparó un fin de campaña a pura represión y fraude: hoy no hacemos marcha



Nosotros elegimos el día, el lugar y la consigna de la movilización. Lo que está pasando desde ayer desde el oficialismo y sus medios de desinformación es una enorme operación psicológica. Quieren terminar la campaña con episodios de represión y más shows sangrientos para la tele. No creen en las elecciones y quieren pudrirlas del todo.

Nuestra inteligencia táctica nos exige máxima prudencia para no caer en la trampa que nos tendieron. La lucha por Santiago Maldonado y por el castigo a los culpables de su desaparición forzada va a seguir mucho tiempo. No hace falta una respuesta destemplada y pasional, sino inteligente y organizada, lo que hizo invencibles a los organismos de derechos humanos durante décadas. 

Hay que luchar por Santiago con noticias certeras y respetando la convocatoria de su familia, hay que cuidar el voto que el macrismo quiere pudrir porque le tienen miedo a las urnas, hay que confiar en nuestra organización.

 No hay que ir a marchas convocadas desde Radio Mitre, A24 e Infobae. Ojo al piojo: el día, el lugar, la hora los ponemos nosotros.

Fíjate quién convoca.


martes, 17 de octubre de 2017

El negacionismo y el tercio de los nada que ver

La otra.-radio del 16/10, para escuchar clickeando acá



El programa del domingo en La otra.-radio lo empezamos comentando un artículo de Alejandro Kaufman aparecido en el n° 5 de la revista Contraeditorial, extraordinariamente interesante, titulado "Antes y ahora, esto y aquello", de lo más lúcido que leí en los últimos tiempos, sobre las vinculaciones, relaciones, comparaciones que se establecen últimamente entre el régimen gobernante y las anteriores dictaduras; Kaufman también se refiere a los que se irritan ante quienes señalan algunas inquietantes continuidades. En un tramo Kaufman caracteriza esta irritación como una forma de negacionismo:

"El negacionismo nuestro, de ahora, no va dirigido solo a promover la impunidad de los perpetradores. No tiene como meta que se repita lo sucedido tal cual porque no hay repetición idéntica en la historia. como se sabe. Y por eso mismo es también ociosa la irritación por las comparaciones si no es por lo que efectivamente realiza el negacionismo: desalentar las evocaciones, las asociaciones de ideas y sentimientos, la inquietud por el presente y por el porvenir. (...) Quien reacciona airado por tales comparaciones no defiende las memorias sino solo censura las advertencias del presente. Así avanza un clima de época: los espantos del pasado congelados en una conmemoración vacía y despojada de sentido para la actualidad, y el presente sumido en la indiferencia frente al dolor de los otros, frente a la injusticia". 

Kaufman logra articular una serie de interrogantes que nos venimos haciendo en los últimos tiempo frente a las crecientes persecuciones del régimen y las continuidades con los procesos autoritarios del pasado que, por supuesto, no son idénticos a este. Sin embargo, Kaufman encuentra una continuidad notable:

"(...) de manera reconocible vuelve la pregunta de la mediación por parte de quienes no son perseguidores ni perseguidos, el otro tercio: -¿y con nosotros qué va a pasar? La pregunta es indiscernible y su recuerdo inconfesable. Es un discurso que forma parte del legado. Porque el legado, lo que resta, lo que queda, lo que nos mantiene abierta la herida, lo que vuelve, es todo ello y no hay línea demarcatoria natural que nos separe del pasado sino lo que hagamos, cómo hablemos, lo que deseemos, hacia donde vayamos. El interrogante de los exentos de persecución que preguntan o negocian por su destino evoca a quienes también lo hicieron en los años oscuros, aquellos a quienes se les decía que no debían preocuparse por lo que les sucediera a las víctimas de la época. Los actores que ahora muestran sus destrezas políticas en alegación de 'ayudar', 'gobernar' y 'mediar' tenían sus oportunidades de prestar servicios en aquellos tiempos de golpes. Quienes permanecen en el medio, idealmente ni perpetradores ni víctimas, ni difamadores ni difamados, ni acusadores ni acusados: inquieren por su destino. El poder responde aclarando quiénes deben preocuparse y quiénes solo deben esperar lo que les toque con tal de que consientan. Esa estructura de discurso forma parte de un legado y se encuentra disponible tal como la vemos asomar. Es lo que los golpes dejaron".

Es tan honda la formlación que hace Kaufman de la pregunta por lo político actual que no excluye en su interpelación a ningún sector ni posición de la acción política, la omisión, la descripción ni el comentarismo: incluso los descriptivos más neutros posibles y los callados quedan abarcados por la política, tal como Kaufman logra interrogarla. También aquellos que celebran a esta derecha como democrática.

"Cierto conformismo celebratorio porque la derecha accede al gobierno por elecciones en lugar de por golpes encuentra más o menos rápidamente su límite. (...) El Caballo de Troya al que se abre la puerta es seductor, se le prodiga hospitalidad. Tiene como propósito distraer, no hacer pensar y puede ser olvidado con mayor facilidad que la interrupción".

Citando sólo unos párrafos de un artículo bastante más extenso no le hacemos completa justicia: recomendamos leerlo en su totalidad. Anoche lo comentamos un rato durante el programa y esperamos contar con Kaufman muy pronto en el estudio del programa para comentarlo más largamente. 

Ese tramo del programa lo pueden escuchar clickeando acá.

lunes, 16 de octubre de 2017

Ojo que esto sigue. eh






Del encuentro colectivo de esta tarde qué te puedo contar. Las fotos alcanzan a trasmitir destellos de un resplandor. El resto, la parte más grande, la llevamos en la piel, en el cuerpo y en el alma. Hay muchos que no conocen estas experiencias porque la vida los llevó en otra dirección y ellos la obedecieron, o porque quisieron agarrar para un lado contrario, lo más lejos posible de experiencias como esta. La política es algo muy grande que te encuentra en todas partes, solo o acompañado, en tu living, en la calle, en tu conciencia, en tu sueño o en tu pesadilla. Difícil que puedas esquivarla. Las movilizaciones colectivas como las de hoy son solo una dimensión de esa ubicuidad. Pero una dimensión irremplazable, quizás la más antigua, la clásica, la siempre renovada: el encuentro de los cuerpos, las palabras y los cantos. Hoy cortaron la línea Roca de dónde vienen los más pobres de las localidades del sur. Pequeña mezquindad, como si con eso pudiera mellarse el cuerpo de tantos cuerpos. No, olvídense. La cualidad de estos movimientos no se rasga con esa pequeñez ni con otras que parecen grandes porque vienen de los dominantes. ¿Ustedes creen que van a terminar con nosotros con cortes en el Roca, con periodistas echados, con pedidos de indagatoria o con programas de acción psicológica? ¿Con cohetes a la luna? Nah, si hace 3 años pusimos en órbita el ARSAT y ellos lo regalaron, qué cohete necesitarían para expulsarnos de la tierra. No pudieron Videla y Massera, qué va a poder el gato de mauricio, las hienas de carrió y bullrich. Es gente con mucha guita, con mucho respaldo, pero sin alma. Olvídense que van a poder.

Olvídense los columnistas que hoy juegan con alquimias postelectorales, que piensan en Pichetto como heredero de un resto de nuestra historia. No tienen idea de lo que dicen. Mis respetos a los ensayistas que hacen carrera escribiendo sobre la grieta: se la pasan diciendo que la grieta no, que no hay que hablar de la grieta y tienen la grieta siempre en la punta de la lengua y en la raya del orto. Mis respetos: sigan ensayando.

Hay autocríticos que nunca en su puta vida se criticaron, hay anunciantes del fin de la historia que no saben que el fin terminó. Hay intelectuales críticos que quieren seguir siendo invitados en el Salón Literario y por acá ni aparecen. Un saludo a todos, que el viento los lleve a alguna parte aunque sea como hoja secas. Pero en nuestra historia no hay tres proyectos, ni cuatro ni cinco. Hay dos. Y hay quienes se fastidian porque no hay tres, solo hay dos.

La de hoy fue una tarde hermosa, mañana hay que seguir trabajando, y el miércoles y el jueves y el viernes y el sábado. Y el domingo ojo: a cuidar el voto. Y el lunes todo empieza de nuevo.