martes, 30 de septiembre de 2014

El país del diablo, online

La gran película perdida (y encontrada) de Andrés Di Tella



Digo "la gran película perdida de Andrés Di Tella" porque creo que es su mejor película y, que yo sepa, no ha tenido estreno oficial. Y además, DI Tella me parece uno de los mejores cineastas argentinos de la actualidad, que cultiva un perfil bastante bajo que hace que no se le haya brindado aún el lugar que como cineasta merece. No me acuerdo dónde vi El país del diablo por primera vez... ¿quizás en un BAFICI? Lo que sí me acuerdo es que la programamos en el ciclo de cine La otra en La Tribu. Y el hecho de no haber tenido un estreno oficial hace que muchos críticos no hayan reparado en ella o que no se hayan publicado más que unos pocos textos sobre ella. Como está entre lo mejor que se ha filmado en estos años, creo que se trata de una omisión grave. Pero ahora está online y es una oportunidad para que muchos la vean, así que quiero llamar la atención sobre ella. Y adjunto este texto que escribí para el número 24 de revista La otra (primavera 2010):

Los pasos en las huellas
Sobre El país del diablo, de Andrés Di Tella

(...) La dificultad de ponerle nombre a las cosas. Y superpuesto a eso, el contrapunto entre la literatura y el cine.

Di Tella tiene una inclinación literaria que se pone en juego en sus documentales. Sus films están muy bien escritos y cada vez mejor: mejoran en la medida en que él se hace cargo de la voz narradora. Esto no significa exactamente que el valor de sus películas sea literario, porque siempre
filma el fracaso del lenguaje para contar la historia. Pero tampoco se trata de que el cine muestre lo que no puede decirse: lo que muestra es el intento de decir y no poder. Muestra la falta, el plano negro.

“Antiguo país del diablo” dice el mapa trazado por Estanislao Zeballos, escritor, abogado, estanciero, periodista, diputado e ideólogo de la (mal) llamada Conquista del Desierto, el co-protagonista de El país del diablo –el otro protagonista es el propio Di Tella. Zeballos denomina “país del diablo” a los territorios de los que fueron despojados los pobladores aborígenes al cabo de la invasión del ejército argentino. Desde su columna periodística en el diario La Prensa, Zeballos alentó esa invasión y la matanza de los que vivían ahí, acompañó a las tropas y describió ese mundo en extinción: mundo exterminado, en verdad, en pocos meses de la campaña comandada por el general Roca. Zeballos documentó ese mundo a punto de desaparecer, alentó su desaparición y después, en un sueño relatado en un escrito póstumo, también la lamentó.

¿Cuál es el “Antiguo país del diablo” que nomina Zeballos? Es la Argentina. Una vez más: el proyecto fallido de una nación. Podríamos decir: Di Tella filma nuestro Nacimiento de una Nación. Bastante distinto al de Griffith, aunque en algo se le parezca: también señala un camino posible (ya no necesario) para el cine.

Entre los años 1874 y 1877, Adolfo Alsina fue Ministro de Guerra del Presidente Nicolás Avellaneda y desde esa posición dirigió la defensa del país de Dios contra el del diablo. Se dice en el film de Di Tella que durante el período de Alsina “la historia de la frontera fue una historia de escaramuzas, de malones y de contraataques, pero fundamentalmente de negociaciones”. En 1876 Alsina tiene la idea de trazar una zanja, después denominada “Zanja de Alsina”, una trinchera de 2 metros de profundidad y 3 de ancho para “defender” el territorio argentino de los malones. Meses más tarde Alsina contrae una intoxicación en medio del país del diablo y muere. La zanja, que iba a atravesar desde el Atlántico hasta la cordillera de los Andes, queda inconclusa cuando apenas se habían cavado unos pocos kilómetros. Di Tella filma el rastro de ese proyecto trunco como síntoma de una identidad fallida. Roca sucederá a Alsina a la muerte de éste, y dará por terminadas las negociaciones; antes de que termine 1879 los indios habrán sido arrasados.

Zeballos documenta el etnocidio. Di Tella denomina a Zeballos: “un documentalista, como yo”. (El texto completo y la película completa online en el blog Un Largo, clickeando acá).

La idea no es reirnos de la brutalidad ajena sino solo de la de Lanata

#DecadaBochada: Lanata hiper-recontra-chequeó Don Segundo Sombra.

Vale la pena compartir este momento televisivo por varios motivos.

Uno: porque el rating de Lanata viene en picada y por ende son muchos los que no han visto este programa (en un año y medio perdió el 66% de su público).



Dos: porque Lanata dedicó el programa del domingo pasado a presentar un informe "demoledor" sobre la educación argentina, partiendo de un cuestionario de 10 preguntas, "que son preguntas bastante generales", dijo Lanata, y debemos suponer que quiso decir "preguntas básicas", dado que generales no son. La idea era someter a ese cuestionario a varios chicos que han pasado recientemente por el sistema educativo.

Tres: porque quedó demostrado por lo que el propio programa sacó al aire que el propio Lanata y/o su producción no saben responder esas preguntas "bastante generales": Don Segundo Sombra no es Santos Vega y tampoco es poesía gauchesca; Rosas no era unitario sino federal; Caseros no fue la "batalla de la unificación nacional".

Yo no vi el programa entero, sino solo estos 2 minutos, de modo que no puedo asegurar que en su transcurso Lanata no haya cometido más errores todavía. Así que para burlarse de la brutalidad de otros no está. Y para educar a su público tampoco.

lunes, 29 de septiembre de 2014

DAIA se victimiza: eso no hace que su posición sea más justa, sino más engañosa

El senador norteamericano McBain, reunido con el líder de ISIS, cuando no eran "terroristas" sino "rebeldes sirios".


"Cuatro días después del discurso presidencial en la ONU, el presidente de la DAIA, Julio Schlosser, le respondió con dureza a la jefa del Estado" dice La Nación.

"El titular de la DAIA consideró que se tomaron con "preocupación" y "dolor" algunos párrafos del discurso en el que la Presidenta cuestionó a la comunidad judía por su rechazo al memorándum, hoy inactivo por decisión judicial, para revisar la causa por el atentado contra la AMIA junto con Irán" miente La Nación. Cristina no cuestionó a la "comunidad judía" sino a AMIA y DAIA, que se opusieron al Memorándum. AMIA y DAIA no son toda la comunidad judía. Eso cambia sustancialmente el destinatario de las criticas de Cristina.

"Parece muy usual que se trate de convertir a las víctimas en victimarios. Nosotros somos víctimas de un atentado", le dice Schlosser a la Presidenta. Lo que en realidad es usual es que los dirigentes de DAIA se victimicen para instrumentar a las auténticas víctimas con el fin de legitimar sus sinuosos intereses políticos. Porque ni Schlosser ni DAIA son víctimas. Las víctimas son, en primer lugar, los muertos y heridos de los atentados, sin importar su origen. En segundo lugar, son víctimas los familiares de los muertos. Y en tercer lugar la sociedad argentina toda. Incluidas AMIA y DAIA, que no pueden arrogarse la representación privilegiada y excluyente de las víctimas.

En realidad, lo que si puede reivindicar DAIA es su alineamiento acritico con las posturas de EEUU e Israel, que nunca se han mostrado demasiado interesados en esclarecer la autoría del atentado, sino solamente usar el caso en función de sus intereses bélicos y económicos en Medio Oriente.

En tanto alineados a una posición que no quiere esclarecer el atentado sino usar a las víctimas para fines subalternos, AMIA y DAIA, alineados con la derecha israelí y norteamericana, están cerca de convertirse en victimarios.

En su respuesta, Schlosser abundó en la hipocresía : "Hemos demostrado a lo largo de todos estos años nuestra voluntad en el total esclarecimiento.(...) Transcurrieron más de 15 meses sin que Irán diera ninguna muestra de querer implementar el memorándum. Seguimos pensando que el problema no es la DAIA, no es la AMIA, no es la comunidad judía, el problema es el interlocutor", cerró.

Lo que demostraron AMIA y DAIA es voluntad de aceptar el dictamen de culpabilidad que EEUU e Israel determinaron de antemano, sin juicio. Y lo determimaron porque a EEUU le convenía definir a Irán como culpable. En aquel momento, EEUU e Israel consideraban a Irán como estado terrorista. AMIA y DAIA, alineados con ellos, dijeron que no se puede negociar con los terroristas culpables de los atentados, cosa que es lo que el juicio debe demostrar. Hoy en día las potencias occidentales se sientan a negociar con Irán acciones contra el Estado Islámico, el nuevo terorismo. Hace unos meses, los dirigentes del EI eran "luchadores de la libertad" contra el régimen sirio. Mañana EEUU, Israel y las potencias europeas pueden definir un nuevo enemigo terrorista que justifique nuevas acciones bélicas.

Por complicidad con esta siniestra manera de promover la guerra y por usar a las víctimas de los atentados de la Embajada de Israel y de AMIA es que los dirigentes actuales de DAIA y AMIA están más cerca de los victimarios que de las víctimas.

Sebreli - Griesa; separados al nacer




- Tenemos acá al líder del pensamiento underground. Le preguntamos a Juan José Sebreli, la mente más brillante contra el populismo, por qué la Argentina es como es.

Sebreli: Por el populismo. Acá todavía siguen Perón y Evita.

- Incluso España tuvo un Franco pero ya no hay más franquistas.

- ¡No hay franquistas! No, realmente este es un caso único y una anomalía de gran un sector de la sociedad argentina. Porque lo votan, la gente lo vota.

(...)

- En Alemania, cuando fue derrotado el nazismo los EEUU hicieron un proceso de desnazificación. Acá va a haber un nuevo gobierno en 2015, algunos dicen que un poco antes... en algún momento va a haber un cambio que trate de desterrar esta mentalidad populista de la Argentina que nos ha llevado al fracaso.

- No tengo absolutamente ninguna esperanza. Yo creo que lamentablemente va a seguir el peronismo. El kirchnerismo es solo un episodio, 10 años de los peores, claro, pero el problema es el peronismo, que nos viene gobernando desde 1943.