jueves, 11 de febrero de 2016

Pepe Scioli dice que el Frente para la Victoria se terminó, que hay que colaborar con Macri y que el kirchnerismo debe hacerse una autocrítica por la derrota de su hermano


Pepe Scioli, hermano del reciente candidato a presidente del FPV, fue en 2007 miembro del gobierno provincial de su hermano. En 2009 se fue oficialmente de ese espacio, desconforme con las políticas del gobierno nacional (era partidario de un arreglo con las patronales agrarias), a pesar de que mantuvo una influencia oficiosa en el gobierno de su hermano. En 2011 fue candidato a senador bonaerense por UDESO, el frente electoral de Ricardo Alfonsín y Francisco De Narváez, y en las últimas elecciones volvió a trabajar por la candidatura de su hermano.

Hoy hizo declaraciones a Infobae, en una entrevista de Jonathan Viale. Se sumó al debate acerca del futuro del peronismo y se mostró condescendiente con la deserción de Diego Bossio y un grupo de diputados escindidos repentinamente del bloque para el que habían sido votados hace apenas dos meses y medio. Scioli también dispuso el fin del Frente para la Victoria, al que consideró un mero "frente electoral". Y dijo que el peronismo debe aportar gobernabilidad a la gestión de Macri, así como también reunificarse en una conducción que incluya a Massa, Schiaretti y De La Sota.

- "Peronismo hay uno y tiene que estar a la altura de las circunstancias. Yo creo que el peronismo tiene una responsabilidad frente a algo que ha votado la sociedad en su conjunto. Yo voy a acompañar la gobernabilidad. No hay que tener una actitud de obstrucción. Me van a encontrar en el Bloque Justicialista. No me van a encontrar en el kirchnerismo".

- "El Frente para la Victoria se terminó el 10 de diciembre, era un frente electoral de la cual (sic) era parte del peronismo (sic). El peronismo tuvo un encuentro la semana pasada muy interesante de puertas abiertas, fue un día bastante particular, en el cual se rompió, que hubo esa incisión (sic) en el bloque, y fue muy interesante porque acá pareciera que hay gente que siente que nada pasó, y como dijo Mario Ishii 'muchachos, fuimos con una estrategia en 2013 y se perdió, en 2015 se volvió a perder'".

- "El peronismo se debe un debate fuerte, una renovación. Creo que hay que generar una mesa con la mayor amplitud posible. Acá hay peronistas que se han ido del partido, no se han sentido identificados, el caso de Sergio Massa, de Mario Das Neves, de Schiaretti, el gobernador (sic) De La Sota, yo creo que tiene que haber un diálogo con ellos tener un diálogo con (Sergio) Massa, (José Manuel) De la Sota y (Mario) Das Neves".

Jonathan Viale pregunta: "El caso de Diego Bossio, sabemos que es amigo tuyo, iba a ser ministro si Scioli era presidente, lo han tratado muy mal, le dijeron traidor, sabemos incluso que tuvo cosas personales con gente muy importante del kirchnerismo...".

- Mirá -dijo Scioli-, yo sigo teniendo un profundo respeto por Diego, primero, creo que es un hombre, un técnico excepcional y un profesional de la política. Segundo, hay que ver qué factores lo llevaron a eso, y en tercer lugar los que lo critican debieran hacer un poco de autocrítica.

Las declaraciones de Pepe Scioli revisten interés por varios motivos. Por un lado, se insertan en el contexto de un debate generalizado acerca del futuro del peronismo (con toda la ambigüedad que esta palabra permite) y del rol institucional de los bloques legislativos que llegaron al Congreso con la boleta del Frente para la Victoria. Scioli decreta la inexistencia del mandato popular por el cual estos legisladores llegaron a sus cargos. ¿En nombre de quién habla? Sabemos que su vínculo político con el hermano es ambiguo. Durante los últimos años estuvo cerca de De Narváez, quien hasta poco tiempo antes de las elecciones era precandidato a gobernador del Frente Renovador. Pero De Narváez y Pepe anunciaron tardíamente su apoyo a Daniel Scioli. Ahora dice que va a trabajar por el Bloque Justicialista (los que llegaron al Congreso por el FPV y pegaron la semana pasada la asombrosa voltereta que encabezó Bossio). Pepe dice que Bossio iba a ser ministro de Scioli, el presidente que no fue. ¿Habla solo por sí mismo o por su hermano? ¿Puede esperarse de Daniel Scioli algún gesto para desmarcarse de las declaraciones de su hermano? ¿Dice Pepe lo que Daniel no quiere decir?

Lo insólito de esta situación no es que cada uno participe del debate diciendo lo que piense, sino el descaro de todos estos personajes de la política para apropiarse de los votos que en octubre y noviembre obtuvo el FPV, nada menos que el 36% y el 49% respectivamente. Se ningunea la enorme movilización popular que en el segundo tramo de la campaña salió a la calle y logró remontar lo que podría haber sido una derrota apabullante de Scioli, que al final quedó a solo 2% de Macri. José Scioli exige autocrítica a otros (específicamente se refiere a los kirchneristas), pero no se le ocurre que el derrotado en las urnas fue su hermano y que, por ende, lo lógico sería que el candidato se autocrticase. ¿O Daniel Scioli no habrá tenido nada que ver con su derrota?

Y, ¿qué autoridad tiene el hermano de Daniel sobre el 49% del país que votó al FPV, al que él da por terminado?

Te siento cerca y yo me pongo lejos





No supe verte.
No supe verte mal.
No pude estar más.
No pude estar acá.

Y ahora que me pongo cerca
te siento lejos.
Te siento cerca y yo me pongo lejos.

Sin entenderme dijiste continuar.
No había nada, más nada que probar.

Y ahora que me pongo cerca
te siento lejos.
Te siento cerca y yo me pongo lejos.

Nuevo disco del gran Leopo De Sarro, el cantante de Banfield, que acaba de darlo a conocer es su BandCamp. En este caso un EP de cuatro canciones, titulado 3D, del cual extraigo el cuarto tema, "Aia". Sobre el disco, su autor dice:

Las canciones de este EP están vestidas con guitarra criolla y voz en un primer plano y con voces adicionales (alaridos, silbidos, gritos ninjas, suspiros, etc) y ritmos sobre la tapa de la guitarra en un segundo plano, intentando equipar las dimensiones sonoras con esas pocas cosas, esquivando los prejuicios, desatendiendo a las señales del fantasma del ridículo y prestándole atención a las necesidades de la intuición en ese momento de registro singular.

miércoles, 10 de febrero de 2016

Teléfono para colaboracionistas: No necesitamos 100 días para darnos cuenta cuál es el rumbo y cuáles serán sus consecuencias funestas


El Bloque del PJ - Frente para la Victoria, de la Federación Argentina de Municipios, reunido hoy en Resistencia, con la participación de más de 100 intendentes de las provincias de Catamarca, Santa Cruz, Santiago del Estero, Formosa, Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe, Jujuy, Tierra del Fuego, Buenos Aires y Chaco expresó fuertes críticas a las decisiones tomadas por el macrismo desde el inicio de su mandato. La reunión, presidida por el intendente Jorge Capitanich, tuvo la presencia de los intendentes Julio Pereyra (Florencio Varela), Verónica Magario (La Matanza), Patricio Mussi (Berazategui), Fabián Ríos (Corrientes), entre otros. También estuvieron presentes el gobernador y vice de Chaco, Domingo Peppo y Daniel Capitanich. El presidente de la Federación Argentina de Municipios, Julio Pereyra, anticipó una nueva reunión del bloque el 10 de marzo en Formosa.

DECLARACIÓN

El Presidente Mauricio Macri asumió la responsabilidad de conducir los destinos del país en base a tres compromisos: a) pobreza cero, b) unión de los argentinos y c) combate al narcotráfico.

Nosotros no necesitamos 100 días para darnos cuenta cuál es el rumbo y cuáles serán las consecuencias funestas del rumbo tomado.

(...)

Nosotros no avalamos el procedimiento adoptado para el ajuste de tarifas de servicios públicos, ni el método propuesto ni tampoco el impacto alevoso que sufren en el ingreso disponible de las familias argentinas generando una licuación en los salarios y en el sistema de protección social que tanto costó construir en nuestra patria mediante un efecto redistributivo de la renta. El ajuste de tarifas públicas lo siente cada vecino cuando recibe la boleta de luz, gas, agua potable y cloacas, o cuando toma un medio de transporte público y también nos afecta en la morosidad de nuestros recursos tributarios.

Los Intendentes que representamos genuinamente el sentir de nuestro pueblo actuamos en defensa propia.Tenemos que hacer oír nuestra voz para señalar que por ese camino vamos mal. No podemos retroceder a épocas aciagas y oscuras para nuestra patria. No necesitamos más tiempo para ver que según fuentes sindicales hay 50000 trabajadores desocupados públicos y privados que serán muchos más de persistir en esta dirección.

Manifestamos nuestra oposición a la propuesta de dos jueces de la Corte Suprema de Justicia en comisión invocando las atribuciones del artículo 99 inciso 19 de la CN. Ambos miembros no poseen la idoneidad moral e intelectual para el ejercicio del cargo en virtud de aprobar un procedimiento que no sólo vulnera la esencia del sistema republicano de gobierno sino que también cuestiona la vigencia del decreto 222/2003.

Manifestamos también nuestra oposición a la intervención del AFSCA Y AFTIC por medio de un DNU en virtud que ambos organismos contenían en sus respectivas leyes sancionadas por el Congreso de la Nación los procedimientos para la remoción de sus miembros como así también es preciso advertir que la derogación fáctica de estas normas sin contar con el aval de los representantes del pueblo es violatorio no solamente de la división de poderes sino también de la esencia de la democracia que tanto nos costó conseguir a los argentinos, máxime teniendo en cuenta que estas iniciativas legislativas tuvieron un fuerte respaldo institucional.

Manifestamos nuestro estupor cuando observamos que el Presidente se “enferma” para no asistir a la cumbre de CELAC pero se “cura” para asistir a la cumbre de DAVOS y no ejerce ante el Primer Ministro David Cameron la reivindicación de nuestra soberanía en las Islas Malvinas. No tiene agenda para atender a las “Abuelas y Madres de Plaza de Mayo” pero si para atender otras cuestiones de gobierno. Pero del estupor nos vamos al asombro cuando observamos el concepto de “atemporalidad”, de resignar la historia y nuestra propia identidad desde los billetes del BCRA hasta los cuadros de nuestros patriotas latinoamericanos.

La devaluación sin plan significa enorme transferencia de ingresos a grupos concentrados pero también se pretende la instauración de un cepo a las paritarias para que los trabajadores paguen las consecuencias de este ajuste impiadoso. No es casualidad el virtual cierre del INDEC, “la desaparición” del índice del Congreso y la modificación del CER para propiciar una transferencia alevosa a los bancos y tenedores de bonos. Lo que se pretende es justamente eliminar un parámetro de referencia en la discusión salarial a los efectos de licuar salarios e ingresos fijos.

El interés de obtener un acuerdo con los fondos buitres en el marco de un acuerdo con el FMI constituye una clara estrategia de endeudamiento irresponsable para reducir la autonomía financiera y la soberanía nacional. Los grandes logros obtenidos en la renegociación de la deuda con una quita histórica, se pretende reponer a los usureros internacionales para favorecer a bancos de inversión que pretenden lucrar con jugosas comisiones atentando contra los intereses del pueblo argentino.

(...)

Nosotros no podemos mirar para otro lado, por lo tanto y de modo inmediato, solicitamos:

- a la Corte Suprema de Justicia la restitución del 15 % de los recursos coparticipables en virtud de lo establecido por la ley 26078 mediante una acción judicial específica;

- la inmediata transferencia de recursos para garantizar la continuidad de obras públicas que motoricen la creación de empleo genuino en la industria de la construcción (viviendas, rutas, puentes, escuelas, hospitales, centros de salud, etc.) y el desarrollo de la economía social mediante el trabajo del sistema cooperativo;

- al gobierno nacional la transferencia directa de los fondos de emergencia para poder hacer frente a la atención de contingencias hídricas, sanitarias, a las provincias que fueron afectadas por las inundaciones y que fueron sufragadas por los gobiernos provinciales y municipales;

- a los Gobernadores de las provincias argentinas de nuestro espacio político un lugar de representación respecto a la estrategia para llevar adelante nuestros reclamos;

- al gobierno nacional el cese de la discriminación política, de la persecución ideológica, de la criminalización de la protesta social, del uso abusivo de los DNU y de las negociaciones con los fondos buitres a espaldas del pueblo argentino;

- a nuestros Diputados y Senadores ser escuchados para no adoptar ninguna decisión que no nos interprete ni nos represente, manteniendo siempre como prioridad la unidad del bloque, porque los votos de cada uno es fruto del esfuerzo y del trabajo territorial que con mucho énfasis se realiza en cada rincón de nuestra patria.

Nos preocupa especialmente en esta instancia la aprobación de los pliegos de los jueces propuestos para integrar la Corte Suprema de Justicia de la Nación, la manipulación del oficialismo respecto a birlar la representación de un miembro del Consejo de la Magistratura que por derecho nos corresponde, la intención de modificar la “ley cerrojo” a los efectos de propiciar un arreglo ruinoso con los fondos buitres y la solución definitiva de la trasferencia del 16,9 % de recursos coparticipables retenidos por el estado nacional de manera incorrecta, del mismo modo que la solución definitiva de las transferencias de fondos previsionales para las provincias argentinas que no transfirieron sus cajas previsionales al sistema de seguridad social. Al mismo tiempo advertimos nuestra oposición a la autorización de estrategias de endeudamiento irresponsable que además concentra recursos en la Nación e impide transferencias a las provincias y municipios.

Proponemos al Consejo Nacional Federal del Partido Justicialista la conformación de un foro amplio con la participación de Gobernadores, Intendentes, Diputados y Senadores a los efectos de ejecutar una estrategia coordinada de oposición política en el contexto de esta transición hasta el recambio de autoridades, principalmente a partir del inicio de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación a los efectos de evitar la fractura interna y potenciar la unidad de concepción para lograr la unidad de acción. (...) [COMPLETO ACÁ]

Rock y tiempo




NOTA DEL EDITOR: Un proyecto de largo aliento -tanto para un blog como para una revista de papel de periodicidad incierta- comenzó en otoño de 2008 (número 18 de revista La otra, Amy Winehouse en tapa) y se extendió -al menos por el momento- hasta el otoño de 2013 (revista número 27, con P3ND3J05 en la tapa). Se trata de una serie de 44 notas de José Miccio, publicadas en 8 entregas, sobre el rock argentino en democracia. Hay todavía una novena entrega inédita, que llevan las notas hasta un total de 56. Las ocho partes editadas y la novena inédita, con sus 56 notas, serán publicadas a partir de hoy a razón de una por semana en el blog www.unlargo.blogspot.com.ar. Nadie puede afirmar pero tampoco negar que en un futuro haya más notas de esta serie, en la revista, en el blog o en un libro. Como editor de revista La otra y del blog Un Largo, creo tener entre manos una obra imprescindible, un texto con destino de consulta, para leer con placer y sorpresa, con el que no es necesario estar siempre de acuerdo pero todo el tiempo dan ganas de que siga. Y de volver a escuchar los discos de los que habla, no solo los buenos, sino los otros. Sinceramente no creo que haya otro texto que se haya planteado preguntas tan agudas sobre el rock argentino de los 80. Los clásicos, los secretos y los olvidados, están (casi) todos. Hoy empieza y se saborea durante 9 semanas (habrá llegado otro otoño) y de ahí en mas. Se los recomiendo con entusiasmo.
OAC

Advertencia 2016 del autor

Hace ya varios años comencé a publicar en la versión en papel de La otra una serie de notas sobre el rock argentino de los años 80. Tenía tantas pretensiones que en cierto momento me dije que eran mis Grundrisse, y que ya llegaría El Capital. Por suerte el tiempo y la escritura me fueron convenciendo de que mi proyecto era inviable (y yo un pobre pelotudo), y que si tenía algo que decir sobre una música que amaba debía hacerlo en el modo más abierto del ensayo. No estaba preparando nada: esto era lo que quería escribir. Así, lo que apuntaba a ser una historia social del rock argentino fue convirtiéndose poco a poco en unos apuntes que debían bastarse a sí mismos. Lo noto al repasar los textos para esta nueva publicación (gracias otra vez, Oscar Cuervo): al comienzo quería que hubiera coherencia, que todo cerrara, que cada nota fuera una pieza y todas armaran una figura. La época, digamos. Después me amigué con el fragmento y dejé de creer que fuera posible (o deseable) ir tras la totalidad. El punto de quiebre lo señala para mí la serie número seis. A partir de ahí los textos representan mejor al tipo que soy ahora. Pero bueno. Más allá de mis dudas respecto de las primeras entregas (no suscribo lo que escribí sobre Miguel Grinberg, por ejemplo, absolutamente exagerado) me gustan las notas porque hablan de Charly, del Flaco, de Virus, de Fito, de Sumo, de los Redondos, de Soda, de Fricción, de Los Encargados, de Don Cornelio. Es decir, de bandas y solistas que me acompañan desde que tengo quince años y cuyas canciones dicen de mí cosas más verdaderas que las que puedo decir yo mismo. Kamikaze y Piano Bar me conocen mejor que nadie. En fin. Son cincuenta y seis notas en nueve entregas. Corregiría varias, borraría algunas, la mayoría me parece legible, dos o tres me enorgullecen. No pude resistirme a modificar un poco la puntuación de las primeras.
JM

[Esto sigue ahora mismo acá]

martes, 9 de febrero de 2016

Nicolás del Caño explica lo de Bossio


por Nicolás del Caño

¿Cómo se explica lo de Bossio?, me preguntaban el otro día en un programa. Digamos ante todo que Bossio no es el primero. Barañao es un ministro más dentro del gabinete de los CEO. El gobernador Urtubey, que iba a ser parte del gabinete de Scioli si ganaba, hoy es el que le busca a Macri el quórum en Diputados y Senadores para derogar la "ley cerrojo" y que se le pueda pagar contante y sonante a los fondos buitre. Telerman, que era uno de los jefes de campaña del exgobernador de la provincia de Buenos Aires, terminó en el área de Cultura del Gobierno PRO de CABA. Hoy sale en los diarios que Gerardo Zamora, quien fuera puesto por Cristina como parte de la sucesión presidencial en la vicepresidencia del Senado, ahora se va con Massa, que viaja a Davos con Macri y participa en directo con el presidente PRO en la primera cadena nacional. Otro massista como el burócrata sindical petrolero Roberto Roberti ahora integra el flamante bloque "Justicialista" dirigido por Bossio, junto con el de Smata, Oscar Romero, aquel que llevó a una patota a la Cámara de Diputados para increparme en 2014, apoyado entonces por el presidente de la Cámara, Julián Domínguez. ¿Dónde quedarán los "Cianuro" Gioja y otros?

Durante la campaña electoral dijimos que no había diferencias sustanciales entre los proyectos de los tres principales candidatos, más allá de los estilos. Por ejemplo, todos apostaban a arreglar con los fondos buitre y meter otra vez a la Argentina en un ciclo de endeudamiento con el capital financiero internacional (historia de hipoteca que ya sabemos cómo termina). Todos planteaban que había rebajarle las retenciones a la oligarquía agroexportadora. Todos sostenían que iba a haber "tolerancia cero" con los piquetes, es decir, un aumento de la criminalización de la protesta social. Unos y otros despiden a trabajadores estatales, como pasa en Nación y en provincias y municipios gobernados por el FPV, como Tierra del Fuego y Santa Cruz.

Las "traiciones" a las que asistimos hoy son fruto, justamente, de que los programas de gobierno de unos y otros no eran (no son) contradictorios. Todos respondían (responden) a los intereses de los grandes grupos económicos capitalistas. Y la mayoría de la dirigencia sindical los acompaña borrándose frente a los despidos, los aumentos de precios de los productos de primera necesidad y los tarifazos, en vez de preparar un plan de lucha en serio hacia un contundente paro general.

El Frente de Izquierda es la única fuerza política que tiene un programa que responde a los intereses de la clase trabajadora, manteniéndose independiente de las clases dominantes. Hoy nos preparamos para organizar la resistencia de los trabajadores, las mujeres y la juventud apoyando todas y cada una de las luchas contra los despidos, por recuperar los salarios y contra la criminalización de la protesta, en el Congreso, las legislaturas, los concejos deliberantes y en las calles. Les exigimos a los dirigentes de cada sindicato que abandonen la tregua con la "CEOcracia" macrista y organicen la fuerza de los trabajadores para impedir el despojo al que nos quiere llevar este Gobierno.

lunes, 8 de febrero de 2016

Dos meses de macrismo: ¿y la generación intermedia?


Hubo toda una literatura de análisis políticos que fue creciendo en los últimos tres años del gobierno kirchnerista a la sombra del que se hacía cada vez más evidente y crítico problema de la sucesión de Cristina y su sinuoso y sobreinterpretado silencio. Este género literario fue ascendiendo desde abajo, desde blogs desencantados prematuramente por la experiencia kirchnerista. De a poco fue tejiendo otro relato que tenía una ventaja relativa, la de la proyección imaginaria que se escribe en modo potencial. 

A medida que pasaban los años y las inconsistencias no resueltas (el cuello de botella de la restricción externa para sostener el crecimiento de los primeros años,  la precariedad laboral del tercio trabajador no formal, el caracter deficitario del semidesarrollo industrial, la insuficiencia de la producción energética para sostener el ritmo creciente de la demanda, la falta de una política sindical para suplir el agujero que dejó la ruptura con Moyano, un apego dogmático injustificado a instrumentos fallidos -Indec, cepo-, la falta de cuadros técnicos en las segundas y terceras líneas de la administración y la baja calidad que la dirigencia argentina en su conjunto -no solo la política, sino notoriamente la sindical y la judicial- viene arrastrando desde hace décadas) Cristina implementó una pedagogía popular de las virtudes estratégicas y tangibles sobre las que se asentaba "el modelo": un desempleo históricamente bajo, los salarios más altos de la región, la inclusión de sectores cada vez más amplios del pueblo a la actividad económica, el desendeudamiento externo que permitió conquistar un grado de autonomía inédito respecto de las turbulencias económicas globales, la integración regional,  la red de contención social de los sectores menos beneficiados, el crecimiento del consumo, el avance notable en política de derechos humanos, la libertad de expresión nunca antes conocida. Pedagogía ejercida a través de las monológicas cadenas oficiales que saturaron por su abuso y por la falta de proyección hacia un horizonte deseable, lo que fue cristalizando el discurso k en una enumeración de logros que se cerraba sobre sí misma y expulsaba a sus interlocutores.


Opacidad acerca del interrogante de la sucesión y falta de una apertura hacia nuevas metas provocaron la fatiga de los recursos políticos que en el primer período habían mostrado su éxito. El kirchnerismo se durmió en sus laureles, legítimos avances que la población dejó de valorizar en la medida en que los consideró conquistas irreversibles. "Irreversibe" fue un término usado por el propio kirchnerismo para convencer de que los logros no podrían perderse gobernara quien gobernase. En eso, tuvo éxito y convenció al electorado de que cuando Cristina dejara el poder lo único que podía cambiar era la disminución de las cadenas nacionales y el levantamiento de 678.

Con esas carencias tan fáciles de describir desde un blog como este pero muy difíciles de sortear en una sociedad tradicionalmente contenciosa, lo que ayer era amor se fue volviendo otro sentimiento. A pesar de eso, el kirchnerismo gobernó durante el periodo más largo desde el surgimiento del peronismo, con índices de aprobación popular altos hasta la última semana. Quizás su éxito más notable sea el haber demostrado en la práctica la eficacia de una fórmula de gobernabilidad que resistió las maniobras tradicionales de las clases dominantes para liquidar la estabilidad de los gobiernos democráticos. Néstor y Cristina demostraron que el país se puede gobernar durante períodos largos y completos, contra las presiones del establishment, aunque obviamente se lo podría haber hecho mejor.

Volvemos al principio. Se lo podría haber hecho mejor. Eso provocó una fatiga evidente y un reclamo de una apertura hacia el futuro que el kirchnerismo no acertó nunca a formular. De ahí, el desencanto. Y la expectativa por un postkirchnerismo. Mediante una especulación meramente cronológica se postuló la existencia de una generación intermedia que habría estado observando las deficiencias del modelo e ideando un puente hacia el futuro. El desencanto postuló un encanto presunto de los que por sola biología venían después. Se imaginó que poseían otro estilo discursivo, pragmatismo para encarar los problemas estructurales, un fondo común de peronismo remozado y despojado de las tensiones políticas que desgarraron a la generación anterior, formateada en el abismo de la dictadura. Una generación intermedia fogueada en democracia, desprejuiciada, canchera, liviana, centrista, moderada, dialoguista, irónica. Se leyó esta construcción imaginaria primero en blogs desencantados; luego los columnistas de La Nación y Clarín la fueron adoptando como germen del neorrelato oficial. ¿Qué figura podría llenar ese boceto? A falta de un ejemplo convincente entre los políticos realmente existentes, se puso a Tinelli como ícono de ese desplazamiento generacional. Eso debería haber hecho ruido. Porque gobernar un país pendenciero no es conducir el Bailando. Pero poner a Tinelli ahí le daba a la hipótesis un matiz contemporáneo. La cultura del siglo xxi será pop. Basta de épica. 


Se puede reconocer en esta construcción discursiva (porque la generación intermedia casi no tiene discurso, pero la política siempre necesita, aunque sea en un plano soterrado, justificaciones) la vuelta del fin de la historia que en los 80 sentenció Fukuyama. Es decir, la teoría de la generación intermedia no es nueva, sino neo-nueva, o sea, retro-ochentista. La generación intermedia sería posthistórica, lo que en Argentina quiere decir post-peronista. Este "post" debe incluir al menemismo. Ser post-peronista, en esta acepción, es que todo te chupe un huevo. De Perón, la generación intermedia habría aprendido a decir cualquier cosa o, en lo posible, nada. Evidentemente una licuación de lo que el peronismo fue en la historia del siglo xx. Pero los "post" son así de líquidos.

Finalmente Cristina dejó la presidencia. Aunque sus herederos (me refiero a los que ahora están en el gobierno) la necesitan. Los medios oficialistas siguen haciendo la oposición del gobierno anterior. En 60 días de gobierno la generación intermedia tuvo tiempo suficiente para mostrar todo su juego. Tinelli no gobierna. Gobierna Macri, con sus laderos transversales: Massa y Urtubey, que le facilitan gobernabilidad en la jungla bonaerense y en el Congreso, respectivamente. Ya no se trata del diseño de ensayistas imaginativos. Lo primero que se ve de esta generación es que no intermedia nada. Su estrategia es la restauración del orden conservador del país normal del siglo xix, la república mitrista pero con televisores y celulares. La novedad que aporta la generación intermedia es que los enunciados ideológicos se suplen con fotos. Antonia, Juliana, Balcarce, los fondos arbolados, los bailecitos torpes y simpáticos. 


El resto no es novedoso. Son alumnos desventajados de Menem: taimados, subestiman a su electorado, apuestan a un olvido instantáneo de lo dicho hace un rato. En contraste con la profusa pedagogía cristinista, disponen de una sintaxis y una semántica atomistas, a veces unimembres: "los jujeños saben hacer cosas", "unir a los argentinos", "atacar las fronteras", "el flagelo del narcotráfico", "quiero que seas feliz". No es que sean tontos: son tahures. Postulan a un consumidor primario (la categoría "pueblo" forma parte del discurso obsoleto), distraído, con un umbral de atención muy breve. Ver a Antonia de la mano de papá los va a hacer olvidar de la carestía. Una foto de Urtubey, Macri y Massa se leerá como "diálogo político". En realidad no tienen nada que dialogar porque están básicamente de acuerdo. Para qué discutir, esa cosa del siglo anterior.

En concreto, la generación intermedia vino a bajar el salario, sacar las retenciones, aumentar el desempleo, darle permiso a la cana a disparar ante la duda, traicionar los mandatos electorales, mentir con descaro, volver al endeudamiento masivo, derogar leyes por decreto, perdonar a los genocidas, negar el genocidio, tranquilizar a los responsables civiles de la dictadura, negociar prebendas con el viejo sindicalismo corrupto a cambio de que resignen reclamos salariales, convencer a sus electores de que la política es cosa de otros y la economía se maneja sola.

No son moderados. Son escuetos en los dichos, serviles del poder fáctico, hedonistas, mentirosos, insensibles con el sufrimiento ajeno, drásticos para reprimir y cínicos para consentir. 

La hipótesis de la generación intermedia no se estaría cumpliendo.