lunes, 22 de septiembre de 2014

Que los cumplas feliz, viejo

Lo nuevo de Leonard Cohen estuvo en La otra.-radio (click acá)


La guerra se perdió
el trato se hizo
no me capturaron
del otro lado
no me agarraron
aunque lo intentaron
yo vivo entre ustedes
bien disfrazado.

Tuve que dejar
mi vida atrás
cavé algunas tumbas
que nunca encontrarán
la historia fue contada
con hechos y mentiras
yo tengo nombre
pero no importa.

Ya no importa
ya no importa
la guerra se perdió
el trato se hizo
hay una verdad que vive
y otra verdad que muere
yo no sé cuál
pero ya no importa.



Popular problems es el disco que Leonard Cohen publica oficialmente hoy, un día después de haber cumplido 80 años. Hay que decir que el tipo luce un brillo que los años ni los ruidos pueden apagar. Lo que lo distingue de tantos otros es un decir seco, hondo, descarnado y aún romántico. Después de escucharlo uno se pregunta cómo se podría lograr eso con menos vida vivida, con menos arrugas o con un futuro más extendido. Y uno se contesta que no, que no se podría. Solo se puede ser tan certero cuando cada movimiento tiene que ser justo e inevitable. Podría no aparecer nada nuevo en lo que queda del año e igual estaríamos hechos.

¿Alguna vez te he amado?
¿Alguna vez te he necesitado?
¿Alguna vez he luchado contigo?
¿Alguna vez te he deseado?

¿Alguna vez te he dejado?
¿Habría sido capaz?
¿O seguimos inclinados
sobre la vieja tabla?

¿Alguna vez te he amado?
¿Alguna vez te he necesitado?
¿Alguna vez he luchado contigo?
¿Alguna vez te he deseado?

¿Alguna vez te he dejado?
¿Habría sido capaz?
¿O seguimos inclinados
sobre la vieja tabla?

¿Alguna vez se ha afirmado?
¿Alguna vez ha cesado?
¿O sigue lloviendo
aún en noviembre?

El azahar florece
el almendro se seca
¿Acaso sería yo
quién podría amarte por siempre?

¿Alguna vez se ha afirmado?
¿Alguna vez ha cesado?
¿O sigue lloviendo
aún en noviembre?

El azahar florece
el almendro se seca
¿Acaso sería yo
quién podría amarte por siempre?

¿Alguna vez te he amado?
¿importa realmente?
¿Alguna vez he luchado contigo?
No hace falta que contestes.

¿Alguna vez te he dejado?
¿Habría sido capaz?
¿O seguimos inclinados
sobre la vieja tabla?


En La otra.-radio de anoche pasamos algunas canciones del nuevo disco. También escuchamos canciones de Rock and roll revolution, el nuevo disco de Fito. Y vino el economista Mariano Kestelboim para hablar de los desequilibrios de la economía argentina, sus fortalezas y debilidades. Pero eso será motivo de otros posts. El programa lo pueden escuchar acá.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Las dificultades de la economía argentina y las decisiones políticas pendientes

Mariano Kestelboim en La otra.-radio: medianoche en FM La Tribu



Hace poco más de un mes vino por primera vez a La otra.-radio el economista Mariano Kestelboim, quien nos dejó pensando al describir la condición de la economía argentina mediante lo que podríamos llamar "la paradoja del crecimiento deficitario". Nos dijo, entre otras cosas:

"Durante esta última década, la economía argentina logró, mediante el estímulo al consumo,  la reactivación de la industria, la generación de empleos y un proceso de inclusión social como quizá nunca antes se vio en la historia de Latinoamérica. Once millones de personas que estaban afuera del sistema de los mercados de consumo pudieron insertarse: a partir de la AUH, la creación de empleo, la moratoria jubilatoria y las pensiones no contributivas. Sin estas políticas, esos once millones de personas no podrían haberse insertado en el sistema de consumo. Ese consumo, que permite el sostenimiento de la actividad, necesitaría apoyarse en una estructura productiva que en los últimos 25 años del siglo pasado lamentablemente  fue desmantelada. Entonces en este período se aumentó la producción con una capacidad frágil, incompleta. Porque este crecimiento requiere importar bienes de capital, maquinarias, muchos bienes intermedios para la producción, piezas de todo tipo, energía y bienes de consumo importado. En la medida en que fue mejorando el poder adquisitivo medido en dólares de los trabajadores y de los sectores incorporados a la AUH y demás gastos sociales, aumentó la capacidad de consumo. Entonces, la cantidad de dólares que requiere la economía para poder seguir creciendo, para poder pagar esas importaciones, va subiendo mucho más aceleradamente que el crecimiento del producto. Por cada punto que crece la economía, se requiere que las importaciones crezcan 3 o 4 veces más. Esto se debe a la estructura energética deficitaria, a la estructura industrial deficitaria y también al hecho de tener una estructura productiva trasnacionalizada. La trasnacionalización permite que las empresas, cuando crecen, remitan más ganancias al exterior. 

"Sin la posibilidad de tomar deuda del exterior, Argentina tiene muchas dificultades para seguir creciendo. Es una situación de encerrona muy difícil de sortear, Para poder dar vuelta esta tendencia el país necesita políticas industriales que permitan una transferencia de ingresos de algunos sectores hacia otros. Hoy vemos que el nivel de actividad de la industria está cayendo, alrededor de 5 puntos en relación al año pasado, que había tenido un nivel de actividad muy alto. Al mismo tiempo vemos que el sector financiero no solamente crece sino tiene ganancias extraordinarias, están ganando por mes hasta 10.000 millones de pesos. El sector inmobiliario y el de las telecomunicaciones también están teniendo ganancias extraordinarias. Entonces, cuando a la Argentina le va muy bien, hay sectores que pueden aumentar sus precios porque no tienen competencia internacional. Estos son los que aumentaron muchísimo sus precios en los últimos tiempos, La industria nacional no puede aumentar tanto sus precios, porque tiene la competencia externa. En consecuencia, lo que sucede hoy es una distorsión de precios relativos entre los sectores que compiten con el exterior y los que no compiten. 

"Para resolver estos problemas de precios relativos que afectan el desarrollo productivo, siempre Argentina atravesó fuertes crisis. Cuando se provoca una devaluación, los sectores productivos que compiten con el exterior pueden exportar su mercadería. El sector inmobiliario, el del transporte, el financiero, el comercial, que no pueden exportar sus servicios, pierden su demanda, porque se produce una contracción del poder adquisitivo interno, producto de la devaluación; entonces sus precios, en relación a los precios de los productos que sí pueden ser exportables, bajan  fuertemente. 

"Para evitar una contracción, la política económica tiene dos alternativas: una es endeudarse, que es lo que trató de hacer hasta ahora el gobierno; la otra alternativa es decidir cambios en la estructura tributaria: a este grupo le saco y le doy a este otro; sacarle, por ejemplo a los shoppings, al sector financiero, a los supermercados, y darle a la pequeña y mediana industria, que produce en Argentina y trata de exportar. Es lo que hacen los países desarrollados y es lo que hicieron los países que eran subdesarrollados y se desarrollaron. Es complejo, porque hay que tomar la decisión de sacarles a unos y darles a otros". 

Este diagnóstico de Kestelboim nos dejó pensando: ¿con qué fortaleza debe contar el poder político para emprender estas transformaciones? Lo que pasó en la economía en las últimas semanas reavivó nuestros interrogantes. ¿La actual presión sobre el valor del dolar se debe a estos desequilibrios estructurales del país? ¿O se trata solo de una puja de carácter especulativo sin base en la economía real? ¿Hay sectores que pretenden saldar estas tensiones mediante una nueva devaluación que deje en condiciones muy desfavorables a los trabajadores y a las pequeñas empresas que dependen de la fortaleza del mercado interno? ¿Esta presión sobre el dolar puede deberse también a los intereses de los fondos buitres que están litigando con el país? Y las leyes de protección al consumo, de formación de precios y de abastecimiento aprobadas recientemente, ¿tienen alguna posibilidad de incidir sobre estos desequilibrios estructurales de la economía nacional?

Hoy vuelve a La otra.-radio Mariano Kestelboim y le vamos a plantear todas estas preguntas. Medianoche en FM La Tribu, 88,7, www.fmlatribu.com.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Cristina, el Papa, el Cuervo, Mugica, Evita y la Villa 21-24


En esta diversidad se construyen las mayorías del movimiento nacional y popular, principio básico de conducción política. Ahí hay diversidad de trayectorias y vocación popular, y esa es la única manera de producir poder.

Esta foto pondrá mal a:

1) los antiperonistas, porque todos los que aparecen en ella son P: Evita, Mujica, El Cuervo, Cristina y el Papa; 

2) pone mal a los anticlericales y a los anarquistas dogmaticos, porque así como no comprenden que la política es dinámica y la búsqueda de alianzas es una clave para construir poder, abominan de la religiosidad popular; 

3) a los clasistas, porque creen que ellos son los que tienen que velar por la pureza de la clase obrera, la que quieren que vaya sola, sin otras clases, a la derrota. 

En cambio, esta foto a los kirchneristas y peronistas nos llena de regocijo.

Cuanto peor, peor

Talleres de entusiasmo, ecologismo evangélico y neoliberlismo trosco


Dice María Pía López y me gusta la idea:

"Giros: ciertos vitalismos devinieron talleres de entusiasmos, festivas apologías de la destrucción de la vida. En Brasil, la candidata surgida de las filas del ecologismo es la candidata de los mercados concentrados y del conservadurismo evangélico. Aquí, las autonominadas izquierdas argumentan contra todas las medidas de regulación del mercado: van desde abstenerse en la votación de las leyes que intentan mitigar el poder de los fondos buitres hasta votar en contra de la ley de abastecimiento. En nombre, siempre, de algo mayor que algunos gobiernos latinoamericanos estarían dañando o incumpliendo. Como nunca –o como siempre- las grandes palabras devienen jerga al servicio de los poderes a los que dicen confrontar".