domingo, 24 de mayo de 2015

Más sobre Randazzo, Scioli y el futuro del kirchnerismo

Una conversación con el Pájaro Salinas 


Juan Salinas: Pero ¿qué te pasa Oscar? A mí me parece que Randazzo es unos cuantos puntos más potable que Scioli. Pero si hubieras visto como lo atacó el jueves esa serpiente con cara de nada que es Fantino a Randazzo, no dejándole terminar una sola frase sin interrumpirlo y hablando ¡mas de media hora! de ese blooper de la gente de Carta Abierta (no de Randazzo, que ostensiblemente dijo lo que dijo sin intención) yendo una y otra vez al mismo punto, te darías palmaria cuenta de que el establishment no quiere saber nada con la posibilidad de que Florencio sea presidente. Randazzo es el candidato de Cristina, y eso debería ser suficiente para no romper más las guindas en este momento. Si querés votar a Scioli está todo bien, pero no te juntes fácticamente con Fantino.

Oscar Cuervo: Juan, no vi a Fantino el jueves ni me junto con él ni con el establishment. Mis críticas al desempeño de Randazzo durante estos primeros días de campaña como precandidato del FPV explican qué me pasa con él, no hay otra motivación que las que expreso. Creo que el FPV está en condiciones de ganar en octubre, porque el Círculo Rojo no está logrando juntar a toda la oposición. Massa se desmorona y no se muestra capaz de convocar al voto peronista de todo el país. Macri está decidido a hacer una campaña PRO puro, por consejo de Durán Barba, y no quiere saber nada, al menos por ahora, con compartir un espacio opositor con Massa y De Narváez. Ahora que la posibilidad del triunfo del FPV se muestra cerca, esta semana el Círculo Rojo dejó de presionar a los opositores para que se unan y ponen la expectativa en la división del FPV. Y creo que la agresividad con que Randazzo encara la interna lleva a hacia la tentación del rupturismo. Veo en estos días que los ataques de Randazzo a Scioli son retomados por algunos kirchneristas que hacen gala de un culto a la pureza K. Kirchneristas portuarios, quizás sin historia peronista, 678izados, que se enervan por la disputa interna y parecen mas interesados en ganarle a Scioli en agosto que en ganarle a Macri en octubre. Están jugando con fuego. Hay un sector kirchnerista incorporado en los últimos años con ciertos reflejos antiperonistas y veo que se montan en la agresividad de Randazzo como puerta de salida del FPV, si Randazzo no gana. Creo que la interna debería jugarse en otros términos, porque si no, va a ser difícil recomponer el Frente el día después de las PASO. Y veo que muchos kirchneristas tardíos no tienen intención de recomponer nada ni piensan el día después. Creen que todo termina cuando se defina el ganador de las PASO.

Pájaro: Creo que Randazzo se equivocó en otras oportunidades en atacar a Scioli. Y creo que los kirchneristas debemos dar un ejemplo en estas PASO, debemos tratarnos como compañeros y explicar (como explica Taiana) cómo sigue el segundo tomo de este proceso de profundas reformas. Ahora bien: el candidato K, el candidato de Cristina es, claramente, Randazzo. Entonces hay que dejarse de joder y apoyarlo con decisión, ser predicadores y tratar de lograr lo que parece imposible. Y sin gana Scioli, está clarísimo que lo votaré, ya que lo más importante es que no gane Macri, que destruiría en meses lo construido en años. ¿Está claro? ¡Vamos con Randazzo!

OC: No, no creo que el candidato de Cristina sea Randazzo, si no, Cristina lo hubiera dicho. Tampoco creo que Cristina ponga en disputa su liderazgo en estas PASO. Si el candidato de Cristina fuera Randazzo y perdiera en las PASO, quedaría afectado su liderazgo y la unidad del FPV. Creo que Cristina no come vidrio. Yo votaré en las PASO al candidato que en agosto me parezca que garantiza el triunfo del FPV. Y en octubre al ganador de esa interna. Ahora veo que Randazzo se posicionó bien entre el núcleo duro K que desconfía de Scioli. Ese voto ya lo tiene. Pero ahora remacha sobre ese mismo clavo, sobreactuando kirchnerismo, así como los K "puros" (lo digo entre comillas porque es una descripción irónica, no creo en esa pureza) sobreactúan entusiasmo por la "pureza K" de Randazzo. Esa sobreactuación se mostró con crudeza en las risotadas con que en Carta Abierta festejó el fallido de Randazzo sobre el "proyecto manco". Carta Abierta, se supone, es un espacio en alerta por el peso de los signos y del lenguaje político y esas risotadas los dejaron offside, festejando una expresión al menos desafortunada. Ni el auditorio ni Randazzo parecen haber considerado que ese intercambio de mutua fascinación iba a trascender necesariamente y a ser usado como cizaña en la interna del FPV

Pájaro: Estoy de acuerdo con vos en todo menos en tu pánico... aunque horas atrás mi amigo Teodoro Boot también me confesó sus aprensiones, en la misma línea que las tuyas. ¿Por qué te hablo de pánico? Porque los dolobus que vos mentás, esos que dicen que antes de votar a Scioli se cortan la yugular con una yilé oxidada (siendo, como es, que se comieron unos escuerzos gigantes) son numéricamente irrelevantes y, si quieren hacerse los brígidos y votar en blanco en las nacionales, que lo hagan y la Patria se los demande. Pero eso no es suficiente para desistir de votar por el candidato de Cristina. No es lo mismo que Scioli arrase a que le gane 6 a 4 al candidato de Cristina. Y peleando por una buena elección, quien te dice... Igual, prefiero a Florencio presidente que a D0S. Me parece algo natural, ¿a vos no? Ahhh. Randazzo dijo que es el candidato de Cristina porque Cristina hizo todo lo que estuvo en sus manos para fortalecerlo. No puede ni debe hacer más. Pero lo que podía hacer lo hizo.

OC: Creo que estás equivocado al caracterizar a Randazzo como el candidato de Cristina. No se de dónde sacás esa conclusión. Me puedo equivocar, pero me parece que Cristina no tiene ni tendrá candidato en estas internas. En todo caso, me parece que es lo correcto, que esté por encima de los candidatos y se dedique a consolidar su liderazgo. A mí ninguno de los dos, ni Scioli ni Randazzo, me convencen demasiado. Pero creo que esta falta es responsabilidad de Cristina, que durante estos años no propició el crecimiento de un sucesor confiable, quizás porque su figura es muy rutilante. Pero eso ya quedó claro en 2013. La apuesta por Insaurralde. La derrota en la provincia de Buenos Aires. La falta de un sucesor salido del riñón K. Ni Scioli ni Randazzo lo son. Ambos son peronistas, con sus idas y venidas en todos estos años. Entonces muchos kirchneristas se aferran ahora con cierta desesperación a Randazzo como si fuera el portador del genoma K. Su desempeño en estos días no me gustó, creo que una vez posicionado como la alternativa a Scioli, sería la hora de que le hable a un elector no K, que les explique a aquellos a los que no les preocupa demasiado la interna del Frente para la Victoria por qué él sería un buen presidente, en lugar de seguirle remachando a los K que lo voten a él por ser más K que Scioli. El electorado al que Randazzo está inerpelando ahora es un sector reducido, cuyo voto está ganado, en lugar de ir a la busca del voto aún no definido. Ese voto no definido es el que va a volcar la elección, es el que marca la diferencia entre el 30% que el FPV sacó en 2013 y el 54% que había sacado en 2011 Cristina. No me gusta cómo Randazzo encara la interna, como está moviéndose en este tiempo reducido en que tiene que mostrar lo mejor de sí y no lo estamos viendo. No puede ser que lo mejor de Randazzo sea que él no es Scioli. Tiene que tener un atributo propio, más allá de esa negación. Ese flojo desempeño me hace dudar de su capacidad política. Mucha elasticidad y mucha astucia le van a ser necesarios al que gane las presidenciales de octubre. Por lo que se ve en Brasil, Chile o Venezuela, las derechas no se quedan quietas aunque pierdan elecciones y vuelve a arremeter inmediatamente. Fijate en Dilma y en Bachelet arrinconadas pocos meses después de ganar. No podemos tener confianza en que ganando solamente está garantizado el proximo mandato, si el elegido no es suficientemente hábil. 

Y una postdata a este diálogo que no va a terminar acá, seguramente. En las próximas semanas lo seguiremos en la radio con el Pájaro: En un post anterior dije que el ciclo kirchnerista se monta en un más largo y complejo ciclo peronista, esto Cristina parece comprenderlo muy bien. En cambio, Randazzo parece que se dirige a reducir la densidad política del ciclo y a remarcar solo una identidad K. Pero el kirchnerismo siempre se sostuvo sobre una coalición mucho más heterogénea. Randazzo parece hablar solo al público de 678. Y hay una responsabilidad de Cristina también en haber sostenido esa cristalización seissieteochezca en el horario central de la televisión pública. ¿Creo yo que Scioli, si gana, va a representar la continuidad precisa de la identidad kirchnerista? No lo creo: Scioli no es un "soldado de Cristina", ni el Cámpora del siglo XXI. Tampoco me parece que sea conveniente tener en la presidencia a un soldado de Cristina (si Randazzo lo fuera) ni un Cámpora en la presidencia para que Cristina esté en el poder. Cristina puede mantener su liderazgo desde otro lugar que desde el comando del próximo gobierno. Como una aliada de mucho peso y con un margen de capacidad crítica hacia el presidente que venga. Lo que el peronismo no puede permitirse es "perder con lo nuestro", como infortunadamente dijo Patricio Mussi hace poco y algunos kirchneristas sectarios parecerían dispuestos a preferir.

Acá se puede seguir leyendo el punto de vista sobre al interna entre Scioli y Randazzo en el blog del Pájaro Salinas.

sábado, 23 de mayo de 2015

Programazo: Koza / Aloras / Cannes / D'Angelo / Domingo medianoche

Todas buenas noticias: el cine que Roger Koza está viendo, el que en un tiempo -ojalá- vamos a ver.


Hou Hsiao-hsien: "La nueva película de Hou pertenece a una especie en extinción llamada cine clásico. Los secretos y saberes de ese cine del que ya casi no quedan exponentes le importan poco a una gran mayoría, y son una minoría notable los que resguardan esa devoción por la imagen en movimiento. Es que lo que sucede en The Assassin es verdaderamente de carácter alucinatorio, porque todo, absolutamente todo, está al servicio de esa historia que parece menor pero que no es otra cosa que la estructura propia y el develamiento del poder en general en un contexto histórico que no se elude. Esto no es el limbo, sino una época del mundo que reenvía signos pretéritos a un sistema de corrupción que tal vez no ha sido superado del todo. Es una película fulgurante, irrepetible y de una hermosura pocas veces vista en el cine. Es como encontrarse por primera vez con una película de Mizoguchi o Dreyer y ser uno de los primeros testigos de una obra que, desde ese momento, se sabe que será un clásico hasta el fin de los días". [Completo acá]


Apichatpong Weerasethakul: "Es casi una afrenta y un ejercicio de poder obsceno que Cemetery of Splendour, la nueva película de Apichatpong Weerasethakul, esté en la segunda competencia de importancia, siendo el director tailandés uno de los ganadores recientes de la Palma de Oro. Cuando dos días atrás tuvo su estreno internacional, la indignación resultó mayor.

"La tensión acechaba en el Teatro Debussy. Subieron los productores y Apichatpong Weerasethakul, y éste, con su amabilidad característica, agradeció y dijo lo que se tenía que decir sin apelar a la mala educación. Joe, como le dicen sus amigos cercanos, afirmó estar muy contento de participar en una sección dedicada a descubrir nuevos talentos". [Completo acá]


Manoel de Oliveira: "De Oliveira, a sus 73 años, decide hacer una película personal que recién su público conocerá a una vez que él esté muerto [Visita ou memorias e confissos]. Es probable que a principios de la década de 1980 el realizador de Gebo y la sombra no podía imaginar que viviría aún por más de tres décadas. Su longevidad es todavía más enigmática. Había especulaciones sobre los motivos de esta confiscación de un material que, tras la interdicción en vida, la muerte viene a liberar. ¿Algún remordimiento de naturaleza política? ¿Alguna mácula en el trayecto de una vida que resultaba inconfesable? Ahora que se ha visto, nada había para esconder. La amabilidad de la película no solamente nada tiene que ocultar, sino que el clima confesional no parece detenerse frente aquello que para un hombre lo es todo.". [Completo acá]


Cornelio Porumboiu es un genio. Filma cada vez mejor; el suyo es un cine puro, consistente, de una eficacia narrativa notable. Por ejemplo: un auto; en él viajan el padre y su hijo. Plano medio sobre el niño sostenido por un rato y un conflicto en pleno desarrollo: el padre llegó tarde a buscarlo a la escuela. El congestionamiento callejero, aparentemente, lo demoró. Así lo entiende también el niño, pero todavía sigue molesto. ¿Por qué? La conversación que se mantiene en el auto es extraordinaria. Justeza melódica en los diálogos y decisión de registro perfecta sobre cuándo dejar el foco en un personaje o cambiar el ángulo y la perspectiva; la reproducción y la lógica de los giros argumentativos son contundentes, una especialidad de los rumanos en general y de Porumboiu en particular. [The treasure, completo acá]


Nanni Moretti: La nueva película de Nanni Moretti, Mi madre, también habla de la confrontación con la muerte de un ser querido. El tono sereno y no exento de comicidad predomina en una de las películas más simples y menos narcisistas del director, incluso cuando la inspiración viene de la muerte de su propia madre. En el film, es una directora la que está rodando una película sobre una lucha sindical en el contexto de una fábrica. La escena inicial es magnífica porque empieza con una manifestación en la que la bronca de los operarios tiene una verosimilitud táctil hasta que alguien grita “¡Corte!”. Los otros cortes son de orden onírico. A menudo, la directora tiene algunos sueños. Uno de ellos, por cierto, es hermoso. Mientras espera el estreno de una película suya va caminando por una larga fila; puede divisarse su nerviosismo. La puesta en abismo, entonces, es doble: sueños y secuencias de la película en la película. [Completo acá]

[Todos los textos anteriores provienen de la pluma febril de Roger Koza en Cannes; mañana  en La otra.-radio conectamos directamente con él, tras el cierre del festival]


Black Messiah del músico proveniente de Richmond, Virginia, fue elegido el disco del año 2014 por La otra (acá). Gonzalo Aloras tuvo la oportunidad de ver hace un tiempo en vivo a este asombroso talento. Mañana Gonzalo Aloras lo cuenta en La otra.-radio. The last DJ trae además algunas otras gemas inesperadas.




The last DJ este domingo a medianoche en La otra. FM La Tribu, 88,7. Online HD o SD.

viernes, 22 de mayo de 2015

Razones Locas


A esta altura ya son muchos los que saben que hace no mucho tiempo y acá cerquita vivió un genio de la música popular del siglo XX llamado Eduardo Mateo. Pero seguro todavía hace falta que se enteren muchos más. Cuando digo "genio" pretendo no abusar de la carga de esta palabra, porque se la usa con cierto descuido. Mateo es un genio porque su obra artística desborda el horizonte de expectativas de su época, porque corre los límites de lo imaginable, porque toma del aire sonidos y silencios que están flotando para todos pero las devuelve transfiguradas como muy pocos podrían. En cualquier parte que hubiera nacido este talento improbable sus semejantes habrían tenido problemas para entenderlo rápidamente. La noción de belleza que él maneja en sus canciones no es alguna que le preexistiera. La belleza fue más grande y más extraña a partir de él.

Valga  esto como invitación a descubrirlo para los que aún no lo hicieron: su música requiere una predisposición a aventurar la escucha y a descubrir qué cosas puede un oído. Los genios nos enseñan a percibir las cosas del mundo, nos educan la percepción, y es ahí donde se unen la belleza con la verdad.

No es mucho lo que Mateo grabó, pero si por algún lado hay que empezar, yo recomendaría Mateo solo bien se lame, su obra maestra, a la altura del Artaud de Spnetta, por decir algo. O el maravilloso disco a dúo con Fernando Cabrera, Mateo & Cabrera, milagroso encuentro irrepetible, grabado en vivo en 1987, cuando uno de los dos estaba empezando y el otro estaba por terminar.



Si traigo el tema es porque acaba de reeditarse un libro que sería el complemento indispensable para descubrir a Mateo, Razones Locas, una minuciosa y apasionante biografía escrita por el musicólogo y periodista brasileño Guilherme de Alencar Pinto, que sirve para reponer al genio en su dificultoso contexto, el Uruguay entre los años 60 y 1990. No es que Uruguay fuera especialmente difícil, es que la singularidad de Mateo se le haría difícil a cualquier contexto, porque las demandas de la coyunturas siempre son distractivas cuando aparece un gran artista. Y si el artista es tan irregular y desconcertante como Mateo lo era, tanto en su obra como en su travesía cotidiana, entonces él se vuelve un analizador, un sujeto capaz de medir involuntariamente las reacciones, la atención, el rechazo, la distracción, la generosidad y la pequeñez del tiempo que le tocó. El libro de Alencar Pinto tiene la virtud de documentar a Mateo en sus días y por eso mismo nos ayuda a comprender cómo reacciona el hombre común cuando se topa con un hombre singular. Por eso, por registrar con precisión las reacciones que Mateo despertaba a su paso, la irrupción de canciones que se volverían clásicos años después, el libro Razones Locas es un gran documento y a la vez una especie de novela apasionante.

Yo descubrí a Mateo cuando él ya había muerto, en los inicios del siglo XXI. Y el libro de Alencar Pinto me ayudó a moverme por ese planeta extraño. Leer Razones Locas y a la vez ir descubriendo sus discos es un programa siempre interesante. 

Me valí mucho del libro de Alencar Pinto para escribir una extensa nota en el número 2 de revista La otra, allá por la primavera de 2003: "Eduardo Mateo: tejedor de canciones". Que luego reproduje en el blog Un Largo (acá). En una parte de la nota, pongo:

Eduardo Mateo era un tejedor de canciones:

“Un día Mateo pasó a visitarme, yo estaba durmiendo y me despertó. Se sentó ahí en la cama. El me estaba mirando, hasta que, bueno, cuando vi la presencia de él yo en seguida me desperté más rápido, abrí la ventana, «Hola, qué tal», -era como un privilegio, ¿no?-. Y bueno, así charlando, yo agarré la guitarra, empecé a cantar una melodía que tenía. Y él me dijo: «¿tenés un papel y un lápiz?». Le di un papel y un lápiz, y me dijo: «cantá la melodía». Me la hizo cantar varias veces. Y me hacía parar, y él escribía. Así sucesivamente, una hora, dos horas... Hasta que me dice: «dame la guitarra». Agarró la guitarra y empezó a ensayar el tema ya con esas palabras, haciendo una descripción sobre mí y sobre lo que había alrededor nuestro en ese momento. Porque habla de que no había reloj y es verdad, porque el reloj que había no andaba. Habla de un jarrón con rosas: es verdad. Habla de un pantalón que estaba ahí a los pies de la cama, con flores, y es verdad – porque en aquella época usábamos ese tipo de ropa-. Habla de una guitarra marrón: sí, es verdad. Habla de lo que yo digo «yo quiero fumar», con lo cual me refiero, me gustaría aclararlo ahora, al La Pazsuave. (El que habla es Pippo Spera, amigo de Mateo y también músico, unos años menor que él. Se refiere a la co-autoría de la canción Pippo, alrededor de 1968.)

Pippo, amigo que vistes color
con tu guitarra marrón
Siempre sonríes con una canción
no hay en tu casa reloj
Eres muy lento cuando sales de la cama, ah
mientras la luz se queda fría en la ventana, ah, ah...

Andan las flores por tu pantalón
dices del mundo dolor
Alguien entrando golpea el portón
rosas hay en tu jarrón 
Eres muy lento cuando sales de la cama, ah
mientras la luz se queda fría en la ventana, ah, ah...

Pippo, amigo, yo sé que es verdad:
la lluvia te ha de mojar
Dices: no importa, yo quiero fumar
triste la tarde se va
Eres muy lento cuando sales de la cama, ah
mientras la luz se queda fría en la ventana, ah, ah...

- ¿Cómo te sentiste con respecto a que la letra de esta canción fuera dedicada a vos?- pregunta Guilherme de Alencar Pinto, autor de una excelente biografía de Mateo, Razones locas, editada en Buenos Aires el año pasado por Ediciones Zero.

Responde Pippo: “La primera reacción fue una decepción. Porque yo esperaba «una canción», que hablara no sé de qué, ¿viste?. Y como que de repente empieza a hablar de mí y ya se había terminado la posibilidad de que apareciera un mensaje... No sentí ni halago ni nada. Tenía un cierto no sé cómo llamarle, que se hablara de mí. Pero recuerdo que me pegó la canción en el Parque Hotel, cuando él la estrena con El Kinto, en un baile, ya con Urbano cantando. Entonces yo ayudaba mucho al Kinto. (El Kinto es la banda que Mateo tenía con Rubén Rada y Urbano Moraes, entre otros, creadores del candombe beat y adelantados, allá por 1967, del rock en castellano en el Río de la Plata). Me ocupaba un poco de la utilería -continúa Pippo-. Y me acuerdo que me llamó Mateo para que subiera al escenario, y yo dije: «algún cable, algún bafle, algo»... a ver qué era, ¿no?

Recuerda el propio Mateo: “Pippo estaba en el baile. Entonces lo hicimos subir, lo sentamos arriba de un bafle: tenés que verlo a Pippo: él siempre tenía camisas floreadas, botas de color... Pero el Pippo siempre se vistió bien, ¿no? Pantaloncito justo... «Sentate acá». Lo sentamos arriba de un bafle y le cantamos la canción. Fue el taponazo, el taponazo.”

Pippo: “Bueno, obviamente, me puse a llorar, ¿no? Una cosa que no esperaba que fuera eso, esa canción, ¿no? Ya un ente aparte de mí. Con el cuidado que la trató, con el arreglo, con la delicadeza... Algo increíble”.

Pippo, espectador privilegiado, co-autor y a la vez destinatario de la canción, testimonia acerca del “Método Mateo de defraudar/desbordar las espectativas”. Volvió a ocurrir decenas de veces: un oyente, muy bien predispuesto con el músico admirado, queda descolocado al oir la canción, le parece que algo no está bien o que es demasiado tosca o demasiado simple. Pero necesita volverla a escuchar: sólo después de varios intentos la canción empieza a abrirse para él, se da cuenta de que lo que percibió como anomalía en realidad es un viaje en otra dirección, en el que se descubren territorios desconocidos. ¿Cuántas veces la canción popular se permite este riesgo? No muchas, millones de canciones transitan por caminos ya conocidos, canciones que uno igual ama pero no producen esa inquietud.

La letra de Pippo es una descripción llana de una cosita de nada -Pippo despertándose- que puede confundirse con un costumbrismo que no supo elegir un tema más interesante. Las canciones suelen ser más dramáticas. Mateo, a lo largo de su obra posterior, volverá sobre este descentramiento: porque de lo que se trata es de echar una luz rara sobre lo que resulta familiar: entonces empieza a verse otra cosa.



(La nota completa, acá).

Regálense a sí mismos-si aún no los tienen- los discos de Eduardo Mateo y el libro Razones Locas.

jueves, 21 de mayo de 2015

"Luchemos contra el verdadero enemigo", dijo Sinead, y rompió la foto de Juan Pablo II



Hasta que la filosofía que considera
superior a una raza y a otra inferior
sea definitiva y permanentemente desacreditada
y abandonada
en todas partes habrá guerra.

Hasta que ya no existan
ciudadanos de primera y segunda clase
en ninguna nación
hasta que el color de la piel de un hombre
no tenga mayor relevancia que
el color de sus ojos
yo tengo que decir guerra.

Hasta que los derechos humanos básicos
sean garantizados por igual a todos
sin excepción de razas
yo digo guerra.

Hasta ese día
el sueño de paz duradera
la civilización mundial
y las leyes de una moralidad internacional
seguirán siendo nada más que una fugaz ilusión
algo buscado pero aún no logrado.
Y en todas partes habrá guerra.

Y hasta que el régimen innoble e infeliz
que nos compromete a todos
con el abuso de niños, sí, el abuso de niños, sí
y hasta que la sumisión subhumana haya sido abolida
y totalmente destruiída
en todas partes habrá guerra.

Guerra en el este,
guerra en el oeste,
guerra en el norte,
guerra en el sur,
hay guerra y rumores de guerra .

Y hasta ese día
ningún continente conocerá la paz.

Hijos, hijos,
luchen, lo sentimos necesario
tenemos confianza en la victoria
del bien sobre el mal
¡Luchemos contra el enemigo real!


War - Sinéad O'CONNOR ( a cappella) on TV in 1992 por Petite-Pince-Sans-Rire

"War" es una canción grabada y popularizada por Bob Marley en 1976. La letra se basa en un discurso pronunciado por el líder etípoe Haile Selassie ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1963 sobre la opresión sufrida por la raza negra en el mundo. 

En 1992 Sinéad O'Connor fue invitada al programa de televisión norteamericano Saturday Night Live y ahí cantó "War" a capella, con la letra modificada, agregando una referencia al abuso de menores. Al final de la canción, Sinead sacó una foto del Papa Juan Pablo II y la rompió, mientras exclamaba a cámara "Luchemos contra el enemigo real", en protesta contra el encubrimiento que el Vaticano sostenía en favor de los curas que cometen abuso sexual de menores. 

Aparentemente la interpretación de esa canción estaba prevista por los productores del programa, pero no así el violento final con la rotura de la foto del Papa. Las líneas telefónicas del canal se saturaron por una enorme cantidad de llamadas en contra del gesto de Sinead. Ese episodio generó una oleada de repudios contra ella en EEUU, la quema de sus discos y posters y el boicot a sus actuaciones. 

Pocos días después del incidente, Sinead tenía que cantar "I believe in you" en el marco de un homenaje a los 30 años de carrera de Bob Dylan en el Madison Square Garden, pero el público le brindó un intenso abucheo. Ella detuvo a la banda que se disponía a tocar la canción de Dylan y repitió una iracunda versión de "War"antes de abandonar el escenario.



Hasta ese momento, la cantante irlandesa estaba llevando una carrera ascendente, después de haber tenido un enorme éxito mundial con su versión del tema de Prince "Nothing compares 2 U". Pero el gesto rupturista contra la Iglesia Católica en ese importante show norteamericano le costó la expulsión del mainstream del pop. Esto no quiere decir que Sinead haya dejado de cantar. Aunque su carrera fue algo irregular e intermitente, hizo algunos hermosos discos, como los recientes "How abou I be me (and you be you)? (2012) y I'm Not Bossy, I'm the Boss (2014).

Ahora Sinead llega a la Argentina. Toca el 12 de junio en el Gran Rex.

miércoles, 20 de mayo de 2015

Boca Juniors, el Panadero Napolitano y la Reina de Dinamarca


por Oscar Cuervo

Como ya dije, no soy futbolero. Solamente veo fútbol por la tele en ocasiones especiales. El último partido que vi entero fue la final del Mundial 2014. Dije también que soy Cuervo e hincha de Huracán. Así que (sin haber visto últimamente ningún partido del globito) este año tengo mi autoestima futbolera muy alta. Somos campeones de no sé cuántos torneos universales.

No soy futbolero pero mis compañeros del staff de La otra.-radio, Maxi Diomedi y Martín Farina, sí lo son. Así que, aprovechando la sapiencia de mis compañeros, en el programa pasado de La otra nos dedicamos un rato a hablar del penoso episodio que se vivió la semana pasada en la Bombonera. Acá se puede escuchar ese tramo del programa.

En realidad, el enfoque que me interesa no es deportivo, sino político. El fútbol, la trasmisión por la televisión abierta de los partidos (Fútbol para Todos), es un elemento clave de la cultura argentina de estos años y un campo de disputa entre los diversos proyectos políticos que hoy se enfrentan en nuestro país. Cuando Néstor Kirchner logró dar fin a las trasmisiones de fútbol por cable que a través de Torneos y Competencias monopolizaba el Grupo Clarín, metió, con Fútbol para todos, un golazo, en un momento en que el kirchnerismo venía en baja (ver acá). Fútbol para Todos marcó el inicio de una gran recuperación, después de la derrota política en las elecciones de 2009. Desde entonces, la trasmisión del fútbol por tv abierta se transformó en uno de los símbolos más fuertes de la democratización de las comunicaciones y uno de los objetivos a derribar por la derecha opositora. Macri lo dijo más de una vez, dos operadores macristas vinculados al negocio del fútbol (Fernando Niembro, comentarista del fútbol de la tv prepaga, y Daniel Angelici, presidente de Boca) lo repitieron: si el PRO gana, Fútbol para Todos no sigue: intentarán devolver al menos una parte de las trasmisiones de partidos al cable del Grupo Clarín. Por eso, lo que suceda durante estos meses en el fútbol tendrá repercusiones en las elecciones y en el destino de la televisación abierta y gratuita de todos los partidos.

Creo que ese es el marco en el que hay que analizar el escándalo en la Bombonera: se trata del síntoma de un deterioro muy grave en el funcionamiento del fútbol argentino. Adrián "Panadero" Napolitano es el barrabrava boquense que arrojó el gas pimienta contra los jugadores de River. Es obvio que no puede haber llegado ahí sin la complicidad de la dirigencia de Boca. Hay un video que muestra al Panadero en el campo de juego durante el partido que Boca le ganó 5 a 1 a Zamora por la Copa Libertadores, jugado en Venezuela en marzo de este año. Es decir: él no fue un invasor furtivo de una noche; es un acompañante habitual del plantel boquense. Angelici ahora quiere deslindar su responsabilidad diciendo que el Panadero responde a sectores de Boca que están en la oposición.

Insólitamente, hoy Joaquín Morales Sola dedica su columna en La Nación a demostrar que el escándalo en Boca es una operación del kirchnerismo para perjudicar a Macri a través de Angelici. En una extrañísima finta, Morales Solá culmina su enrevesado silogismo llamando a votar a Rodríguez Larreta en las elecciones para jefe de gobierno en CABA, retirándole el apoyo a Lousteau, quien de entrar en la segunda vuelta pondría en peligro el proyecto presidencial del PRO. El que me lea se preguntará cómo llegué desde el Panadero hasta Losuteau. No soy yo, es Joaquín quien realiza esa proeza sofística: como adjudica al kirchnerismo estar detrás de "una vasta operación con intereses más poderosos que un atentado a la estabilidad del presidente de Boca" JMS postula que el vandalismo de la Bombonera tuvo como finalidad perjudicar a Macri. Por eso, JMS llama a sus lectores a que no voten por Lousteau para que Larreta gane en primera vuelta (???).

Más allá de la grosera manipulación para desvincular al macrismo del desastre en Boca, Morales marca un territorio de operaciones de la derecha. El fútbol, entreverado con barras y dirigentes cómplices, es un terreno minado que podría sufrir en los próximos meses vandalismos aún peores que el del jueves en la Bombonera. Va a ser una tentación muy grande de la derecha -y un acto relativamente simple- armar un episodio violento en medio de un partido.

Por lo que hablamos el domingo con mis compañeros de radio, todas las hinchadas y la dirigencia futbolera están moviéndose en la frontera peligrosa de la ilegalidad. La insólita dilación del árbitro y las autoridades deportivas para suspender el partido del jueves, manteniendo más de una hora en vilo a una audiencia de tres millones y medio de personas y exponiendo a graves riesgos a los miles que estaban en la cancha, tiene además un peligroso efecto pedagógico: si las normas de convivencia y el cuidado de las personas se vulneran sin sanciones graves y ejemplificadoras, esto puede abrirle camino a violencias peores.

Me parece que el gobierno tiene que prestar atención a esa posibilidad. Tiene un recurso clave para incidir sobre los clubes: el dinero que el estado invierte en la televisación del fútbol. Ese recurso tiene que usarse para presionar a la dirigencia, para que cese la protección a las barras bravas. Si el gobierno lo hace, si se pone duro y da por terminada esa permisividad hacia estos grupos delincuenciales, da una señal fuerte a la sociedad y se apunta un tanto. Si el gobierno se duerme y deja abierta la posibilidad de un episodio peor que el de la semana pasada, el costo político que pagará va a ser muy alto.

Durante este tramo de La otra.-radio también escuchamos dos versiones de una canción extraordinaria, "Queen of Denmark": la versión de su autor, John Grant, y la versión insuperable de una próxima visitante a nuestro país, Sinead O'Connor.


Yo quería cambiar el mundo, pero ni siquiera podía cambiar mi ropa interior
y cuando la cosa se me fue de las manos estaba hundida hasta los pelos
hasta perder la confianza en mí misma, como si acaso alguna vez la hubiera tenido
espero no arruinarte la fiesta tu barmitzvah, tu cumpleaños o tu Navidad.

Vos me pusiste en esta jaula y tiraste la llave, 
fue esta mierda de nosotros y ellos lo que me hizo entrar
me decís que mi vida se basa en una mentira 
y yo te digo al pasar que te meé el café
espero que sepas que todo lo que quiero de vos es sexo, 
estar con alguien que se vea genial en ropa deportiva
y si tu corte de pelo está mal, vas a ser despedido, 
te doy tu pasaporte y podés irte ahora mismo.

No sé qué quiero de este mundo, realmente no sé qué quiero de este mundo
no sé qué es lo que querés de mí pero no tenés ningún derecho a querer nada.
¿Por qué no lo buscás en alguna otra? ¿por qué no te vas a joder a alguna otra?
¿Por qué no le decís a alguna otra que es egoísta, débil, cobarde, un patético fraude?

¿Quién va a ser el que me salve de mí misma? 
Mejor traé tu pistola eléctrica y también una barra de hierro
mejor preparate el almuerzo y levantate temprano
quizá tendrías que ponerte de rodillas y rezar.

Es de verdad gracioso que parezcas incómodo todo el tiempo
como si nunca te saliera nada bien
realmente no sé quién carajo te creés que sos
¿podrías mostrarme tu licencia y tu registro?

No sé qué quiero de este mundo, realmente no sé qué quiero de este mundo
no sé qué es lo que querés de mí pero no tenés ningún derecho a querer nada.
¿Por qué no lo buscás en alguna otra? ¿por qué no te vas a joder a alguna otra?
¿Por qué no le decís a alguna otra que es egoísta, débil, cobarde, un patético fraude?

Así que Jesús no vino acá a buscarte, te podés quedar ahí diez años más
no sos más que un bobo, ya veremos quién ríe último
quién sabe, tal vez llegues a ser la próxima reina de Dinamarca.

Para escuchar este segmento de La otra.-radio, clickear acá.

martes, 19 de mayo de 2015

Palo Pandolfo: "Ni hablar de la clase alta, que están como perdidos"


[Fotos de Palo por Fernando Manino Dachdje. Pertenecientes a los rodajes de los videoclips "Más que humanos" y "Madre computadora"]

Santiago Segura, editor del blog La Música es del Aire, especializado en el rock argentino, participó este verano en nuestro ciclo radial Antojo, más precisamente en una megaencuesta que encaramos juntos donde consultamos a 301 personas dedicadas al quehacer musical sobre sus discos y músicos argentinos preferidos entre los salidos del 2000 para acá (ver resultados acá y acá). Pero Santiago también participó en uno de los programas más lindos que nos tocó hacer, una memorable entrevista al gran Palo Pandolfo (escúchenla acá), el mayor exponente actual -el más inspirado, el más potente- del rock argentino. Nosotros, Maxi Diomedi, Santiago Segura y todos los que hacemos Antojo, La otra, Patologías y La Música... somos fans de Palo, así que entrevistarlo no es una tarea sino un regalo que nos hacemos. Después de la entrevista, nos quedamos charlando con Palo en los pasillos de la radio durante una hora más y la charla fue tan sabrosa como la que salió al aire. Cosa que Santiago quedó en contacto para hacerle otra entrevista a Palo para su blog. La entrevista, que debe ser la más extensa y jugosa que Palo haya dado jamás, estuvo saliendo en estos días en La Música es del Aire. Aquí les dejo la presentación, un tramo donde Palo se larga a hablar de rock y política y los links para que la lean entera en La Música es del Aire:

[La charla completa, acá: PARTE UNOPARTE DOSPARTE TRES y PARTE CUATRO]

Palo Pandolfo: Místico tiene que ser un hombre de acción


Este era uno de los grandes anhelos: tener un buen rato, mano a mano, al maestro Palo Pandolfo. Todo empezó en febrero, cuando junto a Oscar Cuervo, Maxi Diomedi y Martín Farina entrevistamos a Palo en el marco de Antojo (programa veraniego de La Tribu que pueden escuchar acá). Poco después de esa charla furiosa, en la que Palo con una sola pregunta disparó para todos lados, quedó concretada la propuesta para el músico argentino que mejor comprende mística y política.

Entonces, pasó algo similar a lo sucedido en la radio: visité a Palo en su casa de Ituzaingó y, con una sola pregunta-disparador, el hombre volvió a demostrarme que es un charlador tremendo. Intenté no repetir los temas que se habían tocado aquella vez (o al menos, que no repitiera conceptos) y Pandolfo me lo hizo fácil: casi sin querer armó un recorrido histórico por toda su carrera, desde Don Cornelio hasta hoy.


-Argentina tiene un problema -dice Palo-, un problema de la psicología social: hay una sociedad escindida un poco en sí misma. Por ejemplo, están los “chetos” y los “negros de mierda”, por empezar. Esa es la formulación uno. Los de Capital versus los de la provincia de Buenos Aires, Gran Buenos Aires; los del Interior versus los de Capital, “porteños de mierda” (risas). Los de Santiago contra los de Córdoba. Como no conozco tanto el mundo más allá de leer historia… pero en Argentina, para situarnos en nuestro lugar hay mucho de eso, todo el tiempo uno contra el otro y, además, lo que se dice “pobre contra pobre”.

Te terminás matando con tu vecino.
Por un pedazo de alambrado. Ni hablar de la clase alta, que están como perdidos. Están solos y tristes más allá de la redundancia del “niño rico con tristeza”. Hay cierta depresión en eso de estar siempre en contra de la fiesta.

Y la situación política pareciera generar eso en la clase alta argentina.
Mucha desnudez de sus bajezas. No pueden ver la alegría en el otro y menos en el “negro”“De mierda”. Porque son muy racistas. ¿Viste que hablar de un error propio parece que fuera bajar la guardia? Yo creo que es al revés: si nosotros asumimos nuestras falencias, no hacemos otra cosa que potenciar nuestras virtudes. Es ser más fuertes, eso es freudiano, si querés: veamos qué nos pasa para ser mejores. Por eso yo hablo y hablo, me interesa la charla y las notas, expresar algo para meter un poco el dedo en la llaga, a ver qué pasa. No seamos tan necios, se puede. (Susurra) ¿Viste que hay algo en Argentina como redundante, siempre-la-misma-historia, que tiene todos los climas, tiene todas las geografías, tiene minerales, tiene océano, tiene el campo? Todas las riquezas que el ser humano puede pedirle a una tierra, Argentina las tiene. Y aparte tenemos la mezcla de razas, que justamente es lo interesante, las múltiples inmigraciones y los pueblos originarios con su sabiduría ancestral, muchos de nosotros podemos abrazar esa sabiduría. Hay un potencial tremendo pero también algo que falla en nosotros porque estamos siempre con la cola de paja con Estados Unidos. Como si fuéramos inferiores. De chicos lo argentinizábamos, veíamos el “made in USA” (lo dice como se lee) y decíamos “ahhhh” (simula sorpresa). De hecho, hoy si compro una guitarra tiene que ser “made in USA” porque si no, no compro nada.

¿Lo seguís haciendo?
Sí, obvio, soy un ser que vive acá. Lo que pasa es que un lutier te cobra el triple que comprar una guitarra Gibson USA. Y la compro acá, a un chabón que las trae en avión: hace 20 años quería una Gibson SG. Obviamente, somos gente que está dentro de este universo y tenemos las mismas flaquezas, yo no me siento aparte. Lo aclaro a propósito, no es que yo hablo del pontificio: yo también tengo una Gibson USA y la amo, ¡es lo máximo, la adoro! Es tremenda (se ríe). Pero bueno, hoy por hoy si a vos te dicen industria china o industria argentina, decís argentina toda la vida. Pero si dice industria USA capaz elegís USA. Se puede revertir eso, pero tenemos que hablar de cómo y por qué estamos en este estado, viste que hay mucha negación y nadie termina diciendo cosas claras. Los políticos hablan en sentido figurado, hasta Cristina, que tiene un discurso político tan elaborado y genial (ojo, igual ella es bastante directa). Pero ella no es anti-imperialista como Evo Morales, el más honesto es Evo. Tiene la capacidad de la raza de no tener que comérsela doblada. ¿Viste la carta que escribió a los poderes europeos, de toda la plata que le debe Europa a Bolivia? El saqueo histórico.

¡El saqueo que vienen haciendo hace 500 años! 
¡Exacto! Eso es buenísimo, yo voy por ese lado: digamos verdades, tratemos de llegar al hueso de la cuestión. Está bien, si un gobierno como el kirchnerismo se pone al hueso directamente lo voltean, estuvo casi a punto de caer varias veces...

El fin de ciclo que anuncian los grandes medios desde 2008, por lo menos.
Y es bastante moderado, no es una ultraizquierda. Es bien moderado si querés. Siempre digo lo mismo (susurra): Néstor y Cristina tocaron la campana en Wall Street, son netamente capitalistas, les encanta el negocio, la producción, el desarrollo. Son desarrollistas, quieren la industria. Él fue un gran negociante con YPF durante los ’80 y los ’90. No es Evo Morales, no entiendo por qué se asustan tanto con el kirchnerismo estos giles de goma (risas).




Y, porque veníamos de algo muy distinto...

Sí, como Galtieri. Que decían “ay, es civilizado, Estados Unidos, la civilización”. Son rebárbaros, reignorantes; aparte es sabido que el pueblo, la mass media estadounidense, es reignorante. ¿A quién le gusta? El prototipo yanqui es un gordo boludo que no entiende nada, con la cerveza... Que vive en una burbuja y no sabe dónde queda Estocolmo, no sé. Son ignorantes. Acá en Argentina tenemos una cultura en Buenos Aires, Córdoba, Tucumán. Ellos son una sociedad cerrada, apestan y por eso son tan violentos, porque tienen mucho miedo. Les meten cualquier pastilla y se la comen y están haciendo guerras y reventando países. Hay que poner en duda a Estados Unidos, aunque a la vez, al mismo tiempo, seamos repsicodélicos de San Francisco; amo la cultura de Nueva York, No New York, Lydia Lunch, me gusta Miles [Davis] y todo el jazz en general, [Francis Ford] Coppola y todo el cine.

Parece inevitable que esa contradicción suceda.
Lo importante es decir “bueno, hay cosas que me gustan pero esto, todo esto, no”. Separemos la paja del trigo. No seas tan (susurrapelotudo. Si no, sos un pelotudo yanqui y te la metieron a vos también. Que estás en Buenos Aires, sentado en un departamento en Ayacucho y decís “ahora me voy a Miami” y te encontrás con todos tus amigos allá... ¿Por qué no se quedan en Miami y no vuelven más, para qué están acá? ¡De última quedate allá! Pero si estás acá, veamos qué se puede hacer: somos todos hermanos, somos una nación. Te guste o no. Hay que ser pragmáticos, poder decir“bueno, si yo a vos te ayudo por ahí te saco bueno, te voy a tratar de ayudar”. Obviamente, dentro de toda esa clase hay un montón de gente divina. Gente que apadrina chicos, que está toda su vida atrás de una familia; hay un montón de gente que es cristiana en el mejor de los sentidos, que ve al otro como un hermano. Hay un material humano para construir algo más interesante.
Igual, yo hace mucho que veo que la clase alta tiene ambiciones cortas, metas cortas. Ese es el problema. No dicen “vamos a ser ambiciosos, ambicionemos un poco, vamos a invertir”. Su ambición es guardar la plata en el banco HSBC en Suiza, nomás. ¿Por qué no traes mil millones? Y hagamos un polo industrial acá, viste. Sean poderosos, digan “nosotros somos la clase alta”. ¿Por qué no pueden tener ambiciones altas? De decir “vamos a hacer un supergasoducto, vamos a hacer un puente a Colonia porque nos encanta ir”. Qué sé yo, ¿por qué no hacen obra?

Para ellos mismos.
¡Obvio! Para ser ellos los grandes señores. Si sos un gran señor, ejecutalo: sé un noble. El noble tiene que demostrárselo a sí mismo. ¿Si no para que sos rico? Si estás deprimido, tenés que tomar Alplax todo el tiempo, te vas a Miami...

Vivís asustado de que te puedan afanar...
Con mucho miedo y aparte, odio. Llenos de odio porque odian la alegría, odian al pueblo, odian al negro, odian esto, odian lo otro. Bueno, está ¿para qué? ¿Para qué te sirve el poder, dónde está? Cuestioná un poco. Hay tanta hipocresía, tanta mentira, por eso de alguna manera yo me ensucio en la merca para decir “se puede hablar con la verdad”. A mí nadie me vino a buscar para matarme porque hablo en contra de la merca, ¿por qué no podemos decir las cosas que generalmente pensamos? ¿Por qué nos cuesta tanto decir la verdad? ¿Estamos ocultando todo el tiempo algo? ¡Basta! Es agotador (risas). Es lo que yo pienso, desde que soy chiquito pienso lo mismo, eh. Siempre pensé igual, siempre estuve como diciendo “¿por qué es tan violenta la calle, por qué hay tanta violencia?”. Si estamos bárbaro, si somos divinos. Tenemos la pelota de fútbol, tenemos a Charly García... ¿Qué más se puede pedir?