miércoles, 30 de julio de 2014

Ciencia, política y cientificismo

El domingo pasado en La otra.-radio. Escuchalo acá





Desde principios del siglo XX, la filosofía de las ciencias viene poniendo en cuestión la certeza de que la ciencia y la tecnología conducen a un progreso indefinido que mejora la calidad de existencia humana. A pesar de estos cuestionamientos filosóficos, el impacto del desarrollo tecnológico logró instalar la idea de que la ciencia progresa y conduce a verdades irrefutables, y que este progreso implica saber más y vivir mejor, La ciencia y la tecnología son hoy objeto de una idolatría que domina el sentido común más craso. 

En 1969 el argentino Oscar Varsavsky escribió un librito extraordinario y hasta hoy insuperado, Ciencia, política y cientificismo, cuya perspicacia consiste en tratar a la ciencia como parte de un dispositivo más amplio: el de la sociedad consumista. La ciencia no es lo que la epistemología clásica nos ha venido diciendo, un conocimiento cuya distinción radica en la rigurosidad de sus métodos de descubrimiento o validación. El sentido que organiza la ciencia actual ("ciencia adaptada", para Varsavsky) es económico, y su fin es alimentar la cadena insaciable del consumo. A fines de los 60 y en polémica con el progresismo cientificista que postulaba el ideal de la libertad de investigación como clave de un progreso cognoscitivo que contribuiría a mejorar las condiciones de la vida humana en general, Varsavsky tuvo la osadía de denunciar que la aceleración del cambio científico no va en pos de saber cada vez más, sino de perfeccionar la obsolescencia programada * de la cadena del consumo. Saber más es saber vender más. 

De estos temas empezamos a hablar en La otra.-radio el domingo pasado, hasta que se cortó la luz y por eso mismo la trasmisión del programa. Para escuchar lo que estuvimos hablando, clickear acá. El domingo que viene la seguimos. 

La luz justo se cortó cuando empezábamos a leer estos pasajes del libro de Oscar Varsavsky, Ciencia, política y cientificismo:




El cientificismo

por Oscar Varsavsky **

Hemos llenado de elogios a la Ciencia que tenemos. Su prestigio es tan grande que seguramente está bien como está. ¿Qué necesidad hay de otro tipo de Ciencia cuando esta ha tenido tantos éxitos? Y sin embargo –observación trivial que ha perdido fuerza por demasiado repetida- entre sus éxitos no figura la supresión de la injusticia, la irracionalidad y demás lacras del sistema social.

En particular no ha suprimido sino aumentado el peligro de suicidio de la especie por guerra total, explosión demográfica o, en el mejor de los casos, cristalización en un ‘mundo feliz' estilo Huxley. Esta observación autoriza a cualquiera a intentar la crítica global de nuestra Ciencia. Algo debe andar mal en ella.

La clásica respuesta es que esos no son problemas científicos: la ciencia da instrumentos neutros, y son la fuerzas políticas quienes deben usarlos justicieramente. Si no lo hacen, no es culpa de la ciencia. Esta respuesta es falsa: la ciencia actual no crea toda clase de instrumentos, sino sólo aquellos que el sistema le estimula a crear. Para bienestar individual de algunos o muchos, heladeras y corazones artificiales, y para asegurar el orden, o sea la permanencia del sistema, propaganda, la readaptación del individuo alienado o del grupo disconforme. No se ha ocupado tanto, en cambio, de crear instrumentos para eliminar esos problemas de fondo del sistema: métodos de educación, de participación, de distribución, que sean tan eficientes, prácticos y atrayentes como un automóvil. Aun los instrumentos de uso más flexible, como las computadoras, están hechos pensando más en unos fines que en otros. Aunque el poder político pasara de pronto a manos bien inspiradas, ellas carecerían de la tecnología adecuada para transformar socialmente, culturalmente –no sólo industrialmente- al pueblo, sin sacrificios incalculables e inútiles.

(...) La sociedad actual, dirigida por el hemisferio Norte, tiene un estilo propio que hoy se está llamando ‘consumismo’. Confiesa tener como meta un ‘bienestar’ definido por la posibilidad de que una parte cada vez más grande de la población consuma muchos bienes y servicios siempre novedosos y variados. 

Producción masiva y cambiante en la medida estrictamente necesaria para hacer anticuado lo que se vendió y crear una nueva necesidad de comprar, es ley de la sociedad. Que al hacerlo eleva poco a poco el nivel de vida material de la gente es su aspecto positivo, que tantos defensores le proporciona entre los que no sufren sus injusticias. Al mismo tiempo está obligada a imponer gustos, costumbres y valores homogéneos a toda su clientela potencial: la humanidad; cosa no tan bien vista ni siquiera por sus defensores.

(...) Para hacer esto posible es necesaria una altísima productividad industrial, con rápida obsolencia de equipos por la continua aparición de nuevos productos. Esto requiere una tecnología física muy sofisticada, que a su vez se basa en el desarrollo rápido de un cierto tipo de ciencia, que tiene como ejemplo y líder a la Física.

Se perfeccionan entonces ciertos métodos: standarización, normas precisas, control de calidad, eficiencia y racionalización de las operaciones, estimación de riesgos y ganancias, que a su vez implican entronizar los métodos cuantitativos, la medición, la estadística, la experimentación en condiciones muy controladas, los problemas bien definidos, la superespecialización, métodos que no tienen por qué ser los mejores para otros problemas.

La investigación y sus aplicaciones dejan de ser aventuras creativas para transformarse en una inversión rentable que figura en la cuenta de capital de las empresas con su etiqueta masificadora –R&D: Research and Development- y se hace con empleados, con subsidios a universidades o con institutos y hasta universidades propias. No se ha demostrado que esto sea lo más eficiente para toda la ciencia.
La productividad del hombre que fabrica, diseña o descubre, se estimula mediante la ética de la competitividad, empresarial o stajovanista. El hombre tiene sólo dos facetas importantes: producir y consumir en el mercado (capitalista o socialista). Sea artista, científico, campesino o militar, lo que produzca será puesto en venta en algún mercado, si es que satisface las normas del sistema, y su éxito dependerá, tanto o más, de la propaganda o de las relaciones públicas que de su valor intrínseco. Y como consumidor está sujeto a las mismas presiones.

Basta examinar los anuncios de un número cualquiera del Scientific American para darse cuenta del tamaño del mercado científico para instrumental y libros. Estos equipos son tan variados y cambiantes como los modelos de automóviles, y no hay dinero que alcance para estar al día. Ocurre entonces que, como en cualquier empresa, los problemas financieros terminan siendo decisivos...

* Varsavsky vislumbra en los 60 con asombrosa precisión la clave de la expansión capitalista que hoy es mucho más evidente que cuando él lo describió. Este domingo en el suplemento Cash de Página 12 Mariano Kestelboim escribe: "las empresas renuevan sus estrategias de producción y venta. Estimulan el consumo, desarrollan departamentos que estudian cómo reducir, de forma programada, la vida útil de lo que elaboran y también se forman carteles para segmentar mercados, acordar niveles de precios mínimos o de producción máxima. Periódicamente eso no es suficiente y se generan crisis de sobreproducción o subconsumo, como la que afecta a la periferia de la Unión Europea. La industria del Viejo Continente acumula stocks de mercadería, despide trabajadores y cierra fábricas porque la producción asiática ocupó su mercado". (Completo acá)

** Ciencia, política y cientificismo se puede leer completo acá

martes, 29 de julio de 2014

El viejo bicho grande es el nuevo bebé ahora

The Flaming Lips - Zaireeka


Tenemos tres perros a los que les encanta masticar cosas, así que siempre estamos llevándoles algunos juguetes y animales de peluche y otras cosas para que puedan destrozarlas. Y usualmente todo lo que les llevamos lo destrozan en un par de días. Y un día me di cuenta de que un animal de peluche que habíamos conseguido, ellos lo habían tenido alrededor de una semana y se había mantenido relativamente sano, un poco sucio, pero en realidad no tenía ningún daño.

Así que yo estuve observándolos un par de días y me di cuenta de que por alguna extraña razón este pequeño animal de peluche parecía que les gustaba, que era especial para ellos, no sólo no se lo habían manducado, sino que parecían tratarlo como si fuera su bebé. Lo trataban como si fuera su propio hijo, así que pensé, "esto es raro." Qué raro que es esto. De todos los juguetes y las cosas que les llevamos, por alguna extraña razón, esto, que no era realmente diferente del resto, lo tomaron como algo especial. Y eso es todo...

Así que pasó un tiempo y un día me di cuenta de que una caja de grandes insectos de plástico que yo había estado guardando en un estante en el baño estaba tirada y desgraciamente parecía que los perros ya habían destrozado la mayoría de las cosas que había adentro, las grandes arañas gigantes, las hormigas y cucarachas y otras cosas que había adentro. Y mientras caminaba alrededor de la casa recogiendo los pedazos destrozados de estos insectos de plástico me crucé ... mi amor... ya sabés, ¡el cachorrito de peluche! Ahí estaba hecho jirones, como todo lo demás... todo lo demás, finalmente lo habían hecho pedazos. Luego, más tarde, me encontré con uno de los saltamontes gigantes que por alguna razón no lo habían masticado, ni siquiera estaba un poco mordido. Así que pienso un poco y se me ocurre que por alguna razón sus afectos han cambiado. Y puedo ver claramente que, en lugar del cachorrito de peluche, el viejo bicho grande es el nuevo bebé ahora.

El viejo bicho grande es el nuevo bebé ahora 
el viejo bicho grande es el nuevo bebé ahora 
el viejo bicho grande es el nuevo bebé ahora 
el viejo bicho grande es el nuevo bebé ahora .

[Texto: The Flaming Lips]

En 1997 la banda norteamericana The Flaming Lips lanzaron Zaireeka, una caja de cuatro cds, cuya particularidad es que cada uno de ellos contiene una pista diferente de una misma secuecnia de 8 canciones. Para escuchar la canción íntegra hay que hacer sonar los cuatro cds al mismo tiempo en distintos equipos de audio. Pero también es posible escuchar cada disco por separado, o combinar dos o tres de las cuatro pistas, y en cada una de estas combinaciones se escucha algo distinto. En 2013 lanzaron una edición especial que incluye un vinilo que contiene las cuatro pistas juntas de cada tema. Acá pueden escuchar "The  big ol' bug is the new baby now", uno de los temas del disco. En el youtube está la versión  que incluye las 4 pistas juntas y más abajo pueden escucharse las 4 por separado.


Big Ol' Bug Is The New Baby Now by The Flaming Lips on Grooveshark The Big Ol' Bug Is The New B.. by The Flaming Lips on Grooveshark The Big Ol' Bug Is the New Baby Now by The Flaming Lips on Grooveshark
The Big Ol' Bug Is the New Baby Now by The Flaming Lips on Grooveshark

lunes, 28 de julio de 2014

"Lanata miente para complacer a Magnetto" (Víctor Hugo a Mauro Viale)

"La carrera en TN es para ver quién es más olfa" / "Boudou hizo una operación política para el gobierno para evitar que Bold se quedara con Ciccone" / "Para Magnetto sería un triunfo comprarme" / "Tengo una libertad que hasta a mí me asusta" / "Creo que Continental me echa antes de fin de año"



La extensa entrevista que ayer Víctor Hugo Morales le dio a Mauro Viale tiene un extraordinario interés por la cantidad de temas que tratan, políticos y mediáticos, también por la franqueza y claridad con la que hablan de ellos. El kirchnerismo, Alfonsín, el menemismo, Clarín, Torneos y Competencia, Grondona, Maradona, Lanata, los periodistas de TN, Néstor, Cristina, Boudou, Lijo, el Grupo Prisa, las reacciones del público ante las campañas de Clarín, el diario Crítica, La Nación, Massa... son algunos de los temas que aparecen en la conversación. Víctor Hugo es un gran comunicador que, paradójicamente, en sus propios programas televisivos nunca encuentra el relax ni el tiempo para hablar con la soltura con que acá lo hace. Es mérito de Mauro Viale, entonces, haber logrado el clima para que Víctor Hugo despliegue toda su elocuencia y convenza con su tono franco. Imperdible.

domingo, 27 de julio de 2014

Maten al mensajero

Hoy viene a La otra.-radio Santiago Kahn, director de la revista Maten al Mensajero. FM La Tribu. 88,7. www.fmlatribu.com



Maten al Mensajero es una publicación gestada en 2013 a través de convocatorias por las redes sociales y una campaña en la plataforma de financiamiento colectivo Idea.me. Su primer número salió en mayo de 2014. La apuesta, según la describen sus realizadores,  es que "el único mensajero sea el papel; que las historias se narren a sí mismas, en el mejor de los casos, con la voz y el pulso de quien las lea". Incluye historietas de Federico Reggiani - Angel Mosquito; Chelo Candia; Hotel de las Ideas; Max Aguirre; y un bio-comic sobre Rodolfo Walsh a cargo de CJ Camba y Gonzalo Penas.

También incluye novelas de folletín escritas por Federico Reggiani, Elizabeth Lerner, Florencia Castellano y Susy Shock, ilustradas por Max Aguirre, Fabián Zalazar, Diana Benzecry, Erica Villar y Florencia Pastorella. Y tiene una sección de Aguafuertes que edita Luján Tilli y Literatura Juvenil editada por Laura Di Marzo. El colectivo M.A.f.I.A. edita una sección de fotografía con producciones inéditas y colectivos latinoamericanos invitados mes a mes, a todo color y en papel ilustración.

En el segundo número se suman la escritora Silvia Schujer en la sección “Medianeras”, de literatura juvenil, editada por Laura Di Marzo e ilustrada por Clara Muslera; nuevos aguafuertistas como Alejandro Dramis, Guido Coll, Juan Moretti; y escritores de la sección “Literatura breve”, que en esta ocasión aterriza en la Región Pampeana, con textos de Sergio De Matteo, Cristian Acevedo, Rodrigo Ferreiro, Daniela Pascual y Fernanda López.

La calidad del diseño y edición de la revista es notable no solo considerando que se trata de una publicación independiente, sino comparada incluso con cualquier revista comercial.

Puede comprarse en kioscos de diarios de Capital Federal y Gran Buenos Aires, en librerías de todo el país y a través de suscripción escribiendo a redaccion@matenalmensajero.com.

¿Habrá que seguirlo llamando "maestro" a Hermenegildo?


La identificación del decrépito dibujante uruguayo con el juez decrépito es inocultable. La intención de ultrajar la figura de nuestra presidenta resulta fallida por el grado de grosería en que se hunde el caricaturista, lo que lo pone muy en evidencia. Para ofender, hay que poder ser ofensivo. Y Sabat no lo logra porque en primer lugar aparece su declinante sexualidad. Pero hay algo más: no se trata solo del dibujo soez de un viejo verde. El mamarracho es también un índice de la impotencia gorila, que no puede resarcir su inferioridad política respecto de Cristina con ninguna ofensa.

sábado, 26 de julio de 2014

"¿Qué relación yo tengo con el cine argentino? Ninguna" (Raúl Perrone)

Una entrevista que le hicimos al cineasta que ituzaingó el universo en el programa Patologías Culturales del sábado pasado. Escuchar acá


"Hace poco me preguntaban, a propósito de la proyección de Fávula en Locarno, qué relación yo tengo con el cine argentino. Ninguna. No tengo vínculos. Tampoco sé si los tengo con el cine mundial".


"Yo no creo formar parte de nada y quizás forme parte de todo. Yo lo veo todo desde acá y desde acá lo disfruto."




Para escuchar el audio completo de la entrevista que tuvimos con Perrone el sábado pasado en Patologías Culturales, clickear acá.

Patologías culturales sale al aire todos los sábados a las 17:00 hs. en FM La Tribu. 88,7. www.fmlatribu.com

viernes, 25 de julio de 2014

Massa desesperado: así se disputa con Carrió el electorado republicano

Busca desesperadamente que le presten atención



por Oscar Cuervo

Lilita sabemos que está más allá del bien y del mal, por eso puede construir y destruir sus propias fuerzas políticas, terminar ahuyentando a todos sus seguidores, sacarse fotos ridículas, lanzar las hipótesis más disparatadas, pasar de salir segunda fuerza nacional a sacar el 1,5% de los votos... Es una especie de show-woman de la tele-política de la que nadie espera que llegue jamás a la presidencia (nadie desea que llegue jamás a la presidencia), pero tiene su rol mediático bastante pintoresco.

Con Massa la cosa está más complicada, porque el hombre se ve asechado por el fantasma de De Narváez: después de ganar la provincia de Buenos Aires en elecciones de medio término esperaba el afamado salto con garrocha de los dirigentes del peronismo hacia su espacio, que no se produjo. Por el contrario, algunos han empezado a abandonarlo: Amadeo, los Pro de la provincia de Buenos Aires, el fiscal Lanusse... y otros peronistas que apuestan a lo seguro se pusieron a pensar si habrán hecho bien al sumarse a su aventura.

La imagen de Massa se estanca, le cuesta horrores conseguir visibilidad en un momento en el que el ataque de los fondos buitres contra los intereses nacionales pone en el centro de la escena una vez más a Cristina y a su ministro Kicillof; y por ende a desvanecer la presencia mediática de Massa. Por eso recurre a golpes de efecto de duración vaporosa (un pedo en una canasta) como juntar millones de firmas contra un proyecto legislativo que nunca se presentó, o ahora, más patéticamente, juntar un millón de firmas contra el narcotráfico... ¿esos serán los ejes de campaña que le devuelvan la atención de un electorado que no se deja conmover por su pirotecnia barata?

En los últimos meses Massa se lanzó a recoger votos. o al menos a que alguien le preste atención. en el electorado gorila, donde tiene que disputar voto a voto con figuras como Macri, Carrió, Sanza, Cobos, Moyano, Ahuad o Sanz... Uno más de ese montoncito, se ve que la tiene difícil. Por eso le habrá dolido
la campaña de la Coalición Cívica comandada por Carrió que tiende a dejarlo pegado a su paso por un momento muy controvertido del kirchnerismo, en pleno conflicto con el campo y hasta la derrota de medio término en 2009, con Massa como candidato testimonial del kirchnerismo y a la vez con amplia sospechas de traición de parte de Néstor, quien lo repudió y lo echó del gobierno.




Capaña de la Coalición Cívia para mostrar el panquequismo de Massa

Lo peor de ambos mundos: para el oficialismo Massa es emblema de una traición comparable a Cobos, pero para la derecha antiperonsita Massa estuvo en todo lo malo que puede achacársele al kirchnerismo. ¿A quién seducir entonces? ¿Que sujeto social se propone construir Massa con una línea vacilante entre el republicanismo sin convicciones y la figura temible del traidor oportunista con que lo ven en el oficialismo? ¿Cuántos peronistas pueden encolumnarse con un tipo tan alejado de la doctrina peronista que en un juego de preguntas y respuestas no es capaz de reconocer una frase de Perón que saben los chicos de la primaria?

Massa está preocupado, por eso solo se explica que para responder una campaña de la Coalición Cívica haya salido con un burdo video que ataca a la Carrió con ofensas sobre su físico, su presunta locura, con un humor de mal gusto. Este video solo puede ser una expresión de desesperación de los massistas que ven esfumarse el espejismo que creyeron reconocer hace unos meses y ahora temen quedarse colgados del pincel.

Video del massimo contra Lilita



jueves, 24 de julio de 2014

Masacres, religiones y racionalidad




por Oscar Cuervo

La masacre en Gaza ha renovado una serie de debates en los cuales se esgrime el lugar común de que la responsabilidad de la violencia es de las religiones, porque a diferencia de la política o la ciencia, la religión es irracional y por ende, propicia la violencia. Apropósito de ello, comparto dos apuntes. El primero me llegó como comentario a un post anterior, el segundo es de cosecha propia.

I

Dice Gustavo Fainschtein:

"Respecto a la faceta religiosa del conflicto entre palestinos e israelíes:

"La cuestión religiosa ha sido y es, sobre todo, tomada y explotada por los intolerantes, los antisemitas, los antiislámicos y, en general, por los ignorantes. Según mi criterio, se trata de un problema colateral del conflicto en sí, aunque, como expresé, explotado por muchos para sus propios fines.

"Si realmente se quisiera introducir la religión en el conflicto, claramente no sería un problema sino, quizá, un principio de la solución (soy consciente de la ingenuidad de mi postura).

"Soy un judío creyente, aunque un practicante en mora para la ortodoxia. Si hay algo que me importa -y mucho- del judaísmo son sus enseñanzas éticas. Es fundamentalmente en ellas que baso mi religiosidad, procurando ser cada vez más un mejor judío, es decir, un mejor ser humano.

"Todo esto viene a cuento de que hay mandatos ("mitzvot" *) que muchos de los que se dicen "religiosos", "creyentes" o "devotos" ignoran amplia e hipócritamente, aún cuando pretenden vivir cumpliendo con el ritual, pero lo hacen "ritualmente", burocráticamente, y, por cierto, también con una gran dosis de hipocresía en la mayoría de los casos.

"El mandato es claro y contundente: nadie que se precie de buen judío puede ignorarlo. Hace muchos años que la cuestión ha sido abordada por el judaísmo y se sintetiza en la conocida leyenda talmúdica * que cuenta que un gentil se acercó al sabio Hillel  * y le manifestó su deseo de convertirse al judaísmo, pero sólo si Hillel le enseñaba toda la Torá * mientras él lograse estar parado en un solo pie. Hillel le respondió: "Lo que es odioso para ti, no lo hagas a tus semejantes. Esa es toda la Torá, el resto es comentario".

"Esa regla, conocida universalmente como la "regla de oro", puede hallarse -formulada de diversas maneras- en muchas otras religiones, culturas y pensamientos filosóficos. En el islamismo (no es casual mi ejemplo) hay una "hadiz" * que dice: “Ninguno de vosotros habrá de completar su fe hasta que quiera para su hermano lo que quiere para sí mismo”.

"Por todo esto, considero que los mandatos de la religión o, mejor, de las religiones, si fueran seguidos sincera y lealmente, no podrían se utilizados para justificar absolutamente nada del conflicto palestino-israelí y, en todo caso, ayudarían mucho para su solución".

* Para los que desconocen algunos de los términos, incluyo un glosario de definiciones elementales y muy simplificadas:

- Talmúdico/a: del Talmud, un libro que compila discusiones rabínicas sobre leyes judías, tradiciones, costumbres, narraciones y dichos, parábolas, historias y leyendas.

- Hillel (también conocido como "Hillel, el Anciano" o "Hillel, el Sabio"): eminente rabino y maestro judío que vivió entre el 70 a. C. y 10 d. C.

- Torá: la Biblia hebrea, también conocida como Pentateuco, Primer Testamento.

- Hadiz: en el islamismo, narración o relato referido al profeta Mahoma."

II

Digo yo:

¿A diferencia de la política o la ciencia, la religión es irracional?

Me permito dudar de esa simpleza.

Dice alguien en un foro de debates: "Lo que hace un gobierno es analizable desde un punto de vista estrictamente racional, con datos concretos con los cuales se podrá estar de acuerdo o no. Una religión es una cuestión de fe, es decir totalmente irracional". Equivocado de punta a punta: todo es analizable: lo que hace un gobierno y lo que dice una religión. Los gobiernos pueden ser en sus actos racionales o irracionales.

Creo que quien dice que las religiones son irracionales mientras que la política y la ciencia son racionales confunde el discurso (sea político, religioso, filosófico o científico) con las acciones que se hacen en nombre de ellos, con la posibilidad de analizar cada uno de estos asuntos. Todo se puede analizar y criticar racionalmente, incluso el racionalismo, que no es una filosofía muy racional que digamos.

Actos de fe hay en política, donde uno decide adherir a una posición por motivos tanto racionales como por confianza en un colectivo o es sus líderes.

Actos de fe hay en la ciencia, donde los principios básicos de cualquier ciencia, incluso las que se consideran "exactas" o "duras", son siempre ideales e indemostrables. Hay actos de fe hay en la ciencia, donde nunca son concluyentes las demostraciones de verdad de una teoría ni tampoco las refutaciones. Así que muchas veces hay un mito de la razón que es tan religioso como cualquier religión.

Por otro lado, quiero agregar algo sobre la racionalidad: la racionalidad nunca nos proporciona motivos determinantes acerca de por qué es mejor no matar que matar. Matar no es irracional. Los campos de concentración son racionales. Masacrar es un acto perfectamente argumentable, tanto como no hacerlo. El capitalismo mata con su racionalidad financiera y bélica, así como el comunismo mató con su racionalidad revolucionaria. Cuando uno quiere encontrar motivos para optar por no matar, hay algo que no proviene de la ciencia ni de la política, son mandatos que fueron dichos hace miles de años: No matarás, Ama al prójimo como a ti mismo, Ámense los unos a los otros. Ninguna ciencia ha llegado a formular principios tan rotundos acerca del respeto amoroso entre seres humanos.

Por último, aclaro, por si hay algún cazafantasmas de la secta atea: no practico NINGUNA religión y no me siento superior a nadie por ello.