Ciruelo presenta su nuevo disco, El vientre de la ballena, hoy a la medianoche en La otra.-radio, FM La Tribu, 88.7, www.fmlatribu.com

domingo, 31 de agosto de 2014

El veneno de los milagros

Hoy a medianoche en La otra, Luciana Jury nos habla de su disco con Gabo Ferro y nos anticipa su show del domingo próximo. fmlatribu.com


El próximo domingo 7 de septiembre a las 21:00 hs Luciana Jury presenta en El Universal(Pasaje Soria 4940, Palermo) su show "De Raíces, Amores y Desmesuras". La extraordinaria cantante, sobrina de Leonardo Favio, tiene uno de los estilos más singulares de la escena popular argentina contemporánea. Además, Luciana está esperndo la salida de El veneno de los milagros, el disco que grabó recientemente con Gabo Ferro, interpretando juntos canciones de él. Lo que promete ser uno de los acontecimientos musicales del año. El disco se va a presentar el sábado 8 de noviembre en el ND/TEATRO. Paraguay 918. CABA. Las entradas anticipadas se venden con descuento hasta el 30 de septiembre en la boletería del teatro. El viiernes 19 de septiembre de 19:00 a 21:00  hs. se hará la venta anticipada del disco en Oui Oui Records, Soler 6090, Palermo.



De todo esto Luciana Jury va a estar hablando hoy a medianoche en La otra.-radio, 88,7, FM La Tribu, www.fmlatribu.com

El vientre de la ballena

Medianoche FM La Tribu 88,7 La otra.-radio www.fmlatribu.com


En La otra.-radio de esta medianoche la banda Ciruelo, integrada por Manuel Eguía, Toto Ciccone y Tiago Vega, viene a presentar su nuevo y genial CD, El vientre de la ballena.

Fernando Martín Peña critica la posición de Javier Porta Fouz contra los subsidios al cine nacional

Las notas de Porta Fouz anticipan una campaña del diario La Nación



Las dos notas que Javier Porta Fouz escribió en los últimos meses contra la política de subsidios al cine argentino (una en La Nación, la otra en el blog de Luis Majul) no parecen ser un arrebato del programador del BAFICI. La prédica del empleado del gobierno macrista  anticipa una campaña que el diario La Nación promete retomar. El viernes en su página web La Nación colgó un video con el siguiente encabezamiento (ver acá):

Subsidios al cine: ¿cuánto cuestan las películas que no miramos?

Una investigación de La Nación Data compara los subsidios pagados a cada película entre 2008 y 2014, cuánto público fue a verlas a las salas y qué recaudación comercial tuvieron; próximamente en LA NACION

El video, de un par de minutos de duración, apenas mencionaba tres o cuatro películas de los años 2008 y 2009 que habrían recibido importantes subsidios del INCAA, a las que se les adjudicaba una cantidad ínfima de espectadores, lo que invitaba a inferir que los argentinos "no miramos" las películas que el INCAA subsidia. Una versión burda de la misma idea, dirigida a lectores que no perderían el tiempo que requiere leer a Porta Fouz. El video duró pocas horas en youtube y ahora en ese link solo quedó un rectángulo negro (https://www.youtube.com/watch?v=qvi-9UzumUY). Pero sigue ahí la promesa de que la investigación de La Nación Data va a ser publicada "próximamente". 

Se trata de una operación anunciada y por el momento interrumpida. Falta la data pero están anticipadas las conclusiones: la recaudación comercial sería el patrón que La Nación y Porta Fouz proponen para evaluar la calidad de una política de subsidios a la cultura. En realidad, Porta Fouz dice algunas cosas más: que el INCAA subsidia "demasiadas" películas sobre [contra] la dictadura militar, la lucha por los derechos humanos y la militancia política; y que las entradas de los Espacios INCAA son demasiado baratas. Una nota de Nicolás Prividera ya había llamado la atención sobre el sesgo ideológico de las notas de Porta Fouz, quien milita para que el estado subsidie menos películas o, en todo caso, para que subsidie películas que desacrediten a la militancia de izquierda y la lucha por los derechos humanos (ver acá). No es una ocurrencia de Porta Fouz, entonces, sino una línea editorial que anticipa lo que haría un gobierno derechista como el que La Nación y Porta Fouz anhelan.

Hace unos días Fernando Martín Peña -programador de Filmoteca y del espacio de cine en el Malba, ex-director del BAFICI, que se alejó de ese cargo cuando constató que el macrismo había decidido reducir cada vez más el presupuesto del festival- escribió en su muro de Facebook una refutación de las tesis de Porta Fouz. Dice Peña:

"Hace un rato largo que no puedo asociar al Porta Fouz que escribe estas cosas con el que trabajó conmigo en el BAFICI entre noviembre 2004 y diciembre 2007. El año pasado escribió otro balance de este tipo, en el que por un lado sumaba todos los estrenos nacionales, por otro sumaba las cifras de espectadores (pero tomando sólo las entradas vendidas en los multicines, que en ese momento eran las únicas que daba la empresa Ultracine), y luego dividía ambas para poder sacar las conclusiones apocalípticas que le gustan a Lanata. Si leen los comentarios que siguen a la nota de Prividera (acá), verán también la fauna de siempre: el idiota que dice que todo lo que pasa el Gaumont son películas afines al gobierno, el bobo que -un poco como Porta Fouz- habla de un "mercado" según el cual tendrían que ajustarse la cantidad de estrenos y hasta el precio de la entrada. Es fatigoso discutir SIEMPRE las mismas cosas: a) el mercado (entendido bajo la ortodoxia capitalista) NO PUEDE SER la variable sobre la que se determinan las políticas de apoyo al cine argentino, y de hecho no lo es desde que al cine argentino lo subsidia el Estado, o sea [desde] 1947; b) el  "mercado" hoy ya no son solamente las entradas vendidas sino TODAS las otras formas de difusión (TV abierta, cable, DVD, internet y ya habrá más); c) cualquier película argentina que se pasa en cualquier parte del mundo (y el cine argentino sigue siendo una presencia firme en una mayor parte de los festivales internacionales) cumple el rol cultural que justifica la presencia del Estado; d) el apoyo al cine argentino es EN PRIMERA INSTANCIA una decisión de política cultural, no mercantil: se sabe que sin ese apoyo el cine argentino deja de existir y, sencillamente, no se quiere que eso pase. Esa es una decisión política y no la toman del mismo modo los gobiernos de cualquier signo: el gobierno nacional proporciona más dinero a la cultura; el de la ciudad de BsAs proporciona menos. Es objetivo; e) todos los sistemas de apoyo estatales, en cualquier parte, tienen que lidiar con los problemas del paternalismo y son perfectibles, pero solamente alguien que no vea lo que se produce puede creer que la mayor parte de la producción subsidiada es propaganda del gobierno; f) al cine extranjero no se le puede competir en su propio terreno sino creando uno propio, con precios más accesibles. Eso son, en términos generales, los espacios INCAA. Todo es mejorable. Pero sólo se puede mejorar si primero existe."

sábado, 30 de agosto de 2014

En Europa no se consigue



por Lidia Ferrari

Estuve en mi querida patria un mes... ¡y fue tan poco! Aquí, de regreso en Italia, ya estoy extrañando. Voy a contarles lo que se extraña de Argentina y en Europa no se consigue.

Esto que estoy haciendo ahora, una confesión sincera, una conversación simple, aquí, no se consigue.

Conversar con el otro, escucharse y escuchar. Sentarse con una amiga a tomar un café y hablar por horas de todo, de política, de ropa, de comida, de amores, de tristeza, de alegrías, de cualquier cosa, con ganas, mientras tu amiga te escucha y vos la escuchás, eso, en Europa no se consigue.

Tener cenas opíparas, eso sí se consigue en Europa, pero no conseguís que en esa cena o asado hablemos acaloradamente de las más diversas cuestiones, que con euforia discutamos de política, que nos riamos a carcajada batiente, que nos miremos con cariño pero cuando alguien dice algo que nos disgusta lo discutamos con vehemencia, y luego sigamos compartiendo la opípara comida, eso, en Europa no se consigue.

Que en un encuentro familiar los niños jueguen a la par con los adultos y digan cosas muy inteligentes que nos haga admirarlos, eso, aquí no se consigue.

Que haya mucha gente en la calle y que sientas una silenciosa cordialidad en la multitud. Que en el encuentro cotidiano haya una proximidad que, como dice Cortázar, es llana, simple y cariñosa. Lo decía en los ’70, que alguien se le acercaba y le demostraba “inmediatamente una especie de amistad y ternura, con la discreción del criollo” [1].

Es algo que notan los extranjeros y que nota uno, cuando viviendo en el extranjero te das cuenta de esa diferencia. Aquí, en Europa, la soledad se siente, también en la calle. No es que no haya hostilidad en Buenos Aires y en Argentina. Pero la hostilidad está relacionada con la paranoia posterior, con la idea de que el otro nos puede hacer daño. Pero eso no es lo que surge inmediato. No somos paranoicos de entrada. Se construye luego, luego de la desilusión o del bombardeo que te dice que hay que desconfiar. Pero espontáneamente somos confiados y pudorosos en esa confianza.

La otra característica, para mí la mayor virtud argentina, es la conversación. Puedo asegurar con certeza que de eso no se consigue en Europa. La conversación que dialoga, un sincero interés por el otro, y no un monólogo de dos o de tres, como se ve tan frecuentemente aquí. Gente que escucha y es escuchada.

Esto nos lleva a otra cosa que no sólo no se consigue sino que nos distingue, que Borges ha resaltado tanto en sus entrevistas: el culto de la amistad. La amistad como lugar donde uno es con el otro. La amistad como el intercambio que nos hace ser lo que somos. Aquí, en Europa, se siente que la amistad o es interesada o no es demasiado sincera. Pero no por malicia, sino porque no la han cultivado. Desconocen el valor de cierto tipo de amistad, porque también desconocen meterse en la propia piel y pensarse, y pensarse con el otro en una charla de café. No lo conocen. No lo han vivido. No lo pueden hacer, porque no saben lo que es. No en vano somos una capital de psicoanalizados. Es que algo de esa amistad donde uno confía sus cuitas, donde uno se rebalsa en el otro, eso implica un meterse en la propia piel de modo profundo, pero siempre a través de que haya otro que nos escuche, que nos ayude a meternos en esta piel que nos toca.

“En Europa no se consigue” es una frase muy escuchada y repetida, de la cual desconocía su origen. Como tantas cosas, en este mundo mediático en el que vivimos, nace de una publicidad de calzado deportivo llamado Interminable, en el cual el Ratón Ayala, pateando la pelota a la cámara, muestra sus zapatillas y dice: En Europa no se consiguen. Pensemos, década del 70 y un jugador de fútbol argentino haciendo publicidad de una marca argentina, con el remate del locutor en off que dice: Interminable, el calzado deportivo más fino del mundo [2]. Los tiempos han cambiado, por cierto. Los jugadores argentinos publicitan marcas internacionales, pero todavía la amistad es nuestra.

¿Será una mirada idealizada? Seguramente lo es, pero también hay una verdad en esto que digo. Tuve en este viaje algunas desilusiones, pero no fueron más que un baño de realidad. Desde afuera, uno escucha y lee los dolores, los males que nos aquejan, los podemos ver y hasta intuir de un modo muy próximo. Pero estando allí el mal se te filtra y te cala los huesos, como el frío agudo. Tratás de impermeabilizarte cuando quieren hacerte entrar el mal y, aunque no lo logran, sentís de cerca que están batiendo fuerte para que se horade tu cuero y dejes entrar las miserias humanas de los que siempre fueron miserables. Pero de esto hablaré en otro momento. Mi piel siguió curtida, porque la amistad, la conversación, el café, el cariño, la curiosidad por el otro, la inteligencia, el entusiasmo en la política y la simpatía me nutrió como para sobrevivir al menos un año en las calles impolutas de esta Europa pasteurizada.

[1] “La vuelta a Julio Cortázar en 80 preguntas”, por Hugo Guerrero Marthineitz, Revista Siete Días, N° 311, 30 de abril al 6 de mayo de 1973.

[2]

Viky Donda de todos los colores: "Hay que reconocer que hay cosas que el PRO ha gestionado bien, por algo la gente los vota"

Acercándose a Macri




Ambito Financiero: ¿El hecho de que una parte importante de la UCR y otros referentes como Elisa Carrió y Martín Lousteau se propongan una alianza con Mauricio Macri no refleja que hay diferencias que deberían estar solucionadas mucho antes de salir a buscar alianzas? ¿Erró Libres del Sur al buscar socios que a su vez están próximos a un partido con una agenda tan distinta como la del PRO?

Victoria.Donda: En efecto, es muy importante la diferencia entre la agenda de Libres del Sur y la del PRO. Totalmente de acuerdo. Son antagónicas, por lo menos en los temas más importantes, más allá de que uno pueda ir viendo o apoyando algunas ideas que están bien. A mi me parece que dentro de un frente heterogéneo como es UNEN, estas discusiones son sanas, porque venimos de distintas historias, tenemos diferentes ideas aunque nos hallamos (sic) puesto de acuerdo en un núcleo común. La política de ese mundo unidireccional, que podía dirigirse desde un partido único, con un tipo que agarraba un látigo y ordenaba a los de abajo, se terminó en la Argentina y en el mundo. Vamos por un camino más diverso, con un sujeto pluridimensional, hasta por los propios adelantos tecnológicos. El frente que representa esa sociedad tiene que ser tan heterogéneo como la sociedad; si no, no la podés representar. Es sano que tengamos una forma de dirimir esas diferencias. Y la forma está, las mayorías y las minorías existen para algo.

AF: ¿En qué es antagónica la agenda de ustedes con la del PRO?

V.D.: Obviamente, el Pro no tiene en agenda cuidar el bolsillo de los más pobres ni los sectores medios, ni el resguardo de las áreas del Estado que son para nosotros las más sensibles: educación, salud. Después, hay que reconocer que en la Ciudad de Buenos Aires hay cosas que se han gestionado bien; en el área de Cultura, algunas cuestiones del transporte. Sería obtuso no reconocerlo. Por algo la gente los vota, así como votó al Frente para la Victoria. Si no, estamos subestimando a la sociedad.

AF: En una democracia, es el sistema político el que tiene que representar a la diversidad de la sociedad, no cada uno de los partidos.

V.D.: Es el Gobierno el que tiene que representar a la sociedad. Un problema hoy es que una parte de la sociedad no se ve representada por el Gobierno nacional.

AF.: Más allá de las particularidades de cada país, en muchos partidos o frentes suelen convivir corrientes asimilables al centroderecha y al centroizquierda. El problema del Frente UNEN es que esas corrientes están mezcladas. En las primarias de 2013, Pino Solanas fue con Carrió; usted fue con Alfonso Prat Gay...

V.D.: Las listas también se mezclan. Lo cierto es que en un mundo globalizado, las sociedades cambian. Digo, el vicepresidente de José Mujica es Danilo Astori. Lo que hay que ver es que el mundo cambió y nos tenemos que acostumbrar a eso. Sí creo que hay que ir ordenando la política para tener dos grandes polos: un polo de centroderecha y uno de centroizquierda.

AF: ¿Le hace algún ruido que Prat Gay haya sido designado administrador de la herencia de Amalita Fortabat?

V.D.: No, es una relación privada. No era diputado en el momento de ser designado administrador. (Ndr: sí era diputado, su mandato fue 2009-2013 y Fortabat murió en febrero de 2012).

AF: ¿Qué pasará con ustedes, el centroizquierda de UNEN, si la mayoría del Frente decide aliarse con el PRO?

V.D.: Es un escenario que no está, hoy no es una realidad. Hacés hipótesis sobre cosas que no han sucedido...

AF:¿Cómo le suena escuchar esta frase del precandidato presidencial del Partido Socialista Hermes Binner: "Confiamos en la mano invisible del mercado que todo lo estabiliza"?

V.D.: Hermes es un hombre que conoce muy bien la gestión, una gestión progresista. Ya explicó a qué se refirió. La frase no me suena mal.

AF: ¿Cómo resolverá exactamente UNEN las diferencias sobre temas centrales como la matriz tributaria o la política de retenciones?

V.D.: Las mayorías se activan en las mesas de partidos que integran las ocho fuerzas que componen el Frente y se reúne una vez por semana.

AF: ¿No es poco orgánico ese mecanismo cuando hay tantas diferencias?

V.D.: No. Una vez que llegas a la gestión de gobierno hay que ver cuál fue el mejor hombre o la mejor mujer que eligió la sociedad. Tanto Pino Solanas como Hermes Binner están cercanos a nuestra posición y hay medidas de carácter económico con las que coincidimos con Julio Cobos. Con los economistas, sobre todo con Prat Gay, tenemos acuerdos de cómo llevar adelante lo que pensamos. No estamos tan lejos.

Fuente: Ambito Financiero. Entrevista: Sebastián Lacunza.