martes, 31 de agosto de 2010

Dr√°cula: amor y deseo

Pel√≠cula de amor n¬ļ 1
S√°bado 19:30 en La Tribu




por Julieta Eme

Dr√°cula, la pel√≠cula de Francis Ford Coppola, de 1992, abre el ciclo de 10 pel√≠culas de amor. Uno de los afiches de la pel√≠cula dec√≠a: “Love never dies” (El amor nunca muere). Pero qu√© es el amor. Juro que no tengo idea. Algo que cre√≠ siempre es que el amor no existe. O que, si existe, es deseo. Y qu√© es el deseo. Acerca del deseo, s√≠ tengo una idea: el deseo es movimiento. El deseo es la causa final aristot√©lica. Es aquello que tracciona todo desde adelante. Es una fuerza atractiva que opera desde el final (y no desde el principio).

Dr√°cula atraviesa oc√©anos de tiempo para reencontrarse con Mina. El amor de Dr√°cula es el m√°s grande que jam√°s haya existido. Es un amor que traspasa los siglos y la muerte. √Čl s√≥lo vive para volver a verla. La historia de Dr√°cula y Mina es una historia de amor y de deseo. Jam√°s nadie dese√≥ como desea Dr√°cula. Su voluntad, su deseo y su fuerza no tienen comparaci√≥n. Entre todas las bestias, es la m√°s fuerte. Entre todos los hombres, es el m√°s hermoso. Y Mina es la √ļnica afortunada de toda esta historia. ¿Qui√©n no esperar√≠a a√Īos por un amor as√≠? ¿Qui√©n no se muere de deseo por ser deseada/o de esa forma?

Toda la pel√≠cula es un exceso de romanticismo y erotismo. Pero hay una escena en la que ese romanticismo y erotismo est√°n abrumadoramente concentrados: la escena de la conversi√≥n de Mina. Dr√°cula llega hasta la cama de ella. Sin atreverse a mirarla, le confiesa que √©l es el monstruo que su marido y el Profesor Van Helsing est√°n buscando. Ella se da cuenta entonces de que √©l es quien mat√≥ a su amiga Lucy. Llora e intenta golpearlo, pero enseguida desiste: “Que Dios me perdone, pero te amo”. Dr√°cula comienza la conversi√≥n de Mina, pero desiste tambi√©n: “Te amo demasiado para condenarte”. Y es en ese momento cuando el deseo y la voluntad de Mina toman por sorpresa al vampiro. Y es el momento en el que la escena, adem√°s de er√≥tica y rom√°ntica, se vuelve tambi√©n un poco pornogr√°fica. √Čl se abri√≥ una herida en el pecho para que Mina bebiera la sangre. Ella acerca la boca muy despacio y muy decidida, siempre mir√°ndolo. √Čl la mira a su vez y sabe que ya no puede, ni quiere, detenerla. Mina apoya la boca sobre la herida y, al contacto con la sangre, su deseo se vuelve tan urgente y tan inmenso que Dr√°cula apenas puede resistirlo. Mientras intenta soportar la fuerza inesperada del deseo de Mina, y un rato antes del abrazo final, Dr√°cula experimenta un placer igualmente inesperado, que s√≥lo Mina pod√≠a darle.

Juro que esta escena me parece tan intensa que a duras penas puedo tolerarla. Pero lo que me resulta casi intolerable no son las imágenes (aunque sí un poco el diálogo) sino lo que la escena me hace desear: un amor que venza cualquier distancia y cualquier período de tiempo. Un amor (un deseo, en verdad) que sea infinito, cuya fuerza atractiva no cese nunca. Pero sé que eso, tal vez, es lo más difícil de conseguir. Y sé que eso, tal vez, es todo lo que quiero.

El s√°bado lleven pa√Īuelos con perfume a La Tribu y corran las sillas que est√©n alrededor m√≠o. Es posible que me desmaye de amor cuando la pel√≠cula termine y Oscar prenda las luces.

Sábado 19:30 en Lambaré 873.

lunes, 30 de agosto de 2010

Igual al cielo

Se viene el especial Te Cure en La otra. Fomingo 3 - 9 - 2017 - Radio Gr√°fica


Mostrame cómo hacés ese truco,
el que me hace gritar, ella dijo
el que me hace reir, ella dijo
y puso sus brazos alrededor de mi cuello.
Mostrame cómo lo hacés,
y te prometo
te prometo que
escaparé contigo
escapare contigo.

Dando vueltas en ese vertiginoso precipicio
besé su cara y besé su nariz
y so√Ī√© de todas las formas diferentes que pude
para hacerla brillar.

Por qué estás tan lejos?
ella dijo
Por qué jamas sabrás que estoy enamorado de vos?
que estoy enamorado de vos?

Vos, suave y √ļnica
vos, perdida y sola
vos, rara como los √°ngeles
bailando en los oceanos m√°s profundos
chapoteando en el agua
sos como un sue√Īo.

La luz del día me dio una forma
debo haber estado durmiendo días enteros
y moviendo mis labios para suspirar su nombre
abrí mis ojos.

Y me encontré a mí mismo solo
solo
solo sobre el mar creciente
que me rob√≥ a la √ļnica chica que am√©
y la ahogó adentro mío.

Vos, suave y √ļnica
vos, perdida y sola
vos
igual al cielo.

domingo, 29 de agosto de 2010

Crispaspados





por oac

El amasijo corporativo formado por los pulpos medi√°ticos y sus voceros parlamentarios se comi√≥ el amague. El martes ten√≠an todo preparado para salir a responder a la "embestida oficial" consistente en la intervenci√≥n de Papel Prensa y la posterior detenci√≥n de Magnetto y Mitre. Eso desatar√≠a el esc√°ndalo intenracional ante la "chavizaci√≥n" del modelo K. Tanto cre√≠an en esa hip√≥tesis, que dos de los m√°s obedientes difusores del punto de vista del Grupo hab√≠an grabado para su programa PALABRAS M√ĀS, PALABRAS MENOS sendas entrevistas a Lanata y Fontevecchia, dos empresarios period√≠sticos que se autoproclaman "periodistas independientes", bajo el supuesto de que cuando se emitieran las entrevistas Papel Prensa estar√≠a intervenida. Lanata y Fontevecchia terminaron comentando una noticia que nunca existi√≥. En el m√°s irrisorio medio de comunicaci√≥n lo l√≥gico ser√≠a replantear una producci√≥n period√≠stica que se ha vuelto caduca ante la evoluci√≥n de los hechos. No as√≠ para el nudo corporativo, que no repara en agravios a la inteligencia de sus consumidores. A esta altura, el estado de operaci√≥n permanente de la corporaci√≥n es tan evidente que se puede suponer que es m√≠nima la cantidad de consumidores que son "enga√Īados" por su repiqueteo; m√°s bien parece que los que les creen es porque eligen la mentira por gusto, conformismo o simplemente conveniencia.

Como la "embestida oficial" no fue lo que ellos esperaban, sino el env√≠o al congreso de un proyecto para regular la provisi√≥n del insumo del papel a los medios gr√°ficos y el env√≠o a la justicia de un informe para que investigue las irregularidades cometidas en el traspaso de la empresa Papel Prensa durante la dictadura, inmediatamente los escribas de la corporaci√≥n borronearon la "teor√≠a del fiasco", de la cual es un excelente ejemplo la columna de hoy de Nelson Castro en Perfil: seg√ļn el doctor Nelson, la "embestida" no se produjo porque a √ļltimo momento la Presidenta desestim√≥ dar el paso al que la empujaban Guillermo Moreno y H√©ctor Timerman. Parece que, seg√ļn la versi√≥n corporativa, la presidenta revis√≥ la propuesta de los dos monjes negros del r√©gimen y el lunes a la noche decidi√≥ a los apurones ir marcha atr√°s. El nudo corporativo esperaba la intervenci√≥n, como esta no se produjo no es que ellos se comieran el amague, sino que el gobierno recul√≥. Si interven√≠an Papel Prensa se ven√≠a la chavizaci√≥n y se instauraba el terrorismo de estado, como vaticin√≥ por en√©sima vez Elisa Carri√≥; como nada de esto sucedi√≥, se empez√≥ a hablar del fiasco del oficialismo. As√≠ lo dice Nelson:

“Eso pasa por haberle cre√≠do primero a Moreno y despu√©s a Timerman”, confesaba en estricto off una voz del Gobierno con tono de resignaci√≥n y gesto de fatiga. “Por favor, que termine pronto esta semana. La Presidenta qued√≥ al borde del rid√≠culo”, expresaba otra voz igualmente consustanciada con el oficialismo. Es que la jugada pol√≠tica montada en derredor del informe sobre Papel Prensa, ostentosamente titulado “La verdad”, capot√≥ el mismo d√≠a en que vio la luz p√ļblica. En efecto, el contenido de lo expresado por la Dra. Cristina Fern√°ndez de Kirchner durante su larga y tediosa exposici√≥n por la Cadena Nacional de Radio y Televisi√≥n el martes pasado, estuvo lejos de satisfacer la expectativa que desde las cercan√≠as de Moreno, Timerman y compa√Ī√≠a hab√≠an hecho trascender. En esos trascendidos se hablaba lisa y llanamente de una evidencia documental de tal contundencia que llevar√≠a a la intervenci√≥n y posterior expropiaci√≥n de Papel Prensa y a las casi inmediatas detenciones del CEO de Clar√≠n, H√©ctor Magnetto, y del director de La Naci√≥n, Bartolom√© Mitre. Finalmente, nada eso ocurri√≥.

Los voceros están crispaspados; bastaba ver las caras desencajadas de Van Der Koy y Blank el jueves a la noche: se los notaba demacrados, tensos, inseguros en la conducción de su programa CODIGO POLITICO de TN, tratando de ensayar un tono sarcástico que no les salía. Debe ser una tarea insalubre tener que defender intereses amasados con sangre, por más alto que sea su sueldo. Es curioso que el nudo corporativo y sus voceros parlamentarios intenten insuflar zozobra y crispación en medio de un clima político y social relativamente sereno: es que están muy nerviosos.

S√≥lo un estado de alta ansiedad explica que sigan subiendo el tono de las declaraciones y que a la vez obtengan como respuesta de sus cosumidores efectos nimios, acostumbrados durante los dos √ļltimos a√Īos a consumir dosis de veneno cada vez mayores sin reacciones visibles. La "multitudinaria marcha" de los clientes de Fibertel del lunes pasado (unas doscientas personas) marcan el l√≠mite de la eficacia del tratamiento orange clockwork. Algunas evidencias de la alta ansiedad:

- Van Der Koy compara en Clarín a Cristina con Massera:

Los Kirchner y un tiempo político que sólo encierra malos presagios (25/08/10)
Escuchar, por ejemplo, a Cristina hacer hincapi√© sobre la importancia de diferenciar el Gobierno del Estado (“l
as acciones estatales de Papel Prensa son de todos” , aleccion√≥), o de resguardar para la democracia la divisi√≥n de los poderes, encerrar√≠a casi la misma necedad que demostr√≥ el almirante Emilio Eduardo Massera, en su tiempo, cuando reclam√≥ a sus pares de la Junta Militar la publicaci√≥n de alguna lista de desaparecidos.
De esos mismos ciudadanos que había ordenado o consentido secuestrar y matar. (Nota completa acá).

- Hoy en Perfil Eliseo Ver√≥n analiza "semiol√≥gicamente" el discurso del martes de la presidenta. El buen manejo de tonos, pausas y argumentos de Cristina llevan al semi√≥logo a concluir que hay que prepararse "para tiempos oscuros". En un alarde ret√≥rico digno de Goebbels, Eliseo Ver√≥n concluye cinco p√°rrafos de su nota con la misma frase: "La voluntad de manipulaci√≥n de la opini√≥n p√ļblica no tendr√° l√≠mites". Parece que el sofisticado semi√≥logo conf√≠a en que el recurso efectista de repetir cinco veces la misma frase terminar√° por convencer al lector de Perfil de que acate la orden que Ver√≥n imparte: a prepararse para tiempos oscuros. La manipulaci√≥n a la que alude no es la que √©l o su empleador Fontevecchia practican dos veces por semana: la manipulaci√≥n para la que hay que prepararnos no es la de los medios afectados por las medidas desmonopolizadoras: la manipulaci√≥n que se cierne sobre nostros es la de los K: "Los Kirchner son nuestro Lost nacional: est√°n perdidos, pero cada nuevo episodio ser√° m√°s sensacional que el precedente". Esto promete que las columnas de Ver√≥n ser√°n en las pr√≥ximas semanas m√°s melodram√°ticas.

- El mismo Nelson Castro en Perfil atribuye los conflictos que est√° atravesando el pa√≠s a "problemas psicol√≥gicos del matrimonio presidencial": "A esta altura del relato –para utilizar un t√©rmino del que tanto gusta la Presidenta– surge, una vez m√°s, el problema psicol√≥gico pol√≠tico complejo que representa el matrimonio Kirchner. Ello queda evidenciado a trav√©s de una conducta por la que, tanto para N√©stor Kirchner como para su esposa, la realidad no es la que es sino la que ellos quieren creer que es". A Nelson no se le ocurre aplicar el mismo criterio epistemol√≥gico para su deslucida columna semanal de Perfil: para Nelson la realidad no es la que es, sino la que √©l cree que es.

- Carri√≥, parte de este mismo dispositivo del "Pandemonium K," no puede redoblar la apuesta porque hace a√Īos que abusa de la hip√©rbole: advirti√≥ que el Gobierno “va por la detenci√≥n” de los due√Īos de Clar√≠n y La Naci√≥n, consider√≥ que “este grupo (Clar√≠n y La Naci√≥n) es el √ļltimo baluarte” para defender la libertad de expresi√≥n y alert√≥ sobre los riesgos de caer “en la dictadura”.

- Las cosas no mejoran por el lado del joven prodigio del llamado peronismo disidente. Hoy en Perfil:

REPORTAJE A FELIPE SOL√Ā
“Esto es estalinista”

El diputado, uno de los referentes del Peronismo Federal, critica al Gobierno por hacer un uso espurio de los derechos humanos para atacar a Clarín en los casos Papel Prensa y Fibertel. Afirma que los Kirchner no tienen política de seguridad. Asegura que va a ser presidente, después de ganar las internas del peronismo.
(Ampliar ac√°).

Bueno, quizá haya que leer cada uno de los dichos de Solá sobre los resultados de las próximas elecciones con el mismo tono que él aplica al calificar al actual gobierno de estalinista.

- Esto es stalinista -le dice Felipe a Magdalena Ruiz Gui√Īaz√ļ-. Usar los lugares rec√≥nditos de la burocracia para seguir castigando muy fuerte a alguien.

—Tambi√©n es chavista- Gui√Īaz√ļ no inquiere, sino que le tira letra al obediente Felipe.

S√≠… Ch√°vez es un Stalin acalorado. Pero Ch√°vez no tiene la dimensi√≥n de estadista que ten√≠a aquel viejo asesino Stalin; s√≠: un asesino. Pero un estadista, tambi√©n.

Semejante grado de crispaspaci√≥n corporativa deber√≠a provocar grandes conmociones sociales. ¿Por qu√© ser√° que la calle luce todav√≠a tan tranquila?

After hours



Si cerrás la puerta, la noche podría durar para siempre
dej√° afuera el sol y decile hola a la nada
todos est√°n bailando y est√°n tan divertidos
ojalá pudiera pasarme a mí
pero si cerrás la puerta, la noche podría durar para siempre.

Si cerrás la puerta, la noche podría durar para siempre
dej√° el vaso de vino y brind√° por la nada
oh, s√© que alg√ļn d√≠a alguien me mirar√° a los ojos
y me dirá "hola! sos especial para mí!"
:)
pero si cerrás la puerta, la noche podría durar para siempre
:(

Oscuros salones de fiesta
y Cadillacs brillantes
y la gente en subtes y trenes
se ven grises bajo la lluvia
mientras van amontonados
oh, pero en lo oscuro la gente se ve bien.

Si cerrás la puerta, la noche podría durar para siempre
dej√° afuera el sol y decile hola a la nada
todos est√°n bailando y est√°n tan divertidos
ojalá pudiera pasarme a mí
porque si cerr√°s la puerta,
yo no tendría que ver el día nunca más
yo no tendría que ver el día nunca más
otra vez:
yo no tendría que ver el día nunca más.


El tema After Hours cierra el tercer LP de la Velvet, titulado simplemente The Velvet Underground. Está cantado por la debutante Maureen Tucker. Lou Reed, su autor, dijo una vez que la canción tenía una letra tan inocente que no se sentía capaz de cantarla.

Hoy a la medianoche en La Tribu, Antojo Lou Reed. On line. 88.7

s√°bado, 28 de agosto de 2010

Visuales VI

El puente de Charing Cross (Claude Monet, 1899)



por Liliana Pi√Īeiro

La bruma cae sobre el Támesis y suaviza la consistencia de las cosas. Es la hora donde los ojos naufragan y todo es fugaz, como una luz en el agua. Para nuestra felicidad, el puente va de una realidad a otra, siguiendo el camino de la bella disolución.

Una ciudad se desvanece a las puertas del sue√Īo.

viernes, 27 de agosto de 2010

El ciclo infinito

Antojo Lou Reed Domingo Mediandoche Laotraradio Online




El vicio del padre pasa al hijo
dej√°ndolo preocupado y perplejo
lo √ļnico que logra con la droga en sus venas
es escupir contra la cara que lo mira en el espejo
¿c√≥mo va a distinguir un acto bueno de uno malo
si ni siquiera se acuerda de su nombre?
¿c√≥mo va a hacer lo que hace falta hacer
si es un seguidor y no un líder?

La enfermedad de la madre pasa a la hija
dej√°ndola inmadura e indefensa
el licor corre por su cerebro con la fuerza de un disparo
haciéndola moverse en círculos
¿c√≥mo va a distinguir un acto bueno de uno malo
si est√° tirada de espaldas en su cuarto?
¿c√≥mo va a hacer lo que hace falta hacer
si es una cobarde y una in√ļtil?

El hombre, si se casa, golpear√° a su hijo
y tendrá un sinfín de excusas
la mujer, amargada, har√° algo parecido
pensando que est√° bien y que es lo apropiado
mejor que lo que les hicieron sus madres y su padres
mejor que la ni√Īez que ellos sufrieron
la verdad es que son m√°s felices cuando sufren
de hecho, por eso se casaron.

Lou Reed, New York, 1989

jueves, 26 de agosto de 2010

10 películas de amor 2010

Septiembre - octubre - noviembre











Coppola - Bertolucci - Garrel - Wong Kar-wai - Chabrol - Jord√° - Pialat - Cassavetes - Tsai Ming-liang - Lynch

+ una yapa

Desde el sábado 4 de septiembre a las 19:30 en Auditorio La Tribu, Lambaré 873

I'd burn up into a million pieces and fly into the sun to end this mystery

para acabar con este misterio



I would not run from the holocaust
I would not run from the bomb
I'd welcome the chance to meet my maker
and fly into the sun
fly into the sun
fly into the sun
I'd break up into million pieces
and fly into the sun.

I would not run from the blazing light
I would not run from its rain
I'd see it as an end to misery
as an end to worldly pain
an end to worldly pain
an end to worldly pain
I'd shine by the light of the unknown moment
to end this worldly pain.

And fly into the sun
fly into the sun
I'd shine by the light
of the unknown moment
and fly into the sun.

The earth is weeping, the sky is shaking
the stars split to their core
and every proton and unnamed neutron
is fusing in my bones
and an unnamed mammal is darkly rising
as man burns from his tomb
and I look at this as a blissful moment
to fly into the sun.

Fly into the sun
fly into the sun
I'd burn up into a million pieces
and fly into the sun.

To end this mystery
answer my mystery
I'd look at this as a wondrous moment
to end this mystery
fly into the sun
fly into the sun
I'd break up into a million pieces
and fly into the sun.

Lou Reed

miércoles, 25 de agosto de 2010

El desarrollo de la civilización venidera



por Martha Silva

Obra de Daniel Veronese, versi√≥n de Casa de Mu√Īecas, de Henrik Ibsen.

Esta versi√≥n fue estrenada en la Argentina en el a√Īo 2009 conjuntamente con Todos los grandes gobiernos han evitado el teatro √≠ntimo, versi√≥n de Hedda Gabler del mismo autor noruego, y contin√ļa en cartel despu√©s de una exitosa gira por el exterior.

Escrita en 1879, Casa de Mu√Īecas despert√≥ pol√©micas desde su publicaci√≥n por la cr√≠tica que hace a la instituci√≥n matrimonial burguesa. Nora, la protagonista, toma conciencia en un punto de la trama del maltrato permanente que recibe de Jorge, su marido, y decide hacer abandono del hogar y, con √©l, de sus dos hijos. Fue considerado en su momento el primer drama feminista.

Hubo una muy digna versi√≥n cinematogr√°fica argentina (1943) filmada por Ernesto Arancibia, con Delia Garc√©s y Georges Rigaud, que caus√≥ bastante revuelo. En 1973 fue filmada en Gran Breta√Īa por Joseph Losey (Chantaje contra una esposa) y en el mismo a√Īo se realiz√≥ con el nombre de A dolls’ House otra versi√≥n en Francia.

Siempre conmovi√≥ cimientos. Como narra el abandono de sus hijos por una madre de clase media a√ļn genera pol√©micas porque, para llegar a una decisi√≥n tan extrema, Nora debe soportar que se tense al m√°ximo la cuerda que sostiene la relaci√≥n matrimonial humillante, en medio de un entorno hip√≥crita.

Veronese ha tenido el tino de conservar esa estructura dramática, ya de por sí potente, pero, para hacer justificable la drástica decisión de Nora decidió exacerbar las características personales que Jorge tenía en la versión original: hacerlo más cruel y desconsiderado, y acentuar también la intriga policial.

Esta versi√≥n del dramaturgo argentino fue llevada por diversos pa√≠ses en una gira, cosech√≥ premios y permanece en la actualidad en cartel. Se estructura sobre los cimientos de un sujeto individualista –Nora- que puede vencer su quietismo para desafiar a la sociedad, buscando una verdad, y en el acto de decidir su situaci√≥n produce un cambio social.

EL CAMARIN DE LAS MUSAS

martes, 24 de agosto de 2010

Supermartes, SuperCris


por oac

Van a pasar muchos a√Īos antes de que volvamos a tener un/una presidente de esta calidad, de esta valent√≠a y de esta audacia pol√≠tica.

Viendo en conjunto a toda la oposición, su alcahuetería infinita con las corporaciones, su cobardía y su falta de ideas, sólo se puede desear tener a Cristina para rato, porque el resto es de terror.

Vamos con Cristina 2011. O nos vamos a la mierda.

Demente, √ļltima visi√≥n del mal

(por ahora)


por oac

Raising Cain es el t√≠tulo original de la pel√≠cula que Brian De Palma hizo en 1992 y que aqu√≠ se estreno como Demente. Demente es un t√≠tulo cualquiera, podr√≠a haber sido Acosada, Pandemonium, Culpables, o Desbarajuste, qu√© m√°s da. La traducci√≥n del t√≠tulo original ser√≠a algo as√≥ como "Criando a Ca√≠n". Y la pel√≠cula trata sobre... ¿la psiquiatr√≠a? ¿la educaci√≥n? ¿las familias disfuncionales? ¿el sexo enfermo? ¿el pecado, la culpa y el castigo? ...¿sobre qu√© demonios trata? Brian De Palma es el m√°s lun√°tico de todos los cineastas salidos de la factor√≠a. Se dice que es un disc√≠pulo de Hitchcock o algo as√≠, pero eso es poco decir. De Palma toma algunos motivos hitchcockianos para desquiciarlos. Lo propio suyo es el desquicio. El mundo como un lugar desquiciado, el arado salido del surco, el delirio, la realidad desbocada, un cierto state of emergency que es el pan de cada d√≠a, la pesadilla hecha realidad. Una anomal√≠a tan grande como la totalidad del ente ;-).

No hay caso, el universo es ingobernable, no hay ninguna garantía de que el paquete que guardamos en un cajón hace dos minutos esté todavía ahí. Me pasa en las pesadillas: hay algo que quiero esconder de la vista de alguien, porque si lo llega a encontrar se pudre todo. Tomo mis recaudos. Pongo la cosa a buen resguardo. Todo está en su lugar, lo vuelvo a revisar, lo confirmo. Pero hay una grieta por la que se cuela un chiflete y los objetos se retoban, la continuidad espacio-temporal se quiebra en cuanto el yo se fisura un poquitito y por ende el curso de los sucesos se dispara hacia lugares inconvenientes. Appliances have gone berserk, la gente se vuelve loca, pero loca peligrosa. Se pudre todo.

Como se trata de la √ļltima pel√≠cula del ciclo, quise que tuviera algo de fiesta, y as√≠ es, una fiesta del cine, una mascarada, fiesta saturnal, delirio b√°quico, aquelarre, cinta espiralada, sinuosa, deforme, pesadilla de la que no podemos despertar. Demente, √ļltima visi√≥n del mal (por ahora): divertid√≠sima.

Este sábado a las 19:30 en Lambaré 873. Y a partir de septiemmbre, 10 películas de amorrr...

lunes, 23 de agosto de 2010

Heideggerianismo barrial y existencialismo pop

Tell me why I don't like mondays


por oac

Ayer domingo atardec√≠ (yo no amanezco) con la noticia de la muerte de Mario Heler, viejo amigo y compa√Īero. Esto se sum√≥ a que ven√≠a pensando qu√© hacer con los muertos de este finde (Fogwill, el negro Guerrero) en la radio. Sumados a otros muertos de semanas anteriores y a todos tus muertos. Me di cuenta de que en el blog viene apareciendo seguido el tema. Por ejemplo, yo el viernes 30 de julio a las 6:42 de la ma√Īana estaba felic√≠simo de la vida y qu√© se me ocurri√≥ postear? Una canci√≥n de Silvio Rodr√≠guez que dice:

Al final de este viaje en la vida quedar√°n
nuestros cuerpos hinchados de ir
a la muerte, al odio, al borde del mar.
Al final de este viaje en la vida quedar√°
nuestro rastro invitando a vivir,
por lo menos por eso es que estoy aquí.


Maravillosa canci√≥n plena de im√°genes jubilosas sobre la vida vista desde la perspectiva del final. ¿Por qu√© se me ocurri√≥ pensar en la muerte si yo estaba tan feliz, eh? Otro enigma para Ceferino Riciarelli. A m√≠ que la vida me gusta tambi√©n me asusta. Y con la muerte mi t√°ctica consiste en ir haci√©ndome amigo (de hecho la tengo entre mis 676 amigos de feisbuc). Hace poco ve√≠amos en La Tribu esa pel√≠cula de Truffaut, La habitaci√≥n verde, en la que el protagonista dice que llega una altura de la vida en la que uno conoce a m√°s cantidad de muertos que de vivos. Pero esto tiene una soluci√≥n: por cada amigo muerto, cinco amigos nuevos, de modo que nunca llegar√° ese d√≠a que espera Truffaut. Y para eso no hay como feisbuc.

Pero lo que pensaba el domingo al anochecer, mientras preparaba el programa de radio, es que el problema con la vida humana es que siempre queda trunca. Por ejemplo, si yo me muero ma√Īana, hay un par de asuntos pendientes, una conversaci√≥n y alguna que otra cosita que me qued√≥ en el tintero. Y la verdad es que tengo intriga por resolver estas cositas, as√≠ que no quisiera que queden pendientes. Sin embargo, despu√©s pens√©: ¿acaso ser√≠a mejor morirme cuando ya haya evacuado estas migajas? ¿ya no tener nada pendiente? Hmmmm...

Claro que vendr√° sin preguntar, no creo que me den a elegir, pero ya que estamos en tren de existencialismo pop, popiemos. Willy me dice que es mejor que la dama de la guada√Īa te encuentre con las cosas inconclusas, que no te agarre hecho sino a√ļn por hacer. Y Ricagno me recuerda algo que dijo Pasolini: que la vida viva de una persona es ilegible y que s√≥lo al morir se hace legible. Cuando se clausuran los procesos y se truncan los proyectos, entonces ya se le puede poner un nombre al tipo, ya se puede decir: "este hombre hizo este par de cosas y pensaba hacer esto otro, pero eso qued√≥ pico truncado y listo el pollo". Claro, yo prefiero seguir siendo ilegible porque, al hacerte legible lo peor de todo es que vienen otros a leerte y s√≥lo van a leer boludeces.

Entonces ahora no s√© ya si quiero que la muerte me encuentre antes del despertar o que me halle insomne. Aclaremos: quiero resolver ese par de asuntos pendientes, no deseo morir todav√≠a, tengo que llegar a responderme ciertas dudas que me han asaltado semanas atr√°s. Y una vez resueltas, supongo que me dispondr√© a que me asalten nuevas dudas, para que sea como dice Willy, que me sorprenda con otros asuntos pendientes. Mientras tanto, seguir haciendo nuevos amigos en feisbuc, que me quitar√°n el sue√Īo, el poco sue√Īo que tengo.

Creo firmemente que es así.

Bah, no sé.

domingo, 22 de agosto de 2010

Hicieron la primera rese√Īa de mi libro

A los muchachos de Teolog√≠a Cr√≠tica ¡les en-can-t√≥!


por oac

Me enorgullecer√≠a de que el autor de esta rese√Īa estuviera presente el mi√©rcoles 8 de septiembre cuando hagamos la presentaci√≥n del libro en la Biblioteca Kierkegaard, en Carlos Calvo 257. Aqu√≠ les reproduzco textualmente lo que dijo el se√Īor Ceferino Riciarelli sobre mi libro, creo que es una rese√Īa tan buena que no puede sac√°rsele ni una sola coma:



A propósito de Una introducción a Kierkegaard, Oscar Alberto Cuervo. Buenos Aires Quadrata, 2010. 126 p. 1

Este ensayo introductorio propone muy pocas ideas: la lectura de Kierkegaard como met√°fora del “escuchar”, cierta cristolog√≠a que subyacer√≠a en su obra (y que Cuervo eventualmente reconstruye) y, por √ļltimo, una supuesta teor√≠a del poder del pensador dan√©s. En t√©rminos generales, el autor propone una lectura subjetivista (un verdadero existencialismo callejero) y anti-acad√©mica del pensamiento de Kierkegaard. El texto ha sido publicado en la colecci√≥n “Pensamiento locales”, dirigida por Adri√°n Gangi y Ariel Pennisi. Es interesante destacar que las dos p√°ginas del pr√≥logo en que se presentan los objetivos de la colecci√≥n (3-4) contienen m√°s ideas que la suma de las ciento veinte p√°ginas de Cuervo. “La filosof√≠a es, para nosotros, una posici√≥n de un singular, y por lo tanto, requiere ritmos, figuras y estilos tambi√©n singulares” declaran en forma program√°tica Gangi y Pennisi. La inspiraci√≥n (deleuziana) de esta y otras expresiones es indudable. Hay mucha poes√≠a en estas p√°ginas, pero poca filosof√≠a. La celebraci√≥n de las “singularidades”, los “puntos de estabilidad”, las “voces entremezcladas”, los “pensamientos anunciadores”, la “emoci√≥n”, el “entusiasmo”, “la palabra de pueblos por venir”, “apertura de sentido”, “resistencia”, etc. constituye un acto de poes√≠a muy valorable pero tambi√©n representa un pasaporte seguro al cambalache posmoderno. La fuerza del concepto se debilita hasta desaparecer. As√≠ ocurre, precisamente, con la interpretaci√≥n de Cuervo sobre la met√°fora del “escuchar la voz” 2 de Kierkegaard, ya que, como Hegel lo expresara en las primeras p√°ginas de la Enciclopedia, no basta con las representaciones inmediatas sino que es preciso elevarse al concepto. Toda divulgaci√≥n filos√≥fica, si no quiere ser un s√≠ntoma de la ideolog√≠a de su √©poca, debe buscar el rigor del pensamiento conceptual. Esta, desde luego, no es la tarea de los artistas sino de los fil√≥sofos genuinos. Hoy nos encontramos en las ant√≠podas de la Rep√ļblica de Plat√≥n: en nuestra √©poca se excluye al fil√≥sofo porque se pretende que sea un esteta o bien un sofista que deslumbre con la sensorialidad exigida, de lo contrario se lo excluye tanto de la academia como de las actividades de divulgaci√≥n. En poco tiempo, as√≠ como hoy se celebra lo “im-pol√≠tico” 3, tambi√©n se festejar√° lo “in-filos√≥fico”. El problema con el manifiesto program√°tico de Gangi y Pennisi es que acaba consagrando lo “anti-filos√≥fico” y lo “sub-filos√≥fico” sin siquiera, por otra parte, fortalecer un tipo de discurso religioso o teol√≥gico que, al menos, tenga la suficiente fuerza como para negar al pensamiento conceptual. El problema con la m√≠stica heideggeriana y barrial del Cuervo es, precisamente, que no est√° a la altura del pensamiento filos√≥fico ni del pensamiento teol√≥gico ni de la m√≠stica. El programa de las singularidades de Gangi y Pennisi est√° empedrado de buenas intenciones que conducen a la singularidad de Oscar Cuervo. That is the problem. Cuando falta concentraci√≥n en el punto filos√≥fico de inflexi√≥n, la doxa posmoderna se cuela, due√Īa absoluta de los presuntos pensamientos aurorales.



Habiendo ya se√Īalado las ideas que Cuervo pone en juego en esta introducci√≥n, ser√≠a apropiado dar por terminada nuestra rese√Īa pero, ya que el espacio lo permite, conviene hacer algunas observaciones adicionales. Debemos advertir que todos los cap√≠tulos de este libro ya hab√≠an sido escritos por Cuervo en forma de art√≠culos y se encuentran on line. 4 El autor no ha mejorado estos textos previos. Cuervo ha zurcido, aqu√≠ y all√°, los fragmentos disponibles, para crear un traje veros√≠milmente nuevo.

Digamos que el anti-academicismo de Cuervo se basa en varios motivos concurrentes: la apelaci√≥n a una singularidad despojada de cultura, el ejercicio de cierto arrebato “m√≠stico-existencial” y la denuncia del “saber acad√©mico” como una voluntad de imposici√≥n de “etiquetas” (25). Respecto al primer motivo, es evidente que Cuervo ha evitado la lectura de las grandes obras de la cultura occidental 5, as√≠ como la vasta bibliograf√≠a secundaria sobre Kierkegaard. Nuestro autor se encuentra en la intemperie te√≥rica. Lo notable es que esta subjetividad despojada de cultura no es ideol√≥gica ni filos√≥ficamente (obviamente, nunca podr√≠a serlo) neutral. La toma de partido de Cuervo es una mezcla de existencialismo pop con, lo que hemos denominado, heideggerianismo barrial. Cuervo rechaza la etiqueta de “existencialista” para Kierkegaard pero sus invocaciones a la “singularidad” y un marcado situacionismo lo incluyen al propio Cuervo en una existencialismo tout court. Incluso podemos tomar el discurso de Cuervo como un verdadero existencialismo residual de los 30 6 que trata de actualizarse en los albores del siglo XXI. Una verdadera curiosidad para la sociolog√≠a de la cultura. Esa mezcla de existencialismo y filosof√≠a posmoderna se advierte en la insistencia en la palabra “singularidad”, como si Cuervo quisiera darle al individualismo radical de Kierkegaard un barniz deleuziano, pero sin demostrar ninguna lectura profunda del pensador franc√©s. Por otro lado, el heideggerianismo barrial de Cuervo es algo sorprendente; uno estar√≠a dispuesto a arriesgar que nada hay en la textualidad de Heidegger que haya emigrado a las ideas de Cuervo excepto algo muy sutil: la pretensi√≥n de superar la metaf√≠sica y ostentar un saber esot√©rico que trasciende el pensamiento conceptual y la theorein 7. Lo curioso es que, a diferencia de otras construcciones barrocas de la filosof√≠a de la diferencia, como el estilo del propio Gangi o Pennisi, el discurso franciscano de Cuervo se mantiene alejado de la jerga de la diferencia, ya sea de la efusi√≥n monista-vitalista de Deleuze, ya sea de la sintaxis sinuosa del mago de Messkirch. Mientras que el dialecto postestructuralista o neonietzscheano de la diferencia se auto-constituye en cierto misterio, Cuervo est√° en un estadio previo: su visibilidad y austeridad no le permiten crear una ret√≥rica esot√©rica. Su pedanter√≠a es di√°fana y su pretensi√≥n de cuestionar los cimientos de Occidente con sus humildes met√°foras permite observar los mecanismo m√°s simples del discurso posmoderno. As√≠, por ejemplo, cuando ante un problema Cuervo no tiene una buena hip√≥tesis de resoluci√≥n, entonces adopta la estrategia del t√≠pico “problematizador” posmoderno, a la vez que elude la cuesti√≥n con el estribillo de “ la-vedad-de-cada-cual” 8.

La teología inexistente de Oscar Cuervo
Hay que admitir que nuestro autor tiene un r√©cord dif√≠cilmente superado en la historia de los estudios kierkegaardianos: en el cap√≠tulo “¿Qui√©n es el Jesucristo de Kierkegaard?”(71-96) 9, en donde se propone dilucidar esa pregunta fundamental, no utiliza ninguna obra de teolog√≠a. Cuervo no cita un solo tratado de cristolog√≠a para intentar responder la pregunta. Con el viejo truco de “problematizar”, Cuervo nos advierte que es necesario comprender la centralidad de Cristo “aunque m√°s no sea como enigma irresuelto, o como una X en una ecuaci√≥n a despejar” (73), por eso nuestro autor explora la figura del “Desconocido” para luego detenerse en los t√≥picos kierkegaardianos de la “contemporaneidad de Cristo” y en su car√°cter contradictorio del Dios-Hombre. La indagaci√≥n sobre qui√©n es el Jesucristo de Kierkegaard no arriba a un puerto y, al misterio de este vac√≠o, Cuervo lo rellena con alg√ļn que otro arrebato m√≠stico-existencialista: “Pero hay otra posibilidad: cuando la verdad te mira a los ojos. En ese instante se revela qui√©n eres. No est√° escrito en ninguna parte, est√°s solo para decidirlo. Kierkegaard escribe: solo ante Dios” ” (91).

Habr√° que decir que la cuesti√≥n de la cristolog√≠a en Kierkegaard presenta una vaciedad que, en efecto, se acerca mucho a la vacuidad del propio Cuervo. En obras tales como La Enfermedad Mortal, La ejercitaci√≥n del cristianismo, Migajas Filos√≥ficas, etc. a partir de la cuales es posible intentar reconstruir cierta idea de Jesucristo, no aparecen rasgos individuales y/o hist√≥ricos de Jes√ļs. El anti-historicismo furioso y program√°tico de Kierkegaard podr√≠a explicar la ausencia de rasgos sociales y humanos del Jes√ļs hist√≥rico, pero lo curioso es que el pensador dan√©s no le otorga a Jesucristo ni rasgos idiosincr√°sicos ni una personalidad. De esta manera, la cristolog√≠a de Kierkegaard bordea el monofisismo y se acercar√≠a a la interpretaci√≥n neohegeliana de izquierda de un Cristo compuesto de la idea de g√©nero humano sin la individualidad de la personalidad10. En cualquier caso, estamos ante un apasionante tema cristol√≥gico que todav√≠a sigue abierto y sobre el cual la teolog√≠a debe dar cuenta, pero en Cuervo -dec√≠amos- no s√≥lo no hay rastro de un solo tratado de cristolog√≠a sino que no hay rastro de pensamiento teol√≥gico.

La impolítica de Cuervo
Al parecer Cuervo manifiesta una antipat√≠a por el marxismo que coincide con su derechismo m√≠stico-heideggeriano como anillo al dedo. En su lectura vocal de Kierkegaard, nuestro autor rechaza la cr√≠tica de Luk√°cs al fil√≥sofo dan√©s en El asalto a la raz√≥n con un argumento relativista: seg√ļn Cuervo no est√° claro qu√© es progresista y qu√© reaccionario en pol√≠tica, por lo tanto Kierkegaard no puede ser “juzgado” como conservador 11. A esta defensa posmoderna podemos replicar con lo siguiente: si bien es cierto que la cr√≠tica de Luk√°cs es reduccionista desde el punto de vista filos√≥fico-metaf√≠sico, hay que reconocer su justeza desde el punto de vista pol√≠tico. Cuervo resume la posici√≥n lukacsiana. “Subjetivismo extremo, solipsismo negaci√≥n del car√°cter racional de la historia y negaci√≥n de la historia misma, borramiento de los lazos comunitarios: son las notas caracter√≠sticas del irracionalismo que Luk√°cs atribuye a Kierkegaard” (108); pero justamente Cuervo no advierte que estas notas son rasgos ineludibles del proyecto kierkegaardiano, especialmente de su direcci√≥n pol√≠tica. Por otra parte, es evidente que Cuervo evita una seria confrontaci√≥n con el marxismo filos√≥fico, ya que omite ol√≠mpicamente cualquier menci√≥n del ensayo de Adorno 12. De nuevo podemos apreciar la intemperie te√≥rica de Cuervo, semejante al estado pr√≠stino de Ad√°n y Eva en el para√≠so terrenal.

Luego de preguntarse m√°s de una vez “¿Qu√© es la pol√≠tica?”(98, 99), parecer√≠a que Cuervo nos va a explicar la supuesta revoluci√≥n kierkegaardiana en este terreno. Se insin√ļa que el pensador dan√©s tiene una novedosa teor√≠a del poder que puede ser reconstruida y entonces Cuervo llega a afirmar que en realidad el concepto kierkegaardiano de “comunicaci√≥n indirecta” significa “comunicaci√≥n de poder” (109). Con esto, el autor cree poder recuperar un nuevo pensamiento pol√≠tico que se cristalizar√≠a en una dimensi√≥n pr√°ctica como amor al pr√≥jimo en Las obras del amor. Justamente la lectura atenta de esta √ļltima obra (o del ensayo de Adorno) hubiera advertido a Cuervo de que, en rigor, Las obras del amor expresa una concepci√≥n legalista y abstracta del amor, la cual adem√°s constituye la culminaci√≥n pol√≠tica coherente de la interioridad abstracta de todo el proyecto kierkegaardiano. Pero, sobre todo, es importante destacar que el agape cristiano no se agota en esta versi√≥n extrema y legalista que se presenta en Las obras del amor. Una primera reflexi√≥n teol√≥gica (sobre la concepci√≥n paulina o juaniana) indica lo contrario: el amor cristiano, fuertemente vinculado con la gracia divina, no debe transformarse en un imperativo abstracto y universal sin contenido.

Nos parece, por √ļltimo, que el objetivo de la colecci√≥n “Pensamiento locales” se ha cumplido. Oscar Cuervo es una singularidad que nos da un ramillete posible de distintas flores de nuestro suelo: cierto derechismo heideggeriano, el culto acr√≠tico a Kierkegaard, el anti-academicismo y el existencialismo del capricho.

Fecha de recepción: 8-06-2010 Fecha de aceptación: 20-06-2010

1 Este libro se present√≥ el jueves 6 de mayo en la 36¬ļ Feria del Libro (2010); para esa ocasi√≥n se anticip√≥ una impresi√≥n antes de la edici√≥n comercial. Unos d√≠as antes de la presentaci√≥n, el 25 de abril, ocurri√≥ el infeliz episodio en que irrumpi√≥ una patota kirchnerista para impedir la presentaci√≥n del libro “Indek: historia √≠ntima de una estafa” de Gustavo Noriega.

2 “La lectura no es invenci√≥n sino escucha. Y nadie escucha lo que quiere sino lo que puede”. (15); “Salir al encuentro de una multiplicidad de voces en sus diferencias irreductibles. Dejar hablar a cada uno de los pseud√≥nimos, modular nuestro o√≠do con sus diversas entonaciones, etc.” (29; Cfr. tambi√©n 33; 37; 78, todas las citas que no tienen otra indicaci√≥n pertenecen a Una introducci√≥n a Kierkegaard.

3 Esposito, Roberto: Categorías de lo Impolítico. Buenos Aires: Katz, 2006.

4 Cuervo, Oscar Alberto: “¿Qui√©n es el Jesucristo de Kierkegaard?”, Jornadas Kierkegaard, ISEDET , 27, 28 y 29 de Octubre de 2005; Cuervo, Oscar Alberto: “Kierkegaard y la comunicaci√≥n indirecta” Jornadas Kierkegaard, ISEDET, 17 y 18 de Noviembre de 2006, etc.

5 Este despojamiento bibliogr√°fico adquiere dimensiones dram√°ticas. Por ejemplo, cuando se refiere a la polifon√≠a de voces en la estrategia de los heter√≥nimos de Kierkegaard Cuervo parece ignorar, tanto en esta Introducci√≥n como en sus art√≠culos, la existencia de la teor√≠a de Mijail Bajt√≠n (Bajtin, Mijail: Problemas de la po√©tica de Dostoievski. M√©xico: F.C.E., 1986); o bien, cuando problematiza el estatuto del autor, parece desconocer el famoso texto de Foucault (Foucault, Michel: ¿Qu√© es un autor? M√©xico. Universidad Aut√≥noma de Tlaxcala, 1985).

6 “¿Qui√©n es el hombre, cada hombre? No es precisamente una pregunta filos√≥fica y no puede responderse en general. Es una pregunta que interroga a cada uno y que s√≥lo a uno le ata√Īe.” (96) Cuervo parece adherir al subjetivismo extremo de Climacus y Anticlimacus: “La determinaci√≥n de la verdad, dice Anticlimacus, es √©sta: que ella es PARA TI” (90)

7 “Con frecuencia, la filosof√≠a occidental ha pretendido presentarse como un discurso transparente, claro, distinto y totalizador: es decir, capaz de constituirse como fundamento de todo saber, incluso de s√≠ mismo”. (31)

8 “Y por eso, nuestra pregunta, ¿qui√©n es el Jesucristo de Kierkegaard?, no puede comprenderse cabalmente si cada vez que se formula no nos preguntamos al mismo tiempo qui√©n es Kierkegaard como autor, qu√© voz habla en cada uno de sus textos seud√≥nimos y qu√© entonaci√≥n (Stemming) particular requiere el tema que en cada caso se aborda” (59).

9 Este cap√≠tulo es un art√≠culo anterior: Cuervo, Oscar Alberto: “¿Qui√©n es el Jesucristo de Kierkegaard?”, Jornadas Kierkegaard, ISEDET - 27, 28 y 29 de Octubre de 2005.

10 Esta fue la posici√≥n de David Strauss, tan atacada por los poshegelianos de derecha como Karl F. G√∂schel. Ver el excelente art√≠culo de Andr√©s Jim√©nez Colodredo: “Mesianismo y pol√≠tica en el debate poshegeliano sobre la personalidad de Dios” en Actas del II Simposio Internacional Helenismo y Cristianismo. Buenos Aires, 2010.

11 “Al decir, por ejemplo, que Kierkegaard ha sido individualista, burgu√©s reaccionario: ¿desde qu√© posici√≥n autoerigida en √°rbitro de la racionalidad se puede hacer accesible la validez de semejante juicio? ¿Un discurso que se pone del lado del progreso siempre que denuncie a otro como reaccionario y por el s√≥lo hecho de denunciarlo?” (110).

12 Adorno, Theodor: Kierkegaard. Construcción de lo estético. Venezuela: Monte Avila Editores, 1971. Ver el excelente trabajo de Vicente Gómez, El pensamiento estético de Theodor W. Adorno. Valencia: Cátedra, 1998.

s√°bado, 21 de agosto de 2010

Necesito dormir



I need some sleep
It can't go on like this
I tried counting sheep
But there's one I always miss
Everyone says I'm getting down too low
Everyone says you just gotta let it go
You just gotta let it go
You just gotta let it go

I need some sleep
Time to put the old horse down
I'm in too deep
And the wheels keep spinning 'round
Everyone says I'm getting' down too low
Everyone says you just gotta let it go
You just gotta let it go
You just gotta let it go

You just gotta let it go.

viernes, 20 de agosto de 2010

Visuales III

Perro semihundido
(Francisco de Goya,
Pinturas negras, 1819-23)



por Liliana Pi√Īeiro

De la pendiente surge una peque√Īa cabeza, el hocico alzado olfateando la ausencia. Pero ese vac√≠o es enorme y vertical. Desprendido del cielo, el ocre avanza sobre el animal como cualquier tristeza.

Hay en la pintura una elocuencia de espacio, de color, de magnitud. Acaso la angustia sea justamente eso: una cuestión de proporciones.

jueves, 19 de agosto de 2010

Formas de vivir para no morir nunca


por Silvia Formente

1- La infancia de Rainer: "Soy mi propio padre"

1945: Nace el 31 de mayo de 1945 en Bad Wörisholen, al Oeste de Munich, Bavaria.
1952: Se divorcian sus padres.

Mientras Alemania se hundía en el caos de la derrota del tercer reich, 31 días después del suicidido de Hitler, decidió nacer Rainer Werner Fassbinder, hijo de Liselotte Eder, traductora, y el doctor Helmuth Fassbinder: no sé nada sobre ese día, si fue un parto normal, si en una actitud típicamente fassbinderiana se apuró a nacer, o demoró lo más que pudo su salida a este mundo, no lo sé.
Es dif√≠cil imaginar una infancia agradable en Munich, una ciudad devastada por los bombardeos; la suya fue horrible: una casa llena de parientes refugiados que huyeron de Danzig, un padre m√©dico que hac√≠a abortos clandestinos y una madre que no le dedicaba el tiempo necesario. Rainer, un chico solitario, pas√≥ por escuelas e internados y a los 7 a√Īos empez√≥ a ir al cine todos los d√≠as. El cine de Hollywood, impuesto por el pa√≠s vencedor, los westerns, los films de Cagney y Bogart, fueron su verdadera escuela.


El amor es más frío que la muerte

2- Mujeres apasionadas: "El amor es el mejor, el más insidioso y eficaz instrumento de represión social".

1958: Su madre se casa por segunda vez. Su padrastro le prohibe ver a su madre.
1965: Realiza su primer corto, Der Stadstreicher.
1966: Estudia teatro. Segundo corto: Das Kleine Chaos. Intenta ingresar en la escuela de Cine de Berlín. No aprueba le examen.
1967: Se incorpora al Action Theatre.

En el Action Theatre remplaza en Ant√≠gona a un actor de un d√≠a para otro y no tarda en hacer girar al grupo alrededor de su liderazgo. Siembra pasiones, celos, resentimientos y organiza los destinos de sus amigos, amantes y colaboradores art√≠sticos: Peer Raben, Ursula Stra√§tz, Kut Raab, Harry B√§r, Ingrid Caven, Hanna Schygulla, Irm Hermann conforman una corte que lo acompa√Īa en todo momento. Son la caldera de donde saca argumentos, actitudes y gestos y la cisterna donde los sepulta para que vayan a enfriar sus ofensas y regresen a amarlo, como siempre.

3- Recursos humanos: "Cuando no trabajo me encuentro absolutamente perdido"

1968 Funda el Antiteater junto a Peer Raben, quien pronto se convertir√° en el compositor de la m√ļsica de todas sus pel√≠culas.
1969: realiza su primer largometraje, El amor es más frío que la muerte; y otros tres: Katzelmacher, Dioses de la peste, El por qué de la locura del Sr. R. *
1970: realiza siete films: Rio das Mortes, Das Kaffehaus, Whity, El viaje de Niklashausen, Atenci√≥n a esa prsotituta tan querida, El soldado americano y Reclutas en Ingolstadt. Se casa con la actriz y cantante Ingrid Caven. En la noche de bodas la echa de la habitaci√≥n, porque en realidad le interesa pasarla con el actor negro G√ľnther Kaufmann.
1971: "Pausa para pensar": escribe tres obras de teatro. Conoce al director de melodramas Douglas Sirk. Filma El mercader de las cuatro estaciones, conoce en un sauna de París al inmigrante marroquí El Hedi Ben Salem, al que todos llaman Alí, quien será su gran amor. También en 1971 Fassbinder funda la productora Tango Films.
1972: Realiza la miniserie Acht stunden sind kein tag. Filma Las amargas lágrimas de Petra von Kant, Wildwechsel y, para la televisión, Libertad en Bremen.
1973: Filma La angustia corroe el alma, una de sus obras cumbres, protagonizada por su amante El Hedi Ben Salem. Al término de la filmación Fassbinder decide expulsar al marroquí de su departamento y de su círculo, cambia la cerradura y lo deja en la calle. Filma para el cine Martha, y un par de films para la televisión.


El mercader de las cuatro estaciones

En el per√≠odo de producci√≥n m√°s abrumador, sus pasiones tormentosas fueron el motor de sus films m√°s personales. Esta forma de reflejar su vida personal, fuera de la norma peque√Īo-burguesa, repercuti√≥ en el grupo de colaboradores que se somet√≠an a su influjo, se iban y volv√≠an arrepentidos a trabajar bajo sus √≥rdenes. Ese constante flujo y reflujo constitu√≠a una estructura que sosten√≠a una capacidad de trabajo casi sobrehumana. Adem√°s, supo aprovechar sus recuerdos y experiencias familiares para recontruir la memoria hist√≥rica del pueblo alem√°n que el milagro econ√≥mico hab√≠a intentado sepultar en el olvido.

4- Desesperación: "Quise hacer una comedia sobre mí mismo, contemplar mi lado negativo desde cierta distancia"

1974: Hace Fontane Effi Briest y La ley del más fuerte (su gran protagónico como actor).
1975: Realiza El viaje a la felicidad de Mam√° K√ľsters, S√≥lo quiero que me amen y Miedo al miedo.
1976: Dirige Ruleta china y El asado de Satán. Y para la tv Bolwieser, protagonizada por su "colaborador íntimo" Kurt Raab (protagonista también de El por qué de la locura del Sr. R. *). Al término de Bolwieser Fassbinder expulsa de su círculo a Raab.


Desesperación

1977: Dirige a Dirk Bogarde en Desesperaci√≥n. Realiza uno de los episodios del film colectivo Alemania en oto√Īo, en el que expone crudamente su intimidad con su nuevo amante, Armin Meyer, y su propia madre.
1978: Salta a la fama internacional con El matrimonio de Mar√≠a Braun. El 31 de mayo se suicida Armin Meyer, despu√©s de haberse separado de Fassbinder. En su memoria realiza En un a√Īo con 13 lunas.
1979: Filma La tercera generación.

Se inicia un per√≠odo oscuro, con la cr√≠tica y distintos grupos de opini√≥n en contra. Bebe en exceso, engorda y consume drogas: haschish, coca√≠na, hero√≠na. En Alemania en oto√Īo se filma a s√≠ mismo de una forma tan realista que duele su sinceridad, su angustia, su decadencia f√≠sica, su despotismo; en el film aparece su madre, quien dice que no sabe por qu√© ahora no es nazi, as√≠ como antes no sab√≠a por qu√© era nazi. Para exorcizar la culpa que le produce el suicidio de Armin hace el film m√°s doloroso de su filmograf√≠a, En un a√Īo con 13 lunas, el de la famosa escena del matadero...

5- La vida es hermosa, incluso ahora (frase final del film Los Dioses de la peste, 1969)

1979-80: Realiza la monumental miniserie para la tv Berlin Alexanderplatz.
1980: Filma Lili Marleen, un melodrama ambientado durante el nazismo que ser√° su despedida de la actriz Hanna Schygulla.
1981: Hace Lola, El deseo de Veronika Voss y el documental Theater in Trance.
1982: El deseo de Veronika Voss obtiene el Oso de Oro en el festival de Berl√≠n. El marroqu√≠ El Hedi Ben Salem, quien tras ser abandonado por Fassbinder estaba deambulando por Europa, mata a un hombre en una ri√Īa callejera en Francia y es encarcelado. Se suicida en su celda. La noticia del suicidio sume a Fassbinder en una gran depresi√≥n. Filma Querelle, dedicada a la memoria de El Hedi Ben Salem. Cuando a√ļn no termin√≥ de hacer el montaje de Querelle est√° escribiendo el gui√≥n de la ue ser√≠a su pel√≠cula siguiente, Yo soy la felicidad del mundo. Pero no termina ni Querelle ni el nuevo gui√≥n. El 10 de junio de 1982 es econtrado muerto en su habitaci√≥n de paredes marrones sin ventanas. La autopsia encuentra en su cuerpo hinchado rastros de coca√≠na, p√≠ldoras y alcohol.


Querelle

El infierno de Fassbinder estaba encantador en Querelle, con su sol en un amanecer sin tiempo, un espacio dorado donde las pasiones en varias direcciones se confunden para asumir su incapacidad de expresar amor. Yo prefiero recordarlo ah√≠, en esa cumbre creativa, porque me cuesta aceptar que un error de c√°lculo lo priv√≥ de seguir haciendo sus maravillosos films. Tampoco quiero ver en sus √ļltimos films met√°foras sobre su final, presentimientos o testamentos, aunque √©l tuviera en claro que prefer√≠a "una vida corta pero intensa antes que una larga y rutinaria". (Julio 2003)

FIN

Postdata del editor: Releo el final de esta nota escrita por Silvia Formente para el primer n√ļmero de La otra, en 2003. Y al tipearla, a pesar de que obviamente ya la hab√≠a le√≠do varias veces, tengo la ilusi√≥n de que la frase termine diciendo: "me cuesta aceptar que un error de c√°lculo lo priv√≥ de... expresar el amor que sent√≠a...". Porque el hecho de que no pudiera terminar alguno de sus maravillosos films me parece ahora m√°s aceptable que la posibilidad de que un error de c√°lculo le impidiera dar amor. Ya no est√° Silvia -a cuya memoria dedico este post- para poder preguntarle por este final alternativo.

Y aqu√≠ me quedo yo, tratando de no cometer ning√ļn error de c√°lculo.

El fin de la radio

Ultimas dos funciones de una película
realizada por La Tribu Audiovisual




En 2009 FM La Tribu cumpli√≥ 20 a√Īos. Una de sus formas de festejarlo fue con el concierto compuesto especialmente para esta fecha por la Orquesta de C√°mara La Tribu. El Fin de la Radio recupera el concepto de radioarte al fusionar m√ļsica contempor√°nea con testimonios de hombres y mujeres que pasaron por el estudio de FM La Tribu en sus 20 a√Īos.

Algunas de las voces que recorren la obra son las de Dar√≠o Santill√°n, Richard Stallman, Moira Mill√°n, Eduardo Galeano, Osvaldo Bayer, Liliana Felipe, el Subcomandante Marcos, Franco “Bifo” Berardi, Gabo Ferro, Vicente Zito Lema, Olga Marquez de Aredes, y Manu Chao, entre otros.

La m√ļsica de El Fin de la Radio est√° liberada bajo licencia Creative Commons.

Realización: La Tribu Audiovisual.

Ultimas dos funciones: Este domingo y el siguiente a las 20:00 hs. en ARTECINEMA, Salta 1620

miércoles, 18 de agosto de 2010

El por qué de la locura del Sr. R.

Semana Fassbinder II
Una de las escenas m√°s tristes de toda la historia del cine



por oac

El porque de la locura del se√Īor R. es una de las cumbres del cine fassbinderiano. Es un film dif√≠cil de ver, en un doble sentido: porque, hasta donde yo s√©, no circula en video ni DVD y el Goethe tampoco tiene una copia en 16 mm para que se programe en cineclubs, as√≠ que se proyecta en Buenos Aires una vez cada tantos a√Īos. En este caso, tendremos el gusto de compartir con quienes vengan el pr√≥ximo s√°bado una copia subtitulada realizada por nosotros: Luis Arias, Ana Fioravanti, Perla Neiman y quien les habla hicimos una traducci√≥n y Luis la insert√≥ en el DVD. Quiz√° sea la √ļnica versi√≥n del film en DVD subtitulada en castellano que exista en el mundo. Como sea, no parece probable que esta pel√≠cula se vaya a exhibir muy seguido en el futuro inmediato.



La otra dificultad para ver El por qu√© de la locura del Sr. R. es de √≠ndole art√≠stica: se trata de un planteo de una radicalidad que se goza no sin una considerable dosis de malestar: pero se goza, porque es una pel√≠cula extraordinaria. Petenece al per√≠odo inicial de la obra fassbinderiana: realizada en 1970, de la √©poca en que Fassbinder hac√≠a un promedio de seis largometrajes por a√Īo. Su t√≠tulo original es Warum l√§uft Herr R. Amok? y es una co-direcci√≥n de Rainer con Michael Fengler. La narraci√≥n est√° planteada en largos planos secuencia, con c√°mara en mano, como si Fassbinder se hubiera propuesto anticipar y llevar a una cima imposible de superar algunas de las premisas con que se lanz√≥, a√Īos despu√©s y como una operaci√≥n de marketing, el Dogma 95. Pero un minuto de este film vale m√°s que toda la filmograf√≠a de Lars von Trier y Thomas Vinterberg.



Las pel√≠culas de Fassbinder exponen casi siempre casos desesperados. El Sr. R. tiene el rostro y la voz del gran actor (y "colaborador √≠ntimo": una categor√≠a t√≠pica del dispositivo fassbinderiano) Kurt Raab. R. parece un tipo tranquilo, pasa la mitad de su vida en la oficina, junto con otras personas igualmente tranquilas; acompa√Īa tranquilo a su mujer cuando hay que ir ver a la maestra de su hijo, porque el chico tiene problemas de atenci√≥n. En las reuniones con parientes o vecinos, R. est√° un poco abstra√≠do. Su voz es suave, sin el menor asomo de alguna inflexi√≥n brusca. Su rostro imp√°vido se parece un poco al de Buster Keaton, pero los ojos de R. no trasmiten melancol√≠a sino una sorda desesperaci√≥n.

Una de las escenas más tristes de toda la historia del cine: R. va a una disquería buscando una canción para obsequiarle a su esposa. Inmediatamente se transforma en el objeto de burla de las vendedoras, quienes responden con risitas ahogadas a los intentos de R. de tararear la melodía. "Es una canción muy triste con un montón de sentimiento" dice él y al cantar desnuda su ausencia de gracia. Porque el tema que Fassbinder desarrolla con una resolución inexorable es la falta de gracia. La escena al principio parece cómica y uno puede reirse un poco más abiertamente que las vendedoras en la pantalla. Pero la risa se corta cuando uno se da cuenta de que el propio R. percibe la burla y se entrega sumiso a ella (difícil olvidar esta escena): parece que él mismo admite ser despreciable. Entonces, la situación ya ha trazado una espiral descendente que arrastra consigo todo humor y nos hunde en lo sombrío. Estamos ante la célebre mirada fría que Fassbinder echa hacia la complicidad de las víctimas con los verdugos.

La pel√≠cula sigue. La iluminaci√≥n es chata y la c√°mara deriva de una situaci√≥n a la otra sin hacer germinar ning√ļn dramatismo. De pronto, la mansedad de R. se troca en otra cosa.

martes, 17 de agosto de 2010

Una historia muy bonita con final triste

El bar de la esquina



Yo estaba en una terracita
un oscuro mediodía
ech√°ndome una copita
en ese bar que hace esquina con la calle mayor
viendo volar a las moscas
viendo pasar la vida
viendo pasar las chicas
que a todas me acercaría
que a todas las besaría
pero las pierdo de vista
pues porque pasan de prisa.

Apuré el chinchón de un trago
por el culo del vaso
dibujé una silueta
dejé volar a mi mente
me cegó un poco el alcohol

Y al abrir los ojos vi
que la borrosa silueta
se había convertido en princesa
y eras t√ļ
y apareciste t√ļ
y apareciste t√ļ.

Yo me levanté de la silla
y hacia ti me encaminé
puedo darte un beso ni√Īa?
y ay después me avergonzé
de mí
pero no pude resistirme
y te pregunté otra vez
puedo darte un beso ni√Īa
aunque sea en la mejilla?

Y tu me dijiste que sí
me respondiste que sí.

Podría subirte la falda
y tumbarte aquí en mi mesa?
podría tomarte aquí mismo?
dime que sí por favor
t√ļ tiraste al suelo las copas
que habían encima de la mesa
y me agarraste entre tus brazos
y se te abrieron las piernas.

Y tu dijiste que ya, ya, ya
venga, hazlo ya, venga va.

Y así sin darnos cuenta
que los dos nos liamos
venga a hacer el amor
en ese bar que hace esquina con la calle mayor.

Los clientes no entendían
la gente curioseaba
a ver qué hacen esos dos
follando en un bar del centro
en plena calle mayor
y al fin vino un camarero
y nos llamó la atención.

Fuera de aquí por favor
y le contestamos que no
ah! y adem√°s le pedimos
un peque√Īo favor
puede se√Īor camarero
hacer de casamentero?
cásenos aquí mismo
c√°senos por favor.

No debería de hacerlo
pero en fín venga va.

Y ahí mismo nos casamos
nos casó el camarero
convidamos a todo el mundo
y ahí encima de esa mesa
de ese bar y de esa calle
la luna de miel pasamos
quince días bien preciosos.

Fue precioso nuestro amor
fue precioso nuestro amor
fue precioso nuestro amor.

Fue precioso nuestro matrimonio.

ALBERT PLA

Versión en vivo


Versión en estudio

Cómo destruir esta sociedad

Semana Fassbinder I




- Antes de dedicarse a hacer pel√≠culas, usted hizo teatro, o antiteatro, como usted lo llam√≥. ¿Por qu√© empez√≥ a hacer cine?

- Primero hice dos cortometrajes y s√≥lo despu√©s de eso hice teatro. Y lo que yo hice no era "anti-teatro", sino teatro. Antiteater s√≥lo era un nombre, as√≠ como otro teatro puede llamarse Teatro Schiller. En el el teatro yo aprend√≠ mucho -c√≥mo tratar a los actores y las diferentes maneras de contar una historia. De hecho, yo tambi√©n soy un actor. Y actuaci√≥n es lo √ļnico que yo realmente estudi√©, en todo lo dem√°s, soy un autodidacta. En realidad, yo quer√≠a hacer pel√≠culas desde el principio, pero no fue f√°cil. Entonces hice lo que era f√°cil, es decir: teatro. Cuando comenc√© a hacer cine, se me hizo m√°s f√°cil, por haber venido del teatro, porque en Alemania el teatro es m√°s prestigioso que el cine. La gente piensa: "claro, este tipo hace cine, pero tambi√©n hizo teatro, algo debe valer".

- Cuando usted dice que s√≥lo toma seriamente a las pel√≠culas que tienen su p√ļblico ¿quiere decir que no toma seriamente sus propios films? Convengamos que no tienen mucho p√ļblico.

- No tiene nada que ver conmigo, sino con la situaci√≥n econ√≥mica en la que actualmente est√° atrapada Alemania. Mis films encontrar√°n su p√ļblico cuando la situaci√≥n cambie. Y estoy seguro que cambiar√°, como cambi√≥ en Francia; hoy Chabrol hace pel√≠culas para el gran p√ļblico. Cuando empez√≥ √©l hac√≠a cine para unos pocos. Le tom√≥ 12 a√Īos encontrar su p√ļblico.

- A diferencia de muchos otros dierctores "establecidos", usted apela a las emociones en sus films, lo cual agrada al p√ļblico.

- Para mí las emociones son muy importantes, pero en nuestros días son explotadas por la industria del cine, lo cual me parece detestable. Yo no acepto que se especule con las emociones.

- Esta actitud ambivalente hacia las emociones usted también la expresa en sus películas. A veces presenta una escena con un alto impacto emocional y luego detiene la acción, lo que crea una especie de abstracción.

- Sí, es una especie de abstracción. Cuando usted detiene una escena, puede ver lo que realmente pasa en la historia. Puede ver lo que está pasando y experimentarlo con sus propias emociones. Si esa escena fuera editada, ya no podría saber de qué se trata.

- ¿Este estiramiento de las escenas es una especie de parodia de las pel√≠culas de g√©nero americanas?

- No, para nada. Algunos cr√≠ticos creen que yo hago referencias ir√≥nicas al cine de g√©nero americano, y puedo entender por qu√© lo dicen. Pueden ser interpretados de esta forma y yo debo aceptar esa interpretaci√≥n, pero para m√≠ no es as√≠. La diferencia entre la forma de hacer pel√≠culas de los americanos y la m√≠a reside en el hecho de que las pel√≠culas americanas no piensan. Pero resulta que yo tambi√©n quisiera encontrar un modo de filmar que se libere de tales reflexiones. La verdad es que s√≥lo la mitad de mis pel√≠culas guardan alguna relaci√≥n con el cine de g√©nero americano. Yo divido mis films en dos grupos: los films que transcurren en √°mbitos peque√Īoburgueses y los films que est√°n inpirados en distintos g√©neros cinematogr√°ficos.

-¿Pero los films de g√©nero no transcurren tambi√©n en ambientes burgueses?

- S√≠. Mis gangsters son v√≠ctimas de las actitudes burguesas, pero no son rebeldes. Si fueran rebeldes actuar√≠an de otra manera. Su actitud es la misma que la de los capitalistas, salvo que lo hacen en la ilegalidad. En mis films no hay diferencia entre la sordidez de un g√°ngster y de un capitalista. Un g√°ngster tiene las mismas aspiraciones burguesas que un ciudadano com√ļn. Esta puede ser la diferencia entre las pel√≠culas de g√°ngsters americanas y las m√≠as. En las americanas los g√°ngsters son outsiders, mientras que mis g√°ngsters y ladrones est√°n b√°sicamente integrados a la sociedad.

- El trabajo parece ser un tema importante en la mayoría de sus films. Muchos de sus personajes están mal porque no tienen trabajoy entonces pierden el contacto con los otros.

- El trabajo puede ser el √ļnico tema que existe. ¿Qu√© otro? La mayor√≠a de la gente trabaja cada d√≠a a lo largo de cincuenta a√Īos de vida, y siguen trabajando cuando vuelven a casa. Dif√≠cilmente esta gente tenga una vida privada de la que hablar. Se podr√≠a decir que el trabajo es su vida. Mis personajes est√°n desgarrados porque no tienen trabajo en un mundo en el que hace falta trabajar. Eso los destruye. Vivimos en un mundo donde la gente debe trabajar para vivir y muchos de mis personajes no pueden soportar su trabajo. En consecuencia no tienen d√≥nde sostenerse y est√°n perdidos.

- ¿Qu√© har√≠a si no pudiera hacer cine?

- No tengo idea. Cuando termin√© la escuela yo pens√© en eso y llegu√© a la conclusi√≥n de que por la manera en que la sociedad est√° estructurada el teatro y el cine son lo que permite alcanzar el mayor grado de libertad. Por eso los eleg√≠. Pero hoy la cuesti√≥n m√°s importante es: c√≥mo destruir este tipo de sociedad. Si la sociedad cambia, la conciencia de la gente tambi√©n cambia, pero si todo est√° basado en el principio de que unos deben trabajar para que otros se aprovechen de ese trabajo, lo √ļnico que queda es cambiar esta situaci√≥n.

lunes, 16 de agosto de 2010

Desenredar

Canción inédita de El Príncipe




Detr√°s de ti hay algo esperando
puede atrapar tu amor y no dejar
que llegue a mí
que dé sus frutos
que sea nuestro gran amor.

Si en el sendero te veo
yo quiero
besarte con mis ojos y con el viento
del mar peinar tu pelo
para amar sólo es preciso dar.

Tienes que desenredar a tu corazón
del mal de este mundo
y entonces me amar√°s
tienes.

No pienses que esto es mentira
decirte poesías qué me importa
esta vida es corta y no nos va a esperar
aha.

Tienes que desenredar a tu corazón
del mal de este mundo
y entonces me amar√°s
aha.

Detr√°s de ti hay algo esperando
puede atrapar tu amor y no dejar
que llegue a mí
que dé sus frutos
que sea nuestro gran amor.

Si en el sendero te veo
yo quiero
besarte con mis ojos y con el viento
del mar peinar tu pelo
para amar sólo es preciso dar.

Tienes que desenredar a tu corazón
del mal de este mundo
y entonces me amar√°s
tienes.

No pienses que esto es mentira
decirte poesías ya no importa
es la vida es corta y no nos va a esperar
aha.

Tienes que desenredar a tu corazón
del mal de este mundo
y entonces me amar√°s
tienes.

Tienes que desenredar.

En nuestro "cancion√≥dromo" de La otra, seguimos descubriendo geniales canciones tristes: "Detr√°s de ti", del m√ļsico uruguayo El Pr√≠ncipe, en una absoluta primicia mundial.

Los que quieran La cocina, el video sobre El Príncipe, dirigido por Willy Villalobos, pueden contactarse con el mail de este blog: tallerlaotra@gmail.com.

domingo, 15 de agosto de 2010

Conexión lunática







El satélite se fue para el cielo
pero no es tan lindo como lo ven tus ojos
uh, tomate un ratito
no, lo puedo ver por la tele
satélite del amor
satélite del amor
satélite del amor
satélite...
LOU REED

A comienzos de la d√©cada del 70 Lou manifestaba su perplejidad acerca de mirar la luna por la tele. En ese momento no exist√≠an los e-mails y menos que menos se hab√≠a inventado el fotolog, blogger, facebook y twitter. No es secreto para nadie que ahora podemos quedarnos horas mirando la luna en el blog y escribir algo en el muro de alguno de nuestros 668 amigos de fb. El otro d√≠a alguien de esos 668, a quien no tengo el gusto de conocer m√°s que por su perfil p√ļblico en fb, me dej√≥ escrito: "hola, c√≥mo va =)". Y yo no pude m√°s que saltar a su muro y ponerle: "bien y vos? ;P".

¿Qu√© ser√° de nosotros?



Eso es algo que trataremos de desentra√Īar esta noche a las 0:00 en FM La Tribu (ac√° se escucha on line; si no, se sintoniza por 88.7). Vamos a conversar con algunos de mis 668 amigos de fb (no con todos, ser√≠a complicado) sobre las diversas maneras de usar este extra√Īo lugar. Y el chateo de Messenger y los mensajitos de txt del celu y twitter y las 1001 maneras que tenemos ahora de estar conectados y quedarse o resbalar.



Yo de twitter mucho no conozco, i'm not in, pero mi amigo Dante Palma (a quien conoc√≠ en el blog de nuestro enemigo com√ļn) escribi√≥ esto:

"El fenómeno de la red social Twitter, cuyo crecimiento exponencial resulta evidente, viene ocupando febrilmente el centro de la escena mediática especialmente a partir de algunas controversias que se han generado por los cruces poco amistosos entre personajes de la farándula por un lado y políticos por el otro. Más allá de este furor por la red social cuyo símbolo es un pajarito, creo posible hacer un análisis que vaya un poco más allá de estas disputas envasadas en 140 caracteres.



"Hay dos caminos extremos que mi punto de vista tratar√° de evitar. Por un lado, se buscar√° sortear el enfoque superficial que presenta a Twitter como un eslab√≥n m√°s de “las nuevas formas de comunicar”, y no es otra cosa que una suerte de elogio senil y acr√≠tico de la mera novedad. Pero, por otro lado, tampoco se tratar√° de reivindicar un romanticismo buc√≥lico y neo-hippie que observe con fobia todo lo que huela a tecnolog√≠a. En el medio de estas dos posiciones quiz√°s se puedan decir algunas cosas". (La nota completa ac√°)

Dante viene hoy al programa. También viene María Pía, con quien desarrollamos una linda amistad muro a muro. Y Anto, nuestra Anto Diomedi, que usa el fb de otras maneras. Porque una de las cosas que lleva un tiempo descubrir es la versatilidad de fb y las combinaciones que se logran linkeándolo con el blog, con youtube, goear, twitter, el messenger y los mensajitos. Hasta que nuestra vida se vea completamente alterada. Y vamos a escuchar canciones, también, claro.


Así que a la medianoche de hoy estaremos conectaditos.