Foto: Nadia Albarracin


jueves, 31 de octubre de 2013

Ganamos con lo justo

No nos fue mal pero tampoco nos fue tan bien



El Pájaro hablando de los errores del FPV. Video: Martín Farina

por Willy Villalobos

La idea era escribir unas líneas vinculadas a nuestro programa de radio del domingo pasado, pero debo confesar que estoy influenciado por el fallo de la Corte a favor de la Ley de Medios. Así es la Argentina, para los medios mayoritarios Massa prácticamente era el nuevo presidente y se terminaba el ciclo kirchnerista y a las 48 horas parece que el ciclo que se termina es el de los monopolios mediáticos. Así de apasionados y bipolares son los tiempos que corren.

Pero volvamos a las elecciones del domingo. Quiero aprovechar para dejar algunas ideas que me quedaron de lo conversado con el staff de La otra, con el joven Pájaro Salinas incluido, más las opiniones jugosas de Alejandro Horowicz y del titular de un blog muy consultado, El Blog de Abel.

Me parece que lo primero que hay que destacar es que una elección sin la presencia de Cristina deja en evidencia la falta de cuadros políticos en el FPV que convoquen a la población a sostener un proyecto que mejora las condiciones de vida y enfrenta a las corporaciones que vienen gobernando este país desde siempre. No hay mejoras sin enfrentar a los que se la llevan en pala, eso es el ABC del kirchnerismo.

Nuestro candidato en la provincia de Buenos Aires no era muy diferente a los candidatos de la oposición. No parecía uno de los nuestros o, mejor dicho, la intención era presentarse como un buen tipo con las mejores intenciones, como la mayoría de los candidatos. “Para perder perdamos con la nuestra”, decía Salinas el domingo criticando la sosa campaña en la provincia de Buenos Aires. En ningún momento el de Lomas enfrentó con la picardía de Néstor o la pimienta de Cristina al candidato de los medios, de la Embajada, y de los que quieren volver a los 90. Y así le fue.

¿Cómo se puede entender la elección del domingo?

¿Fue una derrota o una victoria?

Pienso que ni una cosa ni la otra, la mitad del vaso está llena y la otra mitad está vacía, y los que queremos que este proyecto Nacional y Popular se profundice estamos obligados a mirar todo el vaso. No podemos dejar de destacar que esta elección es legislativa y es una característica que el oficialismo pierda votos. No hay que olvidarse de que en 2009 fuimos nada menos que con Néstor a la cabeza y sin embargo perdimos contra un candidato que no pudo ni supo contener y organizar esa cantidad inesperada de votos. Y también es bueno recordar que esa derrota dejó en claro que los sectores de menores recursos necesitaban un gobierno que los tuviera más en cuenta, lo que fue bien leído por el FPV, dándole una mano a los que más lo necesitaban, recuperando de esa manera la confianza de las mayorías.

También debemos decir que, con todo, el resultado de estas elecciones fue favorable, ya que el FPV es la fuerza más numerosa a nivel nacional, recuperó más de un millón de votos en dos meses, conservando y aumentando la cantidad de representantes, lo que le permite seguir gobernando con mayoría en ambas cámaras.

No nos fue mal pero tampoco nos fue tan bien.

Quedó claro que el FPV depende de Cristina y que no se ha consolidado una organización, todavía, que pueda reemplazarla. Era muy frágil el bunker del kirchnerismo sin ella. Pero también es bueno recordar que en el 2009 la organización era infinitamente menor a la de ahora. Es cierto que el núcleo duro K ha crecido de tal manera que pudo mostrar cientos de miles de militantes en la calle el pasado 25 de mayo, pero todavía no hay conductores de peso que generen confianza.

El Chino Navarro se destaca como uno de los que mejor comunica el proyecto, haciéndose cargo de malas y buenas, y sin embargo no parece contar con el apoyo necesario. Lo mismo se puede pensar de Taiana: le dieron un lugar que le quedaba chico en estas elecciones, un dirigente que crece más allá de la propia fuerza.

Perón decía que la organización vence al tiempo, pero ese deseo todavía no pudo concretarse. Parece que la organización vence cuando tiene un líder que les junta la cabeza a todos los caciques. Es inocultable el reclamo de importantes organizaciones populares que sostienen este modelo, el Movimiento Evita por ejemplo, que parecen ocupar un lugar de menos peso que los que se declaran incondicionales por aceptar públicamente las equivocaciones del gobierno.

Somos mayoría en el país y en el Congreso y enfrentamos a un enemigo que defiende con uñas y dientes sus dineros. Este nivel brutal de enfrentamiento con el gobierno solo es comparable con los dos primeros gobiernos del general Perón, al que finalmente derrocaron con un sangriento golpe de estado. Tuvieron que bombardear la Plaza de Mayo para echarlo.

Néstor y Cristina salieron airosos de varios intentos de desestabilización. Parece que la democracia está suficientemente consolidada como para pensar en la posibilidad de golpes militares. Ahora los golpes son diferentes, pero con los mismos objetivos.

Está claro que la única fuerza popular que está dispuesta a disputar el poder es el kirchnerismo. Intentar nuevas alianzas con otros sectores populares puede ser un buen desafío para los dos años de mandato que restan. La mayoría de los partidos de la oposición sigue fielmente la receta de los monopolios y están dispuestos a juntarse con el solo fin de enfrentar al gobierno, como hicieron en la provincia de Buenos Aires los candidatos del PRO que apoyaron al Frente Renovador el domingo y al otro día lo abandonaron.

La oposición y algunos analistas afines al gobierno parecen no darse cuenta que de lo que suceda en estos dos años va a depender el resultado de la próxima elección presidencial. El triunfo de la Ley de Medios audiovisuales es un buen ejemplo. Está claro que ellos encontraron su Capriles: Massa puede dañar mucho más que Macri. Demostró que puede fracturar al movimiento popular y por eso es el elegido por los poderosos. El Frente Renovador creció y nos ganó en la provincia, con el apoyo incondicional de los grandes medios que le dieron mucha manija; tanta que hubo algunos votantes confundidos en Capital que se quejaron por la falta de boletas del candidato de los barrios cerrados de Tigre. ¡Querían votarlo a Massa también en la CABA!

Queda claro que el aparato duhaldista sigue firme y que ese peronismo esta mucho más fuerte de lo que pensábamos.

De nuestro lado, es Cristina la que le pone pimienta a la política argentina, es ella la que juega en primera “aunque a veces parece Messi jugando en Tristán Suarez”, como dice el Pájaro. Ojalá en los próximos dos años maduren nuevos dirigentes que sepan acompañar a esta líder política indiscutida. Es tanto el miedo que le tienen a Cristina que los dirigentes radicales Assad y Morales están preocupados por una posible renuncia de la presidenta, debido a su problema de salud, lo que le permitiría presentarse en el siguiente período. No hay candidato que pueda vencer a Cristina.

El partido del domingo lo ganamos nosotros, con un gol parecido al del Cani contra los brazucas: nos venían peloteando, con pase magistral del Diego.

Es bueno el análisis con el diario del lunes, porque nos permite saber qué cambios se pueden hacer para el próximo partido.

Aunque estos son también días de festejo. Dio gusto ver la alegría de la tropa en el Congreso festejando una nueva conquista popular.

(Para escuchar el programa completo del domingo pasado, con Salinas, Horowicz y Abel Fernández, clickear acá.)

miércoles, 30 de octubre de 2013

Una nota de lectura imprescindible sobre la derrota de Clarín, escrita por una gran periodista insospechable de kirchnerismo


NOTA DEL EDITOR: Graciela Mochkofsky, una de las mejores periodistas argentinas, que sostiene con tenacidad e inteligencia el valor de un periodismo independiente, y que narró mejor que nadie la historia de la vinculación del Grupo Clarín con los otros poderes del país, sin la mínima complacencia hacia el kirchnersimo, escribió ayer en su blog El puercoespín esta nota cuyo comienzo reproducimos acá:

Ley de Medios en la Argentina: Clarín entra en el siglo XXI, por Graciela Mochkofsky


“No creo que la pelea esté perdida”, me dijo un importante ejecutivo de Clarín cuando todavía nadie podía asegurar si la Corte Suprema de Justicia de la Argentina confirmaría o no la constitucionalidad de la llamada ley de medios.

A su alrededor, sin embargo, todo transmitía una sensación de derrota: la semipenumbra de la oficina; su trato solícito; el silencio del teléfono durante las cinco horas en que conversamos, un martes por la tarde en un país en el que, como siempre, pasaba de todo.

También sus relatos. Ya nadie quería reunirse con ellos: nadie del mundo del poder, la política o los negocios; les huían como a la peste, se quejaba, por temor a represalias del gobierno. Por primera vez en décadas, ya no tenían acceso a información crucial, y, en las pocas ocasiones en que se las hacían llegar, tenían que preguntarse: ¿y si es una “operación” del gobierno? Esa incertidumbre los paralizaba. Durante la batalla judicial en torno de la adopción y la identidad de Marcela y Felipe Noble, hijos de Ernestina, directora y principal accionista del Grupo Clarín, un alto funcionario judicial les adelantó un dato que necesitaban para tomar una decisión crucial (dejar o no que Marcela y Felipe se sometieran a un examen de ADN, cosa que hicieron más tarde). No se atrevieron a actuar.

Y sin embargo, todavía no habían perdido, creía. Entonces, pregunté, ¿por qué avanzar tan empecinadamente hacia una derrota? ¿Por qué no se adaptaban cínicamente a la ley de medios, que les impedía mantener el control unificado, y dividían las acciones del Grupo entre sus cuatro accionistas principales?

No, me respondió. Estaban “magullados”, sí, la “pelea de resistencia” contra el gobierno era “cada vez más difícil”, sí, y, claro, tenían esos planes de contingencia para el peor de los casos.

Pero preferían seguir peleando hasta la derrota. No cederían hasta perder.

Así lo hicieron y, hoy, por fin, perdieron.

(Leer completo acá)

Ley de medios: nosotros teníamos razón y los otros se equivocaron


En la tradición argentina ¿sería inverosímil que la Corte volteara la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual? No, sería perfectamente verosímil. En el tramo final de un segundo mandato presidencial, cuando a Cristina no le resulta constitucionalmente (y tal vez biológicamente) posible aspirar a un tercer mandato, después de unas elecciones en las que la derecha intentó instalar contra las evidencias objetivas la idea de una "fuerte derrota" (el kirchnerismo fortaleció su representación parlamentaria), en un momento en que todas las corporaciones suelen aprovechar para pasarle facturas al poder saliente (justamente por ser saliente y para aleccionar a cualquiera que sea el poder adviniente), dos días después de las elecciones y con la presidenta convaleciente, la lógica corporativa (tanto como la de los oportunistas y "arrepentidos") consiste en ensañarse con el que está terminando y congraciarse con el poder permanente. Esa lógica casi irresistible en la que caen abyectos operadores mediáticos que estos días machacaron para instalar un pseudo-debate sobre acefalía, interna kirchnerista feroz y caos ingobernable. El arco opositor, mayormente arrastrado, se prende en ese oportunismo. Los chantajistas (burócratas sindicales o rebeldes quebrados) cuando calculan que ya no le pueden arrebatar más beneficios al oficialismo se dedican a patear al caído para hacerse amigo del que suponen que llega.

En esa lógica, una Corte fallando después de cuatro años de dilaciones y chicanas en contra de la Ley es algo perfectamente concordante con la historia argentina. La corporación judicial es tan desfachatadamente oportunista como un bloguero entrerriano. Sin embargo, esta vez no pasó. La Corte presidida por Lorenzetti, después de irritantes demoras que le regalaron un poder de daño extra al Grupo Clarín, finalmente decidió pasar a la historia como la Corte que dio un impulso decisivo a la democratización de las comunicaciones argentinas. Fuera del tono imperante en los diarios del día, más allá de la medrosidad de los políticos que dependen de su paso de cada noche en el cable, contra la sorna cínica de los que se tranquilizan diciendo que las reformas no existen, la Corte culminó un proceso que comenzó muchos años antes de que existiera el kirchnerismo y que beneficiará no tanto al gobierno que entra en su último tramo sino a los que llegan y ya no estarán expuestos al temor de cuatro tapas en contra o cacerolazos organizados desde los zócalos de canales de noticias. Esta Corte prefirió, al menos esta vez, pensar en cómo será recordada en unas décadas y no en los editoriales de la derecha del día de mañana. Esta misma Corte que ha tenido en otros casos fallos corporativos, conservadores, complaciente con la "Argentina Permanente", esta vez quiso pasar a la historia como una Corte justa. Y es evidente que la Corte de Lorenzetti, Zaffaroni, Petracchi, Highton... y Maqueda, Argibay... y Fayt será históricamente recordada por este fallo. A 30 años de la transición democrática y a tres de la muerte de Néstor, no resulta imposible considerar este fallo como un homenaje a las memorias de Raúl Alfonsín y Néstor Kirchner.

Néstor lo hizo: sin la Corte a la que él decidió darle juristas prestigiosos y con criterio independiente este fallo no sería posible. En ese sentido, el fallo de constitucionalidad de ayer demuestra que, a pesar de las rabietas que la Corte nos produjo muchas veces a los kirchneristas, Néstor tuvo razón en hacerla así. Y se equivocó al no impulsar tempranamente una reforma profunda de todo el Poder Judicial.

Lorenzetti, un tipo que no me cae simpático, montó el escenario que finalmente alumbró la plena vigencia de la ley. Gustavo Arballo, en un muy buen análisis que hizo hace horas en su blog Saber Derecho (que recomiendo leer entero acá) dice en uno de sus párrafos más llamativos:

¿Influencia de las audiencias? El Estado llegó a la Corte apelando y Clarín con fallo a favor y pelota dominada. Hemos escrito sobre las audiencias aquí. Hubo un round de estudio con amicus y asaltos más sustantivos con preguntas a las partes, donde Clarín -en una presentación mal coordinada y poco lucida- llevó claramente la peor parte (una anomalía dado que siempre se supone que los privados son más eficientes y profesionales). Mi más firme presuncion es que si al Estado le hubiera ido mal la ventana de posibilidad de un fallo favorable se le cerraba. Habiéndole ido mejor en términos relativos, planteo otra algo menos firme: esos dos días (que tantos opinadores desdeñaban como una puesta en escena meramente dilatoria) cambiaron las cosas, marcaron la cancha de lo que captaron los votos, y en buena medida el sentido de la decisión de la Corte, y buena parte de la cuota parte de ese cambio de sentido puede y debe personalizarse en los ochenta y pico minutos de exposición de Graciana Peñafort.

Entonces parecería que hay un resquicio para la democracia si unas audiencias públicas pueden ayudar a modificar la inercia corporativa. Clarín perdió no solo por no poder demostrar que la ley era inconstitucional -y eso era lo que estaba en juego, no si la ley se puede volver rápidamente obsoleta, ni si es técnicamente discutible: lo que había que demostrar era que la ley iba contra la Constitución- y Clarín no lo demostró. Clarín no pudo vencer un debate en un escenario que no estuvo preparado ni por Bonelli, ni por Blank, ni por Nelson Castro ni por Lanata, sino por los jueces de la Corte. Clarín está tan acostumbrado a jugar de local que en un escenario apenas neutro la debilidad de sus falacias se vuelve vergonzosamente evidente. Y la Corte, que puede convalidar privilegios, no se vio en condiciones de convalidar tanta torpeza como la que mostraron a los ojos de todos los abogados del Grupo.

En este blog lo advertimos: el escenario de la Audiencia Pública no podía ser una farsa ni una maniobra dilatoria porque en una audiencia pública, simplemente, los argumentos son más visibles. El 30 de agosto pasado en el post llamado ¿Ya está decidido el fallo de la Corte sobre la Ley de Medios?, escribí, contra muchos que me acusaban de ingenuo (y ellos estaban equivocados y yo tenía razón):

Entre amigos y compañeros cundía el escepticismo acerca del fallo de la Corte sobre la constitucionalidad de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. La tendencia mayoritaria era interpretar estas dos jornadas de audiencia pública como una maniobra dilatoria que por sí misma favorece a Clarín. Un pretexto para seguir estirando los plazos, ya escandalosos, como bien dijo Verbitsky antes de ayer: cuatro años que esta ley espera por su plena vigencia. ¿Hacía falta esta audiencia? ¿No fue la Ley lo suficientemente debatida en el momento de su aprobación? Mis amigos creen que la Suprema Corte, más allá de la decisión política de Néstor de jerarquizar el Poder Judicial con la independencia de sus miembros, responde finalmente a la inercia de los poderes fácticos de la Argentina Normal y están a punto de asestarle al gobierno una nueva derrota. Algunos indicios parecen favorecer el escepticismo: que la Corte no haya convocado a otros sectores de la comunidad que podrían estar interesados en terciar en el debate y que todo se haya limitado a una equiparación entre el estado argentino y una empresa con posición dominante muestra que la Corte hizo valer un criterio reduccionista: "hay un país afuera" (de esta audiencia) reprochó Verbitsky mirando a Lorenzetti.

Es cierto que resulta llamativa la ausencia de Zaffaroni, que el miércoles se levantó después de escuchar solamente dos exposiciones y ayer jueves directamente no apareció, sin dar explicaciones. Parece una sobreactuación de su desinterés. ¿La importancia del tema en debate no ameritaba su participación? ¿Su desplante responde a una interna politica de la Corte? Algunos creen que esa ausencia puede interpretarse como una evidencia de que todo está decidido y que por eso Zaffaroni no quiere prestarse a una puesta en escena para el lucimiento de Lorenzetti. No tengo una explicación mejor, pero tampoco me termina de cerrar la idea de que es pura dilación y que la inconstitucionalidad de la parte sustancial de los artículos sobre adecuación ya está jugada.

Esto es posible, pero no necesario. ¿Por qué tengo dudas? Porque estas audiencias han servido para reinstalar un tema que parecía políticamente agotado. Si la Corte quisiera simplemente liquidar al gobierno, sería más fácil no hacer olas, esperar una derrota del kirchnerismo en octubre y en medio de un clima de desbande sacar el fallo. No es imposible que eso pase, pero la Audiencia Pública no parece funcional a esa estrategia. La Audiencia sirvió para movilizar a la militancia y revivió una causa pendiente: un mérito indudable del kirchnerismo que cualquier gobierno futuro de otro signo debiera agradecer es que haya quedado visibilizado el poder de fuego de los medios y, de manera despiadada, el de Clarín, como una amenaza extorsiva contra cualquier gobierno democrático. Aún ganando Clarín este pleito, la exhibición descarnada de sus intereses podría llevar a un descrédito irreparable de la máscara periodística detrás de la que Magnetto se ocultó por décadas. Una victoria pírrica. ¿Será tan fácil volver atrás, aun cuando el kirchnerismo salga derrotado? Un amigo me dice que Clarín va a salir fortalecido. Creo lo contrario.

Pero además, el desarrollo de las audiencias, y sobre todo la segunda jornada, permiten poner en duda que se trate simplemente de una puesta en escena. Cuando tenían que exponer las partes en litigio, la Corte, sin previo aviso, sometió a los representantes de ambas a un extenso cuestionario, con preguntas muy precisas e incisivas, que mostraban que Lorenzetti tiene un conocimiento profundo del caso. Y que repreguntó con mucho rigor, sin permitirle a los expositores que se fueran por las ramas. El dato sorprendente es que este giro imprevisto mostró mejor parado al gobierno que a Clarín en sus argumentaciones. Si Lorenzetti solo se proponía legitimar una decisión en favor del Grupo, estas audiencias le restan argumentos y después de ellas un fallo de inconstitucionalidad dejaría a la Corte más en evidencia. El mal desempeño de los representantes de Clarín muestra que este giro los sorprendió y que no puede decirse que en este punto ellos estuvieran avisados.
(Completo acá)

Y bueno: tenía razón: pudo más la buena argumentación de Graciana Peñafort frente a las cámaras que todos podían ver, que el mito de intangibilidad de Magnetto. El 2 de septiembre conversamos en La otra.-radio con Santiago Marino:

Santiago Marino: De lo actuado por la Corte en estas audiencias públicas de la semana pasada se puede leer mucho y demostrar poco. Yo creo que claramente es una decisión política. Yo creo que Lorenzetti es un presidente de la Corte que va a quedar, el día que deje de serlo se va a hablar mucho de su recorrido, porque esta figura de la audiencia pública comenzó con Lorenzetti. La decisión de haber trasparentado la audiencia, de haberla televisado, su alto nivel de difusión también corresponde a Lorenzetti y el juego político lo gana claramente él. Más allá de quién gane la cuestión de fondo sobre la constitucionalidad de la ley, políticamente gana la Corte. Y dentro de la Corte gana Lorenzetti. Porque supongamos que la decisión de irse Zaffaroni tiene que ver con una interna de la Corte y con no avalar todo lo que haga Lorenzetti, e incluso con una disputa política respecto de la Ley de Medios: el que quedó desdibujado es el propio Zaffaroni.

Oscar Cuervo: Además esto compromete a la Corte, al propio Lorenzetti, cuando tengan que fundamentar el fallo, ¿no? Porque como quedaron tan visibles los argumentos de ambas partes y los puntos en litigio, me parece que ahora la Corte está comprometida a producir un fallo que esté a la altura de esa visibilidad y de esa argumentación.

SM: Exactamente, que esté a la altura de esa visibilidad, que esté a la altura del gran nivel que tuvieron los expositores. Entonces el fallo tendrá que ser muy sólido. Pero además tienen dos grandes desafíos. Por un lado, no demorar demasiado, porque le ha pedido todo el tiempo a las instancias anteriores que se expidan rápidamente, y por otro lado, en caso de fallar en contra de la constitucionalidad de alguno de los artículos, los argumentos van a tener que ser mucho más sólidos que los que tiene el fallo de Sala que ahora está en discusión, que son argumentos muy débiles, que se parecen a las argumentaciones de Clarín, con esta idea de que solo el grande puede hacer periodismo de investigación.
(Escuchen, si quieren, el audio del programa acá).

Y bueno, teníamos razón y los otros estaban equivocados.

martes, 29 de octubre de 2013

La PEOR noticia jejeje

Desde hoy en Argentina ser CEO de Clarín es un puesto menor


No fue en vano nuestra lucha de años por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. TENÍAMOS RAZÓN y si es necesario la vamos a seguir


La ley más debatida de la historia argentina: militada por los medios comunitarios, debatida en universidades de todo el país, fundamentada artículo por artículo, aprobada por el veedor de la ONU, votada por amplias mayorías en las dos cámaras legislativas, apoyada en la calle por miles de militantes y declarada Constitucional por el poder Judicial.

La ley fue votada por 146 diputados a favor y 3 en contra.
Estuvo postergada su vigencia por 4 años.
Sale justo hoy cuando se cumplen 30 años de democracia.
Falta saber cuánto tiempo le va dar la Corte a Clarín para que siga violando la Ley. Porque en la Argentina no ley no está para que la cumplan todos.

Clarín está enamorado de Massa


por Cristian  Bonomo

Bien amigos. Al fin se le dio a Clarín la oportunidad al mejor estilo TN [estilo propio] de tener pantalla partida. Doble tapa. Doble candidato.

Pero la cosa se les va a poner difícil.

Cuántas [s]elecciones pasaron ya en las que oímos que no se puede jugar con tres delanteros, o dos, o este con este. No veo muy claro una dupla ofensiva Massa-Macri. Menos aún después de haberme sorprendido hace unos meses, (cuando Masa [sic] recién entraba al horno) viendo como Tenembaum y Zloto incomodaban deliberadamente a Mauri en su programa. Le soltaron la mano dije.

¿Cuánto nos queda de aquel axioma "No hay presidente que aguante tres tapas de Clarín"? Por lo que se ha visto en los últimos años, más bien diría, "No hay candidato que aguante tres tapas de Clarín". Digo, pensando en Sanz, entre otros. También hemos visto otras oportunidades que han favorecido a los que se ponen, perdón, a los que se oponen a este gobierno y se postulan para ganar; pero sabemos que no sólo ganar alcanza, y me acuerdo de Lilita en aquellos años, o para tener más fresca la memoria, en el Colo, que recordemos fue la misma elección que esta, hace cuatro años.

Aquí, iba a citar algunos párrafos de aquella votación, pero por suerte, la internet nos da una manito, y La Nación aporta a lo que recuerdo. Vean acá


Elecciones 2009 / Datos de las 2.15 -Lunes 29 de junio de 2009 | Publicado en edición impresa

Dura derrota de Kirchner

De Narváez se impuso en Buenos Aires por 2,3 puntos; el ex presidente admitió el resultado y prometió profundizar la gobernabilidad; en Capital ganó Michetti, fue segundo Solanas y Carrió será diputada; aplastante victoria del candidato de Cobos en Mendoza; en Santa Fe ganó Reutemann por poco: el oficialismo sufre un fuerte retroceso en las dos cámaras; los Kirchner perdieron en Santa Cruz


Aquella había sido una tremenda derrota del kirchnerismo y una embestida a lo Jumanji de la oposición. Pero ya se ha visto que lo adverso alimenta a los K y empalaga a los O.

En aquellas elecciones, sí se había perdido fuerza de gobernabilidad y varias bancas. Pero en esta, una plantilla que circula nos cuenta que:

UCR ponía en juego 25 diputados y entraron 9
PRO ponía 8 y entraron 5
FAP ponía 8 y metió 9
COLO ponía 14 y llegaron 4
UNEN (Coalición Cívica + Proyecto Sur) de 15 entraron 6
FPV ponía 34 y entraron 39

Difícil ha resultado para tanto desfile opositor aprovechar el viento a favor. Sobre todo cuando el vientito te lo hacen agitando con un diario en la mano. Nada es muy muy ni tan tan. Hay que seguir esperando, hay que seguir laburando. Hay que seguir votando. Sólo nos queda pensar.

lunes, 28 de octubre de 2013

El kirchnerismo, contra los agoreros, sigue dando pelea

El análisis de las elecciones en La otra.-radio, con la opinión de Alejandro Horowicz, Abel Fernández y el Pájaro Salinas: un programa para escuchar acá


Horowicz destacó como un rasgo remarcable la enorme fragmentación del voto: "Una cosa es la Capital Federal, otra la Provincia de Buenos Aires, una tercera es Santa Fe, una cuarta es Córdoba. Solo hay dos fuerzas nacionales: el radicalismo y sus aliados y el gobierno y los propios. En el caso de la Provinicia de Buenos Aires lo que se ve es el viejo duhaldismo, la base social del duhaldismo, que se reacomoda en dirección a Sergio Massa y el caudal que en algún momento detentó el peronismo federal con algunos de sus dirigentes como De Narváez ha sido serruchado en favor de Massa, y la distancia entre Massa y el oficialismo se ha incrementado, no por que el oficialismo no haya crecido un poco, sino porque los votos del peronismo federal fueron a parar ahí".

Dice Abel Fernández: "Lo que se preveía pero más duro. No solo en la provincia de Buenos Aires, pero tal vez lo más significativo, porque esa era la base territorial del gobierno actual. (...) Esta noche Massa queda instalado como un candidato presidencial para el 2015. La máquina periodística lo está planteando así, pero además es real; alguien que saca el 40 y pico por ciento de los votos en la provincia de Buenos Aires es un candidato presidencial, eso es seguro. Ahora, vos repasá los tipos que llegaron a presidentes en los últimos 30 años, dos años antes de ser elegidos no eran precandidatos. ¿Quién conocía a Néstor Kirchner dos años antes de ser elegido presidente? (...) Además hay candidatos, por su personalidad, por su historia, por la posición en que están, que están en carrera aunque no hayan sacado tan buenos resultados. Yo aprendí a no descartar a Scioli. Scioli es el derrotado directo de esta elección. Como dice un massista que conozco, Massa le ganó a las dos colectoras de Scioli: la de Insaurralde y la de De Narváez. Pero Scioli es un tipo que puede sumar a los votos kirchneristas los votos de los que no quieren problemas...".

Dice el Pájaro Salinas: "Yo esperaba que la derrota de Insaurralde no fuera por tantos puntos como ha sido. Y me pregunto por qué tenemos que perder en un lugar en el que ya habíamos perdido con Néstor. Y me acordaba del discurso de Néstor en Parque Lezama en 2009, cuando perdió. Néstor no era para nada un gran orador y decía cosas de sentido común: que era una elección más, que había que ver las causas de la derrota, pero que en estos momentos lo importante es no dejar de lado las convicciones. Y yo me pregunto por qué perdimos con un candidato que se va a ir de vacaciones con Burlando, que sale con Jessica Cirio, que tiene un origen remoto en la Upau. No me parece el candidato más representativo y me parece que hay una cierta resignación de principios en poner candidatos que son en espejo con los que van creciendo en otros espacios...".

Mi evaluación personal hecha en lo inmediato (ya habrá tiempo para seguir viendo cómo viene la cosa) consiste en ver el vaso medio lleno. Después de 10 años de kirchnerismo, el gobierno saca un 32% en los totales nacionales, y así conserva la primera minoría, lejos de las otras fuerzas que, como dicen Horowicz y Abel, están muy dispersas en distintos distritos y son imposibles de sumar. La traducción de los votos en representación legislativa mantiene o incrementa la que tenía hasta ahora y sigue manteniendo cuórum con la ayuda de sus aliados provinciales. Y me parece muy remarcable una tendencia iniciada tras las PASO, la recuperación de 6 puntos porcentuales en todo el país en apenas dos meses, lo que sugiere la posibilidad de que en agosto el kirchnerismo haya tocado su piso y que esté recuperándose. Si prestamos atención a la historia de este movimiento, no es imposible que esa recuperación siga avanzando en los próximos meses. Es decir: el kirchnerismo, contra todos los deseos de la derecha que trata de instalar la idea de una "fuerte derrota", sigue dando pelea.

Escuchar el programa completo acá.

domingo, 27 de octubre de 2013

Lou Reed



Yo no me escaparía del holocausto
no me escaparía de la bomba
yo le daría la bienvenida a la oportunidad
de encontrarme con mi creador
y volar hacia el sol, volar hacia el sol.
me voy a romper en millones de pedazos
y volaré hacia el sol.

No me escaparé de la luz cegadora
no me escaparé de la lluvia
lo veo como el fin de la miseria
como el fin del dolor mundano
el fin del dolor mundano
brillaré en la luz del momento desconocido
para poner fin a este dolor mundano.

Volaré hacia el sol, volaré hacia el sol
brillaré en la luz del momento desconocido
y volaré hacia el sol.

La tierra está llorando
el cielo se está moviendo
las estrellas implosionan
y cada neutrón y protón sin nombre
se fusionan en mis huesos.

Y un mamífero no identificado
está creciendo en la oscuridad
mientras arde el hombre en su tumba
y yo lo veo como un momento bendito
para volar hacia el sol.

Volaré hacia el sol, volaré hacia el sol
voy a arder en mil pedazos
y a volar hacia el sol
para terminar con este misterio
responder a mi misterio
lo veo como un momento maravilloso
para terminar este misterio.

Volaré hacia el sol, volaré hacia el sol
voy a romperme en mil pedazos
y a volar hacia el sol.

sábado, 26 de octubre de 2013

Por qué soy kirchnerista



Dice Hank Soriano:

"..A mí también, te cuento, me enoja cuando veo cosas horribles. A mí no me gusta el Papa, y mucha gente se enojó dentro del kirchnerismo conmigo. Pero igual no me gusta. A mí no me gusta que ningún funcionario gane cuarenta lucas al mes, me parece obsceno y horrible. Y lo que ganan eso son todos los funcionarios de todos los partidos políticos, no solamente nosotros. Tampoco me gusta que en la esquina de mi casa haya un pozo, que se inunden los lugares que se inundan, sean en Belgrano o en la palangana, en La Matanza. Me da asco que todo eso pase. No me gusta ni de lejos la idea de bajar la edad de imputabilidad y también me da mucha bronca cuando la guita se gasta en cosas que podrían hacerse con menos guita. Tampoco me gusta que el Jefe del Ejército sea un tipo que al menos desde lejos, estuvo durante el Proceso. No me gusta y me resulta injustificable.

"¿Y sabés qué? Yo digo esto, aun laburando en Jefatura de Gabinete, y sé concretamente que nadie me va ni a apretar las bolas, ni a echar, ni a decir nada de nada, porque en este país, cualquiera puede decir cualquier cosa, cualquiera puede ofender, difamar, mentir, decir las cosas más absurdas, también lo bueno y la libertad es tal, que nadie toma represalias. NUNCA. A mí jamás me dijo nadie que diga algo que no quiero decir. Jamás. Y todo lo que digo acá, sobre las cosas que no me gustan, las digo en cualquier lado, las digo en el momento oportuno, las digo a veces con malas palabras, y a veces me arrepiento del tono pero nunca de lo que digo.

"Y lo que digo que me gusta no lo digo porque alguien me pague por decirlo...."


Este es un fragmento de un texto más largo que Hank me dio a leer la otra noche y le pedí para publicarlo en el blog Un Largo, ahí lo pueden leer completo.

Me interesa no porque suscriba cada palabra que dice. No hace falta estar de acuerdo en todo. Lo que me interesa en realidad es su decisión de mostrar desde dónde habla, cómo milita, para qué vive y de qué vive. El valor está en darle carnadura a la posición militante. Porque se habla demasiado de militancia hoy en día y muchas veces se usa la palabra como si todos entendieran lo mismo. Y para colmo hay un intento, desde la derecha y también desde esa posición desclasada del resentimiento, el reviente y el lumpenaje burgués, de demonizar la militancia, de connotarla de las peores cosas que se puedan atribuir a una vida. Desde los programas de televisión cualunquistas y desde blogs arrepentidos o chantajistas y desde los call centers hay un intento de burlarse de la militancia, de ridiculizarla, de asociarla a la violencia, la corrupción, la irreflexión, la impostura o la obsecuencia.

Está clarísimo que lo que más molesta del kirchnerismo no son las cosas que se hacen más o menos mal, o que Cristina hable mucho, o que tenga mucho dinero o que tenga un tono de directora de escuela al hablar. La revulsión que el kirchnerismo despierta no se basa en sus límites, sus componentes criticables, su reformismo tímido o su tendencia a achancharse: límites, cosas criticables y achanchamiento han tenido todos los gobiernos. Lo insoportable del kirchnerismo, como época, como marca, como recuperación, no son sus limites sino su proyección: es la militancia.

El kirchnerismo no inventó la militancia pero la recuperó para la época. La noción de que hay tareas que se comparten, peleas que dar, ideas por las que apasionarse, la certeza de que si no hacés política alguien hace tu política, es decir: te la arrebata. Hay tipos que no soportan tener que asumir su posición política, que quisieran despertarse un día y ver que la vuelta de la militancia fue un mal sueño y que en realidad cada uno está en su pequeña vidita de consumos y su melacolía cómoda y su egoísmo obstinado y paranoico. Hay tipos y tipas que no soportan que en este momento haya grupos que se juntan a militar;  desean que la militancia vuelva a salir de la escena, que se recluya en un costado enojado e irrelevante, que pretenda todo y haga nada. Si la militancia renunciara a llegar al poder y volviera a ser una posición sencilla y testimonial, estos tipos reventados suspirarían aliviados.

Lo bueno del texto de Hank es que muestra con franqueza dónde está: quién es, quién era, qué pretende ser, cuánto le falta. No la "idea" de la militancia, sino la práctica cotidiana de un militante. Alguien que no necesita idealizar el proyecto que apoya, que es capaz de contarle los huesos a ese perro flaco. Que se da cuenta de que en el kirchnerismo hay problemas pero no usa eso como excusa para apartarse o hacer una mueca de cancherismo.

Se da cuenta de que hay problemas y eso lo lleva a implicarse, a meterse en lugares más incómodos. Ese anhelo de incomodidad es una grieta por donde la luz entra.

Y mientras la grieta exista no habrá descanso ni calma.

El texto completo de Hank, "Te lo juro, hermano" lo pueden leer clickeando acá.

viernes, 25 de octubre de 2013

Abel Fernández, el Pájaro Salinas y Alejandro Horowicz analizan el resultado de las elecciones en La otra

El domingo a la medianoche en FM La Tribu, 88,7, online



Dice el Pájaro Salinas en su blog:

"Realmente, si Jorge Taiana consigue mejorar los guarismos del FpV en la Capital a pesar de una colectora que no sirve más que para desangrarlo, será un enorme mérito que nadie le podrá quitar". (Completo acá)

Dice Abel Fernández en su blog:

"...el FpV, la fuerza política que expresa una alianza entre la mayoría del peronismo y una parte muy considerable del voto de centro izquierda, conserva alrededor del 30 % de los votos nacionales (algunos van con otras siglas). Además, cuenta con un liderazgo legitimado por dos elecciones presidenciales y que tiene la adhesión de una mayoría de ese 30 %, más el manejo del Estado nacional.
.
"Esto le da, de entrada, a ese liderazgo, el de la Presidente, una gran capacidad de maniobra. Que ya ha demostrado que puede usarla: lo más reciente, su acercamiento al nuevo Papa, Francisco. Salvo errores gravísimos, o un deterioro grande de la situación económica (no es imposible, pero tampoco inevitable; eso es para otro posteo), conservará esa capacidad por el año que viene y entrado el 2015.
.
"Eso sí, los contrarios también juegan. Apostar que en la oposición no se armen una, o dos opciones atractivas para el 2015… es por lo menos arriesgado para el oficialismo. Sin una alianza que sume a sus votantes del próximo domingo, el FpV – o la sigla que lo suceda – perdería entonces las elecciones presidenciales de ese año. 30 % es un porcentaje muy importante de los votos, pero después de doce años de una gestión que se percibe como una sola, habría muchos votos en contra, también". (Leer completo acá)

Dice Alejandro Horowicz en su columna de Tiempo Argentino:

"Creer que el peronismo del 45 y el actual son una misma cosa es un "error" patético. El verdadero problema pasa por establecer la relación. La política propiciada por el coronel Perón desde la secretaría de Previsión, a partir del golpe septembrino del año 43, inicia una fuerte lucha de tendencias: en el movimiento obrero, en las FF.AA, en los partidos políticos. Es que la II Guerra Mundial no solo rehízo el mapa del poder global, también impactó al interior de cada sociedad, poniendo en crisis el orden existente.

"A resultas de ese doble encabalgamiento surge el peronismo, y Perón cambia su chaquetilla de coronel por una titulación menos glamorosa: primer trabajador de la nueva iconografía nacional. Nada de todo eso sobrevive hoy.

"Las FF.AA no hacen política nacional desde la Guerra de Malvinas. Los trabajadores abandonaron el ruedo tras enfrentar a Celestino Rodrigo en 1975 (por eso el Momo Venegas puede ser secretario general de las 62 organizaciones todavía hoy, y su partido "obrero" no figuró en las PASO) y las organizaciones del arco parlamentario terminaron fagocitadas por la crisis del 2001". (Leer completo acá)

Los tres, Horowicz, Salinas y Fernández, analizarán los resultados este domingo a la medianoche en FM La Tribu. Online.

Unas patas como anclas que son invisibles agarradas con tornillos firmes son las que hacen que no pueda irme


Siempre me digo voy a irme de casa y no puedo
siempre la idea de ir al campo, el oeste y un tero, pero
va pasando el tiempo y no me muevo
sigo atormentada por el yerro.

Sé que el día en que decida partir seré libre
pero unas patas como anclas que son invisibles
agarradas con tornillos firmes
son las que hacen que no pueda irme.

Sin guía, no:
si no hay guía no
no puedo soltar las garras
sin guía, no
si no hay guía no
no hay fuerza que pueda soltarlas
sin guía, no
si no hay guía no
no puedo levar las anclas
sin guía, no
si no hay guía no
no puedo con esta labor.

Sin dudar, sin demora
sin dudar, sin memoria
sin dudar, como ahora
sin dudar, abandono.

¿Cuándo va a venir el día?
¿Cuándo va a llegar?
¿Cuándo va a venir el día?
¿Cuándo va a llegar?

¡Ah, qué miedo, todavía!
Pero el día ya va a llegar
veo que esto se termina
y que un día me voy a cagar.


Juana Molina, la más brillante discípula de Eduardo Mateo, como él, nunca dejó de hacer humor. Siempre nos llaman la atención las sonoridades que logra, tan lejos de la rutina auditiva del pop industrial y de la música de cualquier género. Sus letras muchas veces parecen parte de la sonoridad instrumental, cacofonías o nonsenses. Pero si aguzás el oído te vas a dar cuenta de que Juana no deja de hacer humor con sus traumas. Fijate la sintaxis de la segunda estrofa: pura exactitud del sentido, del sonido y del ritmo. Y también un chiste.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Fugitivos

(Mariana Volponi, 2001)
Visuales LX


por Liliana Piñeiro

La sintaxis de los sueños es salvaje. Los fugitivos huyen de la sombra, y una muchacha es artífice de salvación.

Expuestos a la luz los cuerpos resisten, pero demasiado temprano es la hora de las víctimas. La oscuridad quedó de su lado.

Interrupción

(otro largo) LEER COMPLETO EN EL NUEVO BLOG

por Paulo Manterola

Hubo un campo una vez, hace años, prodigiosamente extenso, fascinante –acabado en su más mínimo detalle, casi de forma superflua–, a un lado de alguna estación de trenes. Nunca supe cómo llegué hasta ahí con exactitud. Recuerdo haber tomado el tren hacia el condado de York, aunque no recuerdo a dónde me dirigía realmente. En esa época, las estaciones no eran tan elegantes como lo son ahora. Todavía ni siquiera había letreros que indicaran a dónde se llegaba. Apenas si funcionaban con regularidad y sin dificultades los trenes. De todas formas, me quedé dormido. Tal era mi desconcierto al despertar que tuve que bajar en algún otro lugar que nunca pude averiguar cuál era o dónde quedaba. No había señalizaciones. Luego de caminar un largo rato, me encontré con aquella gloriosa y colmada nada. Entonces, todo perdió importancia. Me abandoné allí. Lo poco que alcanzo a evocar está impregnado en mi memoria de un modo muy abstracto, impreciso. Incluso en su momento así lo sentí también.

Es probable que tal vez aquello no lo haya más que soñado.

Pero entonces, hubo un campo. Una vez. Y una niña.

(Leer completo en el blog Un Largo).

martes, 22 de octubre de 2013

Los troscos y los pobres: sábados de 11:00 a 13:00 (algo es algo)


Fotografía tomada en un local del Frente de Izquierda de Fuerte Apache

Vino de lilas

Las canciones de Tim y Jeff Buckley, el Botis, el choque del tren, y las últimas películas de Woody Allen (Blue Jasmine), Alfonso Cuarón (Gravedad) y Avi Mograbi (Una vez entré a un jardín), Un programa para descargar clickeando acá.



Me perdí en una noche húmeda fría
me entregué en esa luz brumosa
estaba hipnotizado por un extraño deleite
bajo un árbol de lilas.

Hice vino del árbol de lilas
puse mi corazón en la receta
me hace ver lo que quiero ver
y ser lo que quiero ser.

Cuando pienso más que lo que quiero pensar
hago cosas que nunca debiera hacer
bebo mucho más que lo que debo beber
porque eso me devuelve a vos.

Vino de lilas
dulce y embriagador
como mi amor
vino de lilas
me siento vacilante
como mi amor.

Escuchame… no puedo ver claro
¿es que ella se me está acercando?

Vino de lilas
dulce y embriagador
como mi amor
vino de lilas
me siento vacilante
como mi amor.

Escuchame, ¿por qué todo es tan borrso?
¿es ella, o es que me estoy volviendo loco?
Vino de lilas
me siento vacilante para mi amor.

lunes, 21 de octubre de 2013

Bloggers en acción: El blog de Pastichoti, el motorman: "Bueno, hecha esta descripcion a grandes rasgos, solo quedaria ahondar en los detalles, para aquellos que disfrutan de ellos..."




El 29 de enero de 2013 el motorman que chocó el tren decía:
sueños de matar!!!!
A VECES EN SUEÑOS HACEMOS LO QUE DESPIERTOS NO HARIAMOS.
MUY  seguido tengo pesadillas en las que una persona demente o empeñada en lograr algo de mi,me acosa al punto de tener que deshacerme de ella.. primero con palabras,luego con empujones, uno que otro golpe... al ultimo ya todo es una persecucion,alternada con trampas cazabobos, cables con electricidad, emboscadas, ataques y contraataques. He llegado a agarrar al personaje circunstancial del cuello hasta que quedara inerte,con distintos resultados, que fueron desde librarme de el pero no de la culpa, pasando por encontrarme con un sucesor de la persona y la causa, hasta tener que matarlo varias veces mas...al mejor estilo "terminator".
Sueños teñidos de sangre,para ustedes...

Actualización de las 3:06

infobae

El motorman aseguró ante el juez Lijo que el tren que chocó en Once "funcionaba bien"

El conductor Julio Benítez prestó declaración indagatoria. Afirmó que no recuerda en qué estaciones paró con la formación ni cómo lo hizo. Seguirá detenido y hoy le realizarán estudios médicos. confirmó que es suyo el blog que se conoció este lunes

"Si me piden precisiones, en este momento no las puedo dar, es todo borroso, recuerdo el impacto, que sangraba profusamente y me mareaba", señaló Benítez ante Lijo. "Recuerdo que intentaba recuperar mis cosas y que me asistieron los bomberos", agregó, para luego decir que recuperó la conciencia "cuando estaba en el hospital con el suero".

Por otro lado, el motorman dijo que no padece "ninguna enfermedad crónica" y confirmó que es suyo el blog que se conoció este lunes y en el que decía que tenía "un sueño recurrente", que consistía en hacerse "recontrabolsa en un tren" que él mismo manejaba.

"Previo al accidente de Marcos Córdoba (se refiere al motorman de la Tragedia de Once)soñé en primera persona que impactaba contra el paragolpe de Once, luego ocurre el accidente de Marcos y yo tuve un arrollamiento después", sostuvo cuando se le preguntó sobre sus sueños. Al respecto, Benítez afirmó que le comentó a su psicólogo que había sido "mufa" por lo ocurrido luego con su compañero. 

La militancia


por Willy Villalobos

Néstor y Cristina lograron que miles de jóvenes volvieran a creer en la política como herramienta para mejorar las condiciones de vida de todos y todas. Esa generación que los militares intentaron desaparecer renace hoy de la mano de los que hoy están cambiando la historia. Pero la militancia no sólo es un lugar de compromiso político, sino también un lugar para el amor. Este 17 de Octubre decenas de miles de compañeros fuimos a la Plaza de Mayo para darle fuerza a Cristina, esa gran mujer que tanto queremos y que junto con Néstor, las Madres y las Abuelas, nos ayudaron a recuperar la esperanza. Este 17 no hubo oradores, la jefa no estaba, pero el amor y la alegría de saber que somos una fuerza política que va a seguir adelante pase lo que pase nos hizo disfrutar de una gran noche.

El rock de la clase trabajadora

Por qué Black Sabbath sí y Led Zeppelin, a pesar de la arquitectura perfecta de su música, no (según Gabriel Medina)



El domingo pasado en La otra.-radio

domingo, 20 de octubre de 2013

Si tu espada busca la belleza, mi familia sos


Hoy a la medianoche escuchamos al Botis en La otra.-radio


por Guillermo Villalobos

Hace unos años conocí a algunos músicos de la zona oeste. Resulta que durante varios meses estuvimos editando con mi amigo Martin Farina la película del Príncipe, La Cocina, en su casa de Castelar, y mientras laburábamos me fue poniendo al tanto de la música que sonaba en los dominios de Divididos. Así fueron apareciendo Juanito el Cantor, Coiffeur, Yicos y La Manzana Cromática Protoplasmática dirigida por el Botis, entre otros. Fue una gran sorpresa conocer la movida de esa zona, ya que por lo general uno suele enterarse solamente por los diarios o revistas especializadas, hasta que aparece un amigo y te dice: "Loco, tenés que escuchar a estos chabones, te van a romper el bocho". Y así fue.

De pronto tenía en la mochila una música impresionante, prácticamente desconocida, que no podía parar de escuchar y difundir. De todos ellos el que más me impresionó fue el Botis. ¿Porqué?, por muchas razones que trataré de explicar. Aunque lo mejor es escucharlo, ya que el tipo es capaz de hacer una música que, si uno se entrega, te lleva a dar una vuelta por el otro mundo, ese que no tiene urgencias ni baila al ritmo de la tapa de los diarios. 

Les cuento una para que se vayan dando una idea: el último disco de este personaje que parece escapado de algún dibujo animado, se llama El Bosque Estrambótico. ¿Quieren saber cómo pudo conocer ese lugar tan extraño? Resulta que un plomero tenía que arreglar una cañería tapada y luego de varios intentos se dio cuenta que ahí, en ese lugar donde no llega el "Ciff", comienza un mundo extraño, un bosque. Así piensa y construye sus canciones el Botis, y lo peor es que lo cuenta con una naturalidad que provoca risa hasta que escuchamos el disco y vemos que la cosa va en serio. 

Cuando vino a La otra.-radio (ver audio y video acá) nos contaba que de pibe tenía un grabador chiquito y le gustaba capturar el sonido de los dibujitos animados y salir a la callea recorrer el barrio para juntarse con sus amigos con esa música de fondo. Efectivamente, la obra del Botis nos remite todo el tiempo a una película, y los cambios de ritmo, de voces y de tiempos, nos llevan a imaginar qué es lo que esta pasando en ese film que este personaje del oeste proyecta dentro de nuestras cabezas. Es eso el Botis, un músico que nos propone imaginar, un aprendiz de brujo que, si le prestamos atención, nos deja en un lugar diferente al que estábamos cuando empezó a sonar su melodía. Y ese lugar, puedo asegurarles, es tan amorosamente gracioso y real, como los inolvidables juegos en la calle de nuestra infancia. 

Dos cosas más. El Botis sabe que maneja la magia y es por eso que nos hace reír. para que no nos asustemos y podamos despegar junto con el. Su espectáculo "multimedia" deja claro que no hace falta demasiado para jugar y crear, sólo hay que mirar qué es lo que tenemos al lado nuestro. Y, por último, estoy muy "embotizado" porque lo ví la semana pasada en Vuela el Pez al lado de un amigo llorando por la emoción que le producía "El jardín de la Alegría", un temazo que da lugar al título de esta nota, y este viernes volví a verlo en zona norte de la provincia de Buenos Aires. Botis es, como dice mi novia: "un tipo muy maduro que nunca dejó de ser un niño".

Hoy a medianoche en La otra.-radio (FM La Tribu / 88,7 / online) les voy a hacer escuchar un par de canciones, joyas que grabé el viernes en vivo en Integrarte, un Centro Cultural de Pilar que tuve la suerte de conocer gracias al Príncipe: me pidieron unas copias de la película La cocina y ese fue el pasaje para viajar nuevamente a los dominios de uno de los grandes artistas de nuestro país que aún pocos tenemos la suerte de conocer.

El mejor análisis que leí sobre el choque del tren

Yo no necesito, no puedo ni deseo, tener una opinión sobre todas las coas ni publicar inmediatamente lo primero que se me ocurra, por más que tenga un blog con mas de 3000 posts. Sobre todo cuando las redes sociales nos invitan a opinar sobre todo todo el tiempo y a la larga nos intoxicamos con opiniones inemdiatas que solo refuerzan nuestros prejuicios o nuestras paranoias. No tengo una idea relevante que aportar sobre el choque del tren de ayer. Pero quiero compartir lo que escribió Abel Fernández, un tipo mesurado y nada complaciente, especialista en matices. Solo quiero agregar, para quienes aún no lo conozcan, que Abel es un veterano militante peronista y que su postura de ninguna manera se puede calificar de antisindical. Hace un par de horas publicó esto en su blog:

"Personalmente, sin información interna pero conociendo algo del Estado y del sindicalismo, me inclino a creer en trenzas establecidas de dinero y privilegios, en las que los socios principales son, siempre, funcionarios – políticos o de “línea” -, contratistas y proveedores, pero cuyos beneficios alcanzan para corromper a parte del personal. Que son también privilegiados, por lo menos comparados con la mayoría de los usuarios de ese tren.

"Esta opinión la agrego, porque no me parece honesto asumir la actitud de un juez, que no soy. Pero importa todavía menos que la de D´Elía, o cualquier otro. El hecho importante, repito, que puede tener consecuencias en la política argentina mucho más allá del próximo domingo, es esa actitud de los pasajeros.

"Si estoy en lo cierto – y se equivoca mi amigo Manuel Barge – el ministro Randazzo está edificando un buen futuro político. Si él no choca su tren, claro. Está enfrentando a sindicalistas ferroviarios y de aeronavegación, que – tengan o no razón en algunos de sus reclamos – la mayoría piensan que tienen la “vaca atada”, y, además, que la única herramienta que usan para pelear sus intereses es joder a los usuarios.

"Porque estos no son casos aislados. Cualquiera que mida, por ejemplo, lo que los porteños están pensando de los delegados sindicales del Subte, tendrá claro la bronca que están acumulando. Representan a los trabajadores, es cierto, y esa categoría – la de los que trabajan – todavía tiene valor en nuestra sociedad. Pero la mayoría de los que usan el subte trabajan más horas por menos sueldo. Hay una sensación que estiran demasiado la cuerda...". (Completo acá)

sábado, 19 de octubre de 2013

Padre e hijo: Tim Buckley & Jeff Buckley

El domingo a la medianoche en La otra.-radio. FM La Tribu. 88,7. Online






Soy una piedra que rueda, solo y perdido
por una vida de pecado yo pagué mi precio
cuando me ven pasar todo el pueblo dice
es un hombre más en la carretera perdida.

Sólo un mazo de cartas y una jarra de vino
y la mentira de una mujer hacen una vida como la mía
ah, el día que nos conocimos, yo me descarrié
y empecé a rodar por esa carretera perdida.

Yo era sólo un chico, de casi 22
ni bueno ni malo, sólo un pibe como vos
y ahora estoy perdido, es demasiado tarde para orar
Seńor, ya pagué mi precio en la carretera perdida.

Ahora, pibe, no empieces a vagabundear
en este camino del pecado destinado al dolor
seguí mi consejo, o vas a maldecir el día
en el que empezaste a rodar por esa carretera perdida.

viernes, 18 de octubre de 2013

Wonderful, Horrible

Ultima jornada con Leni Riefenstahl
Fundación Centro Psicoanalítico Argentino. Pte. Uriburu 1345. 1° piso. Coordinación: Mónica Giardina y Oscar Cuervo



Este sábado 19/10/13 proyectaremos los últimos trabajos de Leni Riefenstahl, llevados a cabo en África y en las profundidades submarinas. Mostraremos además pasajes de The Wonderful, Horrible Life of Leni Riefenstahl, un documental de Ray Müller que muestra a la cineasta alemana cuando ella tenía más de 90 años. Veremos unas escenas donde ella trata de hacer su descargo por haber colaborado con el régimen nazi.

Uno de los panelistas invitados, Luis Barbieri, se referirá a la reacción de Susan Sontag frente a la irrupción de Riefenstahl en la escena cultural norteamericana de los '70.


Por su parte, Esteban Ierardo hablará de sus últimos derroteros artísticos. En la década del 70’ Riefenstahl llegó a Sudan, país desértico del norte africano y entró en contacto con los Nubas, un pueblo que conservaba sus tradiciones más ancestrales. En una combinación de rodaje documental y labor fotográfica, Leni registró momentos luminosos y emblemáticos de la vida de ese pueblo. Así surgió La vida con los nubas (1971). En las antípodas del compromiso con la supremacía de la raza banca aria germana del que se le acusaba, cual una antropóloga con mirada artística, Riefenstahl rescató del desconocimiento la existencia de un pueblo de raza negra, colmado de vitalidad, danza, ritmo y una cosmovisión propia. En esta obra de su etapa final Leni unió cine, fotografía y una experiencia intercultural. Se convirtió en viajera y exploradora de una cultura otra, con un contacto primario con la naturaleza, la tierra, los dioses y la veneración tribal del legado de los antepasados. Ierardo relacionará ese final de la obra de Riefenstahl con el rol semejante de otros artistas viajeros de Occidente en su encuentro con la diferencia cultural, como Gauguin en la Polinesia, o Artaud en México.

Y en su última obra, Impresiones bajo el agua (2002), que filma a los 97 años, Riefenstahl desciende a las aguas en busca de los bellos arrecifes de coral. Si lo tribal africano es la vuelta al origen, en su última filmación Leni vuelve al agua, el mar, el posible origen de la vida. Entonces su cámara es un medio para el descubrimiento de una inaudita belleza submarina. 


INFORMES: 4822-4690 | 4823-4941 | 4821-2366. E-mail: fcpa@fcpa.org.ar
INSCRIPCIÓN EN: Pte J. E. URIBURU 1345 Piso 1° (y JUNCAL). CIUDAD DE BUENOS AIRES.

Del atardecer de los zombies a la noche peronista y la madrugada kirchnerista

La otra.-radio, para escuchar clickeando acá

Fotos: M.A.F.I.A.




El domingo pasado las cosas no fueron como estaban planeadas. No pude ir a ver a Muse y Jane's Addiction a Geba, no pude ir a la radio. El programa quedó bajo la conducción de Maxi Diomedi, con la participación de Martín Farina y Willy Villalobos y el debut de un columnista invitado, Gabriel Medina, que vino a hablar de Black Sabbath y desplegó una mirada muy interesante sobre la historia del rock, enfocándose en los primeros años 70 y el lugar específico que ocupa ahí la banda de Ozzy Osbourne.

Y la verdad, después de escuchar la grabación del programa (porque ni siquiera pude escucharlo en vivo), llego a la conclusión de que La otra.-radio puede incluso salir mejor sin migo. Porque la química que se creó entre los miembros del staff permanente y el columnista invitado resultó buenísima. Con trayectorias muy diferentes, con discotecas distintas y distintas enciclopedias, se dieron el lujo de pasar de la marcha zombie que se hizo ese domingo en Buenos Aires a la coyuntura política, a la omnipresencia de los Beatles, a la marca social de clase trabajadora de Birmingham que identifica al rock de Sabbath, a la influencia de Sabbath en la música argentina, a la influencia de Sabbath en los años 90, a la influencia de las doctrinas ocultistas de Alexander Crowley en el rock de los 70, a la propuesta de Sergio Massa de derribar aviones presuntamente narcos e instaurar de hecho la pena de muerte en la Argentina, a la última Carta Abierta, al debate interno en el kirchnerismo, a la loca experiencia de asistir a un festival de cine sin salir de tu casa, cargando simultáneamente 3 películas en tus computadoras... Realmente creo que el programa fue muy bueno por esa dosis de incertidumbre que confiere el funcionar de un modo distinto del habitual, a correrse de los roles habituales y cubrir los espacios de la cancha con un esquema diferente, a confiar en que uno puede salirse del guión y establecer relaciones oblicuas entre los temas y los intereseses de cada uno.

Hay un intercambio muy interesante entre Willy, que asocia lo que dice Gabriel sobre el origen popular de los Sabbath con sus recuerdos en el Samovar de la Boca. "Un lugar interesante de la Argentina, que curte ese rock que se parece a lo que estamos escuchando de Sabbath, que tiene esa cosa medio facha..." dice Willy. Y Gabriel acota: "no, yo te diría conservadora, de volver recurrentemente al género, porque lo popular se organiza en torno a géneros, que son horizontes de expectativa, 'vamos a ver esto', ¿no?". Creo que ahíi quedó una punta que merece seguir pensándose, donde se cruzan concepciones estéticas y categorías políticas, el populismo, el conservadurismo y el género, que se pueden aplicar también a otros campos, como el cine, la tele, incluso lo que hacemos nosotros en la radio o en este blog, sin ir más lejos. ¿Somos populistas? ¿Queremos volver al género? ¿Queremos saber qué vamos a ver? La vamos a seguir en cualquier momento.

Todo empezó con el relato de Willy sobre la invasión zombie a la ciudad, tal como lo muestran las fotos de M.A.F.I.A que ilustran este post. El programa empieza así, clickeando acá.