Santiago Maldonado

Santiago Maldonado
Con vida te queremos

martes, 29 de enero de 2013

Barragán responde a mi post sobre 678

¿678 ESTÁ AGOTADO?


por Carlos Barragán

Oscar Cuervo en su buen blog que suelo leer con mucha atención nos presenta el siguiente comentario con título “678 ES UN ESQUEMA AGOTADO” (Clickear).

Copio un párrafo “Presman dice que 678 fue muy importante, pero que las voces discordantes que solían aparecer en los primeros años aparecen en el programa cada vez menos. Es un momento penoso porque la reacción general de los panelistas fue la peor: una defensa corporativa no ya del gobierno, sino de su propio kioskito.”

Y entonces me pregunto: ¿Cuervo también nos está tratando de asalariados K? Si es así, qué feo. No veo defensa de kiosko porque las reacciones de los panelistas fueron eso: las reacciones de los panelistas defiendiendo lo que creen que hay que defender, errados o acertados. La crítica kioskera de Cuervo (con quien suelo coincidir en sus columnas en más de un 90%, para peor está respaldada por el amigo Gerardo Fernández con quien suelo coincidir en más de un 100%) es la de ubicarnos en espejo con la corporación TN y afines.

Aclaración: usaré la primera persona del plural sin permiso de mis compañeros del programa. Me hago cargo y tomo ese riesgo.

La verdad que hacer 678 no se parece a ganarse unos pesos en un kioskito, es más parecido a picar una montaña de gentes corporativas y medios corporativos y empresas más poderosas que nosotros. Y cuando digo nosotros incluyo a Cuervo y a muchísimos más.

Hacer este programa es angustiante, es difícil, es pesado, es complejo, es arriesgado, y a veces te deja literalmente la espalda arruinada, o te da dispepsia, y también es emocionante, y es hermoso, y provoca insomnio, y calenturas, y tristeza a veces. No es que uno sea un héroe, pero estamos lejos de ser la burocracia de un kiosko. Es un laburo porque recibimos un sueldo. Como recibe un sueldo el médico que te cura a tus hijos. ¿El médico tendría un kioskito entonces?

Pregunto: ¿Por qué no podemos defender lo que queremos y lo que creemos?

Hacer 678 es esto también, tener que defendernos de compañeros que nos dicen que defendemos nuestro kioskito. Explicar el delito de cobrar por trabajar. Explicarles cosas cuando nos dicen obsoletos, cuando nos critican desaprensivamente como si fuésemos muñecos de la tele. Hacer 678 es hermoso y es horrible.

Y también creemos, quienes hacemos 678, que defenderlo es defender otras cosas mucho más importantes que un programa de televisión. Aún ante esa obviedad Cuervo ya no lo defiende, lo quiere descartar y está bien. Para él es un kioskito que se puso viejo. Un vagón de la línea A con proyección de asado.

Me esmeré anoche –y la producción- para que Presman tuviera todos los descargos posibles y más, para que esto que Cuervo mal cuenta aquí no ocurriera. Y el invitado los tuvo. El programa duró diez minutos más de lo habitual para darle a Presman la última palabra. (A nadie le importa, pero es inédito en la tevé que un programa se estire diez minutos). Para que ningún amigo o periodista pudiera escribir “y como había un invitado haciendo críticas, levantaron el programa del aire”. Ese era mi miedo. Confieso entonces que mi “dar la palabra” no fue porque soy un alma caritativa ni un demócrata del pluralismo republicano super sport y todo eso, sino por perseguido, por psicopateado, porque 678 es el “politburó”, el monstruo de la comunicación. Eso también es 678, un espacio donde a veces no es posible mantener una charla con naturalidad, primero porque es televisión y segundo porque hay que calcular que muchos que nos están viendo piensan que somos unos fanáticos autoritarios que odiamos al hermoso pluralismo.

Y aquí se ve que el fuego amigo igual nos cae encima por más esfuerzos que uno haga para parecer lo suficientemente pluralista. Pero veo que al pluralistismo no le alcanza con las voces disonantes, el pluralistismo quiere más, pero no sé qué es.

Fuimos tan pluralistas con Sarlo que nos callamos la boca ante sus críticas.

Hacer 678 es sentir que uno hace algo malo, porque muchos se encargan de que uno lo sienta. 678 está mal. Es el hecho maldito de la televisión hamburguesa.

Yo no sé si 678 es un esquema agotado como parece saberlo Cuervo. Sí sé lo que dijo Presman y acuerdo con él: en la televisión pública –aclaró que no se lo pedía a 678- debería haber programas periodísticos donde poder ver a opositores discutiendo y aportándonos sus proyectos, sus críticas y sus sueños. Sería bárbaro. No sé por qué eso no existe. Sólo existe 678 y eso no depende de mí, ni de Gvirtz, ni de Barone.

Cuervo también anota “…Presman había tenido un cruce interesante con Sergio Burstein sobre la causa Amia y la actuación de las organizaciones judeo-argentinas y el estado de Israel, discusión que no se dejaba reducir al previsible eje Clarín vs. Gobierno, y el panel se notó algo incómodo por una conversación que no iba por los carriles habituales.”

Traducción mía: los incomodó no hablar de Clarín que es lo único que saben hacer.

Me pregunto: ¿estuvo mal? ¿tendríamos que haber estado cómodos escuchando a Burstein contando las interminables penurias de los familiares de los asesinados para obtener algún tipo de justicia, y a Presman poniendo en duda esa calidad de justicia y contando la siniestra calamidad que es el caso AMIA, con implicancias en las internas de la comunidad judía argentina, y la internacional, EEUU, Israel, Siria, Irán, las presiones de adentro y de afuera, el encubrimiento, los chanchullos descomunales, terrorismo, presidentes, jueces, naciones, víctimas…?

No entiendo cuál es la crítica de Cuervo. Debería estar contento de que en un programa de la televisión pública ocurran estas cosas de sinceridad descarnada. Pero no, parece que lo bueno hubiese sido quedarnos con cara de piedra, cara de tele, cara de “periodistas serios”. Nunca incómodos. Siempre sobrevolando. Afuera.

Retomo porque me doy cuenta cuando Cuervo escribe “discusión que no se dejaba reducir al previsible eje Clarín vs. Gobierno” que se trata de una acusación. Quiere decir que somos unos imbéciles que todo lo reducimos a eso. Parece no darse cuenta que es él quien utiliza la verdadera reducción que se ha creado para que 678 aparezca como un engendro de imbecilidad donde todo es Clarín o Gobierno. Su acusación es un chiste de Nik. Y en ese slogan lanatiano somos binarios, fanáticos, y tontos rentados. Una imagen muy conveniente para esconder la verdadera dimensión que tiene el famoso grupo como articulador de todos los intereses contrarios al gobierno. Cosa que Cuervo no puede desconocer, pero sin embargo, a la hora de criticar no puede evitar el slogan: son binarios. No son inteligentes.

Cuervo escribe “Otro momento interesante: un invitado dice algo no esperado, que descoloca a todos. Era una gran oportunidad para dejarlo explayarse, para exhibir fortaleza y apertura ante una crítica fraternal, escuchar la crítica de alguien que no viene de Clarín y que apoya las líneas generales del gobierno pero difiere con la línea del programa. Entonces los panelistas se muestran ofendidos: fruncen ceños, levantan la voz, interrumpen a Presman y le dicen que no se puede ser neutral.”

Mentira o error de Cuervo. El invitado se explayó, escuchamos las críticas, y… lo siento, se le respondió. A lo mejor hubiese sido preferible no responderle o darle la palabra a Presman hasta las 22:40, hora en que terminó el programa de anoche. A lo mejor hubiese correcto decirle a todo que sí, que tenía razón.

Otra hipótesis: a lo mejor lo más correcto, porque a 678 siempre se le puede pedir mucho más, sería habernos plantado y decir: es verdad, 678 ES UN ESQUEMA AGOTADO, vayámos todos a casa, cerremos este kioskito.

Y dice una verdad Cuervo o acierta: las críticas de Presman fueron fraternales. Siempre lo son.

Cuervo anota “Los panelistas de 678 usan la crítica a la neutralidad para defenderse a sí mismos, para justificar la propia incapacidad para apreciar sus defectos: si me criticás, estás alineado con Clarín.”

Es raro, porque en ningún momento se le hizo ese tipo de crítica a Presman. Pero sí es interesante que el comentario de Cuervo parece estar preformateado por lo que Clarín dice de nosotros. Debería recordar Cuervo, si le parece bien, todas las oportunidades incluída la de anoche, en que escuchamos a nuestros invitados cursarnos críticas en nuestras caras televisadas. Fueron muchas, muchísimas. Porque 678 siempre parece estar haciendo algo mal, algo que no hacen otros programas de televisión donde nadie va a decirles lo mal que hacen ese programa. Así es 678, un programa donde cada dos por tres cae un invitado que nos cuenta a quienes estamos ahí -haciéndolo todos los días- que eso que hacemos está mal hecho. Pero enfrentar y aceptar esa situación parece que no alcanza. Debemos ser de otra manera. Debemos “apreciar nuestros defectos” dice Cuervo.

Qué interesante psicopateada la de Cuervo quien llegaría a un lugar para marcar defectos y ante la primera defensa del supuesto defectuoso le recomendaría “usted debería ser más capaz de apreciar sus defectos, no los está apreciando como corresponde”.

Sigue la nota “… el programa se había desmoronado la última vez que fue Lucas Carrasco. Lucas habitualmente se luce cuando lo invitan programas opositores, los desarma con gracia y agudeza. Pero una estructura pesada como 678 hoy tiene que dedicarse más que nada a cubrir los flancos que muestran sus panelistas, y no parece capaz de contener a uno de los tipos más interesantes que pueden estar en la tele. La ofensa que en ese momento cometió Dante Palma contra Lucas fue algo peor que una gaffe: se convirtió en el síntoma de una estructura obsoleta, sin flexibilidad para aprovechar los imprevistos, que deja muy expuestas las debilidades ideológicas de sus integrantes y su incapacidad para rectificar un error. NUNCA hubo en 678 una autocrítica, ni explícita ni implícita, sobre ese bochorno.”

En principio habría que agregar que Lucas Carrasco, a quien no sé por qué carajo quiero mucho, es muy capaz de desbarrancar por sus propios méritos y en cualquier ámbito que se le presente. Aquel programa horrible, donde no supe qué hacer como conductor (defecto que Cuervo tendrá más que claro) lo terminé diciendo que me sentía muy mal por lo que había pasado, y le mandé un abrazo grande y disculpas a Lucas. Claro que eso también es insuficiente porque al parecer 678 no puede pagar sus errores con mis disculpas. Nada alcanza en 678, todo es poco, y todo es mucho.

Sobre esta exigencia de que deberíamos haber sabido contener a Lucas, me parece muy poco respestuoso para con él. Ni Carrasco es un psicótico a contener, ni yo soy un psiquiatra conteiner. (Quisiera recordarle a Cuervo que 678 es el único programa a donde Carrasco es invitado como un periodista y analista político y no como usa la televisión inteligente para mostrar a un fanático y desprolijo militante ultraK maleducado.)

Sobre la falta de “flexibilidad para aprovechar imprevistos”. Bueno, realmente Cuervo es un televidente de altísima exigencia. Quizá conozca cómo es hacer un programa de estas características en vivo y a diario, donde todo es un imprevisto, y bueno, por eso exige más flexibilidad y pericia.

Y sobre la actuación de Dante sólo voy a decir que fue muy defectuosa, tanto como mi reacción posterior. Ahora que de eso se desprenda la obsolescencia del programa, no lo sé.

Es que 678 tiene estas cosas. Invitás a un amigo a un asado en tu casa y te cuenta que ya no ve 678 porque no es como antes, porque deberíamos hacer otras cosas, invitar a otros, hablar de otros temas, poner otros informes, tener otros panelistas. Sí, y uno escucha su lista de defectos, como pide Cuervo. (Para peor después te das cuenta de que tu amigo lo ve todos los días, pero te lo ocultó.) ¿Debo aclarar que no se me ocurre criticar a mis amigos por cómo hacen sus trabajos?
Porque parece que 678 lo podría hacer mejor otro, siempre otro, cualquiera. Hay una tensión ahí que no existe en otros ámbitos públicos. Hay algo de fantasma en 678. Una permanente virtualidad, un inventario de potenciales que se conjugan sin parar.

A nadie se le ocurre pensar que el programa de Nelson Castro lo haría mejor Pepe Eliaschev. Pero nosotros somos piezas defectuosas, falladas, con un coro de amigos que a diario propone cambiarlas por otras mejores.

Por eso Barone (que es amigo personal de Presman y por eso se animó a contestarle de manera tan naturalmente brusca) lo corrigió cuando Presman dijo “678 fue un programa importante”. Porque hay algo personal, como la amistad, como el amor que tenemos por el programa, por nosotros mismos, y por nuestras ideas. Algo personal como el dolor de que te comenten que ya no servís. Paradoja cruel: ya no servís para que alguien venga acá a decir lo que yo estoy diciendo ahora. (Eximo a Presman de esta idea, todo hay que aclararlo).

Así es 678. Un programa que no acepta las críticas que con frecuencia van los invitados a hacerle “no estás aceptando mi crítica”. “No estás invitando a nadie que piense diferente, como pienso yo”.

Un programa donde quien lo conduce se toma cuatro horas de su día para dar a conocer las críticas de un bloggero no conocido, y responderlas. ¿Quién otro de la tele haría lo mismo? ¿Quién “bajaría” de la pantalla a discutir con un tipo “sin pantalla”?

Presman anoche disparó este debate. No con los mismos conceptos que Cuervo y otros, pero fue imposible al escuchar su crítica no escuchar las críticas de los que sabemos que piensan como Cuervo. Por eso Mocca lo aclaró, hizo la salvedad. No era a Presman a quien se le respondía, era a Cuervo que por eso apareció con fuerza y muy temprano esta mañana con su propuesta de obsolescencia.

Cuervo cierra su comentario con una aclaración: “No adhiero en absoluto a los que desde la corporación mediática pretenden descalificar a los panelistas de 678 tildándolos de corruptos, chorros o ruines.”

De ser así, el estimado Cuervo podría haberse ahorrado lo de “el kioskito” que me resuena tanto al ingrato Nicolás Repetto cuando antes de tirar el corchito preguntaba a sus invitados dónde estaban currando.

Un amigo me dice ¿para qué le vas a dar identidad a Cuervo que no es nadie? ¿para qué le vas a contestar si no lo conoce nadie, si no tiene trascendencia?

Tengo una respuesta: porque así también es 678. Porque no soy un muñeco de la tele, soy un tipo como Cuervo que compra el pan y arregla una canilla mientras intenta pensar qué está pasando con nosotros y nuestro país. Porque trato de hacer algo bueno por todos nosotros, igual que Cuervo. Porque cuando voy a una plaza o ando por la calle tengo que contestar a desconocidos y rendir cuentas por 678. Porque sé que Cuervo representa a otros compañeros que piensan como él. Porque descubro que mientras yo creo que 678 me pertenece, hay miles que creen lo mismo: que les pertenece. Y quizá sea cierto.

Que 678 es de todos. El único programa de la tele que cualquier tipo de la calle siente que puede cambiar, mejorar, o descartar por agotado. Ese milagro también es 678. Esa cosa que es de todos y que por eso despierta tanto celo. Esa sensación de “678 es mío, deberían cuidarlo mejor”. Es quizá ese sentido de pertenencia, ese cariño, ese apego el que también resulta en poco respeto por quienes lo hacemos.

Porque logramos que al ser un espacio de sinceridad (no sé si Cuervo es conciente de que la sinceridad y la televisión son cosas imposibles de juntar, pero nosotros lo hacemos) parezca que el programa se hace solo. Que no hay que hacer nada. Que no hay más que unos boludos alrededor de un escritorio como dijo Lanata.

Que entonces se dicen algunas cosas y después todos a casa. Pero 678 es difícil y cuesta. Tiene un alto costo moral para hacerlo todos los días. Moral y energético, y un costo ético, de autorreflexión, de autocrítica, de temores y de introspección. Por eso, porque nosotros sabemos lo que nos cuesta, es que nos quejamos cuando nos piden más, o nos piden otras cosas.

Porque además, yo lo sé, tampoco van a gustar estas líneas.

Porque nadie nos obliga a hacer lo que hacemos, y nadie nos pidió el esfuerzo que describo. Mis disculpas por ser sincero entonces.

Pero esta discusión estaba latente, anoche Presman puso la pelota sobre el círculo y hoy Cuervo la pateó. Y yo sigo creyendo que tenemos que jugar todos los partidos. Hasta cuando algunos compañeros como Cuervo tienen la mala suerte de patear en contra.

678 no está agotado. Lo que ocurre es que hay una inagotable cantidad de fantasías, ilusiones y deseos en quienes lo ven con simpatía. Todo eso se lo piden y nos lo piden. La deuda es enorme, impagable. Imposible.

Alguna vez un muy astuto estudiante de periodismo empezó a hacerme todos estos reclamos y le pregunté por qué creía que él y otros podían exigirle tantas cosas a un programa de tele. Me contestó que a lo mejor era porque nos veían como superhéroes: los pequeños davides que pelean contra Goliath.

Yo creo que eso no es verdad. Y es un peligroso error. A Goliath no se le gana con un programa de tele, se le gana con una sociedad que se pone las pilas todos los días.

Mi respuesta a Barragán, acá.

32 comentarios:

Adán De Ucea Queralt dijo...

Una pena tanta letra detrás del "kioskito". Cuando leí el posteo de esta mañana, jamás relacioné "kioskito" con moneda ni mercadeo de bajo monto ni ninguna de las connotaciones que -de hecho- se le pueden asignar al término. Quizás por la larga militancia que arrastro en las suelas, le dí un único sentido: de grupo cerrado casi familiar que se le da en política, al menos por acá, aferrado a algún privilegio con sello de goma buscando permanencia. Obviamente que mi significante pudo ser más o menos atinado que el de cualquiera. Sólo lo comento para mostrar que al leer al compañero Barragán no pude tapar el ruido que me provoca su significante prácticamente axiomático y sobre el que gira gran parte de su respuesta.
Lo más extraño es que Barragán percibió su incerteza aún cuando la toma como paradigma, al decir que: "De ser así, el estimado Cuervo podría haberse ahorrado lo del 'kioskito'..." Y bueno, está claro entonces que es así y no se ahorró el calificativo porque tiene otro significado para Cuervo. Para mí, ya lo dije, es diferente al de Carlitos Barragán.


Me cayeron gordas otras dos expresiones.

1) La innecesaria postura filantrópica y militante que se bosqueja al relatar lo que le cuestionó su amigo sobre la popularidad de Cuervo: "un bloggero no conocido", al tiempo que las redes oxigenan al programa.
Repito enfoque: Entendí (y pongo a disposición de los/as curiosos/as lo comentado en Twitter y Facebook hoy) que justamente nadie quiere descartar a 678 como un vagón de la Línea A del subte porteño, mucho menos para hacerlo arder en un asado, sino intentar aportes a lo que se supone más grato para lo mediático y más eficiente para lo comunitario.
Si Cuervo pensara que 678 es un kioskito, buscaría otro, ya que decenas. Y confieso que yo no busqué otro pero sí hace meses, bastantes, he dejado de visitarlo a diario. Lo hago solamente cuando algún/a invitado/a o, sobre todo, alguna "novedad" me atrae. No me parece el caso de Oscar Cuervo.

2) Otra cuestión ruidosa fue que tampoco percibí que el posteo matutino haya estado preformateado por Clarín ni, menos aún, que evaluó al programa en Lanata Mode On. No obstante habría que considerar la posibilidad sin por ello desacreditar lo planteado. Si no se entra en lo binario...
Y otra significación distinta: entiendo que apreciar, más que sentir afecto (que sí sería una terrible psicopateada querer a los defectos), es estimar o determinar con relativa aproximación las características de algo o alguien.

No voy a redundar más ni acotar sobre el programa de anoche -ya que sólo vi segmentos en Youtube- y me disculpo por la extensión del comentario y por referirme con nombres y/o apellidos a ambos, ya que aludí a dos notas con sendos autores.

Abrazo a los dos y a los/as lectores/as de "La Otra".

jfc dijo...

Estoy de acuerdo en q muchos lo critican por sentirlo cropio, a 678. Buenisimo hoy lo de Bianchi. Carrasco tiene un ego gigante y en ese programa, lo vi en you tube, no paraba de hablar sin permitir la entrada de los demas, lo mismo podria pasar con Dolina, son tipos muy interesantes, LC y AD, pero necesitan ser el centro de la charla o el debate. Al q no le guste 678, q invente otro programa y lo produzca.

Alfre dijo...

Creo que el error más grande y sencillo de aclarar es este: no es 678 en sí mismo, el eje de la crítica. Ni a 678 a quien se dirige específicamente.

No sé cómo se decidirá, ni se proyectará, ni quién carajo lo hará, lo que es día a día o pueda ser algún día la TV pública. Si es a "alguien", es a "ese", a quien -por lo menos en mi caso- se le dirige la crítica. Me parece que no alcanza, no abarca, no es capaz de incluir nada nuevo, tener a 678 como "EL" programa político de la TV pública.

Y no se lo digo a Gvirtz, ni a Barragán, ni a nadie del panel, se lo digo a alguien que ni sé cómo se llamará, de quien dependa la programación de la TV pública.

Ahora, oooootra crítica, sería hacer una a 678 mismo. Todos tendrán las suyas. Yo tengo las mías. Eso no quita que dentro de todo, aunque a mí personalmente me alcanze cada vez menos, sea un programa mucho mejor que casi cualquier otro que se me ocurra de hoy en día.

Mi crítica específica -insignificante como cualquier otra- a 678, es que si es que es un programa de "análisis de medios", entonces, me parece que se queda muy corto. El universo mediático es mucho más vasto, y suele trasladar mensajes tan o más nefastos que los que trafica en el día a día Clarín. Y sobre temas mucho más "serios", por decirlo así, que lo que dijo o no dijo Darín, o Pinti, o la tapa de Noticias, etc, entre otros.

No quiero extenderme, pero en el plano meramente "mediático" ("análisis de medios", ¿no?) películas, series, documentales programas de cable, extranjeros o nacionales, podés encontrar bajadas de línea, caldo de cultivo de infinidad de preconceptros, o cosmovisiones sobre política o sociedad, etc.

Le podés llegar mucho más a un adolescente, o a alguien sin postura política definida, o incluso podés agregar por otro lado, trasladando la discusión fuera del ámbito común, si en lugar de por enésima vez "deconstruir" la tapa de Clarín, "deconstruis" Transformers 3, Avatar, o un videojuego como "Call of Duty", o "Los Sims", o el enfoque de algunos documentales de los canales de cable, o series. El universo mediático es infinito.

Si 678, por la razón que sea, se limita a sí mismo a determinadas áreas, ok., perfecto. Si de todo aquello no se ocupa nadie, ¿quién soy yo para exigirselo a un humilde programa de la TV pública, que factura con sus anunciantes, y necesita de una X cantidad de público, y asegurar su espacio en el canal, y ellos mismos sabrán mucho mejor que yo qué tema les reditúa más?

Perfecto, pero para mí ese programa no es entonces de "análisis de medios". Más específicamente sería un programa "kirchnerista, de crítica al discurso opositor en los medios hegemónicos de Argentina".

Muy bien. Personalmente, no me alcanza. Alguna vez lo veré, otra vez no. Como a cualquier otro programa.

Alfre dijo...

Ahora, la mezcla de las diferentes críticas, en la que cae Barragán junto con el panel, creo que debe venir de que, justamente, 678, tiene -o tuvo?- esa calidad de parecer "de todos", de ser casi la única representación pública de un colectivo determinado, que sentía que hablaba casi "por" él.

Si querés mantener eso, no podés recurrir al "no le pidas tal o cual cosa a 678 porque total nadie más lo hace". Si lo hacés, no te diferenciás de cualquier otro programa. Dejás de ser un espacio "público" privilegiado para darle la voz a otras miradas, propuestas, etc., para elegir y mantener nada más que un perfil determinado, absolutamente inmovil ante cualquiera que no sea el productor general.

Estarían en todo su derecho. Pero tienen que elegir: una cosa o la otra. Son un producto con un perfil bien específico, determinado nada más que por las preferencias de la dirección (como cualquiera, ¿por qué pedirles otra cosa?), o algo inclusivo, algo más "publico", intentando recuperar o mantener esa "representatividad" que tenía al principio.

Una vez que estén conformes con ser una cosa O la otra, la respuesta a Presman, p.ej. sería mucho más sencilla: o bien "acá la dirección del programa está exclusivamente a cargo de la producción" -en cuyo caso, Presman directamente ni hubiera hablado, probablemente-, o bien "se podría pensar modificar A o B pero puede ser difícil de implementar por C o por D".

Se ahorraban 20 minutos de malentendidos, de discusiones sobre una "neutralidad" de la que encima nadie achacaba a nadie, etc. Ni hablar de toda esta discusión posterior.

Lo incómodo de trabajar en 678 puede que sea en el fondo esa indefinición. ¿Quíen sos ante el que critica tal o cual aspecto del programa y tu trabajo, desde el colectivo que querés representar? ¿Un simple empleado, o alguien que es parte de ese colectivo, y que pretende representarlo lo mejor que puede?
¿Qué respondés: "andá a hablar con Gvirtz", o "se puede ver que se puede hacer"?

En cualquier caso, es rescatable que por lo menos es un trabajo en el que se puede llegar a estar en esa dicotomía. Cualquiera del resto de los programas la tiene más fácil, no se cuestiona nada, "hace su trabajo".

César dijo...

Cuando te inviten al programa manda saludos, eh. no te olviden de los pibes de blog.

Politico Aficionado dijo...

Como señalé en Tirando al Medio, creo que 678 es un programa tan imprescindible hoy como lo fue el primer dia que salió al aire.

Y si hubiera existido en 2003 el gobierno se habría ahorrado trances angustiosos como los que debió sufrir a manos de los Blumberg, De Angeli y otros golpistas que se agrandaron ante la imposibilidad del oficialismo de hacerse oir.

No hay duda que son necesarias otras voces y otros programas, ¿no lo son acaso los programas que dirigen, por ejemplo, Gerardo Fernandez o el propio H Presman?

Tal vez no sea 678 para dirigentes y militantes que la tienen clara y les resulte pesado su estilo didáctico y repetitivo.

Pero ciertamente es muy importante para aquellos compañeros que se ven avasallados por la catarata incesante de baba gorila y reaccionaria que descargan los medios concentrados y que al no estar encuadrados terminan por caer en la duda y el desánimo. Enseñarles a leer el diario es cosa de vida o muerte.

¡No afloje Barragán, no aflojen compañeros de 678!

Entiendo que estar defendiendo una trinchera bajo el fuego enemigo y que venga algún boludo a quejarse de que le serviste un mate frío rompe las bolas pero pensá en las que se tiene que comer Cristina.

Un abrazo peronista.

Oscar Cuervo dijo...

Muy interesantes los comentarios de Adán y Alfre, enriquecen bastante la discusión y la sacan de la zona de las personalidades.

César: me da fobia a salir por la tele, así que, si en algún momento podrían llegar a haberme invitado a 678, creo que hoy logré que eso sea imposible.

jfc: en 678 dejan hablar 10 minutos seguidos no solo a algún panelista que se pierde en medio de su propio jardín, sino a algunos funcionarios que bajan un discurso monolítico y aburrido. Lucas estaba diciendo algo mucho más interesante que lo que dijeron después todos los que consintieron la interrupción y la grosería de Palma.

Oscar Cuervo dijo...

Politico Aficionado:
yo vengo a ser el boludo que se queja por el mate frío? Naaaah, político aficionado, pulí la idea. No seas tan básico ni tan débil como para ponerte a la defensiva frente a las críticas sin pensarlas. No estoy de acuerdo que ningún programa sea imprescindible, pero sobre todo estoy seguro de que nadie es incuestionable. Barragán y los otros panelistas de 678 tienen el privilegio de ocupar el primetime de la televisión pública, así que lo que menos necesitan es sobadas de lomo. Tienen que bancarse la discusión, que para eso están donde están.

Carlos Balmaceda dijo...

1) No es la primera vez que Hugo Presman hace ese reclamo en 6.7.8. Atinadísimo por varios motivos:
a) la TV pública no tiene un programa político que con un formato novedoso, tal como 6.7.8 convoque al análisis y al debate en términos no partidarios, sí que ideológicos.
b) Cuando hablo de partidarios, me refiero a que la cortinita "si te veo amor del otro lado..." con banderas unidas y organizadas de fondo, no puede convocar más que a los convencidos, y me parece que el programa podría hacer algo más. Hoy el argentino medio rechaza toda imagen de movilización salvo las que vengan con cacerolas y carteles de "morite yegua". Que el programa se presente así, o con el latiguillo "mááás buenas noticias", necesariamente pone en fuga a cualquier gorila medio pelo, y cuando digo medio pelo me refiero a los que todavía no tienen "pelo entero", esos que incluso desde 6.7.8 se los podría si no atraer, al menos no espantar.
c) el problema es que, según los panelistas, y Barone es el desideratum de esto, el discurso partidario/ideológico de 6.7.8 se termina mordiendo la cola, y por la misma dinámica de rancho aparte y cerrado, se termina dando por buena y maravillosa toda política gubernamental. A ver, estoy generalizando, esto no siempre ocurre, pero insisto, en la dinámica de charla que se cierra sobre sí misma, la que uno podría tener con sus amigos en un asado, esto termina por ocurrir. A veces hay demasiada complacencia, demasiadas palmadas un "todo va fenómeno, por eso nos queremos mucho".
d) Presman sabe lo que dice: En "El tren" le cedieron alguna vez todo el espacio del programa a Eliaschev, y los oyentes, con muy buen criterio y argumentos poderosos, lo redujeron a cenizas (es un poco fuerte la imagen tratándose de un judío, pero bue, escribo a vuelo de teclado). Conclusión: Presman y Yomal preservaron las formas republicanas tan pedidas por la oposición y los medios hegemónicos, y Eliaschev quedó como lo que es.
2) Cynthia García se ganó un lugar en 6.7.8 destruyendo a Pablo Sirvén en TN. Eso se lo está perdiendo la TV pública, esa bandera que además complacería tanto los valores republicanos de la clase media. Creo que es algo que un periodista del perfil de Gustavo Sylvestre podría hacer, sumándole obviamente al propio Hugo Presman y algunos de ese talante.
3) Algo parecido pasó con Dolina y Pinti en "Argentina para armar"; Pinti quedó como el mediocre antipolítico y tía vieja y rezongona que es, gracias a Dolina, claro, pero en el contexto, otra vez, de TN.
4) En conclusión, tenemos más discurso, más coherencia, más inteligencia, mas análisis y más honestidad intelectual de este lado que de aquel. ¿Por qué guardarse con cierto temor ante los brulotes que puedan venir de allá? Si los brulotes llueven siempre sobre nuestras cabezas, pero para la tribuna de ellos. Es decir, Pagni, Morales Solá, Kirschbaum y Majul hacen jueguito para los foros, esos antros tumefactos de la imbecilidad y la mala leche. Saquémoslos a la luz. ¿Qué puede decir un Aguad en una discusión mínimamente equilibrada y honesta con cualquier funcionario o militante del kirchnerismo?

Carlos Balmaceda dijo...

5) El espacio de debate en 6.7.8 está bien, pero no es mágico: Jozami, de buen tipo que es, por caballero, y quizás para no caer en el estereotipo del crispado le dejó el campo orégano a un reaccionario como Bergman, al que simplemente había que revelar como lo que es; un cultor del neoliberalismo y partícipe de todos los ámbitos de la derecha reaccionaria y conservadora.
La cuestión es que en ese debate no se habló nada en concreto y entonces el infeliz de Bergman pudo hacer su show mediático sin que se le moviera un pelo. Pónganle un eje claro a Bergman, un solo tema de discusión, ya se trate del Fino Palacios de la represión del PRO, de los aumentos de tarifas desmesurados en la ciudad, o incluso, del papel reaccionario de la conducción de la AMIA que ayudó a entronizar (lindo debate que podría darse con un Wainfeld, o un Sztranjrajber, que activa en otros lugares de la comunidad judía) y van a ver cómo se presenta como lo que es. Basta de discutir con Fernando Iglesias sobre el INDEC, pónganle adelante un perro de presa especialista del pensamiento de izquierda, y que hablen de eso, de qué es ser de izquierda, y van a ver también lo que pasa.
6) Finalmente, 6.7.8 sufre el vértigo de la TV, la bulimia de imágenes y de información, aderezada por el condimento de la binariedad, enfermedad a la que son empujados los panelistas por el carácter de los informes. Por caso, Pinti, con su desmentida, pasa a formar parte de "este lado", de alguna manera, cuando por la mañana Aníbal lo ponía de "aquel lado". Ni tanto ni tan poco. Pinti es, como el mismo 6.7.8 mostraba un día después, un cultor de la antipolítica, definido así por Alejandro Dolina. Siempre lo fue, y si hoy se llama a silencio por sus monólogos, no es, queridísimo Barragán, porque es criterioso. No. No es boludo y sabe que su público, esa clase media de mierda que toda la vida le dio de comer, lo que le está pidiendo es sangre, quiere un Lanata arriba del escenario. Y un poco por negocio, pero reconozcámosle algo, otro poco por olfatear sus propios límites, hace un paso al costado.
El discurso político lo reveló como lo que es, pero también, el discurso politico se hizo denso en Argentina. Ya no están dadas las condiciones para la serie de generalidades y estereotipos que el tipo desgranó cuatro décadas.
En este dominó o rompecabezas que armamos todos, el tipo puso una piecita importante, y es la de dimensionar como se debe "la sangre helada" de Adrián Suar y recordar a la Triple A. Pero Pinti no está de este lado, y no va a hacer un puente sobre el mar solo para vos para venir de acá.
La binariedad, qué tema, amigos, quizás con un par de jefes de edición que editorialicen más finamente, podría mejorarse. Digo, esa persistencia en ponete de acá o de allá, que ¡ay! por qué no podemos evitarla para transitar por ese margen finito, formal, sí, qué se le va a hacer, pero tal vez estratégicamente inteligente, por el que podemos llegar a ganarnos unos gorilas de medio pelo que por ahi quién te dice hacen un puente sobre el mar.

Comandante Cansado dijo...

Me gustó mucho la respuesta de Barragán, y también que la republicaras sin glosarla.

ram dijo...

No, Oscar, no parece estar quejándose por el mate frío, porque en realidad hace algo peor; da por "agotado el esquema" por un par de programas que no le gustaron.
Claro, va a decir que fue todo un proceso, que el agotamiento le vino en sube y baja desde hace rato; puede que sea válido para usted y unos cuantos más porque, chocolate por la noticia, 678 está ahí, es criticable y blanco fácil, perfecto a la hora de eludir lo central; la mezquindad de una política de comunicación oficial (y oficialista) reducida a un programa de tele, multitarea, multifacético y con toda la capacidad de ligar los tortazos por las (ésas sí) múltiples lagunas informativas, propositivas, etc., etc.
Que el locutor en off, que lo binario, que Barone ésto, que Sandra aquello y así, hasta el aburrimiento - Registrar que en todo ese análisis inquisidor de la pureza, se le termina haciendo el juego a esa oposición vergonzosa y vergozante a la que 678 escracha, no vale, no sirve para ser tenido en cuenta; cierto, 678 "está agotado".
Dicen que dicen los entendidos que la política es la continuación de la guerra por medios "pacíficos", y si éso es así y Argentina está envuelta en un conflicto, quue lo está, se puede pensar que 678 es un arma de una de las partes de ese conflicto. Sí, ya sé, es una idea binaria - ¿Y?, no es asquerosa, mentirosa y descaradamente binaria la del otro lado? - ¿tienen alguna crítica, algún escrúpulo a la hora de pegar con sus cientos de 678, digo, cientos de armas?.
Es comprensible que a un opositor le moleste 678, que la palabra "agotado" le suene a música, sería sacarle el tábano que lo desespera, pero, ¿cómo se explica la tirria anti 678 de este lado?, importan tanto la estética, los modos y los gustos de cada uno?, la contribución de los criticones es superior, o por lo menos equivalente a la de 678?, cuál es el costo-beneficio de pasar de criticar lo criticable a abogar por el "agotamiento", de una y sin tener ni proponer nada mejor a cambio?.
Pero bueno, capaz que la realidad pase por encontrar que la antipolítica de Pinti sea rescatable y que el binario 678 es agotable. Negoción.

Oscar Cuervo dijo...

"haciendo el juego a esa oposición" es una frase que le hace el juego a la oposición, ram. Si no podés criticar un programa porque "estás del mismo lado", es una incapacidad tuya y le hacés un mal al programa incuestionable. Dios mío, cuídame de mis amigos que de mis enemigos me cuido yo solo.

ram dijo...

Hablemos en serio, Oscar, lo suyo no es una simple crítica, es abogar por el "agotamiento" de 678. ¿Qué hace uno con lo que "se agotó"?, lo desecha, no? - Entonces va más allá de la crítica, lo suyo desecha 678, y en esos términos es absolutamente válido entender que lo que propone es "hacerle el juego", o peor, coincidir con esa oposición repelente, eternamente desesperada y obsesionada con 678 y su extinción.
Nadie le está diciendo que 678 sea incuestionable, sí se le está diciendo que su idea del "agotamiento" no es compartida y que es funcional a esa misma oposición que usted suele - y con razón - deplorar.
Y, honestamente, si la cuestión pasa por la política, antes que poder criticar, importa si conviene o si es oportuno hacerlo y, también, no viene mal identificar qué viene mejor criticar; si un programa o una política comunicacional mezquina y estrecha de criterio.
Y mientras charla con diosito, esté atento, mire que el "fuego amigo" siempre favorece al enemigo y capaz que esté apuntando chueco.

Carlos G. dijo...

Yo, como televidente de 6,7,8 desde su primer programa, hago una clara diferencia entre los informes de la producción y las intervenciones de los panelistas.
Sigo sin ver otros programas, aunque sea uno, donde los panelistas muestren abierto desacuerdo y se permitan criticar ácidamente algún informe de la producción.
Es cierto que el programa ya no nos suena igual hoy, 54,8% mediante, que en 2008 cuando parecía que todo se desmoronaba, es menos épico, y algunos informes verdaderamente reiterativos.
No es perfecto 6,7,8, no será imprescindible, y, claro que debe bancar las críticas que se le hacen desde un blog o por invitados al programa, pero me parece que sus panelistas, que muchas veces tampoco acuerdan entre ellos mismos, tienen una honestidad intelectual envidiable.
Como Barragán, por ejemplo.

henryriderhaggard dijo...

Me parece que es incuestionable que 878 está agotado. Y Barragán otra vez nuevamente responde a otra pregunta. Siempre me queda la sensación de que lo que él se preocupa siempre con tan tanto esmero en responder no tiene nada que ver con lo que se cuestiona. Ninguno de "nosotros " va a cuestionar la importancia y la valentía de todos lo que están ahí ( y por ejemplo Sandra Russo es más importante que el programa y que toda la productora junta) pero desde hace un tiempo que corre un viento frío por la mesa del programa... les pasa a todos, no veo porque no puede pasarle a 678.
Lo que está haciendo Cuervo es intentar airear el programa, reavivar ese fuego que tuvo en su momento… no se que es lo que entiende Barragán

gem dijo...

lo dijo Político aficcionado: 6-7-8 ES IMPRESCINDIBLE, quien sinó te muestra lo q dijo a la mañana De la sota y lo que dijo hace 5 años? 678 of course, quien muestra a Macri diciendo en el 2007 que esta ciudad es la mas rica, que no necesita aumento de impuestos ....y despues dice q tiene que aumentar todo porque no le alcanza??? lo muestra 678, bueno es así no critiquen ese trabajo porque todavia hay mucha gente que a lo mejor haciendo zaping se queda viendolo y de alli entiende algo, aunque si no lo entendió hasta ahora es que no le dá mucho.
Bien Barragán, bien Barone, bien tod@s allí, no se muevan ni muevan 678, gracias (y que Presman se busque algun productor para su programa de politica, en otro horario por favorrrrrrr)

Diego Quiles dijo...

no sé Uds sigan debatiendo sobre si hay que abrir o no el grifo en el canal oficial.

con tanta mentira editada que mandan del otro lado no voy a pegarle a un programa que te deja ver como a Macri le cantan lo que debe decir al oído o como Lanata vira en tres años 180 grados.

no me pierdo uno porque me sigue pareciendo pilar en la lucha mediática

puertacine dijo...

A veces podemos no darnos cuenta de cómo el formateo binario impuesto por clarín se nos hace carne a todos a causa de la necesaria defensa que asumimos ante las despiadadas operaciones mediáticas. La respuesta del estimado Barragán da cuenta de lo que produce en el tiempo sobre "el cuerpo" asumir el riesgo moral y energético todos los días en un lugar de altísima exposición. El tan mentado "binarismo" enunciado por los opositores, ha emergido paradójicamente en éste debate y confío en que ambas partes -Cuervo y Barragán- tendrán la suficiente habilidad para disolverlo. Es cierto que hay que saber ponerse en el lugar del otro en el lugar del "hacedor", tan cierto como que el lugar de espectador, ofrece un panorama que a los protagonistas puede escapársele y que puede ser muy valioso. Los momentos más altos del programa suelen ser episodios de lo menos binarios, por poner un par de ejemplos, el debate Mocca-Gargarella, o pequeños toques, como Cyntia García espetándole al periosista formoseño que tan bién desmonta una operacion de TN sobre los qom diciéndole: "Sí, pero reconozcamos que hay básicamente un conflicto mal resuelto". O todo el programa de Cintya entrevistando a los caceroleros en plaza de mayo (a mi juicio un fragmento televisivo para ser guardado como material de estudio en calidad de obra maestra). Entiendo que puede ser un choque con el desánimo, encontrarse con un amigo que te diga que tu programa, en el que ponés tanto esfuerzo y pasión, esté medio "caduco". Pero también es necesario sopesar, que si esos mismos amigos han librado batallas en defensa del programa, poniendo nombre, apellido, cara y cuerpo, asumiendo también éticamente el mismo costo, sentimos que de alguna manera pertenecemos lo suficiente para propiciar un debate superador. Me incluyo en éste último ítem, ya que aunque uno no tenga una exposición mediática, defenderlo cara a cara, ante personas de tu entorno cotidiano, tiene el mismo costo en terminos éticos. Más aún Oscar Cuervo, a través de sus medios de mediano alcance. (Hace falta aclarar?: Lo hacemos porque creemos, nadie nos obliga, ni es producto es epeculacion ni intereses particulares. Dejemos esas obviedades de lado ya) El tema que queda pendiente para mí, es un punto donde la responsabilidad de todos -panelistas y espectadores- parece diluírse: el hecho de que 678 cargue con la responsabilidad de ser el único programa político de la TV Pública, parece no tener autoría. Este hecho parece ser producto de decisiones anónimas o avatares desconocidos y de alguna manera nos lleva a algunos callejones sin salida en éste debate. Quizás 678 cumple una función masiva, y nuestras mayores exigencias, ameriten la creacion de otro programa dentro d la TV Pública, que logre hilar más fino, que disfrute de las confrontaciones en lugar de sufrirlas, que tenga al menos la búsqueda de la chispa superadora de aquello que no es más que una "jaula" en la que logra meternos el ataque permanente de los medios corporativos. Y creo que sería bueno pensar a ésta "jaula" justamente como el objetivo más certero del enemigo, que al lograr encerrarnos en actitudes defensivas nos tenga permanentemente cercados e impida acceder a instancias superadoras. Tener en cuenta que para muchos de nosotros, una sóla mentira de clarín es ya representativa de mil mentiras de Clarín, y que quisiéramos que no nos ocupe tanto tiempo, quisieramos poder dejar lugar a otras cosas.

Oscar Cuervo dijo...

Me envía por mail Carlos M un mensaje que no logra mandarlo directamente como comentario. Lo reproduzco:

"Carlos M.: Mi punto de vista sobre 6-7-8 lo publiqué varias veces. Por suerte se fue Cabito, YO pedía a gritos que se vaya, por dos motivos: 1)PORQUE NO HABLABA.METÍA UN BOCADILLO A LAS PERDIDAS. 2) Porq le daba pasto a las fieras. Más de un antiK habrá blasfemado (tal vez con razón) que el tipo era un adorno grande y nada más Y ENCIMA LE PAGAMOS TODOS...Con respecto al programa DESDE Q APARECIÓ, siempre lo elogié. siempre lo vi y lo recomendé. Estoy en el fbk desde el inicio y participé de marchas propiciadas allí. PERO HOY YA NO ES EL MISMO!!! NECESITA UNA RENOVACIÓN DE ALGUNOS ESPACIOS. BARRAGÁN NO ES EL CONDUCTOR QUE 6-7-8 NECESITA!!! Lo digo con respeto absoluto: NO SE PUEDE PONER AL FRENTE DE SEMEJANTE PROGRAMA A UN SEÑOR QUE BALBUCEA SEGUIDO Y CARRASPEA MUY SEGUIDO. ADEMÁS NO OLVIDEMOS QUE LO MANDARON "AL TORO" SIN AVISO CUANDO ÉL VENÍA DE HACER OTRAS COSAS MUY DIFERENTES. Cynthya (MUY BUENA PERIODISTA) se desvive mirando el monitor , Barone se desvive canchereando con sus ironías Y YA ESTÁ MEDIO GAGÁ. IORIO debe visitar a un foniatra y desacelerar en sus charlas. BIEN VALEN SANDRA, NORA, CYNTHIA, DIORIO Y MOCCA (LEJOS, EL MEJOR ANALISTA DEL PROGRAMA). Yo voy a seguir viéndolos siempre. PARA EL COMÚN DE LA CIUDADANÍA 6-7-8 SIGNIFICA UN HITO INMENSO EN LA DESNUDADA FEROZ DEL HIJAPUTAJE DE LA PRENSA CANALLA. Gvirtz DEBERÍA GARPAR UN CONDUCTOR FETÉN FETÉN Y METER ALGÚN CAMBIO MÁS. Entre alguno de los q podrían ser,EN MI INSOLENTE OPINIÓN, se encuentran: EN PRIMER LUGAR EL NEGRO ENRIQUE VÁZQUEZ. Luego POLIMENI, FERNANDO AMATO, FEDERICA PAIS Y LUCIO DI MATTEO, entre otros buenos cronistas. Mi punto de vista tiende a polemizar para agregar algo positivo. 678 NO ESTÁ EN VÍAS DE EXTINCIÓN NI MUCHO MENOS. SOLO NECESITA UNA BUENA LAVADA DE CARA. ABRAZO A TOD@S

Diego Quiles dijo...

para mí que siga igual, Barragán es un tipazo que escribe muy bien y es tan natural como en la vida misma

carraspeo más o menos

y como Jauretche, si la Nación le pega, yo sé donde debo estar y punto

Diego Quiles dijo...

menos mal que el tema era sobre 678

de haber sido sobre cohetes tendríamos aquí varios diseños



MABAIRES dijo...

Veo el programa 678 desde sus inicios, y por supuesto , vi y disfruté el programa en cuestión. Coincido con Hugo Presman, y por lo que leí en los comentarios no soy la única, en que la Televisión Pública debe redoblar la apuesta y ofrecer un programa político, para hablar de políticas y debatir sobre temas coyunturales sin que sea a favor o en contra de determinadas facciones. Los programas políticos que se encuentran en la oferta mediática, son siempre y sin excepción partidarios. Yo ya sé cómo pienso, pero me gustaría enterarme de cómo piensan otros ante un mismo problema. Y me gustaría poder comparar si lo que piensa el candidato A es muy distinto de lo que piensan los candidatos B, C y D. Más allá de las estructuras de pensamiento y formación partidarias, a veces una simple pregunta pone el foco sobre cosas que la prensa y los medios en general no nos muestran de ese candidato/a.
El público no es el mismo en CaBA, que en Oberá, Villa Atimisqui o Ingeniero Jacobacci.
No creo que el ciclo de 678 esté agotado, al contrario. Esto recién empieza, y justo ahora se empiezan a ver los resultados. Pero hace falta que siga 678 desnudando las complicidades mediáticas y empresarias con los jueces; y un programa que tenga como invitado a jueces y fiscales que nos digan cómo evitar esa connivencia.
Que 678 siga destapando la mascarada de la supuesta prensa independiente y los intereses que protege esa prensa. Pero que haya un programa político donde conozcamos nuevas caras, cómo piensan , qué hacen y cómo lo hacen .
Tal vez así, hacer 678 sería menos estresante para quienes ponen la cara y el cuerpo todos los días, y los políticos podrían darse a conocer no sólo cuando llegan a un cargo y una vez que empezaron a gestionar. Hay políticos que meten miedo. Serán realmente representativos de una parte de la sociedad si esa sociedad desconoce su pensamiento y su obra? Les dejo la inquietud. Abrazo a todos .

Militancio Rodriguez dijo...

Me gustó el tono de los intercambios. No podrías ser de otro modo entre compañeros. Igual vale expresar contento. Entiendo que nos permitimos esto porque la pelea está en un punto de empate que para nosotros, viejos perdedores, es ganancia. Pero OJO AL PIOJO el programa tiene que estar ahí, "amartillado".

jose ruben sentis dijo...

¿Ya ganamos la batalla comunicacional?. ¿Ya vencimos a los medios hegemónicos?. ¿Ya está en plena vigencia La Ley de Medios?. ¿No?. Entonces 678 debe continuar con su rol que terminará cuando estén las preguntas de inicio afirmativamente contestadas.
Estamos hablando de un programa con aciertos y errores, mejorable por supuesto, que tiene un objetivo preciso y que logró ganar la calle como no lo hizo ningún otro medio.
No es independiente y plural.
No es una cuestión de periodistas. Es la política, amigos.

Daniel dijo...

Tengo mala experiencia en esto de hacer críticas a nuestra gente en los medios.
Por lo pronto, hace ya dos años hice un post sobre el agotamiento de 6, 7, 8. Después sobrevino la discusión en el tiempo con Ram al respecto.
En general, apoyo lo que quiere la mayoría y la mayoría apoya que le programa siga.
Entonces está bien que siga.
Barragán es un tipazo pero lo veo demasiado la defensiva.
Los panelistas del programa tienen un nivel realmente considerable, pero los mecanismos de defensa de nuestro aparato conciente son de las cosas más terriblemente complejas de erosionar.
Se instalan allí como garrapatas y condicionan nuestra existencia.

En el blog de Adán hice una crítica a un programa de Radio del las Madres y apareció el titular de dicho programa diciendo que lo mío era deshonesto.
Deshonesto???!!!

No, si no es fácil esto.
Por lo pronto, voy a dar una noticia.
No hay agrupación de más de dos personas donde no haya críticas cruzadas y no hay un espacio en cualquiera de esas agrupaciones donde la parte criticada no se ofusque.
Así son las cosas. Lo curioso es que los opositores creen que somos un bloque monolítico.
La buena noticia es que pensamos y mandamos nuestro pensamiento al ruedo.

Barragán, no te enojes tanto; los que criticamos el programa te bancamos a morir.
Claro que Barone apuntó que atentábamos contra su trabajo.
Ahí ya bajamos d nivel, me parece.
A Gerardo Fernández se le cumplió el contrato en la radio y no solo le pareció correcta la decisión de la radio de no renovarlo sino que hizo el último programa hasta el último minuto con las mismas ganas de siempre.
Es duro y muchas veces inestable el laburo de periodistas y comunicadores, pero entiendo que saben de antemano que las cosas son así.
Y los medios, acá y en la China, siempre se renuevan.

La mayoría banca al programa así que el colectivo que somos lo bancamos para que siga adelante. A´sí somos finalmente así que nadie tema críticas como la de Oscar, que las hace sin lugar a dudas desde el mejor lugar.
Yo tengo una pero la hago en voz muy baja porque se que jode y no quiero joder a mis compañeros de ruta en absoluto, pero, es correcto que haya un programa partidario en la TV pública?
Entiendo el punto de Ram. Esto es una batalla (yo lo creo absolutamente así) y es parte de nuestra trinchera y hay que sostenerlo. Porque o ganan ellos o ganamos nosotros.
Pero, es correcto?

El otro punto, para los que proponemos un formato de debate es el que Elbosnio se encargó de apuntar como sobrevaluado. Y que del otro lado, dice bien; no hay proyecto.
No se, lo que está claro es que hay un otro lado. Y por ahí si a esta altura de las cosas nos viera más ir sin temor alguno a la disputa franca, nos apoyaría sin denunciarnos de fanáticos.
Claro que no lo somos; claro que se invita a todo el mundo a 6, 7, 8. Pero así como está armado, no van a ir.
Si nosotros consideramos que tenemos razón en sostener este proyecto. A que tenemos miedo?
Pongamos una mesa pelada y que se siente cualquiera, si contamos con las armas para bancarlo.

ram dijo...

Daniel, una cosita, esa cosa llamada "oposición" (que mejor serìa llamar "dependencia de los medios concentrados", no va ni va a ir a 678 (o cualquier cosa que le pongas donde haya un mínimo margen de repregunta) por seguir SU formato, el suyo y el terror que le tienen a su propia ínfima desnudez.
No hay que cargarle a 678 ese otro formato, la minusvalía argumental opositora.
Seamos serios, ¿qué debate mínimamente complejo y veraz podría sostener un binner - y convengamos que sería el opositor menos peor - si de entrada nomás se le caería el castillo de naipes de la protección mediática a la pobrísima gestión santafesina, tan pobre que convirtieron a del sel, la luminaria del sel.
El formato, esquema o como quieran llamar de 678, para darlo por agotado, ahí no tiene nada que ver, pero casualmente es un detalle que se pasa por alto, algún mal pensado diría que para sumar motivos a la defunción de 678. Y, ya sabe, jamás se me da por pensar mal (dejando expresamente fuera a don Cuervo, pensar diferente no me habilita a dudar de su buena fe).

Oscar Cuervo dijo...

ram, es un poco vergonzoso que desde hace 4 días centres en debate en cosas que no se plantearon como centrales en este blog: nunca se dijo que el programa hay que levantarlo y nunca se dijo que mejoraría si invitan a debatir a figurones de la oposición como Binner o Carrió. Eso te permite no pensar en la cuestión de fondo que mis dos notas plantean, que no son esas, y que no te voy a explicar porque si sabés leer, las podrías leer vos solito.
Pero a veces dudo de que sepas leer o si necesitás que las cosas te las explique Barone y Sandra Russo.

ram dijo...

Oscar, no dijiste las palabras exactas pero sì las suficientes, si está "agotado" el esquema, está agotado el programa. ¿Cómo explicamos una cosa sin la otra?
Hace más o menos dos años sostengo lo mismo. El problema no es 678, es una polìtica de medios mezquina, que no genera ni da lugar a nuevas voces, nuevos esquemas, nuevos programas que complementen a un 678 al que se le pide lo que no puede dar.
Usaba un ejemplo, no pedirle a una Saveiro el rendimiento de una HiLux, una Ranger. Bastante antes que Presman, por cierto, sólo que en este ambiente más acotado, el bloguero.
El eje de lo que me aburrí de sostener es - si la necesidad es de otra política de medios que haga la tarea que excede a 678 - ¿cuál es la razón lógica de centrar el análisis y la crítica en 678? - Si yo propongo otra cosa, pues hablo de esa otra cosa, pero no lo hacen, hablan de 678.
Y claro que sé leer y leo que hablaste más de 678, de tu experiencia como espectador que, básicamente, por 2 programas, pasás del apoyo "desmesurado" al "agotamiento". ¿Cuántos programas hubo?, 500? y con dos ya te alcanza para darlo por agotado?. Lo mío es más módico, no me guía la desmesura, ni a favor ni en contra - me guía el convencimiento de que lo importante debe ser lo importante; o sea, no descartar lo que es probadamente ùtil si no tengo nada mejor, o por lo menos igual, para reemplazarlo.
Es muy cómoda la respuesta ésa de que Barone o Sandra me escriben los libretos; con la misma comodidad te podría preguntar si a vos te los escriben desde el mamarracherío opositor, porque para ellos, cualquier cosa relacionada con el "agotamiento" de 678 será música celestial.
Puede ser que tengas ideas cercanas a las mías, pero la palabra "agotamiento" decidiste usarla vos, y está mal, que algo esté agotado es una expresión de algo terminado.
Sentido que no fuí solo yo el que lo planteó, los favorables a 678 por lógica y, los contrarios a 678 lo asumieron tajantemente. ¿A todos ellos les escriben los libretos?, a favor y en contra?
La cuestión de fondo de tus notas "no es" 678. Ok., pero en todo el desarrollo de tus notas y la de Barragán, el tema es 678.
¿Cómo es la cosa, te leímos con los ojos de Barone o le faltó precisión a tus argumentos?.
La tuya, comparada con el común de espectadores, puede entenderse como una mirada sofisticada, más informada y estructurada que la del espectador standard, pero 678 no es para esa clase de miradas, nunca lo fue, es apenas una introducción, una apuesta a generar un cambio de tendencia, de un espectador inmerso en la despolitización, la tergiversación y la antipolitización generalizadas; entonces 678 no debe adaptarse a tu mirada, es exactamente al revés y si no te adaptás, por lo menos aceptá las características que le son propias al fenómeno; pero no, lo dás por agotado y se nota que no te gusta mucho que te contradigan.
Pero, qué le vas a hacer, el sentido de 678 no está en que vos lo des por agotado, está en aquellos que lo ven, lo aprecian y te dicen que lo del agotamiento son macanas. Democracia elemental.
Y a ninguno le sopla en la oreja Barone o la Sandra.
De paso, podrías asumir que 678, de agotado no tiene nada y que sí, ojalá, empiece a estar agotada esa política de medios mezquina e insuficiente.

Oscar Cuervo dijo...

Entonces tenés un problema para entender una cosa sencilla: los esquemas de cualquier programa se van flexibilizando a medida que se vuelven previsibles e ineficaces: los que no lo hacen se vuelven rígidos y caducan, los que son capaces de hacerlo, se renuevan. Eso pasa no solo con los programas sino con prácticamente cualquier cosa. Hay una diferencia entre táctica y estrategia: las tácticas se cambian continuamente a medida que se vuelven previsibles.

Si vos querés interpretar algo que yo no dije y yo te aclaro que yo no lo dije ni quise decirlo, entonces tu discusión gira en torno a una palabra y no una idea. Así que si ahora querés seguir repitiendo indefinidamente que yo dije que hay que levantar el programa o invitar a Binner, estás oficialmente desmentido.

ram dijo...

Oscar, llegás a una conclusión tramposa, en ninguna parte está dicho por mí que vos proponés a binner de invitado - la única vez que lo menciono es como el opositor menos peor y que no iría nunca a ningún programa (no sólo 678) donde hubiera riesgo de repregunta.
Es decir que, siguiendo tu propia lógica debería preguntarte cómo podés leer tan mal y quién te asesora en esa lectura.
Y sí, probablemente el eje de todo este merengue sea una palabra, "agotado" es una palabra que no admite muchas interpretaciones, se refiere a algo terminado.
Tal vez, si realmente tu idea era más relativa, menos tajante, hubieras debido titular "El esquema de 678 se está agotando", pero no, la elección fue la tajante y definitiva. "Está agotado".
No vale quejarse si te leen en esa clave, y menos porque te contesten que ni 678 ni su esquema, formato o como prefieras, están agotados. Porque no lo están.
Es obvio de toda obviedad que hay cosas que podrían ser mejores, pero de ahí al agotamiento hay un largo trecho. ¿Ocurrencia mía?. No, es lo que te dijo la mayorìa de los que opinaron por acá, por lo de Gerardo Fernández; NO está agotado, y convengamos que tienen todo el derecho del mundo a abogar por ese programa que sienten suyo (como lo sentías vos, cuando eras "desmesurado" en el apoyo).
Y sigo pensando que la clave pasa por una palabra, sólo que a diferencia de vos no se la encajo a 678, sino a un esquema - ese sí agotado - de política de medios mezquino, insuficiente y estrecho de criterios.
¿Tan complicado resulta comprender que el tema nunca fue ni puede ser 678 y que la mira (sí, metáfora bélica inevitable si estamos, como estamos, en un conflicto vital) hay que ponerla más adelante, más lejos, más, mucho más allá de 678.

ram dijo...

Otra cosita, no es cierto tu planteo de que 678 no es "flexible", ¿qué clase de inflexibilidad tiene un programa que sólo conserva 1 - UNO - panelista original?, ¿cómo no es flexible si además de que los panelistas son diferentes, también son diferentes los perfiles de esos panelistas?, María Julia Olivan es "lo mismo" que Nora Veiras?.
Digamos que lo inflexible parece ser tu criterio estético, de nuevo desmesurado pero ahora en contra.