Cadete



lunes, 31 de julio de 2017

Invitación urgente a Sieranevada



Sieranevada, la película del rumano Cristi Puiu, está pasando con más pena que gloria por las carteleras porteñas. A 10 días de su estreno su camino parece agotarse en poco tiempo, sin haber sido saludada como el acontecimiento artístico que es. La distribuidora que la trajo muestra un acto de arrojo loable para una empresa destinada al fracaso comercial. Quizás algo falla en la comunicación de la joya que se tiene entre manos, quizás el esfuerzo económico de haberla traído debería acompañarse con estrategias de difusión innovadoras que le hagan justicia a la película y a la decisión de estrenarla. Pero a los últimos que podríamos reprocharles algo es a quienes hicieron posible su estreno. Lo cierto es que en pocas funciones la película se ofrece en cines semivacíos y unos cuantos de los que se animaron a ir la abandonan sin ser capaces de meterse en la felicidad genuina que la película proporciona.

Estoy hablando de una de las grandes películas de la década, para la que en Buenos Aires no parece haber un público a su altura. ¿Exige Puiu una destreza especial en la decodificación de signos y referencias intertextuales? No. ¿Apuesta por una cinefilia dura que somete al espectador a un experimento cruel? Menos que menos.

Sieranevada conecta con una contemporaneidad que estoy seguro que comparten muchos de los que van a verla y se levantan por la mitad sin pensarla, o por los que pasan distraídos por la puerta hablando de la última ingeniosidad de Netflix o de los millones recaudados por el tanque a punto de invadirnos con 359 copias simultáneas.

Quizás la película de Puiu hable de nuestro desamparo de época tanto como la respuesta atolondrada con que (no) se la recibe.


Es una película que orquesta con precisión asombrosa a muchos personajes (extraordinarios actores) en espacios reducidos, con una exposición temporal rigurosamente lineal, sin ingenio ni trucos de marketing, con un uso exacto del fuera de campo, de los subtextos, de los silencios significantes, de la observación fina de nuestra micropolítica, con una coordinación exacta de los movimientos de cámara y de cada pequeño gesto hasta de los personajes más laterales.

El ritmo sostenido en planos secuencia que fluyen con una suave tensión que no decae en sus 3 horas, la organización espacial de la mirada en escorzo, el dramatismo lateral, la comicidad del absurdo percibido en la estructura del mundo, esa vía muerta de la historia rumana-europea-global, esa amplitud de miras que jamás ensaya el menor atisbo de moralismo hacia algún personaje, la empatía recatada hasta con las posiciones más enconadas, las reacciones inteligentes de quienes parecerían no serlo, la aparente contingencia de una obra controlada hasta en los más mínimos detalles, hacen de Sieranevada un acontecimiento de enorme potencia política y añorada ambición estética.

Que el público porteño la esté dejando pasar como si nada, habla de varias cosas, entre ellas del estado degradado de nuestra exhibición cinematográfica, que cuando aparece una gema como esta no es capaz de detectarla, del adocenamiento del público pochoclero y también del público cinéfilo espasmódico, que no sabe registrar lo excepcional cuando aparece, de los críticos que llegamos tarde a dar las pistas.

Creo que nos habla también con cierta tristeza de la incapacidad de la cinematografía argentina (lo que involucra a cineastas, críticos, público) para producir al menos UNA mirada de la contemporaneidad tan franca y tan fina como la que logra Puiu con elementos puramente creativos, sin millones, injertos de coproducción ni guiños a la demanda de festivales, solo con su confianza en la necesidad de su mirada. Si la historia argentina actual acumula tantos nudos de miserabilidad y cinismo, de tensión dramática y cómica, si nuestras vidas se ven sacudidas por el desconcierto y la mentira fallida, ¿ por que en años no se ha producido una sola película que pudiera dialogar con Sieranevada? ¿Por qué a la cinematografía argentina algo así le queda tan lejos?

No creo que Sieranevada sea exigente con el público, en cambio, me parece que el público se vuelve indulgente y conformista consigo mismo - incluso gran parte del público "advertido"- , que como comunidad “cinéfila” hemos perdido la brújula y nos atiborramos de datos irrelevantes y debates caducos.

Esta es también una invitación a ver Sieranevada antes de que caiga de cartel, no es solo una puteada contra nuestra boludez imperante, es una llamada hacia la felicidad del arte.

domingo, 30 de julio de 2017

Presiento la caída de la piedra



Presiento la caída de la piedra
de la mentira el pilar
de la avaricia la costumbre
y la muchedumbre grita al respirar.

Lo que antes te cabía no te queda
y a punto de encontrar lo que buscás
todas las promesas del pasado
que nunca te pasaron a buscar.

Y estás cansado de esperar
y sin querer pusiste a funcionar
la máquina
de hacer todo mal
de tu propia medicina vas a probar
el tiempo.

Y sin querer pusiste a funcionar
la máquina
de hacer todo mal
de tu propia medicina vas a probar
el tiempo.

Canción: Flopa/Minimal
Dibujo: Carmen Cuervo


El tiempo...

sábado, 29 de julio de 2017

Semana fatídica para el macrismo

Este domingo a las 12 de la noche en Radio Gráfica (FM 89,3, online acá o acá) hablamos de las elecciones que se vienen con Néstor Sbariggi

La medida cautelar de la Corte Interamericana de Derechos Humanos ordena que Milagro Sala no puede permanecer por más tiempo en la cárcel.

Terrmina así una semana de pesadilla para el gobierno macrista.

En el punto central del documento dirigido al estado argentino la CIDH señala la vigencia obligatoria e inmediata de la resolución. Cada minuto de su permanencia en la cárcel implica un riesgo para su vida e integridad personal, física y psicológica.

Es un revés diplomático severo, que coloca al gobierno entre los regímenes más retrógrados del planeta. Esto involucra al estado argentino en su totalidad, incluido el Poder Ejecutivo y la Corte Suprema de Justicia, y no solo a un tribunal jujeño manipulado por un gobernador autócrata apoyado por el macrismo y el massismo.

El párrafo 45 del documento de la CIDH le remarca al estado nacional su obligación de cumplir con la orden de libertad inmediata dispuesta por el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de Naciones Unidas y le exige disponer medidas alternativas a la cárcel. Para pronunciarse, la CIDH tuvo en cuenta la condición de mujer, indígena, líder social y representante de la oposición política de Milagro Sala, a la que "se somete al escarnio público de manera injustificada". La severidad de esta intervención no tiene antecedentes en la historia del organismo.

Un gobierno que incluyó entre sus promesas electorales una presunta "vuelta al mundo civilizado", a la luz de este dictamen, retorna al mundo de la peor manera: como un régimen perseguidor y lesivo de los derechos humanos.

La semana termina para el macrismo muy mal con este revés diplomático.

Es la misma semana en la que la cotización del dolar "llegó a la mayoría de edad" y superó la barrera histórica de los $ 18.

"El dolar no nos preocupa, es un precio más de la economía" repitieron mecánicamente macri y peña durante 3 semanas, de acuerdo con un manual de marketing por el cual cada fracaso deben presentarlo como un éxito buscado. Debería haberlos preocupado antes de que el BCRA tuviera que salir a vender 305 millones de dólares para aplacar la demanda que venía escalando incontenible.

El BCRA debió ceder al tabú de intervenir en el mercado de divisas. La suba sostenida del dolar, más de $2 pesos en pocas semanas, se termina de llevar puestas las metas inflacionarias que el oficialismo intentaba presentar como uno de sus principales logros de gestión en la campaña electoral de medio término.

En julio el índice de inflación va a andar muy probablemente por el 2,5%. Para un gobierno que llegó diciendo que la inflación era lo más fácil de resolver, en 7 meses se consumieron las estimaciones inflacionarias proyectadas para todo el año.

Alta inflación en un contexto donde el consumo cae, las inversiones productivas no aparecen  y retrocede la actividad industrial. A este cuadro el gobierno insiste en llamarlo "brotes verdes". Pero todo crecimiento económico que se anuncie habrá que computarlo exclusivamente en favor de los sectores más ricos de la economía.

El problema es que en las elecciones de agosto y octubre el voto de cada rico muy favorecido por las políticas macristas vale igual que el de los pobres que ven caer el poder de compra de sus salarios y el de cada despedido o subocupado.

Una semana fatal: el fracaso del intento macrimassista de expulsar del Congreso a un diputado opositor delató la esterilidad de los aprietes personales que el presidente dirigió hacia gobernadores que el año pasado habían mostrado un colaboracionismo entusiasta. Gobernadores que antes se inclinaban ante las amenazas de macri ahora no se molestaron en obligar a los diputados que le responden a que cedieran al capricho macrista. Será que los gobernas empezaron a percibir el cambio de los vientos, así como en otoño ya lo habían percibido los intendentes del conurbano,que se alinearon con Cristina.

El oficialismo no solo fracasó en su intento de proscribir a un representante del voto popular, sino que agrietó el sistema de alianzas que lo sostuvo hasta ahora, algo de consecuencias más graves en los dos años largos que le quedan de mandato.

Las encuestas en la provincia de Buenos Aires son alarmantes para el oficialismo. Pero siempre se duda de la fiabilidad de las encuestas. En cambio, el primer test electoral del año es irrebatible: el macrismo empezó su fatídica semana perdiendo cómodamente en el Chaco, ante un frente integrado por el peronismo y el kirchnerismo, la conjunción que al gobierno nacional más le preocupa.

Cuán frágiles serán sus perspectivas que hasta la CGT empieza a sacudirse la modorra. La presión del plenario de ayer para activar un plan de lucha hace tambalear la firmeza del Triunvigato colaboracionista. "Puto, la gente no tiene laburo", le gritaron a Daer en el estadio cerrado de Ferro. El próximo plenario lo harían en un ascensor.

Esta semana no hay una que les haya salido bien: ni la economía ni la política ni la diplomacia. ¿Esta era la derecha que sabía gestionar? La derecha moderna que nos vendieron los analistas millenials no resultó ni pragmática ni gestiona bien: cuenta con un apoyo de las clases dominantes fenomenal pero no resuelve un solo problema.  Se muestra prepotente y torpe.

Lo que mejor hacen es destruir. Pero hay un inconveniente: ahora también tienen que gobernar.

viernes, 28 de julio de 2017

Extremos del cine: lo real labrando el interior de la ficción

La Pivellina (Tizza Covi y Rainer Frimmel, 2009)
 Cine y pensamiento - Red Colegiales - Alvarez Thomas 1093 - Sábado 19:30 PUNTUAL


Tizza Covi y Rainer Frimmel son un matrimonio de cineastas austríacos con fuertes vínculos con la cultura italiana, que en 2005 empezaron su filmografía haciendo un documental, Babooska, en el que retrataban el mundo del circo.

El párrafo anterior solo alcanza a dar una serie de datos que dejan afuera el estímulo para pensar que su cine produce. Pero siempre hay que empezar por alguna parte.

Ellos empezaron por algo que convenimos en llamar documental y dirigieron su mirada hacia un mundo que tiene algo de ficticio o simplemente de anacrónico. ¿Ficticio por anacrónico? ¿acaso la sincronía de los sucesos históricos son la fuente de lo real? ¿o está nuestra realidad atravesada de ficciones que ni siquiera advertimos?

Primer problema, que raramente nos asalta: ¿qué es una ficción? Es algo tan raro en la economía de las especies vivas -y en el mundo inorgánico, ni te digo- que solo nuestra ancestral familiaridad con las ficciones nos permite esquivar esa extrañeza. ¿Para qué hacen falta las ficciones entre los entes del universo? ¿No sería más liviano, más conciso, un universo donde nada fuera ficción? ¿No sería acaso perfectamente razonable un mundo sin ficciones? Pero, ¿cuál es la medida de lo razonable?


...Ya ni nos llama la atención nuestra necesidad de ficción. Pero, dado que el cine existe, la ficción es labrada por lo real. ¿O era al revés?

Covi y Frimmel no se detuvieron en esta serie de perplejidades, ya que en la segunda película hicieron una ficción. O algo así. Es precisamente de la que se trata en este caso

En La Pivellina (2009) a ellos se les ocurrió inscribir una ficción sobre vidas reales, una vez más, con gente de circo. Con una retórica cercana al documental, con personas haciendo de sí mismas haciendo cosas que los directores/autores les indicaban. Vidas ligeramente ficcionalizadas.

Este pequeño movimiento desde lo que usualmente se entiende por documental hacia algo que ya no lo es tanto es otro indicio de que el cine tiende siempre a ir más allá de sí. De ahí la inclusión de esta película, por otra parte tan fresca, en un ciclo de cine extremo.

Una de las tensiones del cine contemporáneo para ir más allá de sí es correr la línea que separa el elemento documental -el registro de lo que simplemente se presenta en el mundo- y su componente ficcional -es plus que no sabemos de dónde sale: ¿de los sueños? Descartes hace tiempo nos mostró que no es tan fácil separar el mundo del sueño.

En la época clásica, las reglas del mercado y la exigencia del público requerían definir de antemano si lo que se iba a ver era un documental o una ficción; o incluso ese híbrido tan sospechoso, "basado en hechos reales", esa advertencia que parece pedir disculpas por vaya a saber qué.


El cine no reposa en sí sino movido hacia su límite: siempre es extremo: siempre empujado desde sí hacia más allá: ni afuera ni adentro.

La Pivellina desecha las etiquetas: confía en la verdad que exhalan las imágenes más que en los certificados de rigor. ¿Qué es la verdad, en términos cinematográficos?

La presencia que suscita muchas preguntas acerca de la fricción de la ficción y el documental es una nena de dos años. Una nena de dos años es la Pivellina. Es decir: alguien que actúa sin tener conciencia del concepto de ficción. ¿Qué corriente de lo real se abre cuando el centro de una ficción es una nena que desconoce -al menos conceptualmente- lo que es fingir?

Solo quiero agregar que esta perplejidad que puede despertar La Pivellina no está para nada reñida con la evidencia de ser una película amable y encantadora.

Este sábado en Red Colegiales en nuestro ciclo que busca los extremos del cine vamos a ver y a pensar La Pivellina. Y como para irnos del otro lado, agregamos dos cortos de David Lynch, anteriores a Eraserhead

Sábado 19:30 PUNTUAL. Alvarez Thomas 1093. Red Colegiales.


jueves, 27 de julio de 2017

"El próximo sos vos": la derrota macrista en diputados es peor que lo que parece



Derrota en Chaco, dólar desbocado, rebote inflacionario, consumo moribundo, crecimiento de las movilizaciones de trabajadores y desocupados de diversas identidades políticas, sonora derrota en diputados: por donde se la mire, esta fue una semana muy difícil para macri. Al gobierno se lo ve apelando a recursos desbordados para obtener resultados en el mejor de los casos neutros (sin medir el desgaste de los decepcionados).

Creo que la debilidad de un gobierno puede medirse en proporción directa a su necesidad de recurrir a procedimientos maximalistas para lograr resultados cada vez más efímeros. Y lo que se ve del macrismo es que está apenas durando, con el desgaste sostenido de defraudar las expectativas módicas de quienes hace menos de dos años le creyeron.

El manual de marketing duranbarbesco parece que les impide decir cuándo algo les sale mal: se sabe que no pueden hablar de economía porque cualquier evidencia empírica los refuta. La factura de gas de cuatro cifras llega puntualmente a la puerta de muchos votantes propios que no compran Clarín y hacen fuerza para creerle a TN. Hace pocas semanas, cuando Cristina sorteó la trampa que le tendían a través del monigote Randazzo, los voceros oficiales trataron de trasmitir una algarabía falsa: decían que el peronismo iba a ir dividido en 3. Las encuestas cuestionan esa lectura. Lo que parece estar dividiéndose en 3 es el antikirchnerismo.
Lo de anoche en diputados es una derrota redonda por donde se la mire, por más que se la quiera presentar como un "escrache colectivo" a todos los que votaron en contra: así solo logran calentar más a sus termocéfalos, que ya están bastante recalentados. Por la intensidad que el oficialismo aplicó para lograr un resultado que no se produjo. Claro que, si la cámara de diputados hubiera votado la expulsión de Julio De Vido, hoy estaríamos cayendo en el abismo del estado de excepción. Un valor institucional tan delicado se hubiese sacrificado en el altar del marketing electoral: mucho para tan poca cosa.

Como esto no se logró, a pesar de la inmensidad de los medios de que el poder dominante dispone, esa derrota es digna de festejarse. Si De Vido hubiera sido expulsado, habría quedado legitimada la abominación que profirió el diputado macrista Pablo Tonelli: "el principio de inocencia no es absoluto". Si un régimen autoritario pone en vilo el principio de inocencia, nadie ya es libre. Lo intentaron y no les salió: perdieron.

Una fortísima campaña mediática y un apriete impúdico en el que se comprometió la propia investidura presidencial, con amenazas personalizadas trasmitidas a cada provincia vía Cablevisión, podrían haber logrado que una mayoría circunstancial destituyera a un representante del mandato popular. Hubiera sido muy grave, como advirtieron muy bien los diputados de izquierda, que una alianza de dos facciones de la derecha arrasara el derecho de los votantes de esta forma.

No se trata de una amenaza abstracta: en Mendoza el gobierno provincial alineado con Casa Rosada está tratando de expulsar a los diputados provinciales de izquierda por participar en manifestaciones de protesta social. La izquierda ayer se vio ferozmente atacada por una de las dos voceras más brutales del régimen. La hora de la persecución al kirchnerismo parece haber sido superada por una instancia de persecución a toda disidencia. Esa escalada autoritaria (incluso contra los protocolos más conservadores de la representación democrática) indica que el gobierno no sabe recurrir a otra política más que la del apriete. El resultado obtenido en este año y medio de gobierno lo muestra hoy perdiendo en el terreno en el que en 2016 se exhibía triunfante: ahora el dócil congreso, a pesar del empeño de macri en persona para amenazar a los poderes provinciales, ya se atreve a decirle que no.

Con algo de muñeca política, hubo un momento en el que el régimen estuvo a punto de extirpar al kirchnerismo del sistema oficial: llamémosle "momento bossio"; o si prefieren "momento massa en Davos". La agresividad de los procedimientos oficiales, a medida que se hace evidente que no tienen otro plan más que pobreza y represión crecientes, está resquebrajando ese consenso antiK, que se reveló efímero más rápido de lo pensado. "Unir a los argentinos", "pobreza cero", "guerra a las drogas": ¿cuál de las tres promesas de campaña se defrauda con mayor apuro?

La cruzada moralizadora hace agua por muchos lados: desde el plano ideal, porque los cruzados amasaron su poder con métodos corruptos; desde el plano discursivo porque "fiscales republicanas" como Carrió o Stolbizer renuncian a todo intento de verosimilitud devaluando su autoridad moral. Pasaron largamente la fase de la hipocresía y ya la categoría de cínicos descarados les va quedando chica. La parte de la población que finje creerles tendría que autodegradarse en una complicidad muy cara.

Pese a la intensidad del apriete ejercido desde el sillón presidencial, la expulsión de De Vido no solo fracasó, sino que dejó varias evidencias:

- La liga de los gobernadores ya no se alínea con facilidad. Tampoco con dificultad. No se alinea, con excepción de los casos más abyectos. Los gobernadores parecen empezar a oler el mismo perfume de calas que hace unos meses olieron los intendentes bonaerenses.



- El bloque de bossio se fractura ante la percepción de que aparecer cerca de macri puede ser un negocio peor que ser sospechados de kirchnerismo.

- El movimiento Evita, que hasta hace pocas semanas sobreactuaba antikirchnerismo y se jugó por una interna desgastante apoyando a Randazzo, anoche votó contra el proyecto oficial.

- El discurso republicano se está estrujando por un manoseo brutal. "El próximo vas a ser vos" trona desquiciada la Carrió, amenazando con expulsar de la cámara a Axel Kicillof. Semejante dispendio de autoritarismo no repara en el escándalo institucional que exhibe. Las amenazas gritadas si luego se cumplieran llevarían al país a un abismo dictatorial; las amenazas gritadas que no logran cumplirse no tardarán en volverse contra quienes las alardean.

- Numéricamente la derrota de la propuesta oficial fue más amplia de lo que preveían. Quedaron muy lejos de los 2/3 y armaron un frente opositor más robusto de lo esperado. Su propio frente quedó dañado: a massa cada vez le va a resultar más caro quedar apresado en la polarización que el macrismo fuerza mientras lo maltrata a la luz del día. Ayer Tonelli y Stolbizer quedaron disputando el mismo voto gorila duro que debe hacer el esfuerzo extra de olvidar la propia malaria en el momento de votar. ¿Cuál es el negocio para la avenida del medio?



- Lo mismo puede aplicarse para el bloque "Justicialista" y hasta para un aliado que hasta ahora era de fierro como Héctor Daer: los modos brutales del macrismo lo empujan cada día un poco más hacia la oposición que él nunca quiso ser.

- En la interna oficial, el ala dura encarnada por Peña hasta le puede echar la culpa al "ala política" de Frigerio, cuando en realidad es exactamente al revés. Lo que se está agotando de manera dramática son el método del apriete, el carpetazo y el linchamiento mediático que impulsan los halcones.




Radicales y massistas usados y forreados se van desdibujando 

En medio de ese griterío tenso que propone el macrismo para transcurrir hacia las PASO, un principio de economía expresiva hace que la campaña de Cristina consista en dejar al régimen desplegar toda su inoperancia. Incluso si la semana que viene algún juez desorbitado la declarara culpable por el "asesinato" de Nisman o infame traidora a la Patria, probablemente tanta sobreactuación le arrime mayores simpatías populares.

Perdieron en diputados pero en cambio el dólar llegó a su record histórico, el BCRA pierde reservas y la inflación no cede un palmo: digámoslo todo, seamos justos.
Ahora que lo pienso bien, el gobierno de Cristina no era tan bueno. Pero, comparado con el desastre macrista, cada día parece mejor.

miércoles, 26 de julio de 2017

Evita




—Llueve día por medio —dice el coronel—. Día por medio llueve en un jardín donde todo se pudre, las rosas, el pino, el cinturón franciscano.

Dónde, pienso, dónde.

—¡Está parada! —grita el coronel—. ¡La enterré parada, como Facundo, porque era un macho!

Entonces lo veo, en la otra punta de la mesa. Y por un momento, cuando el resplandor cárdeno lo baña, creo que llora, que gruesas lágrimas le resbalan por la cara.

—No me haga caso —dice, se sienta—. Estoy borracho.

Y largamente llueve en su memoria.

Me paro, le toco el hombro.

—¿Eh? —dice— ¿Eh? —dice.

Y me mira con desconfianza, como un ebrio que se despierta en un tren desconocido.

—¿La sacaron del país?

—Sí.

—¿La sacó usted?

—Sí.

—¿Cuántas personas saben?

—DOS.

—¿El Viejo sabe?

Se ríe.

—Cree que sabe.

—¿Dónde?

No contesta.

—Hay que escribirlo, publicarlo.

—Sí. Algún día.

Parece cansado, remoto.

—¡Ahora! —me exaspero—. ¿No le preocupa la historia? ¡Yo escribo la historia, y usted queda bien, bien para siempre, coronel!

La lengua se le pega al paladar, a los dientes.

—Cuando llegue el momento... usted será el primero...

—No, ya mismo. Piense. Paris Match. Life. Cinco mil dólares. Diez mil. Lo que quiera.

Se ríe.

—¿Dónde, coronel, dónde?

Se para despacio, no me conoce. Tal vez va a preguntarme quién soy, qué hago ahí.

Y mientras salgo derrotado, pensando que tendré que volver, o que no volveré nunca. Mientras mi dedo índice inicia ya ese infatigable itinerario por los mapas, uniendo isoyetas, probabilidades, complicidades. Mientras sé que ya no me interesa, y que justamente no moveré un dedo, ni siquiera en un mapa, la voz del coronel me alcanza como una revelación.

—Es mía —dice simplemente—. Esa mujer es mía.

Rodolfo Walsh

martes, 25 de julio de 2017

No hay forma de destruirlas

por Carmen Cuervo

Miríada

Como si fuera una plaga de monos. No vienen solos y se mueven constantemente. Los filosos dientes devoran la carne. Vienen a incendiar la ciudad, pero nadie podría condenarlos por eso. Como si fueran una plaga de ranas ciegas, las siento bailar muy cerca. Y chillan porque reclaman lo que alguna vez fue suyo. Simulan los colores. Se simulan amarillas o rosadas o grises. Y no hay forma de destruirlas.

lunes, 24 de julio de 2017

Fascismo postmoderno: Lanata con su show impúdico prepara el clima social para la masacre

Nahuel Berguier, parte del equipo de abogados de la madre del Polaquito, anoche en La otra.-radio. Para escuchar clickeando acá


Anoche en La otra.-radio hablamos Nahuel Berguier, parte del equipo de abogados que representa a la madre del Polaquito:

"Si el Polaquito fuera un chico de clase media, no cabría duda de que es una verdadera locura que un periodista exponga a un chico sin autorización de los padres a hablar en televisión, mucho menos a incriminarse en supuestos delitos. Pero, ¿qué pasó con el Polaquito? Que su mamá está organizada, forma parte de una organización social y por lo tanto tuvo a quién recurrir, porque por supuesto no iba a recurrir al estado. Tuvo adónde recurrir para decir 'esto que le están haciendo a mi hijo es una locura'. Pero el caso hubiera sido uno más, lo habríamos criticado algunos al día siguiente, porque hay un colectivo que milita desde hace tiempo con la consigna de 'No a la baja de la edad de imputabilidad'. Pero acá se trata de un chico marginado, excluido, al que el estado no le dio respuestas, pero que su mamá pudo aparecer y decir: 'se están metiendo con mi hijo, se están metiendo con mi dignidad'. Pero además dice algo gravísimo: 'mi hijo me dice que días antes lo levantaron con un auto, lo amedrentaron y le dijeron que iba a tener que participar en ese programa'. La mamá dice 'mi hijo me está diciendo esto y yo quiero que se investigue'. Son varias cosas que sabemos: que la televisión estigmatice a los pibes lo sabemos, que la policía levante a los chicos, que los amenace, que los reclute para robar: todas estas cosas ya se sabe que ocurren. Acá lo que ha pasado concretamente es que la mamá, por estar organizada, tuvo dónde recurrir. Y al hacerlo se logró generar una ola de repudio muy grande, que excede a las voces habituales. Estamos en esta situación que es una lucha durísima y sabemos que no se va a resolver por este caso sino en función de cómo avance la disputa social, cultural y política que está viviendo este país".

Además de la vulneración flagrante de los derechos del niño que pone en evidencia la emisión misma de la nota de Lanata, Berguier dice que resulta indispensable investigar la previa de la nota: cómo llegó el pibe a la puerta del jardín de infantes donde la nota justamente se estaba haciendo. En las declaraciones el pibe relata la coacción a que habría sido sometido por policías de Lanús. Es necesario investigar esa posibilidad, porque la "presencia casual" del Polaquito en el lugar donde el equipo de Lanata y el Secretario de Seguridad de Lanús Kravetz estaban haciendo la nota no resulta verosímil. En la misma nota emitida por el canal del Grupo Clarín hay un indicio grave: el niño está apoyado sobre una camioneta que pertenece a Daniel Alberto Villoldo, ex comisario de la Bonaerense pasado a retiro en 2005 por el entonces ministro provincial León Arslanián, luego de la inexplicable desaparición de  200 kilos de cocaína que se encontraban bajo su custodia. Villoldo, a pesar de este grave antecedente, es ahora la mano derecha de Kravetz: en enero de 2016 fue nombrado Subsecretario de Seguridad de Lanús por el intendente macrista Néstor Grindetti. Villoldo acumula sospechas: fue denunciado por trata de personas en 2010 y en mayo pasado fue denunciado por la propia Elisa Carrió como parte del entramado de corrupción en La Salada. Ahora secunda a Kravetz en sus siniestros operativos. El 30 de marzo último Kravetz y Villoldo respaldaron con su presencia al comisario inspector Marcelo González en su violenta irrupción en un merendero de Villa Diamante, portando armas de fuego y tirando gas pimienta, mientras se hallaban en ese lugar 80 chicos. El abogado Nahuel Berguier dice que la intendencia de Lanús se ha transformado en laboratorio de un experimento represivo que el macrismo proyecta imponer progresivamente sobre todo el país.




Para que la represión sea socialmente naturalizada, hacen falta los Jorge Lanata y Rolando Barbano, operadores mediáticos que instalan en sus televidentes la idea de inevitabilidad de una brutal represión contra niños pobres y construyen el estereotipo a exterminar: los polaquitos de los diversos pueblos del país.

Como si no fuera de por sí grave, la vulneración de los derechos del niño operada por la nota de Kravetz, Lanata y Rolando Barbano precede a una serie de asesinatos cometidos en los días siguientes días por policías: Cristian Toledo, ferretero de Barracas asesinado por un policía de la Metropolitana; Lucas Correa de 14 años asesinado por un Bonaerense de un tiro en la nuca en una barriada de San Martín. El jueves 20 también se llevó a cabo en la plaza de Luján una salvaje represión policial contra adolescentes que se hallaban festejando el día del amigo. Lanata con su show impúdico prepara el clima social para la masacre.

Durante la entrevista en La otra, Berguier cita al sociólogo y jurista portugués Boaventura de Sousa Santos, quien desde hace un tiempo propone el concepto de "fascismo social" para describir la civilización postmoderna neoliberal:

"A diferencia del anterior, el fascismo actual no es un régimen político. Es más bien un régimen social y civilizacional. Se trata de un tipo de fascismo pluralista producido por la sociedad en lugar del Estado. El Estado es aquí un testigo complaciente, cuando no un culpable activo. (...) Distingo cuatro clases principales de fascismo social. La primera es el fascismo del apartheid social. Es decir, la segregación social de los excluidos a través de la división de la ciudad en zonas salvajes y zonas civilizadas. (...). La segunda fase del fascismo social es el fascismo para-estatal. Se refiere a la usurpación de las prerrogativas del Estado por parte de actores sociales muy poderosos que, frecuentemente con la complicidad del propio Estado, o bien neutralizan o bien suplantan el control social producido por el Estado. (...) El tercero, el fascismo de la inseguridad, tiene que ver con la precariedad laboral y los múltiples riesgos para la salud que acompañan a ella; que generan en las trabajadoras y los trabajadores una fuerte ansiedad e incertidumbre. Y el cuarto, el fascismo financiero, parte de la lógica que controla los mercados financieros, una lógica de casino individualizado cuyas estrategias permean hacia instituciones como el Fondo Monetario Internacional o los bancos centrales. (...) El incremento de la desigualdad y la polarización social es el resultado de todas estas formas de fascismo social. Una crisis económica, social y política cuyas consecuencias marcarán nuestras vidas por muchos años".

Kravetz y Lanata son quienes preparan el terreno fértil para este nuevo tipo de fascismo.

En el programa, también conversamos con los psiquiatras Alejandro Braín, Rodrigo Videta y Hernán Rosé, quienes desde los hospitales públicos reciben a diario a los vulnerados del régimen y a la vez reflexionan sobre los aspectos expulsivos del sistema de la salud pública y las posibilidades de cuestionarlo prácticamente desde adentro.

La música: Los Redondos, Mac DeMarco, Flaming Lips, Frank Ocean, Bob Dylan y Can. Para escuchar el programa completo, clickeen acá.

domingo, 23 de julio de 2017

Divina TV Führer

Hoy a las 12 de la noche en Radio Gráfica, FM 89,3, online acá o acá: la TV Führer y su participación en el ataque a los pobres. Hablamos con el abogado de la madre del Polaquito



Si no me protege el empleado mayor
que proyecta todo el tiempo mi televisor
será promovido para Navidad
¿cómo no se nos ocurrió?

Voy a exagerar, mi fiebre no es tan alta
esta es la cita peor, es una cita a ciegas
al planeta un bombazo le vamos a dar
para que no nos moleste nunca nunca más
será promovido para navidad
¿cómo no se nos ocurrió?

¿No vas a esperar que enfríen a tu amigo
si ya conocés la forma novedosa?
Divina TV Führer, mi amor
donde quiera que vaya Eveready estará
será promovida para Navidad
¿cómo no se nos ocurrió?

El uso aberrante del poder mediático quedó expuesto en toda su brutalidad en el montaje televisivo que puso en el aire el domingo pasado el operador Jorge Lanata en el canal de Clarín. (ver "El Polaquito": Lanata usó a un pibe secuestrado por la policía de Lanús que comanda Diego Kravetz para armar una nota falsa"). Como se advierte, la propia nota emitida contiene las evidencias de una coordinación de la policía bonaerense, la corporación mediática y el Secretario de Seguridad de Lanús, todos concurriendo para vulnerar los derechos de un niño interrogado ilegalmente frente a cámaras. Su testimonio se manipuló y su imagen se difundió con el fin de instalar una campaña de demonización de los chicos de los barrios pobres, para justificar una política de gatillo fácil y en favor de la baja de edad de la imputabilidad. Así se prepara el clima social para un genocidio social y generacional que refuerza el ataque a los pobres. La nota canallezca de Lanata quiere que la población televidente asuma que se trata de "sujetos irrecuperables", vidas sacrificables, dado que "mantienen aterrorizada" a la población televidente, y que por lo tanto "no queda otra posiblidad, para la tranquilidad de todas las buenas gentes, que darles a los policías el permiso para matar".

Hoy en La otra.-radio conversaremos con Nahuel Berguier, que forma parte del equipo de abogados que representa a la madre del pibe estigmatizado. También con Alejandro Brain, Rodrigo Videtta y Luciano Rosé, parte de un equipo de psiquiatras que trabaja en hospitales públicos y también en los barrios pobres donde vive la parte de la población vulnerable que ni siquiera llega al hospital público.

Estos enfoques jurídicos, asistenciales y sanitarios son imprescindibles pero insuficientes: hay que hacerles juicio a los Kravetz y Lanata por su siniestra agresión sistemática a los pobres, hay que apoyar el trabajo de las organizaciones sociales que asisten a los grupos de vulnerabilidad extrema y hay que reforzar un saber de las ciencias sociales para enfrentar problemas gravísimos para los que no están preparadas.

Estos enfoques no son suficientemente abarcadores de la naturaleza de un ataque que es deliberado y sostenido por parte del régimen político que arma estas escenas para legitimar la masacre social. Hace falta el trabajo de los agentes sanitarios y la presencia de los militantes sociales. Hace falta el castigo judicial de los delincuentes mediáticos y políticos que consolidan la extrema injusticia social. Pero en todos estos casos se está actuando en el terreno de la disminución de los daños. 

Fue muy difundido un enfrentamiento entre Lanata y Grabois que salió al aire por Radio Mitre. En este episodio (particularmente en la versión en video que circula por youtube) queda a la vista el cinismo repulsivo de Lanata y sus adláteres, sus psicopateadas y su impotencia argumentativa, y la firmeza y sinceridad de Grabois para denunciar el ataque cooordinado contra los pobres por el régimen . 

Hay un pasaje muy revelador de la índole de la discusión entre Grabois y el equipo de Lanata, puesto al aire por la propia radio del grupo Clarín:

- Es obvio que no tenemos éxito -dice Grabois refiriéndose al trabajo de las organizaciones sociales en los barrios pobres-. Somos absolutamente fracasados, pero aún así lo intentamos. Como ese pibe hay un montonazo de pibes que han sufrido la exclusión y la miseria. ¿Y sabe por qué inflan el pecho e inventan cosas que no hicieron? Porque todas las notas que reprodujeron en su comunicado hablan de la historia del chico que roba, se droga y mata… Y ese chico no mató nunca a nadie. Ese chico, en el relato de la denuncia dijo que estaba usted, Lanata. Y yo sé que usted no estaba. El chico está fabulando. Del mismo modo que no es creíble cuando dice que usted estaba, las historias que él cuenta no son creíbles. Son historias que escuchó en el barrio.

– Pero entonces demande al "Polaquito", Grabois -acota con una risa cínica el operador mediático Rolando Barbano, que fue el que hizo la nota en colaboración con Kravetz.

– ¿Pero cómo lo voy a demandar al Polaquito? Mire la barbaridad que está diciendo -se indigna Grabois-. Mire el nivel de estupidez que está diciendo. "Demande al Polaquito porque está enfermo". Ese es el pensamiento que a usted lo lleva impunemente a utilizar un menor de manera absolutamente delictiva.

Acá se ve la asimetría de las fuerzas en pugna. Porque Grabois admite la dificultad de su tarea asistencial para reducir los daños, mientras los otros trabajan para que los daños se profundicen: su objetivo es que la población apoye por acción u omisión el exterminio de los pibes demonizados. 

Es imprescindible que los abogados y los organismos de derechos humanos impulsen sus denuncias contra los opresores del régimen que cometen sus ataques en el prime time de la televisión. Pero no alcanza: hace falta un enfoque conceptual y práctico más abarcador y potente que el de aliviar el daño cuando ya se cometió. Se necesita una respuesta política que asuma que del otro lado hay un ataque planificado contra los pobres. Mientras esta evidencia no sea asumida y no encontremos una respuesta a la altura del ataque, solamente vamos a estar apagando incendios.


viernes, 21 de julio de 2017

Elogio del horizonte

(Eduardo Chillida, 1990)
Visuales XCIV



algo persiste
-y no cesa-
en la piedra
en el vacío

una leve disonancia
a profundizar

Liliana Piñeiro

La Bonaerense, además de manejar la falopa, tiene carta blanca para matar y torturar a los pibes

"Es el resultado de la línea que se baja desde la crema y la-nata del Poder" dice Juan Grabois a propósito de la brutal represión de ayer en Luján

Del facebook de Juan Grabois:



Hace unas horas, en Luján, un montón de chicos festebajan el día del amigo en la Plaza Colón. Un grupito estaba rapeando y se armó una discusión. Rápido llegó la pacificación. Una banda desaforada irrumpió a las patadas y palazos. El saldo: cuatro niños detenidos. Dos siguen adentro de una comisaría. La peor parte se la llevó una niña de 12 años, hija de Clara, vecina del Barrio Villa del Parque, una urbanización que construyó una cooperativa del Movimiento de Trabajadores Excluidos. Nuestro compañero Agustín Burgos estaba con su hijita en el médico cuando recibió el pedidos de auxilio de varios vecinos. Llegó junto a otros adultos a reclamar por los chicos. Le reventaron el hombro de un palazo. Ahora está en el hospital.

La banda desaforada que cometió este atropello no era de barrabravas, ni piqueteros, ni "yonkis"... eran de una de esas fuerzas feudales de la que disponen ciertos intendentes, ese engendro llamado "policía local" que no es más que un nombre alternativo para la vieja y conocida Policía Bonaerense. Además de manejar la falopa y la trata, cada día se cargan a un pibe y dejan en decenas más la marca del apremio ilegal, las patadas, el verdugueo y la represión. Ahora están más zarpados que nunca. Les han dado carta blanca. Cada vez que pegan, los protegen, los televisan, los aplauden.

Esto no es un montaje. Acá está el crudo. Este es el resultado de la línea que se baja desde la crema y la-nata del Poder. Este es el fruto de la propaganda y la difamación. Quieren que los azules tengan los ojos rojos de odio y que no les tiemble el pulso ni ante el más chiquito de los nuestros. Quieren que vos veas en cada pibe y cada piba pobre un asesino serial en mimiatura frente al que es mejor pegar primero y preguntar después. Esta es la sociedad infanticida que quieren crear para que los hijos de unos pocos duerman tranquilos con loza radiante, en altas torres o en barrios cerrados, mientras la mayoría no tienen ni luz, ni cloacas, ni pan. Una régimen de segragación dónde a la prole del descarte le queden dos opciones: permanecer recluido en los basurales sociales o recibir un balazo en la nuca.

Están desaforados. Trabajan en la impunidad. Atropellan los más sagrados derechos de los más sagrados entre los humanos: los niños. Tal vez sea precipitado decirle a estos despreciables Fascistas del Siglo XXI que no pasarán. Tal vez no tengamos fuerza. Pero mientras nos quede un sólo suspiro les vamos a dar pelea.

Echa un vistazo al Tweet de @JuanGrabois: https://twitter.com/JuanGrabois/status/888225357069004800?s=09

jueves, 20 de julio de 2017

Lynch, el extremo

Extremos II: Eraserhead - David Lynch - Sábado 19:30 (puntual) en Alvarez Thomas 1093 - Red Colegiales




Si hacemos un ciclo de cine sobre la exploración de los extremos, no podría faltar David Lynch, la gran anomalía del cine americano del último medio siglo. Y ya también de la televisión. El capítulo 8 de Twin Peaks 3 es el evento más anómalo de la historia de la televisión o de como sea que se llame ahora eso que sale por Netflix.

Hay que decir que existe una generación cuya sensibilidad narrativa fue moldeada por Netflix. Probablemente muchos de ellos no sepan que las actuales series televisivas no habrían sido posibles sin la preexistencia de las dos temporadas noventistas de Twin Peaks. Aquellas temporadas ya estaban empujando el arco, obligando a alterar las nociones usuales sobre la relación entre cine americano, televisión americana, series, narrativa, artes plásticas, industria cultural, política de los autores, etc. Todas las taxonomías caducan ante las dos primeras temporadas de TP.

Es cierto: hay algo de postmoderno y muy post-ochentista en el gesto lynchano, pero eso que puede confundirse con las diversas modalidades del consumo irónico, los nichos de consumo, la retromanía, el pastiche, se arruga ante la deformidad de Twin Peaks. Yo los comparo con la forma de la caja del vinilo de Artaud que no entraba en las bateas ni en las discotecas. Si les gusta la comparación, bien. Si no, jódanse.

También creo que hay una camada de lyncheanos que formateó su sensibilidad vía Twin Peaks. Y que muchos de ellos, cruzados con el hábito del consumo de Netflix, estarían esperando una tercera temporada que de alguna manera afianzara sus certezas acerca del objeto de su culto.

Pero Lynch no es solo Twin Peaks, ni tampoco solo Blue Velvet + Twin Peaks.




¿Cuántos fans de Twin Peaks conocerán los recovecos más oscuros de la obra de Lynch? ¿Cuántos habrán visto Inland Empire, su último largometraje, o Eraserhead, el primero que hizo hace ya 40 años?

Bueno: El ya famoso capítulo 8 de la temporada 3 de Twin Peaks tiene más que ver con Eraserhead que con la serie. Lo inaudito no es que Lynch haya recurrido a procedimientos típicos de las vanguardias del cine y las artes plásticas del siglo 20, sino que ponga los diversos dispositivos por los que se cuela en un estado de acople desquiciante. Un fotograma aislado del TP3 - 8 se puede parecer a cierta película del año 27, así como otro plano puede remitirnos al cine B de los 50. Lo que descalabra la máquina es ese juego de cajas donde nada encaja; en ese no-encajar está la revulsión. Lynch parece perfectamente consciente de este reto -político, puesto que el animal político hoy devino animal televidente- al poner en el primer capítulo de esta nueva temporada a un chico que se pasa las horas mirando fijo una caja de vidrio en la que nunca vio nada, pero que también sabe que el que estuvo haciendo esa misma tarea antes que él le parece haber visto algo alguna vez. Poco después de esa acotación, un ente salido del cubo de cristal va a arrancarle la cabeza al chico tele-no-vidente.

Si un capítulo de Twin Peaks modelo 2017 produce estupor, desorientación y regocijo, ¿cómo habrá sido recibida su primera película, cuando todavía no gozaba del actual prestigio cimentado por décadas de intransigencia artística?

El primer largo de David Lynch llevó más de cuatro años de realización, bajo el auspicio del entonces recién fundado Advanced Film Studies del American Film Institute en California, donde Lynch comenzó a trabajar a principios de 1972 con su guión original de 21 páginas: "Mi punto de partida era la imagen de la cabeza de un hombre que rebota en el suelo, que era recogida por un niño y la llevaba a una fábrica de lápices". Lidiando con un presupuesto de u$s 10,000, módico para el contexto del cine norteamericano, Lynch fue productor, director, guionista y editor de su ópera prima. Quería completar una película de 42 minutos en seis semanas. El cast y el equipo técnico se fueron modificando y los problemas de presupuesto prolongaron el rodaje. La postproducción se completó en abril de 1976 y la primera proyección pública de la película se hizo aproximadamente un año después, hace 40 años, el 19 de marzo de 1977, en el Festival de Cine Filmex en Los Angeles, después de haber sido rechazada por los festivales de Cannes y Nueva York.




La recepción inicial se polarizó. La película tuvo defensores entusiastas y detractores acérrimos. Jack Nance describió la noche del estreno: "Se hizo un silencio de asombro. Luego comenzó el aplauso. El público simplemente se levantó, fue precioso". Variety, en cambioo, le dedicó una crítica negativa, aduciendo que a pesar de sus logros tecnológicos la película era un ejercicio de repugnante mal gusto que ofrecía poca sustancia y sutileza. Algunos críticos prominentes, como Pauline Kael en The New Yorker y Richard Combs en The Guardian aprobaron el clima de la película y su lógica onírica, así como su capacidad de inquietar con sus imágenes perturbadoras y ambiguas. La película se transformó pronto en un fenómeno de culto y se mantuvo durante meses en proyecciones semanales en salas del circuito alternativo.

El fenómeno de culto de Lynch fue creciendo de a poco sin detenerse hasta hoy. Su capacidad para seguir sorprendiendo, aterrorizando y desorientando a los espectadores no sufrió un efecto de acostumbramiento. En Twin Peaks 2017, que ya lleva emitidos la mitad de sus capítulos, azora su arquitectura torcida, su inagotable imaginería visual, su personalísimo diseño sonoro y ese humor dadaísta que en cualquier momento vira hacia un shock de horror. Cuarenta años de Lynch no lograron hacerlo previsible. Su sola presencia en el circuito mainstream del siglo xxi, su visible anomalía en medio de ese conexto, refuerzan el peso altamente político de su mirada pesadillezca de la trama norteamericana y ahora global, alejada de la infantilización irremisible del cine de Hollywood.

Ver Eraserhead 40 años después permite comprobar que todo esto ya estaba ahí entonces. Este sábado 22 de julio a las 19:30 la vemos y la debatimos en Red Colegiales, Alvarez Thomas 1093, 19:30 horas, puntual. Mientras esperamos el capítulo 10 de Twin Peaks.



Mientras llega el sábado, propongo hacer, en vista de los ardidos debates que TP hoy provoca, una encuesta hot:

Twin Peaks es serie?
Es cine?
Es serial?
Es cereal?
Es Quaker?
Es GOT?
Es Kaka?
Es genre?
Es enerc?
Es Lynch?
Es Hitchcock?
Es chill?
Es tango?
Es punc?
Es opart?
Es peronista?

miércoles, 19 de julio de 2017

Y el par de ojitos que contienen los rehenes en este nuevo fin

Apagá la tele


Los ojos de los niños
cuando el mundo los disfraza de cautivos
y Andrés se fue una noche de tormenta
cuando el viejo le iba a dar.

Los ojos de los niños
cuando el mundo los disfraza de cautivos
los ojos de los niños
cuando el mundo los cautiva.

El par de enanos con los chumbos en la mano
mientras ven que al otro hermano
lo balearon mal.

Los hijos del olvido en Cali arrepentidos
porque Dios no los vino a buscar.

Los ojos de los niños
cuando el mundo los cautiva
los ojos de los niños
los cautiva.

Pequeña niña vio una mariposa
en la cabeza rota de una vaca en Guanacache.

Y el par de ojitos que contienen los rehenes
en este nuevo fin.

Los ojos de los niños
cuando el mundo los disfraza de cautivos
los ojos de los niños
cuando el mundo los cautiva.

El par de enanos con los chumbos en la mano
mientras ven que al otro hermano
lo balearon mal.
Los hijos del olvido en Cali arrepentidos
porque Dios no los vino a buscar.

Los ojos de los niños
cuando el mundo los cautiva
los ojos de los niños
cuando el mundo los disfraza de cautivos.

Los ojos de los niños
los ojos del olvido
los ojos de los niños.

Juanita de Boulogne
Andrés se fue una noche
un par de enanos
con los chumbos en la mano
pequeña niña vio
Juanita
Andrés
José
Manuel.



Cine e imágenes: Raúl Perrone
Canción: Fernando Barrientos
Voz, rugido: Liliana Herrero


martes, 18 de julio de 2017

"El Polaquito": Lanata usó a un pibe secuestrado por la policía de Lanús que comanda Diego Kravetz para armar una nota falsa

Igual que en la dictadura de Videla



Los hechos:

Comunicado del Movimiento de Trabajadores Excluidos

DENUNCIAMOS QUE LA NOTA SOBRE EL “POLAQUITO” ES UN MONTAJE PRODUCTO DE GRAVES VIOLACIONES A LOS DERECHOS DEL NIÑO

Desde el MTE queremos informar que la nota sobre un niño RTGA apodado el “polaquito” es un montaje.

Por la información y testimonios que disponemos, el mismo habría sido realizado por la producción de Periodismo Para Todos, que con la participación necesaria de personal policial y civil al mando del Secretario de Seguridad de Lanús Diego Kravetz, secuestraron al niño, lo amedrentaron y coaccionaron a efectos de realizarle una “entrevista” que se difundió en el programa PPT y se reprodujo en una enorme cantidad de medios comunicacionales violando los más elementales derechos del niño consagrados en nuestra constitución, leyes y pactos internacionales e implicando ello la comisión de diversos delitos por parte de los adultos involucrados.

Se le indicó incluso que posara con armas. Asimismo, el niño recibió amenazas a su vida y la de sus familiares. El “polaquito” es un niño de 11 años (no 12) que tiene una vida difícil, signada por la pobreza y conflictos con la ley, pero en ningún caso participó en hechos en los que hubiera portación de armas, se produjeran lesiones y mucho menos homicidios. Su relato es en gran medida una fabulación inducida por los entrevistadores que explotaron a sabiendas la vulnerabilidad y los problemas psicológicos que el niño padece con el propósito evidente de hacer uso de su imagen como “producto audiovisual” sensacionalista para su difusión en medios comerciales y posiblemente para justificar las reiteradas y crecientes actuaciones abusivas de las fuerzas de seguridad hacia los niños y la población socialmente vulnerable.

Informamos que la madre del niño es una trabajadora cartonera que con gran esfuerzo y sin asistencia alguna del Estado lleva adelante su familia, una familia golpeada por la exclusión, la insensibilidad y la miseria como tantas otras. Hacemos responsable al Estado, particularmente a la policía bonaerense y la municipalidad de Lanús, y a los medios de comunicación involucrados por la integridad física del niño y sus familiares que se vieron seriamente afectados por la situación. Solicitamos el retiro inmediato de la imagen del niño de todos los portales en los que se encuentra. Exigimos la inmediata separación de Diego Kravetz de su cargo.

Informamos que en el día de la fecha el niño fue revisado por facultativos y que mañana se realizarán las presentaciones correspondientes ante la justicia penal, el ENACOM, la defensoría del público y demás organismo pertinentes.

*********************************************************************************
Ronaldo Barbano es el periodista del Grupo Clarín que armó la nota en coordinación con el Secretario de Seguridad de Lanús Diego Kravetz.



Lanata y Barbano durante la emisión televisiva se hacen eco de versiones que les provee la policía de Lanús con acusaciones contra el menor por graves y múltiples delitos, entre ellas un robo a un jardín de infantes. Barbano, caminando por las calles de Lanús, dice a cámara: "La policía asegura que el robo del jardín lo cometió un nene de solo 12 años que todos conocen como el Polaquito, vive acá en el barrio". Barbano se exime de la responsabilidad de presentar alguna prueba de las acusaciones de "la policía" contra un menor al que  lapida masivamente con el inmenso poder de fuego de Clarín. En off, Lanata afirma que "El Polaquito mantiene aterrorizado al barrio Villa Caraza". Lanata hace su sórdido despliegue de telefascismo, por el cual el deber del estado de proteger los derechos de los niños es arrasado en busca del impacto mediático de un show preparado en colaboración por un multimedios voraz y las fuerzas represivas de la provincia de Buenos Aires. En un diálogo en el piso con Lanata, Barbano presenta la fábula guionada en coordinación con Kravetz: "Es chiquito y a la vez es un veterano del delito el Polaquito. Él viene siendo conocido por la policía desde hace dos años y dice la policía que una vez por semana lo detiene y además lo tienen filmado drogándose en una esquina. Cuando salíamos del jardín de infantes [en el que Barbano había entrevistado a su directora] el Polaquito se nos acercó. Estábamos con dos policías y Diego Kravetz, el Secretario de Seguridad de Lanús [con lo que el periodista deja la firma de los autores de la opereta] y el Polaquito se acercó y le dijo 'Vos estás regalado, si quiero te mato acá, vos sos el rey de los pitufos, yo si quiero te mato'. Y a partir de ahí empezamos a hablar y le preguntamos, bueno, un poco por su vida y esa es la nota". Seguidamente empieza una nota constantemente recortada en audio e imagen, con la figura de un chico cuya cara es ocultada por medios digitales y una voz en off que pregunta sin que al espectador le resulte posible percibir la secuencia completa de la conversación, de cualquier modo violatoria de los derechos del menor. En esa edición audiovisual la silueta afantasmada de un chico queda asociada a una voz que se autoincrimina por graves delitos: robos, tentativas de asesinato y un asesinato consumado. La "conversación" se graba tranquilamente a pocos metros de un patrullero. El periodista/vigilante Barbano pregunta: "¿vos mataste?" "¿robás?" "¿por qué robás?" "¿quién te enseña a manejar pistolas?", violando todos los protocolos de derechos y garantías. Cuando termina la nota fraguada por Kravetz y Lanata, el conductor dice "¡Guau! ¿Qué hacemos con este pibe?". Barbano se ensaña: "él representa a una cultura chorra".

En la página web de Canal 13, del Grupo Clarín, puede leerse:

DOM DE 22:00HS A 00:00HS

Infancia robada: impactante entrevista a un nene de 12 años 

que admite que se droga, que roba y que mató a una persona

El Polaquito es un nene que tiene solo 12 años y es el principal sospechoso por el saqueo de un jardín de infantes en Lanús. PPT se lo encontró y le hizo una entrevista que preocupa.  

La historia de este chico es estremecedora desde donde se la mire, por la liviandad con la cuenta cómo es su vida, relatando cómo se droga, cómo roba y hasta cómo mató a una persona.
Él es conocido en Lanús como “El Polaquito” y un equipo de Periodismo Para Todos llegó a él cuando fue a cubrir un saqueo a un jardín de infantes en la zona, del que este chico de solo 12 años es el principal sospechoso.
Cuando terminaron de hablar con la directora y mientras esperaban en la puerta del instituto, el Polaquito se acercó y comenzó a amenazar a todos los presentes, entre los que estaban Rolando Barbano, periodista de PPT.
"Yo fumo porro, con merca nevada. No te deja duro, te deja re loco, re mambeado", comenzó relatando el nene. "No tengo miedo a nada”, fue otra de las frases que dijo el Polaquito



El modo de operación mediático-policial remite directamente a un abominable caso ocurrido durante la dictadura militar, conocido como "Operación Para Ti", al que alguna vez se calificó como "el momento más denigrante del periodismo argentino". En septiembre de 1979, una madre, militante y fundadora de la organización Familiares, que estaba secuestrada y era torturada en la ESMA, fue obligada a posar en un falso reportaje que publicó la revista Para Ti como parte de la campaña de la dictadura.


El domingo Lanata, Clarín, Kravetz, el macrismo y Ronaldo Barbano escribieron otra página de horror del periodismo argentino, que quedará inscripto en la historia universal de la infamia.