martes, 22 de enero de 2013

Auto-escrache de Lanata


Ayer a la noche apareció este cartel pegado en el centro de Buenos Aires y en Mar del Plata.

Se trata, obvio, de un autoescrache.

Este cartel no lo imprimió el gobierno ni nadie vinculado al kirchnerismo. Está clarísimo que lo hacen Clarín y el propio Lanata para que inmediatamente después salir a instalar el verso de la "persecución". Necesitan tener algún tema rebotando en un verano sin noticias. La asociación Macri / Scioli que el cartel propicia es funcional para Clarín. Y Lanata necesita estar vigente cuando no está en el aire.

Al rato de pegados los carteles, la noticia ya estaba en la portada de las páginas webs de Clarín y La Nación. Es obvio que les genera una noticia y forma parte del dispositivo: pueden tirar unos días con la "persecusión" a Lanata y el "ataque del kirchnerismo a Scioli". Será comentada en las columnas de los diarios de derecha del domingo como un nuevo caso de persecusión a los independientes. E instala la idea de una alianza Scioli Macri. Y la "furia" de Cristina.

Y en seguida salen las declaraciones de repudio de ADEPA, FOPEA, Pato Bulrich, Giudici, Aguad....

Aparte de todo eso, no hace falta un cartel anónimo para enterarse que Lanata se vendió. ¿Cuál sería la novedad?

Así es como lo explota Clarín:


Repudian el escrache a Lanata

Diputados culparon al Gobierno y lo tildaron de "fascista" y una muestra de "macartismo". Para FOPEA, fue un ejemplo de hostigamiento.
Los afiches contra Jorge Lanata aparecieron en Capital, algunos partidos del conurbano, Mar del Plata, Tucumán y Córdoba. (DyN)

COMPARTIR

22/01/13 - 14:47
El nuevo escrache contra el periodista Jorge Lanata, cuyo rostro apareció en diferentes ciudades del país esta mañana en afiches bajo la leyenda "Cuestión de pe$o$", fue repudiado por diputados de la oposición, así como también por el Foro de Peridistas Argentinos (FOPEA).
Gerardo Milman, del GEN, no dudó en responsabilizar al Gobierno por la pegatina que hubo en Capital, distritos del conurbano, Mar del Plata, Tucumán y Córdoba. "El Gobierno aburre con el macartismo a los periodistas críticos", dijo a través de un comunicado.
"Las campañas difamatorias se pagan con fondos provenientes de la Secretaria de Inteligencia y de los impuestos, inclusive del propio Lanata y de todos los ciudadano", sostuvo Milman, quien agregó que "es de cobarde de no hacerse cargo de la responsabilidad política y económica".

Por su parte, Patricia Bullrich, de Unión por Todos, manifestó que se trató de un "escrache fascista" que "demuestra la intención de imponer un pensamiento único".

"Nuestro país está ingresando en una peligrosa espiral de violencia, censura directa, temor a represalias laborales o durísimas réplicas presidenciales por no uniformar su pensamiento al discurso oficial”, opinó.  
En tanto, FOPEA sostuvo que los afiches anónimos contra Lanata que aparecieron en Buenos Aires y en varias ciudades implican "una forma concreta de hostigamiento".
"FOPEA repudia los afiches contra el periodista Jorge Lanata. El caso será incluido en el registro del Monitoreo de Libertad de Expresión", expresó la organización periodística.
La diputada del PRO, Laura Alonso,  asoció la maniobra a una cortina para tapar otros temas. "Los afiches contra Lanata son humo para que no hablemos de lo importante: la corrupción del kirchnerismo que mató en Once", escribió en Twitter, donde pidió justicia por el 22F, al cumplirse once meses del accidente que se cobró la vida de 51 personas. 
Los escraches a periodistas críticos ha sido una constante en los últimos años de kirchnerismo. Sin embargo, el operativo que hoy tuvo como objetivo a Lanata tuvo una particularidad: se lo vinculó al gobierno de Mauricio Macri, por eso era mitad amarillo, y al de Daniel Scioli, por eso la otra mitad naranja, ambos potenciales competidores de la presidenta Cristina Fernández en 2015. 

4 comentarios:

Pablo dijo...

fui a almorzar a un bar, y tuve entre mis manos el Clarín -que Dios me perdone o haga a un lado-... Las tres primeras páginas dedicadas a los que tienen el "vicio de tomar sol"... algo debe andar bastante bien entonces, ¿o mal?

Daichu dijo...

como sabes que es un autoescrache? ese es un mecanimos de autoexculpacion. jeje

Carlos Balmaceda dijo...

Lanata instaló el debate delirante sobre su "detención" en Caracas, y con eso desvió la atención durante una semana sobre la aplastante derrota de Capriles, por la que puteó frente a cámaras. Curiosamente, la noticia sobre Vergez confirmando que trabajó para Lanata, no aparece (buscar en Google) en ningún sitio, diario, página, agencia vinculada con los grupos hegemónicos de prensa. Es sorprendente porque el testimonio es categórico. Vergez lo dice, y también se refiere en buenos términos a Gelblung, quien se mostró más "agradecido" que Lanata. Vergez, un represor que dinamitó militantes para que sus asesinatos fueran un acto punitivo ejemplar para toda la militancia revolucionaria, un torturador hecho y derecho, afirma que hizo tareas de inteligencia para Lanata. Si la mitad de esto se afirmara de Victor Hugo, le aplican la ley de residencia y lo echan del país, después de una campaña despiadada. Precisamente a VHM Lanata lo acusó de connivencia con el régimen militar uruguayo, instalando la idea con una programa especial que "coincidía" con el lanzamiento de un libro, prologado y editado por él mismo y Majul. Con todo respeto, o hay que ser muy pelotudo o hay que ser muy cínico para no advertir que frente a nosotros no tenemos un periodista, sino un consumado lobbysta, un productor de eventos mediáticos sin sustento y él mismo, por su proceder y fines, un cuasi servicio de inteligencia. ¿No es bastante obvio que los carteles "contra Lanata" ocultan el asunto de su vínculo con Vergez?

Desocupado mental en la era del blog dijo...

¿A quién se le ocurre que el gobierno puede llegar a hacer una movida tan pero tan pelotuda como pegar afiches en contra de Sanata? Es ridículo. ¿Cuántos votantes agregaría? Ninguno.
Yo no estoy en condiciones de afirmar nada, pero me huele a opereta burda, ideal para convencer a los convencidos y enardecer a los ya predispuestos a la bronca contra el kirchnerismo.