Foto: Nadia Albarracin


sábado, 7 de enero de 2012

Cuatro árboles

(Egon Schiele, 1917)
Visuales XLIII‏



por Liliana Piñeiro

El paisaje se prepara para su hora de fuego: cada árbol se levanta como una pregunta.
Lo invisible está próximo. Se escucha la retina del pintor, y el viento huele a señales.

Así se va el sol: consumiendo la realidad, enrojeciendo la tierra.

3 comentarios:

Perla Kot dijo...

Maravilloso poema lili,ademas Egon shille es extraordinario!

julieta dijo...

me pregunto por qué uno de los árboles tendrá tan pocas hojas...

Liliana dijo...

Gracias! Sí, Egon Schiele es extraordinario...y provoca preguntas