Foto: Nadia Albarracin


jueves, 5 de enero de 2012

Parte de guerra: Antonin Artaud / Enrique Symns

"Artaud: un detective de la sensibilidad". 
Una entrevista a Enrique Symns por Héctor Fenoglio, 
con la colaboración de Carmen Cuervo.

Lo prometido es duda. En 1998 codirigíamos junto con Héctor Fenoglio, la revista PARTE DE GUERRA, publicación del Taller de Pensamiento. El n° 3 fue en gran parte dedicado al poeta Antonin Artaud. En ese marco le hicimos una entrevista a Enrique Symns: "Desde hace tiempo se habla de cierto paralelismo entre los mundos de la droga, la locura y la poesía..." empezaba diciendo Symns. Para leer más grande, clickear sobre las imágenes y abrir cada imagen en una pestaña nueva.









































En pocos días voy a subir la entrevista que le hice a Symns en 2004, ya para la revista La otra y hablando de su propia vida.

16 comentarios:

carmen dijo...

facsímil de Parte de Guerra. INCREIBLE.Ya es hitoria

hector dijo...

Consegui hace pocos meses casi toda una coleccion de parte de guerra, la pague mucho pero confieso que no me hubiera gustado pagarla poco,
Los habia sentido alguna vez aquella epoca, me gustaban mucho; Cuervo ponia la espuma, las burbujas, sus escritos eran musica;
fenoglio era el anima, ese soplo de vida que con una pregunta, una anecdota le devolvia al mundo su alucinojeno frescor.
Cuando leo a Fenoglio intuisco una de las cosas mas parecidas en mi vida que vi a un pensador; esos escritos cortos, simples, a veces hasta un poco torpes, con palabras que parecen intimidirse der ser palabras y tener, pretender decir alguna cosa.
alguna vez le escuche algunas frases, como en un murmullo, sin ninguna jactancia, sin ninguna pretension intelectual, como una persona que pensaba su vida para vivirla, simplemente. aun sus miserias, y la leyenda de sus miserias, eran como un relato biblico, despojado, de nuestras propias miserias.
la guerra nunca es historia, o basta el regreso de eva peron para olvidarnos que la guerra nunca se acaba, que la guerra es con uno mismo?
alguna que otra vez compro la otra, confieso que como algunas mujeres casi siempre me agrada y nunca me sorprende, como una Rolling Stone de un under cuarenton.
A veces entro al blog a leer alguna cosa de cine, o lo que mas me gusta, escuchar una cancion que a Cuervo le gusta; a veces veo mucha loca histerica tirarse de los pelos, cada uno hace con su peluca lo que quiere pero me pregunto si toda este revuelto no es gente que le falta bajarse de la ventana y jugar un partido de futbol, comer un asado, cagarse a piñas, tener hijos y romperse el culo para mantenerlos, enamorarse a la luz del sol, tirarse un pedo en un ascensor.
Estoy contento como un niño por haber encontrado las Parte de guerra, me divertire a elegirles un lugar especial, al alcance de las pequeñas manos de mis hijos; hay revistas que se ganan en las bibliotecas ese derecho que parecieran tener solo nuestros libros preferidos, el de una modesta eternidad.

Oscar Cuervo dijo...

Qué lindo todo lo que decís, sobre todo las partes en castellano... ESo de cagarse a piñas y tirarse pedos me emocionó.

César dijo...

Mierda, como cotiza la PDG. Voy a subastar las que tengo en MercadoLibre! Gran Revista. Todo esto me recuerda a mis cafes en Puan y Directorio, mientras las leia, bajo la atenta mirada del mozo gordito de anteojos. Un mozo de los de antes, esos que cuando lo llamabas, venia; no como los de ahora que necesitan de un timbre para asistir al parroquiano (¿vieron los timbres en los bares?)

Oscar Cuervo dijo...

No sabía de los timbres en los bares ni de la cotización de PDG. Pensar que yo tengo pilas amontonadas en mi habitación...

hector dijo...

Cesar, un placer encontrar gente que recuerda a esa gran revista que fue Parte de guerra, a mi tambien me pasaba que los mozos me la querian leer o mas de uno hasta comprar... me gustaria saber si sentis mucho la falta de un grosso como era fenoglio, o si te cuesta encontrar la originalidad que tenia aquella revista... a lso 51 la memoria me falla pero creo que luego de la cerdos fue una de las revistas mas interesantes que hubo no? la otra me divierte, pero a veces siento el pasaje de parte a la otra como si hubieran agarrado un torino, le hubieran dejado la carroceria pero con un motor de citroneta

Oscar Cuervo dijo...

hector:
pero Héctor Fenoglio no falta... está vivito y coleando, podés ir a disfrutarlo a sus ámbitos en lugar de extrañarlo en esta citroneta.

Hugo A. dijo...

Vendo los partes de guerra que tengo y me voy a pasar dos meses con pensión completa a Polonio Oscar. Te agradezco tanto que cuando yo te pedía solo una sonrisa vos me regalaras una parte de guerra.Ahora resulta que soy casi un potentado.Y mi mujer que me amenazaba con que se iba de casa si no sacaba del placard las revistas para acomodar sus prendas. La yegua casi me hace tirar una fortuna y Hector me devuelve la alegría con su comentario.Las vendo y chau,abandono la ciudad, sin luz sin gas,a jugar al veo,veo,a hacer fogatas. Me voy a tirar un pedo en el ascensor de la alegría.

Oscar Cuervo dijo...

Hugo A.
Existe un inconveniente: en Cabo Polonio no hay ascensores. A los pedos se los lleva el viento nomás.

César dijo...

Hector, No solo el mozo miraba, todos miraban. Si estos tipos ponian a Hitler en la tapa ¿que querés?

hector dijo...

the fart is an air passenger who goes through the hole without permission of the keeper, announcing the arrival of a next shit
en buenos aires en los ascensores de barrio norte como consentiria Arlt, en Uruguay esta bueno, es verdad, al amanecer, despues del mate y desconfiemos de la gente que no toma mate, ni se tira pedos ni le basta el sol
cesar y hugo, de tanto hablar de lo buena que estaba parte de guerra me lleve el numero original con Fenoglio y Syms para leer en el bondi, me habian dado nostalgias de las buenas revistas de una epoca. Fue genial cuando la piba de al lado me pregunto timida, si se la dejaba mirar un ratito.. no les cuento el final muchachos, me da no se que con mis 51 poder arrancar una ilusion a los 27, seguro no durara mas de un verano pero como diria chico buarque los buenos libros son tambien buenos porque te levantas minas con solo llevarlos bajo el brazo. Se llama Carolina, estudia Economia y patina todas las tardes en Palermo; brindo por los partes de guerra que tambien traen noticias de los naranjos.
A proposito! como recupero ahora el numero que lo regale que algun dia ella se ira con mi vieja revista a otros brazos! alguno de ustedes tiene otro? no me vengan a joder conque le saque fotocopias o la scanee que eso es para maricas

Oscar Cuervo dijo...

A mí me queda una sola, te la vendo a $ 500. Y si no, sacale fotocopias o escaneá la de Carolina (tiene nombre de oso).

L. F. dijo...

saludos desde aqui. no creo en la nostalgia pero si en la en la recapitulacion. un gran abrazo para tres personas que me influenciaron bien. hector y oscar y carmen. abrazo. livio

Oscar Cuervo dijo...

Ojo que este hector no es el verdadero Héctor, sino un falso hector.
Por lo demás, abrazo!

L. F. dijo...

ah veo. no habia leido bien. y... bueh , ahora lei. y es un gordo que conozco, lastima q ue se hace pasar por otra persona0. cuando era él mismo era alguien, ahora es solo un androide. (lease P. Dick)

Oscar Cuervo dijo...

La calcomanía de todos los días se les quedó
y pronto tuvieron un amor
y procrearon varias aves androides
y en este espacio tan veloz
se busca vanamente
toda la vida
y ya no hay esmeraldas
y es que al beber de una piel
comprendió que era androide oh