K

K

lunes, 1 de diciembre de 2014

No tenemos (un) sueño, estamos bien despiertos

Revista Maten al mensajero


Salió el número 4 de Maten al mensajero, esta muy interesante revista de textos narrativos e historietas, que además cuenta con un exquisito y muy original tratamiento gráfico. Entre sus varias singularidades está el hecho de que las sucesivas tapas conforman una secuencia narrativa que se va armando número a número. En el PRÓLOGO #4 puede leerse:

"Vamos lento porque vamos lejos” decía un cartel en la plaza del 15M español. Breve como un haiku o un tweet. Nosotres empezamos a repetirlo como un mantra. Estamos ante la cuarta entrega de esta saga, esta revista que es también la confluencia de géneros, estilos, formas de narrar y de mostrar. Malvenidos sean quienes llegan a estas páginas en busca de respuestas: equivocaron el camino.

Cuando estén leyendo esto, estaremos un paso más cerca del fin de año. El primer número de primavera. El de los primeros calores y las primeras lluvias con sol que se sienten en los huesos, la carne, la tinta, el papel; nuestro primer año en el que a través de viajes, encuentros, charlas y tertulias nos presentamos ante les lectores de distintos puntos del país que se subieron a la iniciativa y, todavía más, se convirtieron en cómplices.

A comienzos de este ciclo inicial en las calles, en las casas, nos propusimos recuperar un espacio perdido. Las expectativas fueron (y son) muy altas; por eso, mientras avanzamos en la elaboración de la revista, pensamos también cómo renovarla, ampliarla, reinventarla. Como en cada ocasión, en este volumen hay historias que vienen de números anteriores —no se alarmen quienes debutan en estas páginas, hay “resúmenes de lo publicado” para ustedes—; pero también hay mucho material autoconclusivo, en secciones que se están volviendo un clásico de Maten al Mensajero: Diego Arandojo se sube a la medianera; recorremos el NOA en los relatos breves de Ildiko Nassr (Jujuy), Claudio Rojo Cesca (Santiago del Estero), Pablo Cerone (Tucumán) y Lucila Lastero (Salta); las aguafuertes se vuelven internacionales al llegar al África de la mano de Fernando Duclos y los fantasmas aparecen en la historieta de Fran López.

Vuelven los folletines: proveemos de satélites de amor, ocotes fractales, Loretas y felicidad en grandes y renovadas dosis. Avanzan hacia lugares inesperados las historietas de Chelo Candia, Mosquito - Reggiani, Hotel de las Ideas y, en RW, sobre la vida de Rodolfo Walsh, un capítulo bisagra será el principio del final para esta excelente serie. M.A.f.I.A nos presenta a Ninja de Brasil. Y mucho, muchísimo más, para ver y degustar.

Dejémoslo en claro: no tenemos (un) sueño, estamos bien despiertos. Y el título es un imperativo, una orden. Hagan su parte: Maten al Mensajero.

Puede adquirirse en kioscos de diarios de Capital Federal y Gran Buenos Aires, en librerías de todo el país y a través de suscripción en nuestra tienda virtual. Más información sobre puntos de venta en www.matenalmensajero.com/dondeconseguirla

No hay comentarios: