Santiago Maldonado

Santiago Maldonado
Con vida te queremos

jueves, 28 de febrero de 2013

Ahora sí las cosas están cambiando en Italia

N. del E: Desde Italia mi amiga Lidia Ferrari me envía una carta para contarme su punto de vista sobre las recientes elecciones en aquel país. La comparto con los lectores del blog:


Quizá estamos viviendo el tiempo en que la frase de Lampedusa “es preciso que todo cambie, para que nada cambie” ya no exprese a la política italiana.

Sólo la historia dirá lo que significa esta llegada a la cultura italiana del Movimiento 5 Stelle di Beppe Grillo (M5S), pero ya se pueden observar algunas de las consecuencias.

Porque el M5S no dice que hay que cambiar, sino que hace el cambio. Deja atrás la frase de Il Gattopardo que expresa la política de los políticos que sólo quieren defender su silla y sus intereses.

Desde que vivo aquí, hace cuatro años, escuchaba por doquier que aquí nada cambia. Llegué a apostar que la crisis iba a llegar pues la mayoría estaban convencidos de que en Italia las cosas siempre van a seguir como están. Tanto que me convencieron. Es difícil entender la realidad italiana para quienes no viven aquí.

Digo cultura porque la burocracia en Italia es parte de la vida cotidiana, una verdadera burocracia, un establishment hecho de dinosaurios embalsamados, ni siquiera vivos. El corporativismo aquí es algo serio y fuera de serie. No por nada la mafia representa a Italia. Las corporaciones profesionales son fuertes y ejercen su primado provocando una cultura de castas que llega a toda la sociedad. No estoy exagerando. Las farmacias son pocas porque la casta es poderosa y cerrada. Pero este corporativismo lo practican todas las profesiones: los escribanos, los abogados, los psicólogos, los ingenieros, los médicos. Y la casta de los políticos está por encima de todos ellos, para serle útiles a todos, para conservar las cosas como están: es decir, los privilegios de la casta.

La izquierda, representada en su mayoría por el PD, no escapa a este paisaje cultural. Como dice un amigo, la curia romana del PD, con sus cardenales, no pudo convencer que quiere cambiar las cosas. En las campañas hablaban de cambio en sentido abstracto. Ninguna idea relevante de cambio concreto. Es que para ellos cambio sería matar su propio estatuto político. En Pagina12, el político Massimo D’Alema, un ex Cardenal Primado del PD desde hace más de 20 años, lo confesó en plena campaña electoral: ninguna negociación con los Grillistas, sí con Monti. ¿Cómo? ¿El PD es un partido de izquierda? ¿Declara que podrían aliarse con el representante de las políticas de austeridad de Europa? Así les fue.

Mucha gente de izquierda votó M5S porque quiere izquierda, no retórica vacía para que nada cambie. El PD gobernó alternadamente con el berlusconismo y no hizo nada para cambiar esto que ahora parece urgente cambiar y que sólo el M5S parecería dispuesto a jugar: un cambio cultural verdadero. Los puntos álgidos son la ley electoral, el costo de la política que en Italia es sideral, y tantas otras que la “izquierda” del PD no realizó cuando pudo hacerlo. Ahora todos hablan de la necesidad de alianzas, porque así el país es ingobernable. El PD tendría que aliarse con M5S para poder hacer algo. Pero el M5S sostiene ahora, como lo dijo antes, que no hace alianzas, sino sólo acuerdos en torno a algún proyecto o Ley en la que estén de acuerdo. Y lo cumplen.

El M5S es un movimiento que está cambiando la Italia que nunca cambia. Gira en torno a este cómico Beppe Grillo, acusado de payaso populista. Lo acusan de protagonizar la escena televisiva porque todos hablan de él, aunque nunca se presenta en TV. Beppe Grillo no aparece en Televisión porque lo echaron de la TV hace muchos años, cuando dijo algo en contra de Bettino Cratxi, un socialista que dejó de ser socialista en cuanto accedió al poder, y dejó como herencia a su hijo político dilecto: el mismísimo Berlusconi. Escuchando al Beppe Grillo de hace treinta años se tiene la impresión que nada ha cambiado desde entonces. Y es así. Grillo osó criticar a Cratxi en la TV en 1986, y a partir de allí no pudo trabajar nunca más en la RAI, otra de las corporaciones duras de Italia. La otra grande corporación mediática es la de Berlusconi.

Pero la RAI es del estado. Y el M5S quiere transformar la RAI. Y lo pueden hacer, porque han obtenido un número impresionante de votos: más del 25% de votos y se constituyen en el partido político más votado (sin ninguna alianza). Los ganadores de la alianza de centroizquierda y de la alianza de centroderecha deberán prestar oídos a estos jóvenes si quieren gobernar.

Un placer escuchar a una chica de 25 años que va a ser diputada por M5S. La periodista que entrevistaba a esta inteligente grillista, pensaba que no sabría responder, pues ellos, los de la casta, sí que tienen experiencia. Por derecha y por izquierda los acusan de que no tienen experiencia política. Y esta chica supo responder a todo, y fue muy clara sobre lo que van a hacer y sobre lo que no van a hacer. Hace cinco años que trabaja para este momento.

En un país donde no se mueve un dedo sin una rentabilidad asegurada, este movimiento hecho de voluntarios que renuncian (los que ya están en cargos) a la enorme cifra de sus sueldos, no es poca cosa.

Escuchar a Grillo en vivo en la plaza de cada pueblo italiano y ver quiénes son los que llenan las plazas hizo que sintiera por primera vez que esta gente está cambiando la cultura italiana.

Esta casta de Sentados Vitalicios se preguntan qué van a hacer estos imberbes en el parlamento. ¿Donde van a ponerse ustedes, grillistas? preguntan: A lo que Grillo, que no es candidato de nada, les responde: nos sentaremos detrás de ustedes, para controlarlos. Por primera vez en la historia de Italia se presenta una situación en la cual entran jóvenes a la política y desde una política diferente. Ya han debutado en Sicilia y en Parma. Allí han sido reelegidos porque están cambiando las cosas en serio.

Quizá a partir de ahora se pueda dejar de lado la frase gatopardiana y decir que el M5S está protagonizando “un cambio para que todo cambie”.

Lidia Ferrari

Treviso, 26 febrero 2013

4 comentarios:

Comandante Cansado dijo...

Lamentablemente no concuerdo (vivo en Bélgica pero voto en Italia). Grillo es una manifestación de la antipolítica, como lo muestra el hecho de que se niega a que sus legisladores permitan den su confianza a cualquier alianza, impidiendo así de hecho que se forme Gobierno u obligando a una improbable alianza entre Berlusconi y bersani. B

Grillo quiere ser fiscal, juez (moral), no político; quiere aprobar desde afuera, sin tomar responsabilidades. Cabría preguntarse cuánto influye en esta situación el hecho de que él esté impedido de ocupar cargos (tiene una condena penal por un accidente automovístico con víctima fatal).

Comandante Cansado dijo...

Pero ahora los "grillinos" salen con esto: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-214827-2013-03-01.html . Veremos. Me encantaría haberme equivocado.

Lidia Ferrari dijo...

Esa nota de Pagina es absolutamente tendenciosa y de terrorismo mediático. Efectivamente lo que se prepara para estos momentos. No entiendo cómo Pagina12 publica algo así. En ningún periódico italiano se habla de lo que ella habla allí. Mi respuesta al anterior comentario: Me parece que habría que ver la situación en su complejidad. El M5S no nace de un repollo, sino de una situación insostenible políticamente. ¿La política es esto que hasta ahora ha gobernado el país? Me parece que está emergiendo una manera de hacer política que cambia las cosas. Hay que estar preparado para pensar de otra manera. Veremos qué sucederá. Se trata de un comienzo. La gente de a pie entró al Parlamento, no Grillo. Después de Berlusconi no estaría nada mal un poco de honestidad. Un slogan de Grillo: “L’onestà andrà di moda”. “La honestidad se pondrá de moda”. No me parece nada mal! Pero son puntos de vista.
La campaña contra los grillistas: ahora, después de veinte años de corrupción política y debacle le piden a un movimiento que recién llega a la política lo que no le reclaman a los que la están haciendo de 30 años a esta parte. Lamentable!

Comandante Cansado dijo...

Lidia, el problema es que Grillo no se quiere hacer cargo de nada. Es poco serio que pida la confianza del parlamento cuando otros sacaron muchos más votos. La intransigecia absoluta no va a llevar a nada.