K

K

viernes, 7 de noviembre de 2014

Arenga de una guatemalteca para nuestros jóvenes cacerolos: si les damos a los pobres derecho a la salud, la educación y la vivienda, ¿con qué $$$ los vamos a pagar?

Démosles a los pobres libertad para que se arreglen como puedan


Esta bonita muchacha guatemalteca les da un mensaje a nuestros caceroleros: desmantelemos el populismo a través de la tecnología



Gloria Alvarez (Movimiento Cívico Nacional) diseró en Zaragoza, España. Organizado por Red Iberoamérica LIDER. www.iberoamericalider.org: "Los que estamos en contra del populismo no debemos hablar de izquierdas y derechas, sino debemos hablar de populismo versus república".

"Hay tres derechos inalineables (sic) a cada uno de nosotros: nuestra vida, nuestra libertad y nuestra propiedad privada. (...) Ahora, qué pasa con otros derechos: derecho a la salud, a la educación, a la vestimenta, y a una serie de derechos que han sido exigidos por poblaciones en c u de nuestros países? El problema de esos derechos es que necesitan del derecho de propiedad de alguien más para poder ser otrogados. (...) Nunca queda estipulado quién debe renunciar a esos derechos para otorgar esos otros. De ese malestar es que nuestras poblaciones han decidido recurrir a los regímenes totalitarios y populistas. (...) Si vamos a dar derechos, de dónde los vamos a sacar y con qué recursos se van a pagar".


¿Cuál es tu opinión respecto a las reformas que se están llevando a cabo en Chile? Por ejemplo, la educacional, donde se apunta entre otras cosas a la educación gratuita.
- Como lo recordé en mi discurso, nada es gratis. Todo viene pagado del fruto del esfuerzo de alguien. Chile es un referente de educación para toda Latinoamérica y valdría la pena analizar si la calidad de esa educación no se verá comprometida con el cambio. Yo en lo particular no comulgo con la idea de la educación pública. Sin embargo, existen medidas liberales, como el sistema de vouchers, que empoderan a los padres de familia y alumnos a ser ellos los que tomen la decisión de dónde educarse y así impedir que alrededor de ese bien “público” se enfrasque una rosca de corrupción donde los dineros públicos no se reutilicen para mejorar la educación, sino que sean robados.

- En tu discurso planteas que tanto las izquierdas como las derechas han caído en el populismo, ¿entonces cuál es el camino a seguir?
- Cada uno es libre de tener la ideología que quiera siempre que profundice en temas como economía, conflictividad social, diversidad cultural, teorías del derecho. En lo personal, las derechas me quedaron cortas, porque si bien pretenden que exista libertad de comercio, luego en lo que respecta a libertades sociales su conservadurismo no me convence. Yo creo que todos los individuos tienen derecho a compartir su vida sentimental con quien lo deseen, a profesar la creencia que más les guste o ninguna si no creen en deidades y a poder elegir libremente cómo vivir su vida aún si eso significa que sean libres de tomar decisiones incorrectas para sí mismos. Y las izquierdas se me quedan cortas, porque si bien apoyan la libertades sociales, luego quieren ponerle límites y restricciones a la economía y el comercio. Por un lado, los habitantes del mundo somos todos iguales, pero cuando se trata de comerciar, quieren ponerte muros y volver al resto tu enemigo. La ideología que me abrió las puertas para ver la libertad y la responsabilidad como las dos caras de una misma moneda es el Libertarianismo. Y comparto un dicho de un colega libertario, Juan Carlos Hidalgo, que creo que resume por qué izquierdas y derechas ya son obsoletas: “Los de derechas piensan que usted puede comerciar con quien quiera pero no acostarse con quien sea. Los de izquierda piensan que usted puede acostarse con quien quiera pero no comerciar con quien sea. Los libertarios en cambio pensamos que usted es suficientemente libre y responsable para comerciar y acostarse con quien quiera donde sea”.

5 comentarios:

Comandante Cansado dijo...

La falacia del discurso anarcoliberal es que hace como si todos empezáramos de cero, con el mismo capital simbólico y financiero. Para hacerlos enojar alcanza con mostrarles que eso los hace tan conservadores (pro status-quo) como el que más.

julieta eme dijo...

qué hdp... Nozick vs Rawls. derechos civiles y políticos vs derechos económicos y sociales. por supuesto que los derechos (todos los derechos, aun los civiles y políticos) tienen un costo y el esfuerzo de nadie es sólo suyo (es un poco suyo y un poco azar y un poco esfuerzo de todos).

el derecho de propiedad tampoco es gratis. para asegurar el derecho de propiedad se necesitan un montón de leyes y regulaciones que debe hacer y mantener alguien. se necesita a la policía, los tribunales, al sistema penal, etc... todo eso le cuesta mucho dinero al estado también... TODOS los derechos cuestan y si podemos asegurar unos (los de propiedad) podemos asegurar también los otros (los sociales y económicos).

el día que los libertarianos ganen por completo, estaremos perdidos de verdad.

Comandante Cansado dijo...

Los libertarianos son distracciones de los ultraliberales pragmáticos, dispuestos a conservar fachadas de Estado. Esos son los realmente peligrosos (y son más).

Alfre dijo...

Además de lo dicho en los comentarios anteriores...

A este tipo de "pensamientos" se los pone en bretes muy fácilmente. Por ejemplo:

¿Y de dónde sale el dinero necesario para pagar los costos de proteger el derecho universal a la propiedad? ¿A quién se lo "sacamos"?

La respuesta lógica (SU lógica) sería: "el que quiere celeste que le cueste", o sea: el que más propiedades necesita proteger, más debe pagar.

Pero es justamente la conclusión que quieren obviar. Para éstos, el verdadero motivo por el que se ponen a "pensar" en algo, es para evitar las conclusiones. Que es una "sensación" que tengo hace rato y que confirmo muy a menudo.

julieta eme dijo...

justo hoy les tengo que explicar a mis alumnos la teoría de la propiedad lockeana, que a pesar de ser el intento más serio por justificar moralmente los derechos de propiedad tal como los conocemos, es muy muy endeble.