viernes, 7 de noviembre de 2014

Las bóvedas llenas de dólares de las que Lanata nunca te va a hablar



Escribe Alejandro Bercovich en INFOBAE

"La City está conmocionada. En una de las financieras donde irrumpieron los sabuesos del Central, la Comisión Nacional de Valores (CNV) y la Unidad de Información Financiera (UIF) había casi 500 mil dólares esparcidos en el suelo de una pieza abovedada, además de euros, yenes, reales y francos suizos. La sociedad bursátil, sin habilitación para funcionar como casa de cambios, también prestaba a un selecto grupo de clientes el servicio de cajas de seguridad, que sólo pueden ofrecer los bancos. Todo el botín fue incautado por Vanoli, quien debió bucear en leyes y decretos para encontrar dónde guardarlo. Los empleados de Reconquista 266 no sabían qué hacer con él, por la sencilla razón de que jamás el Central se había visto en la necesidad de guardar plata cuyo destino decidirá la Justicia".

Con la intensificación de los controles sobre las financieras y las cuevas de la city porteña ayudan a sacar dólares del país vía contado con liquidación, el tándem Kicillof Vanoli han logrado frenar la corrida cambiaria que a principios de octubre imvitaba a pensar que una megadevaluación no tenía techo. El dólar blue, que en la gestión Fábrega llegó a rozar los $ 16 e iba por más, en apenas un mes bajó hasta $ 13,50. La brecha del blue con el dólar oficial se redujo: llegó a estar en un 86% el último día de Fabrega al frente del BCRA y esta semana bajó hasta ubicarse en un 58%. 

Se agudiza la baja del paralelo y cae 15% desde lo peor de la corrida

Cerró a $ 13,60 ayer y perdió 70 centavos en dos días; operadores y analistas creen que es porque se redujo el temor a otro salto devaluatorio en el corto plazo y por los mayores controles e inspecciones
Por   | LA NACION

Así, la brecha con el dólar oficial cayó al 59%, mientras bajó al 33% la que mantiene con el dólar ahorro y al 18% la vigente con el dólar tarjeta, su menor nivel en casi tres meses.
El precio de la divisa en el mercado negro cede casi 15% (o 2,35 pesos) desde el máximo de $ 15,95 que alcanzó el 24 de septiembre, pero agudizó su caída desde la última semana de octubre, cuando se hicieron rutinarias las inspecciones a casas de cambio, agentes bursátiles y bancos o incluso las multas por irregularidades cometidas años atrás, pero no sancionadas. Lanzadas ahora, y en medio de esta ofensiva, sirven para amedrentar un poco más.
En este sentido hay que interpretar, por caso, la suspensión por 60 días que el BCRA le aplicó a Cambio América o las multas por $ 160 millones y 4 millones aplicadas ayer al Banco de Valores, al Banco Hipotecario y a algunos de sus directivos, respectivamente, por infracciones cometidas algunos años atrás. Ambos bancos adelantaron que las apelarán.
(...) A eso se sumó la fuerte baja que propició el Gobierno (obligando a bancos y aseguradoras a vender parte de sus bonos) en los precios del dólar que surgen de operaciones bursátiles, luego de que la presidenta Cristina Kirchner se lanzó contra el "contado con liqui" y se quejó por la pereza de algunas dependencias para combatir conductas especulativas.
(...) "La baja se da por la combinación de factores, como las mayores liquidaciones agroindustriales, las crecientes restricciones y la exacerbación de regulaciones y controles", explica el economista Maximiliano Castillo, de la consultora ACM. Sin embargo, la juzga pasajera porque "las condiciones macroeconómicas subyacentes, caracterizadas por una insostenible monetización del déficit fiscal, no se modificaron".
Ambito Financiero y La Nación fue informando de esta baja sostenida ya por más de un mes con un circunstancial de causa: "Por miedo a los controles y a una fuerte presión del BCRA volvió a caer la cotización...", como si la noticia fuera el miedo de los operadores ilegales y no la decisión política del gobierno de hacer cumplir la ley. El dólar había estado subiendo porque desde el BCRA Fabrega no hacía nada para evitar las maniobras fraudulentas de la corporación financiera. El "miedo a los controles" de hoy significa que estos delincuentes tomaron nota de que el BCRA ha decidido impedir el robo sistemático de miles de millones de dólares al estado, que tenía el efecto virtuoso (para los ladrones) de disparar las expectativas de una nueva mega devaluación que representaría una brutal transferencia de ingresos en favor de los sectores más concentrados de la economía.

"La baja del tipo de cambio implícito responde a la presión que viene ejerciendo el BCRA, sobre todo con las casas de cambio. Pero no creo que esta situación se mantenga más allá del corto plazo", comentó un operador de una mesa de dinero a ámbito.com. El broker "no cree que la situación se mantenga" porque este saqueo constante a la economía por parte de la delincuencia financiera organizada es un mecanismo naturalizado: el cumplimiento de las normas es visto como una anomalía y esperan que cuando cambie la situación política el saqueo sistemático de la corporación financiera continúe y el peso vuelva a devaluarse por lo que el neoliberalismo conisdera una especie de ley de gravedad: "el déficit fiscal". O sea: el dólar tiene que subir porque eso hace a un "normal clima de negocios" y si está bajando es por una intervención del estado "contra natura". Así piensa el paradigma neoliberal, así defiende su práctica rapaz.

Los 500 mil dólares que la CNV de valores encontraron en una bóveda de la city, destinados a estafar al fisco, nunca serán denunciados en el programa de Lanata.

7 comentarios:

Mariano T. dijo...

La inflación sugue. El empapelamiento con pesos, también.
Así que el dolar se agazapa para volver a saltar. Cuando se presienta que llegó al mínimo, todos empiezan despacito a comprar, esperando el próximo salto. A 18?

Raúl C. dijo...

La cosa es así.
Si el blue sube: ¡Compren, está subiendo, no tiene techo!
Si el blue se mantiene: ¡Compren, está estable, después sube!
Si el blue baja: ¡Compren, miren qué barato está, después cuando suba van a ganar más!
Además de esa curiosa reformulación de la física según la cual lo que cae 'está tomando impulso, se agazapa para volver a saltar'. Muy científico. Se ve que nunca se les cayó un cucurucho de helado al suelo.
Mariano T.: si la conclusión es siempre 'compren dólares blue', pase lo que pase ¿para qué escribe?

Oscar Cuervo dijo...

Mariano T escribe para aliviar la desesperación.

Carlos Balmaceda dijo...

Mariano Turro es un termómetro. Pasó mucho tiempo desde que se lucía hablando del FOB, cuando podía alardear de algún conocimiento técnico con el tema de la soja. Después se quedó sin lucimiento. Para entonces parecía un tipo casi racional a veces (algún desprevenido que no lo siguiera desde los tiempos de Mundo Perverso, podía suponer eso al menos. Yo no, la hilacha de su mala leche, su fascismo y su ignorancia es bien conocida por los que le ponemos los puntos desde hace rato). Pero como aquel tiempo pasó, baja a la categoría de un qwert o de un argentino del medio.
El termómetro, obviamente, es el de su desesperación.
Ay, Mariano Turro, cuántos años más de amargura tenés por delante.

Mariano T. dijo...

Raulito. Poco poder de observación e interpretación.
Desde el cepo, el blue se comporta mas o menos igual.
Tenes un ciclo de aumento, parece que se pasa de largo y con unas medidas del gobierno corrige y vuelve, pero a un escalón arriba del piso anterior, despues se queda unos meses estable, y después sube y reanuda el ciclo.
Cada uno decide cuando comprar y cuando vender, pero es obvio para cualquiera con dos dedos de frente que hay que comprar en el piso o en la fase estable, y si hay que vender hay que aprovechar la subida, aunque es dificil agarrar el pico.

Raúl C. dijo...

Mariano T. (alias Perogrullo):
Qué descubrimiento bárbaro: todo aquel que la pega en comprar algo en su mínimo y después la pega en venderlo en su máximo... la pega.
Sean dólares, acciones, empresas, departamentos, porotos, vacas, políticos, periodistas, jueces...
Información aportada con esto = cero.
La conveniencia de comprar dólares es totalmente variable según la ventana de tiempo que se tome. Si se toma siempre una ventana que tenga alguna devaluación en el medio... así cualquiera.
Conservando dólares se perdió en 1976-81, 1991-2001 y 2003-11. Ventanas de tiempo bien larguitas (5 + 10 + 8 años) durante las cuales el que conservó verdes perdió:
a) en poder adquisitivo interno.
b) en poder adquisitivo externo (3% de infla 'oficial' dudosa en USA significa 15% en 5 años, 35% en 10 años...).
En los intervalos intermedios recuperó tal vez poder adquisitivo interno... pero lo siguió perdiendo afuera.
Otra cosa es lo suyo: hacer propaganda de una cuevita.

Unknown dijo...

Debe de ser uno de los pocos países del mundo donde cambiar dinero es un delito y aparece en las policiales . como si fuera poco , nos acostumbramos a esto como a algo normal . Estamos todos locos ,no sólo los k .
Suba o baje , siempre hay que comprar dólares . Eso se los inculco a mis hijos desde pequeños .El peso es una moneda traicionera .