domingo, 11 de febrero de 2018

El año del perro



Con el reloj roto
salpicando vino
como los perros de la lluvia.

Taxi, mejor vayamos camindo
acurrucado en el umbral
con los perros de la lluvia.

Porque también soy uno de ellos.

Ah, cómo bailamos
y nos pasamos la noche
dispuestos a soñar
ah, cuánto bailamos
entre las luces
desorbitados.

El ron diluvia
y desquicia al barrendero
por los perros de la lluvia.

Subo a un tren desvencijado
y le dejo mi paraguas
a los perros de la lluvia.

Porque yo también soy uno de ellos.

Ah, cómo bailamos
con esa vieja canción
su pelo negro cuervo
ah, cómo bailamos
y vos me confesabas
que nunca volverías a casa.



No hay comentarios: