Repudio popular a macri en su visita a Puerto Madryn

martes, 29 de mayo de 2018

Yo no estoy aquí, sólo mi sonrisa me delata

Especial Tanguito en La otra.-radio para escuchar clickeando acá 



La dorada princesa del verano
entrega a los iluminados
su sol amarillo
caleidoscopio de hojas de oro,
y lágrimas que ríen.

El tiempo se detiene y cuando
nadie maneja el aire
una magia nueva se produce
una magia nueva
una balsa nueva.

Yo no estoy, yo no estoy aquí
sólo mi sonrisa me delata
pero yo miro desde todas partes
a la princesa que se mueve
entre estrellas de corderoy azul
con la soltura de quien no tiene errores.

Ellos le hablan y la contestación
es sólo el brillo de los ojos
la princesa se da vuelta
como un guante
y sigue sin adentro ni afuera.

Cuando la princesa habla
vos la oís en tu mente
y el fauno se despierta
y baila una danza
una danza roja
desconocida pero eterna
pero eterna.

¿Cómo es posible que en enero de 1968 se grabara esta canción de belleza alienígena en un estudio de RCA en Buenos Aires, cantada de un modo tan raro por Tanguito, acompañado por la orquesta de Horacio Malvicino? La orquestación de Malvicino es rutinaria y no difiere en su previsibilidad de otras mil que habrá arreglado en esos años para los cantantes de la nueva ola. Pero la luz de su melodía, la gracia surreal de los versos, la aspereza de la voz de Tango y su extraña manera de acentuar, estirar o separar las sílabas estaba fundando el canto del rock en castellano, con una eficacia que convirtió a "La Princesa dorada", al mismo tiempo, en ejemplar primitivo de su especie y en cumbre del género. Daniel Melero, que sabe de estas cosas, dice que "La princesa dorada" es su canción favorita del rock argentino y no cuesta mucho estar de acuerdo.

En el programa del domingo pasado de La otra, junto con Santiago Segura y Maxi Diomedi intentamos desentrañar la irrupción milagrosa de Tanguito en una ciudad y en una época que no estaban preparadas para él. En solo 26 años de vida, sin ningún cálculo, a pura gracia, supo dejar una huella indeleble en la ciudad que no lo recibió bien. Era un negrito del conurbano, de Caseros, y se juntó en La Perla con un grupo de jóvenes refinados y ambiciosos que estaban inventando el rock de acá. De alguna manera ellos le hicieron sentir su diferencia. ¿La canción la compuso él? ¿La letra es de Pipo Lernoud? Casi todo lo que dejó grabado Tango tiene una atribución autoral dudosa. Pero basta escuchar los pocos registros discográficos que nos dejó (para siempre, aunque él no supiera planearlo) para darse cuenta de que generó un arte único y abrió caminos para que los que vinieran después exploraran.



Además, en el programa hablamos de otras canciones de Buenos Aires. En la huella de los fundadores, Calamaro en 1999 compone "El ritmo del lunes" junto a Moris, esa que dice:

Pueyrredón y Santa Fe
¿por qué vereda camina usted?
me voy a sentar en un bar
a ver la gente pasar
a ver la gente pasar
en una mesa los dos poetas
juntan pedazos de un día falso
porque de noche recién empieza
la furia que te atraviesa
de los amantes de hacer el martes en una mesa.


Otra de las magas secretas de la ciudad es Rosario Bléfari, que esta semana presentó su formación Los Mundos Posibles junto con Julián Perla. Hablamos de la presentación y de lo que significa Blefari para la escena artística porteña desde hace más de 20 años.



Y hubo más canciones en La otra del domingo a medianoche: "This is América", de Childish Gambino, que en estos días estalla en todo el planeta. Y también hubo oportunidad de comentar la movilización política más grande de los últimos años, la que se juntó en la 9 de Julio para repudiar la incidencia del FMI en el rumbo del gobierno macrista. Todo acá.

No hay comentarios: