Cine y pensamiento







El próximo sábado: Eraserhead de David Lynch + una yapa. Alvarez Thomas 1093 - 19:30.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

A descolonizar

Primera Muestra de Cine: Buenos Aires Indígena (BAIN)



por Martha Silva

Esta muestra se realizó los días 21, 22 y 23 de noviembre en varias salas del Centro Cultural de la Cooperación. Se presentaron algunos documentales valiosos que buscan difundir y rescatar la cultura de los pueblos originarios. Unos de los más interesantes fue Octubre Pilagá, relatos sobre el silencio. Cuenta que en 1947, en un paraje de Formosa llamado La Bomba, cientos de personas pertenecientes al pueblo Pilagá fueron asesinadas por fuerzas de seguridad del estado, durante el primer gobierno de Perón. La masacre está narrada por loss sobrevivientes, Su realizadora es la conocida Valeria Mapelman, autora junto con Phillips Cox, de Mbya, tierra en rojo (2005) *.

Presentada por Perú, pudo verse Buscando el Azul (2003) dirigida por Fernando Valdivia Gómez, del género documental/ Ficción. El protagonista es Víctor Churay, un joven indígena que se dedicaba a pintar la historia y cosmovisión de su pueblo. Para ello empleó tintes naturales extraídos del bosque, sin encontrar -pese a sus esfuerzos- el tinte color azul, que busca. Logra llegar a la Capital para confrontarse, pero la lucha le acarrea la muerte. Valdivia Gómez utiliza teleobjetivo para mostrar las flores y los animales. La factura cuidada y bella de esta película aporta un nivel poético digno de destacarse.

El grito del Lanin (2010) es un documental mapuche de Neuquén, Argentina, que narra el Gejupun, ceremonia relatada por el Pueblo Mapuche a los pies del volcán Lanin (pijañ mawiza).



Antilef, la caída del sol (2009): una experiencia chilena del género experimental, desafía nuestra concepción de realidad, belleza y lógica.

No nos boten, queremos votar (2011). Se registra el voto de la colectividad boliviana en Argentina, que en su mayoría es quechua y aymará. Reflejan los cambios sociales de su país.

Pieles rojas, acción de gracias y guiso de perro, de Drew Hayden Taylor (Canadá, 2000). Retrata a un grupo de aborígenes canadienses que actúan en la radio y otros medios de difusión. Tienen un tono de piel muy pálido.

Hubo muchas otras películas. Cada día culminó con foros debate, mesas que analizaban esta corriente cinematográfica como herramienta política y cultural.

Fue interesante el relato del actor Yulquila Ontiveros, que personificó a un jefe indio en la película de Roland Joffé La misión (1985). Recordó con humor la discriminación que sufrió su grupo durante la filmación, cuando le daban comida de calidad inferior que a la que se les daba a los demás actores.

El último foro trató el tema “Qué imágenes de los pueblos originarios se proyectan en la pantalla grande". Los panelistas fueron Franklin Gutiérrez y Raúl Tosso.

El BAIN a través de estos eventos se propuso descolonizar la pantalla grande -y la ciudad, según declararon sus organizadores.


Mbya, tierra en rojo

Phillip Cox, fotógrafo escocés estuvo junto con la argentina Valeria Mapelman conviviendo un tiempo con los mbya, filmando esta película apasionante que retrata la vida cotidiana de esta comunidad y su relación con los blancos. Relaciones a veces de fascinación y otras, de desconfianza. El film fue presentado en el anterior BAIN.

En un año de convivencia con ellos, los retratados se casaron, se rompieron noviazgos nacieron hijos. La película muestra los ranchos de adobe, el tyrabajo, sus arraigadas creencias religiosas a través de las imágenes, sin necesidad de cansadoras leyendas ni voces en off.

Hay viñetas de tono humorísticos. Los mbya son simpáticos, conversadores y cordiales. Su sistema de poder está encabezado por dos caciques con “una tarjeta de plástico” (sic) que los acredita como tales. Les gusta ver cine y el film que prefieren es La misión de Roland Joffe, con Robert De Niro, donde aparece Yulquila Ontiveros.

Los mbya no se adaptan fácilmente al trabajo en las plantaciones, y muchas veces terminan viviendo como sus antepasados, de la caza y de la pesca. Esto hace que las autoridades del lugar murmuren: “nuestros indios son vagos”.

Lo más curioso del film quizás sea la visita de una delegación a La Plata para reclamar sus derechos. Las autoridades, que no los esperaban, prometen firmemente la transferencia de la tierra, pero ellos concluyen que, como dijo un poeta, “a ellos les cuentan todos los cuentos”.

2 comentarios:

Liliana dijo...

Gracias, Martha, muy buena la cobertura de este ciclo.

Lamentablemente, no tuvo la difusión que se merecía.

Martha dijo...

Mo. Lo importante es que A ELLOS les haya ido bien. Fueron llenando tanto día a día, la gente en el suelo, que terminaron en el aula más grande del CCC.Y yo con conocerlos, me sentí muy gratificada.Gente maravillosa.
Gracias.