Cine y pensamiento







El próximo sábado: Eraserhead de David Lynch + una yapa. Alvarez Thomas 1093 - 19:30.

lunes, 3 de septiembre de 2012

El secreto de Abraham

Kierkegaard y Derrida
En referencia a los libros Temor y Temblor y Dar la muerte



I

«Y quiso Dios probar a Abraham y le dijo: Toma a tu hijo, tu unigénito, a quien tanto amas, a Isaac, y ve con él al país de Moriah, y ofrécemelo allí en holocausto sobre el monte que yo te indicaré». Era muy de madrugada cuando Abraham se levantó, hizo aparejar los asnos y dejó su tienda, e Isaac iba con él. Sara se quedó junto a la entrada y les siguió con la mirada mientras caminaban valle abajo, hasta que desaparecieron de su vista. Durante tres días cabalgaron en silencio, y llegada la mañana del cuarto continuaba Abraham sin pronunciar palabra, pero al levantar los ojos vio a lo lejos el lugar de Moriah. Allí hizo detenerse a sus dos servidores, y solo, tomando a Isaac de la mano, emprendió el camino de la montaña. Pero Abraham se decía: no debo seguir ocultándole por más tiempo a donde le conduce este camino.

Se detuvo entonces y colocó su mano sobre la cabeza de Isaac, en señal de bendición e Isaac se inclinó para recibirla. Y el rostro de Abraham era paternal, su mirada dulce y sus palabras amonestadoras. Pero Isaac no le podía comprender, su alma no podía elevarse a tales alturas, y abrazándose entonces a las rodillas de Abraham, allí a sus pies, le suplicó, pidió gracia para su joven existencia, para sus gratas esperanzas; recordó las alegrías del hogar de Abraham y evocó el luto y la soledad. Entonces Abraham levantó al muchacho y comenzó a caminar de nuevo, llevándole de la mano, y sus palabras estaban llenas de consuelo y exhortación, pero Isaac no podía comprenderle. Abraham seguía ascendiendo por la senda de Moriah pero Isaac no le comprendía. Entonces se apartó brevemente Abraham de junto al hijo, pero cuando Isaac contempló de nuevo el rostro de su padre, lo encontró cambiado: terrible era su mirar y espantosa su figura. Aferrando a Isaac por el tórax lo arrojó a tierra y dijo: ¿Acaso me crees tu padre, estúpido muchacho? ¡Soy un idólatra! ¿Crees que estoy obrando así por un mandato divino? ¡No! ¡Lo hago porque me viene en gana!» Tembló entonces Isaac y en su angustia clamó: «¡Dios del cielo! ¡Apiádate de mí! ¡Dios de Abraham! ¡Ten compasión de mí! ¡No tengo padre aquí en la tierra! ¡Sé tú mi padre!» Pero Abraham musitó muy quedo: «Señor del cielo, te doy las gracias; preferible es que me crea sin entrañas, antes que pudiera perder su fe en ti.»

Cuando una madre considera llegado el momento de destetar a su pequeño, tizna su seno, pues sería muy triste que el niño lo siguiera viendo deleitoso cuando se lo negaba. Así cree el niño que el seno materno se ha transformado, pero la madre es la misma y en su mirada hay el amor y la ternura de siempre. ¡Feliz quien no se vio obligado a recurrir a medios más terribles para destetar al hijo!

(...)
IV

Era muy de madrugada. En el hogar de Abraham estaba todo preparado para el viaje. Se despidió de Sara y su fiel criado. Eleazar les acompañó hasta que Abraham le ordenó regresar a casa. Abraham e Isaac recorrieron el camino en buena armonía y llegaron al monte Moriah. Y Abraham, sosegado y dulce, hizo los preparativos para el sacrificio, pero cuando se volvió para tomar el cuchillo, vio Isaac que la mano izquierda de Abraham se contraía por la desesperación y que un estremecimiento agitaba todo su cuerpo. Pero Abraham empuñó el cuchillo. Después habían regresado al hogar, y Sara acudió presurosa a su encuentro, pero Isaac había perdido su fe. De lo sucedido no se dijo una sola palabra e Isaac jamás contó a nadie lo que había visto, y Abraham suponía que nadie lo hubiera visto.

Cuando llega el momento de destetar al niño, la madre le prepara alimentos muy nutritivos para que el pequeño no perezca. ¡Feliz aquél que dispone de alimentos nutritivos!
Søren Kierkegaard, Temor y temblor

Curso a cargo de Oscar Cuervo. Inicia el martes 11 de septiembre.
Aranceles reducidos para estudiantes y jubilados.
Duración: 6 clases semanales. Los martes de 18:30 a 20:00 hs.
Informes: 4822-4690, 4821-2366 y 4823-4941 o por mail a fcpa@fcpa.org.ar

Programa:
1- Temor y temblor. “Si el hombre no tuviera conciencia eterna…”. Abraham e Isaac: el sacrificio. Significado del pseudónimo Johannes de Silentio. ¿Por qué Temor y temblor es una obra estética?
2- Temor y temblor. Lo general y el singular. Temporalidad histórica e instante.
3- Deber absoluto hacia Dios y deber de Abraham hacia Isaac. Abraham el Padre de la Fe. “Quien no empuña el cuchillo no conserva a Isaac”. El equívoco de la obediencia. Amor al prójimo: ¿Quién es el Prójimo?
4- El silencio de Abraham. Hablar en lenguas. La comunicación indirecta. El equívoco en torno al silencio. El secreto y la segregación del singular.
5- La interpretación de Derrida: el Mysterium Tremendum, el secreto que hace temblar. La singularidad de la muerte: “La muerte es, en la medida en que ‘es’, esencialmente cada vez la mía". El no poder morir por otro y la responsabilidad. El hacerse cargo del morir como modo radical de la singularidad. Heidegger.
6- La alteridad absoluta, el “tout autre”: Dios. La disimetría de la relación absoluta. “El Dios Padre ve en el secreto, conoce la desesperación y no olvida nada” La restitución de Isaac.

BIBLIOGRAFÍA BÁSICA:
- Søren Kierkegaard, Temor y temblor, Losada, 1991.
- Jacques Derrida, Dar la muerte, Paidós, 2006.

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA:
- Søren Kierkegaard, Las obras del amor, Guadarrama, Madrid, 1965
- Nelly Viallaneix, Kierkegaard. El único ante Dios, Herder, 1977.
- Oscar A. Cuervo, Kierkegaard, una introducción. Escuchar una voz, Quadrata, 2010

No hay comentarios: