Cadete



viernes, 28 de septiembre de 2012

Infancia clandestina / Papirosen


por Oscar Cuervo

Borrador para una nota que será desarrollada en la próxima edición en papel de La otra:

Hay tiempos en los que la historia enloquece, en cuyo vendaval las personas singulares pugnan por mantener la cordura.

1979 fue un año de esos.

En ese momento millones de argentinos simulaban ser una sociedad normal, a pesar de que el piso estaba alfombrado de cádáveres que todos trataban de esquivar. Una película argentina ahora en cartel sitúa su centro secreto en ese preciso momento. Papirosen, de Gastón Solnicki. El abuelo de Gastón, que había huido de los nazis para encontrar la paz y la prosperidad en esta tierra, se "volvía loco" y se mataba en la bañadera. Mentira. Esa es la versión que a todos convenía, porque estaban entregados a una celebración del consumo y no querían ver lo que el hombre veía. El cine a veces sirve para reponer las cosas en su lugar y Gastón, desde el presente, restituye esa experiencia fracturada del 79: para ver qué hay debajo de tanto shopping.

Año de locos el 79: la Contraofensiva quizás sea la estación terminal del extravío político de Montoneros, un extravío que había empezado mucho antes. La derrota militar y política era irreversible pero a algún "genio" estratégico de la conducción montonera en el exterior se le ocurre que es momento de emprender un contraataque para derrocar a Videla, y que las masas populares se plegarían jubilosas a la insurrección. Los encargados de ponerle el cuerpo a este plan delirante eran unos cuantos militantes que habían podido escapar poco antes de los milicos, saliendo del país. Y ahora tenían que volver.

Infancia Clandestina, de Benjamín Avila, otra película argentina en cartel, coloca su centro explícito en esos años. La materia con la que está amasada esta ficción es la propia experiencia de Benjamín, quien en 1979 era un chico y formaba parte de una familia de Montoneros, involucrados en la contraofensiva. Se trata de zonas de la experiencia colectiva de altísima turbulencia, cuidadosamente esquivadas en las décadas posteriores.

Temor y temblor: mientras Papirosen es crudamente documental y tenemos ante los ojos los temblores mismos de la vida cotidiana de los Solnicki Najdorf, Infancia clandestina elabora la terrible experiencia de Benjamín recurriendo a la mediación ficcional; las cosas no fueron exactamente así, pero Avila elige estilizarlas para hacerlas expresar una verdad omitida: el punto de vista de un niño preadolescente, con una conciencia política inusual (incluso para muchos adultos), poniendo su cuerpo real en una identidad ficticia: él se llama Juan, pero el nom de guerre con el que debe insertarse junto con su familia guerrillera en un barrio y en una escuela, simulando una vida distinta a la que ha tenido, es el de Ernesto. Ficción de la ficción. Incluso en los momentos en que la historia se vuelve más violenta la imagen cinematográfica real es sustituida por una imagen alucinatoria. Lo notable es que entre la sociedad demente y las personas que quieren mantener la cordura, se ubica la familia, esta institución milenaria que parece inconmovible y sin embargo cruje. Infancia clandestina contiene una escena extraordinaria en la que dos mujeres -la madre (Natalia Oreiro) y la abuela (Cristina Banegas) de Juan/Ernesto- dirimen una disputa por el cuidado de los chicos, en términos igualmente amorosos, aunque politicamente desencontrados. El valor de la mirada del cineasta hace que los dos puntos de vista puedan comprenderse en lo que cada uno de ellos ofrece y en lo que sustrae.

Estas ideas deben ser desarrolladas. No digo por ahora más que esto: Infancia clandestina es una gran película de vocación popular y factura industrial, con un elenco perfecto, en el cual se destaca el pibe que hace de Juan, Teo Gutiérrez Moreno, con una actuación tan conmovedora como la de Cristina Banegas.  Avila maneja los resortes del cine popular como muy pocos en la Argentina. Esperamos mucho de él.

Finalmente: ver Papirosen e Infancia clandestina una con otra, una a contraluz de la otra (como se miran dos radiografías superpuestas), con la clave de 1979, ayuda a restituir esa parte de la experiencia argentina tantas veces negada.

14 comentarios:

Pedro dijo...

que raro que todavia no salio la nota defendiendo a cristina por los "deslices" , o fallidos tal vez, de anoche en Harvard. Apurando esa notita que ya compré el pochoclo y estoy ansioso.

Oscar Cuervo dijo...

Esperala sentado, sonso.

caro dijo...

JAJAJAJA... Q MAMARRACHO POR DIOS ! NO PUEDE DEFENDER LO INDEFENDIBLE.. AUNQ YA LO ESTUVO HACIENDO TODO ESTE TIEMPO...

JAJA COMO ME CAGUE DE LA RISA... PARECIA LA MONI ARGENTO .. FATIMA FLOREZ LO HUBIESE HECHO MEJOR Q EEEESSSSSHA JAJAJAJA

caro dijo...

ESSSSTO ES JARBAAARR .. NO ESTAN EN LA MATANZA.... CON ESOS NEGROS DE MIERDA LE FALTO DECIR.. Q GRANDE !! TILINGA A FULLL

CHE PORQ NO LA DENUCIAN AL INADI .. JAJAJA JAJAJA


YO TENGO 90 MISHONES PORQ SOY UNA ABOGADA EXITOSA.... !!!

REALMENTE DAN GANAS DE LLORAR TENER ESE MAMARRACHO DE PRESIDENTE Y GENTE COMO VOS Q APOYA TANTA BASURA

Pedro dijo...

soy un sonso que va a seguir esperando hasta que digas algo... dale , decí algo porque si no la gente que te da la razon no se va a animar a decir nada. (te diste cuenta que en tu blog se reproduce a una milesima escala lo de cris y sus aplaudidores?) ¡que silencio!... esperar a que reconozcas tu error y tu mentira es en vano... me contento con verte rechinar los dientes de odio. :D

Pedro dijo...

cris habrá ido a la matanza?... si fue... se ve que no tiene un recuerdo muy lindo. lo de ayer es importante porque el hipocrita intento de equipararse a Evita, con ese comentario, ha sido TOTALMENTE demolido en 15 segundos... dicen que la mentira tiene patas cortas... ¿como van a arreglar esto? recomiendo dos cosas 1: cambio de medicacion para cristina. 2. silencio para cuervo y sus secuases.

César dijo...

anoche vi papirosen, y no me quedó esa impresión de que el suicidio del abuelo hubiera estado relacionado con la actualidad argentina de ese entonces. creo que lo que sobrevuela en toda la película es el fantasma de la persecusiòn a los judios, la diáspora, etc. Si bien hay un clima inexorablemente argentino, no encontré referencias ni siquieras implicitas a la realidad nacional, no se...

caro dijo...

la pelicula esta esta es una mierda, fue seleccionada solo por ser bancada por la mierda kaka, pero no va a llegar ni a la preseleccion en los oscar

ESTAMOS EN JOLYGUD .. NO EN LA SALADA.. CHICOS!!! JAJAJAJA

caro dijo...

PERDON ME EQUIVOQUE...

NO EN LA ISLA DEMARCHI....CHICOOOSSHHH !!!
JAJAJA

caro dijo...

jajaja.. si Pedro... jajaja... la mentira tiene patas cortas... tobillos anchos ,esta llena de botox y usa carteras louis vuittonnn !!!! jajajajaj no puedo parar de reir ... jajaja.. gracias por tanto krishhhh .. jajaj

Oscar Cuervo dijo...

César:
Ese es mi riesgo al dar a luz un borrador al que le falta un desarrollo sustancial. Una sola aclaración: la cosa se despliega mejor al poner a dialogar a Papirosen con Infancia Clandestina. Se trata de dos modelos familiares muy distintos, evidentemente. Lo más interesante es que conviven en la Argentina 1979 y que forman parte de un continuo, que reaccionan ante el mismo problema. Creo que relacionándolas las dos películas se abren a nuevos sentidos que por separado no tienen. Hay mucho más para desarrollar, por eso aclaré que era un simple borrador.
Y una confesión: la pista acerca del motivo oculto del suicidio del abuelo me la da Solnicki en una entrevista que publicaré en la revista. Por eso dije que es el centro SECRETO de la película. Fijate que en la estructura narrativa, el suicidio del abuelo está señalado como centro de gravedad, más áun que la persecusión nazi. ¿Por qué se suicida en 1979, tantos años después de haber llegado y construido una familia "exitosa"? La respuesta me la sugiere Gastón. Las referencias a la política argentina están claras en el modelo de familia menemista que viaja a Miami (que en realidad replica al "deme dos" de la época de Martínez de Hoz). Sé que es una lectura a contrapelo, pero son las lecturas que más me interesan hacer. Y además, cruzando las dos películas, sale la cuestión de la historización de la familia (una institución que tantas veces nos parece trans-histórica).
(continuará en La otra 27)

Pedro dijo...

Inconciente, ¿cuando empiecen a matar gente en cantidades... ¿de que lado te vas a poner?
¿sos consciente de que la campora , el batayon , colina y la tupac amaru son el germen de la nueva guerrilla? sos conciente de que cuando la Cris se tenga que ir, no lo va a hacer de manera pacifica y que va a morir gente y que vas a ser COMPLICE de eso? ¿sos conciente que estas defendiendo a una delincuente? Y que eso no solo te convienrte en un delincuente sino ademas en algo peor, en un MEDIOCRE? .... si te lo pregunto es por que pienso que no sos consiente...

caro dijo...

EL HIJO DE ALTERIO TIENE TANTA GRACIA COMO CHUPAR UN CLAVO, CARA DE NADA.. SI NO FUERA EL HIJO DE ESTARIA LIMPIANDO BAÑOS EN CONSTITUCION

Y LA GRONCHA OREIRO.. SE HACE LA FINA PERO LA GRASA LE CAE POR LOS MOFLETES

KAKAS TENIAN Q SER

julieta dijo...

el fin de semana fuimos a ver Infancia clandestina. no nos pareció una gran película pero nos gustó.