Dan vergüenza





sábado, 23 de noviembre de 2013

Reportaje a mí

Y un anticipo de lo que vamos a hablar mañana a las 23:00 con Teodoro Boot y el Pájaro Salinas en La otra.-radio


Esta entrevista me la hicieron en agosto pasado, para el programa Leyendo con el autor, que sale en un canal de la zona Norte del Gran Buenos Aires. La charla con la conductora Rita Michalowsky sucede pocos días después de las PASO y durante media hora hablamos de muchos temas. De filosofía, de Kierkegaard, de la actividad de la Biblioteca Kierkegaard, del interés de traducir a un autor como Kierkegaard directamente de su idioma original, de por qué la Filosofía no es un saber sino una forma de pensar, de cómo hay Filosofía en nuestras discusiones sobre política o sobre arte... De autores como Nietzsche, Marx o el propio Kierkegaard, que aparecen en una época en la que predominaba la confianza en la racionalidad y expresan una crisis en esa confianza, de los límites del Yo, de un pensamiento o una inspiración musical que vienen cuando "ello" quiere y no cuando "yo" quiero, de lo que dicen músicos como Charly García acerca de la composición musical como escucha de algo que no les pertenece, sino que está en el mundo... Hablamos también de las dificultades para sostener una publicación en papel en la era de instantaneidad de las publicaciones digitales, de este blog y su número creciente de lectores... De una nota que yo había publicado al día siguiente de las PASO, "La Patria es el Otro. Y el Otro ayer no te votó", nota que fue leída por miles de personas. Lo que le digo a Rita es que esta nota fue leída por gente que piensa de muy distinta manera, y eso rompió un poco con la endogamia que se estaba produciendo en muchos lados, donde terminamos leyendo solamente a los que piensan como nosotros mismos: los programas, los blogs y los diarios que leemos para encontrar que nos damos la razón los unos a los otros (también está el fenómeno complementario, el de los que entran a un sitio a insultar al que piensa distinto, a calumniarlo, burlarlo, injuriarlo, pero difícilmente a escucharlo para discutirlo o para revisar las posiciones propias, o ponerlas a prueba; no digo que eso no pase nunca, que no haya espacios donde esa discusión entre los que piensan distinto sea posible, digo que no es lo más habitual).


En aquel post sobre las PASO a la que nos referimos en esta entrevista, yo decía:

Hay una forma de comunicación que quedó derrotada. Y cuando digo comunicación no me refiero solo a la cuestión mediática. No se trata solamente de cómo hablar, o hacer lindos discursos o cambiar la estética de la campaña. Ni siquiera del tema de las conferencias de prensa. Comunicación implica saber escuchar, algo imprescindible en política. 

El paradigma de eso es 678. No solo como programa, no me voy a ensañar con el programa ni con los panelistas, porque no se trata de cambiar ese programa por otro más piola (aunque no estaría de más pensar en eso también, pero es lo mínimo).

Con el problema de la comunicación me refiero a una concepción política, un hablar para adentro, solo con los que dicen lo mismo que vos, para darnos la razón los unos a los otros. A esta altura es evidente que esa concepción política baja desde la conducción, de la propia Cristina, lo ves en los actos que ella protagoniza y donde siempre le habla a la misma platea de funcionarios, allegados y favorecidos que le festejan todo. Ahí hay un ritual vaciado, no hay comunicación con el pueblo. 

No hay escucha. 

Creo que vale la pena volver ahora sobre esto, porque la contingencia de la salud de nuestra Presidenta impuso esta necesidad de parar la pelota y detenerse a escuchar. Y en estos días de tantas novedades políticas, tres meses y medio después de las PASO (el momento en que registramos que millones de personas que habían votado a Cristina en 2011 habían dejado de votar al FPV en 2013) me parece que estamos asistiendo a un cambio de política gubernamental en el campo de la escucha: que se ha escuchado algo de lo que los ciudadanos quisieron expresar con su voto. Creo que esta es la clave de lo que estamos viendo por estos días, el gobierno, Cristina, se ha tomado su tiempo para este ejercicio democrático de la escucha, que no tiene en absoluto nada que ver con hacer concesiones al adversario, ni abandonar los principios, y mucho menos con esa pavada del "giro a la derecha" que puede leerse en los blogs de los arruinados, sino con la sana humildad de la escucha. Ya veremos si es así, pero así es como me parece que está siendo. La rigidez no es de ninguna manera un signo de fortaleza, porque la política es un arte que debe poder alternar entre la dureza y la flexibilidad.

Esto es lo que dice por estos días Carlos Kunkel (y yo estoy de acuerdo):

"Hemos leído atentamente el resultado electoral, perdimos un millón de votos, por eso hicimos todos estos cambios", aseguró el diputado, en una entrevista en radio La Once Diez. Kunkel hizo sus declaraciones en paralelo al primer día de gestión de Jorge Capitanich como jefe de Gabinete y de Axel Kicillof como ministro de Economía.
"El diputado apoyó al ex gobernador de Chaco. "La elección del Coqui es una apuesta para adecuar el funcionamiento del Gobierno en los próximos dos años en lo que consideremos oportuno y necesario", opinó. Y agregó: "Se lo nombra al Coqui para que en momentos en que hay que profundizar determinadas medidas y encontrar diálogos con determinados sectores, él es la persona indicada". (Completo acá)
Pienso que es así como dice Kunkel. Y mañana en La otra.-radio lo vamos a estar conversando con dos invitados de lujo: Teodoro Boot y el Pájaro Salinas.

OJO: cuando en agosto pasado me hicieron este reportaje, el programa de radio salía a la medianoche del domingo (o 0 horas del lunes), pero a partir de mañana La otra.-radio empieza una hora antes, a las 23 del domingo. Una hora más de programa en FM La Tribu. 88,7. Y acá se va a poder escuchar online.

6 comentarios:

julieta eme dijo...

miré/escuché todo el programa. muy bueno... sobre todo la parte donde hablás de "escuchar una voz" y explicás un poco eso... muy interesante... y qué bueno que al fin los/as lectores del blog te conocen!!! :)

julieta eme dijo...

el tao dice que lo blando vence a lo duro...

felicitaciones por la hora extra de programa :)

Sofía dijo...

Uhh, qué loco. Ovidio en el Arte de amar dice algo parecido. Algo así como : "Qué más duro que la piedra, qué más blando que el agua, sin embargo a las duras piedras, las termina horadando el blando agua".
El significado es la persistencia, ni idea de cuál sería el significado en el tao. Un saludo :)

Lidia Ferrari dijo...

Oscar, yo te escucho y te leo, y estoy esperando en esa escucha que algo nuevo se produzca en mí, que algo que no había pensado o no hubiera podido pensar, se incorpore a mí, como una cosa nueva, que resignifique y cambie mi propio pensamiento. Me parece que es esa escucha la que vos convocás en la nota y es la que es más difícil de lograr. Muchas veces se escucha para confirmar. Cuando te dicen: pusiste en palabras lo que yo había pensado, me parece que precisamente no se admite o soporta esa escucha de algo novedoso que solamente otro nos puede decir. Me gustó el tiempo de escucha de la entrevista.

julieta eme dijo...

el tao también dice algo del agua y las piedras... supongo que tampoco lo inventó el tao eso... jaja

creo recordar algo así como que lo rígido es la muerte. el tallo de una flor cuando está rígido es porque está muerto y se parte. la vida es lo flexible. la rigidez o la dureza no significan fortaleza. hay que saber ceder y ser flexible. algo así es lo que recuerdo...

en cuanto a la perseverancia o persistencia me suena más al I ching. el I ching suele decir algo así como: La perseverancia trae ventura... lo cual es cierto creo...

Sofía dijo...

Gracias Julieta!
Así que para el tao el mensaje tras las imágenes agua- piedra es la flexibilidad en consonancia al transcurso del devenir. Algo así como fluir con la corriente. Algo parecido pasa, también, con el I ching o libro de las mutaciones, no? Yo no sé del tema, pero no estaría como de trasfondo el tao tb? Es un libro muy raro ese. Adictivo. Pero la onda también sería saber qué movimiento hacer, el que resulte más conveniente, teniendo en cuenta el devenir mismo de la realidad y su ley inmanente.