Cadete





domingo, 10 de agosto de 2014

Mezcolanza: Leónidas Lamborghini, Horacio González, J. D. Salinger, Oliver Sacks, Gervasio Troche, Fernando Cabrera, Florencia Ruiz

Especial libros en La otra.-radio. Hoy medianoche en FM La Tribu. 88,7. Online acá.




Dibujos invisibles es un libro de Gervasio Troche, solo dibujos silenciosos de tinta negra sobre papel blanco y la creación de un mundo mágico: los equilibristas, el universo estelar, las luces y las sombras, la música, las ventanas y la lluvia. ¿Qué más se puede pedir? (Editorial Sudamericana).



Nueve cuentos de J. D. Salinger. Conjunto de relatos en los que el escritor hace lo que mejor sabe: mostrar el mundo desde personajes niños y adolescentes. Por ejemplo, en "Un día perfecto para el pez banana" contrapone a un joven torturado por la guerra y la locura con la mirada de una pequeña niña (Editorial Edhasa).


Besar a la muerta: Primera novela de uno de los grandes escritores argentinos, Horacio González. "La calle, a ciertas horas del día, reclama la mejor paciencia de los ciudadanos. Una fatídica disposición a la tolerancia, que sin duda no todos tienen, poco a poco fue ganando a la población. La hizo abatida y energúmena. En algún otro momento, esos hombres pacíficos, cuando descubrían a un ladronzuelo, hacían justicia por sus propias manos y destrozaban el rostro, turnándose en los golpes y palazos, de un muchacho desdichado que por arrebatar una cartera -quizás con un libro del mencionado Weber- terminaba en el pavimento con la masa encefálica derramada. Esto es sólo el doble rostro del conformismo. Es que la tolerancia puede ir junto con la odiosa evidencia de que la ciudad ha producido sujetos derrotados, silentes en su desgracia y capaces de transformar su agobio oscuro -una injusticia hacia ellos mismos- en una degradación vesánica matando anónimamente al pobre cordero descarriado". (Colihue).



Mezcolanza. A modo de memoria, de Leónidas Lamborghini. Durante los últimos meses de la su vida, Lamborghini le dio a Santiago Llach una serie de entrevistas con el fin de que se recopilaran a la manera de una memoria. “La ensalada rusa que tengo es arlteana. Mi obra está cruzada por Arlt, Discépolo, las letras del tango, Dante... Es una mezcla que yo tengo, un epigrama que se llama: ‘Edificio en construcción. Guarda con la mezcladora’".


Musicofilia, de Oliver Sacks: "Lo que sucedió a continuación, aún hoy, doce años después, llena de perplejidad a Cicoria. Aparentemente, la vida había vuelto a la normalidad, cuando 'de repente, dos o tres días después, sentí el insaciable deseo de escuchar música de piano'. Era algo que no le había ocurrido jamás. De niño había asistido a un par de clases de piano, dijo, pero 'sin interés'. No tenía piano en casa. Lo que solía escuchar era música rock. (...) Y entonces, justo después de su repentina obsesión por la música de piano, comenzó a oír música en su cabeza". (Anagrama).

Más las canciones de Fernando Cabrera y Florencia Ruiz.

No hay comentarios: