Cadete





Hormiguita Ocaña, primera candidata a diputada nacional de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires,
desconoce el caso Maldonado: "Ni el gobierno va a durar...".

martes, 19 de agosto de 2014

Ricardo Piglia atendió a Fontevecchia y Edi Zunino, luego de no atenderlos


A los amigos:

El quiosquero a quien le compro los diarios me hizo ver la tapa de la revista Noticias con mi foto en una serie semipolicial. Quiero aclarar que nunca he sido kirchnerista y por lo tanto, tampoco he dejado de serlo. Pero siempre, y (ahora más que nunca) he mirado con simpatía las medidas adoptadas por Néstor y Cristina Kirchner. Ya sabemos que casi todos los periodistas mienten pero recién ahora me encuentro con una evidencia personal. Un tal Zunino llamó a mi casa y fue atendido por una amiga que cuando escuchó que hablaba de parte de la revista Noticias , le dijo que no teníamos ningún interés en hablar con esa publicación y le colgó. El tal Zunino volvió a llamar y dijo "Se cortó la comunicación" y mi amiga le contestó: "No, yo le corté". Quizá por ese gesto, dedujo que yo era antikirchnerista. En cuanto a los panqueques, prefiero los de dulce de leche.

Les pido a mis amigos que hagan conocer este mensaje.

Un abrazo para todos,

Ricardo Piglia


NOTA DE LA OTRA: El berretismo editorial de Fontevecchia Zunino parece no encontrar fondo en su declive. Pero también hay que pensar que si un engendro de papel como Noticias sigue existiendo es porque hay mucho cerdo que come porquerías.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Noticias tiene un público fiel, nostálgico que añora otos tiempos y no quiere perder la esperanza del retorno. Con este engendro mantienen vivo el odio que los alimenta. Noticias es una necesidad.

Anónimo dijo...

Diria que mas que sobrevivir gracias a los ya veteranos lectores, esta revista y en general todo Perfil sobreviven porque reciben cuantiosos subsidios del Depto de Estado.

Carlos Balmaceda dijo...

al margen, qué flojito el casting de panqueques: Tinelli nunca fue un devoto kirchnerista, y hoy es más bien un despechado por la torpeza que cometió el gobierno con el amague de FPT. Insaurralde, un tibio, que al día de hoy, no se sabe ni garrocheará o no. Garfunkel, bué. Es un empresario, de la misma estirpe de Spolszky, nunca fue una buena opción del gobierno. ¿Servini? Me jodés. Ahora, Fito Páez, ni siquiera sé si al día de la fecha se ha dado vuelta. ¿Esa canción de mierda es la prueba? Fito ya decía cosas como estas, en el año 2005.
Esta es una crónica del vespertino El Mundo, de Venezuela, en su sección Vivir del 07-11-2005, reseñando la presentación de Fito Páez en el aula magna de de la Universidad Central de Venezuela.
De la nota, "Un hallazgo llamado Fito", que elogia calurosamente su presentación, contraponiéndola a la de Charly García, tiempo atrás en el mismo escenario, extraigo estas declaraciones, una perfecta radiografía del pensamiento del rosarino.
"Fito vivió la feroz y deleznable dictadura argentina y por haberla sufrido, es decir, por haber conocido el monstruo desde sus entrañas, conoce y detecta cualquier signo de autocracia, aun aquella que se presenta bajo una fachada democrática.
Por ello, en la rueda de prensa que dio a su llegada a Caracas, cuando le preguntaron por la situación venezolana, no se explayó mucho en disquisiciones sobre el tema, pero emitió una lapidaria frase que lo decía todo: “Detesto a los charlatanes que quieren ser paladines”.
"Durante el concierto tampoco se quedó callado. En un juego que estableció con el público para ver cuál sector de la sala, si el de la derecha, el centro o la izquierda, cantaba mejor un coro, dijo: “Voy a dividir a la audiencia, pero no como ha divido a Venezuela ustedes saben quien”. Y enseguida agregó: “Aquí está una sola Venezuela, la que se divierte y canta con nosotros. Los otros no tienen importancia, como siempre ha ocurrido, vienen y se van”. ¡Toma tu tomate!
Y es que un hombre que ha escrito canciones tan hermosas como “Mariposa tecknicolor”, “Un vestido y un amor”, “Circo Beat”, “Bello abril”, “Tumbas de gloria” y la excelente “Ojos rojos”, no puede sino tener una visión de la vida profundamente humana y desengañada, ajeno a los cantos de sirena de tanto embaucador disfrazado de redentor social."
Porque no es más que un pequebú, demasiado egocéntrico como buen pequebú, y sobre todo con muchos años de entronización. Esto, a tres años de que Capriles tomara la embajada de Cuba y un golpe derrocara a Chávez, para después recaer en el "asco" a los porteños. Epidérmico y pendejo, dentro de poco podrá decir que hace pop solo para divertirse.
No es que uno no lo valore, no es que no respete su pensamiento, que va más allá de una identificación partidaria, pero estos antecedentes y volantazos, nos hablan mucho de su identidad burguesita. Así que si Fito pega el garrochazo, bué, ya sabemos lo que nos estamos perdiendo.