martes, 14 de julio de 2015

Asterisco y la diversidad

Un programa de La otra.-radio para escuchar clickeando acá



En la más reciente emisión de La otra.-radio estuvo Diego Trerotola, un integrante del terceto responsable de la programación del festival de cine lgtbiq Asterisco cuya segunda edición empieza hoy dentro de apenas minutos. Tretotola integra el terceto de programadores del festival junto con Albertina Carri, también directora artística, y Fernando Martín Peña. Nos confirmó algo que podíamos imaginar: que las reuniones de trabajo del trío son de lo más divertidas, lo que, nos dice, se trasmite al espíritu mismo del festival. Es que Asterisco es, desde el principio, algo más que un festival sobre diversidad sexual (que también lo es) destinado a un gueto: lo que ellos hacen es un festival de cine hecho y derecho, donde el amor por este arte se materializa en una diversidad de miradas que les permite abarcar un rango muy amplio de la producción cinematográfica, mucho de eso que queda excluido de los festivales "normales" (digamos así). Un festival anómalo sobre la anomalía del cine y del mundo mismo.

Por eso la programación incluye desde Pesadilla 2 (sí, la de Freddy Krugger), que tiene un subtexto gay apenas velado, que en el momento de su estreno en los 80 no fue suficientemente advertido, pero que en el contexto de Asterisco se abre a esa mirada imprevista; hasta expresiones del novísimo cine brasileño como la inquietante Nova Dubai, un mediometraje que puede incluirse en la corriente postporno que tanto dio que hablar últimamente (a propósito, entre las actividades especiales de Asterisco habrá alguna performance de postporno, no sabemos si estará la ya célebre mesita del PO).



Esta amplitud de rango de Asterisco permite incluir a un director de la movida española reconocido solo tardíamente, Eloy de la Iglesia, el director de El diputado, con José Sacristán. De la Iglesia fue opacado en su momento por los más rutilantes y prestigiosos Almodóvar o Bigas Luna, porque en ese época se consideró que su realismo crudo, que incluía tópicos que habían quedado afuera del cine franquista (marginalidad, delincuencia juveenil, homosexualidad, corrupción política, drogas duras) configuraban un cine de explotación amarillista, una injusticia que pasaba por alto la singularidad y distinción de su mirada respecto del resto del "destape".

Trerotola recomienda especialmente Land of storms, una película húngara que muestra la homofobia existente en un club de fútbol de un pueblito rústico, que despierta interés por ver más películas del cine húngaro.



Uno de los puntos más altos de este ciclo es Fassbinder, To love without demands del danés Christian Brad Thomsen, amigo de Fassbinder que durante años guardó una entrevista que le realizó en sus últimos meses de vida, en la que se ve a un Fasbinder fisurado, frágil, pero implacablemente lúcido y políticamente íntegro, con una claridad artística e ideológica que se extraña en el cine de hoy. La figura del director de El amor es más frío que la muerte muestra aquí, más allá de su leyenda, e incluso reafirmándola, una humanidad conmovedora. La película incluye entrevistas actuales a parte de su clan: Hanna Schygulla, Irm Hermann, Andrea Schober y Harry Baer, uno de sus amantes y principal colaborador, quien cuenta detalles de la última vez que habló por teléfono con él antes de su muerte. Thomsen dudó muchos años en dar a conocer la entrevista a Fassbinder, pero ahora que se animó quedó en evidencia que se trata de un documento imprescindible.

También estuvieron en La otra dos de los co-protagonistas de Mariposa, la última de Marco Berger (que también tendrá su proyección en Asterisco el jueves a las 20:00 en el Gaumont): Javier De Pietro y Julián Infantino, los actores de esta película en la que Berger se decide a quebrar la estructura del relato clásico que hasta ahora había cultivado, nos contaron el método del director para trabajar con sus actores, algo que redunda en excelentes resultados en la pantalla.


Para escuchar el programa clikear acá.