jueves, 16 de julio de 2015

Masoquismo electoral: Teodoro Boot y el Pájaro Salinas derrapan en su militancia por Lousteau

Sofismas            para            votar            a           Lousteau


Es notable como los que desacreditan el voto en blanco necesitan mentir descaradamente y dibujar en el aire enrarecido de su imaginación normativas inexistentes:

Teodoro Boot escribe en el blog del Pájaro Salinas una nota que supera cotas de tergiversación sofística, para embalurdar a los compañeros que lo leen sobre la necesidad de votar a uno de los candidatos de la Alianza Cambiemos que este domingo dirimen su interna en CABA

No voy a llevar a cabo la indigesta tarea de reproducir el artículo entero de Teodoro, sino que voy a centrarme en sus pasajes más tramposos, que, para que no se noten, el autor rodea de una suma de consideraciones insustanciales de psicología barata, sociología al paso, constitucionalismo espontáneo y falacias ad hominem.

Vean esto:

Conviene aclarar que un balotaje no es una elección sino una opción, que es a lo que queda reducida cualquier elección entre sólo dos alternativas.
Conviene también aclarar que a ninguna fuerza política le fue impedida la participación electoral de manera que, en su momento, los ciudadanos pudieron inclinarse por aquellos que más se acercaran a sus preferencias o pretensiones. Quienes se sienten cercanos al nacionalsocialismo pudieron perfectamente votar al Führer Alejandro Biondini. Es verdad que muchos tal vez hubieran preferido hacerlo por el auténtico Führer, pero ya está visto que no se puede todo en la vida.
La cuestión es que, con sus carencias e insatisfacciones, las elecciones se realizaron y los ciudadanos pudieron votar sin impedimentos. Ahora llega la segunda instancia, cuando es necesario optar por uno de los dos candidatos más votados. De eso únicamente se trata: no hay terceras o cuartas alternativas, pues no puede haberlas: es un batolaje, no una elección.
Por lo que se ve, a no pocas personas y a algunas fuerzas políticas les resulta arduo entender esta diferencia. Mezclando peras con motores de combustión interna, creen ver coartada su libertad y ponen el grito en el cielo: “No pueden obligarme a optar entre dos tipos que no me gustan”.
Lamentamos informar que, justamente, de eso se trata y que, le guste o no, eso terminará haciendo todo votante, en forma consciente o inconsciente, ya que en el balotaje se computan únicamente los votos emitidos en forma positiva. El voto en blanco no es, no existe. Para decirlo en las truculentas palabras del teólogo existencial Jorge Rafael Videla, “No es, no está; está desaparecido”.
En rigor de verdad, la máquina de votación electrónica no debiera contemplar para el balotaje la posibilidad de voto en blanco o, en todo caso, tendría que llamar a esa casilla “papelera de reciclaje”, en razón de que esos votos ni siquiera se cuentan. Es como si en una votación tradicional, los votos en blanco fueran depositados no en una urna, sino en una máquina trituradora de papeles.
Así las cosas, por acción consciente, omisión o voto en blanco, el ciudadano no hace más que inclinarse por una de las dos opciones que surgieron del resultado electoral. En el caso puntual, sí o sí optará por Rodríguez Larreta o por Lousteau, así no concurra al comicio o vote en blanco. Su no voto o su voto en blanco beneficiará a quien cuente con mayores posibilidades de voto. Para el caso y hoy por hoy, Horacio Rodríguez Larreta.
Cualquiera está en su derecho a votar por Rodríguez Larreta, así como a hacerlo por Lousteau, pero sería bueno que se tratara de un acto consciente, que no crea estar haciendo una revolución cuando no hace más que votar al P​RO.
El voto en blanco, instrumento electoral de protesta si los hay, ¿contra quién iría dirigido en este caso? ¿Contra quién protesta quien vota en blanco en un balotaje? ¿Contra sí mismo, por no haber obtenido en número suficiente de votos?
Teodoro dice "Ahora llega la segunda instancia, cuando es necesario optar por uno de los dos candidatos más votados. De eso únicamente se trata: no hay terceras o cuartas alternativas, pues no puede haberlas: es un batolaje, no una elección."

Es falso de toda falsedad y la prueba de que lo es se evidencia en que tenga que inventar un nuevo artículo de la Constitución porteña, que presuntamente impediría votar en blanco. Algo ostensiblemente falso. Boot, en lugar de hacer ese malabarismo sofístico debería decir cuál es el artículo de la Constitución que obligaría a optar por estos dos candidatos de Cambiemos. Y necesita violentar tanto la verdad que miente una vez más al decir que las elecciones se realizaron (?), cuando es público y notorio que no tenemos gobierno electo porque ningún candidato satisfizo el requisito exigido por la ley. Esto lo lleva a una conclusión que incluso contradice su propia intención, ya que si las elecciones se realizaron, entonces ganó Larreta, lo que cual haría abstracta su militancia por Lousteau.Teodoro degrada el debate político al apelar a tonterías inauditas, como asignarle al voto un significado conciente o inconciente, mezclando psicología berreta con argumentación falaz y política de engañifa. Un coctel letal. Para la antología del ridículo del debate político argentino.

La elección terminará cuando tengamos un jefe de gobierno electo y hasta tanto eso pase, los ciudadanos seguimos disponiendo de la opción de votar a uno, al otro o a ninguno de los dos (derecho evidenciado por el mensaje de Recalde: hay que votar, pero los dos que se presentan son lo mismo, ergo....

Evidentemente Teodoro no tiene ningún argumento, por eso tiene que recurrir al sofisma fácilmente desmontable. En el fondo es una admisión de impotencia política.

Lo lamento porque escuché cosas más inteligentes de Boot y he leído notas muy interesantes en el blog del Pájaro Salinas. Ahora ambos se asocian para tender un manto de niebla sofística sobre el derecho inalienable del voto de los compañeros. ¿Les parece legítimo mentirles a compañeros? ¿No tienen ninguna razón que no sea una trampa para el lector para entusiasmar al voto a Lousteau?

Una pena.

Así como quedó escrito, lo que Boot y Salinas difunden es un insulto a la inteligencia de sus lectores. Algo de Clarín ha quedado impregnado en cierta parte de la militancia kirchnerista.

Las preguntas con que pretende coronar su dislate (” ¿contra quién iría dirigido en este caso? ¿Contra quién protesta quien vota en blanco en un balotaje? ¿Contra sí mismo, por no haber obtenido en número suficiente de votos?”) son una bruma conspiranoica que se disipa con una respuesta sencilla: el que vota en blanco se manifiesta contra AMBOS candidatos.

8 comentarios:

Minaverry dijo...

Oscar:
Sigo este blog porque me interesa leer tus opiniones políticas, y aunque no soy muy cinéfilo me gusta el enfoque que hacés del cine, en especial cuando te sumergís en la podredumbre del establishment baficista.
Dicho todo esto, también tengo que decir que no puedo terminar de entender todo este fervor que le estás poniendo al fusilamiento serial de chimangos. ¿Qué importa quién quiere votar en blanco y quién a Lousteau? Está claro que ningún kirchnerista va a abrazar ninguna de estas dos propuestas con alegría. Es sumamente injusto hablar de "muchachos lustosistas", refiriéndose a gente cuyo aporte es más que respetable. ¿O El pájaro y Boot se pasaron al ECO, acaso? Vamos. ¿Vos cantás la marcha de los muchachos votoblanquistas, entonces? Por favor... está claro que nadie de los nuestros que haya decidido que quiere votar a Lousteau para hacerle una maldad a Macri (porque es eso, una maldad, no se hunde el barco amarillo con esta elección capitalina, no nos engañemos), lo va a hacer con alegría y militancia.
¿No se podría usar el mismo fervor para pensar por qué llegamos a este punto en el que la gran discusión es si votar en blanco o a Lousteau? ¿Para discutir por qué se fue con Recalde de candidato unas semanas antes de las PASO en lugar de haber militado esa candidatura desde mucho antes? Hay muchas cosas para discutir entre los kirchneristas de Capital, y por eso me parece una pavada poner tanto empeño en estos sainetes. Incluso siguiendo en este tema, ¿no sería más interesante pensar lo que sería efectivamente un gobierno de Lousteau, en quién se apoyaría una vez que la alianza Pro-UCR-Carrió vuele por los aires, y cuánto tiempo tardaría el segundón Pro en comérselo vivo?
Espero que después del domingo se levante el nivel de las discusiones, porque es un disfrute leer buenas discusiones en los blogs.

Saludos,
Ignacio Minaverry.

Moebius dijo...

Espectacular comentario de Minaverry que comparto plenamente...

Oscar Cuervo dijo...

Minaverry:
más allá de que no me debo a mi público y que la línea editorial del blog no se premedita por plazos largos sino que va pulseandose día a día con lo que mi olfato me dicta y mi sangre quiere ponerse a circular, creo que hacés una lectura equivocada del sentido de un post como este. Si lo leés completo y con atención advertirás que no me importa a quién van a votar el Pájaro o Teodoro en este balotaje, dado que reivindico precisamente la libertad de disponer del voto sin chantajes ni presiones que recurren a la desinformación y el sofisma, como decir "el voto en blanco favorece a Larreta" o "la elección ya terminó, ahora estás obligado a elegir entre los dos que quedaron". Como podrás advertir con solo pensarlo un minuto. No encontrarás ningún indicio constitucional que respalde semejantes errores repetidos hasta el cansancio. Lo decisivo no es el voto sino el procedimiento. ¿Por qué? No se te escapará que el universo de nuestros lecores está bastante poblado de kirchneristas, aunque siempre aparece algún troll obsesionado por "terminar por la pesadilla kirchnerista". Pero desde un blog no podemos impulsar a la población a que se incline a votar por A o por B. Sucede que en el conjunto de los blogs k o filo-k hay una tradición de diálogo e intercambio, incluso de debate y peleas, que forma parte de nuestro dispositivo. El conjunto de los blogs son un espacio novedoso de debate formado por actores muy heterogéneos y de esa diversidad han salido interesantes debates, al menos para nosotros, los que los hacemos. Y sospecho que para algunos más. En el caso de La otra, yo tengo una manera sencilla de sopesarlo: empecé en 2008 y la curva ascendente de las visitas al blog no paró de crecer. Este es el año en que La otra tiene más lectores. Esto implica cierta validación de mis intuiciones: lo que a mí me interesa parece que puede interesarle a algunos miles de personas. Sin embrago, eso no implica que yo debo preocuparme por complacer el gusto de esos lectores ni ceder a los pedidos del porcentaje pequeño que deja comentarios. Si yo hiciera eso, abandonaría lo que me marca el deseo de seguir adelante, que no es deberme a mis lectores sino poner lo que cada día voy pensando, aún a riesgo de cometer errores que quedan escritos en un archivo accesible para todos. (sigue)

Oscar Cuervo dijo...

II
Mi interés por analizar una nota como la de Boot publicada por Salinas apunta a instalar la pregunta de por qué se produce ese extraño fenómeno de intentar chantajear a sus lectores apelando a proposiciones falsas, tratando de revestirlas de una retórica que las haga aparecer como verdaderas. Decir "los votos en blanco se suman a Larreta" o "La elección ya terminó, no hay tres posibilidades sino dos y el voto en blanco no existe" son actos de deslealtad de Boot y el Pájaro hacia sus lectores, que en su mayoría son compañeros de ruta. He aquí hay un agravio digno de señalar, no solo porque se parece a la operatoria de los medios corporativos, sino porque es una ruptura del pacto de confianza con sus lectores. Si Boot o el Pájaro quieren propagar, en su legítimo derecho, pregonar el voto a Lousteau, no tienen que tratar de engañar a sus lectores desacreditando el voto en blanco, porque si tuvieran éxito en su prédica (y parecen tenerlo porque en las redes sociales hay un sector de opinadores K muy activo y agresivo repitiendo esta deslegitimación del voto en blanco) el efecto inmediato es quitar libertad a sus lectores presentándole una información sesgada e induciéndolo a pensar que tiene menos libertades de las que realmente tiene. Me interesa en primer lugar difundir una verdad: en el balotaje los votos en blancos no se suman a nadie sino permanencen blancos y, además, constitucionalmente forman parte del derecho de cada votante: Personas como Boot o el Pájaro le están trasmitiendo a sus lectores que no es así. Lo que me preocupa no es cómo pueda incidir en el resultado del domingo. Yo creo que nada. Me preocupa el procedimiento de la mentira sofística naturalizado en un sector de la blogosfera que venía a deconstruir esas prácticas de los grandes medios. Este movimiento no es el primero ni el único, hace pocas semanas gran parte de estos mismos blogs y estas mismas páginas de facebook estaban embarcados en una cruzada para imponer la idea de que Randazzo era el candidato de Cristina, cosa que la propia Cristina se encargó de desplomar como un castillo de naipes con un movimiento de su dedo meñique. Esos mismo blogs y páginas de facebook trasmitían la idea de que lo único que importaba era vencer a Scioli en las Paso y si no se lograba eso, la elección de octubre ya no tenía ningún interés. Tanto fervor antisciolista ahora se reconvirtió en fervor Lousteausista.

La idea que estoy considerando es que estos llamativos desplazamientos políticos y de procedimiento comunicativo de un sector K (no todo el kirchnerismo, sino el pequeño sector que hace un poco de ruido en las redes) está procesando malamente el fin del mandato de Cristina. Hasta ahora pensaron bajo el paraguas protector de que en última instancia "La Jefa" sabía y que las críticas se decían en voz baja. Ahora, con la perspectiva ya definida de Cristina militando desde el llano, opción que ella misma decidió", ese sector K 2.0 entró en una especie de entropía que la lleva a embarcarse en causas como sostener a Lousteau o transformar a Randazzo en garante del movimiento nacional, con el mismo fervor que hasta hace poco sostenían que el objetivo estratégico era fragmentar el Grupo Clarín.

Es un duelo mal hecho, un reseteo de la identidad K que queda atrapado en sus aspectos más rígidos. Este tema me parece más interesante que el resultado del domingo y por ahora estoy examinando sus síntomas.

LALO dijo...

Totalmente de acuerdo con vos Oscar. Me molestó sobremanera cuando leí la nota de Boot en el muro de Sbariggi y despues en la de Salinas. Se lo comenté a éste en el muro de Eva Row donde la había republicado. Y lo que me molestó no fue tanto la defensa del voto a Lilita Carrió + Macri, (que no otra cosa es el voto a Lousteau)sino el tonito despreciativo con que tratatba a los que no opinan como él. Me pasó lo mismo en el grupo que compartíamos , Elogio del Desacuerdo, en el que creo que también tuviste problemas. Lamentablemente se demuestra que ser kirchnerista no hace autamáticamente a la gente buenas personas. Hay soberbios y garcas en todos lados...

Minaverry dijo...

Qué sé yo. Cada quien es libre de hacer su culo un blog, pero en mi opinión todo esto es enceguecerse con una pelotudez cuando todavía ni ganamos las nacionales. Con Scioli presidente ya habrá muchas oportunidades de decirnos mentirosos los unos y los otros, pero me parece que ahora es al cuete.

Oscar Cuervo dijo...

Minaverry:
la mentira es mentira siempre. No veo por qué esperar que asuma Scioli o Macri (está por verse). Si le mentís a tus lectores es una cagada, no una pelotudez. Por otro lado yo no me enceguezco, argumento: si te parece que dije algo que es falso o que está razonado ilógicamente, decilo. Si lo que te molesta es la agresión respecto de las opciones para votar el domingo, no veo que vayas al blog Pájaro Rojo a reprocharle el tono sobrador y chicanero con que el Pájaro y Boot se refieren a los que votamos en blanco. Parecería que esa agresión no te molesta. parecería que te molesta lo que escribo acá. Pero tu tono quejoso no acierta a encontrar una crítica precisa. Quizá sea al cuete que rezongues sin acertar a armar un argumento consistente. Pero bueno, cada uno llega hasta donde puede.

Querosén dijo...

Que pasa? ahora no tengo derecho a votar en blanco? si o si tengo que votar a quienes no me representan? loco más respeto por los que no queremos votar si o si a la derecha. Saludos cordiales.