martes, 29 de diciembre de 2015

El macrismo oculta la inflación justo cuando se produce el mayor pico inflacionario en años

La revancha del rentista: una conversación con el economista Federico Kucher, para escuchar clickeando acá 


FK: El salario real empieza a bajar en la medida en que la devaluación se traslada a los precios del mercado interno, básicamente a los precios de los alimentos, que son los productos que más consumen los trabajadores y los sectores más vulnerables. La combinación de devaluación más quita de retenciones de los productos agrícolas es un doble ataque al salario. Las retenciones tenían como objetivo disociar los precios del mercado interno de los precios internacionales. Cuando esto se termina, permite a los agro-exportadores obtener rentabilidades mucho mayores y el precio local del trigo, el maíz, el girasol o la carne tienden a emparejar el precio internacional. También las medidas económicas del nuevo gobierno acrecientan de manera muy fuerte las ganancias de los bancos, en lo que podríamos llamar "la revancha de los rentistas". Devaluación, quita de retenciones, aumento de tasas de interés van a afectar el salario real, los ingresos de la insustria nacional que depende del mercado interno y a aumentar las ganancias de los sectores rentísiticos: exportadores y bancos.

OC: Hay un discurso que en este momento esgrimen los funcionarios oficialistas, diciendo que el estado no tiene capacidad de ayudar a los inundados del litoral porque no tiene recursos. Pero nosotros sabemos que el estado hace pocos días se desprendió de recursos, al eliminar las retenciones al trigo, maíz y girasol o disminuir las de la soja. No es que esos recursos no existan, sino que están en manos de los agroexportadores.

FK: Esos recursos que estaban en manos de la mayoría de la población hoy están en manos de sectores concentrados. Son muy pocos los grupos exportadores, incluso la mitad de las exportaciones argentinas se concentran en 25 empresas. De esas 25, hay 10 que son agroexportadoras, otras son terminales automotrices y algunas empresas dedicadas al negocio de la siderurgia. Y dentro de los bancos, hay 10 bancos que concentran más del 70% del negocio financiero. Así se pasan recursos del bolsillo de muchos al de muy pocos. Esa es la esencia del plan económico del macrismo.

OC: ¿Esto explica que el precio de la carne se haya vuelto exorbitante estas últimas semanas, porque a los productores de carne les resulta más rentable exportar y cuando venden al mercado interno lo hacen a precio dólar?

FK: Uno de los mecanismos a través de los que se genera esta transferencia de recursos es a partir de la suba de los precios, sobre todo de los alimentos. Un trabajador cada vez necesita más pesos de su bolsillo para conseguir un kilo de carne, y a la vez los exportadores se ven beneficiados porque por cada kilo que venden al mundo reciben más pesos. Ese es justamente el efecto de una devaluación [Si el exportador gana, es porque el trabajador pierde].

OC: El interventor actual del INDEC, Jorge Todesca, dijo que durante varios meses ese organismo no va a poder emitir un índice de precios porque encontró en el INDEC tierra arrasada. Hasta octubre conocimos el índice inflacionario, que venía en baja desde hace un año por lo menos. Noviembre y diciembre no va a haber números, en enero no sé, ni sé cuándo van a reanudar la información del índice.

FK: Si bien no hubo definiciones claras, en los próximos dos meses no saldrá publicado el índice de precios minoristas. En un momento de fuerte suba de los precios internos, provocada por la baja de las retenciones y por la devaluación, no publicar datos es dejar a la población sin poder conocer cuál es el efecto que está teniendo la política económica. Dejame que te contextualice quién es Todesca: es un consultor de la city que tuvo una disputa judicial con Guillermo Moreno. Sin defender las políticas que se llevaron adelante en el INDEC -porque la verdad es que hubo una política nociva, ya que se perdió credibilidad en las estadísticas-, dejame que te cuente que Moreno acusó a Todesca de publicar un índice de precios que era ficticio. Desde su consultora, Todesca nunca explicó la metodología por la cual difundía los índices de inflación y finalmente el poder judicial falló en contra de Moreno, dijo que Moreno estaba equivocado y Todesca tenía razón. Hasta ese momento Todesca había sido obligado a pagar $ 500.000 por publicar índices de inflación que no tenían una metodología explícita. Ahora como forma de revancha el nuevo gobierno ubica a Todesca al frente del INDEC. Pero la realidad es que él es un consultor del mercado que nunca se dedicó a las estadísticas, no tiene ningún tipo de conocimiento técnico al respecto, solo fue el protagonista de esta batalla judicial con Moreno. Y eso hace que el gobierno lo ponga a dirigir un organismo que es central y lo va a ser en los próximos años. 

OC: Yo supongo que, por más que hubiera problemas técnicos en el INDEC, no da la impresión de que fuera una tierra arrasada que impidiera dar un índice de precios durante tantos meses, aunque sea índices provisorios, más aún cuando el propio FMI reconoció los avances que se habían hecho en las estadísticas económicas en la última etapa de Kicillof. De hecho hay consultoras privadas, se habló durante estos últimos años de un "índice Congreso", también del "changuito del supermercado" de Moyano... ¿Ahora resulta que no hay ningún número?

FK: Lo central es que ahora no se informan los números en el momento en el que la inflación pega un salto, en el peor momento del proceso inflacionario.

OC: Es como si vos tuvieras 42° grados de fiebre pero justo en ese momento te sacan el termómetro y no te permiten conocer la evolución de tu tratamiento. Vos sentís mal pero no sabés cuánto tenés.

FK: Las cotradicciones de Todesca son fenomenales, porque uno de sus argumentos es que sale de circulación este indicador por un tiempo indefinido porque no están dadas las condiciones técnicas o la metodología no puede ser garantizada, cuando justamente él fue uno de los tantos consultores del mercado que durante años se dedicaron a publicar índices de precios sin tener ningún sustento ni rigor metodológico. ¿Quién nos puede asegurar que este consultor que se pasó años publicando una información sesgada, que tenía intereses económicos detrás, ahora nos va a garantizar en el INDEC la prolijidad, la robustez estadística? El indicador de precios nacional urbano que había puesto en marcha el gobierno anterior medía el incremento de varios productos (alimentos, servicios, educación, salud) en distintos centros urbanos del país, Se trabajó durante 4 años, con participación de técnicos del FMI y otros centros de estadísticos mundiales para dar mayor credibilidad al nuevo indicador, que se empezó a publicar en 2014. 

OC: Y las consultoras privadas ¿están haciendo relevamientos de precios, como para ponerle un número aproximado a los precios de la canasta básica?

FK: Sí. La crítica que se le puede hacer a las consultoras privadas es que no presentan una metodología clara y que siempre pueden responder a intereses políticos y económicos, Pero al margen de eso, lo que están mostrando las consultoras de los propios economistas del mercado es que hubo un salto notable a partir del momento en que Prat Gay, cuando aún no estaba en el gobierno, anunció la devaluación. Los precios venían de crecer al 2% mensual hasta octubre o las primeras semanas de noviembre, y a partir del anuncio explícito de una futura devaluación que hizo Prat Gay los precios pegaron una salto. En noviembre subieron cerca del 3% y en diciembre se calcula una suba de más del 6%. Casi se triplicaron los valores.

OC: La inflación venía bajando mes a mes...

FK: Medido tanto por el INDEC como por las consultoras privadas había un proceso de desaceleración inflacionaria. En años anteriores, había estado alrededor de un 30% y ahora tendía a estar debajo del 20%.

OC: ¿Y a vos te parece que esta tendencia a la suba abrupta se puede mantener en enero todavía?

FK: Yo creo que el traslado de precios se va a seguir viendo en enero, e incluso puede potenciarse porque el paquete económico, un plan bomba para el bolsillo de los argentinos, todavía no se terminó: ahora arranca una nueva tanda de medidas económicas entre las que se destaca la quita de subsidios a los servicios públicos, principalmente a la energía, electricidad y gas de los hogares del área metropolitana, con la consiguiente suba de las tarifas, que va a ser gigantesca. El impacto para el bolsillo para la gente que vive de un salario en pesos va a ser enorme. Y eso va a generar un nuevo salto en el proceso inflacionario. 

OC: Es decir que en estos meses, dciciembre, enero, febrero, no se sabe hasta cuándo, va a haber un pico inflacionario cuyo número real no vamos a conocer por decisión del nuevo gobierno. Esto dificulta la negociación salarial, porque si no sabés a cuánto asciende la inflación, no sabés cómo ir a negociar un alza de salarios.

FK: Exactamente, uno de los elementos a seguir es ver cómo se desenvuelve la puja distributiva, la carrera entre salarios y precios de la economía. No queda tan clara cuál va a ser la actitud de los sindicatos a la hora de negociar nuevos incrementos en los sueldos. La propuesta del gobierno parece que va a ser que los incrementos de sueldo se negocien en base a la expectativa de inflación futura, cuando hasta ahora era en base a la inflación pasada. Esta es una nueva medida para disminuir la capacidad de compra de los sectores de ingresos fijos, que también se va a ver reflejada en las jubilaciones o las AUH. El Banco Central se las propone manejar estas metas de inflación a través de una suba muy importante de las tasas de interés. Intenta así moderar la suba de precios. Las tasas de interés no solo afectan a las inversiones productivas en desmedro de las especulativas, sino que también aumentan el costo de los créditos y por lo tanto se disminuye el consumo. Si se consume menos en el mercado interno, se produce menos. Disminuye el nivel de actividad y por lo tanto aumenta el desempleo, lo que a su vez provoca una menor capacidad de negociación de los gremios, ya que se tienen que poner a defender el empleo en lugar del salario. Todo conduce a una distribución regresiva de los ingresos.

OC: ¿Esto que describís no es un plan ortodoxo de ajuste?

FK: Yo a esta política económica la llamo "la revancha del rentista". Es una política armada por los propios bancos y los sectores exportadores. Las consecuencias se van a empezar a ver las próximas semanas o los próximos meses, cuando el desempleo empiece a jugar como variable de ajuste.

[La charla con el periodista especializado en temas económicos Federico Kucher sigue, y se puede escuchar completa acá, pero la impresión que me queda es que hay una diferencia con algunas coyunturas que atravesamos en los últimos años. Muchas veces dijimos que había que prestarle atención a las variables económicas, porque ellas iban a determinar los resultados políticos. Ahora me da la impresión de que en el período que se viene va a ser al revés: el plan económico parece mostrarse con ejes de una ortodoxia inequívoca. El punto que queda pendiente es hasta qué punto la sociedad va a soportar la imposición de este esquema "revanchista" de los sectores rentistas y cuándo va a reaccionar políticamente ante este real cepo productivo. O para decirlo más corto: ¿por cuánto tiempo se va a bancar el pueblo este ajuste? ¿Sabrá el sindicalismo tradicional defender los intereses de sus representados o va a crecer la importancia y combatividad de los sindicatos de base?]