Foto: Nadia Albarracin


viernes, 18 de diciembre de 2015

No seamos ingenuos


por Lidia Ferrari

Algunos les reclaman, a quienes repetían como loros que Cristina avasallaba instituciones, por este Macri que gobierna por decretos. ¿No estarán esperando que el otro sea como uno? Lo más difícil es entender que el otro no es como uno y que Macri no es como Cristina. Escandalizarse con el Macri que gobierna por decreto significa que se ha esperado que no fuera Macri. Indignarse por lo que hace la derecha y más aún, esta derecha rabiosa, quizá nos muestra que no entendimos lo que significa ser de derecha. Que hayan mentido y engañado es parte de su ADN. ¿Nos vamos a sorprender porque son lo que son? Ellos quieren llegar al poder para poder hacer lo que quieren, ya sea por la fuerza o por el engaño (elecciones). Después agarrate. Tiene razón Cristina cuando dice que no te las agarres con las ingenuas víctimas de la mentira, sino con los que les han mentido. Pero también puedo dudar que todos hayan sido ingenuas víctimas del engaño. Muchos piensan de la manera en que lo hace Macri y participan de una ética diferente a la tuya. Por lo tanto reclamarles desde tu ética, desde tu escala de valores, es como reclamarle al zorro por su ataque a las gallinas. Si son zorros no los podés cuestionar en su ser de zorro. Claro, vos no podés convertirte en zorro, pero tampoco esperar que el zorro cuide tus gallinas. Es el problema de siglos de historia humana. Por eso ha sido un golpe de fortuna haberlos tenido a Cristina y Néstor, porque cuidaban nuestras gallinas. A este gobierno de derecha (bien de derecha) no le podés reclamar que declaren sus intenciones, porque nunca lo harán y menos aún que te reconozcan que no lo harán (te mentirán siempre). Se trata de un ejercicio difícil defender tus derechos en estas circunstancias, por eso es gravísimo para la República que hayan llegado al poder. Habrá que apelar a la inteligencia de comprender quiénes son, en principio. Pero reclamarles que siempre hablaban de República y ahora avasallan sus instituciones es como pedirle al zorro que no se oculte antes de atacar a su presa o que te advierta anticipadamente que lo va a hacer. Y a los que participen de esa ética, también puede ser infructuoso todo reclamo. A las víctimas ingenuas del engaño, habrá que esperar que la realidad los desengañe. Pero si la evidencia de su propia realidad no les hizo dudar de las mentiras mediáticas podríamos dudar del efecto de desengaño cuando los golpee la realidad. Por eso, no seamos ingenuos frente a los zorros, frente a sus cómplices y frente a los que prefieren sumergirse en el engaño. No seamos ingenuos.

4 comentarios:

Tilo dijo...

Aunque muchos lo tenemos absolutamente claro, pero unos cuantos que aún tienen un globito atado a su cerebro, parece que no:

ES LA DERECHA. SIEMPRE HIZO EXACTAMENTE LO MISMO. REBANÓ DERECHOS Y REIVINDICACIONES AL PUEBLO PARA FAVORECER AL GRUPO MÁS EXCLUSIVO Y EXCLUYENTE.

La única diferencia reside en que en esta oportunidad, HA SIDO VOTADA en elecciones libres y democráticas.

Pero tengamos bien en claro que quien está gobernando por medio de este grupo de gerentes y empleados del poder real es el GRUPO CLARIN. Ya han instalado o están intentando hacerlo, a varios de sus esbirros en la corte de los milagros, el INCAA, la AnSes, y diversos espacios estratégicos.

Se nota que fue perfectamente planificada la "Revolución de la Alegría". Y no precisamente por Macri. Con sólo una semana en la cabina de mandos ya ha producido varios CAMBIOS, ninguno de los cuales ha beneficiado a asalariados ni jubilados, es decir, LA MAYORÍA DEL PAÍS.

Otro de los aspectos peligrosos de esta "alegre" nueva etapa es el surgimiento en diferentes puntos de atisbos o directas manifestaciones de venganza, revancha, listas negras, deseos de "extirpar" todo lo que tenga apariencia K.

Con bastante decepción veo que esta suma de desatinos sin escrúpulo no terminará bien. Ingenuamente había pensado, muuuuy en mi fondo, que la experiencia acumulada debería haber sido empleada para producir un desempeño mucho más prudente. Entre las promesas mentirosas y esta dura realidad, han transcurrido muy pocos días. Demasiado pocos para tanta desfachatez.

Felipe dijo...

No se trata de indignarse ni de esperar que los republicanos sean como uno.
Se trata, a mi entender, de deconstruir el institucionalismo de los republicanos.
Sería una victoria que al final de este mandato quede claro que el populismo es mucho más republicano, institucionalista que los republicanos.
No digo que sea fácil. Por más que sobren argumentos la mitad del país sigue considerando que los republicanos siguen siendo garantía de institucionalidad y que nosotros las avasallamos.
Insisto, se trata mucho menos de indignarse, sorprenderse, que de dar esta disputa

Felipe Martel

tatincito dijo...

Felipe: Totalmente de acuerdo. No mas indignación ni enojo, simplemente dar batalla por el sentido que tiene que tener un estado democrático: de bienestar o neoliberal. (De mal vivir)

Claro que no es fácil, pero debemos tal ves entender que a nuestra militancia habrá que agregarle el conocimiento que y las herramientas que nos dan las Ciencias Sociales, ya que deconstruir el institucionalismo republicano es una tarea muy difícil y grande como para que la haga el militante solo, sin esas herramientas. Es dar demasiada ventaja.

Te invito: https://elpaisquerido.wordpress.com/2015/12/12/las-ciencias-sociales-y-el-kirchnerismo/

Abrazo.

Li Fer dijo...

Totalmente de acuerdo, Felipe. Gracias. Lidia