martes, 30 de enero de 2018

Parecía la derecha moderna, pero es la misma mierda de siempre

"Este es el verdadero rostro de la libre empresa, de la libre entrega, filosofía oficial del régimen..."


Héctor Amichetti, secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense:

"El aplastamiento de la clase obrera va acompañado de la liquidación de la industria nacional, la entrega de todos los recursos, la sumisión a los organismos financieros internacionales.

Asistimos avergonzados a la culminación, tal vez al epílogo de un nuevo período de desgracias.

El gobierno rebajó los aranceles de importación, los monopolios aplicaron la ley de la selva -el dumping-, los fabricantes nacionales hundiéronse.

Este es el verdadero rostro de la libre empresa, de la libre entrega, filosofía oficial del régimen por encima de ilusorias divisiones... incapaces de ocultar la realidad de fondo que son los monopolios en el poder.

Este poder de los monopolios que con una mano aniquila la empresa privada nacional, con la otra amenaza a la empresa del Estado donde la racionalización no es más que el prólogo de la entrega y anuda los últimos lazos de la dependencia financiera.

Es el Fondo Monetario Internacional el que fija el presupuesto del país y decide si nuestra moneda se cotiza o no en los mercados internacionales.

Es el Banco Mundial el que planifica nuestras industrias claves.

Es el Banco Interamericano de desarrollo el que indica en que países podemos comprar.

Son las compañías petroleras las que cuadriculan el territorio nacional y de sus mares aledaños con el mapa de sus inicuas concesiones.

El proceso de concentración monopolista desatado por el gobierno no perdonará un solo renglón de la actividad nacional. Poco más y sólo faltará desnacionalizar la tradición argentina y los museos.

La participación que se nos pide es, además de la ruina de la clase obrera, el consentimiento de la entrega.

Y eso no estamos dispuestos a darlo los trabajadores argentinos".


Y al final de la cita, Amichetti aclara: 

No es un documento redactado en estos días, es parte del texto del Programa del Primero de Mayo de la CGT de los Argentinos elaborado hace 50 años...

¡Medio siglo!

Sólo algunos matices diferencian al poder oligárquico.

Su proyecto sigue siendo irreconciliable con los intereses del pueblo trabajador argentino.

1 comentario:

Eduardo Frapiccini dijo...

Otro documento de hace 50 años... y que tampoco perdió actualidad...

"Empezaron sintiendo vergüenza por sus ropas de obreros, trataron de ponerse a tono con los despachos y antesalas ministeriales y poco a poco de representantes obreros frente al poder se convirtieron en representantes del poder frente a los obreros."
"Se enriquecieron, adquirieron hábitos y vicios incompatibles con sus cargos de dirigentes sindicales, burocratizaron sus sindicatos, los transformaron en maquinarias sin contenido, se limitaron —en el mejor de los casos— a la acción social, el tanto por ciento de aumento en cada nuevo convenio, los hoteles de turismo, las colonias de vacaciones."
"Olvidaron que los trabajadores no pueden ni deben mantenerse al margen de los problemas fundamentales de la vida nacional."
"Olvidaron que la política del gobierno contraría los intereses de la clase trabajadora."
"Toleraron los avances incesantes de los monopolios que rigen la economía del país, arruinando a las empresas nacionales, especulando con la desocupación que abarata la mano de obra, envileciendo los salarios."
"Durante años esos dirigentes se opusieron entre sí; encarnaban actitudes distintas ante los problemas nacionales, inclusive se combatieron con dureza. El tiempo ha borrado esos matices, ha gastado los ropajes ocasionales y los ha dejado desnudos; es posible ver que se parecen mucho, unos y otros. Por eso ahora, como por arte de magia, están todos juntos, enfrentados a los trabajadores."

[Del Semanario de la CGTA, 1968] Congreso Normalizador de la CGT Amado Olmos)