martes, 3 de agosto de 2010

Con ánimo de amar

花樣年華



"La flor de la edad" podría ser la traducción del chino tradicional del título original de Con ánimo de amar. Se refiere al punto exacto de la vida en el que el amor florece con toda su frescura y en su plenitud irrepetible. Se trata de un momento necesariamente efímero, aunque nadie ha sabido decir cuánto puede durar exactamente ni a qué edad se produce. Es probable que no haya medidas universales y que cada caso sea distinto. Pero el concepto es que hay un tiempo preciso en el que el manjar está a punto, que nadie puede disponerlo a voluntad, ni acelerarlo ni prolongarlo más allá de su ciclo vital. Y que una vez que pasa, ay, sólo cabe recordarlo.


Ese mood delicioso y destinado al recuerdo es lo que se propone y logra filmar Wong Kar-wai en Con ánimo de amar. Es la etapa del escarceo y la aproximación amorosa, que puede empezar primero en uno y luego en otro de los posibles amantes, un período poblado de signos, de conjeturas, de reflejos engañosos y de brillos genuinos. En algunos instantes preciosos los enamorados quedan a la par, sienten lo Mismo, pero a la vez habitan un tiempo de inestabilidad en el que ningún gesto resulta suficiente. Es una tortura, pero es la tortura más suave que se conozca. Es la posición estética a pleno, en su momento más agradecido. Supongo que ni la posición ética ni la religiosa son capaces de llegar a esas alturas.


Wong Kar-wai tiende el tapiz de tremenda experiencia con el cuidado y el fervor de un estilista alucinado. Hace que su pareja protagónica quede detenida en ese escarceo y que, por motivos argumentales, no pueda salir jamás de él. La pasión no conoce explosiones eróticas, sólo se consuma en roces, silencios y palabras acariciantes. El punto de vista de cámara, los delicados movimientos, la luz que destella de modo casual en el brillo de la mirada, los ojos húmedos, el tacto de manos y la indecible atmósfera musical tienden a sumergirnos en el ensueño amoroso.


Se trata de un melodrama de un romanticismo furibundo. Realizado a comienzos del siglo XXI, guarda una relación tensa con el melodrama clásico y con su relectura moderna. Es una película de todas las épocas. 


En Con ánimo de amar Su Lizhen (Maggie Cheung) y Chow (Tony Leung) –la pareja más bella jamás reunida en el cine contemporáneo- son vecinos. Cada uno está casado por su lado y de alguna manera ambos se dan cuenta de que sus respectivas parejas, el marido de ella y la mujer de él, son amantes. Entre ambos se inicia un vínculo equívoco, porque juntos intentan imaginar cómo empezó la infidelidad de la que son víctimas. Pero esta “reconstrucción del hecho” se transforma pronto en amor entre ellos. ¿Se permitirán traspasar el límite? El pudor de Su y Chow, su decisión de distinguirse de los adúlteros, le confieren a la película una energía tensa. Pero esa inhibición no hace sino potenciar la pasión hasta el infinito. El resultado es un relato de extrema concentración.


Wong Kar-wai ha llegado, en Con ánimo de amar a impregnar cada molécula de su cine, cada reflejo de luz, cada textura, hasta el sonido, el aroma y el tacto de sus superficies, de pasión amorosa. Una película perfecta.

9 comentarios:

julieta dijo...

me encantó.

Martha dijo...

Ay! Viste Juli?
Como ésta no hay, encuanto al monto de romanticismo. Nunca pude comentarla, nada. iNTOCABLE.
lA VI UNA VEZ PORQUE ¿ y SI LA SEGUNDA NO ME GUSTABA TANTO? eH?
mARTHA

Lukas dijo...

Martha,
Es una de mis películas preferidas. No pasa un año sin que la vuelva a ver. Me da mucho placer

A! dijo...

es increible como este chabón acentúa la hermosidad en las mujeres con la cámara. es un Capo
(de acá a la china por supuesto)

Martha dijo...

Hola Lukas!

Si es una de mis preferidas.
Lo de la hermosidad es raro. De acá a la China, como dice el amigo Kartún, me hace gracia esa expresión. Kartun el dramaturgo, o Cartoon Network, como lo bautizó Di Tella: qué ingenio.
Martha

julieta dijo...

de las mujeres y de los hombres, porque como ya dije, Tony Leung nunca estuvo tan lindo.

julieta dijo...

jaja hola martha! no había visto tu comentario. la película es hermosa. yo la vi solamente una vez, en un bafici. pero yo decía que me encantó la nota de oscar. sobre todo esto:

En algunos instantes preciosos los enamorados quedan a la par, sienten lo Mismo, pero a la vez habitan un tiempo de inestabilidad en el que ningún gesto resulta suficiente.

A! dijo...

seré curioso; q tiene q ver kartún?

A

Martha dijo...

porque dijiste : "De acá a la China" que es su expresión predilecta y eso me produjo una asociación de ideas.
Y porque se me cantó.
y conmigo mejor no te metas porque ya vas a ver con mi hermano