Cadete





martes, 23 de abril de 2013

Hombres como chispas al anochecer marcan un camino para luego liberarnos



Otro rompehielos que se va
habiendo abierto a muchos su lugar
deja de mirar para pasar
a un mundo que si existe encontrará

Caen los maestros como vos
se sabe que también caerá este sol
¿cómo sujetarse cuando ves
que nada es resistible a perecer?

Algo nos motiva a sostener y hacer
como si el final quisiera coronarnos
hombres como chispas al anochecer
guardan un camino para luego liberarnos.

Si hay una herramienta y precisión
la máquina supera a su inventor
parte del abismo del terror
perder algo de cuerpo por pasión.

Una mente puesta en dibujar
el riesgo creativo de escapar
ver que el tiempo es más que algo lineal
que puede darse vuelta y no avisar.

Y algo nos motiva a sostener y hacer
como si el final quisiera coronarnos
hombres como chispas al anochecer
marcan un camino para luego liberarnos.

Justo que se había abierto el cielo
no era un día oscuro para creerlo
el amor como el terror daban su lección los dos
cerca de vos y todos tus misterios
frágil como en ese último encuentro
¿para qué decirle adiós a alguien?
Estará con vos aunque no haya espacio ni voz.

Una mano aferrada a la tierra de frente al cielo
somos vos y yo construyendo sobre una ilusión.
Puede ser que al final todo esto construya un tiempo
más allá de ser, existir o estar fingiéndolo, fingiéndonos
fingiéndolo, fingiéndonos.

Lucas Martí insiste en hacer canciones extraordinarias. Esta es un adelanto de su nuevo disco y se llama "Rompehielos".

No hay comentarios: