Santiago Maldonado

Santiago Maldonado
Con vida te queremos

domingo, 24 de mayo de 2015

Más sobre Randazzo, Scioli y el futuro del kirchnerismo

Una conversación con el Pájaro Salinas 


Juan Salinas: Pero ¿qué te pasa Oscar? A mí me parece que Randazzo es unos cuantos puntos más potable que Scioli. Pero si hubieras visto como lo atacó el jueves esa serpiente con cara de nada que es Fantino a Randazzo, no dejándole terminar una sola frase sin interrumpirlo y hablando ¡mas de media hora! de ese blooper de la gente de Carta Abierta (no de Randazzo, que ostensiblemente dijo lo que dijo sin intención) yendo una y otra vez al mismo punto, te darías palmaria cuenta de que el establishment no quiere saber nada con la posibilidad de que Florencio sea presidente. Randazzo es el candidato de Cristina, y eso debería ser suficiente para no romper más las guindas en este momento. Si querés votar a Scioli está todo bien, pero no te juntes fácticamente con Fantino.

Oscar Cuervo: Juan, no vi a Fantino el jueves ni me junto con él ni con el establishment. Mis críticas al desempeño de Randazzo durante estos primeros días de campaña como precandidato del FPV explican qué me pasa con él, no hay otra motivación que las que expreso. Creo que el FPV está en condiciones de ganar en octubre, porque el Círculo Rojo no está logrando juntar a toda la oposición. Massa se desmorona y no se muestra capaz de convocar al voto peronista de todo el país. Macri está decidido a hacer una campaña PRO puro, por consejo de Durán Barba, y no quiere saber nada, al menos por ahora, con compartir un espacio opositor con Massa y De Narváez. Ahora que la posibilidad del triunfo del FPV se muestra cerca, esta semana el Círculo Rojo dejó de presionar a los opositores para que se unan y ponen la expectativa en la división del FPV. Y creo que la agresividad con que Randazzo encara la interna lleva a hacia la tentación del rupturismo. Veo en estos días que los ataques de Randazzo a Scioli son retomados por algunos kirchneristas que hacen gala de un culto a la pureza K. Kirchneristas portuarios, quizás sin historia peronista, 678izados, que se enervan por la disputa interna y parecen mas interesados en ganarle a Scioli en agosto que en ganarle a Macri en octubre. Están jugando con fuego. Hay un sector kirchnerista incorporado en los últimos años con ciertos reflejos antiperonistas y veo que se montan en la agresividad de Randazzo como puerta de salida del FPV, si Randazzo no gana. Creo que la interna debería jugarse en otros términos, porque si no, va a ser difícil recomponer el Frente el día después de las PASO. Y veo que muchos kirchneristas tardíos no tienen intención de recomponer nada ni piensan el día después. Creen que todo termina cuando se defina el ganador de las PASO.

Pájaro: Creo que Randazzo se equivocó en otras oportunidades en atacar a Scioli. Y creo que los kirchneristas debemos dar un ejemplo en estas PASO, debemos tratarnos como compañeros y explicar (como explica Taiana) cómo sigue el segundo tomo de este proceso de profundas reformas. Ahora bien: el candidato K, el candidato de Cristina es, claramente, Randazzo. Entonces hay que dejarse de joder y apoyarlo con decisión, ser predicadores y tratar de lograr lo que parece imposible. Y sin gana Scioli, está clarísimo que lo votaré, ya que lo más importante es que no gane Macri, que destruiría en meses lo construido en años. ¿Está claro? ¡Vamos con Randazzo!

OC: No, no creo que el candidato de Cristina sea Randazzo, si no, Cristina lo hubiera dicho. Tampoco creo que Cristina ponga en disputa su liderazgo en estas PASO. Si el candidato de Cristina fuera Randazzo y perdiera en las PASO, quedaría afectado su liderazgo y la unidad del FPV. Creo que Cristina no come vidrio. Yo votaré en las PASO al candidato que en agosto me parezca que garantiza el triunfo del FPV. Y en octubre al ganador de esa interna. Ahora veo que Randazzo se posicionó bien entre el núcleo duro K que desconfía de Scioli. Ese voto ya lo tiene. Pero ahora remacha sobre ese mismo clavo, sobreactuando kirchnerismo, así como los K "puros" (lo digo entre comillas porque es una descripción irónica, no creo en esa pureza) sobreactúan entusiasmo por la "pureza K" de Randazzo. Esa sobreactuación se mostró con crudeza en las risotadas con que en Carta Abierta festejó el fallido de Randazzo sobre el "proyecto manco". Carta Abierta, se supone, es un espacio en alerta por el peso de los signos y del lenguaje político y esas risotadas los dejaron offside, festejando una expresión al menos desafortunada. Ni el auditorio ni Randazzo parecen haber considerado que ese intercambio de mutua fascinación iba a trascender necesariamente y a ser usado como cizaña en la interna del FPV

Pájaro: Estoy de acuerdo con vos en todo menos en tu pánico... aunque horas atrás mi amigo Teodoro Boot también me confesó sus aprensiones, en la misma línea que las tuyas. ¿Por qué te hablo de pánico? Porque los dolobus que vos mentás, esos que dicen que antes de votar a Scioli se cortan la yugular con una yilé oxidada (siendo, como es, que se comieron unos escuerzos gigantes) son numéricamente irrelevantes y, si quieren hacerse los brígidos y votar en blanco en las nacionales, que lo hagan y la Patria se los demande. Pero eso no es suficiente para desistir de votar por el candidato de Cristina. No es lo mismo que Scioli arrase a que le gane 6 a 4 al candidato de Cristina. Y peleando por una buena elección, quien te dice... Igual, prefiero a Florencio presidente que a D0S. Me parece algo natural, ¿a vos no? Ahhh. Randazzo dijo que es el candidato de Cristina porque Cristina hizo todo lo que estuvo en sus manos para fortalecerlo. No puede ni debe hacer más. Pero lo que podía hacer lo hizo.

OC: Creo que estás equivocado al caracterizar a Randazzo como el candidato de Cristina. No se de dónde sacás esa conclusión. Me puedo equivocar, pero me parece que Cristina no tiene ni tendrá candidato en estas internas. En todo caso, me parece que es lo correcto, que esté por encima de los candidatos y se dedique a consolidar su liderazgo. A mí ninguno de los dos, ni Scioli ni Randazzo, me convencen demasiado. Pero creo que esta falta es responsabilidad de Cristina, que durante estos años no propició el crecimiento de un sucesor confiable, quizás porque su figura es muy rutilante. Pero eso ya quedó claro en 2013. La apuesta por Insaurralde. La derrota en la provincia de Buenos Aires. La falta de un sucesor salido del riñón K. Ni Scioli ni Randazzo lo son. Ambos son peronistas, con sus idas y venidas en todos estos años. Entonces muchos kirchneristas se aferran ahora con cierta desesperación a Randazzo como si fuera el portador del genoma K. Su desempeño en estos días no me gustó, creo que una vez posicionado como la alternativa a Scioli, sería la hora de que le hable a un elector no K, que les explique a aquellos a los que no les preocupa demasiado la interna del Frente para la Victoria por qué él sería un buen presidente, en lugar de seguirle remachando a los K que lo voten a él por ser más K que Scioli. El electorado al que Randazzo está inerpelando ahora es un sector reducido, cuyo voto está ganado, en lugar de ir a la busca del voto aún no definido. Ese voto no definido es el que va a volcar la elección, es el que marca la diferencia entre el 30% que el FPV sacó en 2013 y el 54% que había sacado en 2011 Cristina. No me gusta cómo Randazzo encara la interna, como está moviéndose en este tiempo reducido en que tiene que mostrar lo mejor de sí y no lo estamos viendo. No puede ser que lo mejor de Randazzo sea que él no es Scioli. Tiene que tener un atributo propio, más allá de esa negación. Ese flojo desempeño me hace dudar de su capacidad política. Mucha elasticidad y mucha astucia le van a ser necesarios al que gane las presidenciales de octubre. Por lo que se ve en Brasil, Chile o Venezuela, las derechas no se quedan quietas aunque pierdan elecciones y vuelve a arremeter inmediatamente. Fijate en Dilma y en Bachelet arrinconadas pocos meses después de ganar. No podemos tener confianza en que ganando solamente está garantizado el proximo mandato, si el elegido no es suficientemente hábil. 

Y una postdata a este diálogo que no va a terminar acá, seguramente. En las próximas semanas lo seguiremos en la radio con el Pájaro: En un post anterior dije que el ciclo kirchnerista se monta en un más largo y complejo ciclo peronista, esto Cristina parece comprenderlo muy bien. En cambio, Randazzo parece que se dirige a reducir la densidad política del ciclo y a remarcar solo una identidad K. Pero el kirchnerismo siempre se sostuvo sobre una coalición mucho más heterogénea. Randazzo parece hablar solo al público de 678. Y hay una responsabilidad de Cristina también en haber sostenido esa cristalización seissieteochezca en el horario central de la televisión pública. ¿Creo yo que Scioli, si gana, va a representar la continuidad precisa de la identidad kirchnerista? No lo creo: Scioli no es un "soldado de Cristina", ni el Cámpora del siglo XXI. Tampoco me parece que sea conveniente tener en la presidencia a un soldado de Cristina (si Randazzo lo fuera) ni un Cámpora en la presidencia para que Cristina esté en el poder. Cristina puede mantener su liderazgo desde otro lugar que desde el comando del próximo gobierno. Como una aliada de mucho peso y con un margen de capacidad crítica hacia el presidente que venga. Lo que el peronismo no puede permitirse es "perder con lo nuestro", como infortunadamente dijo Patricio Mussi hace poco y algunos kirchneristas sectarios parecerían dispuestos a preferir.

Acá se puede seguir leyendo el punto de vista sobre al interna entre Scioli y Randazzo en el blog del Pájaro Salinas.

4 comentarios:

Daniel dijo...

Sinceramente creo que Randazzo puede atraer voto suelto más allá de que al parecer Scioli es solo el que lo hace.
Todavía tiene tiempo de concebir una estrategia más propicia para lograrlo.
De no resultar se dará lo más probable, esto es, que gane Scioli a quien Clarín ya le arrimó el bochín resueltamente metabolizando de ante mano el probable triunfo del FpV en las generales.
El problema es que con Scioli en el poder corremos el riesgo de diluir el espacio y el proyecto mismo. Y en esto pongo el análisis en un escalón posterior, el de la gobernabilidad surgente.
Estamos ante un panorama complicado y me parece que así como se esbozan las críticas hacia Randazzo no hay que perder de vista cuestiones como la estigmatización al electorado K no peronista e independiente volcado a nuestro proyecto que es mucho y desconfía de Scioli.
Se trata de un sector cuantioso que no debería ser subestimado.
Mucha es la gente que enamoró Cristina por su coraje en tanto el atributo más notorio de Scioli es el de la tibieza.
Scioli definitivamente no enamora, Randazzo se maneja con torpeza.
Son las cosas que ambos necesariamente deben trabajar y en la cancha se verán los pingos.
El punto evidente que Randazzo debe trabajar es el del salto probable adonde enfocarse con más decisión; esto es, el día después de las PASO habiendo considerado que puede ganarlas. De otra manera y en esto comparto la crítica hacia él, ofrece la apariencia de pujar a los manotazos contra quien no logra por ahora alcanzar en la interna.
A todo esto, la carrera aún no comenzó. Inteligencia en la exposición en él, propuesta sin ambigüedades en Scioli es lo que se demanda.

Felipe dijo...

Óscar se equivoca cuando dice :
1) Randazzo debería ser algo mas que ser un anti-Scioli
2) Randazzo debería ser mas amistoso con Scioli porque sino se partiría el FPV y vaya a saber que otra catástrofe

Mi visión
1) Randazzo, a diferencia de Scioli, tiene éxitos de gestión que mostrar y lo hace constantemente (trenes, DNI, etc). De ninguna manera se limita a criticar o a diferenciarse ideológicamente de Scioli

2) Scioli es el candidato protegido desde afuera. Corre con enorme ventaja en ese sentido. Esta instaladisimo desde hace muchísimo tiempo. Ningún otro candidato K hubiera podido instalarse en el tiempo sin haber sido demolido en el camino. En síntesis un candidato K tiene que instalarse casi a ultimo momento y por ende hacer ruido para darse a conocer.
Tu llamado a la "suavidad" de Randazzo equivale a pedirle a quien esta (mucho) menos instalado a que se resigne a perder

En tu posición hay mucho menos ecuanimidad de lo que parece

Felipe Martel

Carlos G. dijo...

Antes de las elecciones de 2003 (de las que hoy también celebramos su aniversario) yo sustentaba mi voto a Kirchner porque sobre él, por mi propia ignorancia, tenía dudas, pero sobre el resto de la oferta electoral (Carrió, Lopez Murphy, Menem, Saa) sólo tenía certezas.
Hoy, que creo que estamos ante una elección crucial para el futuro de este proyecto político, siento parecido: con Randazzo tengo muchas dudas sobre su real capacidad para conducir esta nueva etapa, pero Scioli (al que votaré si gana las PASO) del que ya hemos visto dos períodos como gobernador, ya hemos visto cómo manejó el tema seguridad, y quienes son sus asesores en economía, temo que sólo tengo certezas.

GrouchoMarx dijo...

1) Creo, como el Pájaro, que Randazzo ES el candidato de CFK. La parada será con Macri y no hay ningún interés de Cristina de entregarle el gobierno al acalde de los globitos. Eso de perder para volver en 2019 es una huevada que nunca pasó por la cabeza de la jefa. Pero al bajar la cantidad de candidatos suben la chances del ferroviario.
Pero para ganarle al procesado necesita mantener al movimiento unido y sin grandes fisuras. Por eso no hace explícito su apoyo a Randazzo porque, de hacerlo, sería injusta con Scioli que ha mostrado lealtad en un partido que no se caracteriza por esa virtud, poniendo al FPV en riesgo de ruptura en un momento en que hay que extremar los recaudos para ganar. Y ganar bien, manteniendo el control del parlamento. Por eso tiene que jugar con un favorito y un muletto. Aunque, aparentemente, el muletto es el que mide más.
2) Decís, en un parte “Pero creo que esta falta es responsabilidad de Cristina, que durante estos años no propició el crecimiento de un sucesor confiable, quizás porque su figura es muy rutilante.”. Pero acá olvidamos que juegan otros. El sucesor casi “natural” para 2015 era Boudou. Y a los cinco meses de asumir ya era un cadáver político. Los dirigentes con mayor capacidad no miden. Veamos: Aníbal, es, para mucha gente, el capo del narcotráfico porque lo dijo Carrió. Capitanich es el que se peleó con Tinelli, lo imitó Oggi Junco y terminó rompiendo un Clarin en vivo, Rossi perdió dos veces por paliza con un cómico toca-culos semianalfabeto, Abal Medina es un montonero cocainómano, Recalde es el que fundió Aerolíneas y cobra una coima por los tickets canasta, Kicillof es un marxista que cobra $ 400 lucas en YPF, Alicia fue funcionaria de la dictadura e inundó La Plata y Taiana no mueve el amperímetro. El único que la pudo surfear, hasta ahora, ha sido Florenci.
3) ¿A qué quiero llegar?. A lo difícil de conseguir un buen dirigente que sea a su vez un buen candidato. En 2003 lo único que sabíamos de Néstor era que se había robado los fondos de Santa Cruz, que manejaba la provincia como un feudal, que no había libertad de prensa, etc. Con ese prontuario quedó debajo de un prohombre republicano como el califa de Anillaco y sudó la gota gorda para entrar segundo por encima de López Murphy.
4) La propia Cristina tuvo que revalidar en la gestión. Llegó como la esposa de Néstor. Si. Tal cual. Lo contó el propio Néstor en 678. Hacer el 1-2-1-2 indefinidamente. No tenía ninguna experiencia ejecutiva. Era una incógnita y empezó bastante mal. Se fue haciendo desde el poder con la ventaja de su inteligencia y su inmensa capacidad política.
5) Y cuando dije que “otros juegan”, nada más ver que la figura aglutinante de la oposición es un tipo procesado por inventar causas truchas que le autorizaran a espiar a una víctima de la AMIA, a su cuñado y a algunos empresarios competidores. Sin los medios Macri no existe. Una primera gestión mediocre y una segunda donde encontró el éxito haciendo bicisendas para bondis. Y menos mal que el panadero Napolitano le complicó el camino deportivo. Apabulla observar la popularidad de un tipo entre sectores de todo nivel socioeconómico, con el prontuario criminal que tiene. Y. Protección mediática. Negocios comunes y un tipo de esa calaña puede llegar al sillón.
6) Por último acuerdo con todos en que Randazzo tiene que moverse con mucho cuidado y bajar el tono contra Scioli, que no es el rival a vencer. No lo puede poner en igualdad de condiciones con el alcalde. Eso es troskearla peligrosamente, beneficiando al de los globos. No obstante, parece que algo de nota ha tomado. Y lo de Carta Abierta, con las cosas que se dicen a diario es casi un chiste. Parece que va a ser gobernador de Santa Fe un tipo que llamó a Cristina “vieja conchuda hija de puta”. Todo un estadista.