jueves, 13 de agosto de 2015

Daniel Link, Menem y la droga


por Ezequiel de Almeida

Por pudor no voy a poner el link de la nota que publicó Daniel Link ayer en el diario Perfil en plena veda electoral, pero les puedo adelantar que el título es "Ni Menem lo hizo", que termina con la palabra "droga" y que está como destacada en el portal de dicho diario en internet.

¿Habla de Menem? No. ¿Habla de drogas? No, pero acaso esas palabras sirvan como links subliminales para enmascarar unas cuantas mentiras acerca del nuevo Código Civil aprobado recientemente en el Congreso.

La nota arranca, sensacionalista y pavota:

"...el pasado 1º de agosto se produjo la pérdida de territorios de uso común y público más grande, masiva y repentina para la sociedad argentina en los últimos siglos".

Wow, fuerte. Cuéntame mas...

"Con la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial desaparece por completo el instituto de legislación civil llamado 'camino de sirga', que se impuso como restricción al dominio de los particulares en los fundos ribereños a fines del siglo XIX, garantizando el libre paso de todos y cualquiera a la vera de cualquier río navegable de Argentina".

¡Horror! Hugo Chavez, Nestor y el Che "estarían" revolcándose en su tumba. ¡¡Me voy ya leer ese Código Civil Mefistofélico , yaaa!!

Y me encuentro con esto:

"ARTICULO 1974.- Camino de sirga. El dueño de un inmueble colindante con cualquiera de las orillas de los cauces o sus riberas, aptos para el transporte por agua, debe dejar libre una franja de terreno de quince metros de ancho en toda la extensión del curso, en la que no puede hacer ningún acto que menoscabe aquella actividad.

Todo perjudicado puede pedir que se remuevan los efectos de los actos violatorios de este artículo."


¡Ahhhhhh! Con razón algo me olía mal desde el vamos.

Pero sigamos leyendo su nota para entender por qué nos miente Daniel Link:

"Al desaparecer ese camino público de ribera, no sólo se pone en grave riesgo el acceso a las costas y los ríos, sino que además se privatiza un área equivalente al tamaño de una y media Ciudad de Buenos Aires".

Mas allá de reafirmar la idea de que desaparece el camino de sirga -que ya vimos que no es cierto-, me llama la atención que haya elegido la ciudad de Buenos Aires para hacer la comparación. ¿Fue casualidad o está dirigida a cierto lector de la ciudad macrista?

Ok, sutil, tendencioso, pero ya estamos habituados a esto en el diario Perfil. Así que sigo con Link.

"De manera casi clandestina, y desoyendo las advertencias que diferentes asociaciones formularon en las audiencias públicas sobre este gravísimo punto, se decidió beneficiar a los emprendimientos inmobiliarios ribereños especulativos, en contra de los intereses del ciudadano común, que pierde el derecho que antes tenía de caminar por las orillas de los ríos navegables de todo al país, gracias a la existencia de ese camino público".

¡Apa lalá! ¿Casi clandestina? Al señor Link algo que fue votado en el Congreso por mayoría le parece algo casi clandestino. Luego introduce la figura del "ciudadano común", que evidentemente no son los dueños de las casas alrededor de los ríos argentinos sino cierta grupo de gente que, si tiene casa, debe ser lejos de los ríos, pero que (eso sí) le encanta caminar por las orillas. Ya sé, es complicado de entender el párrafo, pero le aseguro a esa "gente común y caminante" que el nuevo Código les deja 15 metros para caminar o hacer cosas de gente común.

Pero Daniel Link sigue:

"A partir de ahora, los propietarios tendrán derechos absolutos y exclusivos, pudiendo ejercer la prohibición de paso que antes se garantizaba en favor de una armoniosa relación entre poblaciones y espacios naturales".

Arranca el parrafo con todas mentiras ya refutadas, pero me detengo en la palabra "antes". ¿Cómo era antes?

Artículo 2639 del Viejo Codigo Civil:

"Los propietarios limítrofes con los ríos o con canales que sirven a la comunicación por agua, están obligados a dejar una calle o camino público de 35 metros hasta la orilla del río, o del canal, sin ninguna indemnización. Los propietarios ribereños no pueden hacer en ese espacio ninguna construcción, ni reparar las antiguas que existen, ni deteriorar el terreno en manera alguna".

¡Uf, me cagó! Ok la nota de Link dice otra cosa y está llena de mentiras, pero así y todo hay algo repudiables en el nuevo Código, el hecho de haber bajado de 35 metros a 15 metros el ancho del camino de sirga. ¡Eh, buacho, nos zarparon 20 metros! Me parece medio raro que Link no haya dicho la verdad que, de por sí, ya era un poco repudiable y de paso se evitaba quedar como un mentiroso. Acá hay gato encerrado, por eso sigo investigando el viejo Código Civil y encuentro esto:

"Los gobiernos municipales pueden reducir el ancho del camino de sirga hasta un mínimo de quince metros". (Artículo 2640 del Código Civil)

WTF! O sea que, mas allá de las mentiras de Daniel Link, no solo no desapareció el camino de sirga, sino que tampoco se puede criticar la reducción del ancho de 35 metros a 15 metros, porque de hecho cada municipio podía reducirlo a 15 si quería favorecer a algún "emprendimiento inmobiliario ribereño especulativo", como los llama Daniel Link, para diferenciarlo de la "gente común"(?)

O sea, que lo que nos quiere decir la frase de Link ya citada “…antes se garantizaba en favor de una armoniosa relación entre poblaciones y espacios naturales" es que dicha armonía idílica era a piacere de cada intendente. :/

Así y todo, yo, que soy crítico del kirchnerismo, pero de verdad, no como la gilada esta, me quedé con un gustito medio amargo por la reducción del camino de sirga y me puse a investigar cómo trataban el asunto en otros países y vi que la gran mayoría habla del camino de sirga, pero casi ninguno estipula los metros de ancho, sino que lo dejan a definición del ejecutivo. Salvo en el caso de España (por suerte es del primer mundo, que tanto adoran los muchachotes de Fontevecchia, Mitre, Magneto), que aquí les trascribo:

Artículo 553: "Las riberas de los ríos, aun cuando sean de dominio privado, están sujetas en toda su extensión y sus márgenes, en una zona de tres metros, a la servidumbre de uso público en interés general de la navegación, la flotación, la pesca y el salvamento. Los predios contiguos a las riberas de los ríos navegables o flotables están además sujetos a la servidumbre de camino de sirga para el servicio exclusivo de la navegación y flotación fluvial. Si fuere necesario ocupar para ello terrenos de propiedad particular, procederá la correspondiente indemnización.* 
Ver Resolución 27 de febrero de 2014: obra nueva junto a río en servidumbre de protección".

¿3 metros de camino de sirga??????????????

¡Dictadores!

¿Acaso nadie piensa en la gente común española, que necesita por lo menos 35 metros para pasear?

¿Cómo pueden vivir así?

¿Cómo? ¿En esa sociedad tan avanzada no hay muchos Links paseanderos de las sirgas rompiendo las vedas electorales con boludeces al mejor estilo Lanata?

Como dije por ahí, me preocupa la sirga y quisiera que vuelva a tener 35 metros (que, por cierto, de hecho nunca tuvo) pero muchísimo más me preocupa el poder y la impunidad que tienen los medios de comunicación para decir cualquier mentira y ponerla como destacada.

Los 20 metros que nunca tuvimos por ahí los recuperamos, a Daniel Link ya lo perdimos para siempre, una pena, pero, sobre todo, una vergüenza.

Droga.

Fuente 1: acá.
Fuente 2: acá.

2 comentarios:

Blopa dijo...

Y sí, a Link hace tiempo que se le escapó la tortuga...Pretende estar justificado a priori por ser de Filosofía&Letras ("Filo", para los iniciados) e íntimo de Beatriz Sarlo. Últimamente le va mejor mostrando la pija de Lenny Kravitz (ver su blog, no miento) que generando crítica lúcida y honesta. Pero bueno, supongo que si lo hiciera no estaría trabajando para Fontevecchia...Ah, recomiendo releer sus volteretas intelectuales para justificar que, aún así, vota al FIT porque Altamira (ah, no, Del Caño) es lo único que nos salvará de la debacle capitalista.

HEN dijo...

Buena nota, Eze. Le diste una buena lección a ese snob frívolo pedante y perfido mentiroso. Ja!