jueves, 13 de octubre de 2016

Dylan Nobel


Soy un hombre afligido con una mente afligida
Nadie ante a mí y nadie detrás
Hay una mujer en mis rodillas, está bebiendo champagne
Tiene la piel blanca, tiene ojos asesinos
Estoy buscando en los cielos teñidos de zafiro
Estoy bien vestido, esperando el último tren
Parado en el patíbulo con la soga al cuello
Esperando cualquier momento para escaparme del infierno
La gente está loca y los tiempos están raros
Estoy encerrado, estoy fuera de rango
Antes me importaba pero las cosas cambiaron.

Hice cuarenta millas por el camino equivocado
Si la Biblia está bien, el mundo va a explotar
Yo estuve tratando de ir tan lejos de mí como pude
Algunas cosas están muy calientes como para tocarlas
La mente humana apenas puede soportar tanto
No podés ganar en una mano perdedora
Siento que me enamoro de la primera mujer que encuentro
la pongo en una carretilla y la llevo calle abajo
La gente está loca y los tiempos están raros
Estoy encerrado, estoy fuera de rango
Antes me importaba pero las cosas cambiaron.

Yo lastimo con facilidad, sólo que no lo muestro
Podés lastimar a alguien y ni siquiera saberlo
Los próximos 60 segundos podrían durar una eternidad
Voy a deprimirme, voy a volar muy alto
Toda la verdad del mundo se junta en una única gran mentira
Estoy enamorado de una mujer que ni siquiera me atrae
El señor Jinx y la señorita Lucy saltaron juntos al lago
No estoy tan ansioso como para cometer un error
La gente está loca y los tiempos están raros
Estoy encerrado, estoy fuera de rango
Antes me importaba pero las cosas cambiaron.

Bob Dylan, "Things have changed", 2000


Bueno, le dieron el Nobel de literatura a Dylan. Qué decir de Bob que no haya dicho ya en este blog o en revista La otra. Decenas de notas y posteos a lo largo de años. Lo más elocuente son las letras de sus canciones. Creo que en nuestro idioma aún conservan la gracia, aunque es mejor aprender a escucharlo decirlas en su propia lengua.

En general, estos premios no me importan. Este Nobel no le agrega genio al genio. Dylan es Dylan desde hace ya mucho. En todo caso, la Academia sueca se rescata un poco a sí misma por las pavadas que hizo antes.

En todo caso, es un buen pretexto para recordar algunas de sus canciones y para pasar el domingo varias en La otra.-radio.

Dama de los ojos tristes de las tierras bajas

Con tu boca de mercurio de tiempos misioneros,
y tus ojos como humo y tus oraciones como rimas,
y tu cruz de plata y tu voz como campanadas,
oh, ¿quién de ellos piensa que podría encerrarte?
Con tus bolsillos por fin bien protegidos,
y tus visiones tranviarias que dejaste sobre la hierba,
y tu carne como seda y tu rostro como cristal,
¿quién de ellos piensa que podría llevarte consigo?
Dama de los ojos tristes de las tierras bajas
donde el profeta de ojos tristes dice que nadie está por llegar.
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿debería dejarlos junto a tu puerta
o, dama de los ojos tristes, debería esperar?

Con tus sábanas como metal y tu cinturón como encaje,
y tu mazo de cartas sin la jota ni el as,
y tus vestidos de sótano y tu cara hueca
¿quién de ellos piensa que podría vencerte?
Con tu silueta cuando la luz del sol se funde
en tus ojos en los que el brillo de la luna nada
y tus canciones de cajas de fósforos y tus himnos gitanos,
¿quién de ellos intentaría impresionarte?
Dama de los ojos tristes de las tierras bajas
donde el profeta de ojos tristes dice que nadie está por llegar.
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿debería dejarlos junto a tu puerta
o, dama de ojos tristes, debería esperar?

Los reyes de Tiro con sus listas de condenados
esperan en fila por sus besos de geranio,
y vos no sabías que pasaría de este modo,
pero, ¿quién de ellos quiere realmente besarte?
Con tus amores de niñez en tu alfombra de medianoche,
y tus maneras españolas y las drogas de tu madre,
y tu boca de vaquero y tus tapones de toque de queda,
¿quién de ellos piensa que podría oponerse?
Dama de los ojos tristes de las tierras bajas
donde el profeta de ojos tristes dice que nadie está por llegar.
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿debería dejarlos junto a tu puerta
o, dama de ojos tristes, debería esperar?

Oh, los granjeros y los hombres de negocios decidieron
mostrarte los ángeles muertos que solían esconder
pero, ¿por qué te eligieron a vos para que simpatices con su bando?
oh, ¿cómo pudieron confundirte?
querían que asumas la culpa por la granja,
pero con el mar a tus pies y la falsa alarma,
y con el hijo de un matón envuelto entre tus brazos,
¿cómo pudieron convencerte?
Dama de los ojos tristes de las tierras bajas
donde el profeta de ojos tristes dice que nadie está por llegar.
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿debería dejarlos junto a tu puerta
o, dama de ojos tristes, debería esperar?

Con tus recuerdos de planchas metálicas de Cannery Row,
y tu marido de revista que un día tuvo que irse,
y tu gentileza, que ya no podés evitar mostrar,
¿quién de ellos crees que te daría un empleo?
Ahora estás junto a tu ladrón, estás en su libertad condicional
con tu medallón sagrado que tus dedos pliegan,
y tu cara de santa y tu alma de fantasma,
oh, ¿quién de ellos crees que podría destruirte?
Dama de los ojos tristes de las tierras bajas
donde el profeta de ojos tristes dice que nadie está por llegar.
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿debería dejarlos junto a tu puerta
o, dama de ojos tristes, debería esperar?