Cadete



martes, 29 de agosto de 2017

Ganó Cristina pero ¿las irregularidades de las PASO de agosto son el ensayo general para un fraude en octubre?



El viernes 7 de julio en La otra publicamos una nota titulada ¿Y si gana la Doctora? El macrismo baraja hacer fraude o suprimir las PASO 2017. Ahí citábamos al ultraoficialista Sergio Berensztein, quien en su columna del 2/7 en Perfil había escrito: "Se supone que no habrá trampas en la administración de las elecciones, aunque sorprendió el reto de la Cámara Nacional Electoral por la contratación de Indra. Si las hay, debemos suponer que no favorecerán a Cristina ni al peronismo".

También consignábamos en esa nota que la designación de un modo irregular de la empresa INDRA para encargarse del escrutinio había desatado un escándalo y un duro comunicado de la Cámara Nacional Electoral.

Por esos mismos días la diputada kirchnerista Teresa García manifestó la seguridad de que Cristina tenía los votos para ganar en la provincia, pero que había que hacer un gran esfuerzo de fiscalización para "cuidar esos votos", porque sospechaba posibles maniobras fraudulentas.

Tres indicios provinientes de muy diversas fuentes entonces convergían más de un mes antes de las PASO en la presunción de que el macrismo estaba preparando algo para burlar la voluntad popular expresada por el voto del 11 de agosto. Dicho y hecho. Dos semanas y media después, el escrutinio definitivo todavía no terminó, pero se sabe que difiere sustancialmente  del provisorio, que otorgaba el primer lugar a la fórmula macrista, antes de detenerse a las 4 de la mañana con la firme presunción de que en realidad había ganado Cristina. Ahora, en el transcurso del escrutinio definitivo saltaron todo tipo de irregularidades que hacen presumir que la cifra exacta por la  que Cristina ganó las PASO no se conocerá nunca. Lo más grave es que las autoridades de mesa que colaboraron en la distorsión del escrutinio son las mismas que lo van a hacer en las elecciones nacionales de octubre.

Según la diputada Teresa García -una de las encargadas de fiscalizar los escrutinios (el provisorio y el definitivo) en representación de Unidad Ciudadana- a pesar de que desde el domingo 13 de agosto a la noche se sabe con certeza que ganó Cristina, estos procesos estuvieron plagados de irregularidades en varios niveles y eso hace que quede en duda la veracidad de la cifra exacta de la elección. La evidencia de estas irregularidades se agrava porque las autoridades de mesas involucradas serán las mismas que cumplirán esa función en las elecciones de octubre.

Declaró este domingo Teresa García en el programa Un poco nomás, de AM 750:

"El Correo, dirigido por Jorge Irigoin, e INDRA, cuyo director general es Ricardo Biaggio, ambas empresas están involucradas en las irregularidades del escrutinio provisorio. Irigoin y Biaggio son dos históricos empleados del Grupo Macri. En el escrutinio provisorio de la provincia de Buenos Aires hubo una concurrencia de actores y de situaciones que contribuyeron a enturbiar el proceso y poner en duda la fidelidad de los resultados.

"Todos hemos visto por televisión que ese domingo a las 9 y media de la noche la diferencia marcada por los medios dominantes daba entre un 6% o un 7% en favor de los candidatos de cambiemos, algo que dio lugar al festejo oficialista. Fue un festejo nada más, porque en ningún momento ninguno de los dirigentes reconoció el triunfo, ninguno dijo "ganamos", simplemente festejaron [N. de LO: Quien felicitó a Esteban Bullrich por el triunfo en la provincia de Buenos Aires fue el precandidato de FR, Sergio Massa] porque ya sabían que no habían ganado.

"A partir de ese momento, hubo un freno en la carga de datos: empezaron a entrar primero los de Mar del Plata, La Plata, San Isidro, Luján, mientras se frenaron Esteban Echeverría, Almirante Brown... Yo iba siguiendo los resultados con Jorge [Landau] cada 5 minutos, y distritos como Lomas o La Matanza tuvieron parada la carga de todas sus mesas durante 2 horas y media. Este es solo un aspecto de las irregularidades. Nosotros ya sabíamos que ganábamos la elección esa noche, de hecho Cristina habló públicamente a las 4 de la mañana diciendo "Ganamos la elección".

"Al día siguiente comencé a analizar algunas mesas, para ver qué había pasado en las mesas en las que figuraba una carga "0" [0 votos para Unidad Ciudadana], algo que se repetía recurrentemente. Y descubrimos que en esas mesas los presidentes de mesa les habían firmado el certificado del escrutinio a los fiscales con los que habían compartido la mesa, pero o bien no habían firmado el telegrama o bien habían hecho un garabato. Empezamos a buscar si eso era un patrón. Y efectivamente lo fue: así encontramos en Tigre, en Mar del Plata, en Tandil y en otros distritos que los presidentes de mesa no firmaron el telegrama que va dentro de la urna. Ustedes entenderán que un presidente de mesa cumple una función ese día que es una carga pública y está penado por la ley la falsificación de documento público.

"Hicimos consultas con una serie de expertos informáticos. Y nos encontramos además con otra irregularidad: un grupo de personas de INDRA manipuló la información en los telegramas que aparecen con carga "0". Cuando se genera el telegrama en el Correo, el escaneo va a parar al Correo Central . Y los Data Entry del Correo Central tienen que cargar en pantalla partida lo mismo que les llegó en el escaner. Pero de ese escaneo que llegó al Correo y pasó a INDRA se mantuvieron en "un reservorio", en una nube vitual, muchísimos telegramas. En ellos fueron retocadas las casillas donde tenían que estar cargados los votos y por lo tanto, cuando los bajaban al Data Entry, este grupo de INDRA les asignaba 0 votos a Unidad Ciudadana.

"Entonces acá hay una confluencia de responsabilidades: la de los presidentes de mesas, la del Correo y la de INDRA, que manipuló desde un lugar en Buenos Aires, no remoto, la casilla en la que tendrían que estar consignados los números de votos.

"Además ese lunes yo empecé a llamar a todos los distritos donde se encontraban las irregularidades de las firmas de presidentes. Y nos encontramos con que muchos de los presidentes de mesa que no habían firmado los telegramas o habían hecho un garabato tenían una estrecha relación con el gobierno y con cambiemos. Por ejemplo, en el caso de una mesa en San Isidro, era presidenta María José Labat, la ex mujer de Guillermo Montenegro, él actual candidato a diputado nacional y ella presidenta de la mesa 408. Ella tiene un cargo público nacional en la Superintendencia de Riesgos de Trabajo [y fue también funcionaria de la SIDE en la época de De La Rúa, durante la gestión de Santibañez]; después encontramos en Pergamino al primo de Carolina Stanley; luego encontramos a una de las apoderadas de Odebrecht en Ramos Mejía, y así una serie de casos que incluimos en la denuncia que el viernes pasado hicimos con Rodolfo Tailhade.

"El tema es cómo se eligieron los presidentes de mesa y aquí va una directa responsabilidad del Juez Juan Manuel Culotta,  encargado del escrutinio *. Históricamente los presidentes de mesa se eligen del padrón del distrito que determina habilidades: profesionales, estudiantes universitarios, técnicos, etc. Esa preselección de habilidades se cruza contra el padrón de afiliados de los partidos políticos, para no tener a militantes políticos como autoridades de mesa, porque eso manifestaría algún tipo de parcialidad incompatible con el cargo. Y luego de descartar a los afiliados a los partidos, el resto se elige por un sorteo. En este caso hubo un dato más que llamativo: al 43% de los designados presidentes de mesa se les rebotó el telegrama al ser convocados, porque figuraba un domicilio incorrecto. La jueza Servini de Cubría ya había denunciado en una oportunidad sobre la vulnerabilidad del padrón de la provincia de Buenos Aires. Entonces entendemos que ha habido una adulteración del domicilio deliberada para que no llegaran a los designados en el primer sorteo. Así el juez Culotta echó mano de un registro de voluntarios que vaya a saber cómo se conformó. Uno debe imaginar que hubo una sugerencia por parte de cambiemos respecto del listado de las autoridades de mesa. Lo cual también lo complica a Culotta, porque él debe impartir justicia en el proceso electoral. 

"Así que tenemos esta convergencia de irregularidades: el Correo, INDRA, los presidentes de mesa y el juez Culotta, que ya tiene un llamamiento en la Cámara Electoral. Esto es altamente riesgoso, porque este mismo listado de autoridades de mesa es el que va a estar también en octubre. Entonces estamos pidiendo que se haga un nuevo sorteo de las autoridades de mesa, queremos fiscalizar ese sorteo, porque ya nos hemos dado cuenta de lo que han hecho. También hay muchísimos presidentes de mesas que nos están escribiendo a Twitter , a Facebook y al blog El Disenso (que también hizo una investigación), que están dispuestos a declarar: 'nosotros hemos cargado en el telegrama que va adentro de la urna la cantidad de votos que tuvo Unidad Ciudadana. Es decir: hay presidentes de mesa que no están involucrados en esta maniobra y quieren descargar su responsabilidad, porque su función es una carga pública.

"¿Qué creo que han hecho? Una estafa, y no en un solo sentido: han buscado distintas maneras de rapiñar una cantidad de votos. Finalmente nosotros ganamos la elección y se dará un número el día martes pero tampoco sabremos si ese es el número real. Hay que estar atentos, porque no se trata solamente de los votos de Cristina y Unidad Ciudadana: se trata de estafar el voto de la gente. Alguien que se levantó el domingo, fue con toda la esperanza a votar, por cualquier fuerza política, por la izquierda, por cualquiera, no encontró su voto en la urna, no estaba su voto en el telegrama. Hubo cerca de 1200 urnas que figuran con 0 votos para Unidad Ciudadana, pero en los telegramas que estaban adentro de las urnas había mucho más que 0 votos, es decir: fueron retocados en la trasmisión. Alejandro Tullio [contratado para asesorar al gobierno en el proceso electoral desde el Correo Argentino] tiene una responsabilidad enorme en esto, porque fue advertido con anterioridad. Esa misma noche de las PASO lo llamé yo cerca de las 12 y media para preguntarle qué estaba haciendo. El había sido funcionario de nuestro gobierno y él sabía qué se estaba haciendo en el retraso de la carga. Hay muchos concurrentes en esto, fundamentalmente los responsables de las dos empresas que más responsabilidad tienen en el proceso son el CEO del Correo Jorge Irigoin y el director general de INDRA, Ricardo Biaggio, dos hombres históricos del Grupo Macri.

* Culotta es egresado del colegio Cardenal Newman en la camada del presidente Mauricio Macri y parte de sus asesores, como es el caso de José Torello y Pablo Clusellas, secretario de Legal y Técnica. Fueron justamente ellos los que impulsaron el nombramiento del juez, que accedió al cargo por decisión del Consejo de la Magistratura. Allí, el diputado Pablo Tonelli, también operador judicial del gobierno PRO, logró imponer su mayoría en la votación permitiendo que sea designado.

Acá está el audio con las declaraciones de Teresa García:


No hay comentarios: