Dan vergüenza





martes, 19 de septiembre de 2017

Olvidadizo como soy

El nuevo disco de Maxi Diomedi en La otra.-radio, para escuchar clickeando acá 

Imágenes muertas
caras descompuestas
navegan este agua interior
como fotos viejas
guardadas en sobres,
en una urna o en polvo.

Imágenes de cuando

la vida blanco y negro
botas, nacimientos;
hoy regresan de un sueño eterno
ahora / ya / asoman para dárseme.

Pero yo / olvidadizo como soy / las dejo volar.

Así avanzo / el cielo entiende / tus ojos las encienden.

Pero yo / olvidadizo como soy / las dejo flotar.

Así avanzan / el cielo aprende / el tiempo las devuelve.

Y voy, voy, voy.


Maximiliano Diomedi

El domingo pasado en La otra (FM 89,3, Radio Gráfica) dedicamos gran parte de la emisión a escuchar el segundo disco, recién salido, de Maxi Diomedi, cantante, compositor, poeta, periodista, conductor de Patologías Culturales desde hace 13 años en FM La Tribu, espacio donde tiene la oportunidad de entrevistar a gran parte de la movida musical argentina del siglo xxi y a unos cuantos clásicos del rock local. Hay muchos que tienen a Maxi en su rol de entrevistador de una escena que él conoce como pocos. Fan de Charly y Spinetta como el que más, Maxi tiene también una devoción especial por el arte de algunos grandes músicos actuales de enorme talento y perfil bajo, como los geniales Florencia Ruiz y Lucas Martí, por nombrar a solo dos entre varios. Siempre, en cada una de sus entrevistas y producciones periodísticas, él se muestra como un inquieto pensador de los cimientos de la torre de la canción. No muchos de los que responden sus reportajes saben que Maxi es también un habitante de la torre de la canción. Sus canciones suenan despojadas, escuetas, de una exposición mínima que se abstiene de la repetición y las estructuras más previsibles. Su lírica parece buscar la potencia del silencio, de lo que se puede aludir sin alarde. En No lugar, el segundo disco que se escucha y descarga en Bandcamp, Maxi pulió lo que se oía venir en Medianeras de papel (2014). Lo que en el nuevo disco resalta como un gran hallazgo es el tratamiento de audio que logró junto con su productor artístico, el Gnomo Martín Reznik, , líder de La Filarmónica Cósmica. En su colaboración supieron abrir unos ambientes sonoros en los que las canciones hacen coexistir lo terso junto con lo ríspido en sus sutiles combinaciones de guitarras acústicas y eléctricas, con algunos picos de impulso rockero, en medio de un espíritu folk. Como dijo el Gnomo en su participación en el programa del domingo, uno de los logros mayores de No lugar es que no quiere sonar a alguna otra cosa conocida, singular y confiado de sí.

Pasa que, como soy amigo de Maxi y él es mi compañero infalible de cada domingo en La otra, el párrafo anterior no puede tomarse como una reseña crítica. Me falta objetividad para hacerla. Pero yo que ustedes le pegaría una escuchada. La entrevista radial, con comentarios sobre cada canción lo pueden escuchar clickeando acá.

No hay comentarios: