Cadete





viernes, 24 de febrero de 2012

En días como estos, militar es pensar. Enfriar arrebatos y desarmar provocaciones

Son días de pensar. Pensar antes de hablar de más. Buscar palabras justas. No ceder a la tentación de la facilidad de estas redes.

Nada más, solo eso.

8 comentarios:

Cristina dijo...

Estoy absoutamente de acuerdo. Ya lei a varios compañeros derrapar feo, en medio de la tristeza. Cristina debe estar tanto o mas afectada que nosotros. Fuerza para los familiares, para ella, para todos nosotros.

Gabriel Medina dijo...

Un aporte:
http://www.goear.com/listen/b97acbc/editorial-luis-delia-tba-y-politicas-neoliberales-sietecero

Oscar Cuervo dijo...

Este post está abierto a aquel que quiera aportar algo de comprensión, en la línea de lo que dice el título: enfriar arrebatos y desarmar provocaciones. 51 muertos y cientos de heridos y sus familias, el duelo colectivo se merecen recato y abstenernos de las chicanas usuales en las discusiones políticas. No tengo ganas de agregar más a la escalada de basura y estupideces a la que asistimos en medios y redes sociales.

Carlos G. dijo...

No soy un militante.
Me acerqué a este gobierno porque desde el 25 de mayo de 2003 hizo cosas que yo ya no esperaba y pude abandonar el excepticismo y recuperar la esperanza.
Pero los trasportes en general (excepto Aerolineas) y el sistema ferroviario en particular son (como el petroleo y la minería) sectores que permanecen practicamente intocados.
Esta es mi visión, y no de ahora, ni por estas desgraciadas 51 muertes que no debieron ocurrir.
Me duelen esas muertes; me duele que ésta siga siendo una materia pendiente, y me duele alimentar a los buitres que sorbrevuelan.

Lukas dijo...

Muchos necesitabamos, esperábamos que la presidenta hablara...

Lilián dijo...

Sí, yo creo que es necesario alejarse un poco de todo ese andamiaje de furia, provocación y odio, es momento de pensar, hay mucho para pensar, hay mucho dolor también.

guillermo dijo...

DOLOR Y FURIA
SE DESATÓ LA VIOLENCIA
HORROR Y BRONCA
Así titulan hoy los diarios que viven de las tragedias, los que necesitan y modelan un tipo de lector que solo quiere ver el dolor, la furia, el horror, la violencia y la bronca. Algo les da dolor, furia, horror, vilolencia y bronca a estos comunicadores y no es precisamente la muerte de Lucas. Ayer por la tarde, cuando nos enteramos que este pibe ya no estaría mas entre nosotros,por radio Mitre, Ernesto Tenembaun, decía que nuestro país es como una mosca que se golpea todo el tiempo contra un vidrio y dramatizaba como si el fuera familiar del muerto en lugar de ser un periodista que trata de informar. Luego Sloto siguió con la misma cantinela, patéticos, y en la tele aparecían los titulares que anunciaban "Tensión en la estación".
Mientras tanto los familiares y amigos de Lucas estaban sentados en el piso de la estación de trenes, tristes, confusos, como queriendo encontrar una explicación, llorando amargamente la muerte de un pibe amoroso como ellos. En ningún momento intentaron romper nada o quemar nada, estaba claro que ellos estaban rotos y quemados.
Cuando llegaron los miserables, los violentos, los hijos de puta que iban a dar lugar a los catastróficos titulares de hoy, los familiares y amigos de Lucas decidieron retirarse, sabían que estos tipos no venían a compartir su dolor sino a aprovecharse del mismo.
Quiero destacar la actitud de los que tuvieron la esperanza hasta último momento y hoy, en medio de este dolor tan grande, reclaman paz y tranquilidad para poder despedir a un ser querido. Son ellos los que para mi representan la voluntad con la que hay que enfrentar la vida y la muerte.

juan dijo...

Lindo comentario, Guillermo.

Es cierto, el contraste brutal entre la sinceridad y el amor de los amigos de Lucas y el mensaje nauseabundo de la prensa opositora dejan, por el momento, sin ganas para intentar cualquier otro tipo de comentario.

juan