Cadete



domingo, 22 de junio de 2014

El fallo de unos pocos burócratas en favor de los fondos buitres nos recuerda que en el mundo rige la versión más feroz e inescrupulosa de la depredación finanaciera

¿Cómo convivir con los buitres? 
Hoy a la medianoche en La otra.-radio: FM La Tribu. 88,7. Online



Este fallo de un pequeño grupo de jueces volubles al poder financiero sirve para poner en contexto todas las reflexiones que podamos hacer sobre nuestras posibilidades políticas y existenciales: un grupejo encerrado en un gabinete de Norteamérica ejerce su desnuda voluntad de poder y disciplina a pueblos enteros con gesto displicente. Cuando hablamos de pericia política, de batallas culturales, de sectores medios que se oponen a los proyectos políticos que más los benefician, de hegemonías mediáticas, de poder democrático, es preciso recordar que en el mundo rige el sistema más fríamente inhumano de toda la historia. Si no sabemos dónde estamos parados, difícilmente podamos hacer algo por cambiar esta realidad.

Hoy en La otra.-radio (Medianoche, FM La Tribu) conversamos con Federico Kucher, quien esta semana estuvo conversando con economistas sobre las perspectivas de la posición argentina en esta situación. Federico escribía hace pocos días:

El nuevo escenario que se abre

Analistas como Aldo Ferrer, Andrés Asiain y Fabián Amico coinciden en que el fallo agudiza la restricción externa, pero advierten que no tiene sentido negociar con los buitres de cualquier manera.
Por Federico KUcher
Economistas heterodoxos coinciden en que la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de no aceptar el caso de Argentina contra los fondos buitre plantea nuevos desafíos para la gestión económica. Aseguran que el fallo no implica “el descalabro de la economía”, aunque advierten que potencia las dificultades estructurales del país en materia de restricción externa. La negociación con los buitres, precisan, sólo tiene sentido si permite evitar el proceso de default, pero sin condicionar la sustentabilidad de la deuda para los próximos años. Apuntaron que pagarles a estos fondos especulativos en cualquier condición sería irresponsable, arriesgando la autonomía financiera alcanzada durante la última década. “Se ha armado todo un clima exagerado. En cuanto esto se encarrile y vean que después del 30 de junio el país sigue existiendo, esa presión de corto plazo se va a desactivar”, aseguró Aldo Ferrer. Agregó que “el fallo del juez norteamericano Thomas Griesa no implica el descalabro de la economía argentina. Lo peor que puede pasar es que aparezcan embargos”. El economista precisó que las tensiones centrales de la economía no son los fondos buitre, sino la necesidad de potenciar herramientas para fortalecer la competitividad, tentar al sector privado a generar nuevas inversiones, moderar las tasas de inflación interna, entre otros. “¿Usted piensa que una empresa por solidaridad con los buitres no va a hacer una inversión (en Argentina)? ¿O que puede haber una norma de Estados Unidos para no invertir? Los negocios van a seguir siendo buenos o malos. Si son buenos las inversiones van a estar y si son malos, no van a venir”, cerró.
Andrés Asiain, del CESO, sostuvo ante Página/12 que avanzar en una negociación con estos fondos de especulación es una salida difícil de alcanzar. “La postura de los buitres es intransigente. Quieren cobrar la totalidad de la deuda y en efectivo. Incluso se sospecha que buscan provocar un default técnico para obtener ganancias por los seguros contra default”, sostuvo. Luego afirmó que una salida menos costosa será que los acreedores que renegociaron la deuda acepten la propuesta de la Argentina de cambiar la jurisdicción de los bonos, lo cual liberará al país de no caer en la trampa de default. También advirtió que “el fallo de Griesa genera inconvenientes para volver al mercado de capitales. La economía mostrará las mismas dificultades de los últimos dos años en materia de divisas”.
El economista de Cefidar, Fabián Amico, compartió la idea de que la sentencia a favor de los buitres potencia las distorsiones externas del país. “La Argentina tiene una dificultad estructural en materia de divisas, por lo que en los últimos meses empezó un proceso para conseguir dólares a través de la cuenta capital del balance de pagos. El fallo de Griesa tira atrás esta estrategia, puesto que subirá el riesgo país, las tasas de interés para endeudarse serán más elevadas y la expectativa de devaluación tiende a incrementarse”, dijo a Página/12. Subrayó que el problema con estos fondos de especulación transciende a un gobierno y es una amenaza que puede condicionar el crecimiento de los próximos años. A su vez, apuntó que entrar en default es una solución poco alentadora, porque también genera costos en materia de actividad. “No existe un problema moral de ir a negociar con los buitres. Pero hay que evaluar si es conveniente para el país. Los que quieren pagar esta deuda sin fijarse condiciones ni implicancias arriesgan la sustentabilidad del endeudamiento en los próximos años. El punto es que alcanzar un acuerdo con estos fondos es correcto siempre que eso implique fortalecer la posición externa de la Argentina”, agregó Amico. 
Una posición del economista, compartida por otros colegas no ortodoxos, es que Argentina no tiene margen externo con el cual seguir batiendo records de patentamientos de autos y ventas de electrodomésticos. “Se debería bajar el consumo de estos productos con alto nivel de importación, para priorizar otras actividades menos intensivas en divisas, como la construcción. La política fiscal tiene espacio para expandir la obra pública y dirigir recursos para la educación y la salud, permitiendo hacer crecer la actividad sin generar mayores tensiones en la disponibilidad de dólares”, dijo Asiain. La suba de la tasa de interés de los depósitos en pesos, para moderar el incentivo de la población de atesorar en moneda extranjera; la posibilidad de pedir un préstamo a los Brics (Brasil, Rusia, India, Sudáfrica y China, las potencias más pujantes del mundo emergente), con el objetivo de aliviar el fuerte vencimiento de deuda de 2015 y 2017, y la continuidad de la sustitución de importaciones en el mediano plazo serán otras iniciativas centrales, según economistas heterodoxos, para disminuir la presión de la restricción externa (faltante de divisas).

No hay comentarios: