Cadete





sábado, 21 de junio de 2014

Jugando de zurda



por Lidia Ferrari

La cumbre del G77 + China en Bolivia, y la presencia de varios presidentes de Latinoamérica, como Cristina, Mujica, Morales (el anfitrión), Maduro y Correa, entre otros, muestra la importancia de la unión de los países del Sur. No puedo dejar de relacionarlo con el Mundial de Fútbol.

No sé nada de fútbol y no me interesa particularmente. Pero a partir del programa De zurda del canal Telesur, conducido nada menos que por Maradona y Víctor Hugo Morales, me interesé. Empecé escuchando la canción De zurda, luego vi el primer programa y ya no pude resistirme a ver los otros programas. Me gusta la canción, es pegadiza y, sobre todo, tiene algo para decirnos. Nos dice que cuando el mundo está al revés, mejor es pegarle de zurda; que el mundial hoy mira al sur, a la izquierda del planeta; habla de ideales, de sueños, de pueblos y de Patria Grande.

No se ahorra con los invitados. En un programa participó Correa, el presidente de Ecuador. Se habla de fútbol, pero sabemos que en cualquier tema que se hable se cuela la política. En este caso, también se habla de política con mayúscula y de la política del fútbol, además del mundial.

¿Quién otro que Maradona puede decir a la cámara que Blatter se lleva 4 mil millones sin hacer nada? Quién otro que Maradona puede decir que es una vergüenza, que son caraduras los de la FIFA que le han pedido 2 millones de dólares a Haití para la transmisión en tv? ¿Quién otro puede decir que la FIFA se está comiendo la pelota? ¿Quién otro que Maradona canta en el programa la canción al Comandante Che Guevara y muestra su tatuaje del Che?

El programa también cuenta los intereses de esta multinacional de la FIFA. Mi interés es pensar en el contraste del mensaje de este programa frente a la poderosa FIFA. Un contraste se puede hacer entre la canción del programa, de Santaolalla, que me encanta, frente a la canción oficial del mundial, de Shakira. Y otro contraste similar puede hacerse entre la cumbre del G-77 + China frente al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Muchos chicos, pobres y débiles, juntándose frente al poder de unos pocos muy grandes. Se ve la diferencia. La reunión de tantos países en la cumbre del G-77 en Bolivia expresa que solamente uniéndose los más débiles se puede hacer algo de fuerza frente a la imposición de algunos pocos grandes. ¿Cuántos televidentes tendrá Telesur TV y este programa que, aunque tiene al más grande, a Maradona, se trata de un grande que ha elegido estar con los más débiles? Un grande que no ha olvidado de dónde viene... y, por lo tanto, es resistido.

¿Quién produce este programa? Telesur TV, la televisión latinoamericana fundada por Chávez. Una televisión que se hace con recursos del Estado, del estado venezolano que ha decidido invertir allí dónde se están peleando todas las batallas: en los medios. La hegemonía mediática que reina en el mundo, globalizada y unificada, refleja ese contraste también en lo que ganan en publicidad. En el programa De zurda hay poca publicidad. Yo no soy ninguna experta, opino a partir de lo que veo. No tengo información, pero me animo a pensar que, a pesar de tenerlo a Maradona, no tiene publicidad privada y sólo del Estado, ya sea del petróleo de Venezuela, de Aerolíneas, o del gobierno de Ecuador... ¿Por qué no hay otra publicidad? Precisamente por eso, porque el programa intenta estar del lado de los más débiles, decir la verdad sobre los poderosos de turno. Decir verdades que no creo le gusten a Blatter y la FIFA. 

Estar del lado de los débiles no es negocio. Al menos no el negocio de las pautas publicitarias de las grandes marcas internacionales. ¿Coca-Cola va a ir a publicitar a Telesur? Un canal como Telesur que informa lo que realmente pasa en Latinoamérica y que produce un programa como De zurda sólo se puede hacer si alguien como el estado de Venezuela lo decide e invierte el dinero necesario, seguramente con mucho esfuerzo. Pues el interés de los medios hegemónicos es combatir y ocultar lo que pasa en los países latinoamericanos que han decidido ejercer su soberanía, también la soberanía de la información. 

Cristina hace poco dijo: “La desinformación es también una manera de informar. Se habla mucho de la publicidad, en este país, pero se habla de la publicidad oficial nada más. Pero el año pasado el monto total que las empresas argentinas privadas gastaron fue de 30.000 millones de pesos. Y si uno analiza esos 30.000 millones de pesos, fueron, obviamente, a parar a las arcas de los grandes medios concentrados. Y esto también, hay que decirlo, cuando uno pone publicidad en un medio también está decidiendo qué política. Porque siempre se habla del estado, pero la proporción de la publicidad del estado frente a la magnitud de la publicidad privada es ínfima. El poder de influencia que tiene la publicidad estatal es prácticamente inexistente frente al peso específico de los privados en materia de “pretendida” influencia”. 

Esto dijo hace unos días Cristina. Por eso, bienvenido que el canal Telesur haya decidido apostar con este programa De zurda. No sé cuán grande será su audiencia pero, al menos, han logrado que yo escuche un programa de fútbol.

Por eso, sería bueno difundir este tipo de emprendimientos, porque supongo que la tienen difícil. Es evidente que es el dinero el que comanda. Como dijo Cristina, es ínfima la porción de las pautas publicitarias del estado, pero la crítica es grandísima. Porque sabemos, los medios hegemónicos tanto como los poderosos de la FIFA tienen la sarten por el mango y el mango también.

No hay comentarios: