K

K

lunes, 23 de junio de 2014

Se va a afianzar el liderazgo de Cristina?


Espectacular reaccion positiva de todas las variables financieras después de la disposición del gobierno de negociar una salida con Griesa y los buitres. Ojala cualquier arreglo se haga preservando los ingresos, el empleo y la equidad en nuestro pueblo. Si es así, los deseos de la derecha argentina van a verse frustrados una vez más y Cristina afianza su liderazgo local y mundial. Esperemos que asi sea.

Lo cierto es que no hubo giro del gobierno tras el fallo adverso de la SC norteamericana. Desde el primer momento Cristina demostró predisposición a negociar una solución que preservase la cuidadosa construcción de la reestructuración de la deuda, política clave del proyecto kirchnerista. Ahora la derecha que deseaba la debqcle anticipada del gobierno va a golpear sobre la militancia K, intentando instalar una "traición" del "relato". Por ahí van a tratar de que salte la perdiz. Eso se adivina en como edita la noticia La Nación. Pero es la noticia que ellos no hubieran querido dar.


Euforia en los mercados, tras el giro de Cristina Kirchner con los holdouts: bajó el blue y la Bolsa subió 8,45%

Tras la disparada de la semana pasada, el paralelo cayó 70 centavos y cotiza a $11,70 para la venta; los bonos tuvieron subas de hasta 12% lideradas por títulos bajo legislación extranjera

7 comentarios:

Mariano Andres Montenegro dijo...

CRISTINA COTIZA EN LA BOLSA COMPAÑERO?

Oscar Cuervo dijo...

Compañero las pelotas. Cristina se afianza en el pueblo. Anda a chuparle las bolas a Judas Carrasco.

Flavia dijo...

Si algo admiro de CFK es su capacidad de frenar 5 minutos antes de chocar con la pared. Nervios de acero. Cualidad que muchos no alcanzar a ver y declaman giros a diestra y siniestra. Hasta ahora no chocó la calesita. Bien ahí.

walterordonez dijo...

Pragmatismo, gran descubrimiento y legado del Pocho. Vamos Cristina!

Carlos G. dijo...

Si algo hay que agradecer de toda esta merda es que haya saltado ahora, cuando a este gobierno le quedan muchos meses por delante.
Pensar en esta misma situación "manejada" por alguno de los muertos-vivos de la oposición me produce escalofríos.

ram dijo...

Tal vez lo que se afirme no sea definible como "liderazgo" sino, para propios y contrarios, la idea de que es la única con aptitud y actitud para enfrentar las cuestiones importantes, frente al combo siniestro de los hijos de puta de siempre y el mamarracherío político de matriz neoliberal (los que garantizan más y peor de lo ya vivido hasta el 2001).
Si "lagente" es manipulable hasta la estupidez colectiva, pareciera que ya no lo es tanto, una buena, al menos.

Oscar Cuervo dijo...

Ram: los liderazgos políticos se afianzan también con ese componente de racionalidad que nos lleva a comprender quién es capaz de conducir una sociedad tan compleja y conttenciosa como la nuestra, en el contexto de un mundo en el que una experiencia como la kirchnerista es una anomalía dentro del paradigma neoliberal (no la única anomalía, pero sí de las más notorias, dado el carácter central que tiene la quita de deuda y el "Juicio del Siglo" -según una denominación que no inventamos nosotros sino los propios yanquis-- en un mundo donde la razón del capital financiero es a norma). Es decir: por mera comparación es inimaginable que otro argentino pudiera conducir un proceso tan difícil con la solvencia de Cristina, y eso creo que es evidente para los que simpatizan con ellas y para quienes no también, excepto los casos perdidos, que no responden a una raíz racional, sino a un extravío anímico que los lleva a esperar con ansias que su desastre psíquico se traslade al conjunto de la sociedad.

Si el liderazgo de Cristina crece (y esto es por ahora una hipóteis), ese componente de razonabilidad no es desdeñable (en criollo: la gente no come vidrio). Aunque también es cierto que por su características personales Cristina también concita el afecto de un importante sector de la población, el núcleo duro K, que permanece aún en los contextos más adversos. Y dentro de ese núcleo un porcentaje de militancia como no tiene ningún otro referente político, ni siquiera los que según las encuestas telefónicas tienen un "alto grado de imagen positiva". Las Plazas repletas son un indicio de esto, Ningún otro llena Plazas con personas que van a escucharla y a encontrarse con otros que están en la misma.

Un último indicio del liderazgo de Cristina es la atención odiosa que despierta en los antiK, que te diría son tan liderados por Cristina como los K, ya que su vida política también gira en función de lo que ella hace o deja de hacer, los cacerolos K-dependientes, un Quintín; o el caso más escabroso de Judas Carrasco, quien primero quiso depender del kircherismo mediante la obrtención de contratos. Y cuando los contratos no salieron, depende del kirchnerismo porque Cristina y su familia se transformaron en su monótona obsesión morbosa.

Por racionalidad, por amor y por odio, Cristina parece ser, todavía, en el séptimo año de su mandato, la única líder política argentina; y este embate de los buitres podrían terminar fortaleciéndola.