sábado, 23 de junio de 2018

La principal causa directa de muerte de las mujeres embarazadas hoy es un aborto inseguro

POSICIÓN DE LA COMISIÓN DIRECTIVA DE LA SOCIEDAD ARGENTINA DE MEDICINA SOBRE LA DESPENALIZACIÓN / LEGALIZACIÓN DEL ABORTO



Frente a la instauración en la sociedad del tema de la despenalización/legalización del aborto, del proyecto para ser tratado con fines legislativos, la implicancia del hecho que significa para las sociedades científicas en general y los ciudadanos (en especial las mujeres) en particular, y teniendo en cuenta la realidad sanitaria actual de esta situación, que genera 50.000 internaciones al año, la Sociedad Argentina de Medicina (SAM) instaló un debate en el interior de su Comisión Directiva. La mayoría de los integrantes de la Comisión Directiva están a favor de la despenalización/ legalización de la práctica y respeto de la autonomía de la mujer, con argumentaciones adecuadas. Al pie del presente documento se detallan los nombres de los profesionales de la Comisión Directiva de la SAM que dan su aval sobre la despenalización.

La mortalidad materna constituye un importante problema sanitario en la Argentina. El análisis de las causas de mortalidad materna en el período 1990-2016 muestra que las causas obstétricas directas son, de manera sostenida, responsables de más de la mitad de las muertes. Las causas obstétricas directas son las que resultan de complicaciones del estado de gestación (embarazo, trabajo de parto y puerperio), de intervenciones, de omisiones, de tratamientos incorrectos, o de una cadena de acontecimientos originada en cualquiera de las circunstancias anteriores. Dentro de esta categoría, la mayor proporción se debe a complicaciones de abortos inseguros, seguidos de sepsis y otras infecciones generalizadas, trastornos hipertensivos y hemorragias ante o posparto. No obstante, se resalta que la principal causa directa de muerte de las mujeres embarazadas hoy es un aborto inseguro. En la Argentina se estima que se realizan entre 400 y 500 mil abortos al año (más de 1 aborto cada 2 nacimientos), y la despenalización del aborto no pronosticaría un mayor número de abortos. La mayoría de los abortos inseguros se producen en los países en que las leyes son restrictivas, en tanto que en aquellos cuya legislación contempla el aborto, la mortalidad materna disminuye. Las muertes por abortos inseguros en Argentina representaron el 17% de las muertes maternas en el trienio 2014-2016, y dos de cada diez mujeres fallecidas por causas maternas murieron por abortos inseguros: 47 mujeres por año. La despenalización del aborto reduce la mortalidad y la morbilidad materna. Desde la legalización del aborto en la República del Uruguay, el porcentaje de muertes por esta causa descendió del 37% al 8%.

En 2013, 49 mil mujeres se internaron en los hospitales públicos de nuestro país por problemas relacionados con el aborto (135 por día); dos de cada diez tenían 19 años o menos y tres de cada diez tenían entre 20 y 24 años. (Nota informativa REDAAS: Las cifras del aborto en Argentina: clickear acá)

La Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Medicina está a favor de la despenalización del
aborto, y los puntos clave de las argumentaciones son los siguientes:

1. La base de nuestro comunicado se basa en la salud pública y la equidad en el plano colectivo, y en la salud (física, psíquica, social) en el plano individual. No planteamos una discusión biológica, ni religiosa, ni moral.

2. El aborto es una importante causa de muerte de las mujeres embarazadas. Se deben evitar las muertes que son consecuencia de abortos clandestinos e ilegales.

3. Despenalizar no es sinónimo de “aumentar la práctica del aborto”. De hecho, en los sitios donde se despenalizó no aumentaron los abortos. El número de abortos seguirá siendo el mismo, con o sin pena.

4. El estatus social es el que permite elegir practicarlo en lugares con diferente nivel de seguridad. La despenalización garantiza lugares para realización de aborto seguro para todas las mujeres. La despenalización busca asegurar que se proteja la vida de las mujeres de bajos recursos, que son las más vulnerables.

5. La legalización del aborto contribuirá a disminuir la mortalidad que esta práctica realizada en la clandestinidad provoca, para lo cual debería ser adecuadamente instrumentada y normatizada.

6. La perspectiva de la despenalización es sanitaria. La despenalización debe contemplar que el Estado garantice el cumplimiento de protocolos y/o normativas en los controles sanitarios pertinentes de las condiciones en las que se realizan estas prácticas médicas.

7. Se deberá garantizar el abordaje integral de la mujer a la cual se le practica un aborto, con un seguimiento interdisciplinario que asegure su recuperación psicofísica sin secuelas, y la educación posterior para evitar, en lo posible, la recurrencia.

8. Se considera el derecho de las mujeres a decidir, respetando su principio de autonomía.

9. El programa de salud sexual y reproductiva debe tener un alto impacto en la educación sexual, que se manifieste por una reducción del número de embarazos no deseados. Debe educarse en planificación familiar. Se deben intensificar los programas de educación para la sexualidad y la anticoncepción, incluyendo la provisión gratuita de alternativas anticonceptivas.

10. Las instituciones de salud deben contar con las condiciones necesarias para garantizar el derecho a la atención del aborto, en condiciones de calidad e igualdad.

11. El Estado debe garantizar las condiciones para la atención de la salud de todas las mujeres, desde una concepción integral de la salud. La legalización puede tener el efecto de evitar las consecuencias letales de muchos abortos hechos en malas condiciones, e implica reconocer la autonomía de las mujeres y la libertad para decidir sobre sus cuerpos, apoyando la noción de que las decisiones personales de los ciudadanos sólo conciernen a ellos, y al legalizar (y por supuesto regular) las situaciones que de hecho existen. Ampliándose el margen de lo aceptado, se contribuye a modelar una sociedad más sana, inclusiva, tolerante y democrática.

Los miembros de la Comisión Directiva que refrendan el documento son: Pascual Valdez, Adriana Romani, Luis Cámera, Daniel Weissbrod, Mario Álvarez, Diego Brosio, Damián Carlson, Rosa Castagna, Alejandro Cragno, Mónica Emmerich, Alejandra Gaydou, Raúl Ledesma, Hugo Milione, Roberto Parodi, Silvio Payaslian, Javier Pollán, Adriana Pose, Rodrigo Sabio, Alejandro Schejtman, Marcelo Yorio, Marcelo Zylberman, Manuel Klein, Armando Kremer.

NOTA: Este texto apareció como editorial de la Revista Argentina de Medicina (ISSN 1515-3460 — BUENOS AIRES — VOLUMEN 6 — NÚMERO 1 — MARZO 2018). La revista es una publicación científica de periodicidad trimestral cuyos editores responsables son los miembros de la Sociedad Argentina de Medicina.

Este domingo en La otra.-radio (FM 89,3, Radio Gráfica, online acá o acá), vamos a conversar con una de las firmantes del documento, Rosa Castagna.

viernes, 22 de junio de 2018

Argentina 0 - Croacia 3




Las falencias del planteo táctico de Sampaoli solo son comparables con su absoluta carencia de un esquema de juego, y su irritante tozudez para insistir en los errores se vio agravada por un errático desempeño carente de finalidad. Mientras tanto, los jugadores asoman como las víctimas propiciatorias de su desobediencia de los esquemas que el cuerpo técnico no llegó a plantear. No puede culparse de este desastre al bajón anímico de Messi, si bien es cierto que nadie en su situación tendría la serenidad necesaria para afrontar tamaña responsabilidad, porque en el fondo su culpa radica en haber elegido a los jugadores que lo acompañarían, aunque finalmente demostró que solo no puede y acompañado tampoco. A no engañarse: el error del arquero, así como también el error de Messi en el penalty contra Islandia, son contingencias que no logran agotar las explicaciones de la falla estructural del equipo, aun cuando se trate de errores irremontables, inexplicables e intolerables en jugadores profesionales, torpezas capaces de demoler el espíritu de un plantel. Ni tanto ni tan poco. Todo lo contrario. El pueblo argentino una vez más ha sido defraudado por un conjunto que no llega a asumir la pasión por la camiseta, si bien la insorportable presión social haría que ni los más aguerridos gladiadores pudieran soportar el exitismo congénito de una sociedad que presiona frívolamente a sus ídolos hasta canibalizarlos. En definitiva, esto es solo un resultado deportivo que no merece sumirnos en el pesimismo, aunque no puede ser casual que, en una comunidad que no se realiza, el deporte sea el espejo del alma de un pueblo en estado terminal, aunque con reservas anímicas y deportivas infinitas. Veremos que pasa con Nigeria y que sea lo que Dios quiera. Por mí, que renuncie Sampaoli y que vuelva Caruso Lombardi. Por lo menos, así lo veo yo.

jueves, 21 de junio de 2018

Historias de pescadores y ladrones de la Pampa Argentina

Gabo Ferro & Sergio Ch





En la colina
bajaba el sol
no había pesca
solo calor
cuchillo a tierra
vuelve el ardor
arroyo seco
seca tu voz.

¿Quién soy? ¿quién soy?
¿quién soy? ¿quién soy?

El sol lo sabe
las nubes no
dónde dejaste
mi rendición
yo que era fuerte
ya no lo soy
pero no extraño
tu distorsión.

¿Quién soy? ¿quién soy?
¿quién soy? ¿quién soy?
¿Quién soy? ¿quién soy?
¿quién soy?


miércoles, 20 de junio de 2018

Cuerpos capturados

Las películas son buenas pero si se las piensa son mejores
Ciclo de cine y pensamiento. Sábados de julio y agosto de 2018, a partir del 7 de julio a las 19:30 - Ayacucho 483

“Nuestra sentencia no es aparentemente severa. Consiste en escribir sobre el cuerpo del condenado mediante 
la Rastra la disposición que él mismo ha violado. Por ejemplo, las palabras inscriptas sobre el cuerpo de este condenado 
-y el oficial señaló al individuo- serán: HONRA A TUS SUPERIORES”.
Franz Kafka, En la colonia penitenciaria

El cine es especialmente apto para registrar las marcas que el sistema social inscribe en los cuerpos concretos, donde se cruzan lo personal y lo político. No se trata del concepto de opresión social o política tal como puede ser definido en un tratado sociológico o filosófico, o denunciado en un texto político. El cine capta el cuerpo en su materialidad concreta.



En sus marcas aparece el sistema mismo y no una idea de él. Más allá de la mirada intencional del cineasta, el cuerpo habla en la pantalla con señales que pueden acompañar, tensar y a veces desmentir el sentido de las palabras. Cualquiera sea la historia que una película cuente, los cuerpos en la pantalla siempre cuentan algo más.



Pero también el cuerpo funciona como un gran eje organizador de la imagen cinematográfica: a partir de la imagen de los cuerpos se determina la escala de los espacios filmados, se ordena la figura y el fondo, dialogan la cercanía y la lejanía, se cruzan la naturaleza y la cultura. En el cine se relevan la presencia del cuerpo en el plano y la ausencia que remite al fuera de campo. En la ficción más imaginativa se cuela el registro documental y la historia perturba al mito. Se visibilizan la sublimación de la mujer oprimida, la potencia erótica del deportista, la fragilidad del cuerpo senil.



Un ciclo de cine de cuerpos capturados. La noción de captura funciona en un sentido doble: la cámara captura una imagen del cuerpo, pero a la vez ese cuerpo está capturado por poderes que lo exceden, que exceden al cine mismo porque son los poderes que rigen el mundo. Como en la colonia penitenciaria entrevista por Kafka, cada cuerpo lleva escrita la ley en la superficie de su piel. Y la cámara lo capta.



En esta serie de películas que vamos a ver y analizar proponemos un recorrido posible por los modos de aparición del cuerpo, las huellas de su opresión y la posibilidad siempre pendiente de su liberación. Cuerpos deseados y deseantes, cuerpos que padecen, resisten o luchan, cuerpos que hablan y desmienten.



Sábado 7 de julio: Fulboy
(Martín Farina, Argentina, 2014)
Un grupo de jugadores de fútbol encimados en la concentración. Los entrenamientos, los juegos en los vestuarios, su feminización y su mercantilización. Los cuerpos de los jóvenes cuando el fútbol los cautiva.



En el programa se va a proyectar El liberado, el cortometraje de Martín Farina que recientemente ganó la Competencia Argentina de Cortometrajes del 20 BAFICI.



Sábado 14 de Julio: I’m not your negro
(Raoul Peck, EEUU, 2016)
El escritor James Baldwin dejó escrito Remember this house, un texto póstumo sobre el racismo en los EEUU, en el que se plantea un debate entre las distintas prácticas emancipatorias sostenidas por sus amigos Martin Luther King y Malcom X. El cineasta Peck toma el texto inconcluso de Baldwin y lo transforma en película. Lo pone en la voz de Samuel Jackson y lo hace dialogar con imágenes documentales sobre los grupos racistas blancos, los movimientos de liberación de los negros, la violencia que hoy ejerce la policía sobre la población negra y las movilizaciones del movimiento Black lives matter.



Sábado 21 de julio: En el abismo
(Into the abyss, EEUU, Werner Herzog, 2011)
Herzog se asoma al abismo de un condenado a muerte en el tiempo de espera de su ejecución. El condenado es Michael Perry, 28 años, declarado culpable por el asesinato de un adolescente. Herzog conversa con un tono entre reflexivo y cáustico con el condenado, sus parientes, sus compinches, la madre del chico asesinado, los policías y el reverendo que conduce los ritos mortuorios.

Sábado 28 de julio: Paris is burning
(Jennie Livingston, EEUU, 1991)
En la segunda mitad de los 80 explota en New York el movimiento callejero de la comunidad gay, travesti y transexual, integrado por latinos y negros pobres que se proponen conquistar su reconocimiento identitario a través del dance, los desfiles, la moda, el brillo de la fiesta y las diversas formas de asimilación o diferenciación del modelo blanco y heteronormativo.

Las películas son buenas, pero si se las piensa son mejores.


(continúa en agosto...)

martes, 19 de junio de 2018

Los dolores que quedan son las libertades que faltan

100 años de la Reforma Universitaria / la Plaza de los Pañuelos Verdes: continuidad de las luchas. La otra.-radio para escuchar clickeando acá (primera parte) y acá (segunda)




En estos días se cumple el centenario de un acontecimiento crucial para la educación pública argentina, la Reforma Universitaria que nació en la Universidad de Córdoba, tuvo trascendencia internacional y prolonga sus efectos hasta hoy. Esta rebelión estudiantil inició una tradición en la que la juventud pasó a ser sujeto político de un proyecto transformador que moldeó algunas características propias de nuestra singularidad. La universidad pública, gratuita y autónoma que impulsaron los estudiantes reformistas de 1918 es uno de los factores que explican la movilidad social que signa la historia nacional: el ascenso de clases populares y medias con persistente vocación emancipatoria.

Con todas las contradicciones, avances y retrocesos que tienen los movimientos populares, puede reconocerse en la Reforma del 18 una corriente profunda que reaparece una y otra vez. Por ejemplo, en la imponente movilización del colectivo feminista que la semana pasada inclinó a su favor la media sanción del proyecto de legalización del aborto en la Cámara de Diputados. Esta movilización juvenil y feminista ya ganó en la calle y ahora solo falta que la dirigencia política asuma este mandato, lo que va a ocurrir más temprano que tarde. Si existe un lazo entre estos dos hitos separados por un siglo, no parece casual que precisamente en medio de las dos fechas, hace casi 50 años, ocurriera, en la misma ciudad de la Reforma, el Cordobazo. Otra vez el pueblo que irrumpe para quebrar el statu quo. La movilización imprevisible que le arranca conquistas a las fuerzas conservadoras y modifica las relaciones de fuerza. También el 17 de octubre fue así. Cuando todos estos movimientos convergen, su fuerza se potencia. Hace un siglo la juventud reformista, en el 45 los trabajadores, en el 69 otra vez trabajadores y estudiantes, ahora el movimiento feminista: si cada paso sabe recuperar las banderas de los anteriores, la liberación popular se consolida y enriquece.

El Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria del 21 de junio de 1918, cuya escritura se atribuye a Deodoro Roca, trasmite hoy todavía una fuerza vibrante en la que se reconoce la onda expansiva de las luchas actuales:

"Hombres de una República libre, acabamos de romper la última cadena que, en pleno siglo XX, nos ataba a la antigua dominación monárquica y monástica. Hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen. Córdoba se redime. Desde hoy contamos para el país una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos, las resonancias del corazón nos lo advierten: estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana."

"La juventud ya no pide. Exige que se le reconozca el derecho a exteriorizar ese pensamiento propio en los cuerpos universitarios por medio de sus representantes. Está cansada de soportar a los tiranos. Si ha sido capaz de realizar una revolución en las conciencias, no puede desconocérsele la capacidad de intervenir en el gobierno de su propia casa".

Los dolores que quedan son las libertades que faltan: puede ser la expresión renovada de una lucha infinita. No es casual que hoy el régimen neoliberal intente borrar estas conquistas. Así se explica el repudio que hace pocas semanas hizo la gobernadora Vidal de la proliferación de universidades públicas en las últimas dos décadas. Con la misma intención que Vidal, Clarín publica, en conmemoración del centenario, una columna de opinión titulada "¿La Reforma de 1918 es un ciclo agotado?". Para la actual casta gobernante, las aulas universitarias llenas significan una abominación incompatible con sus propósitos neocoloniales. El centenario de la Reforma no es una simple efeméride, sino la oportunidad para seguir diciéndonos que los dolores que quedan son las libertades que faltan.

Por eso, el domingo en La otra.-radio dedicamos nuestra emisión a unir las puntas de un mismo lazo, con la participación algunos protagonistas de las luchas juveniles actuales. Estuvieron presentes en la radio Lucía Hamilton, Martín Pont Vergés y Santiago Mitnik, estudiantes de la UBA y militantes del Semillero de Nuevo Encuentro, que nos ayudan a pensar en la continuidad de las luchas. También tuvimos testimonios de varios estudiantes y graduados de las universidades públicas del conurbano que desmienten el nefasto dictamen de Vidal de que ningún pobre llega a la universidad.

La música que escuchamos: Caetano Veloso, Nick Cave, Amy Winehouse, el Frente Cumbiero junto a Mad Professor, Pappo y Andrés Calamaro.

Para escuchar la primera parte, clickear acá. Segunda parte, acá.

lunes, 18 de junio de 2018

Sororidad y luch@ de clases



En el tema pendiente del presupuesto con que se va a financiar el derecho de las mujeres pobres al aborto en un hospital público aflora la insuficiencia de los reduccionismos de género. Porque en sus discursos Sor Lopilato nos hace llorar a todos, como Andrea del Boca en Papá Corazón, pero cuando haya que poner la tarasca, ahí, igual que en el presupuesto para la escuela pública, los hospitales o  las pensiones por discapacidad, la sororidad no va a alcanzar. Va a depender de la lucha de la clase trabajadora contra la clase opresora. Y fíjense que en esta frase no hay problemas de género. No hace falta usar cacofonías como clase trabajadore o clase opresorx. 

Y es lucha de clases, no es luchx de clasos, ni luch@ de clasxs.

Sor Lopilato a favor del tarifazo:



Pensemos en los muertos de frío por las tarifas que Sor banca desde su banca.