domingo, 29 de noviembre de 2020

Festival de Cine de Mar del Plata: Adiós a la Memoria / Edición Ilimitada / Nosotros nunca moriremos / Medium / La hora de los hornos

 Prividera, Cozarinsky, Loza, Crespo, Solanas






En esta emisión de Patologías Culturales hablamos con Maxi Diomedi de algunas de las películas que se vieron en el 35º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, cuya versión totalmente online todavía está en curso.

Se hizo el estreno mundial de Adiós a la memoria, la tercera película de Nicolás Prividera, de un gran interés artístico y político. Y nos resulta inevitable retomar algunas discusiones con el autor que empezaron hace más de una década, cuando se estrenó M. Discutir con Prividera es a esta altura un destino. Esto responde ante todo a su concepción de un cine que demanda ser discutido. Además, Adiós a la memoria forma parte de un conjunto de películas en las que una generación de cineastas se piensa ante sus padres y sus madres, filiaciones sanguíneas y simbólicas; también ante las marcas que la historia y el terrorismo de estado dejaron en sus memorias familiares tanto como en el cuerpo colectivo. Películas que, con posiciones divergentes y distintas entonaciones, dialogan sobre lo mismo: además de la propia MLos rubios y Cuatreros (Albertina Carri), El silencio es un cuerpo que cae (Agustina Comedi), Papirosen (Gastón Solnicki), Fotografías, La televisión y yo, 327 Cuadernos, Hachazos, Ficción Privada (todas de Andrés Di Tella) son las se me ocurren inmediatamente. Cada escena de Adiós a la memoria puede ser puesta en discusión con algunas de las películas mencionadas. El cine de ficción argentino de las últimas décadas no dio muchas pistas sobre el momento histórico en el que se filmó. En cambio, toda esta serie de documentales filmados desde el seno familiar plantean con insistencia la relación del presente con la historia. Hay una coincidencia seguramente involuntaria en Adiós a la memoria y Hachazos de Di Tella. Ambas retratan a personas cuyas vidas fueron atravesadas por el corte brutal de la dictadura. Ya escribí en 2011 sobre Hachazos acá. Curiosamente las dos películas recurren en un determinado momento a la misma canción de Manal, "Porque hoy nací", un tema fundacional del rock argentino compuesto en un contexto lejano, a fines de los 60, pero que adquiere en las dos películas una resonancia afín.

.

En estos días de duelo nacional por la muerte de una de las figuras más populares de nuestra historia, por una contingencia absoluta nos toca conocer Nosotros nunca moriremos, que trata sobre el duelo por la muerte de un joven trabajador ajeno a toda notoriedad. La nueva película de Eduardo Crespo -cineasta crespense, este ya es todo un movimiento- asume un intimismo pudoroso, tímidamente lírico. Con su manejo refinado de la luz crepuscular, actuaciones de una tonalidad recatada y diálogos concisos en los que puede reconocerse la huella del co-guionista Santiago Loza, Nosotros nunca moriremos muestra una dimensión del duelo muy distinta a la estridencia que atraviesa a la Argentina por estos días.

Santiago Loza también se hace presente en el capítulo 2 de la película de episodios Edición ilimitada. Parecería que ningún formato ni soporte le impide a Loza desplegar su genio versátil y prolífico: obras teatrales, programas de televisión, novelas, largometrajes documentales o de ficción, y cortos como este -creo que le falta el radioteatro, pero capaz ya lo hizo y no me enteré. El vínculo difícil entre un poeta joven y un profesor de literatura vuelve a adoptar su existencialismo cotidiano, con ese humor agridulce y la desdicha asordinada para la que Loza busca cada vez una variante sutil. En este caso, se vale de una serialidad en los encuentros entre maestro y discípulo en la que lo no dicho y lo apenas entrevisto define el sentido de lo narrado.

Otro capítulo de Edición ilimitada, el 1, regala la presencia de su autor: Edgardo Cozarinsky. Hace más de medio siglo Cozarinsky fue un notable crítico de cine, después un cineasta bastante secreto, creador de un estilo de documentales que hizo escuela, ensayista y novelista. Finalmente, en su senectud Cozarinsky, sin dejar de ser nada de lo que ha sido, termina convertido en ícono. Su presencia y el grano cascado de su voz impregnan sus propias películas, como este cortometraje o el documental Medium -fino retrato de la música Margarita Fernández, amiga de Cozarinsky-, también exhibido en esta edición del festival. Cozarinsky ícono también tiene un papel importante en Ficción privada, la última de Andrés Di Tella; hasta hay una película inédita de Raúl Perrone en la que Cozarinsky aparece en un rol inusual. El capítulo 1 de Edición ilimitada es una miniatura exquisita, llena de gracia y melancolía, que bordea lo autobiográfico y dispara una cantidad prodigiosa de ideas cinematográficas en menos de media hora. Una de mis favoritas de esta edición de Mar del Plata.

En la columna de Patologías estuvimos hablando de la vigencia de La hora de los hornos, una de las películas más importantes del cine argentino, programadas también en Mar del Plata 2020.

 

 Otras participaciones que hice en Patologías Culturales este año:

Morir solo

 





Habría que ponerse a pensar en la diferencia entre Idolatría y amor. Porque Diego murió completamente solo.

No todo lo que brilla es oro. El amor del pueblo tiene unas dosis de veneno también. Hay que beberlo con precaución, porque hacer barullo no necesariamente es dar amor.

Finalmente hay una verdad irreparable: una mañana estaba absolutamente solo y al otro día todos se agolpaban por alardear cuánto lo querían, pero él ya no podía sentirlos. Una caricia a tiempo puede más que una ovación tardía. Una enseñanza que vale por Diego y para el más insignificante también: hay una diferencia entre amor e idolatría.

Hay un momento en que si bebés adoración, te da más sed de adoración y nunca te alcanza, como en la novela de Abelardo Castillo. Me parece necesario pensar la diferencia del amor como algo más concreto, como estar ahí cuando necesitas una mano y no adoración. Podría sumar un panegírico del amor que toda la Argentina y el universo tal vez sienten por Diego, a juzgar por las expresiones que saturan estos días. Quizás sin tanto cortejo ni tanta discusión de cuánto dura un sepelio, se puede pensar que una caricia, o dos, dadas a tiempo, pueden ser más benefactoras que el aplauso universal y los barras trepándose por las rejas. No trespassing. 

No pienso solo en Diego sino en los que todavía estamos vivos y podemos acariciar o recibir una caricia, que ya no nos servirán los mil tributos que nos dediquen cuando pasemos away. La idolatría produce estruendo mientras el amor puede pasar desapercibido para todos menos para el que lo recibe y el que lo da. Después de todo, Diego aunque parezca mentira era una persona y esa noche necesitaba que le tomen una mano y no tanto bardo cuando ya no puede sentirlo. 

Yo ya no creo que mirás una estrella y lo encontrás a Diego o que esté mirando desde no sé qué nube las coronas que atascaron la Rosada. Un gesto mas pequeño y desapercibido podría haberle dado a tiempo un poquito mas de amor. *dame un poquito de amor, no quiero un toco* dice uno que entiende la diferencia. 

No quiero que me llore Andino ni que me pongan cumpleaños feliz en facebook porque no llegaré a cerrar la cuenta.

Y les digo por si acaso: cuando esté en el cajón, no me lloren tanto porque ya no lo siento. Si pueden, dénme una mano cuando aún pueda sentirla.


jueves, 26 de noviembre de 2020

Diego

por Sergio Caregnato, desde Treviso, Italia

Estoy trabajando en mi taller de bricolage cuando una voz quebrada por la emoción me anuncia "se murió Maradona...", y conteniendo las lágrimas agrega "¡es un año maldito este!".  Es Lidia, mi compañera argentina.

Me embarga una ola de emoción que apenas reprimo: estoy envejeciendo, claro.

Vuelvo a aquellos días del incipiente verano de hace unas décadas cuando, junto a alguien que ya no está, mirábamos a Maradona y a todos los demás...

Hablar del jugador sería superfluo, si no fuera por el hecho de que este sciuscià (1) de una favela porteña tenía fibras en el cuerpo, musculares y comunicativas, que eran de una originalidad incómoda -y fastidiosa, sobre todo en casa-. El fastidio nacía del hecho de que esas fibras eran tan brillantes como subversivas. Y no se podía tener el genio subversivo de las maneras futbolísticas previsibles, sin esa otra subversión: la que disgustaba a la buena sociedad argentina, burguesa y racista mal disimulada. 

Ese héroe argentino se parecía a un cabecita negra, uno de esos chicos que en la capital argentina suelen tirar del carro y son despreciados por la aristocracia local, esa que nunca deja de soñar y de asistir a los clubes de polo y las escuelas británicas.

En el pasaje de su primera juventud a la madurez, hasta su decadencia, esa cifra subversiva se habría esperado que se desafilara. Pero no. Estoy convencido de que era la marca más auténtica de su espíritu.

Es fácil, y también muy banal, encontrar las contradicciones y debilidades de su vida, que probablemente lo llevaron a una muerte prematura. Sin embargo, si pienso en campeones como Pelé o Cristiano Ronaldo, tan grandes en el campo como diligentes y prudentes en la vida de afuera, ese pequeño de Villa Fiorito adquiere tal estatura que los demás me parecen pálidos e insignificantes.

Pero ahora ese espíritu subversivo ya no está. Y todos nos sentimos mucho más pobres.

¡Gracias Diego!

(1) La palabra 'sciuscià' designa a los niños limpiabotas napolitanos que lustraban las botas de los norteamericanos en la segunda guerra mundial.  'Sciuscià’ se titula un bellísimo film del neorrealismo italiano de Vittorio de Sica.


Traducción: Lidia Ferrari

miércoles, 25 de noviembre de 2020

Destierro


Una franja larga de mar

me separa del mundo que supe reinar 

ando sin mirar para atrás

no conozco el camino que debo caminar.


Implacables tiempos vendrán

estaré tras la niebla 

ya no me verás.

 

Los destellos de la tormenta

serán la vestimenta 

que me voy a llevar.


Árboles apuntan al sol

no paran de crecer en el frío y el calor 

mientras se me empaña la voz

se me caen las hojas, me fundo en la canción.


Una sombra pronto serás

te harás invisible cuando vuelva a buscar 

pero mientras pueda encontrar

los restos de tu huella no volveré a mirar.


El instante que está por llegar

trae menos dolor que este momento que se escapa 

algo me hace elevar la vista otra vez

queriendo navegar por el reflejo que este mar

va pintando en el cielo inmenso y espectral 

cuando yo me vuelva a encontrar

ya no habrá este vacío que ocupa mi lugar.


Siempre es fácil dejar de mirar

la sombra que a tu amor le puedes regalar 

y aunque sé que le puede pasar

a cualquier mortal, hoy no puedo perdonar.


Y este instante que está por llegar...

queriendo navegar por el reflejo que este mar...

cuando yo me vuelva a encontrar...


lunes, 23 de noviembre de 2020

Familiares y amigos de Erich Priebke repudiaron el intento de vincular su figura con la de Soledad Acuña

El título de este post es autoría del periodista Ricardo Ragendorfer, que compartió la ocurrencia en sus redes sociales, acompañada del comentario: "Ya se sabe que lo más atroz de la tragedia argentina es su estructura de chiste". Además de ser un gran periodista, Ragendorfer ejerce un humor agudo que le permite deshacer las marañas discursivas en las que cae constantemente la vida política nacional y logra hacer emerger entre tanta hojarasca una verdad concisa. 

Ragendorfer se anticipó unas horas a la publicación de la tapa de Página 12 que provocó una conmoción política este domingo.


En la noche del sábado, Ragendorfer había compartido en las redes esta foto con su correspondiente epígrafe.


DOCUMENTO EXCLUSIVO: SOLEDAD ACUÑA Y ERICH PRIEBKE
La alumna del círculo es la actual ministra porteña de Educación, Soledad Acuña. En el extremo derecho (como no podía ser de otro modo), el criminal de guerra nazi Erich Priebke. En 1944 ejecutó la Masacre de las Fosas Ardeatinas (335 italianos asesinados en represalia por una acción de la Resistencia). Por ello fue extraditado a Roma en 1995 y condenado a perpetua. Acuña lo consideraba "un buen hombre". La foto fue tomada en el Instituto Primo Capraro, de Bariloche, a fines de 1992.

Y después de todo un día en el que los dirigentes macristas salieron en masa a repudiar "la persecución política" que sufre la pobre Soledad por parte de Ultrakirchnerismo, Ragendorfer cierra la jornada con este tuit.

Durante todo el domingo Página 12 fue trending topic en Twitter, ya que la dirigencia derechista no pudo soportar la tapa que informaba un hecho innegable: la ministra de educación del gobierno porteño encabezado por Horacio Rodríguez Larreta se formó en una institución educativa dirigida por el oficial SS Erich Priebke. Los que ahora se desgarran las vestiduras por esa información son los mismos que naturalizaron y compartieron durante años centenares de tapas injuriantes contra Cristina Fenández de Kirchner por parte de la prensa corporativa. Las infamias dirigidas contra Cristina representan un ejercicio de "periodismo indpendiente", pero una verdad biográfica de Soledad Acuña fácilmente constatable se transforma en una persecución política vergonzosa. 

El dato tiene relevancia porque Acuña entre los años 2011 al 2015 tuvo a su cargo la Subsecretaría de Equidad Educativa en el Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (bajo el mandato de macri) y desde 2015 se desempeña como Ministra de Educación e Innovación de Larreta. La semana pasada Acuña provocó una ola de repudio entre los docentes por su discurso discriminatorio. Refiriéndose a los estudiantes de las carreras docentes, la discípula de Priebke dijo:

"Empiezan a estudiar la carrera docente, y esto es igual en todo el país, porque se refleja también en las encuestas el Ministerio de Educación de la Nación, son personas cada vez más grandes de edad, que eligen la carrera docente como tercera o cuarta opción, luego de haber fracasado en otras carreras. Si uno mira en términos de capital cultural y de experiencias enriquecedoras al momento de aportar en el aula, la verdad que son de los sectores cada vez más bajos socioeconómicos los que eligen estudiar la carrera docente. (...) La izquierda ha tomado una fuerza muy grande, donde además el perfil de los estudiantes cada vez va teniendo un sesgo más claro”.

No es una opinión como la de cualquier otro, es la responsable de ejecutar las políticas educativas en la ciudad más rica del país la que desprecia en términos clasistas e ideológicos la carrera docente. Su opinión gravita sobre las decisiones que se toman en la políticas públicas. Descalifica a los docentes por su edad, los llama fracasados, los estigmatiza por provenir de sectores sociales pobres y los persigue por izquierdistas. ¿No calzan estas ideas a la perfección con el perfil de quien se formó en una escuela dirigida por un nazi? ¿No es un dato relevante saber de dónde proviene esta mujer que denuncia que los docentes "adoctrinan" a los chicos en las clases? ¿No es portadora ella misma de una doctrina? ¿No es vinculable  esta posición con el hecho de haber sido formada en un colegio del ultraderecha?

El caso Acuña reaviva el paso del criminal de guerra nazi Erich Priebke por la historia argentina. Ingresó al país en 1948 con pasaporte falso provisto por el Vaticano y se insertó rápidamente en la comunidad alemana de Bariloche. Primero fue jefe de maîtres de un hotel, luego instaló una fiambrería y fue escalando en una comunidad que todos los 20 de abril festejaba el cumpleaños de Hitler, hasta llegar a presidir la Comisión Directiva del Colegio Primo Capraro durante todo el período en el que Acuña hizo su educación primaria y secundaria. El arraigo de los nazis en Bariloche es conocido y Priebke vivió durante casi medio siglo en una sociedad que, lejos de ignorar su pasado, lo admiraba por eso mismo. Hasta que por pedido de la justicia italiana es extraditado, juzgado y condenado por la masacre de 335 personas en las Fosas Ardeatinas.

Al respecto, es notable el documental Pacto de silencio (2006) del realizador Carlos Echeverría. A esta altura, Echeverría es un cineasta secreto y a la vez esencial del cine argentino. Como nadie más, él mostró la trama civil del terrorismo de estado en tiempo real y en planos enteros. Su película Juan, como si nada hubiera sucedido fue filmada durante el gobierno de Alfonsín y narra la historia del único desaparecido de Bariloche en momentos en que el gobierno radical negociaba la impunidad de los crímenes del terrorismo de estado y aprobaba la Ley de Obediencia Debida. Precisamente acudiendo a la obediencia debida es que en Pacto de silencio Priebke aparece ensayando una justificación para sus crímenes aberrantes cuando es inquirido por periodistas extranjeros que le piden las explicaciones que los barilochenses siempre le ahorraron en silencio. El valor a la vez político y artístico del cine de Echeverría es hacer aparecer la red de complicidades civiles que hacen posible el terrorismo de estado. Las fuerzas vivas hablan a cámara y se involucran en los crímenes que simulan ignorar. Algunos integrantes de la primera generación de argentinos descendientes de los nazis que vinieron a la Argentina, con naturalidad pasmosa, reivindican la figura del genocida y lo ponen en el lugar de víctima de una persecusión de "los judíos" que no quieren dejarlos vivir en paz. Tienen el nazismo tan integrado a su estructura subjetiva que ni siquiera parecen conscientes de que cada palabra que dicen se hunden más en su complicidad. Echeverría adopta un tono sereno, casi frío, y formula las preguntas precisas, sin adjetivaciones, ante cada uno de sus interlocutores. Maneja cierta impasibilidad ante el horror del ciudadano cualunque y el burócrata curtido que muestran lo que de verdad son. Sin estridencias, su obra permite comprender que alrededor de cada genocida se extiende un pacto colectivo que posibilita la persistencia del crimen. La misma serenidad con que encara esas conversaciones se trasmite a la forma de sus películas, que exhiben la atrocidad en sus escalas macro y micropolíticas con un tempo reflexivo y sin énfasis. A fuerza de haber estado donde había que estar y filmar sin que su pulso temblara, el cine de Echeverría a la larga se va a volver imprescindible para comprender la ciénaga de la que la sociedad argentina no termina nunca de salir. Yo que Acuña propondría pasar sus películas en todas las escuelas porteñas.

Pacto de silencio

Juan, como si nada hubiera sucedido

jueves, 19 de noviembre de 2020

Larreta / Acuña: No hay palomas PRO, son todos PRedadores

por Pablo Navas

Se podría especular que lo expresado por Soledad Acuña es producto de un flash desinhibitorio, causado por el relajamiento que genera una conversación que dura más de una hora, o por el nivel de confianza que da participar de una conversación virtual desde la propia casa frente a un grupo de personas afines ideológicamente. Sin embargo, el fragmento más viralizado de la entrevista tuvo lugar a los trece minutos de comenzada la misma, o sea, cuando todos los reflejos de la funcionaria estaban bien activos para filtrar una opinión reaccionaria que ni Micky Vainilla se hubiera animado a compartir. Por tanto, los dichos propinados por la Ministra porteña corresponden a un refuerzo de su discurso que sirve para confirmar el apoyo de su base electoral o para ser coherentes con los resultados que arrojan los grupos focales. Esto queda claro ante la inacción y silencio de Horacio Rodríguez Larreta no siempre desatento al repudio público que despiertan las respuestas de los miembros de su gabinete, y mucho menos a las encuestas. Basta recordar el desplazamiento de Darío Loperfido. 

Pero el encuentro organizado por Fernando Iglesias duró una hora y trece minutos y desde el principio la titular de la Cartera de Educación dijo algunas cosas que llaman la atención:

- Comenzó pidiendo disculpas porque la comunicación se cortaba y se excusó diciendo "Fibertel dejó de ser lo que era". Hay que darle la razón en esto, porque la empresa del Grupo Clarín día a día brinda peor respuesta a sus usuarios, sobre todo desde que Alberto Fernández anunció el congelamiento de las tarifas de las telcos por considerar esencial el servicio que prestan sobre todo en una pandemia. Y aún más complicada es la casi nula posibilidad de optar por otra compañía ante la presencia monopólica afianzada por los negocios y favores obtenidos en la gestión de Mauricio Macri, conductor part- time del espacio político al que Acuña pertenece.

- Más adelante confesó en qué condiciones accedió al cargo que actualmente ocupa: "Yo insisto que fue casi de casualidad en 2015, porque ganamos la Provincia y Nación y se fueron todos, y bueno, me fui quedando y quedé yo en el Ministerio". Esto confirma el modelo improvisado al que se expusieron los argentinos y bonaerenses durante cuatro años gobernados por Juan Domingo PERDÓN y Vidal, quienes iban tanteando, aprendiendo a gestionar. Suena contradictorio este sincericidio viniendo de gente que supuestamente promueve el profesionalismo, la expertise y la especificidad epistémica. (Ir al minuto 4:21)

- En otro momento subrayó: "Trabajamos con la fundación INECO de Facundo Manes". Así dejó bien claro el rol del neurocientífico en el sector público, que va desde presentarse como especialista modelo, coach cerebral, vocero de los intereses de mercado en la conquista de la subjetividad, barnizando toda su prédica con un discurso positivista, mientras gana fama como un Cormillot de las sinapsis. Ahora se agrega su lugar como contratista del Estado.

- Sobre la UniCABA admitió que el proyecto se apoyaba en "una encuesta hecha en su momento que nos daba que el 80% de los porteños estaba de acuerdo con que creásemos una Universidad para formar a los maestros. Sin embargo, lo que se veía en el Congreso y en la calle era a un grupo muy politizado, muy violento y que gritaba muy fuerte y defendía el status quo de los institutos de formación". Siendo Licenciada en Ciencia Política es exigible un nivel de análisis del reclamo social superior, al menos, al de Mirtha Legrand (https://www.youtube.com/watch?v=wm4eK3rSBZY). 

- Acerca de la investigación científica ante la Covid-19 sostuvo lo siguiente: "¿Viste que hay papers que dicen una cosa y papers que dicen todo lo contrario? Tenés un paper para justificar lo que quieras". Se entiende por qué se desfinanció el Ministerio de Ciencia y Tecnología durante el gobierno de JxC. 

Algo a destacar es la presencia de un grillo que no dejó de hacerse escuchar en casi toda la charla. Su sonido podría juzgarse como la cortina ideal para alegorizar la falta de cobertura que en los medios del sistema de poder tuvieron las hirientes palabras de este Hada Buena, cuyo acting es un malogrado cover de María Eugenia Vidal.

martes, 17 de noviembre de 2020

De los papeles de uno que aún está vivo


NOTA DEL EDITOR: Cuando hace once días murió en París Pino Solanas, me resistí a la tentación de hacer una necrológica protocolar como las que se acostumbran en estos casos. Lo decisivo que tenía que decir sobre Solanas lo había escrito un día después de la última vez que lo tuve a unos metros, cuando él fue a presentar la versión completa de La hora de los hornos en la Lugones, con motivo de los 50 años de su realización. No tuve que esperar que se muriera para decir lo que hoy sigo considerando su aporte esencial. Quedó escrito en este blog con el título La hora de los hornos, todavía y salió publicado el 10 de junio de 2018 acá. Incluso su solo título podría ser un digno saludo. Así que solo volví a compartir en Facebook y en Twitter el link de aquella nota. Creo que es mejor así: hablar bien de los muertos después de haberlos silenciado mientras los teníamos cerca es una de las formas más irritantes de la hipocresía. Pero después leí dos muy buenas notas de Nicolás Prividera y Roger Koza en el blog Con los ojos abiertos: "Los hijos de Solanas" y "El cronista de una nación agitada". Estas notas me estimularon a dejar sendos comentarios en aquel blog, que ahora copio acá para epilogar la serie:

I - El dispositivo de exhibición de La hora de los hornos, con proyecciones en fábricas e incluso en clandestinidad, con continuas apelaciones a que la película sea parte de un acontecimiento abierto y pausas para la discusión, pensaban el cine de una manera que excedía los lugares comunes del montaje prohibido y la verdad a 24 cuadros por segundo. Apelaba a otros participantes que no fueran espectadores. Las redes sociales son todo lo contrario de este tipo de apelaciones. En las películas siguientes Solanas abandonó esa búsqueda. En Los hijos de Fierro queda una textura visual pero ya no la idea del film acto. Su forma narrativa retrocede hacia la alegoría que cruza el Martín Fierro con la resistencia peronista, que plantea problemas de cómo procesar las incomparables condiciones históricas: Perón no era Fierro y las facciones del movimiento no eran sus hijos. De modo que de esas premisas solo podría salir un resultado fallido, a pesar de la atracción de la imagen lograda por Desanzo. Los hijos de Fierro es un repliegue hacia las formas narrativas tradicionales y políticamente un error. Se podrá evaluar mejor o peor las películas posteriores, pero el alegorismo que va a inundar en su período 80/90 empieza con Los hijos de Fierro. Así que no comparto la devoción hacia esa película. El resto puede ser mejor o peor en términos estéticos (hay un período para mí fatídico entre El viaje y La nube). El último período documental, loable desde su decisión por registrar lo que a ningún cineasta joven se le ocurrió filmar, la extraordinaria turbulencia que la historia le estaba ofreciendo al cine, adopta formas de enunciación que acotan su potencia política. Lo cierto es que nadie nunca más retomó la anomalía de La hora de los hornos. No pretendo que a partir de ahí el cine tenga que hacerse todo como esa película. El escándalo (para usar una palabra que Pino usaba) es que NINGUNA película posterior recogiera el guante y que ni siquiera en el campo de la crítica cinematográfica se retomara su alteración de la praxis cinematográfica. En los 90 todos volvieron a Antín, algunos con poca suerte se intentaron apropiar de Santiago pero NADIE siquiera repensó La hora de los hornos.

NOTA DEL EDITOR: Además ambas notas hacen referencia al discurso que Solanas pronunció en el Senado pocas semanas después de la proyección de La hora de los hornos cuando se debatía el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que aquella noche el senado rechazó y esperemos que se apruebe antes de la terminación de este período parlamentario. Ese discurso pasó a ser una huella imborrable del paso de Pino por nuestra historia, así que vale agregarlo.

II - El arco vital que va desde La hora de los hornos hasta el discurso en el senado de 2018 solo puede merecernos nuestro agradecimiento, respeto y admiración. Vivió en un tiempo difícil y en un país difícil; se da el caso que también es nuestro tiempo y nuestro país. Él estuvo a la altura de las circunstancias. Después, las diversas valoraciones que nos merezcan sus períodos están dentro de los límites epistemológicos de la crítica. Creo que no caben dudas de que la estatura de La hora de los hornos es descomunal. Y si no da para que la consideremos un monumento es porque todavía nos llama. El corazón de esta película es la tarea inacabada de la liberación, con la que venimos existiendo desde que existimos. Está tan inacabada ahora como hace 50 años. Creo que para los que nos importa el cine también la película invita a la tarea de un cine inacabado. Los motivos por los que esas tareas se quieren no solo dejar atrás sino borrar de la memoria ya no son problema de Pino Solanas. Con eso tenemos que lidiar los que todavía estamos vivos. Y hay que ver si vamos a estar a la altura de las circunstancias. No es que no deja herederos, es que nadie quiere agarrar esa papa caliente. Otros grandes cineastas dejaron un legado con el que parece más fácil lidiar. Pero mientras haya opresión nadie puede dejar atrás nada. Lo que no cabe alegar es que ya no es la época: nunca fue la época y siempre lo será.

NOTA FINAL: La tarea inacabada y el cine inacabado connlevan un riesgo potencial: lo que está en vías de realización, puede terminar también irrealizándose, lo que no es una simple inconclusión, sino un auténtico volverse irrealEntonces ya no se trata de despedir a Solanas sino de pensar en el peligro de los que todavía estamos vivos.

lunes, 16 de noviembre de 2020

Política y afectos heridos por la metodología trol

por Lidia Ferrari

Se hace necesario indagar el efecto que tiene la actividad trol en las redes por sobre los afectos y las posiciones subjetivas, políticas e ideológicas en su imposición de un tipo de socialidad. Se puede observar en los comentarios de post de personajes influyentes cómo se infiltran mensajes trol cuya acción provocatoria socava el intercambio. Las intervenciones trol son muy efectivas porque van al corazón de las personas que siguen a determinados líderes para conformar sus ideas. El hecho de que cada persona líder sea ‘infectada’ de comentarios  infamantes e injuriantes tiene consecuencias sobre sus seguidores o simpatizantes. Cuando navegamos en el barco de las dudas y la incertidumbre, falta poco para que las  insistentes humillaciones horaden el prestigio de alguien y logren capturar a quienes, ingenuamente o no, han caído en ellas. 

Desde el psicoanálisis podría pensarse a partir del mecanismo de la idealización. El Ideal lleva adherida la contracara de lo degradado. La idealización forma su objeto como ideal. Esta verdad no es de perogrullo pues el problema es que cualquier juicio que desmerezca o rebaje ese objeto puede llegar a fisurar la idealización. Una vez que se llega a tocar con la duda y la desconfianza, es muy fácil hacerlo caer. Son épocas en las cuales parece difícil mantener algún tipo de lealtad a la posición de quien ocupa un lugar de liderazgo o prestigio. Son épocas en las que hasta el Papa es tratado de la forma más abyecta, sin respetar su investidura. Si hay algo que parece haber sido carcomido y perforado es la idea de lo sagrado y la del respeto por una investidura (no se trata de la infalibilidad de una posición simbólica sino de que no le esté destinado el descuartizamiento continuo). La aparente horizontalización de las opiniones en las redes sociales posibilita que el insulto, el ultraje, la calumnia se apoderen del intercambio. El efecto es devastador, porque no funcionan los límites del respeto, la cortesía o el pudor. 

Se suelen depreciar las consecuencias de este tipo de intercambio porque se piensa que los killers que se escudan detrás de las pantallas son inofensivos. Esa cobardía no aminora el impacto destructivo que tiene para las relaciones sociales y la circulación de ideas que, en nuestros tiempos, se realiza mayoritariamente a través de las redes a-sociales. En Italia es posible  observar en algunos adherentes del M5S, por ejemplo, que repiten discursos de desencanto y desilusión tomados del trolaje colosal que realiza la derecha en las redes. Así la trama denigratoria y aniquilante de la derecha termina siendo asumida por sus adversarios. Esto también se ha podido ver en Argentina. 

Frente a este tipo de infección pareciera no haber vacunas ni remedio de algún tipo. Si no se puede o se hace difícil sostener un ideal es probable que resulten dañados los afectos que, de alguna manera, precisan del ideal o los ideales como pueden ser el amor, la lealtad, la admiración, la ilusión, la gratitud, el entusiasmo, el respeto y hasta la amistad. Podemos suponer también que si estos afectos se sostienen mal aparecen los resentimientos, la hostilidad, el odio y eso que se lee todo el tiempo en las redes: el desencanto, la amargura, el cinismo y la indiferencia. No son buenos tiempos para el intercambio y la socialidad, interceptados como estamos por discursos de odio, denigración y hostilidad para el prójimo que, muy frecuentemente, parecen estar destinados a cumplir con propósitos ideológicos y políticos, camuflados.

domingo, 15 de noviembre de 2020

La chica de la foto

 (Un grado de separación)


La chica de la foto es Dominique Sanda

debutó en el cine con Robert Bresson en Una mujer dulce

lo que significa que antes no era actriz en absoluto

porque Bresson no filmaba con actores

después hizo una carrera formidable

El conformista y Novecento con Bertolucci

El jardín de los Finzi Contini con De Sica 

Grupo de familia con Visconti

La Naissance du jour y Une chambre en ville con Demy

Yo, la peor de todas con María Luisa Bemberg

Garage Olimpo con Mario Bechis

Hizo también algunos bodrios 

como Más allá del bien y del mal

catástrofe consumada por Liliana Cavani sobre la vida de Nietzsche

en la que lo único bueno era el gran  parecido físico

de Dominique con Lou Andreas Salomé, a quien encarnaba

Llegó a Argentina como pareja de Pino Solanas

con quien filmó una de las peores películas de Pino

El viaje

Todo esto para decir

que conocí personalmente a Dominique

que ella vino a un ciclo de cine que yo programaba en Almagro

una tarde de sábado a ver Ludwig de Visconti

con quien ella había filmado Grupo de Familia

Dominique vivía en Buenos Aires

y se enteró no sé cómo que se proyectaba Ludwig

película de su maestro Visconti, que no había podido ver en Europa

una película más cercana al verdadero Nietzsche que la de la Cavani

encontré en Dominique una belleza madura que mantenía sus rasgos propios

(tan distantes de las muecas producidas por el botox)

de una sencillez y simpatía que no se asocian con las divas del cine

Porque Dominique es una gran estrella

una habitante de la mejor historia del cine

y vino a ver Ludwig a un ciclo que yo programé

y había sido descubierta por Bresson

Todo esto para decir

que por ella

estoy a un grado de separación de

Visconti y Bresson.


Una femme douce (Bresson)

Junto a Trintignant en Il conformista (Bertolucci)

Con De Niro en Novecento (Bertolucci)

Con Lino Capolicchio en Il giardino dei Finzi-Contini (Vittorio De Sica)

En Gruppo di famiglia in un interno (Visconti)

Como Lou Andreas-Salomé junto a un imposible Erland Josephson como Nietzsche 
en Al di la' del bene e del male (Liliana Cavani)

En Une chambre en ville  (Jacques Demy)

Junto a Assumpta Serna en Yo, la peor de todas (María Luisa Bemberg)

En Garage Olimpo (Marco Bechis)

En El viaje (Pino Solanas)

Ludwig, la película de Luchino Visconti que Dominique vino a ver al ciclo de cine La otra:

lunes, 9 de noviembre de 2020

Jornadas Kierkegaard 2020: entre lo real y lo virtual


Entre este miércoles 11 y el viernes 13 del corriente mes se desarrollan las XVI Jornadas Kierkegaard. Esta edición, a causa del distanciamiento social preventivo, las Jornadas van a realizarse en forma virtual. 

 Para quienes deseen inscribirse sólo como oyentes en dichas XVI Jornadas Kierkegaard Argentina 2020, hay tiempo todavía. Sólo deben enviar un correo a biblioteca@sorenkierkegaard.com.ar con los siguientes datos: 
- Nombre y apellido 
- Nro. de Documento de Identidad o Pasaporte 
- País de origen E-mail de contacto. 

Este es el programa de actividades:

PROGRAMA XVI JORNADAS KIERKEGAARD 2020

MIÉRCOLES 11 de NOVIEMBRE

11:00: Presentación a cargo de María Verónica Parselis (USAL) y María José Binetti (BKA)


11:15: Coordina: Corina Setton

JOSÉ LUIS VEGA (UBA), “La virtualidad como realidad total”

JOSÉ LUIS EVANGELISTA ÁVILA (Universidad Autónoma de Chihuahua / México), “Verdad y virtualidad. Notas sobre la vigencia de la crítica social kierkegaardiana”

JONATHAN MOSTACERO CASTILLO (Universidad Nacional Mayor de San Marcos - Universidad Nacional Federico Villarreal / Perú), “El enigma del viajero: Del silencio como destino en Temor y temblor (1843) de Søren Kierkegaard”

SEBASTIÁN CHUN (UBA), “Cualquier otro es radicalmente otro: Derrida lector de Kierkegaard”.


14:30 Coordina: Andrés Albertsen

ANNA FIORAVANTI (UBA-UNQUI-BKA), “El libro sobre Adler. Primera versión en castellano”. Presentadores: JORGE CURCIO – OSCAR CUERVO – LUCAS LAZZARETTI

JOSÉ ALEGRÍA MORÁN (Universidad Católica Silva Henríquez / Chile), “Juventud y Redes Sociales. Una aproximación desde la idea de ensimismamiento en Kierkegaard”

FABIO BARTOLI (Italia / Universidad de Salamanca / España - Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá / Colombia), “La seducción en la época de la virtualidad. Una mirada desde Kierkegaard”

CARLOS CASTRILLO (Perú / Universidad del Salvador), “Søren Kierkegaard: Existir entre lo real y lo virtual”



18:00 Coordina: Graciano Corica

SARA DOMÍNGUEZ BAUTISTA (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla / México), “Los enredos de un seductor, anotaciones sobre el estadio estético kierkegaardiano”

NUMAR CHAID GONZÁLEZ ALVARADO (Universidad del Atlántico – Colegio Cristiano El Salvador / Colombia), “Vivir entre lo virtual como sujetos de la sociedad digital”

DANIELA ANTONIA BELÉN KOPPE HERNÁNDEZ (Estudiante / Universidad Católica Silva Henríquez / Chile), “Ser joven en contexto de pandemia. Una reflexión a la luz del concepto de angustia en Kierkegaard”

MATÍAS TAPIA WENDE (FONDECYT – Universidad de Los Andes, Chile), “Tolerancia, religión y esfera pública: una lectura desde Kierkegaard”


JUEVES 12 de NOVIEMBRE

11:00: Coordina: María José Binetti

VELGA VEVERE (Universidad de Letonia), “El teatro épico de Kierkegaard: prefacios y prólogos en los escritos seudónimos” [Kierkegaard's epic theatre: prefaces and forewords to pseudonymous writings]

RAQUEL CARPINTERO ACERO (Universidad Pontificia Comillas, Madrid/España), "Verdad y existencia en el pensamiento de S. Kierkegaard"

LEONARDO VENEGAS LOYOLA (Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Chile), "Kierkegaard y las redes sociales. Signos del desgaste en un útil"

GABRIEL LEIVA RUBIO (Universidad de las Artes de Cuba), “Dialéctica y Espíritu: Apuntes para una comparación entre la fenomenología hegeliana y la enfermedad mortal kierkegaardiana”


14:30: Coordina: Andrés Albertsen

ALEJANDRO PEÑA ARROYAVE (Universidad de Antioquía / Colombia – USAL – UNLaM – UNGS) “Dos aproximaciones a la primera parte de La enfermedad mortal. I.- La enfermedad mortal como fenomenología del yo desesperado”

PABLO URIEL RODRÍGUEZ (UM – UBA – UNGS), “Dos aproximaciones a la primera parte de La enfermedad mortal. II.- La desesperación desde la Religiosidad A del Postscriptum”

SAMANTHA HERNÁNDEZ PÉREZ (UNAM / México), “La farsa como repetición, ¿tan poderosa como la tragedia?”

ÁNGEL GARRIDO MATURANO (CONICET/UNNE – IIGHI), “La alegría de ser nada. La dádiva perfecta y la existencia capaz de recibirla en los Discursos edificantes de Søren Kierkegaard”


18:00 Coordina: María del Carmen Rodríguez

ISRAEL GALVÁN DELGADO (Universidad Autónoma del Estado de Morelos - Sociedad Académica Kierkegaard A.C.), “Existencia como juego: Kierkegaard y su filosofía infantil”

GRACIANO CORICA (UNQUI), “Entre Spinoza y Kierkegaard: del amor a la sabiduría a la sabiduría del amor”

ELSA ELIA TORRES GARZA (Universidad Nacional Autónoma de México), "El individuo singular en la era del tedio y la vacuidad"

JOSÉ MIGUEL ÁNGELES DE LEÓN (Universidad Iberoamericana-CISAV/México), "Algunas aclaraciones sobre la relación entre Kierkegaard y Unamuno"


VIERNES 13 de NOVIEMBRE

11:00 Coordina: Graciano Corica

ALFONSINA SANTOLALLA (CONICET – IDH – UNC), “El tiempo entre la praxis y la eternidad: posibles encuentros entre Kierkegaard y el joven Marx”

ARTURO MORALES ROJAS (Universidad de Málaga/Colombia), “La Perspectiva ética kantiana vista en la filosofía existencial de Søren Aabye Kierkegaard”

MAXIMILIANO BASILIO CLADAKIS (UNSAM-CONICET), "Patočka, lector de Kierkegaard: la meditación en torno a la existencia y la reconfiguración del sentido de la filosofía"

JUAN DANIEL GUTIÉRREZ REYES (Instituto de Investigaciones en Humanidades – UABJO, México), “Kierkegaard y Camus: dos representaciones de lo Virtual”


14:30 Coordina: Andrés Albertsen

MARÍA JOSÉ BINETTI (IIEGE – UBA – CONICET), “Diarios 1847-48 (Papeles VIII1)”

JUAN CARLOS MUNIZAGA VERA (Universidad Complutense de Madrid – Universidad de Chile), “Humor como proceso en Kierkegaard”

JORGE SCHULZ (UNSAM - SITB), “La ironía como confinium entre lo estético y lo ético: ¿la posibilidad más real?”

MARÍA CIELO AUCAR (IIGHI-CONICET/UNNE), “Selbst y Dasein. Reflexiones acerca de la recepción heideggeriana de la noción kierkegaardiana de sí mismo como espíritu en Sein und Zeit


18:00 Coordina: Corina Setton

EDGAR FARÍAS (UNSTA), “La primacía del amor. Notas del amor conyugal en Las obras del amor"

LUIS MARÍA BALIÑA (UCA), “Pathos como camino para saber quién soy”

ALBERTO ISAAC HERRERA MARTÍNEZ (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla / México), “Jean-Louis Chrétien o la interpretación amorosa del pensamiento de Kierkegaard para un tiempo de desesperanza”

JOSÉ LUIS FLORES QUIÑÓNEZ y JOSÉ LUIS EVANGELISTA ÁVILA (Universidad Autónoma de Chihuahua / México), “La desesperación kierkegaardiana en las redes sociales de la época presente”


POSTDATA DEL EDITOR DEL BLOG:


Este año fui invitado por mi amiga Ana Fioravanti a la presentación de su traducción de la primera versión en castellano de El libro sobre Adler de Søren Kierkegaard (La Docta ignorancia, Buenos Aires, 2020). La presentación se hará el miércoles 11 a las 14:30 en el marco de estas jornadas. Participarán también la propia traductora, Jorge Curcio y Lucas Lazzaretti, bajo la coordinación de Andrés Albertsen.

Según el anticipo de la editorial: "Por primera vez, sale a la luz en castellano, traducida directamente del danés, El libro sobre Adler, una obra clave en la totalidad de los escritos de Kierkegaard, apreciación que comparten unos cuantos estudiosos y el propio autor. Los desvaríos de su compañero de estudios, Adolph Peter Adler, constituyen el acicate para una sátira de la filosofía hegeliana y de la época presente, un fenómeno que pone de manifiesto qué es en realidad lo moderno. Es decir, permiten vislumbrar cómo una exégesis y una especulación extraviadas han confundido la esfera de lo paradójico y la han hecho retroceder a lo estético; cómo la han suprimido o volatilizado, al reemplazarla por frases ingeniosas que pueden significar cualquier cosa; cómo la cultura, la formación y la vida social han trabajado y siguen trabajando para hacer distraídos y espiritualmente ausentes a los hombres".

Los interesados en asistir a estos encuentros virtuales tienen tiempo de inscribirse enviando un mail a biblioteca@sorenkierkegaard.com.ar con los siguientes datos: - Nombre y apellido - Nro. de Documento de Identidad o Pasaporte - País de origen E-mail de contacto. 

sábado, 7 de noviembre de 2020

Fuiste, Donald

En Pensilvania pasó al frente Biden. Game over. Fuiste, payaso siniestro. Cocido en tu propia salsa: te cancelan tw, IG y facebutt, los que te hicieron ganar antes. Ahora viene la mierda demócrata y ojalá, la decadencia final de USA.

PD: los trumpistas argentinos dan un poco de risa y otro poco de lástima.

viernes, 6 de noviembre de 2020

Los ojos fijos en el dolar blue, vos que ni saliste del iglú



Poesía que se pega como lengua con papel

lo que te hace que te quemes cuando no sabés que hacer

tamos todos enterrados desde antes de nacer

y ya lo sabés, ya lo sabés

pero, ey, yo no vine con teorías rara', estoy cantando

ni sacamos este tema y ya lo están gritando 

si ganaste no festejes que están relojeando

tán rеlojeando, tán relojeando, uy

los ojos fijos еn el dolar blue

vos que ni saliste del iglú (You)

menos mal que no estás en la cruz

y en tu cabeza solo suena:



Bush, bush, bush, bush

tranquilito, do má do

Bush, bush, bush, bush

que no te asuste el domador

Bush, bush, bush, bush

menos mal que no soy yo

Bush, bush, bush, bush

menos mal que no soy yo.


Todos tan serios, ya no los distingo

te miro de frente y me veo a mí mismo

ahora sé que me viene bien no disimularlo

yo no me puedo enamorar antes de contarlo.


Bush, bush, bush, bush

tranquilito, do má do

Bush, bush, bush, bush

que no te asuste el domador

Bush, bush, bush, bush

menos mal que no soy yo

Bush, bush, bush, bush

menos mal que no soy yo.

martes, 3 de noviembre de 2020

laotra21 en el aire

Una conversación en la radio: en Patologías Culturales, el programa de Maxi Diomedi

Hace un par de semanas quedamos con Maximiliano Diomedi en encontrarnos una tarde a través de una plataforma virtual para grabar una conversación para su programa Patologías Culturales, del que soy columnista, creo que desde el año 2005. Después haciendo cuentas me cayó la ficha de que mi sociedad con Maxi es la más prolongada que tuve en mi vida: nunca duré tantos años trabajando en colaboración con otra persona. Esto tendrá más de una explicación, pero en parte puede basarse en la complementariedad de nuestras formas de ser. Digamos: Maxi es un tipo paciente, amable, cauteloso. Eso nos diferencia. Pero también hay una zona de sensibilidades e ideas en común. A los dos nos apasiona hacer radio, compartimos nuestro amor por la música y el arte en general, él es más de la literatura y yo del cine. Trabajando juntos descubrimos que los dos le damos mucha bola a pensar la política de las formas. La huella que nos dejaron ciertos artistas es personal y es política. 

Con su ayuda di mis primeros pasos en la radio, que él venía haciendo desde chico. Su voz fue la que abrió mi propio programa, La otra.-radio, una medianoche de domingo de 2006. La verdad es que esa noche yo quería hacer un programa de radio pero me daba miedo tomar la palabra. Creo que en estos años pasamos más tiempo juntos en el aire que fuera de él. El miedo a hablar en radio se me fue rápido, un poco gracias a que en seguida afinamos nuestros tonos de conversación. 

Hace pocas semanas no nos juntamos para que yo hiciera otra columna sobre cine o filosofía en Patologías, como hago desde hace década y media. Esta vez volvimos al comienzo: yo empecé en la radio como entrevistado suyo, cuando me invitó para hablar de revista La otra. Ahora me propuso hacerme una entrevista sobre el proyecto musical laotra21, algo que nació en las largas noches invernales de este confinamiento prolongado de 2020. 

 
Un botón de muestra

En la conversación nos movemos continuamente desde la experiencia que germina una idea artística hacia el trabajo con los materiales y las formas. Pasamos de los adoquines de la calle en la que vivo a cómo pensar la estructura de una pieza sonora compuesta por fragmentos de audio extraídos de acá o allá. Ese tránsito de la experiencia y los estados de ánimo a los pensamientos y la composición de formas y de ahí de vuelta a la experiencia se da con fluidez, la vida y la obra. El trabajo sobre la forma: cuándo y cómo empezar, cuándo hacer un silencio que se note, el contraste entre las notas puras y el ruido discordante, la palabra que se dice y la que falta, lo cercano y lo lejano, lo nítido y lo difuso, el rumor del viento y el canto de las ballenas, donde clavar el pico y cómo extender una coda que lleve a un desvío imprevisto, cómo tensar la expectativa de un oyente en usa resolución que se demora, como cortar. Dilemas formales que se parecen a los de un montajista de cine, con la ventaja de que acá no hay un relato que contar. 

La conversación con Maxi me sirvió para aclararme las ideas sobre lo que hice y también sobre lo que la música podría ser. Por más arcaica que sea la adopción que la humanidad hizo de su dimensión musical, la música todavía no ha sido del todo oída. También acordamos en que a los dos nos gustaría que la radio pueda llegar a ser un arte. 

Más vale que sin este tiempo de encierro forzoso y querido no habría llegado a hacer nada de esto, laotra21 no existiría y ahora estaríamos terminando otro año de radio. No sé si esto lo va a escuchar alguien más, si llegará a formar parte de, si tendrá continuidad o acá se acaba, si vive con alguien o se muere con alguien: ya mereció algunas escuchas que yo me propuse. A esta altura de mi camino hice algo que hace poco no había planeado.

Fue idea de Maxi hacerme la entrevista después de que yo le mandara un audio en el que le contaba algunos asuntos personales. Esta entrevista "sobre los tres discos que hiciste" fue su contrapropuesta. La entrevista estuvo un par de semanas en la parrilla de Patologías Culturales. Hubo una tarde en el medio en la que todo se oscureció, mi tarde más oscura.

La conversación con Maxi me hizo bien. Quedamos en vernos pronto.

Lo que conversamos salió al aire el sábado pasado, el último día de octubre. Lo pueden escuchar acá.

domingo, 1 de noviembre de 2020

Diego Maradona, el documental de Asif Kapadia (2019)

por Lidia Ferrari

Acabo de ver la película de Asif Kapadia, el documental sobre Diego Maradona. La vi en dos días. Si no hubiera visto la parte final, cuando el film comienza a relatar el problema de Diego con la droga y la circunstancia dramática de jugar los cuartos de final del Mundial del ‘90 en el estadio San Paolo de Napoli, si no hubiera visto esta parte final, habría quedado en mí una sensación placentera de la relación entre el ídolo y sus fans. El Dios Maradona para Napoli y los napolitanos es una pieza fundamental de la historia de las pasiones del fútbol y, sobre todo, exhibe la manera en que la institución del héroe tiene vigencia en la actualidad. 

Pero después vi la última parte, testimonio del derrumbe del ídolo pero, sobre todo, de la mezquindad y de la crueldad de sus admiradores. Podemos descontar la intervención del gran poder económico del fútbol que está detrás de la manipulación mediática para crear y derribar ídolos, pues ese es su negocio. También descontamos que la camorra salga a relucir su poder derribándolo hasta dañarse a sí misma. Descontemos también a la prensa que lo nombra como el Diablo que vive en Napoli, después del partido en que Argentina vence a Italia y la elimina del mundial. Si decidimos eliminar las manipulaciones de la prensa y de los poderosos, sin embargo, pervive la imagen de los admiradores que le dan vuelta la cara a su ídolo. Se pasa del fervor fanático que endiosa a defenestrar sin conmiseración a quien les dio tanto a Napoli y los napolitanos, cuyas proezas deportivas no podrán nunca ser desmentidas. 

Que se pueda pasar del endiosamiento a la demonización de modo tan impetuoso puede hacernos pensar acerca de ciertos afectos colectivos. El remate con las operaciones del poder mafioso a todo nivel que persiguen a Maradona hasta suspenderlo por un año y truncarle la carrera, con la anuencia de la FIFA, está entre las infamias más grandes que ha ocasionado el siglo XX a la carrera profesional de alguien que, entre sus defectos, quizás el mayor sea el de no haber sucumbido a la sumisión al poder. Ese poder que lo ha querido destruir estuvo cerca de lograrlo. 

La película termina con Diego llorando abatido en la televisión argentina. Pero le falta la historia posterior, cuando va a Cuba y se recupera y sigue siendo el más grande. Tengo la sensación de haber visto dos películas sobre Maradona. Pero no sobre el Diego del esplendor y el del derrumbe, porque Diego no fue vencido. Quien fue vencido es el fragor popular que se viste de idolatría o de ingratitud y crueldad, según los vientos que tiren. Se entiende también que cuando se habla de los ídolos con pies de barro, lo que es de barro es lo que los sostiene, sus idólatras. Es una película excelente para pensar la relación entre el ídolo y su multitud y ver el delicado sostén de la adoración popular que puede, con vientos menos favorables, convertirse en el más cruel y destructivo odio.