viernes, 28 de febrero de 2014

¿Quieren dar una excursi√≥n por el inframundo fascista argentino? Visiten el hashtag #lugano en twitter


Hay que reconocer algo: vivimos en el pa√≠s que se dej√≥ gobernar por Videla, Massera y Agosti. Los genocidas no bajaron de un ovni, sino de la entra√Īa argentina. Cualquiera puede ver la violenta ferocidad racista y clasista que hoy vomita twitter. Durante un rato largo estuvieron esperando ansiosos una masacre, ordenada por una justicia criminal que solo act√ļa con celeridad cuando se trata de reprimir a los pobres, mientras con los due√Īos del pa√≠s es ultra garantista. Los fiscales que no mostraron capacidad para resolver el problema de Lugano pac√≠ficamente quisieron involucrar a las fuerzas federales en la masacre. Afortunadamente la negativa de Berni frustr√≥ la represi√≥n que ten√≠an preparada para esta tarde. El fiscal se fue mascullando bronca, responsabilizando a la Federal y a Gendarmer√≠a porque no se pusieron a colaborar en la masacre. Ahora el gobierno macrista deber√≠a desactivar esta situaci√≥n que aliment√≥ con desidia e inoperancia.

Sin embargo, no es el fiscal ni el in√ļtil de Macri el fondo del problema, sino el alto componente fascista, clasista y racista que alberga nuestra sociedad. Estos deleznables cobardes que piden sangre de pobre por twitter. Porque Macri termina el mandato en 2015, pero con estos fascistas tenemos que cruzarnos todos los d√≠as.

PD: Esperemos que Berni mantenga la negativa a colaborar con los fachos de esta ciudad maldita.

Medio ambiente, costos y consumo

ANTOJO bonus


por Julieta Eme

En otro post (acá) me ocupé de la ética ambiental. Y a raíz del Antojo en el que se habló del desastre ambiental y el capitalismo, me gustaría agregar algunas cosas.



En este video (que forma parte de The Story of Stuff Project) se ve claramente que el problema de la contaminación ambiental involucra dos cuestiones: la externalización de los costos y el consumo. Actualmente, no pagamos por las cosas que consumimos. Para mantener a la gente consumiendo y hacer crecer las economías, lo que se hace es mantener los precios bajos, lo cual se logra externalizando los costos. Nosotros no pagamos los costos reales de producir un reproductor de MP3 o un par de zapatillas, por ejemplo. Una parte del costo la paga el medio ambiente, con la degradación y la contaminación ambientales, y otra parte la pagan las personas que trabajan en condiciones de explotación, sin seguros médicos y en condiciones insalubres. Si los costos de producir las cosas que consumimos se internalizaran (mediante políticas de Estado que obligaran a las empresas a internalizar sus costos), el precio de las cosas aumentaría. Y el consumo disminuiría. A esta altura de la historia del planeta, creo que lo que deberíamos hacer no es seguir creciendo, sino empezar a decrecer. Como dice Annie Leonard en el video, para que todas las personas del planeta alcanzaran el nivel de vida del ciudadano norteamericano promedio se necesitarían de 3 a 5 planetas. Es imposible operar un sistema de crecimiento constante en un planeta con recursos finitos. Tarde o temprano, se encuentra el límite.

La otra cuesti√≥n es el consumo. Y esto se relaciona con lo que podemos hacer en nuestra vida diaria para atenuar el da√Īo ambiental. Tenemos que dejar de consumir tantas cosas. Yo no tengo aire acondicionado. Uso el transporte p√ļblico. Jam√°s me comprar√≠a un auto. Tengo un celular del 2007 y una computadora tambi√©n del 2007. Hay que frenar el consumo. Casi todo lo que compramos va a parar a la basura a los pocos meses, incluidos celulares, computadoras, televisores, monitores. Como dice el fil√≥sofo australiano Peter Singer, deber√≠amos tratar de dejar una pila de basura lo m√°s peque√Īa posible al final de nuestras vidas. Nuestro objetivo deber√≠a ser consumir lo menos posible, no s√≥lo para que haya menos basura, sino principalmente porque para hacer las cosas que consumimos se utilizan muchos recursos y se produce mucha contaminaci√≥n. Disminuir el consumo disminuir√° nuestra necesidad de explotar el planeta y sus recursos.

Por otra parte, la cuesti√≥n del consumo se relaciona con el tema de la felicidad. Nuestra idea de felicidad no puede estar basada en el consumo de bienes materiales. Hay un p√°rrafo muy lindo de Peter Singer en el que aboga por la frugalidad:

“El √©nfasis en la frugalidad y en una vida sencilla no implica que la √©tica del medio ambiente desapruebe el placer, sino que los placeres que valora no provengan de un consumo exagerado, deben provenir de estrechas relaciones personales y sexuales, de estar cerca de los ni√Īos y de los amigos, de la conversaci√≥n, del deporte y del esparcimiento que est√©n en armon√≠a con nuestro medio ambiente en lugar de da√Īarlo; de una alimentaci√≥n que no est√© basada en la explotaci√≥n de las criaturas sensibles y no tenga como coste la tierra; de la actividad creativa y el trabajo de todo tipo; y (con el debido cuidado para no arruinar lo que tiene valor) de saber apreciar las zonas v√≠rgenes del mundo en que vivimos.” (√Čtica pr√°ctica, 2a. edici√≥n, Cambridge University Press, 1995, cap√≠tulo 10, p√°g. 359).

Para mantener a la gente consumiendo, hay dos estrategias: la obsolescencia programada y la obsolescencia percibida. Las cosas se hacen para durar poco (pero no tan poco como para que la gente pierda la confianza y deje de comprarlas). Pero las cosas duran cada vez menos. Y las modas hacen que compremos cosas nuevas aun cuando las cosas que tenemos todavía sirvan perfectamente. Las cambiamos solamente porque nos parecen viejas. Hay que tratar de resistirse a ver las cosas viejas. Hay que tratar de resistirse a la obsolescencia percibida, que es lo que en general mantiene a la gente consumiendo todo el tiempo productos nuevos.

A nivel individual, también podemos empezar a consumir menos carne. La industria ganadera es una de las principales responsables (sino la principal) de la producción de gas metano, uno de los gases de efecto invernadero. Y además, para producir un kilo de carne se utiliza mucha pero mucha más agua que para producir un kilo de papas, por ejemplo.

Los problemas de contaminación ambiental son reales y graves. Hemos crecido exageradamente y desproporcionadamente. La frugalidad y la cooperación son los valores que deberían guiarnos ahora y en el futuro.

Post scriptum: Un documental que vi recientemente y que trata sobre estos mismos temas es Home, realizado por Yann Arthus-Bertrand, fotógrafo de la revista National Geographic, especialista en fotografías aéreas. El documental es una suerte de historia del planeta, desde el surgimiento de la vida hasta la explotación actual de los recursos. Contiene información valiosa y tomas aéreas realmente impresionantes. Pueden verlo acá.

jueves, 27 de febrero de 2014

Amanecer después del naufragio

(J.M.W.Turner, 1841)
Visuales LXXIII



por Liliana Pi√Īeiro

La noche cuenta, uno por uno, los fantasmas. La luna se ha demorado en un cielo rojizo, demasiado quieto, mientras se escucha el eco apagado de la furia del mar.

El amanecer trae una calma enmudecida, apenas cruzada por el aullido del animal, que espera en vano.

La m√ļsica popular entre la belleza y el bastardeo cosquinero

ANTOJO D√ļo Salte√Īo: un programa para escuchar clickeando ac√°

El lunes pasado, para anunciar el cap√≠tulo 16 de la segunda temporada de ANTOJO, cit√°bamos a quien fue nuestro invitado de esa noche, el poeta y ensayista Carlos Aldazabal: "Estudiar la producci√≥n est√©tica del D√ļo Salte√Īo (...) significa, justamente, recuperar zonas del discurso que lo m√°s reaccionario del g√©nero folcl√≥rico, y espec√≠ficamente de la m√ļsica folcl√≥rica de la provincia de Salta (cuya consolidaci√≥n en la industria de la m√ļsica podemos fechar en 1950, de la mano de Los Chalchaleros) se hab√≠a encargado de silenciar, y que posteriormente, globalizaci√≥n mediante, volvi√≥ a ocluir: la representaci√≥n de sujetos populares con un fuerte componente √©tnico y clasista, sectores subalternos a los que el esencialismo folcl√≥rico hab√≠a reducido a "paisanos" y a "chinas", s√≠mbolos vac√≠os de una identidad nacional uniformadora que, al igual que la globalizaci√≥n de los 90, transformar√≠a la densidad de los particularismos en simplificaciones esquem√°ticas".



Las palabras de Aldazabal vienen a cuento, no solo a prop√≥sito de este d√ļo que a fines de los 60 represent√≥ una enorme renovaci√≥n de la m√ļsica de ra√≠z folkl√≥rica, sino tambi√©n del panorama actual de la m√ļsica popular, tal como se puede observar en muchos festivales que se hacen en distintas provincias. La escena parece estar copada cada vez m√°s, no ya por grupos tradicionalistas como los Chalchaleros, sino por productos industriales del llamado "folklore pop", una categor√≠a difusa que elimina las diferencias regionales, estil√≠sticas e ideol√≥gicas para esquematizar un g√©nero al servicio de las demandas del mercado discogr√°fico y festivalero. Este folklorismo pop tiene entre sus principales exponentes a Los Nocheros, Luciano Pereyra, Soledad y Abel Pintos. ¿Qu√© lugar hay para expresiones musicales que esquivan esa homegeneizaci√≥n y producen una tensi√≥n entre la tradici√≥n y la innovaci√≥n y, por lo tanto, requieren una escucha m√°s abierta y m√°s precisa? El D√ļo Salte√Īo, integrado por el Chacho Echenique y Patricio Jim√©nez, asociados a m√ļsicos como el Cuchi Leguizam√≥n y poetas como Manuel J. Castilla y Armando Tejada G√≥mez, recre√≥ las formas del canto bagualero con un tratamiento vocal audaz, complejo y exquisito, como puede notarse en el video de arriba. Una m√ļsica hermosa y extra√Īa, aclamada hace 45 a√Īos en Cosqu√≠n, un lugar que hoy parece reacio a cualquier audacia art√≠stica.

Hace poco en Cosqu√≠n la histeria de los n√ļmeros comerciales que acaparan la trasmisi√≥n televisiva llev√≥ a Juan Fal√ļ y Liliana Herrero a una situaci√≥n enojosa, cuando tuvieron que salir a hacer su homenaje a Eduardo Fal√ļ a las 3 de la ma√Īana y sin prueba de sonido. Fal√ļ mostr√≥ su malestar: "Hay s√≠mbolos que tienen que ver con nuestra patria y con nuestra cultura que es necesario saber respetar, como esta guitarra criolla, sin enchufe, que nos ha engalanado por todo el mundo. Por eso merec√≠amos el tiempo para poder hacer una prueba de sonido antes de actuar, no por nosotros sino por respeto a ustedes y al homenajeado. Hay mucha tecnolog√≠a ac√°, entonces hagan sonar bien una guitarra criolla, por favor”. Liliana Herrero tambi√©n mostr√≥ su malestar: "quiero decirles que no es f√°cil tocar en Cosqu√≠n, no es este un horario para homenajear a un grande como Eduardo Fal√ļ, debimos haber tocado antes, debimos haber probado sonido, debimos haber tenido un sonido donde pudi√©ramos escuchar; este no es un modo de homenajear a un grande de la historia que no est√° en horario central, sino que est√° en el horario central de la historia". Los organizadores de Cosqu√≠n, molestos porque los artistas manifestaban su protesta en p√ļblico, terminaron de denigrar el homenaje sac√°ndolos abruptamente de escena para dar paso al n√ļmero siguiente. (Ver ac√°)

El lunes, mientras est√°bamos con Adazabal haciendo nuestro ANTOJO dedicado al D√ļo Salte√Īo, nos lleg√≥ desde la provincia de Salta otra triste evidencia de este bastardeo. Durante la Serenata a Cafayate se produjeron un par de momentos de tensi√≥n. El primero fue cuando estaba actuando nada menos que la legendaria coplera Eulogia Tapia, conocida como La Pome√Īa. El p√ļblico interrumpi√≥ la actuaci√≥n pidiendo a gritos a Los Huayras. El segundo momento de tensi√≥n ocurri√≥ cuando tocaba el bandoneonista salte√Īo Dino Saluzzi. Un p√ļblico cerrado e intolerante se puso hostil. "Bueno Cafayate -dijo Saluzzi-, es evidente que en realidad no podemos bajo ning√ļn aspecto luchar contra los depredadores del folklore. Es in√ļtil el crecimiento. Nos han destinado a la ignorancia, a la fatalidad y al fracaso. Desde este escenario, juro no pisar nunca m√°s un escenario folkl√≥rico" dijo, y se retir√≥. Desde la puerta de su camar√≠n, y muy enojado, agreg√≥: “No me ha ido bien, este no es lugar para m√≠ seguramente. La reacci√≥n del p√ļblico… el p√ļblico me ha rechazado esta vuelta. Y no se puede vencer al p√ļblico, con la m√ļsica no se pelea. Voy a hacer lo m√≠o, lo que hice siempre, lo que hice en mi casa, afuera, nada m√°s. Porque pisar un escenario folkl√≥rico es compartir con gente que tiene otra expectativa con respecto al folklore”. (Completo ac√°)

El programa sobre la hermosa m√ļsica del D√ļo Salte√Īo, un estilo art√≠stico que parece tener cada vez menos lugar en la escena folkl√≥rica, lo pueden escuchar clickeando ac√°.

miércoles, 26 de febrero de 2014

Antes de la reestatización YPF valía u$s 15.000 millones: ahora el estado argentino solo paga 5000 millones en bonos pero la opo se opone


Antes de la reestatización YPF tenía una valuación de u$s 15.000 millones

• Ahora se acelerar√≠an las inversiones en Vaca Muerta (Fuente: Ambito)

Por: Silvia Peco

La capitalizaci√≥n de mercado de YPF mientras estuvo controlada por Repsol promedi√≥ u$s 15.000 millones. Pero tuvo valoraciones m√°s altas: en marzo de 2011, cuando la empresa espa√Īola vendi√≥ el 3,83% de la petrolera local a fondos de inversi√≥n, la acci√≥n se valu√≥ en u$s 42,2, lo que signific√≥ una capitalizaci√≥n de u$s 16.676,5 millones.

El primer d√≠a h√°bil de 2012, antes de que comenzara la ofensiva del Gobierno para comprometer a Repsol en un plan de inversiones o reestatizar, YPF ten√≠a un valor de u$s 13.589 millones, aunque el 23 de enero de ese a√Īo, aun en medio de los primeros embates de Guillermo Moreno por el precio del gasoil al transporte, la acci√≥n trep√≥ a u$s 40,13, lo que significa un valor de mercado de u$s 15.771 millones.

Si se comparan los u$s 5.000 millones que obtuvo Repsol por el 51% de YPF con lo que logr√≥ en marzo de 2011 cuando se desprendi√≥ de algunos bloques de acciones en tres jornadas, la energ√©tica espa√Īola obtuvo u$s 3.500 millones menos que los que hab√≠a conseguido dos a√Īos atr√°s cuando se desprendi√≥ de m√°s del 15% de YPF.  (Completo ac√°)



Por Alfredo Zaiat. P√°gina 12
Si el acuerdo financiero para pagar el 51 por ciento de las acciones de YPF en manos de Repsol hubiese sido definido por un grupo privado, los especialistas de an√°lisis burs√°til de grandes bancos internacionales y de inversi√≥n global estar√≠an inundando el mercado con informes donde destacar√≠an el espectacular negocio concretado por el comprador. Estar√≠an compitiendo por qui√©n es primero en recomendar a sus clientes la compra de acciones de YPF en la Bolsa. En esta oportunidad, esos mismos economistas han estado flojos de reflejos, preservando igual la postura de que se las saben todas y dando c√°tedra de moral sobre el buen gobierno, trabajando en entidades que est√°n unificadas por el m√©rito de haber sido acusadas de fraudes millonarios y lavado de dinero. Ha sido notable esa falta de reacci√≥n. Puede ser que esa inhibici√≥n tenga explicaci√≥n en que sea el gobierno de CFK el protagonista, y que en ese equipo haya sido Axel Kicillof el l√≠der de la negociaci√≥n con Repsol en un mundo dominado por las finanzas, ministro de Econom√≠a al que s√≥lo le reconocen pergaminos acad√©micos pero no capacidad de gesti√≥n. Esta prueba que super√≥ Kicillof deber√≠a hacerlos pensar que, en algunas ocasiones, la realidad no se ajusta a sus deseos o prejuicios. Otra raz√≥n para esa prudencia anal√≠tica puede descubrirse en que la transacci√≥n con la espa√Īola Repsol haya culminado con un resultado muy favorable al Estado argentino.
Por cualquier vía que se quiera evaluar en términos financieros (return on equity, price/earnings, valor de mercado, cash flow), el monto alcanzado en el acuerdo de adquisición del control con la mayoría accionaria de la principal petrolera nacional culmina en saldo positivo para la Argentina. Pago en bonos a mediano y largo plazo, sin desembolso inmediato de efectivo. Deuda por infraestructura, en este caso energética. Deuda buena. (Completo acá)

17 corto

ANTOJO Rock argentino: Epílogo. Un programa para escuchar acá



El cap√≠tulo 15 de la segunda temporada de ANTOJO estuvo dedicado a epilogar la serie de programas que le dedicamos a la gran encuesta sobre rock argentino que realiz√≥ Santiago Segura para su blog La M√ļsica es del Aire. Despu√©s de haber recorrido los primeros puestos del ranking, nos deb√≠amos un programa m√°s reposado para analizar los resultados de la encuesta, disfrutar algunas canciones de los discos m√°s votados, detectar tendencias y omisiones y tratar de dar una interpretaci√≥n del canon musical que la encuesta contribuy√≥ a establecer. Para eso, contamos con Jos√© Miccio, uno de los grandes cr√≠ticos argentinos, votante de la encuesta, autor de varios de los textos que acompa√Īan a los discos elegidos (entre ellos el de Artaud, que sali√≥ primero lejos, con 149 votos sobre 290) y que adem√°s es parte del staff de La otra. ¿Hay d√©cadas m√°s creativas en la historia del rock argentino? ¿Por qu√© el rock m√°s reciente no encontr√≥ un lugar muy destacado a√ļn? ¿Es que debemos seguir hablando de rock para referirnos a la m√ļsica popular actual, o los l√≠mites se volvieron demasiado difusos? ¿Hay hoy una m√ļsica m√°s audaz que el rock convencional? ¿Se seguir√°n haciendo discos de rock tan geniales como los de las primeras dos d√©cadas? ¿Ser√° cuesti√≥n de tiempo para reconocer los cl√°sicos del presente? Preguntas cuya respuesta intentamos en el programa que pueden escuchar clickeando ac√°.

Locura, Virus, puesto 34, con 25 votos.

martes, 25 de febrero de 2014

Venezuela

Programa especial de ANTOJO con la participación de Abel Fernández, el Pájaro Salinas y Pedro Brieger*. Si querés escucharlo, clickeá acá.


El capítulo 14 de la segunda temporada de ANTOJO fue dedicado a la situación crítica por la que atraviesa Venezuela en estos días, con la participación del Pájaro Salinas, Abel Fernández y Pedro Brieger*.

Abel Fern√°ndez: "De los movimientos pol√≠ticos de estos √ļltimos 15 a√Īos en Am√©rica del Sur, el que m√°s se parece al peronismo origina es el chavismo. Si te fij√°s en el Partido de los Trabajadores en Brasil, el Frente Amplio en Uruguay, la Concertaci√≥n en Chile, son procesos muy diferentes, pero si vs mir√°s lo que hizo Ch√°vez, te hace recordar al peronismo. Se parecen en muchas cosas: el origen militar, la hostilidad ciega, muy dura de la clase media, no solo de los sectores altos del poder econ√≥mico, en la clase media hay sectores muy numerosos que son hostiles al chavismo. Eso pas√≥ en Argentina con el peronismo. (...) En Venezuela hay una muy fuerte divisi√≥n en la sociedad. Maduro gan√≥ las elecciones legislativas por un porcentaje peque√Īo, despu√©s en las elecciones municipales sac√≥ una ventaja m√°s importante, pero podemos decir que hay dos Venezuelas que est√°n muy enfrentadas. Y el √ļnico elemento que [el gobierno de Maduro] tiene es la legitimidad democr√°tica. Creo que el gobierno percibe eso y est√° tratando de calmar las aguas. No podr√≠a sostenerse una situaci√≥n de guerra civil, porque hay una ingerencia externa que se aprovechar√≠a de eso. En Argentina no hay una situaci√≥n semejante, no hay una movilizaci√≥n social, no hay base social para el enfrentamiento; aunque hay un antikirchnerismo visceral, no hay una voluntad de derrumbarlo todo... (sigue en el audio del programa)".

El Pájaro Salinas: "Nosotros esta historia de Venezuela la conocemos. Venezuela está haciendo un proceso que Argentina hizo hace mucho tiempo. En Venezuela hay muchos pobres, pero no tiene una tradición industrial como la de Argentina. Pero esto que está pasando en Venezuela ya lo vivimos. Hace 50 días hubo elecciones en Venezuela, la derecha pensaba que iba a arrasar y no arrasó. Tampoco perdió, pero sacaron unos resultados muy alejados de lo que ellos esperaban y esto los sumió en una locura. La oposición se partió en dos y un sector se lanzó al golpismo. López se entrega al gobierno porque tenía miedo de que lo mataran, vio que salieron unas fuerzas oscuras a matar gente. Hay una situación propensa para cualquier provocación... (sigue en el audio del programa)".

* Pedro Brieger (en su columna de pol√≠tica internacional en el programa Bajo el volc√°n, en di√°logo con Daniel Cholakian y Carlos Prado: "Hay una oposici√≥n que viene de derrota en derrota, ha probado pr√°cticamente todos los m√©todos para derrocar al chavismo y no lo ha logrado. En segundo lugar, hay una sociedad con enormes problemas econ√≥micos, que tienen que ver con la historia de Venezuela y con el hecho de que hay un gobierno que desde 1999, cuando asume Ch√°vez, ha invertido much√≠smo en los sectores m√°s desprotegidos y esto ha provocado mucho descontento en algunos sectores que tradicionalmente se beneficiaban de la renta petrolera, y en otros que han crecido en estos √ļltimos tiempos y exigen m√°s. Este conjunto de factores hace que la oposici√≥n pueda sumar mucho apoyo... (sigue en el audio del programa)".

Para escuchar esta edición de ANTOJO completa, clickear acá.

[Sobre el encarcelamiento de López, un oyente argentino que nos escucha online desde Colombia, Juan Manuel Iribarren, acota durante el programa: "el encarcelamiento de Leopoldo López no parece haber sido un error. La versión oficial es que a López lo iba a matar gente de la misma oposición, Diosdado Cabello lo escoltó y lo protegió; la idea es que querían desencadenar una guerra civil: dicho por la esposa de López a CNN y ninguneado por los medios"].



Sobre esta cuestión ampliaba el Pájaro Salinas ayer en su blog: "El Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional interceptó una conversación entre ultraderechistas de Miami que planeaban el asesinato del opositor Leopoldo López, para convertirlo en mártir y acusar del mismo al gobierno del presidente Nicolás Maduro. El presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello se lo comunicó personalmente a la familia de López. Tras escuchar la grabación, su esposa le dio total credibilidad a la información ya que conocía a las personas grabadas (sigue acá).

lunes, 24 de febrero de 2014

El D√ļo Salte√Īo, la m√ļsica popular y el folklorismo reaccionario

ANTOJO D√ļo Salte√Īo. Una conversaci√≥n con Carlos Aldaz√°bal. Hoy medianoche La Tribu online



"Estudiar la producci√≥n est√©tica del D√ļo Salte√Īo (...) significa, justamente, recuperar zonas del discurso que lo m√°s reaccionario del g√©nero folcl√≥rico, y espec√≠ficamente de la m√ļsica folcl√≥rica de la provincia de Salta (cuya consolidaci√≥n en la industria de la m√ļsica podemos fechar en 1950, de la mano de Los Chalchaleros) se hab√≠a encargado de silenciar, y que posteriormente, globalizaci√≥n mediante, volvi√≥ a ocluir: la representaci√≥n de sujetos populares con un fuerte componente √©tnico y clasista, sectores subalternos a los que el esencialismo folcl√≥rico hab√≠a reducido a "paisanos" y a "chinas", s√≠mbolos vac√≠os de una identidad nacional uniformadora que, al igual que la globalizaci√≥n de los 90, transformar√≠a la densidad de los particularismos en simplificaciones esquem√°ticas".



(Fragmento tomado del libro El aire estaba quieto - Cultura popular y m√ļsica folcl√≥rica, de Carlos J. Aldazabal. Hoy a la medianoche Adaz√°bal viene a Antojo a hablar del D√ļo Salte√Īo, de la m√ļsica popular y del clasismo en la representaci√≥n de la cultura popular en los medios.)

Atenti con lo que dice Horacio Gonz√°lez sobre Venezuela y Argentina

Política y relato



Tengo un gran respeto por Horacio Gonz√°lez, por su integridad c√≠vica, pero sobre todo por la delicadeza de su pensamiento, su predisposici√≥n a abrirse a la escucha, al encuentro con las palabras. Su manera de ligar historia, lengua y pol√≠tica, su apertura a una dimensi√≥n art√≠stica de la pol√≠tica que no es est√©tica, sino po√©tica -en tanto trabajo de la lengua consigo misma. Me gusta que abra todas las cuestiones con que su pensamiento se va topando. No es su forma de hablar pensando lo que la era de twitter recibir√° con respeto, porque twitter se mueve en el elemento del desprecio: desprecio por la palabra, por los p√°rrafos, las subordinadas, los modos verbales: la era de twitter desprecia ese despliegue y privilegia llegar por un atajo al lugar del desprecio. Gonz√°lez, en este interesant√≠simo discurso en Carta Abierta del s√°bado √ļltimo -donde liga el momento que vive Venezuela con el que vivimos ac√°-, convoca a no caer en el desprecio.

Creo que vale la pena escuchar este discurso por lo que dice, y porque lo dijo un d√≠a antes de que saliera la nefasta nota de Fontevecchia en Perfil, una cat√°strofe period√≠stica y un desperdicio humano. Gonz√°lez acept√≥ el convite para una escena que no pod√≠a sino terminar mal, porque Fontevecchia es una lacra del periodismo argentino y Perfil es un producto bochornoso de punta a punta. Y porque la interlocutora escogida para Horacio, Beatriz Sarlo, es un personaje mezquino que se ceba en la perfidia. 

González acepta participar en escenarios adversos, pero hay adversidades y adversidades. Un escenario que monta Fontevecchia, con su complejo de inferioridad intelectual y su necesidad de blanquear un pasado y un presente sucios, no es simplemente adverso sino además nocivo: solo se puede habitar en Perfil con la indignidad de Tomás Abraham, la brutalidad soez de Guillermo Raffo o la perfidia de Sarlo. Pero González cree que puede entrar en esa adversidad y salir indemne. La nota de ayer es tan vergonzosa que quizá lo ayude a meditar mejor la conveniencia de evitar escenarios así.

Creo que Gonz√°lez va a esos lugares por cierta ingenuidad, por la necesidad de romper un cerco y tambi√©n porque el kirchnerismo  no sabe aprovechar su valor. El pensamiento de Gonz√°lez necesita un espacio a su medida y su medida no est√° en la mec√°nica lineal de 678. Lamentablemente el kirchnerismo parece haber resuelto hace mucho que en televisi√≥n no se puede hacer pol√≠tica m√°s que por medio de 678. Es un grave errror, un desperdicio lastimoso de las posiblidades que brinda un instrumento como la televisi√≥n p√ļblica. Ricardo Piglia logr√≥ un espacio a su medida en los ciclos literarios que, justamente, la Biblioteca Nacional co-produce en la TV P√ļblica, donde el talento de Piglia brilla. Quiz√°s porque los funcionarios creen que la literatura no es pol√≠tica es que Piglia tiene este espacio a su medida. Gonz√°lez merecer√≠a un espacio suyo, distinto al de Piglia y al de 678. Donde el comp√°s lo marque el ritmo de su pensamiento y no el espasmo de la televisi√≥n repentista ni el triunfalismo vacuo. No es que la comunicaci√≥n kirchnerista vaya a cambiar la linealidad de 678 por la arborescencia de Gonz√°lez, Pero el hecho de que a nadie se le haya ocurrido en estos a√Īos que la tele merecer√≠a tener un programa de Horacio es un s√≠ntoma de la estrechez mental del funcionariado que maneja la tele. Quiz√°s por esa falta de espacio propio y propicio es que Gonz√°lez acepte con resignaci√≥n sumarse a escenarios nocivos.

Recomiendo la escucha atenta de estos 31 minutos de Horacio Gonz√°lez en Carta Abierta.

domingo, 23 de febrero de 2014

Beatriz Sarlo, Horacio Gonz√°lez y Fontevecchia en una nota extra√Īa y disparatada




Hoy el diario Perfil public√≥ una nota bizarra que puede integrar la antolog√≠a del disparate discursivo. Fontevecchia entrevista (es un decir) a dos intelectuales (as√≠ se los presenta a Beatriz Sarlo y Horacio Gonz√°lez) para debatir "descarnadamente" el balance de los a√Īos kirchneristas y las perspectivas futuras de la pol√≠tica argentina. Esta pretensi√≥n es expl√≠cita y los tres participantes aceptan los t√©rminos de este planteo. Sarlo lo hace de modo entusiasta; Fontevecchia parece necesitar montar una escena as√≠ que lo incluya. Gonz√°lez lo hace resignadamente. Si tienen ganas de exponerse a un abismo de ridiculez, lean la nota ac√°.

La nota abunda en diagn√≥sticos sobre la Argentina, la pol√≠tica, la historia, la econom√≠a, la cultura, la filosof√≠a, las tradiciones argentinas y mundiales. Pero el resultado es tan deforme que la √ļnica evidencia que deja es la de su propia precariedad.

Es imposible seguir el hilo de las argumentaciones porque la nota fue editada por alquien que no entiende lo que transcribe. Los engendros verbales que contiene (la "firmolog√≠a del esp√≠ritu" es su ejemplo extremo) y la falta de consistencia sint√°ctica est√°n muy por debajo de los est√°ndares profesionales. Es c√≥mico que parezcan tres personajes que no pueden entender lo que dicen y que a la vez admitan que est√°n participando de un debate intelectual. La distancia entre la pretensi√≥n y el resultado es extrema. 

Uno podr√≠a pensar que Fontevecchia mont√≥ la escena para causar esa impresi√≥n de disparate, pero √©l sale muy mal parado como regisseur del mamarracho. Perfil no parece disponer de correctores que sepan castellano y entonces su declarado prop√≥sito de conducir una conversaci√≥n entre quienes piensan la Argentina con pasi√≥n e inteligencia se desploma. Parece una parodia de Capusotto. El envaramiento con que se presenta todo contrasta con su desarrollo. 

Algunas preguntas: ¿ley√≥ Fontevecchia la nota antes de decidir publicarla? Parece que no. El se permite hacer algunos severos diagn√≥sticos sobre la clase dirigente y sobre la intelectualidad argentina, pero no puede sostener su propio personaje. El maneja el canal a trav√©s del cual se comunica el encuentro, pero ese canal produce ruido y la conversaci√≥n se vuelve ininteligible. Fontevecchia puede producir el encuentro, definir los t√©rminos del drama, asignar los roles de cada uno y finalmente  inferir conclusiones. Lo puede hacer b√°sicamente porque es el due√Īo de un diario, pero tambi√©n porque los otros dos se prestan a la escena. Si faltaba alguna prueba de que Perfil est√° en serios problemas, esta nota es una evidencia irrefutable. Digamos: si llegara a ser posible un debate entre intelectuales que discuten apasionadamente el pa√≠s, Perfil parece ser el lugar menos indicado. Fontevecchia no garantiza un control de calidad m√≠nimo.

¿Por qu√© necesita ponerse en ese lugar, el de quien produce el encuentro entre "los grandes intelectuales" de la Argentina actual? ¿Por qu√© ofrece un resultado tan malo? Probablemente porque √©l o su empresa est√°n en problemas que √©l no termina de asumir, o quiz√° ni los percibe. Todo el diario es muy malo, pero la centralidad de esta puesta en escena, la trascendencia que Fontevecchia le adjudica y lo mal terminada que est√° quedan muy a la vista. Si yo tuviera una escuela de periodistas, propondr√≠a estudiar esta nota como un caso extremo de incapacidad profesional.

Ahora: ¿por qu√© se prestan los otros dos?

Sarlo est√° cebada. Parece que le agrada su rol s√°dico, o que halaga su estima aparecer como una castigadora aguda e implacable. Lo cierto es que aparece diciendo frases incomprensibles, con arrebato canyengue en las caderas (incluso en las fotos que ilustran, pero sobre todo en sus dichos). ¿Qu√© habr√° pensado al leerse diciendo sinsentidos con tanto entusiasmo? ¿Podr√° m√°s su vanidad que sus a√Īos de profesora de letras? ¿Se excusar√° pensando que ella no podr√≠a imaginar que todo iba a salir tan mal?

Lo de Horacio Gonz√°lez me produce tristeza. Parece prestarse al juego con resignaci√≥n. Busca un reconocimiento rec√≠proco que Sarlo no est√° dispuesta a darle y que ella, por el contrario, se complace en negarle. Y conf√≠a en que Fontevecchia puede montar un escenario en el que una conversaci√≥n franca sea posible. Gonz√°lez les otorga entidad a esos interlocutores y se presta a un extenso desastre. ¿Lo hace por un optimismo a toda prueba sobre la buena fe de los otros dos? Se expone a que Sarlo le diga: "ustedes son los kircneristas honestos, pero son unos imb√©ciles". Ella no lo dice con estas palabras, pero casi. ¿Hay motivos biogr√°ficos que llevan al director de la Biblioteca Nacional a esperar un reconocimiento que Sarlo nunca le dar√°? ¿Se replantear√° su disposici√≥n a participar en escenarios tan adversos para sus propias intenciones? ¿Qu√© habr√° sentido al leerse?

No es algo extremadamente importante lo que está en juego en esta nota. Este es solo un apunte de tarde de domingo. Pero me quedo pensando también en los lectores del engendro. Hay otras notas en la misma edición (entre ellas una de Tomás Abraham). Lo mejor que se puede decir de ellas es que hacen juego con esta nota central. Como lector pienso en los otros lectores. Como editor de una revista, un blog y un programa de radio modestos, y como posible invitado de entrevistas mucho menos visibles que esta, solamente deseo nunca terminar así.

Cumbiamba del calentamiento

Un ANTOJO sobre los desastres ambientales que el sistema económico ocasiona: para escuchar el programa, clickear acá



El capítulo 13 de la segunda temporada de ANTOJO estuvo protagonizado por Hernán Kucher, estudioso de las ciencias ambientales, a quien consultamos sobre estas cuestiones:

- ¿Existe el calentamiento global? ¿Est√° emp√≠ricamente probado?
- Desde hace cu√°nto tiempo hay registros confiables y rigurosos de las temperaturas globales?
- ¿Es posible predecir un aumento del calentamiento en las pr√≥ximas d√©cadas? ¿Puede traer consecuencias catastr√≥ficas? ¿en qu√© plazos?
- Las sequías, inundaciones, maremotos, tsunamis, etc, son consecuencia del calentamiento?
- El calentamiento puede tener explicaciones naturales (como la actividad solar, actividad volc√°nica, etc,) o es consecuencia de la contaminaci√≥n producida en el planeta por el modelo econ√≥mico de la civilizaci√≥n moderna? ¿Se puede deslindar cient√≠ficamente en qu√© medida el calentamiento es atribuible a causas naturales o humanas? ¿Hay diversas teor√≠as?
- Con el desarrollo cient√≠fico y tecnol√≥gico actual, ¿es posible tomar medidas para evitar el deterioro ambiental? ¿Se est√° haciendo algo para evitarlo? ¿C√≥mo inciden los intereses econ√≥micos?
- Adem√°s del calentamiento global, ¿produce el deterioro ambiental una desaparici√≥n de especies? ¿Qu√© consecuencias puede tener esto para la vida humana?
- ¿Qu√© se puede hacer a escala individual para atenuar el da√Īo del medio ambiente? ¿Cu√°les de nuestras conductas cotidianas son nocivas y cu√°les pueden ser beneficiosas?

La m√ļsica fue de Hoppo! y la Delio Valdez.



Una vez me quedé ahí dormido en la playa
y all√≠ yo so√Ī√© que del cielo bajaba
un enjambre de estrellas y la luna plateada
a las olas del mar con su luz salpicaba

Sobre el mar divisé, divisé una cumbiamba
que al sonar de tambores sobre el agua giraba
las parejas de estrellas con espera llevaban
carrousel de colores parecía la cumbiamba.

Y de pronto surgió una reina esperada
era Marta, la reina que mi mente so√Īaba
a sus pies vi la luna, las estrellas plasta-aguas
y un himno de fiesta las palmeras cantaban.

Era Marta, la reina que mi mente so√Īaba
carrousel de colores parecía la cumbiamba.

Para escuchar el audio completo del Antojo del jueves pasado, clickear ac√°.

s√°bado, 22 de febrero de 2014

Los rincones oscuros del Album Blanco

ANTOJO Beatle, blanco e irregular: un programa para escuchar ac√°


El cap√≠tulo 11 de Antojo fue protagonizado por Pablo Vidal (La Perla Irregular), quien nos hizo conocer los rincones oscuros del Album Blanco de los Beatles. La tesis de Pablo, la que nos condujo a una escucha renovada del extraordinario Album Blanco, es que, en medio de una crisis grupal provocada por la guerra de egos y los intereses divergentes del los cuatro, el c√©lebre disco del 68 no es una obra de cuatro solistas en la que cada uno de los otros oficia como m√ļsico de sesi√≥n, sino una aut√©ntica obra en conjunto. A esas alturas ya cada uno parec√≠a apuntar para lados diferentes, y as√≠ como Harrison recurr√≠a a Clapton para el solo de "While my guitar gently weeps", o Ringo abandonaba el grupo durante tres semanas sin que los otros se dieran cuenta, a la hora de armar las canciones, los aportes de cada uno a las ideas de los otros hac√≠an brillar m√°s el sonido grupal. Se trata no de un disco de retazos de discos solistas, sino de una cumbre de la colaboraci√≥n beatle. Curiosidades: cuando Ringo estaba enojado, fue Paul quien toc√≥ la bater√≠a en "Dear Prudence"; en "Helter Skelter" Paul quiere sonar m√°s duro que los Who y pide tocar la guitarra el√©ctrica; John toca el bajo, para lo que no era precisamente un virtuoso. Si se escucha la parte de bajo de John aislada suena tosca y rudimentaria, imprecisa y por momentos fuera de tiempo (algo parecido a lo que pasa con la bater√≠a de Paul en "Dear Prudence"). Sin embargo, en la mezcla final del tema, la potencia del grupo suena formidable y logran sentar las bases del hard rock de la d√®cada sigiente. Parece que en ellos 4 (s√≠: en los 4) la genialidad pesa m√°s que la carencia de virtuosismo. Y terminaron logrando uno de los mejores discos de todos los tiempos.

Por supuesto que en Antojo no nos privamos de votar, cada uno de los integrantes del staff, cu√°l es nuestro disco beatle preferido...




.
Para escuchar el programa completo, clickear ac√°

viernes, 21 de febrero de 2014

Carrasco ahora apoya a los golpistas de Venezuela: el morbo de verlo autodestruirse a la vista de todos.



En su blog carrasqueroso su editor volvió con nuevo post, que dice que la vieja a que le pagamos como presidenta no trabaja: Desde hace 5 meses dice invariablemente lo mismo, como un paciente de TOC. Sin ideas.

Lo malo de Cara-asco no es que se haya pasado al bando cacerolero, haya abandonado la política y se dedique a la injuria y la extorsión .

Lo triste es que esa extorsión con la que amenaza cuenta con credibilidad cero. Ergo hace reir a sus nuevos amigos como algunos se ríen de un muchacho con problemas mentales.

Lo peor es que sus 3 ideas son simplonas, las hab√≠a instalado Carri√≥ en 2007,  y Carrasco, con el cerebro estragado por consumo de ego, cansa.

¿Hasta cu√°ndo se puede estirar un blog cuando ya no hay nada que decir, cuando su editor se ve movido por una monoman√≠a zonza y resentida?

La sobrevida de Carrasco, ya políticamente fiambre, consiste en que sus boludeces son inmediatamente replicadas por Fontevecchia

Esta réplica tardía del cacerolismo básico encuentra eco después en nota marginal de Clarin, donde los foristas se le burlan por drogón. Nadie, ya más, jamás, le discute de política.

Carrasco inenta conseguir un bolo en programas y espacios cacerolos, apoyando a golpistas de Venezuela, pero sus nuevos amigos le tienen lastima. Lo tratan como a un freak, como se trata a Zulma Lobato o Guido Suller.

La √ļnica atracci√≥n que sentimos es un resto de morbo para verlo hacerse mierda. Y, ojo, no hablo de sus consumos qu√≠micos, sino de su degradaci√≥n moral.

Ver a un traidor despechado, despreciado por sus compa√Īeros de ruta, celebrado por los que lo consideran un triste monito, revolverse en su propio lodo, da un poco de morbo. El mismo que lleva a ver a fachos como Iorio o un quemado como Pity con curiosidad malsana.

Verlo desmoronarse en p√ļblico es un espect√°culo triste y magn√©tico: hasta que se derrita como un helado en una noche de verano.

jueves, 20 de febrero de 2014

Desastre ambiental: cómo los ricos destruyen el planeta




Sequía en Sierra de la Ventana, partido de Tornquist.

"La visi√≥n del mundo de las clases dirigentes, que consiste en pensar que la √ļnica via imaginable es aquella que conduce a acrecentar m√°s y m√°s la riqueza no solamente es siniestra, tambi√©n es ciega. Es indiferente a la degradaci√≥n de las condiciones de vida de la mayor√≠a de los hombre y mujeres y consiste en dilapidar las posibilidades de sobrevida de las generaciones futuras. (...)

"Para tomar real conciencia de la gravedad de las crisis ecol√≥gica del planeta, es esencial comprender que el cambio clim√°tico -que por lo general es presentado de forma aislada- no lo es todo. En realidad, los distintos desajustes ecol√≥gicos constituyen un solo fen√≥meno: el cambio clim√°tico no es m√°s que la faceta m√°s visible de una √ļnica crisis de la que tambi√©n dan muestra la r√°pida desaparici√≥n de la biodiversidad y la contaminaci√≥n general de los ecosistemas".

(Hervé Kempf, Cómo los ricos destruyen el planeta)

Altamira dice que el problema de Venezuela es la inseguridad. Sí, leyeron bien.



Como el chavismo es de derecha, explica Jorge Vermouth, ahora que se arreglen si viene la intervención yanqui en América del Sur. Total, cuanto peor mejor.

El trosco tiene una intuición infalible para alinearse en los momentos claves de la historia de los pueblos.

La cumbia de la Razón engendra monstruos

ANTOJO FILOSOF√ćA HEGEL CUMBIA Ghost Face Killah: un programa para escuchar clickeando ac√°



El capitulo 12 de la segunda temporada de Antojo se lo dedicamos a la filosof√≠a. Desde nuestro antojo filos√≥fico anterior (ver ac√°, Progreso y revoluci√≥n: el futuro del pasado) estamos analizando c√≥mo apareci√≥ en la filosof√≠a del siglo 19 el problema de la historia. El 19 es un siglo de ambivalencia m√°xima, empieza como una especie de Coda al Siglo de las Luces, es decir, el siglo de la confianza en la Diosa Raz√≥n, que se consuma en la revoluci√≥n burguesa. A principios del siglo 19 encontramos a tres exponentes de un mismo proceso, los tres ligados a la apoteosis revolucionaria burguesa, los tres pre√Īados de la crisis que no se va a declarar sino en la segunda mitad del siglo, la crisis que ellos no van a ver pero que se anuncia en sus obras: Hegel en la filosof√≠a, Beethoven en la m√ļsica y Goya en la pintura. En las dos primeras d√©cadas de 1800 ellos presenciaron el r√°pido deterioro del ideal revolucionario cuyo triunfo hab√≠an celebrado, vieron que las banderas de la libertad llevaron a la realidad del Terror, e iban a terminar produciendo respuestas a esa ca√≠da, cada uno en lo suyo.

El que lo ve pl√°sticamente es Goya, quien desde el neoclasicismo de sus primeras pinturas va a hacer un r√°pido recorrido que termina en los Disparates, Los Horrores de la Guerra y las pinturas negras que hizo en los muros de su propia casa, esos terribles vislumbres que anticipan lo que va a ser la pintura y el horror del siglo 20. Hay un grabado c√©lebre de Goya que condensa en la gran ambig√ľedad de su t√≠tulo esa vacilaci√≥n. "El sue√Īo de la raz√≥n produce monstruos". ¿Qu√© quiso decir? ¿Que cuando la raz√≥n deja de vigilar se escapan todos los monstruos que la luz del d√≠a ahuyenta? ¿Que es la misma raz√≥n la que engendra ideales que devienen monstruos? Posiblemente sea una cuesti√≥n indecidible y corresponda a la posici√≥n de Goya no poder despejar el interrogante.

Beethoven parece oirlo. Su trayecto musical tambi√©n va del clasicismo de sus primeras sinfon√≠as de aire mozartiano, al Himno a la Alegr√≠a de la humanidad emancipada, y de ah√≠ a a la deformidad indescifrable de sus √ļltimos cuartetos de cuerda, anticipadores de las rupturas del siglo 20. Para sus contempor√°neos, esos cuartetos podr√≠an significar que Beethoven hab√≠a enloquecido y por eso hac√≠a una m√ļsica imposible de tocar y de escuchar, o que no sab√≠a lo que estaba escribiendo en sus partituras porque simplemente estaba sordo.

Hegel guarda con su tiempo una relaci√≥n parecida y distinta a la de Goya y Beethoven. Por lo pronto, sus a√Īos de madurez (que son los de las pinturas negras de Goya y de los cuartetos de Beethoven) ser√°n los de su reconocimiento acad√©mico y estatal. Hegel encarna la Idea trinufante: es el Fil√≥sofo Oficial. Para nada un disidente o un renegado, ni mucho menos quien anuncie las terribles cat√°strofes por venir. Pero su filosf√≠a encierra el germen de la conmoci√≥n.

Es Hegel quien precisamente asume la misi√≥n de introducir a la historia en la filosof√≠a y a la vez de postular a la filosof√≠a como la consumaci√≥n de un gran proceso hist√≥rico. Filosof√≠a de la historia e historia de la filosof√≠a se pertenecen mutuamente. Si la filosof√≠a precedente se hab√≠a dedicado a pensar c√≥mo es posible que el ser humano conozca la Naturaleza (cosa que hab√≠an logrado en forma exitosa las ciencias naturales), la pregunta de Hegel se refiere al sentido de la historia del mundo. El tiempo entiendido no como la rueda que empuja los ciclos naturales, sino como el proyecto racional que avanza hacia una meta. ¿Tiene un  sentido la historia?

A primera vista, dice Hegel, la historia es una sucesi√≥n de fracasos estruendosos, guerras, traiciones, cat√°strofes, imperios que a la larga terminan siempre en la decadencia. Todas las metas que los hombres se fijan llevan a la muerte y la destrucci√≥n. Y de esa muerte surgen los nuevos tiempos, los nuevos proyectos y los nuevos sue√Īos, que viven de la muerte de lo viejo y a la larga van a llevar en nuevas frustraciones. ¿Es acaso la historia un ciclo de muerte y nacimiento perpetuos? No, responde Hegel. La historia es el progreso del Esp√≠ritu hacia el reino de la libertad. Es en el elemento de la historia que el Esp√≠ritu lograr√° su manifestaci√≥n y se liberar√°.

Este proceso es inmediatamente desconocido por las conciencias particulares. Nadie sabe, por lo pronto, qu√© pito toca en la historia. Ni Julio Cesar ni Napole√≥n lo sab√≠an, ni pod√≠an saber lo que llevaban a cabo cuando se consolidaron en el poder. Ellos parec√≠an ser libres en su actos, parec√≠an dirigir concientemente el rumbo de la historia. Pero la aparente libertad de sus actos es la libertad ambigua de las pasiones, una libertad enga√Īosa que busca, con una fe casi animal, su prop√≥sito personal. Sin que ellos lo supieran, su voluntad personal estaba siendo empujada por una fuerza desconocida que los usaba como instrumentos. Los individuos particulares, a√ļn los m√°s poderosos, las naciones, incluso las dominantes, son manejados por eso que el cristianismo ha llamado la Providencia y que para Hegel no es otra cosa que la Raz√≥n.

Lo que los hombres conscientemente intentan no es la meta hacia la cual realmente se encaminan. Esa es la astucia de la raz√≥n: Obran hist√≥ricamente porque sobre ellos act√ļa un Suprapoder que atraviesa la Historia o que, mejor a√ļn, es la Historia misma. entendida como la racionalidad que se abre paso hacia el reino de la libertad.

La historia es racional no porque los hombres sepan lo que hacen, sino porque hay una racionalidad superior que los dirige. La idea puede sonar muy extra√Īa para el sentido com√ļn. Pero la filosof√≠a debe luchar siempre contra el sentido com√ļn y el sano entendimiento, que es su principal obst√°culo, piensa Hegel.

Para poder conciliar la visi√≥n de ruinas dispersas que ofrece la historia a primera vista con la idea de una marcha indefectible hacia el reino de la Libertad Hegel va a necesitar reformular la noci√≥n de raz√≥n que se hab√≠a sostenido hasta ese momento. Y lo que va a proponer es algo tremendo, como las pinturas negras de Goya o los cuartetos imposibles de Beethoven: que la raz√≥n se haga cargo de todos los fracasos, que asuma la negaci√≥n que corroe internamente a todo proyecto humano, que no se detenga ante las contradicciones. Solo una raz√≥n capaz de asumir lo real como contradictorio y la contradicci√≥n como algo real podr√° pensar la historia en toda su dimensi√≥n, que al final nos lleva al reino de la libertad, conservando dentro de s√≠ lo destruido. Ese Poder extra√Īo, capaz de contener y superar la negaci√≥n y la destrucci√≥n es el Esp√≠ritu Absoluto. Dios, literalmente. El que maneja los hilos de la Historia.

Hegel plasmó su filosofía como un sistema que albergaba en su vientre a los hijos que iban a terminar matándolo.

Durante el programa escuchamos m√ļsica de cumbia: Cumbia Cosmonauts, el Frente Cumbiero con Mad Professor y Aniceto Molina remixado por Ghost Face Killah. Para escuchar el audio del programa, clickear ac√°.

En el Antojo de esta noche vamos a retomar un aspecto muy concreto y muy actual de los sue√Īos de la raz√≥n: el deterioro ambiental.

miércoles, 19 de febrero de 2014

La historia: nuestro viaje a la luna

Hoy 0:00 hs ANTOJO FILOSOF√ćA HEGEL MARX CUMBIA COSMONAUTS fm la tribu online



Lo que está mal está mal, pero lo que está bien también está mal

Charlalo con tus padres: ANTOJO Vicente Luy. Un programa para escuchar clikeando aca



¿Venderle el alma al diablo? S√≠, pero cara.
Y si se puede, venderle también otras cosas.
Y venderle a Dios lo que el diablo no compre.
,No le pidan peras a C√ļper, 2003

El capítulo 10 de la segunda temporada de Antojo estuvo conducido por Maxi Diomedi y dedicado a conocer la vida y la obra del poeta Vicente Luy..

- ¿Con Vicente Luy te ve√≠as? -le pregunt√≥ hace pocos meses Maxi Diomedi a Gabo Ferro

- S√≠, mucho -responde Gabo. Lo que pasa es que ...no s√©. Yo estaba haciendo un ciclo y vino, fue poco antes de su salto en Salta. Pidi√≥ abrir un concierto m√≠o. Hablaba muy lentamente y yo la verdad que no sab√≠a qu√© iba a hacer, hab√≠a mucha gente. Yo dije: "No puedo de ning√ļn modo pedirle a Vicente que no lea". Y lo que hizo Vicente fue tremendo. Coloc√≥ a todo el mundo en un pulso y en un status de milagro, realmente de milagro, de viaje. Yo creo que √©l estaba, m√°s all√° de todas las cuestiones que √©l acusaba de s√≠ mismo, muy bien. Me pasa, ahora que estamos con Emilio Garc√≠a Whebi trabajando tanto Artaud...ahora lo estoy pensando... ese tono, el de la tremenda lucidez que te lleva a la locura. Yo creo que Vicente estaba en un tremendo grado de lucidez que lo estaba llevando a la locura...y a la tristeza.

martes, 18 de febrero de 2014

Todo camino puede andar

por el P√°jaro Salinas



Me iba a tomar el buque. El Crist√≥foro Colombo hacia Barcelona aquel 12 de noviembre, ya me hab√≠a acomodado en el camarote, cuando la tripulaci√≥n napolitana se declar√≥ en huelga. Nos dieron un boucher para que cen√°ramos por ah√≠ y durmi√©ramos en un hotel, por lo que me encontr√© con dinero extra en el bolsillo (cr√©ase o no, viajaba con solo 40 d√≥lares). Ah√≠ mismo me di cuenta de que entre los 17 discos que me llevaba como tesoro no estaba el Artaud, que alguien me hab√≠a distra√≠do (en su prmera edic√¨√≥n, de sobre irregular), as√≠ que me mand√© derecho a una disquer√≠a que hab√≠a en Rodr√≠guez Re√Īa y Corrientes y me lo compr√©. Cuando sal√≠a me top√© con un compa√Īero que me diiijo: "¿qu√© hac√©s ac√°?". Le cont√© y me dijo: "Andate ya. En taxi. Est√°n levantando gente". Me dijo que ah√≠ mismo, en la avenida Corrientes. Le hice caso y al llegar a trasatl√°ntico, en Puerto Nuevo, la cana bajaba de las orejas (es un decir) a un pasajero. Como creo que dije en Antojo, no pod√≠a dejar de llevarme ese disco, entre otras cosas porque cantando -y musitando- la Cantata de los puentes amarillos fue que me hice el demente en el Regimiento I3 de La Tablada y logr√© que me pasaran de los calabozos a la enfermer√≠a, y que dejaran de susurrar a mis espaldas que era montonero para que susurrasen que era falopero. Mejor as√≠. El Flaco es parte inescindible de mi vida adulta, como un hermano pr√≥ximo y muy querido, y su muerte fue como si me arrancaran un pedazo. Por suerte, deja una obra inextinguible, cuya exploraci√≥n no habr√© terminado al momento de expirar.

lunes, 17 de febrero de 2014

Aquí están, estos son: los mejores del rock

Los ganadores de la gran encuesta del rock argentino. Un ANTOJO para escuchar clickeando ac√°



Anoche en Antojo le dimos -bajo la direcci√≥n de Santiago Segura- la puntada final -aunque no tan final- a un trabajo descomunal: en julio pasado Santiago, editor del blog La M√ļsica es del Aire, se propuso la insensata tarea de hacer una gran encuesta que diera cuenta de la totalidad de la producci√≥n art√≠stica del rock argentino desde su nacimiento hasta hoy. Una tarea ambiciosa para llevar a cabo por un medio de comunicaci√≥n peque√Īo e independiente, pero necesaria. A Santiago, nos cont√≥ anoche, la idea se le ocurri√≥ despu√©s de leer un post de La otra, "Un extra√Īo ranking de la Rolling Stone", en el que yo expresaba mi disidencia por la manera bizarra y descuidada con que la revista Rolling Stone hab√≠a manoseado el canon musical rockero argentino mediante un refrito hecho sin rigor y con excesivo oportunismo. Santiago recogi√≥ esa disidencia y la llev√≥ como bandera hasta la victoria. Donde aqu√≠ hab√≠amos puesto disconformidad, √©l puso trabajo y llev√≥ a cabo una verdadera superproducci√≥n. Grande por donde se lo mire: varios centenares de encuestados, un pluralismo sostenido con rigor, una lista que incluye a algunas figuras se√Īeras de la m√ļsica, el arte y el periodismo y a j√≥venes de toda juventud, con todo lo que puede haber en el medio. Santiago no se content√≥ con solo consultarlos y computar los votos para armar un Top 100 (que por culpa de m√ļltiples empates terminaron siendo 109), sino que se propuso la demencial idea de que cada uno de los 109 discos ganadores fueran acompa√Īados de un texto anal√≠tico, de publicar todos los textos y (pr√≥ximamente) cada uno de los votos individuales y apostillas varias. A los que hacemos Antojo nos encant√≥ participar votando primero, escribiendo algunos de los textos despu√©s y, finalmente, dedicarle 4 horas de radio a dar a conocer los resultados de la encuesta. Ac√°, para acompa√Īar el audio del programa de anoche, les dejo fragmentos de algunos de los textos escritos para la ocasi√≥n y los invito a que los lean completos en el blog La M√ļsica es del aire. Estos, entonces, son los discos ganadores de la encuesta:



#1  Artaud, Pescado Rabioso. Talent Microf√≥n - 1973
(Texto de José Miccio):
Artaud pone en escena la disputa entre la desesperación del escritor francés y la terquedad anímica del rock. O lo que es lo mismo: entre la locura y el amor. O mejor: entre Artaud y Lennon, como el mismo Spinetta dijo una vez y todos repetimos (sensatamente) a partir de entonces. Cantata de puentes amarillos es el acto mayor del drama. Dos imágenes aparecen enfrentadas al comienzo: el camino, que abre el mundo a la experiencia, y la sangre, que confunde e idiotiza. En su desarrollo modular y tortuoso la canción asocia a cada una de estas imágenes otros elementos (el pájaro y la jaula, el alma y el encierro, el puente y el carrusel), siempre en situación de forcejeo, hasta que al final la borrasca cesa y el amor impone su dominio. Lo que pasa en Cantata pasa en las otras canciones o entre ellas. Es como si Artaud pusiera a Spinetta ante el abismo y Spinetta sacara del vértigo que lo sacude una obra sublime como respuesta al sobresalto que le produce leer. Hay discos en los que ciertos estados de ánimo parecen dar con sus notas esenciales, de manera que lo que le sucede a su autor no es distinto de lo que les sucede a todos los que atraviesan una situación del mismo nombre. Blood on the tracks no trata del divorcio de Dylan sino de todos los divorcios. El amor después del amor no dice sobre Páez más que lo que dice sobre todos los enamorados. Artaud es el disco de la conmoción de la lectura. (Leer completo acá)


#2 Almendra, Almendra. RCA - 1969
(Texto de Litto Nebbia)
Si bien el disco tiene gran cantidad de canciones de Spinetta, la excelencia del trabajo es producto de la noble qu√≠mica grupal que ten√≠an en esos momentos. Todo el proyecto Almendra, eran “otra gente” para el panorama de esa √©poca. Eran distintos pero dentro de una est√©tica natural que les pertenec√≠a. N√≥tese que los aportes vocales de Emilio del Guercio y tambi√©n los compositivos, estaban muy emparejados con los de Luis. En calidad y estil√≠stica. Las maneras de integrar la percusi√≥n y la labor guitarr√≠stica de Rodolfo Garcia y Edelmiro Molinari, siempre estaban atentas a despegarse de cualquier formato roquero ya establecido. Hasta la portada del disco es una raritie para ese tiempo. Creo que es un producto super “argentino”, lleno de calidad y originalidad. De aqu√≠ su trascendencia y esta maravillosa posibilidad de seguir “creciendo” a trav√©s del tiempo. En lo personal, quiz√° el tema que m√°s me gusta es A estos hombres tristes, sin que esta elecci√≥n opaque a ninguna de las otras bellas canciones que lo integran. (Leer completo ac√°)


#3 Clics modernosCharly Garc√≠a. SG Discos - 1983
(Texto de Martín Zariello)
Las letras de Clics modernos captan ese instante l√≠rico en el que tras un tema de amor se esconde una declaraci√≥n pol√≠tica (Los dinosaurios, Plateado sobre plateado). Ojos de videotape es un c√≥ctel de melod√≠a sensible para piano y programaciones anti-cl√≠max. No soy un extra√Īo, paseo reflexivo de rocker maduro, explora las posibilidades sonoras del tango del futuro. El estado de gracia de Charly se adivina hasta en el t√≠tulo del disco. Pensaba llamarlo Nuevos trapos, pero es fotografiado sobre un pared√≥n con un grafiti que dice "Modern Clix": autom√°ticamente argentiniza el nombre y lo transforma en Clics modernos. √Čsa apropiaci√≥n de lo segregado por la alta cultura (el nombre de una bandita menor de postpunk) no s√≥lo habla del modo de hacer m√ļsica de Charly Garc√≠a, sino tambi√©n de c√≥mo concibieron sus obras maestras los grandes artistas de este pa√≠s. No s√© en qu√© puesto estar√° Clics modernos, pero de algo estoy seguro: es el mejor disco de la historia del rock argentino. (Leer completo ac√°)


#4 Manal, Manal. Mandioca - 1970
(texto de Oscar Cuervo)

"Si consiguen el primer disco de Manal, recomiendo escuchen esos blues. No se volvi√≥ a hacer algo igual" dijo el Indio Solari a su p√ļblico en 2010, y esa vez tuvo raz√≥n. Son contados los casos en que una obra funda un g√©nero y a la vez encarna su culminaci√≥n. Esto pasa con Manal (1970) el disco debut de Manal. Hay que poner el vinilo en la bandeja como si se escuchara por primera vez, hay que olvidarse de todo lo que vino despu√©s, o hay que hacer todo lo contrario: situarse en el contexto de mediados de 1969 (¡Ongan√≠a!), en Buenos Aires, Argentina, cuando todo era nada y era nada el principio. Y entonces escuchar c√≥mo Manal, pista tras pista, se va adue√Īando del universo con una determinaci√≥n inaudita. (Leer completo ac√°)


#5 Oktubre, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Wormo - 1986
(Texto de Juan Manuel Pairone)

Oktubre ser√° siempre recordado por su est√©tica bolchevique y su contenido l√≠rico tan encriptado como embanderable. Pero lo cierto es que, m√°s all√° del sentido pol√≠tico del gesto art√≠stico -retomar la Revoluci√≥n Rusa en plena crisis del modelo sovi√©tico y con la todav√≠a d√©bil democracia argentina como tel√≥n de fondo- y de la presencia indeleble del arte de Rocambole en el espacio p√ļblico, Oktubre es un √°lbum definitivo del rock local porque es el producto de un cancionero que parece simple y arrollador pero se anima a ser todoterreno. Porque muestra la versatilidad de una banda supuestamente masiva pero sumergida en un modernismo atrapante. Y porque, en definitiva, tiene una huella de √©poca innegable y por dem√°s atractiva, pero, con casi tres d√©cadas de vida, sigue sonando fresco, urgente y provocador. Como si se hubiera propuesto viajar al futuro en la l√≠nea del tiempo de la m√ļsica popular argentina. (Leer completo ac√°)


#6 Piano Bar, Charly García. SG Discos - 1984
(Texto de Pablo Schanton)

#El pa√≠s y yo/ Un tipo encerrado en su casa durante la guerra. La escena fundacional (82) en la carrera solista de Charly Garc√≠a recrudece en Piano Bar (84), y eso que se acab√≥ la guerra. Se acab√≥ la Dictadura. La Democracia se ha puesto a hacer promesas sobre el bidet. Pero aquel refugiado sigue cantando “Me siento solo y confundido a la vez”. ¿Por qu√© no es capaz de abrazar y abrasar la esperanza pol√≠tica, como otros rockeros que aportan el necesario “poptimismo” a la coyuntura, a bordo de sus Tir√° para arriba, Hay que salir del agujero interior o No se desesperen? Atenci√≥n al “De acuerdo” de Promesas sobre el bidet: un grito que tropieza con una s√≠ncopa. Si todo el disco pudiera sintetizarse a nivel letra/m√ļsica no deber√≠amos soslayar ese momento. “¿¿¿¿¡¡¡¡¡De acuerdo!!!!!????”, a√ļlla Charly en el cenit del desesperado cuestionamiento del √°lbum. Ah√≠ la canci√≥n parece desorquestarse, desconcertarse, deshacerse. Ahora bien, ¿no era que Promesas… era simplemente una canci√≥n sobre la crisis que atravesaba la relaci√≥n del m√ļsico con su novia?


#7 El amor después del amor, Fito Páez. Warner - 1992
(Texto de Federico Anzardi y Santiago Segura)

La figura de Cecilia Roth y las canciones de amor de pareja le dieron hist√≥ricamente la chapa de cursi a un disco extenso, denso y pesado. Vuelvan a escuchar El amor...: no todo es juntar margaritas del mantel y comprar revistas en el metro, felices, porque no importa un carajo m√°s. La desesperanza de Tr√°fico por Katmand√ļ y la lascivia de Sasha, Sissi y el c√≠rculo de baba (una porno violenta) y la Balada de Donna Helena (para que Pappo no lo joda con que no es rock, Fito se hace de metal) son hachazos dignos de las √©pocas m√°s oscuras. Tumbas de la gloria es amor y muerte, mirando el mundo propio desde la relaci√≥n m√°s √≠ntima (el amor que cambia la vida) pero con un ojo en la vida descontrolada de los astros del rock and roll (¡no me dejes caer!). Decir que es una de las diez canciones m√°s certeras de los ’90 sigue siendo poco. (Leer completo ac√°)


#8 Canción animal, Soda Stereo. Sony Music - 1990
(Texto de Pablo Schanton)

Liberando sus primeras influencias, Cerati estiliza al m√°ximo -hasta borrar p√°tinas de vintage, con Daniel Melero en el papel de Eno- lo absorbido de Pescado, Color Humano y Vox Dei, para proponerse como link con la nueva generaci√≥n de rock argentino de los ’90/’00 que repasa el de los ’70 sin haberlo vivido: Carca, Pez, Los Natas, primero; Mostruo!, el √ļltimo Aristimu√Īo, Las Diferencias y otros, hoy d√≠a. Ricardo Mollo, de su misma generaci√≥n, se sacude el post punk importado por Luca y, a la altura de La era de la boludez, tambi√©n reescribe el rock setentista. La clave radica en el vocativo “Nena”. (Leer completo ac√°)


#9 Kamikaze, Luis Alberto Spinetta. Ratón Finta / Interdisc - 1982
(Texto de Florencia Ruiz)

Me regalaron Kamikaze mucho tiempo despu√©s de querer tenerlo y lleg√≥ en un momento muy especial -estaba dejando el CBC para dedicarme a hacer y ense√Īar el arte de combinar sonidos. Posiblemente √©ste es el √°lbum que m√°s me ha influenciado, me arriesgo a decir, mientras escribo estas l√≠neas y me recuerdo a la distancia sentada en el piso del cuarto de la casa familiar mirando por la ventana pasar los coches y escuchando al Luis de los 80s. 15 a√Īos m√°s cerca del ahora. Kamikaze es un hermoso disco, lleno de canciones bellas, amorosas. Un disco que solo L.A.S. puede hacer y que encierra a√Īos de trabajo y de luz. Es incre√≠ble que lo haya armado con piezas que no hab√≠an encontrado lugar en otros √°lbumes y que aqu√≠ parecen haberse hermanado para siempre. (Leer completo ac√°)


#10 Pescado 2, Pescado Rabioso. Talent Microfón - 1973
(Texto de Eduardo Fabregat)

M√°s all√° de las pretensiones conceptuales, lo cierto es que Pescado es una obra √ļnica de una banda ef√≠mera: ya no era el power tr√≠o inspirado en Pappo’s Blues y Manal de Desatorment√°ndonos sino un cuarteto con las oc√©anicas profundidades del Hammond de Carlos Cutaia, la garra de David Lebon, el tempo de Black Amaya. Y un Spinetta inspirad√≠simo, influido por Rimbaud (de all√≠ el d√≠ptico de Iniciado del alba e Pose√≠do del alba) pero con su propio vuelo l√≠rico, capaz de perlas como Credulidad, Madre Selva y Crist√°lida (Aguas claras de Olimpos), ese cierre monumental con una orquesta del Col√≥n que lo quiso cancherear a Cutaia y debi√≥ seguir al pie de la letra sus arreglos. Luis tambi√©n tuvo la generosidad de abrirle juego a Lebon para que grabara el bell√≠simo Ma√Īana o pasado, mientras asum√≠a sin miedo el rol de guitar hero en tormentas el√©ctricas como Sombras de la noche negra, el inoxidable blues Como el viento voy a ver o los llameantes nueve minutos cuarenta de ¡Hola, peque√Īo ser!. Furia rockera y lirismo delicado; punteos de campeonato y climas de cuelgue; la rabia y la ternura de un pez con hidrofobia que hizo historia, en un disco cuyo vinilo conten√≠a un libro hoy invaluable con textos y dibujos del mismo Luis. El Pescado de Pescado: m√°s que aguas claras, aguas eternas.  (Leer completo ac√°)

Puestos 11 al 16 (que también escuchamos ayer en Antojo, cuyos textos pueden leerse acá):
11- El jardín de los presentes, Invisible.
12- Divididos por la Felicidad, Sumo.
13- Vol. 3, Pappo's Blues.
14- After Chabón, Sumo.
15- Don Cornelio y La Zona, Don Cornelio y La Zona.
16- Invisible, Invisible.

Y en el programa también se nos antojó reparar dos omisiones de los primeros lugares de la encuesta, discos y artistas a nuestro juicio imprescindibles.



Para escuchar el programa completo, clickear ac√°.