jueves, 31 de mayo de 2018

La Ley Antitarifazo fue aprobada: ahora el Yaguareté Mimoso la veta y vamos a un paro general

Los Cambiemitas perdieron a los senadores aliados que les dieron gobernabilidad por dos años


El Yaguareté Mimoso perdió el acompañamiento del Cenador Peceto y los gobernas, que le regalaron dos años de gobernabilidad. Se queda con Urtubey, otro mimosón. En las próximas horas el felino veta, a pesar del 90% del rechazo al veto en las encuestas. Ahora esperemos que el Triunvigato se rescate y llame al paro general.


Parece un personaje de Twin Peaks.


Mala señal para los mercados. Ahora que el Yaguareté Mimoso se esfuerce para terminar el mandato y prestarse a la evaluación popular, porque Vidal no quiere agarrar esta papa caliente.

En TN los esbirros de Magnetto se pasan la media hora posterior a la votación reprochándole al radical Naidenoff por no haber maltratado más a Cristina. Pero se consuelan diciendo "el año que viene el peronismo vuelve a dividirse en 3".




Veo gente muerta.

miércoles, 30 de mayo de 2018

Macri boqueando



Un boxeador empieza a perder por puntos a mitad de la pelea, un round tras otro. Todavía falta mucho para el final. Lo que es peor: al boxeador se lo ve desorientado, no conquista el centro del ring, le falta aire, no puede manejar el ritmo de la pelea, espera el gong y de vez en cuando tira trompadas al aire.

Así se lo ve en estos días a Macri. Hacía dos semanas, después del Supermartes, el oficialismo intentó trasmitir sin convicción que "la turbulencia ya pasó". Solamente había terminado un round en el que recibió una paliza. En los días siguientes la corrida financiera se transformó en una escalada de protestas callejeras, que culminó el 25 de mayo con la movilización opositora más grande de los últimos años. Una tremenda trompada. Entretanto, la devaluación brutal se empezó a trasladar rápidamente a los precios de la canasta básica.

El lunes a la mañana Macri hizo otra cadena nacional privada, de esas a las que está recurriendo con cada vez más frecuencia, lo que marca la menguante eficacia del recurso. Fue una trompada al aire. Sirvió para que promocionara la compra de lamparitas led, como si la primera magistratura asumiera el rol de promotor de "Llame ya". También chantajeó a los senadores peronistas no kirchneristas para que no voten la sanción de la ley antitarifazo, cosa que no se hace en una cadena nacional sino en despachos oficiales, en reuniones no televisadas. Además, Macri intentó volver a poner a Cristina en escena, apelando a la confrontación que hasta octubre pasado más le rindió políticamente: que la bronca popular por la malaria se transformara en una pelea contra la "pesada herencia".

El discurso con tres ejes dispares lo hizo perder en todos los terrenos. El intento macrista por kirchnerizar la discusión enfureció a la bancada de senadores de peronistas anti-K, quienes reaccionaron abroquelándose para votar el proyecto anti-tarifas, cosa que hasta antes del discurso estaba en dudas. La atribución de "locura" a Cristina produjo una respuesta fulminante y el tweet de la ex-presidenta se convirtió en pocas horas en el más retuiteado de toda la historia política argentina y en el tuit en castellano más retuiteado a nivel global del día.

Esto muestra que Marcos Peña ya no logra manejar ni el flujo de las redes sociales, lo único que hacía con eficacia hasta hace poco. Además, el ataque de Macri a Cristina intentaba desconocer que el proyecto de ley no es el de la ex-presidenta, aunque seguramente lo votará.

A Macri se lo veía ofuscado por el aumento de consumo de energía eléctrica registrado en el último mes, enojado por eso con la población. Eligió mostrarse como un inconvincente promotor de lamparitas. Al rato se supo que entre las principales importadoras de leds figuran empresas del propio Macri y Marcos Peña. Estaba vendiendo su propia mercancía. El tono ridículo que adoptó en su chivo presidencial fue burlado despiadadamente durante toda la jornada por los #MacriTips


Es decir, la cadena nacional privada resultó contraproducente políticamente, alineó las variantes peronistas K y anti-K, ayudó a que hoy en el Senado el proyecto se pueda aprobar y durante horas interminables el cuestionamiento a las políticas se mantenga en lo alto de la agenda pública y en las redes. Esto sería una pésima señal hacia el poder trasnacional sobre la capacidad cambiemita para pilotear la crisis y garantizar que puede cumplir el acuerdo con el FMI. Con su discurso, Macri logró acercarse a vetar la ley. 9 de cada 10 argentinos, dicen las encuestas, están en contra del veto. Si finalmente la ley se aprueba, a la actual conducción de la CGT se le estrechará drásticamente el margen para esquivar la convocatoria a un paro general.

El gobierno está preparando los fundamentos del veto: la ley sería anticonstitucional (pero a una ley anticonstitucional no se la veta, se la judicializa); el oficialismo alega también que, si se aprueba la ley, el presupuesto votado el 27/12/2017 quedaría vulnerado (pero el propio gobierno lo vulneró cuando cambió 12 horas después de aprobarlo la meta de inflación estimada, aumentándola un 50%.  La cotización del dolar proyectada de presupuesto y el crecimiento de la economía tampoco serán los proyectados por esa ley. El veto a una ley que quiere moderar la suba descontrolada de las tarifas haría que Macri pague solito el costo político de una decisión odiosa: una caída mayor en las encuestas es esperable.

Es decir: Macri está hoy mucho peor que en la mañana del lunes antes de decir su desdichado discurso.

Charly Gardel: de pie


Anoche. al recibir el Gardel de Oro por Random como disco del año, sorpresivamente Charly apareció caminando en el escenario para recibirlo de manos de su amigo Palito Ortega. Si la memoria no nos engaña es la primera aparición pública en mucho tiempo en la que Charly pisa el escenario de pie. Su dedicatoria: “Quiero dedicarles este premio a Carlos Gardel, a María Gabriela Epumer, al 'Flaco' Spinetta, al 'Negro' García López, a Prince, a Cerati... Y hay que prohibir el auto-tune. Gracias”.



Álbum del año: Random - Charly García

Mejor Ingeniería de Grabación: Random - Charly García / N. Ottavianelli / Nelson Pombal / Joe Blaney / Ted Jensen / G. Vega / Fernando Caloia.

Mejor Diseño de Portada: Random - Charly García/Alejandro Ros.

Video Clip: “Lluvia” - Charly García.

Producción del Año: Random - Charly García.



Charly merece cualquier reconocimiento, más allá del incierto prestigio de un premio otorgado por la industria discográfica. Él mismo se encargó de remarcarlo en una declaración que dio después de subir al escenario: "Quiero eliminar a los productores de la cadena del espectáculo. Esto es muy lindo, estoy contento. No soy boludo, pero mucha de la gente que nombraron acá, productores con comillas, no me merece respeto para nada. Muchos me dijeron que no servía, otros tapizaron el auto con piel de músicos".


Para los que queremos a Charly, el mejor premio fue verlo caminando un escenario otra vez.

martes, 29 de mayo de 2018

"Hermosa la nueva Plaza de Mayo" dice Silvia Mercado


por Silvia Mercado

Hermosa la nueva Plaza de Mayo, sin carpas ni pintadas. Tampoco está la fuente del 17 de octubre del 45. Y lamento las rejas, pero supongo que es lo que nos merecemos como sociedad.

Yo no estoy aquí, sólo mi sonrisa me delata

Especial Tanguito en La otra.-radio para escuchar clickeando acá 



La dorada princesa del verano
entrega a los iluminados
su sol amarillo
caleidoscopio de hojas de oro,
y lágrimas que ríen.

El tiempo se detiene y cuando
nadie maneja el aire
una magia nueva se produce
una magia nueva
una balsa nueva.

Yo no estoy, yo no estoy aquí
sólo mi sonrisa me delata
pero yo miro desde todas partes
a la princesa que se mueve
entre estrellas de corderoy azul
con la soltura de quien no tiene errores.

Ellos le hablan y la contestación
es sólo el brillo de los ojos
la princesa se da vuelta
como un guante
y sigue sin adentro ni afuera.

Cuando la princesa habla
vos la oís en tu mente
y el fauno se despierta
y baila una danza
una danza roja
desconocida pero eterna
pero eterna.

¿Cómo es posible que en enero de 1968 se grabara esta canción de belleza alienígena en un estudio de RCA en Buenos Aires, cantada de un modo tan raro por Tanguito, acompañado por la orquesta de Horacio Malvicino? La orquestación de Malvicino es rutinaria y no difiere en su previsibilidad de otras mil que habrá arreglado en esos años para los cantantes de la nueva ola. Pero la luz de su melodía, la gracia surreal de los versos, la aspereza de la voz de Tango y su extraña manera de acentuar, estirar o separar las sílabas estaba fundando el canto del rock en castellano, con una eficacia que convirtió a "La Princesa dorada", al mismo tiempo, en ejemplar primitivo de su especie y en cumbre del género. Daniel Melero, que sabe de estas cosas, dice que "La princesa dorada" es su canción favorita del rock argentino y no cuesta mucho estar de acuerdo.

En el programa del domingo pasado de La otra, junto con Santiago Segura y Maxi Diomedi intentamos desentrañar la irrupción milagrosa de Tanguito en una ciudad y en una época que no estaban preparadas para él. En solo 26 años de vida, sin ningún cálculo, a pura gracia, supo dejar una huella indeleble en la ciudad que no lo recibió bien. Era un negrito del conurbano, de Caseros, y se juntó en La Perla con un grupo de jóvenes refinados y ambiciosos que estaban inventando el rock de acá. De alguna manera ellos le hicieron sentir su diferencia. ¿La canción la compuso él? ¿La letra es de Pipo Lernoud? Casi todo lo que dejó grabado Tango tiene una atribución autoral dudosa. Pero basta escuchar los pocos registros discográficos que nos dejó (para siempre, aunque él no supiera planearlo) para darse cuenta de que generó un arte único y abrió caminos para que los que vinieran después exploraran.



Además, en el programa hablamos de otras canciones de Buenos Aires. En la huella de los fundadores, Calamaro en 1999 compone "El ritmo del lunes" junto a Moris, esa que dice:

Pueyrredón y Santa Fe
¿por qué vereda camina usted?
me voy a sentar en un bar
a ver la gente pasar
a ver la gente pasar
en una mesa los dos poetas
juntan pedazos de un día falso
porque de noche recién empieza
la furia que te atraviesa
de los amantes de hacer el martes en una mesa.


Otra de las magas secretas de la ciudad es Rosario Bléfari, que esta semana presentó su formación Los Mundos Posibles junto con Julián Perla. Hablamos de la presentación y de lo que significa Blefari para la escena artística porteña desde hace más de 20 años.



Y hubo más canciones en La otra del domingo a medianoche: "This is América", de Childish Gambino, que en estos días estalla en todo el planeta. Y también hubo oportunidad de comentar la movilización política más grande de los últimos años, la que se juntó en la 9 de Julio para repudiar la incidencia del FMI en el rumbo del gobierno macrista. Todo acá.

lunes, 28 de mayo de 2018

"Nos torturaron otra vez", dice el fotógrafo de La Garganta Poderosa secuestrado por Prefectura



por Roque Azcurraire *,
fotógrafo de La Garganta Poderosa,
secuestrado por la Prefectura, aún detenido en la U28

Hace dos noches que vengo atrapado en la misma pesadilla: una secuencia espeluznante que decidieron grabar en mi propia casa, volviéndome protagonista del miedo que comenzó cuando uno de mis sobrinos apareció corriendo desesperado, porque la Prefectura había golpeado a su hermano arriba del colectivo. Alertados por su agitación, varios vecinos salieron hasta la avenida Iriarte para exigir explicaciones ante un ejército de fantasmas armados, sin identificación. Nada nuevo. Nada raro. Nada casual.

Mi casa está ubicada en un pasillo de la Villa 21. Y ese pasillo nace justo en la casa de Iván Navarro, nuestro compañero torturado hace dos años por esta misma Fuerza, que hace una semana tiene a 6 prefectos en el banquillo de los acusados por esa causa. O sea, lo torturó la Prefectura y hoy lo cuida la Prefectura, ¿entienden? Pues justo ahí, se les dio por empezar a reprimir el tumulto de personas que habían agitado ellos mismos, con sus maltratos a los chicos. Al principio, traté de apaciguar los ánimos mediante el diálogo, pero poco a poco iban cayendo más y más uniformados, con escudos antidisturbios. No había delito, ni conflicto, ni nadie para perseguir: había un plan premeditado, para venir a reprimir. Así, de una, comenzaron a repartir palazos a mansalva y balazos de goma contra la casa de Iván, donde además vive su papá, que debe declarar el próximo viernes.

Lejos de cualquier heroísmo, decidí resguardarme junto a los míos en mi domicilio porque lógicamente me asusté, pero nunca imaginé que también ellos irrumpirían en el pasillo, apaleando mujeres y niños, hasta llegar a mi puerta. Sin orden judicial, ¡la rompieron a patadas! Y trataron de señalar que utilizábamos un palo para defendernos, cuando el único palo que había era la "llave" que cierra desde adentro nuestra casa, donde vivimos tres familias juntas, sin cerradura.

Ante los ojos brillosos de mi sobrinito, embistieron contra todos nosotros, pegándole a mi cuñado, manoseando a mi hermana, arrastrándome por el piso, lastimándonos a todos. Invadidos, literalmente, por quienes vienen a "cuidarnos", terminamos nadie sabe cómo detenidos por vaya a saber uno qué delito y fuimos trasladados hasta la garita en Luna y Luján, padeciendo la misma práctica que aplicaron en los 6 casos de tortura que La Garganta denunció en mi barrio, sólo entre abril y mayo: el "levantamuertos". Gas pimienta en los ojos y esposas en las manos, para vernos retorcidos en el piso. Yo les rogaba que me quitaran las esposas para poder respirar, porque necesitaba frotarme la cara, que se me quemaba en un ardor insoportable. Pero se mataban de risa: "Callate, negro de mierda, que no pasa nada, es todo psicológico", me decían, entre patadas y trompadas.

Al llegar a la garita, nos tiraron en el piso y hacían fila para golpearnos. Nos obligaban a repetir nuestros nombres, entre rodillazos a las costillas. Y después otra vez, entre pisotones en los pies. Y después otra vez, entre patadas a los tobillos. Y después otra vez, entre piñas a la cabeza. Gritando, como pude, intenté decirles que tengo una hendidura en el cráneo y podían matarme si seguían haciendo eso. Pero la respuesta fue más clara todavía: “Por eso lo hacemos, porque a ustedes hay que matarlos".

Después de tres horas, mientras un patrullero paseaba a mi hermana por toda la villa, sin avisarle a mis compañeros, ni a mi familia, que la seguían buscando, me trasladaron hasta la Comisaría 30 junto a mi cuñado Pablo. Y sinceramente, otra vez lejos de todo heroísmo, mi desesperación era tan grande que sólo les repetía en el patrullero: “Ya está, basta, si me van a matar, mátenme, pero mátenme ahora”. Yo no hice nada. O sí: luché, luché y voy a seguir luchando, para que nunca más ningún villero deba sufrir esta mierda. No tengo dudas que me pasa por pobre y me pasa por negro, pero también me pasa por no callarme la boca y por seguir abriendo La Garganta, para que nuestro grito retumbe por todos lados.

Porque sí, nos pueden encontrar muertos,
¡pero nunca nos van a encontrar callados!


* Después de dos noches detenidos de forma ilegal, liberaron a Roque, fotógrafo de La Garganta Poderosa, y a su cuñado. El viernes habrá una movilización desde la villa 21 hasta Tribunales por el juicio contra los seis prefectos acusados de torturar a Iván Navarro en 2016.

La Garganta Poderosa: Prefectura tortura a vecinos de Villa 21 / El fotógrafo Roque Azcurraire sigue detenido ilegalmente



"Rompieron mi puerta, me manosearon, apalearon a mi sobrino y  secuestraron a mi hermano por intentar filmar cómo baleaban la casa del vecino que denunció torturas"

por Jésica Azcurraire,
vecina y asambleísta de la Villa 21,
reprimida y abusada esta madrugada por la Prefectura
(Fuente: La Garganta Poderosa)

Todavía no entiendo nada. Sigo adentro de una película de terror que comenzó anoche, cerca de las 11, cuando varios prefectos realizaron una requisa y empezaron a verduguear a mi sobrino de 16 años, que terminó cagado a palos como tantos pibes. Se había ido a jugar al fútbol y llegó a casa con toda la cara hinchada, corriendo, desesperado. Al escucharlo, salimos para pedirles explicaciones a los prefectos, pero mi hermana cometió la “imprudencia” de preguntarles a los uniformados por qué le habían pegado así a su hijo, ¡un menor! Ahí nomás, la respuesta fue clarísima: “Cerrá el orto”. Y la segunda, cuando ya eran más de 40 uniformados, no necesitó palabras: se abalanzaron sobre nosotros literal y brutalmente, desatando una cacería que les permitió cagar a tiros el frente de la casa de Iván Navarro, cuya familia debería prestar testimonios esta misma semana, en el primer juicio oral que logramos elevar por torturas de la misma Prefectura, en este mismo barrio.

Largada su razzia, una vez más, veo cómo la Prefectura empieza a lanzar gases en el pasillo donde vivimos y corro lo más rápido posible para entrar a casa, creyendo que nos pondríamos a salvo. Pero no existe ley para ellos, cuando de la villa se trata: automáticamente comenzamos a escuchar cómo pateaban el portón, cada vez más fuerte, hasta dejarlo como un papel rasgado. Entraron, sí, como si nada. Todos hombres, cinco, me agarraron de los pelos, me apretaron el cuello, me patearon las piernas y me dieron con sus palos, hasta que uno me puso contra la pared, manoseándome las tetas. Aterrada, grité: "¡Soltame, me estás tocando!". Y peor, me estrujó como una bestia: "Callate, puta de mierda. ¡Callate, la re concha de tu madre! Negra de mierda, sucia, bocona".

Al costado, la represión contra todos los vecinos continuaba recrudeciéndose y mi compañero no podía ayudarme, porque lo estaban sacando a las patadas, ¡justo a él! No hay nadie que no lo conozca en el barrio, como vecino, como laburante y como activista de nuestra asamblea. ¡Estaba durmiendo la siesta! Y horas antes había estado ayudando con las obras en nuestra "Casa de la Mujer". ¡Pero qué importa! Con la mayor impunidad jamás vista, gritaban: “Chúpenlo, no importa, ¡agarren a cualquiera!”.

Dicen que "secuestraron un palo", sí, ¿saben qué palo secuestraron? El palo que cierra la puerta de nuestra casa, porque lamentablemente no tenemos ni una cerradura, entonces usamos ese "palo" para evitar el ingreso de todas las personas civilizadas que necesitan aplaudir o tener una orden de allanamiento para entrar, cuando no pueden valerse de las armas y la impunidad del Estado.

Siempre con su cámara cerca, mi hermano Roque intentó registrar toda esa locura, pero no llegó a filmar nada porque se lo llevaron también, en cuanto se presentó como fotógrafo de La Garganta, ¿entienden? Su único delito fue haber descongelado tres empanadas y haber tomado su herramienta de trabajo cuando un operativo ilegal de la Prefectura se metió a nuestra casa, rompiendo la puerta a las patadas. Pero no conformes con llevarse a mi hermano y mi compañero, nos volvieron a reprimir y se llevaron a mi hermana, para pasearla durante 80 minutos en patrullero, mientras nos negaban su presencia en la comisaría que señalaba el Juzgado.

¡Basta, por favor!

Pensamos que nos mataban.
Y sí, otra herida nos hace temblar, quedamos aterrados.
¡Pero nunca más en la vida, nos vamos a quedar callados!


¿Querés ver qué bien conviven la represión y la impunidad? Mirá, recién acá, así se saca la identificación, dos efectivos de seguridad.

CRONOLOGÍA:


Domingo 0:00 hs.
"Estamos detenidos ahora mismo por Prefectura"

#Ahora, en la garita de Pedro de Luján y Luna, nuestro compañero Roque, su hermana y otro vecino de la Villa 21 continúan detenidos e incomunicados por la misma prefectura que torturó a Iván y Ezequiel, esa misma que denunciamos esta semana por seis casos similares en los últimos dos meses, esa misma que tiene 6 agentes con prisión preventiva por hostigarnos, esa misma que acaba de ingresar al domicilio de nuestro fotógrafo, para golpearlo y seguir golpeando a otro menor que acababan de maltratar: ¿Dónde mierda están los medios que vienen siempre a demonizar?

Domingo, 1 de la madrugada


Hace 55 minutos, después de ingresar sin orden a la casa de nuestro fotógrafo en la Villa 21 para golpear a un menor, la Prefectura detuvo a María Silvia Echevarría y dijo trasladarla a Comisaría 30, ubicada a unas veinte cuadras del barrio. A casi una hora de su secuestro, en esa dependencia nos dijeron que se la llevaron a la Comisaría 32, donde no existen condiciones de alojamiento para detenidos. Y ahora mismo, nos encontramos frente a las dos comisarías simultáneamente, pero nos niegan su presencia en ambas. ¡No pasa nada! Total es villa, zona liberada.

Domingo, 4 de la madrugada:


Tras pasearla hora y media por la Villa 21 en patrullero, liberaron a María en la Comisaría 32. Ahora, en la 30, sigue detenido Roque, fotógrafo de la Garganta, secuestrado por filmar un operativo ilegal: balearon la casa de Iván Navarro, en pleno juicio por las torturas de Prefectura, en el mismo barrio.

Domingo 17:00 hs.



Domingo 23:30

El fotógrafo de La Garganta Poderosa, Roque Azcurraire, permanecerá ilegalmente detenido otra noche más. Fue trasladado a la Unidad 28, en Lavalle al 1300. Mañana 10hs, movilizamos todxs para reclamar su liberación. 

domingo, 27 de mayo de 2018

Tanguito, el punto de la Cueva, raro al cubo




Para mí Tanguito era genial, cuando a la salida de un concierto o a la salida de un ensayo me lo encontraba en la esquina de mi casa, y ni siquiera había ido a golpear la puerta. El tipo estaba por ahí o justo llegaba con su séquito, se apoyaba contra un auto y empezaba: "Abre el barril de lluvia y toma una copa y el hombre de cristal volverá a vibrar". El flaco ya había compuesto temas como ése, o como "Diamantes de espuma", unas canciones preciosas con unos tonos muy simples pero con una profundidad tremenda. Esas canciones las conservó hasta en la época de drogadicto. Habrá agregado alguna canción más que se le habrá ocurrido pero, en realidad, creo que Tanguito ya las tenía de antes, de su etapa sana, realmente el tipo debe haber sido un genio. Después se echó a perder. Nadie podía ni estar ni tocar con él, no mantenía el ritmo y cambiaba los acordes con una arbitrariedad extramusical.
Luis Alberto Spinetta a Juan Carlos Diez, en Martropía: conversaciones con Spinetta

Tango o Tanguito, Ramsés VII, Donovan el Protestón, Drago: los nombres para una fundación enigmática.

Editó dos discos simples con la banda Los Dukes, pertenecientes al universo de la música comercial de los 60 ajeno completamente a la estética y ética que poco después contribuiría a fundar: "Decí por qué no querés" (Palito Ortega-Dino Ramos) / "Mi Pancha" (Music Hall, 1963); "Carnaval, carnaval" (Ball y Roger, versión castellana de Santos Lipesker) / "Maquillada" (Freddie Cora) (Music Hall, 1964). 

En 1968 Tanguito apareció como el que sería por siempre en un simple que contiene "El hombre restante" (Tanguito-Martínez) y "La princesa dorada" (Lernoud-Tanguito) (RCA Victor), aunque con un revestimiento sonoro que respondía todavía al universo "Club del Clan". Quizá este choque entre dos estéticas incompatibles convierte a este par de canciones en rarezas irrepetibles. Ya en 1970, en  el sello Mandioca, un ecosistema que podía acogerlo como propio, grabó el único disco auténticamente suyo editado en vida: "Amor de primavera" (Hernan Pujó) / "La balsa" (Nebbia y Tanguito).

En el grupo fundacional del rock argentino, que de por sí eran los raros de la ciudad de Buenos Aires de la segunda mitad de los 60 porteños (La Cueva, La Perla del Once, Plaza Francia, el divague), él era el muy raro. Dijo Claudio Gabis a Página 12 en 1989:

«Lo conocí (cumpliendo rigurosamente con la leyenda) en La Perla del Once. Lo recuerdo sentado con uno de sus "Valerios" (una variante del eterno oficio de escudero) en una mesita al fondo del salón, visiblemente aislado del numeroso grupo que copaba una larga mesa diez metros más allá. Me llamó la atención, también, su separación del resto de la gente. Por eso estaba en capilla, y a pesar de quererlo, se lo mantenía alejado. Recuerdo la insistente frase: No te acerques a esta mesa, loco, porque siempre nos quemás. Y entonces dirigía un último intento, por ejemplo hacia mí, que era nuevo: -¿No me prestás cinco pesitos, Claudio, que mañana te los devuelvo?».

Moris, Javier Martínez, Litto, Gabis, después Spinetta, eran una banda de muchachos que estaban fundando una tradición poderosa que dejaría una huella definitiva en la música argentina, un polo creativo único en el mundo, en el contexto de explosión social, cultural y estética que se registraba en todas partes del globo. Tanguito, dentro de este pequeño grupo era, a la vez, el extraño.

Es decir: en un momento raro de la historia musical moderna, en un lugar donde ese giro adoptó un rumbo raro, tanto para los parámetros locales como los mundiales, todo empezó con un grupo pequeño en el que había un muchacho que era raro incluso para ese grupo inicial. Tanguito era raro al cubo. Un detalle: los otros fundadores del rock argentino formaban parte de la clase media urbana, con el aporte no menor del rosarino Litto. Pero Tanguito era un lúmpen del conurbano. Eso significó una no tan sutil discriminación:

"Tanto se habla del amigo Tango y sin embargo yo lo recuerdo como uno de los tipos más maltratados de La Cueva. Maltratado, ¿cómo lo puedo explicar? Él vivía lejos, en Caseros, entonces andaba siempre con su bolsita, con las medias, una camisa blanca, con todas las cositas que llevaba. Y, bueno, era usual que le escondieran la bolsita en La Cueva. ¿Viste que en el secundario siempre hay un tipo al que todos tienen de punto?. Bueno, Tanguito era el punto de La Cueva. Yo me acuerdo, de noche, tarde, que se tenía que ir, y pedía la bolsa, pedía la bolsa. Y me acuerdo de dos o tres noches, de una ronda de ocho o diez tipos pasándose la bolsa como jugando al vóley, y con Tango en el medio, tratando de agarrarla y diciendo: `Che, por favor, me tengo que ir´. Me acuerdo las verdugueadas de los cueveros hacia Tango".

Y Billy Bond:

"Alguien tiene que decir que Tanguito era menor de edad y no entraba a La Cueva. Y que se drogaba tanto que vos no podías ni hablar con él. La mayoría de los músicos lo despreciaban, pero nadie lo dice: lo idolatran. Con Tanguito éramos compadres, amigos. Yo lo toleraba bastante; él era peligroso porque tomaba muchas drogas. Ojo, no estoy en contra de las drogas: no soy un santo. Tanguito no era el prototipo de un héroe. E incluso olía mal. Pero era un ser maravilloso y con un corazón así de grande. A Tanguito, las drogas lo abrían mucho y por ahí te decía ‘te quiero’ y vos no sabías por qué. Había gente a la que eso no le gustaba. ‘¿Qué le pasa a este pelotudo?’. Sabemos cómo es el argentino".

Murió en 1972 en circunstancias no claras. Su deterioro vital llevaba años. Meses antes había grabado el único LP por el que se lo conoció durante décadas, editado meses después de su muerte: Tango (1973, Mandioca).

Se dice que ese disco tuvo escasa repercusión comercial. Eso también es raro. Su voz áspera, su extraño fraseo, su rítmica dura, su audio primitivo y crudo suenan en una primera oída como una anomalía que, sin embargo, es la propedéutica ineludible que un buen oído necesita para entender las bases estéticas del rock argentino. No se puede entender qué es el rock de acá si no se escuchó Tango, el disco, un unplugged radical. No hay Spinetta sin la voladura de ese chico raro de Caseros al que nadie le daba bola.

En la década del 90 se hizo famoso por motivos errados: una película de Marcelo Piñeyro, con guión del director y de Aída Bortnik, adultera el sentido de su ícono para transformarlo en un objeto de consumo masivo incompatible con su esencia.

En 2009 aparece el CD Yo soy Ramsés, integrado por canciones grabadas en la primavera iniciática de 1967, con un Tanguito artísticamente más íntegro que el que en 1972 grabó el LP con el que se conoció por años. En estas grabaciones seminales están sentadas las bases de la parte más original y audaz del rock argentino. Hay que tener en cuenta que cuando fue grabado no existía ni siquiera el álbum blanco del los Beatles.

sábado, 26 de mayo de 2018

Termina la semana más horrible para el macrismo

Peor no le pudo ir al gato













Con el inmenso acto de ayer en la 9 de Julio, convocado por sectores de la sociedad civil contra la vuelta del FMI, culmina la semana más horrenda para el régimen macrista, lo que equivale a decir que fue la mejor semana para el pueblo argentino desde el 10 de diciembre de 2015. Este acto es la continuación natural de aquel 1 de marzo de 2015 en Plaza Congreso y del 9 de diciembre del mismo año en Plaza de Mayo. Entonces Cristina Kirchner había dicho que dejaba un país incómodo para los dirigentes y estos días lo corroboran.

La firmeza con que desde hace meses los distintos sectores del pueblo vienen resistiendo cotidianamente los intentos de imponer un rediseño neoliberal de la sociedad fue empujando al régimen a esta crisis que en las semanas previas mostró síntomas de inconsistencia macroeconómica. Es un error creer que los sacudones del dolar, las reservas y las tasas tienen un origen en causas meramente financieras. Ahora que "la turbulencia ya pasó", con la devaluación brutal del peso, el rebrote inflacionario, las tasas exorbitantes que determinan una recesión inexorable, la desconfianza con que miran los mercados la poca solidez del esquema de poder macrista y el sometimiento al control del FMI que impondrá un ajuste más severo y más rápido, esta semana la crisis mostró su naturaleza verdaderamente política.

El fracaso del gradualismo -el "si pasa, pasa" que fue condición de gobernabilidad y electorabilidad del período cambiemita- es resultado de la resistencia tenaz y cotidiana que cada sector del pueblo ofreció a los intentos de conducirnos gradualmente al abismo del que supimos salir en 2003. O, para decirlo como Jorge Asís a un destemplado Alejandro Fantino la noche anterior a la marcha, esta sociedad trae desde los 12 años kirchneristas una gimnasia política que la hace reacia a insertarse en el lecho de Procusto neoliberal. "No somos un país normal". Por los principios sociales... que se supo conquistar... para que reine en el pueblo el amor y la igualdad... ¿cómo era?

Con mentiras ganó el macrismo en 2015 y con anabólicos electorales, extorsión judicial y blindaje mediático retuvo un discreto 40% en octubre pasado. Pero los recursos de ingeniería electoral son fungibles y el crédito que parte de la sociedad le extendió se fue agotando a medida que se revelaba la auténtica naturaleza del régimen: una brutal transferencia de recursos en favor de los más ricos, aliados al poder financiero internacional. En marzo, el ministro de finanzas vino a contar que dejaban de tener acceso al crédito internacional. La deuda acumulada es monstruosa pero, paralelamente a esta clausura, el macrismo había dilapidado su crédito social.

La semana que termina es horrenda, no solo porque ayer se reunió la mayor concentración popular en oposición al macrismo y al FMI -el poder financiero percibirá estas imágenes para evaluar las garantías que puede dar Macri de conducir el ajuste-, sino también porque los relatores oficiales tuvieron que hacer malabarismos retóricos para caracterizar de modo indoloro el sentido de la movilización: ¿Fue un reclamo convocado por un grupo de actores? ¿Fue el kirchnerismo, tantas veces dado por muerto, el capaz de movilizar a cientos de miles, solo con un par de videos de youtube, en una magnitud que ningún sello partidario, mediático ni sindical puede mover hoy?

¿Fue "la oposición golpista"? No parecía. Majul en su programa de cable dijo la noche anterior que la convocatoria le daba miedo. Y tenía razón, a pesar de la naturaleza pacífica y festiva de la marcha. Para un operador como él, que trató de infundir odio y terror en la sociedad a fuerza de mentiras sistemáticas, el estado de movilización popular es su fracaso profesional. Todos sus esfuerzos de meses, sostenidos con una artillería mediática nunca vista en la historia nacional, se mostraron ahora insuficientes.


Fue una marcha de reconocible aroma kirchnerista, a la que se sumaron miles de personas que no salían a la calle desde hace tiempo. Bastante más que la "minoría intensa" que gustan ningunear los cancheros gorilas. La cultura kirchnerista, incluso más allá de la identidad política asumida concientemente, supo perforar el cerco en el que se la intentó enclaustrar. No fueron los peronistas perdonables, ni los ortodoxos de misa de domingo los que movieron a tamaña multitud. Esta asamblea popular desplegada en la avenida más ancha del mundo es también la consumación de las pequeñas plazas de la resistencia, subvaloradas por los cancheros que se quisieron adaptar rápidamente a la derecha moderna y democrática.

El tormento macrista de estos días no se debe solo a la concentración de ayer en el Obelisco: 48 horas antes los docentes de todo el país, los trabajadores más aborrecidos por el macrismo, exhibieron una capacidad de movilización incomparable a la de otro sector del trabajo en la era amarilla. El lunes que viene empieza la Marcha Federal de las CTA y las organizaciones sociales de todo el país que confluirán el 1 de junio en el Congreso. Tres plazas -que sumarán más de un millón de argentinos de identidad plural en pocos días- ya es demasiado. Es mucho peor que tres tapas de Clarín en contra. Marca un grado de articulación y vitalidad de la resistencia popular que desnuda la debilidad política del régimen. No alcanza con extorsionar a senadores con pasado endeble ni sobornar a gobernadores oficialistas de todas las épocas para disciplinar al pueblo. No alcanzaron tampoco los escarceos represivos con que se quiso disuadir las movilizaciones de fin de año pasado.

A la mañana de ayer, atravesando una vallada Plaza de Mayo, enrarecida por el aislamiento artificial y el despliegue represivo temeroso del repudio popular, el gabinete macrista se encaminó hacia una humillación adicional: el Tedeum pronunciado por el cardenal Poli versó sobre la historia de Zaqueo, jefe de publicanos de Jericó, narrada en el evangelio de Lucas. Zaqueo tenía "un oficio despreciable, porque la mayor parte del dinero que recaudaba iba a parar a las arcas romanas, no sin retener una buena parte de los impuestos, de modo que se enriquecían notablemente". Estos funcionarios “eran indiferentes al patriotismo de sus conciudadanos que luchaban por obtener la libertad de su pueblo humillado. Estas y otras actitudes les valieron el desprecio popular y eran considerados grandes pecadores. (...) La indiferencia y el egoísmo de los ricos frente a la miseria de los pobres no pasan inadvertidos a los ojos de Dios. (...) El primer deber del Estado es cuidar la vida de sus habitantes, los débiles, los pobres y los marginados", dijo Poli, leyendo palabras que parecen salidas de la pluma de Bergoglio, ante los gestos forzadamente impávidos de Macri y su team. Debe haber sido dura la paliza simbólica a la que Macri y su pandilla fueron sometidos porque un rato después la Jefatura de Gabinete se encargaba de difundir entre sus voceros que el gobierno "celebró el tono moderado" del sermón.

Esta semana fue horrible para el macrismo. Pero no hay señales de que las próximas sean mejores.

jueves, 24 de mayo de 2018

Al FMI lo para el pueblo en las calles: la patria está en peligro


Mientras la dirigencia política termina de resolver sus alquimias electorales y la CGT se saca de encima esa conducción de gordos ahítos y miedosos de los carpetazos, queda claro que el único freno al ajuste brutal que el gobierno está aplicando es la movilización popular en las calles. Lo demostraron los docentes en su multitudinaria marcha de ayer. La lucha de los Metrodelegados, boicoteados por la UTA entreguista y los tribunales cómplices, es un ejemplo a seguir. No hay que perderse en disquisiciones sobre la unidad panperonista con los desertores ni sobre los católicos de misa dominguera. Las propuestas de unirse con los legisladores que les votaron todas las leyes al régimen son ridículas. No se trata de peronistas sí o trosquistas no, o al revés, de trosquistas sí y peronistas no. No importa un pomo de dónde vengas y qué decís que sos. Si cantás la marchita o volvés con la frente marchita, no importa. Al FMI que hoy se instaló en la Casa Rosada para manejar el país en control remoto solo se lo para en la calle. Por eso mañana todos al obelisco.



miércoles, 23 de mayo de 2018

Multitudinaria Marcha Federal Docente: al FMI se lo frena en la calle



No es buena vida para un perro



Solo queremos fiesta
Fiesta solo para vos
Solo queremos dinero
Dinero solo para vos (sí)
Yo sé que querés fiesta
Fiesta solo para mí
Chica, me tenés bailando
Baila y sacude el cuerpo (sí)
Solo queremos fiesta (sí)
Fiesta solo para vos (sí)
Solo queremos dinero (sí)
Dinero solo para vos (vos)
Yo sé que querés fiesta (sí)
Fiesta solo para mí (sí)
Chica, me tenés bailando
Baila y sacude el cuerpo (uh).

Esto es América
Que no te agarren escapando
Mirá lo que estoy azotando
Esto es América (woo)
Que no te agarren escapando
Que no te agarren escapando
Mirá lo que estoy azotando.

Esto es América
que no te agarren escapando (ay)
mirá cómo estoy viviendo ahora
el cana se tropieza ahora (woo)
Sí, esto es América (woo, ay)
Armas en mi área
Tengo la correa (ay, ay)
Tengo que llevarla
Sí, voy a entrar acá (ugh)
Esto es guerrilla (woo)
Sí,  voy a buscar la bolsa
Sí, me voy de joda
Estoy tan frío que (sí)
voy tan dopado que (woo)
Vamos a volar que yeah.

Uh uh uh uh uh
Decile a alguien
va a decirle a alguien
Mi abuela me dijo
Gane su dinero, gane su dinero
Gane su dinero, negro
Gane su dinero, negro.

Esto es América
Que no te agarren escapando
Que no te agarren escapando
Mirá lo que estoy azotando
Esto es América (woo)
Que no te agarren escapando
Que no te agarren escapando
Mirá lo que estoy azotando.

Mira cómo estoy alucinando (hey)
estoy tan empilchado (woo)
Estoy tan Gucci
Esoy tan lindo (sí)
Lo estoy consiguiendo (ay, voy buscarlo)
Mirame moverme (blaow)
Esto es un gol (ja)
Eso es al pedo (sí)
eso es un quemo (woo, negro)
Uh, sabelo (sí, sé eso, espera)
Ganalo (ganalo, ganalo)
Fajos de cien (fajos de cien)
Contrabando, contrabando, contrabando
Tengo el contacto en Oaxaca (woah)
Van a encontrarte así.

Uh uh uh uh uh
Decile a alguien
América, acabo de checkear mi lista
Vas a decirle
Vos hijo de puta me debés
Mi abuela me dijo
Gane su dinero, gane su dinero
Gane su dinero, negro
Gane su dinero, negro.

Sos solo un negro en este mundo
Solo un código de barras, ay
Sos solo un negro en este mundo
Manejando autos caros, ay
Sos un gran perro, sí
Encerrado en el patio de atrás
No es buena vida para un perro
Para un perro grande.



martes, 22 de mayo de 2018

Un blog editado por un troll macrista (o quizás un trosko)

La otra.-radio del domingo pasado, para escuchar clickeando acá 




Hace unos días publiqué un post crítico de la reciente aparición televisiva de Guillermo Moreno. Ocasionalmente el ex secretario de comercio interior de los gobiernos kirchneristas había aparecido participando en un debate con Myriam Bregman en el programa de Sylvestre en C5N. El eje del debate no era una disputa ideológica entre el peronismo y la izquierda trosquista, sino el ajuste que intenta agudizar el gobierno macrista en medio de su peor crisis económica, política y con una creciente pérdida de popularidad. Solo la torpeza sin límites de Moreno transformó los desgraciados 37 minutos en los que estuvo en el aire en un alarde de prepotencia, macartismo, incongruencias lógicas, reivindicación de algunos de los personajes más degradados del peronismo (Pichetto, Duhalde), gritos y chicanas a través de los cuales logró que se olvidara el motivo inicial por el que había sido convocado y él solito pasara a repudiar la "visión marxista del hombre", a la que opone su "visión católica de ir todos los domingos a misa"; como así también rechazar la idea de la lucha de clases para considerar a los empresarios como trabajadores (?). Cuando los periodistas le reclamaron que se pronunciara acerca del proyecto de ley contra el tarifazo que ya cuenta con la media sanción de diputados, Moreno, en el mejor estilo Fidel Pintos, se puso a sanatear de manera indescifrable para que nadie entendiera lo que decía. Lo que quedó claro es que piensa que solo el peronismo puro (sea lo que fuera que esto es en su turbia mente) puede salvar a la Patria, mientras arrojaba amargas chicanas contra los actuales aliados no peronistas del proyecto popular. Lo que se dice un verdadero piantavotos

Siempre me pregunto a qué se debe la insistencia de Moreno en rechazar la caracterización política del macrismo como neoliberalismo, para afirmar, siempre a los gritos, que se trata de un gobierno oligárquico. Moreno alega, con similar incongruencia que la categoría "neoliberalismo" es usada por los "filomarxistas", mientras que la "doctrina peronista" afirma que el único enemigo son las "mil familias oligarcas". El único fundamento que Moreno exhibe son los gritos con que acompaña este dogma. Entiéndase. No cuestiono el fuerte componente oligárquico del gobierno actual, pero me resulta llamativo el empeño en negar el carácter estructuralmente neoliberal de su proyecto. Hasta el Papa Francisco, con sus críticas al sistema financiero internacional supera largamente por izquierda la tosquedad ideológica de Moreno.

Algunos de los fans morenistas en las redes sociales salieron a defenderlo cuando compartí mi post anterior, afirmando que el concepto "neoliberal" tiene una procedencia europea, mientras que la caracterización de "oligarquía" es de cuño nacional. Lamentable ignorancia la de los tardo-nacionalistas que desconocen que la palabra "oligarquía" también tiene origen europeo, ya que proviene de la civilización helénica, hace 2500 años . Con igual nacionalismo obtuso, los morenistas, Guardianes de la intangibilidad de la doctrina nazional justicialista, podrían impugnar el uso de los números arábigos, la geometría euclideana, el origen sajón de la ley de gravedad, la pura  europeidad del catolicismo romano e incluso la procedencia foránea del propio concepto de "nacionalismo". La respuesta más reiterada por los fans de Moreno fue que el posteo de La otra era autoría de un troll macrista o también un trosko (da lo mismo).

La propagación de mi anterior post sobre el papelón televisivo de Moreno sirvió para que los comentaristas de las multitudinarias páginas filoperonistas o difusamente kirchneristas en facebook  (que cuentan hasta medio millón de seguidores) salieran a esgrimir concepciones políticas tan rudimentarias como las de sus simétricos opuestos, los repudiados "globoludos". Los facebookeros del Aguante no suelen ser ni más sutiles ni más articulados ni muestran discursos más reflexivos que los comentaristas de La Nación, Clarín o Perfil. Por el contrario, coinciden en algunos curiosos rasgos, como su indesmentible macartismo, un dogmatismo impenetrable a los argumentos y hasta cierto tufillo antisemita. 

No todos los comentarios que despertó la propagación del post crítico de Moreno fueron así, también hubo una porción considerable de comentaristas que manifestaron sus reparos al sectarismo y la prepotencia machista del ex Supersecretario. De todos modos, la reacción me hizo pensar qué grado de cerrazón mental aloja una posición pretendidamente nacional y popular.  Es como si el deterioro material y jurídico promovido por el régimen macrista se extendiera también a un deterioro neuronal de sus adversarios. El macrismo habría logrado hacer retroceder la discusión política a un estado muy rudimentario, en el que alcanzara con proclamarse a los gritos "soldados de Perón" que defienden a un "Patriota con unos huevos así de grandes" contra el despreciable "zurdaje".

Contrastando con esta indigencia discursiva, afortunadamente esta semana empieza una serie de multitudinarias movilizaciones populares contra el gobierno macrista que convocará a sectores de identidades por suerte tan diversas que confluyen en la acción concreta y no se pierden en los meandros doctrinarios de estos nazionalistas con Aguante.

De esta cuestión estuvimos hablando en la segunda parte de La otra.-radio del domingo pasado, que pueden escuchar clickeando acá. Durante este tramo del programa también hablamos de dos muy buenas películas que están en cartelera. Malambo, el hombre bueno (Santiago Loza) y Lady Macbeth (William Oldroyd). También escuchamos la música de Bob Dylan y Cosmo Jarvis.

Malambo, el hombre bueno (Santiago Loza)

Lady Macbeth (William Oldroyd)

lunes, 21 de mayo de 2018

La post-turbulencia: este será el trienio con mayor inflación desde 1990/1992

Tips para entender la post-turbulencia. Mariano Kestelboim en La otra.-radio, para escuchar clickeando acá



Para los que hacemos La otra ya nos resulta indispensable invitar cada vez más seguido al economista Mariano Kestelboim. Resulta que el modelo macrista entró en crisis mucho más rápido que lo esperado por todos. Y de pronto atravesamos el otoño en un gran desquicio de los índices económicos, medidos bajo cualquier óptica política. Hoy ya se duda de la viabilidad del proyecto macrista incluso en la mesa de Mirtha Legrand. Mariano Kestelboim nos resulta bastante más confiable e idóneo para entender esto que los voceros oficiales llamaron "la turbulencia". Lo que queríamos saber y le preguntamos a Kestelboim es si es verdad que la "turbulencia" pasó, si era solo una turbulencia y un acuerdo con el FMI nos hará ver una luz al final del tunel. Mientras no sea un tren que se nos viene encima...

Los tips:

- Dijeron "turbulencia" para no decir "corrida". Pero fue la corrida cambiaria en la que históricamente se perdieron la mayor cantidad de reservas en menos tiempo. Once mil millones de dólares en cuatro meses, de los cuales ocho mil se perdieron en solo un mes.

- El primer día de la agudización de la corrida, el 26 de abril, se gastaron más de mil quinientos millones de dólares. El récord anterior en baja de reservas fue antes de las elecciones presidenciales de 2015, cuando se vendieron 630 millones en un día. Pasamos de 630 a más de 1500.

- En medio de la crisis, cambió el timonel. Se tomaron varias medidas que lo evidencian. Sturzenegger ya había agotado todas las herramientas tradicionales para contener el dolar: venta de reservas primero, después subas de tasas de interés y la pesificación de los activos de los bancos. La semana previa Macri ya había anunciado el inicio de las conversaciones con el FMI y también lo había hablado Dujovne. El lunes el gobierno tomó una decisión hábil. Después se supo que el nuevo timonel era Caputo. El tipo de cambio estaba hasta entonces a $23,50. Finalmente la decisión fue dar una señal: "voy a dejar que suba el dolar hasta $25, y más allá de $25 el BCRA pone a disposición 5.000 millones de dólares". Una señal contundente para los que estaban en la duda de si comprar o vender: se les dijo: "compren todo lo que quieran pero en $25 frena". En ese momento nadie sabía cuál era el tope. Fue una manera de resguardar las reservas. Cuando tocó los $25, el BCRA empezó a vender. Pero no tuvo que vender 5.000, vendió 800 millones -cosa que hoy ya nos parece poco, pero  el récord anterior había sido de 630 millones. 

- No fue la única decisión que tomaron: hubo otra muy potente, la más potente de todas. Las Lebacs estaban en un 30% en manos del sector público, otros 30% lo tenían bancos privados y el 40% restante estaba entre fondos comunes de inversiones (que es como el sector de los bancos) y pequeños ahorristas. Lo que hicieron, con habilidad para salir del paso, fue una jugada muy nociva para el país: les ofrecieron a los bancos la posibilidad de que el capital inmovilizado que tienen, la parte de los depósitos que los bancos tienen inmovilizados en el BCRA a tasa 0, los pudieran utilizar para comprar Lebacs. Esos son fondos que garantizan la solidez del sistema bancario. A partir del lunes, en lugar de tener 0% de remuneración, los bancos pasaron a tener 40%. Eso lo pagan los fondos públicos, o sea todos nosotros, y pone al sistema bancario en situación de fragilidad. Es una astucia para salir del paso. Pero nada de esto es sostenible en un mediano y largo plazo.

- El mensaje de que van a venir otros 30 mil millones de dólares el mercado no se lo cree, eso es para el gran público. Si el acuerdo se concreta, va a tardar seis semanas: eso para la aceleración de los tiempos de la crisis es una eternidad.

- Tenemos un peso que vale un 20% menos que hace un mes. Eso se traslada a la inflación. Se batieron récords en pérdida de reservas. Las tasas por las nubes inducen a un enfriamiento de la actividad económica.

- Nunca fue creíble ninguna meta de inflación: ni el 10% que se aprobó en el presupuesto 2018, ni el 15% anunciado el 28/12/17, ni ninguna de las que se hablaron después. Si el dolar no se les sigue escapando, un 27% o 28% de inflación será muy probable. Vamos a tener el trienio con mayor inflación desde 1990/1992.

- Desde que la "turbulencia pasó", el dolar viene subiendo de a 10 o 20 centavos cada día. Subió en un promedio de más de 1% por día. El mayorista está en $ 25. Es posible que la corrida no haya terminado. El viernes la tasa de EEUU llegó a tocar 3,12 %. Eso sigue siendo una amenaza para la estabilidad de la cotización del dolar. La corrida va a seguir. Vamos a ver cuántas reservas va a perder el BCRA, pero esto no terminó para nada.

- El cambio de la política económica de los EEUU a partir del triunfo de Trump es un factor que complicó los planes del macrismo. Contribuyó a la aceleración de la crisis, a que llegue antes. Es el factor más importante de todos, que limitó la capacidad de captar deuda de Caputo a partir de marzo pasado. Ahí empezó la debacle. Eso se combinó con una sequía mucho más grave de lo que se preveía y con el inoportuno inicio del gravamen de las Lebacs para los no residentes. Los tres factores en simultáneo provocaron la estampida. Algunos grandes jugadores como el JP Morgan decidieron retirarse del mercado fronterizo y volar hacia activos seguros, como los bonos de la Reserva Federal estadounidense. 

- Además el macrismo eligió para encarar los problemas estructurales del país un modelo extremadamente liberal, sin ninguna regulación para controlar el flujo de inversiones especulativas. Fue un error para mandarse la parte y mostrarse seguros frente a los mercados. Ellos creían que iban a venir inversiones productivas y financieras. Tuvieron un grado de improvisación muy grande. Es muy difícil que un inversor venga a poner su plata acá.

Estos son solo algunos de los tips que nos marcó Mariano Kestelboim en nuestra charla de anoche en La otra. Hay en el programa bastante más: cómo proteger los ahorros ante eventuales situaciones de crisis (¡la corrida no terminó!), la distorsión del índice inflacionario que no pondera el peso de los consumos de la canasta básica, la puja salarial y la conflictividad social... y hasta hablamos de la crisis de credibilidad de los índices del INDEC durante el gobierno kirchnerista y la presunta eficacia (¿o no?) de la gestión de Guillermo Moreno. ¿El deterioro de la credibilidad del INDEC de Moreno no le dio al macrismo un arma política muy peligrosa para enmascarar su daños?

domingo, 20 de mayo de 2018

Qué bien que estoy


Yo quiero ver como mirás tu luna llena
Yo quiero ver como cantás la noche entera
Yo quiero verte y no mirarte de reojo
Dicen que si pongo todo hoy me llevo lo que no conozco.

Mirando bien ya me di cuenta la que era
Me dicen no, te dicen men, me dicen fea
Yo quiero que me digan si lo puedo ver de nuevo
Yo quiero que me digan cuándo ahora y dónde voy de nuevo.

Soltando soltando soltando
quiero que me miren
Soltando soltando soltando
quiero que me miren
Soltando soltando soltando
quiero que me digan.

Yo quiero ver como mirás tu luna llena
Yo quiero ver como cantás la noche entera
Yo quiero verte y no mirarte de reojo
Dicen que si pongo todo hoy me llevo lo que no conozco.

Mirando bien ya me di cuenta la que era
Mirando bien ya me di cuenta la que era
Mirando bien ya me di cuenta la que era
Mirando bien ya me di cuenta la que era.

sábado, 19 de mayo de 2018

El papelón de Guillermo Moreno

¿La unidad es superior al conflicto? Este domingo a medianoche en La otra. Radio Gráfica. FM 89,3

Parecería un asunto menor pero yo pienso que hay una concepción política en juego.

En medio de los conocidos daños que el macrismo ocasiona al país -despidos, corridas cambiarias, alza del costo de vida, tarifas impagables, ajuste concertado del poder central con los gobernadores pejotistas, pasividad irritante de la CGT, crecimiento exponencial de la deuda externa, caída de las reservas, bicicleta financiera y enfriamiento de la actividad económica-, puede parecer un episodio menor, depende cómo se lo mire.



El miércoles se vio el patético espectáculo dado por Guillermo Moreno en el programa del Gato Sylvestre en C5N. El nivel de confusión política, prepotencia, cerrazón ideológica, sectarismo, clericalismo y macartismo desplegado durante más de media hora ante la mirada entre incrédula y divertida de Myriam Bregman arrojó una palada de tierra a cualquier intento de comprender al peronismo como un movimiento emancipador y modernizador de los vínculos sociales del país. 

Entre las gemas histriónicas del desaforado Supersecretario pueden contarse el reproche a Sylvestre: "vos tenés una tendencia a invitar a filomarxistas y no invitás a peronistas"; los dislates dirigidos contra Myriam Bregman: "vos tenés una visión atea de la vida, yo voy a misa todos los domingos" o "vos querés lucha de clases, querés terminar con la propiedad privada, yo me referencio en el Papa". Frente a esos exabruptos, haciendo alarde de plasticidad política, Bregman reivindicó los programas de La Falda y Huerta Grande propuestos por la CGT durante la resistencia peronista. 

Más tarde Moreno delineó el mapa de su sectarismo, poniéndose en Guardián del Movimiento Nacional: "acá ni la izquierda, ni los radicales K, ni Nuevo Encuentro, ni Heller con ese partido... los únicos que nos podemos hacer cargo es el peronismo (sic)". También reivindicó a los gritos a Duhalde: "fue extraordinario el año y medio de Duhalde, por eso le tenemos que pedir perdón". Bregman aprovechó justo la arenga desquiciada del Supersecretario. "Que Moreno hable fuerte no quiere decir que tenga razón; si grita, me va a ganar. Pero reivindicar a Duhalde es difícil, no solo por el golpe devaluatorio que su gobierno aplicó contra los trabajadores, sino porque yo conocí a Darío Santillán, durante muchos años había compartido muchas movilizaciones con él, entonces recordar a Duhalde, uno de los responsables de la masacre de Puente Pueyrredón, a mí me cuesta mucho". El zángano se la dejó picando en el aire y Bregman hizo el gol. Y después ella desnudó la inconsistencia gritona de Moreno: "mucho blabla, pero no dice qué medida va a tomar contra los poderosos, a qué sectores vamos a afectar y a cuáles vamos a defender [y ella volvió a reivindicar el programa peronista de Huerta Grande]". 

Bregman después marcó al peronismo colaboracionista: "cuando Macri busca cómplices es porque sabe que los tiene". Ante el cuestionamiento de esta complicidad, Moreno insistió con las falacias descalificatorias sin argumentos: "Esto ya parece una asamblea estudiantil, es para los foros estudiantiles, no para cuando está en peligro la Patria", Y después dejó otra vez la pelota picando en el área: "No creo que Macri nos llame, porque ningún oligarca llama a ningún peronista". Obviamente Bregman respondió con risas: "¡A Pichetto lo vive llamando! ¡y a todos los senadores! Más colaboracionista que Pichetto...". Darío Villarruel preguntó: "¿Pero Pichetto es peronista". Y el Supersecretario: "No hay duda, ¿qué va a ser Pichetto?". Villarruel: "¿Y por qué le da tanta ayuda a Macri?". Moreno: "¿Y cuál es la ayuda?". Bregman: "¡Las leyes contra el pueblo!". Moreno la emprende de nuevo contra los marxistas y Bregman acota divertida: "¡Cómo odia al marxismo!".  

Ante la pregunta concreta sobre si hay que votar la ley contra el tarifazo, Moreno se escapa por la tangente con una triste imitación del estilo sanatero de Fidel Pintos, un divague incomprensible sobre Doña Rosa barriendo la vereda, sin definir si los senadores tienen que votar el proyecto ya aprobado en diputados. "¡Hay que enfrentar a Macri!" acota Bregman, a lo que Moreno descalifica: "Ella quiere enfrentar a Macri, a la Iglesia, a los monopolios, a todo el mundo, pero ese es un debate estudiantil. ¡Hay que hacerse cargo de la institucionalidad". Como Moreno se encuentra sin respuestas ante las preguntas concretas sobre cómo oponerse a este gobierno, termina por atacar al propio Sylvestre: "Gato, yo sé que a vos te gustan los radicales, pero lo único que queda es el peronismo. Pero como los maltratamos, tenemos que ir a pedirles perdón al Adolfo y a Duhalde. Y ahí van a parecer los héroes que se hagan cargo de la Patria si es necesario". 

¿Con esta sarta de incoherencias el peronismo puede ofrecer algún atractivo político ante el desastre macrista?

Puede parecer una anécdota menor que da risa. El problema es más complejo si este despliegue lastimoso despierta entusiasmo entre sectores intensos que celebran los derrapes nacionalistas, clericales y macartistas. En las redes sociales, hay grupos nac&pop que salieron a aplaudir que Moreno hubiera puesto en su lugar a la "trosca" de Bregman, a la que de paso le volvían a pasar factura por no haber votado a Scioli en el ballotage de 2015. ¿Desde qué coherencia con su historia lo iba a votar? Si el FPV perdió frente a Macri, fue por llevar a un candidato que se parecía mucho al que ganó, con la diferencia de que Macri era más confiable para las clases dominantes que Scioli. Recordemos el inolvidable "gabinete de ministros" que Scioli anunció días antes de la primera vuelta en 2015: ¿podríamos pedirle al trosquismo que abandonara su identidad histórica por un candidato que despertaba tanta desconfianza incluso entre sus propios partidarios?

Si entre los intensos del Aguante esta demostración de confusión mental y torpeza discursiva despierta júbilo, enfrentamos un síntoma de la desarticulación política con que llegamos a 2019. ¿Este peronismo de sainete es lo que podemos oponer a la monstruosa maquinaria neoliberal?

Para encuadrar la extraña lógica de la sanata de Moreno podemos ayudarnos con unas declaraciones recientes. Hace solo 6 meses, cuando el Senado aprobó la fórmula Pichetto que empeoró el cálculo del aumento de las jubilaciones propuesto por el macrismo, Moreno declaró:

“Si la economía explota, esta ley es la que te permite salvar en algo a los jubilados. Porque si el Gobierno de Macri no termina, vas a tener una inflación galopante. Entonces, con esta ley las jubilaciones se ajustan por inflación. No hay que atacar a los senadores del peronismo que votaron a favor de esta fórmula, porque lo que no hay que hacer es señalar con el dedo a ningún compañero. Habrá compañeros que votan por proyección económica, habrá compañeros que votan por otra proyección económica, porque ninguno creo yo que va a votar pensando que se va a perjudicar a los jubilados”. (FUENTE)

Si esta intervención reciente no basta para perfilar a Moreno y entender a los entusiastas "peronistas" que lo tienen por un "soldado de Perón" al frente del Movimiento Nacional Justicialista, podemos ir más atrás. En el libro de conversaciones de Horacio Verbitsky con Diego Sztulwark, Vida de perros, puede leerse:

El domingo 26 de diciembre de 2004, Verbitsky publicó un perfil pionero de Guillermo Moreno, “a quien sus amigos llaman El Napia”, organizador de una agrupación denominada “Guardianes de la Democracia”, dentro del kirchnerismo de la Capital. Según Verbitsky, Moreno tuvo militancia en la “línea interna del exjefe de la Side, Miguel Ángel Toma”, y se define como un peronista “tan ortodoxo que no le hace asco ni siquiera al reclutamiento de los exconcejales Raúl Padró y Juan Carlos Suardi, prohombres de las prácticas que extinguieron al Partido Justicialista en la Capital”. Moreno llegó “a De Vido a través de Eduardo Curia, un economista de vinculación histórica con José Luis Manzano y Eduardo Bauzá, y autor del primer plan de flexibilidad laboral de Menem, junto con el asesor de la UIA Daniel Funes de Rioja. De trato prepotente, suele recibir en su despacho con un arma de fuego sobre el escritorio”. Esta crítica temprana a un funcionario tan característico del kirchnerismo no relativiza las simpatías de su autor por el gobierno, aunque sí ilustra otro rasgo del método Verbitsky: un ejercicio que consiste en desmarcarse de la oposición binaria y excluyente entre las únicas actitudes habitualmente admitidas: adherente u objetor. Ni una ni otra: Verbitsky se percibe como un actor que aspira a incidir en el proceso político a partir de la celosa constitución de un lugar propio que lo enorgullece: “Esa nota sobre Moreno la hice yo, no la hizo Morales Solá, ni Pagni ni Lanata.

La trayectoria evocada por Verbitsky hace juego con la simpatía actual de Moreno con el duhaldismo y con Pichetto. En todo caso, su curriculum vitae desentona en el gobierno kirchnerista. Por alguna razón, después de echarlo de su gobierno, Cristina nunca volvió a recibirlo. Verbitsky señala que uno de los peores errores del kirchnerismo fue la vandalización del INDEC, privándose así de un instrumento precioso para medir los índices de la economía real, lo que luego fue convenientemente aprovechado por el macrismo para distorsionar los efectos desastrosos de sus políticas.

Más allá de su trayectoria sinuosa, lo preocupante es que la sanata de la unidad peronista "por encima del conflicto" encuentre eco en sectores militantes: "la única forma de ganarle a Macri es si nos juntamos todos los peronistas" -lo que excluye, como Moreno se encarga de remarcar, a todo el que no se denomine peronista, a la vez que incluye a los colaboracionistas del macrismo, sin cuyo apoyo Macri no habría podido hacer tanto daño en sus dos años y medio-. "La unidad es superior al conflicto" es una consigna claramente bergogliana. ¿Qué unidad? ¿Unidad con quién? ¿Cómo se conjuga esta unidad con los excluidos por el actual esquema socio-político?

La resistencia social al macrismo crece y es uno de los factores que explican su derrape reciente. Pero este crecimiento todavía no encuentra expresión en una alternativa política. Hay amagues tímidos de reorganización de las corrientes más progresivas del peronismo y el kirchnerismo, que no son precisamente las que Moreno reivindica. Curiosamente una trosquista como Bregman es la que menciona los programas de La Falda y Huerta Grande. El estado de la lucha popular no cabe en la retórica vetusta del peronismo de mausoleo. El kirchnerismo todavía tiene que articular un discurso por encima de esta vocinglería de Moreno y los "soldados de Perón". 

Ante la difusa indeterminación peronista, la timidez kirchnerista, el sinuoso oportunismo de los dirigentes del Evita, el clericalismo de algunas organizaciones sociales al borde de negociar la caridad de los ricos con los pobres y la desesperante pasividad de las jerarquías cegetistas, hoy los contrapesos contra la agresión neoliberal se ubican en el movimiento de derechos humanos, las CTA, la Corriente Sindical Federal, el feminismo y los sindicatos de base trosquistas. A pesar de todo lo que se habla contra el trosquismo, es una suerte para el ecosistema político argentino que este sector subsista. Al menos su activismo marca una diferencia frente a la continua tentación de la burocracia sindical y política por entregar definitivamente al pueblo.