domingo, 30 de septiembre de 2012

Calamaros raros




Pidió permiso el boqueador
a la profesión olor
para saborear sin mandibulín.

Nadie lo entiende al boquitol
pasa de berretón
nunca era a-gogó
cortina
corta la naríz
tr√°tense mejor
es cuestión de honor.

Por qué variar de calidad
cosa de dignidad
ni poder comer ni poder dormir.

Hay que tratar con la sabol
basta de falsedad
la radiocidez ya no existe m√°s.

¿Se puede vivir?
Es otro cantar.
Hay que tratar con la sabol...

La contraofensiva

Benjamín Avila, director de Infancia clandestina, hoy a la medianoche en La otra.-radio

por Willy Villalobos

En 1977 nos empezamos a dar cuenta de que la organizaci√≥n Montoneros, en la que yo militaba, estaba al borde de la derrota. Ese a√Īo lleg√≥ a la c√°rcel de La Plata un documento de la Conducci√≥n Nacional donde se informaba a la tropa tumbera que la nueva identidad del pueblo argentino era el “montonerismo”, que las grandes mayor√≠as dejaban de ser peronistas para abrazar esta nueva identidad revolucionaria. A la mayor parte de los presos nos parec√≠a un disparate, pero pocos se atrevieron a desafiar abiertamente la palabra de los jefes. A pesar de nuestros deseos, se estaba produciendo una revoluci√≥n en la Argentina que no era la so√Īada por la inmensa cantidad de j√≥venes que en los 70 se incorpor√≥ a la pol√≠tica. Era el enemigo el que estaba haciendo la revoluci√≥n. Eran Ellos los que lograban instalar el proyecto de los sectores m√°s concentrados de la econom√≠a, pactado con los EEUU a sangre y fuego. Eran Ellos los que lograban un importante apoyo pol√≠tico de los sectores medios y altos.

Dos a√Īos m√°s tarde, en 1979, cuando la derrota era un hecho, un grupo de compa√Īeros sali√≥ de la Argentina para reunirse en Cuba con la jefatura de la organizaci√≥n. Los que ven√≠an del territorio sab√≠an que ya no se pod√≠a hacer pie en ning√ļn lado, el terror imperaba en todo el pa√≠s y las √ļnicas buenas noticias o buenas pol√≠ticas que empezaban a molestar a los militares eran las que produc√≠an las denuncias de familiares de las v√≠ctimas del terror estatal, las organizaciones de derechos humanos. Los jefes montoneros ordenaron a los reci√©n llegados que no se juntaran con los exiliados porque seg√ļn ellos eran quebrados que hab√≠an abandonado la lucha. No conven√≠a contaminar a la tropa.

Lo que se comunicó en la reunión de La Habana fue sorprendente: en la Argentina la resistencia había detenido el avance de las Fuerzas Armadas, los militares estaban a punto de quebrarse, las denuncias por violaciones a los derechos humanos dejaban aislado al gobierno militar, eran inminentes grandes movilizaciones obreras: se venía una gran contraofensiva popular y Montoneros se colocaba a la cabeza, conducirla

Para no repetir el pasado es necesario pensarlo. Por eso vamos a conversar con un ex militante de Montoneros que se sumó a la contraofensiva.

Y tambi√©n hablaremos con el director de Infancia Clandestina, Benjam√≠n Avila, cuya pel√≠cula nos invita a reflexionar sobre uno de los momentos mas locos de nuestro querido pa√≠s. La otra.-radio, este domingo a la medianoche, FM La Tribu, 88.7, online.

s√°bado, 29 de septiembre de 2012

El hombre que nadie jam√°s entender√°

Bob Dylan


A la noche muy tarde el Jefe llegó a su casa
una mansión desierta y un trono desolado
El sirviente le dijo "Jefe, la dama se ha ido
desapareci√≥ esta ma√Īana poco antes del alba".
"Si tienes algo que decirme, dímelo ya, hombre
Vamos al grano, lo m√°s r√°pido posible" -dijo el Jefe-
"El viejo Henry Lee, jefe del clan -dijo el sirviente-
llegó a caballo por el bosque y se la llevó de la mano".

El Jefe fue directo a su cama
maldijo el calor y se agarró la cabeza
ponderó sobre el futuro de su destino
si esperaba un día más, sería demasiado tarde.
"Ve a buscar mi abrigo y mi corbata
Y la mano de obra m√°s barata que puedas comprar,
ensilla mi yegua parda
Si me ves pasar, di una oración por mí".

Bueno, cabalgaron toda la noche y cabalgaron todo el día
hacia el este por la ancha carretera
su espíritu estaba cansado, su visión doblada
sus hombres lo abandonaron, pero el continuó adelante.
Llegó a un lugar donde la luz era tenue
su pobre cabeza golpeando en el cr√°neo
su corazón pesado atormentado de dolor
el insomnio hacía estragos en su cerebro.

Bueno, tiró su casco y su espada
renunci√≥ a su fe, neg√≥ a su Se√Īor
reptó por el piso y puso su oído contra la pared
de una forma u otra iba a terminar con todo.

Se inclinó, cortó el cable eléctrico
se quedó mirando las llamas y resopló en el fuego
miró a través de la oscuridad y alcanzó a ver a los dos
era difícil saber con certeza quién era quién.
Se deslizó bajo una cadena de oro
de tan nervioso le temblaban las venas
sus nudillos sangraban, absorbió el aire
pasó sus dedos por su cabello graso.

En tanto ella y el otro se miraron y chocaron sus copas
una sola unidad inseparablemente unida
Ella: "tengo el extra√Īo presentimiento de que hay un hombre cerca".
El "no te preocupes por √©l, no podr√≠a da√Īar ni a una mosca".
Desde detrás de la cortina el Jefe cruzó la sala
movió sus pies y cerró la puerta
las sombras ocultaban las líneas en su cara
con toda la nobleza de una raza antigua.

Ella se dio la vuelta y se sobresaltó con sorpresa
con un odio que podría llegar hasta los cielos
"Eres un tonto imprudente, lo puedo ver en tus ojos
Venir hasta aquí no fue de ninguna manera sensato" -ella-
"Lev√°ntate, p√°rate, muchacha de labios codiciosos
Y c√ļbrete la cara o sufrir√°s las consecuencias
estás haciendo que mi corazón se enferme
ponte la ropa ya mismo" -él-.

"Chico tonto, me crees una santa
no quiero escuchar m√°s tus palabras de queja
no me has dado nada m√°s que las mentiras m√°s dulces
ahora c√°llate y alimenta tus ojos".

"Te he dado las estrellas y los planetas también
¿De qu√© sirven estas cosas para ti?
Inclina el corazón, si no la rodilla
o no volver√°s a ver este mundo nunca m√°s".
"Oh, por favor, no dejes que tu corazón se vuelva frío
quiero a este hombre m√°s que al oro".
"Oh, mi querida, debes estar ciega
es un mono cobarde con una mente sin valor".

Ella: "Ya te has metido demasiado conmigo
Ahora soy yo la que determinará cómo serán las cosas".
"Trata de escapar - el insultó y maldijo-
vas a tener pasar sobre mí primero
no dejes que tu pasión te domine
¿crees que mi coraz√≥n es el coraz√≥n de un tonto?
Y, usted, se√Īor, no puede negar
que hizo un mono de mí, por qué y para qué".

Y Henry Lee dijo: "Suficiente de esta charla insultante
el diablo lo puede llevar, yo me encargaré de eso
míreme bien o hágase a un lado
o desear√° no haber salido nunca de la cuna".
El arma explotó y el disparo sonó claro
la primera bala le rozó la oreja
la segunda bala fue derecho a él
y se dobló por el medio como un alfiler torcido.

Se arrastró hasta la esquina y bajó la cabeza
se agarró de la silla y se agarró de la cama
se necesitaría más que aguja e hilo
sangrando por la boca, casi muerto.
"¡Mataste a mi marido, desalmado!"
"¿Qu√© marido?, ¡Marido! ¿qu√© diablos quieres decir?
era un camorrero, un hombre de pecado
lo liquidé y lo tiré al viento."

Esto dijo ella con respiración rabiosa
"Tu tambi√©n conocer√°s al Se√Īor de la Muerte
yo fui quien dio vida a tu alma".
Levant√≥ su t√ļnica y sac√≥ un cuchillo.
La cara de él estaba dura y cubierta de sudor
le dolían los brazos y sus manos estaban mojadas
"Eres una mujer asesina y una esposa sangrienta
si no te importa, tomaré ese cuchillo".

"Somos de la misma clase, nuestra sangre hierve
pero no somos similares en cuerpo o pensamiento
todos los maridos son hombres de bien, como lo saben todas las esposas".
Entonces ella le perforó el corazón y la sangre brotó.
Sus rodillas se aflojaron y él alcanzó la puerta
su destino estaba sellado, se deslizó hasta el suelo
y le susurró al oído: "todo esto es culpa tuya,
mis días de combate han llegado a su fin".

Ella le tocó los labios y lo besó en la mejilla
él trató de hablar, pero su respiración era débil
"Tu mueres por mí y yo voy a morir por ti".
Puso la hoja del cuchillo en su corazón y se lo atravesó.

Los tres amantes juntos en una pila
arrojados a la tumba a dormir para siempre
las antorchas funerarias ardieron
a través de las ciudades y los pueblos
toda la noche y todo el día.

Tin Angel by Bob Dylan on Grooveshark

En una entrevista que Dylan concedi√≥ recientemente a la Rolling Stone parece jugar a ser el personaje de una pel√≠cula de David Lynch. El hombre sobre el que nunca sabremos qu√© estaba pensando pierde la paciencia tras unas preguntas previsibles acerca de los a√Īos 60 y cambia dr√°sticamente el eje de la conversaci√≥n. Saca un libro firmado a d√ļo por un tal Keith Zimmerman y un tal Kent Zimmerman en el que se cuenta la historia del un motoquero llamado Bobby Zimmerman, que muri√≥ en un accidente en 1964 (o 1961), dos a√Īos antes de su propio accidente de moto. A partir de ah√≠, deja sentado que √©l se transfigur√≥. ¿Bobby Zimmerman muri√≥? ¿Bob Dylan vive? El cronista trata infructuosamente de entender si Dylan cree haberse transfigurado en un sentido metaf√≥rico o en un sentido metaf√≠sico. O en alg√ļn otro sentido m√°s o menos literal. O acaso Dylan est√° chapita. O, aburrido de la entrevista, lo est√° gastando.

En vano.

Cuanto más precisiones pida el periodista, menos va a entenderse. Como en una película de David Lynch.

Como suele hacer Bob Dylan.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Infancia clandestina / Papirosen


por Oscar Cuervo

Borrador para una nota que será desarrollada en la próxima edición en papel de La otra:

Hay tiempos en los que la historia enloquece, en cuyo vendaval las personas singulares pugnan por mantener la cordura.

1979 fue un a√Īo de esos.

En ese momento millones de argentinos simulaban ser una sociedad normal, a pesar de que el piso estaba alfombrado de c√°d√°veres que todos trataban de esquivar. Una pel√≠cula argentina ahora en cartel sit√ļa su centro secreto en ese preciso momento. Papirosen, de Gast√≥n Solnicki. El abuelo de Gast√≥n, que hab√≠a huido de los nazis para encontrar la paz y la prosperidad en esta tierra, se "volv√≠a loco" y se mataba en la ba√Īadera. Mentira. Esa es la versi√≥n que a todos conven√≠a, porque estaban entregados a una celebraci√≥n del consumo y no quer√≠an ver lo que el hombre ve√≠a. El cine a veces sirve para reponer las cosas en su lugar y Gast√≥n, desde el presente, restituye esa experiencia fracturada del 79: para ver qu√© hay debajo de tanto shopping.

A√Īo de locos el 79: la Contraofensiva quiz√°s sea la estaci√≥n terminal del extrav√≠o pol√≠tico de Montoneros, un extrav√≠o que hab√≠a empezado mucho antes. La derrota militar y pol√≠tica era irreversible pero a alg√ļn "genio" estrat√©gico de la conducci√≥n montonera en el exterior se le ocurre que es momento de emprender un contraataque para derrocar a Videla, y que las masas populares se plegar√≠an jubilosas a la insurrecci√≥n. Los encargados de ponerle el cuerpo a este plan delirante eran unos cuantos militantes que hab√≠an podido escapar poco antes de los milicos, saliendo del pa√≠s. Y ahora ten√≠an que volver.

Infancia Clandestina, de Benjam√≠n Avila, otra pel√≠cula argentina en cartel, coloca su centro expl√≠cito en esos a√Īos. La materia con la que est√° amasada esta ficci√≥n es la propia experiencia de Benjam√≠n, quien en 1979 era un chico y formaba parte de una familia de Montoneros, involucrados en la contraofensiva. Se trata de zonas de la experiencia colectiva de alt√≠sima turbulencia, cuidadosamente esquivadas en las d√©cadas posteriores.

Temor y temblor: mientras Papirosen es crudamente documental y tenemos ante los ojos los temblores mismos de la vida cotidiana de los Solnicki Najdorf, Infancia clandestina elabora la terrible experiencia de Benjam√≠n recurriendo a la mediaci√≥n ficcional; las cosas no fueron exactamente as√≠, pero Avila elige estilizarlas para hacerlas expresar una verdad omitida: el punto de vista de un ni√Īo preadolescente, con una conciencia pol√≠tica inusual (incluso para muchos adultos), poniendo su cuerpo real en una identidad ficticia: √©l se llama Juan, pero el nom de guerre con el que debe insertarse junto con su familia guerrillera en un barrio y en una escuela, simulando una vida distinta a la que ha tenido, es el de Ernesto. Ficci√≥n de la ficci√≥n. Incluso en los momentos en que la historia se vuelve m√°s violenta la imagen cinematogr√°fica real es sustituida por una imagen alucinatoria. Lo notable es que entre la sociedad demente y las personas que quieren mantener la cordura, se ubica la familia, esta instituci√≥n milenaria que parece inconmovible y sin embargo cruje. Infancia clandestina contiene una escena extraordinaria en la que dos mujeres -la madre (Natalia Oreiro) y la abuela (Cristina Banegas) de Juan/Ernesto- dirimen una disputa por el cuidado de los chicos, en t√©rminos igualmente amorosos, aunque politicamente desencontrados. El valor de la mirada del cineasta hace que los dos puntos de vista puedan comprenderse en lo que cada uno de ellos ofrece y en lo que sustrae.

Estas ideas deben ser desarrolladas. No digo por ahora m√°s que esto: Infancia clandestina es una gran pel√≠cula de vocaci√≥n popular y factura industrial, con un elenco perfecto, en el cual se destaca el pibe que hace de Juan, Teo Guti√©rrez Moreno, con una actuaci√≥n tan conmovedora como la de Cristina Banegas.  Avila maneja los resortes del cine popular como muy pocos en la Argentina. Esperamos mucho de √©l.

Finalmente: ver Papirosen e Infancia clandestina una con otra, una a contraluz de la otra (como se miran dos radiografías superpuestas), con la clave de 1979, ayuda a restituir esa parte de la experiencia argentina tantas veces negada.

jueves, 27 de septiembre de 2012

El cielo elegido



Una conversación entre críticos especializados, a la salida de una privada de El cielo elegido, la película de Víctor González recientemente estrenada:

Guillermo: Me pregunto qué hace un actor cuando se da cuenta de que la película en la que está trabajando es una garompa importante....
Leonardo: Aparte, en general no se dan cuenta de nada.
Guillermo: Tal cual, mi impresión es que la mayoría no se da cuenta....
Esteban: En realidad es muy difícil darse cuenta, salvo en casos extremos, que sea muy buena o muy mala; el resto, no sabés.
Leonardo: Eso es verdad. De lo que se pueden avivar es que los diálogos del guión son malos.
Gustavo: ¿No te das cuenta solo con leer el gui√≥n? ¿Se puede hacer una buena peli con un mal guion?
Guillermo: No te das cuenta con un gui√≥n si la pel√≠cula va a quedar buena o no. Alg√ļn indicio, pero no demasiado...
Leonardo: Lo gracioso (o terrible) es que las películas obtienen financiación o no a partir del guión.

La pregunta de Guillermo viene a cuento porque el desempe√Īo de Juan Minij√≠n se mantiene digno, en medio de una pel√≠cula que se va cayendo a pedazos a medida que los minutos pasan. Minuj√≠n le pone garra, aunque a veces se vea obligado a cambiar de registro, para suavizar los ripios de un gui√≥n que se bandea entre la comedia teol√≥gica, el costumbrismo sentencioso y el melodrama solemne. Osvaldo Bonnet defiende sus parlamentos a puro carisma, mientras Osmar Nu√Īez hace lo que puede para defender a un personaje que luce la consistencia de un flan a medio cocer. ¿Se podr√≠an haber dado cuenta estos tres dignos actores que ese gui√≥n era infumable? No soy actor y nunca tuve que tomar una decisi√≥n de ese tipo, por lo tanto no s√© qu√© factores entran en juego cuando un actor acepta filmar una pel√≠cula. Pero el gui√≥n que se puede leer a trav√©s del resultado de la pel√≠cula de V√≠ctor Gonz√°lez es infumable. Una apuesta a la alegor√≠a de trazo grueso para "representar" la lucha entre la Opresi√≥n y la Libertad (las may√ļsculas son atribuibles a la pretensi√≥n del autor). 

El cielo elegido es una pel√≠cula de curas habladores: ellos explican sus conflictos existenciales, institucionales y teologales hasta tocar el l√≠mite del f√°rrago, como si no tuvieran vida fuera de esas conversaciones. Las ideas que exponen carecen de inter√©s pero no de arrogancia: "supongamos que estas son coordenadas cartesianas -dice uno de los curas-, dos ejes: uno regido por la acci√≥n y el otro por la omisi√≥n..." No me pidan que cite de memoria porque no soy capaz, la apelaci√≥n a las coordenadas cartesianas es s√≥lo uno de los simbolismos a los que el gui√≥n apela, tambi√©n hay puertas, perros, trencitos el√©ctricos que simbolizan los sentimientos, la libertad, la realidad, Dios y muchas otras sorpresas. 

Si pienso en el director, su caso es m√°s tortuoso que el de los actores: porque un director debe darse cuenta de que un gui√≥n es infilmable. El trabajo de V√≠ctor Gonz√°lez es arduo: mantiene cierta elegancia visual (que habr√≠a que atribuirle en gran parte a la delicada iluminaci√≥n de Rodrigo Pulpeiro, un loable esfuerzo al servicio de la nada); incluso hay elegancia en la tonalidad apagada de las actuaciones, salvo alg√ļn descarrilamiento en momentos de alta intensidad, en los que todo se va al carajo y no hay nadie, de absolutamente ning√ļn rubro del crew, que pueda evitarlo.

Yo creo que V√≠ctor Pintos podr√≠a llegar a hacer buen cine: un par de momentos en los 123 minutos de El cielo elegido nos permiten vislumbrar lo que ser√≠a su c√°mara si no estuviera sofocada por un gui√≥n tan... c√≥mo decirlo: imperioso. Ah√≠ est√°n el plano final de las huellas de los pies en el piso mojado o aquel otro en el que el paisaje se oscurece s√ļbitamente: son como peque√Īos respiros de un cineasta que parecer√≠a haber sido tomado de reh√©n y nos env√≠a una prueba de vida.

Juanito el cantor & la Nube m√°gica


Hace ya seis a√Īos, en septiembre de 2006, Juanito el Cantor presentaba su deslumbrante disco debut, 12 canciones de amor y 1 botella de vino, una de las grandes revelaciones de la primera d√©cada de este siglo.

Hoy Juanito se dispone a presentar su segundo CD, El sue√Īo de las ballenas.

Ser√° en La Oreja Negra, Uriarte 1271, Palermo.

En esta oportunidad ser√° el debut de una nueva formaci√≥n de su banda, la Nube m√°gica, con Checho Fl√° de invitado, y con ella la presentaci√≥n de muchas nuevas canciones. Se promete m√ļsica con relieve, bosque, agua, desierto y nubes. Tambi√©n selva y glaciares.

Mientras nos disponemos a conocer lo nuevo, volvamos a esta vieja joya del viejo repertorio de Juanito:

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Una clase medio canalla

La clase media seg√ļn Roberto Cossa


Clickear para ver m√°s grande.
Publicado originalmente ac√°.

Hay que defender el espacio p√ļblico contra la barbarie privatista de Macri

Un programa para bajar clickeando ac√°

El gobierno macrista tiene un proyecto para desalojar los talleres protegidos que funcionan en el Hospital Borda, as√≠ como tambi√©n desalojar los hospitales Borda, Moyano y Tobar Garc√≠a. Se propone edificar all√≠ un "Centro C√≠vico" que funcione como sede del Gobierno Porte√Īo (que ya tiene una linda sede en Plaza de Mayo). En realidad el Centro C√≠vico macrista ser√≠a una cabecera de playa para desarrollar negocios inmobiliarios en la zona sur de la ciudad.

Un grupo de trabajadores e internos del Borda est√°n resistiendo cotidianamente los intentos de desmantelamiento de los talleres protegidos como experiencias culturales, laborales y terap√©uticas. Denuncian que el vaciamiento que Macri proyecta forma parte de la retirada del estado del espacio p√ļblico y su entrega a intereses privados (igual que en las escuelas, el Programa Cultural en Barrios, los talleres en el CCSMart√≠n). ¿Por qu√©, dicen los trabajadores, en lugar de un "Centro C√≠vico" no se hace un  centro de terapia intensiva, del que la ciudad carece? ¿Por qu√© no aprovechar estos espacios para mejorar la salud p√ļblica? Mientras trabajadores e internos resisten d√≠a y noche, Macri env√≠a a la polic√≠a metropolitana a intimidarlos en incursiones sorpresivas nocturnas.

"Tallleres Protegidos" es un emprendimiento independiente de los Hospitales mencionados, pero por un convenio el Taller 19 funciona en el espacio del Borda desde 1984. All√≠ se practica la carpinter√≠a y los internos producen camas y muebles para los hospitales p√ļblicos.

En nuestro √ļltimo programa, conversamos con el Nono Frondizi, integrante de la Comisi√≥n que resiste la destrucci√≥n macrista: "Aparecen a las 5:30 de la madrugada con la 70 polic√≠as metropolitanos. Imaginate que entrar de esa manera en un hospital de salud mental no es muy terap√©utico que digamos. Ya hace m√°s de 50 d√≠as que estamos resistiendo. Los pacientes trabajan, restituyen sus v√≠nculos con la comunidad, es un proceso muy rico, muy interesante y adem√°s productivo. Y Macri quiere destruirlo.

Para descargar el audio del programa, en el que además hablamos de la película Infancia Clandestina y escuchamos canciones de Natalia Oreiro, Nick Cave, Johnny Cash y La Perla Irregular. El audio completo se puede bajar acá.

martes, 25 de septiembre de 2012

"Yegua: devolvenos el país". Firmado: FMI



WASHINGTON.- La titular del FMI, Christine Lagarde, admitió hoy la posibilidad de una "tarjeta roja" a la Argentina si no cumple con sus compromisos de informar datos contrastables sobre la inflación. "Argentina es buena en el futbol y seguramente entiende de que se trata", dijo "Lagarde. Es la primera vez que la directiva se expresa en esos términos sobre nuestro país.

"Ten√≠amos que escoger entre la tarjeta amarilla y la tarjeta roja", a√Īadi√≥. "Escogimos la tarjeta amarilla, y dimos tres meses m√°s antes de la declaraci√≥n de censura. Si no hay progresos, sacaremos la tarjeta roja". "La calidad y la integridad de los datos es fundamental para nosotros. Por eso, estoy determinada a tener los datos correctos, si tenemos fallos, tratamos de solucionarlos", agreg√≥ ante las preguntas de los periodistas. (Leer completo ac√°)

Un forastero que camina

Un programa para bajar clickeando ac√°





The Wayfaring Stranger es una vieja canci√≥n spiritual del siglo 19, que tuvo numerosas y notables versiones, como las que ac√° linkeamos. Una de estas versiones se escuch√≥ el domingo en La otra.-radio. ¿Cu√°l?

Yo soy un pobre forastero que camina
viajando a través de este mundo de dolor
sin embargo, no hay enfermedad, fatiga o peligro
en aquel mundo luminoso al que me dirijo
voy a ir a ver a mi padre
yo sólo voy a Jordania
estoy volviendo a casa.

Sé que me asedian nubes oscuras
sé que mi camino es duro y escarpado
sin embargo, tengo ante mí los campos más hermosos
donde los redimidos de Dios aguardan en vigilia
voy a ir a ver a mi madre
ella me dijo que me estar√° esperando
yo sólo voy a Jordania
estoy volviendo a casa.





En La otra.-radio escuchamos además canciones de Discépolo, Tret Reznor, Josh Haden y Nick Cave.

El audio completo del programa se puede descargar clickeando ac√°.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Clarín dice: "Esto es lo que dicen la Ley y Justicia". Y miente una vez más.


 Despu√©s de que el gobierno pusiera en el aire este spot:



El Grupo Clarín respondió con este:



Clarín pretende ponerse por encima de la ley, se le antoja ser un poder de facto y fuera del sistema jurídico. Curiosamente, quiere hacer creer que si el Grupo tuviera que cumplir la ley, eso sería el fin del estado de derecho. Le quedaron, evidentemente, los modales de la corporación dictatorial que integró durante varias décadas. Ahora ya no tiene a los militares de su lado. El gobierno legal y legítimo que el pueblo argentino eligió no cede a su chantaje mafioso. Y solo cuenta con el poder de movilizar a unas hordas de derechistas guturales, a los que instruye para que no hablen:



Cacerofachos conducidos por un mercenario: que puede decir con soltura e hipocresía una cosa o todo lo contrario:


Pero Clar√≠n y Lanata le mienten descaradamente a su p√ļblico. Evidentemente los desde√Īan y los consideran incapaces de pensar. En el blog de Gustavo Arballo, Saber leyes no es saber derecho, hay una detallada explicaci√≥n de que la Corte Suprema da por terminado el plazo de adaptaci√≥n a la nueva ley de medios el 7 de diciembre y que a partir de ah√≠, al Grupo le quedan unos pocos d√≠as para adecuarse. Clar√≠n miente una vez m√°s: lo que dice en sus spots no es lo que dicen la Ley y la Justicia, sino lo que Clar√≠n pretende. El post completo de Arballo se puede leer ac√°.


DOMINGO, SEPTIEMBRE 23, 2012


7D12 y el "con todos sus efectos"



...surgen dos fechas ciertas, que expongo en orden cronol√≥gico ascendente,

>> Fecha 1 • 28 de diciembre de 2011fecha en que da por vencido el plazo anual del 161. La falta de comentarios y salvedades, mas el inequ√≠vo atributivo "su plazo para adecuarse" que refiere, ejem, a la actora,  implica que la Corte entiende que el plazo sigui√≥ corriendo, incluso para Clar√≠n. Este mismo fallo dec√≠a categ√≥ricamente antes, en el considerando 7¬ļ, esto:

A los fines de brindar seguridad juridica a las partes de modo compatible con el inter√©s general, debe precisarse que: 1°) el plazo de un a√Īo previsto en el art. 161 de la ley 26.522 ha vencido en fecha 28 de diciembre de 2011; 2°) que dicho vencimiento no se aplica a la actora en virtud de la medida cautelar dictada en el presente caso.
Ergo: lo que (en el "por ahora" cautelar) no se aplica a la actora es el efecto que resulta delvencimiento, pero el plazo en sí está vencido.


>> Fecha 2  7 de diciembre de 2012, fecha en que termina la cautelar (era "sine die", sin final pautado, y la Corte la limit√≥ a 36 meses, que se cumplen ese d√≠a).

Es la “fecha indicada” a partir de la cual -si no hay ampliaci√≥n de cautelar o sentencia de fondo- el art√≠culo 161 es -glosando a la Corte- “plenamente aplicable a la actora con todos sus efectos”. Detalle: en esta nota sobre el tema que firmaba Fabi√°n Rodr√≠guez Sim√≥n en La Naci√≥n la cita aparece truncada y no se incluye la muy significativa parte que aqu√≠ subrayamos.


"Con todos sus efectos"

 Debe interpretarse que cuando la Corte dijo "con todos sus efectos" quiso decir algo, aclarar y despejar dudas. En condiciones normales, uno no aclara que algo rige "con todos sus efectos", salvo que sospeche  que alguien pueda pensar que no es as√≠, y entonces quiere dejar en claro que no hay condicionalidades ni recortes a la operatividad del art√≠culo. Parece ser lo que hizo la Corte con su doble insistencia categ√≥rica ("plenamente aplicable" m√°s  "con todos sus efectos").

 El texto del art√≠culo 161 (aplicable a la actora, recordemos, en “todos sus efectos”) incluye la siguiente acotaci√≥n en el final del primer p√°rrafo: “Vencido dicho plazo ser√°n aplicables las medidas que al incumplimiento —en cada caso— correspondiesen”. Se trata -lo subrayado- del plazo que la Corte dijo que ya est√° vencido desde 2011.

  De hecho, si as√≠ fuera no tendr√≠a sentido que la Corte se haya preocupado en traer a colaci√≥n en la parte resolutiva esa fecha 1 del 28 de diciembre de 2011, que ninguna relevancia tendr√≠a para la actora si supusi√©ramos que el plazo reci√©n le empieza a correr el 7D12.

 Consecuentemente, de la lectura del fallo resulta err√≥neo atribuirle que ello implica que -como alega Clar√≠n- el 7D empieza a correr el plazo de un a√Īo. En la sentencia la Corte ya nos dijo tres veces que el plazo estaba vencido para Clar√≠n. (Nota t√©cnica: esto no ser√≠a as√≠ bajo la idea de que la suspensi√≥n cautelar de la aplicaci√≥n  suspend√≠a tambi√©n el c√≥mputo del plazo para Clar√≠n. Podemos debatir si debe o no ser as√≠. Podr√° decirse que era un efecto impl√≠cito, que iba de suyo con la cautelar, y podr√° decirse tambi√©n que nunca nadie dijo que la cautelar suspendieraadem√°s ese plazo y por ende los efectos de las cautelares, como excepcionales que son, deben ser interpretados restrictivamente). En todo caso el criterio de la Corte es claro: la cautelar inmuniza(r√≠a) s√≥lo contra la eventual consecuencia jur√≠dica (la bendita "aplicaci√≥n") pero no detuvo nunca el transcurso del tiempo.


¿Y qu√© pasa el 7D?

En el partido de los spots (embebidos al final) ac√° viene el gol del honor para Clar√≠n. Con la ley en la mano, el 7D no deber√≠a pasar nada que se vea en pantalla. 


Veamos.

El 7D la AFSCA estar√° ya en condiciones de aplicar a Grupo Clar√≠n el procedimiento de constataci√≥n de oficio reglamentado en su Resoluci√≥n 297/2010, cap√≠tulo II. Pero no hay roja directa. All√≠, su punto 1 s√≥lo lo habilita a  intimar al titular incurso en incumplimiento  por acumulaci√≥n de licencias -Clar√≠n claramente lo estar√≠a, sin cautelar que lo cubra- para que en 30 d√≠as presente un plan de adecuaci√≥n. Son d√≠as que -para mi- deben contarse como dice la ley 19.549, d√≠as h√°biles administrativos (estar√≠amos hablando de algo as√≠ como el 22 de Enero de 2013 como m√≠nimo). Su punto 2 dice que (s√≥lo) la falta de presentaci√≥n de la propuesta, "habilitar√° en forma autom√°tica a dictar el acto administrativo a trav√©s del cual se declare el incumplimiento".

Clarín podría en el interin (del 7D en adelante) plantear entonces una aclaratoria basándose en su teoría de que la Corte dijo otra cosa (no prosperará). O plantear una nueva cautelar (no prosperará porque la Corte no se va a mover de los 36 meses). O poner sobre la mesa un plan de adecuación muy generico, al solo efecto de no ser sancionado por la no presentación, aclarando que supedita su ejecución a lo que resulte del juicio donde demanda la inconstitucionalidad de algunos artículos de la ley.

O hacer alguna otra cosa. No es sensato explorar todas las vicisitudes procesales posibles, cosa que compete a abogados del Grupo y a abogados del AFSCA. Mi sensaci√≥n de fondo sobre el conflicto es que Clar√≠n no va a ganar el juicio por la inconstitucionalidad de la ley (la sentencia de la Corte dio varias se√Īales en este sentido) y que probablemente antes de que haya algo firme sobre eso el tema virar√° a una vertiente de litigaci√≥n adaptativa que implicar√≠a una suerte de adecuaci√≥n "blue" con separaci√≥n departamental del Grupo.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Instruyen a los cacerofachos para que no muestren lo que piensan


El pensamiento vivo de los caceroleros es tan horriblemente fascista que no solo les resulta difícil encontrar un dirigente político que pueda representar sus posiciones de manera abierta y expresa. Las cámaras de los canales de derecha no pueden acercarles un micrófono. Ahora, en el colmo de su impotencia política, los instruyen para que NO HABLEN CON LA PRENSA, CON NADIE. Y que no canten las consignas que los cacerofachos se mueren por cantar, llenas de odio, de deseos de muerte y de mezquindad.

¿As√≠ pensar√°n llegar a formular una alternativa? ¿O los cacerofachos solo existen para ser usados como extras mudos por las pantallas de TN?

"No nos mueve el odio", les explican... jeje.

Locos por el Borda

Hoy a la medianoche en FM La Tribu


por Willy Villalobos

La tensi√≥n entre los que quieren un estado d√©bil y los que pretenden fortalecerlo atraviesa toda nuestra geograf√≠a. La mayor√≠a esta de acuerdo con las reestatizaciones, YPF por ejemplo, y en la Ciudad de Buenos Aires parece que sucede todo lo contrario. Desde que el PRO gobierna, la mayor√≠a de sus pol√≠ticas recuerdan al menemismo, parecen una continuidad de aquellas √©pocas en la que las f√°bricas cerraban y los bolsillos de los grandes empresarios, la familia Macri es un buen ejemplo, se llenaban de guita. La idea que quieren imponer es que en esta ciudad deciden los que la tienen m√°s larga y, por ahora, a la mayor√≠a de los porte√Īos los seduce franelear con los bien dotados.

Esta semana estuvimos en el Borda, donde el enfrentamiento entre los trabajadores y los seguidores del millonario procesado por espiar a propios y ajenos cada vez es mas intensa. El motivo es que Macri quiere quedarse con los terrenos de ese hist√≥rico hospital, m√°s el Moyano y el Tobar Garc√≠a, donde presuntamente construir√≠a la sede de su gobierno. Para que nos quede m√°s claro es interesante leer la nota que escribiera el 28 de agosto Berto Gonz√°lez Montaner, editor jefe de Arquitectura del diario Clar√≠n, donde dice: "Tal como se ha anunciado, la futura sede gubernamental es la punta de un iceberg del Parque C√≠vico Central, una pieza clave para equilibrar el postergado sur porte√Īo. Se trata de la reurbanizaci√≥n de un √°rea eternamente descuidada que va desde la Av. Caseros a Australia y desde Ram√≥n Carrillo a Perdriel y que incluye los hospitales Tobar Garc√≠a, Borda y Moyano". M√°s clarinete imposible.

Por eso los PRO intentaron desalojar los talleres, la carpinter√≠a etc., donde los internos aprenden un oficio y laburan todos los d√≠as, y establecer ah√≠ la cabeza de playa del enorme proyecto inmobiliario que intentan imponer en toda la zona sur. Pero todo no resulta tan f√°cil como en los 90 para este hijo del poder econ√≥mico m√°s concentrado. Del otro lado, de la vereda de enfrente, est√°n los trabajadores del hospital que han ocupado esos talleres con el apoyo de todos los partidos opositores, y resisten dentro del taller 19, a pesar de los aprietes de la polic√≠a metropolitana. Los laburantes tienen planes que pretenden mejorar la calidad del servicio de salud en esa zona postergada y exigen que los proyectos a desarrollar tengan como meta la inversi√≥n social y no los negocios inmobiliarios. Para entender un poco m√°s sobre el asunto y para saber c√≥mo estan y qu√© necesitan los que hace 40 d√≠as est√°n haciendo el aguante hablamos con Ernesto Balbiano y Marcelo "Nono" Frondizi, quienes conducen la Comisi√≥n que resiste el vaciamiento que pretende Macri. 

Esta noche en La otra.-radio, FM La Tribu 88.7 online, todo el informe y m√°s.

viernes, 21 de septiembre de 2012

Antes había que hurgar en archivos para demostrar que Clarín y La Nación eran cómplices de la ultraderecha. Ahora alcanza con leer el diario de hoy.


Y hablando de ultraderecha, desde que Gabriel Levinas es empleado de Lanata, se empe√Īa en cubrirle las espaldas a la derecha racista porte√Īa: que en la marcha no dijeron "¡El que no salta es un negro K!", sino "¡El que no salta es K!", mentira est√ļpida que primero dijo el Rabino Bergman. Es conmovedor el esfuerzo que hace para maquillar a los fachos. "El que no salta es K" no tiene las s√≠labas necesarias para hacer el cantito. Levinas quiere sacar el "negro" del cantito de los caceroleros fachos, pero le queda un verso trunco. La m√©trica a la banquina, la ideolog√≠a a la derecha y la verdad al carajo, pobre Levinas. Qu√© pena que est√© rifando su trayectoria de anti-racista tratando de encubrir a estos racistas. ¿Formar√° parte del contrato de Levinas con Lanata el hacerle este favor a la derecha racista? ¿Por guita solamente se volver√≠a un encubridor de racistas? ¿O por ceguera ideol√≥gica nom√°s?


Hitler, nosotros


por Oscar Cuervo

Hoy en la ciudad de Buenos Aires (ciudad de mierda) tenemos una oportunidad inusual: la de empezar a ver (o volver a ver) una de esas pel√≠culas que expandieron el concepto de lo que se entend√≠a por cine hasta el momento en que aparecieron. Uno dice "cine" y, sin pensarlo demasiado, maneja una noci√≥n sostenida en la costumbre: narraci√≥n, actores, tema, una cierta duraci√≥n (de una hora y media a dos horas y media), una dosis calculada de repeticiones y variaciones para no abrumar ni aburrir ni desconcertar. Y un prop√≥sito discreto, m√°s o menos cercanamente regido por la funci√≥n de entretenimiento (uno no dir√≠a que la Fenomenolog√≠a del Esp√≠ritu es aburrida, pero est√° bastante permitido desde√Īar una pel√≠cula diciendo que es aburrida o elogiarla diciendo que es divertida).

A trav√©s de sus casi 120 a√Īos el cine se permiti√≥ solo en contadas (y agradecidas) ocasiones cuestionar esta noci√≥n naturalizada. Para que fueran posibles estas pel√≠culas -para que el cine fuera una experiencia m√°s aventurera y m√°s incierta- hubo cineastas que en alg√ļn momento fueron presas de desmesura, osad√≠a, arrogancia inclusive para declarar que el cine no estaba todav√≠a perfectamente inventado, que a√ļn le faltaba algo. Sunrise de Murnau, Freaks de Tod Browning, Citizen Kane de Welles, Un condenado a muerte se escapa de Bresson, Sal√≥ de Pasolini, Histoire(s) du cinema de Godard, Spiritual Voices de Sokurov, S√°t√°ntang√≥ de Tarr, Ruta 181 de Sivan o Autohystoria de Raya Martin son obras de una voluntad de exceso -de diversas formas de exceso-, yendo m√°s lejos de lo que hasta ese momento otros se hab√≠an permitido.

Hitler, ein Film aus Deutschland, (una pel√≠cula desde Alemania) de Hans J√ľrgen Syberberg es una de esas. 437 minutos divididos en cuatro partes, ruinas monumentales, cuentos de duendes, mon√≥logos exhaustivos, marionetas, artificio expl√≠cito, tratado de filosof√≠a, farsa, pesadilla, m√ļsica de Wagner, Mahler, Beethoven, Mozart, Haydn, af√°n pol√©mico. Cine pol√≠tico en gran forma, pol√≠tica de la forma, voluntad de estilo y decisionismo. Lo inusual del Hitler de Syberberg no pasa por Hitler, ese objeto tan transitado por el cine desde el fin de la segunda guerra, objeto que en Occidente se transform√≥ en √≠cono del mal que nos exime de pensar el mal en nosotros, nuestra banalidad a la hora de poner el mal en im√°genes.  Syberberg derriba los √≠conos erigidos y propone formas de darse su propio objeto, que es, a trav√©s de Hitler, Occidente, la historia, nosotros. Una pel√≠cula que conviene revisar en cada d√©cada para ver en qu√© andamos, todav√≠a.

Hoy la dan.

A las 20,30 hs., primera parte: El Grial, (96 min.). Intervalo de 15 min. Y despu√©s, la segunda parte: Un sue√Īo alem√°n, (102 min.).

Y el viernes 28 de septiembre a las 20,30 hs., tercera y cuarta partes: El fin de un cuento de invierno (97 min.) y Nosotros, hijos del Averno, evocamos la época del Grial, (105 min.).

Presentación y comentarios teóricos: Ricardo Parodi. Bono contribución $25.-. En Bonpland 1684, Timbre 1 (Casi esquina Honduras, Palermo). Tel.: 4773- 7820 / 15 6 705 9884 / E-mail: centrodeteoriaimagen02@gmail.com

Una r√°faga de los a√Īos 90, como un rapto arqueol√≥gico: en 1999, hace 13 a√Īos, tuvimos nuestro momento "Hitler de Syberberg" en la recordada (poco) revista PARTE DE GUERRA. Muy noventista todo, pero a punto de terminar. Ac√° dejo los fasc√≠miles de aquellas p√°ginas en las que entrevistamos al mismo Ricardo Parodi que hoy presenta la pel√≠cula y tratamos de trasmitir nuestro entusiasmo: