miércoles, 30 de noviembre de 2011

Pulpa ficción


Un hombre joven, integrante de la milicia isl√°mica Bassidji, sostiene un cartel con John Travolta y Samuel Jackson en una escena de la pel√≠cula Pulp Fiction, despu√©s del saqueo a la embajada del Reino Unido en Teher√°n, durante una manifestaci√≥n anti-brit√°nica en el d√≠a de ayer. Las relaciones entre los dos pa√≠ses se deterioraron m√°s en las √ļltimas semanas, a causa de que el tesoro de Gran Breta√Īa impuso sanciones a los bancos iran√≠es, acus√°ndolos de apoyar el programa nuclear de Ir√°n. 

El cineasta David Dusa posteó la foto en facebook y se pregunta: "Decidan qué es más divertido: que hubiera un cartel de la película de Tarantino en la embajada o que la milicia islamista lo haya robado".

A descolonizar

Primera Muestra de Cine: Buenos Aires Indígena (BAIN)



por Martha Silva

Esta muestra se realizó los días 21, 22 y 23 de noviembre en varias salas del Centro Cultural de la Cooperación. Se presentaron algunos documentales valiosos que buscan difundir y rescatar la cultura de los pueblos originarios. Unos de los más interesantes fue Octubre Pilagá, relatos sobre el silencio. Cuenta que en 1947, en un paraje de Formosa llamado La Bomba, cientos de personas pertenecientes al pueblo Pilagá fueron asesinadas por fuerzas de seguridad del estado, durante el primer gobierno de Perón. La masacre está narrada por loss sobrevivientes, Su realizadora es la conocida Valeria Mapelman, autora junto con Phillips Cox, de Mbya, tierra en rojo (2005) *.

Presentada por Per√ļ, pudo verse Buscando el Azul (2003) dirigida por Fernando Valdivia G√≥mez, del g√©nero documental/ Ficci√≥n. El protagonista es V√≠ctor Churay, un joven ind√≠gena que se dedicaba a pintar la historia y cosmovisi√≥n de su pueblo. Para ello emple√≥ tintes naturales extra√≠dos del bosque, sin encontrar -pese a sus esfuerzos- el tinte color azul, que busca. Logra llegar a la Capital para confrontarse, pero la lucha le acarrea la muerte. Valdivia G√≥mez utiliza teleobjetivo para mostrar las flores y los animales. La factura cuidada y bella de esta pel√≠cula aporta un nivel po√©tico digno de destacarse.

El grito del Lanin (2010) es un documental mapuche de Neuqu√©n, Argentina, que narra el Gejupun, ceremonia relatada por el Pueblo Mapuche a los pies del volc√°n Lanin (pija√Ī mawiza).



Antilef, la ca√≠da del sol (2009): una experiencia chilena del g√©nero experimental, desaf√≠a nuestra concepci√≥n de realidad, belleza y l√≥gica.

No nos boten, queremos votar (2011). Se registra el voto de la colectividad boliviana en Argentina, que en su mayor√≠a es quechua y aymar√°. Reflejan los cambios sociales de su pa√≠s.

Pieles rojas, acci√≥n de gracias y guiso de perro, de Drew Hayden Taylor (Canad√°, 2000). Retrata a un grupo de abor√≠genes canadienses que act√ļan en la radio y otros medios de difusi√≥n. Tienen un tono de piel muy p√°lido.

Hubo muchas otras películas. Cada día culminó con foros debate, mesas que analizaban esta corriente cinematográfica como herramienta política y cultural.

Fue interesante el relato del actor Yulquila Ontiveros, que personific√≥ a un jefe indio en la pel√≠cula de Roland Joff√© La misi√≥n (1985). Record√≥ con humor la discriminaci√≥n que sufri√≥ su grupo durante la filmaci√≥n, cuando le daban comida de calidad inferior que a la que se les daba a los dem√°s actores.

El √ļltimo foro trat√≥ el tema “Qu√© im√°genes de los pueblos originarios se proyectan en la pantalla grande". Los panelistas fueron Franklin Guti√©rrez y Ra√ļl Tosso.

El BAIN a trav√©s de estos eventos se propuso descolonizar la pantalla grande -y la ciudad, seg√ļn declararon sus organizadores.


Mbya, tierra en rojo

Phillip Cox, fotógrafo escocés estuvo junto con la argentina Valeria Mapelman conviviendo un tiempo con los mbya, filmando esta película apasionante que retrata la vida cotidiana de esta comunidad y su relación con los blancos. Relaciones a veces de fascinación y otras, de desconfianza. El film fue presentado en el anterior BAIN.

En un a√Īo de convivencia con ellos, los retratados se casaron, se rompieron noviazgos nacieron hijos. La pel√≠cula muestra los ranchos de adobe, el tyrabajo, sus arraigadas creencias religiosas a trav√©s de las im√°genes, sin necesidad de cansadoras leyendas ni voces en off.

Hay vi√Īetas de tono humor√≠sticos. Los mbya son simp√°ticos, conversadores y cordiales. Su sistema de poder est√° encabezado por dos caciques con “una tarjeta de pl√°stico” (sic) que los acredita como tales. Les gusta ver cine y el film que prefieren es La misi√≥n de Roland Joffe, con Robert De Niro, donde aparece Yulquila Ontiveros.

Los mbya no se adaptan f√°cilmente al trabajo en las plantaciones, y muchas veces terminan viviendo como sus antepasados, de la caza y de la pesca. Esto hace que las autoridades del lugar murmuren: “nuestros indios son vagos”.

Lo m√°s curioso del film quiz√°s sea la visita de una delegaci√≥n a La Plata para reclamar sus derechos. Las autoridades, que no los esperaban, prometen firmemente la transferencia de la tierra, pero ellos concluyen que, como dijo un poeta, “a ellos les cuentan todos los cuentos”.

martes, 29 de noviembre de 2011

El Padrino


por Oscar Cuervo

Vi El Padrino en todos los formatos posibles: 35 mm, VHS, la miniserie reeditada para la televisi√≥n en los 90, DVD y ahora en digital. Pero, claro, el gusto de tener una copia hogare√Īa para hacer una revisi√≥n peri√≥dica nunca puede compararse con el acontecimiento que significa ir a verla a una sala llena, con la platea vibrando de emoci√≥n, acontecimiento en que pantalla y p√ļblico son un solo organismo viviente.

Ante todo, el arte del joven Coppola tiene su h√°bitat natural en la pantalla grande. Y esto es as√≠ por la maestr√≠a con la que elige los diversos tama√Īos de plano, desde el primer√≠simo primer plano hasta el gran plano general. La pantalla es ese tapiz enorme en el que el gesto tenso de Michael Corleone unos segundos antes de tener su bautismo de fuego puede contener tanta emoci√≥n como la inmensa iglesia oscura en la que se bautiza a su ahijado, o el jard√≠n imp√°vido en el que Don Vito encuentra una muerte pueril, jugando con su nietito. Hay una grandeza que cada escena va conquistando en la elecci√≥n precisa del tama√Īo del plano. Hicthcock dec√≠a que la clave del cine es elegir correctamente el tama√Īo de cada plano, porque nunca hay que desperdiciar un gran plano general para mostrar un paisaje, cuando de lo que siempre se trata es de llenar de emoci√≥n el rect√°ngulo inmenso de la pantalla. Es ah√≠ donde Coppola sabe combinar un laconismo de los momentos grandiosos con la intensidad de los peque√Īos gestos. Esto y no otra cosa es lo que hace que El Padrino solo pueda ser apreciada en su verdadera magnitud en la sala de cine.


Despu√©s est√°, claro que s√≠, el elenco formidable, irrepetible, un gui√≥n preciso como un reloj, la prodigiosa iluminaci√≥n de sombras densas que pone a Gordon Willis en la cumbre de la direcci√≥n fotogr√°fica, una de las mejores partituras jam√°s compuestas para el cine, con m√©ritos repartidos entre el gran Nino Rota y Carmine Coppola, y un dise√Īo de producci√≥n de Dean Tavoularis que dej√≥ establecido de una vez por todas lo que significa para una pel√≠cula el dise√Īo de producci√≥n.

Nombr√© a Hitchcock, cuya presencia es muy evidente en la terrible escena en el restaurante; pero no es esta la influencia m√°s evidente del joven Coppola. Creo que El padrino es por sobre todas las cosas una pel√≠cula viscontiana, emparentada en su estructura coral con La terra trema, Rocco y sus hermanos y La ca√≠da de los dioses m√°s que con ninguna otra pel√≠cula de mafia o g√°ngsters. Se trata de una familia en proceso de disgregaci√≥n y m√°s espec√≠ficamente, de la tragedia del traspaso de la autoridad paterna hacia el heredero. Coppola es viscontiano sin dejar de ser americano; por eso la otra influencia clave puede hallarse en John Cassavetes, de quien el director de El Padrino es un evidente disc√≠pulo. Esto puede rastrearse en el pulso con que se conduce el formidable elenco, en la escena de la propia muerte de Corleone, en la manera con que entran y salen del plano los ni√Īos de la familia y, m√°s que nada, en la pelea de Connie con su marido, filmada en un apabullante plano secuencia. (La presencia de John Marley en el papel del productor de cine despechado, apenas unos a√Īos despu√©s de Faces, es la peque√Īa huella cassavetiana que Coppola se permite introducir en su pel√≠cula).

Se habla de la actuaci√≥n de Brando. Bueno: en todo su desborde bufo Marlon est√° sencillamente genial. No son tantos los minutos que aparece en pantalla, pero en cada peque√Īo gesto suyo, tan payasesco como alejado del realismo, tenemos la sensaci√≥n de estar asistiendo a una especie de registro documental de un mito al borde de la obsolecencia. Por ello su tonalidad actoral es ajena a la del resto del elenco: es como si Vito Corleone se moviera en otra dimensi√≥n, como un residuo de los tiempos heroicos. Tan desmesuradamente grotesco como podr√≠a verse la imagen de un dios profanada por la c√°mara. Los que objetan la actuaci√≥n de Brando como el "pero" que se le podr√≠a poner a la pel√≠cula pierden de vista lo fundamental: El Padrino es inconcebible sin Brando, sin la megaloman√≠a que convierte cada aparici√≥n suya en una performance corrida de registro. Por eso, las pocas escenas que comparten Brando y Pacino son los p√¨cos emocionales de la pel√≠cula: la del hospital, cuando Michael protege a su padre malherido y la √ļltima conversaci√≥n donde repasan los detalles del Plan que perge√Īan entre ambos para el ajuste de cuentas del final. Esta conversaci√≥n es precisamente el coraz√≥n del film, la escena, conmovedora en su precariedad, del traspaso del mando: conmovedora porque hay un soplo sagrado que atraviesa a esos cuerpos demasiado fr√°giles, demasiado humanos para contener un acontecimiento de un orden que los excede. Por eso es perfectamente natural que las dos actuaciones est√©n jugadas en distintos registros, tanto como es emocionante verlos juntos en pantalla, dado que hay algo imposible en este traspaso. Pacino, Duvall, Cazale, James Caan, Diane Keaton, Richard Castellano, Sterling Hayden, Al Lettieri, Talia Shire, Richard Conte, Lenny Montana, Simonetta Stefanelli, Franco Citti, John Marley, todos est√°n perfectos, al llegar al momento de ser asociados para siempre con estos personajes inolvidables.


Ver El Padrino en 2011 es una experiencia que oscila entre la alegr√≠a y la melancol√≠a. La alegr√≠a de encontrar salas llenas y vibrantes, que coronan cada proyecci√≥n con un aplauso agradecido, ante una muestra de alta calidad. Y melancol√≠a por la misma raz√≥n: hoy se siguen filmando grandes pel√≠culas, pero El Padrino es una especie extinta, una obra de arte popular, de cuando el gran espect√°culo cinematogr√°fico a√ļn no hab√≠a sido estragado por Spielberg y Lucas. Verla hoy en las salas de estreno es como situarse durante tres horas en un tiempo hist√≥rico ambiguo e inapresable.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Dos amigos del demonio



Me fui de Reno, me rastreaban veinte sabuesos
no logré dormir esa noche
hasta que lleg√≥ la ma√Īana.
Lo resuelvo r√°pido pero me tomo mi tiempo
un amigo del demonio es amigo mío
si llego a casa antes del amanecer
quiz√° pueda dormir un poco esta noche.

Corrí al demonio, baby, me prestó veinte billetes
pasé la noche en Utah en una cueva sobre las colinas.
Lo resuelvo r√°pido pero me tomo mi tiempo
un amigo del demonio es amigo mío
si llego a casa antes del amanecer
quiz√° pueda dormir un poco esta noche.

Corrí al dique pero el demonio me atrapo ahí
tomó mis billetes de veinte dolares y se desvanecieron en el aire.
Lo resuelvo r√°pido pero me tomo mi tiempo
un amigo del demonio es amigo mío
si llego a casa antes del amanecer
quiz√° pueda dormir un poco esta noche.

Tengo dos razones por las que lloro cada noche
la primera se llama Dulce Ana María, ella es la alegría de mi corazón
la segunda es la prisión, baby, el sheriff me sigue los pasos
y si me atrapa, pasaré la vida en la carcel

Tengo una esposa en Chino, baby, y otra en Cherokee
la primera dice tener un hijo mío, pero no se parece a mí.
Lo resuelvo r√°pido pero me tomo mi tiempo
un amigo del demonio es amigo mío
si llego a casa antes del amanecer
quiz√° pueda dormir un poco esta noche.

Mi amigo Cosmo Jarvis (je) acaba de grabar una versión de un viejo y bonito tema de Grateful Dead. Friend of the devil tiene numerosas versiones. Por ejemplo esta de Dylan, tan maravilloso como siempre.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Te lo dije, Moyano


por Oscar Cuervo

Después de leer el intercambio que tuve el jueves pasado con Facundo Moyano a través de twitter, un par de amigos me comentaron que no les cayó muy bien lo que yo le escribí. Que estaba discutiendo con poco tino, que mis argumentos eran tontos, elementales, hasta gorilas. Que mis comentarios a F. M. fueron confrontativos sin necesidad.

Yo les respondí a mis amigos esto:

Creo que las cuatro frases que le envié a Facundo no son ni gorilas, ni confrontativas ni peleadoras. En cuatro frases le mandé lo que yo creo que es el límite político del proyecto moyanista, y esto dicho con tan buena leche como racionalidad:

1) La CGT (no Moyano) es una parte muy importante del movimiento peronista y por ende del proyecto kirchnerista que de ahí proviene.

2) Moyano es un dirigente muy importante, uno de los más poderosos de la Argentina, un factor de poder a tener en cuenta. En su historia hay gestos realmente valiosos. Moyano no es la CGT ni el sindicalismo, ni la columna vertebral del peronismo. Es un dirigente que ha hecho mucho por su gremio y también absorbió a otros gremios, que de alguna manera se vieron beneficiados al ser incluídos entre los camioneros.

3) Moyano se equivoca gravemente desde hace varios meses, cuando piensa que le puede marcar la cancha a Cristina. Si hasta hace poco hab√≠a alguna duda, despu√©s del 23/10 no hay ninguna: Cristina es la conductora pol√≠tica de este movimiento, se le puede discutir, se le puede reclamar, pero no se puede cuestionar su lugar de conductora sin salirse del movimiento. A Moyano le faltar√≠a tomar mucha sopa, es decir: darse un ba√Īo de votos populares como el que ungi√≥ a Cristina, para pretender desafiar su liderazgo. Cristina es falible, como es notorio, pero no me cabe ninguna duda de que hoy por hoy su liderazgo es condici√≥n imprescindible para el sostenimiento del proyecto. Moyano forma parte del movimiento, pero no puede, ni por las tapas, disputar el liderazgo. No puede hacerle reclamos a Cristina por los diarios (como dijo ella esta semana), ni puede pretender sobreponer su sector por sobre el conjunto del pueblo.

4) En la Argentina de hoy no se puede hablar de pueblo si no se incluye a los tercerizados, a los subocupados, a los trabajadores en negro y a los desocupados. Hist√≥ricamente la CGT no los viene incluyendo, no tiene ninguna pol√≠tica hacia esos sectores. Presionar por subir el m√≠nimo no imponible, cuando hay tantos trabajadores no encuadrados, es un desprop√≥sito que desmiente cualquier pretensi√≥n de pol√≠tica en favor del pueblo. La CGT de Moyano ha obstruido durante a√Īos el reconocimiento legal de la CTA y Kirchner, que ha sido aliado de las dos centrales, privilegi√≥ durante a√Īos a la CGT como aliado principal. Yo creo que es momento de que Cristina ponga a los dos sectores: los trabajadores informales y los formales, en pie de igualdad y que, por ende, en este momento, priorice la atenci√≥n que se le debe a los m√°s pobres, que no son los camioneros ni los sectores que piden que se les suba el m√≠nimo no imponible.

5) Si hubiera un proyecto de Partido Laborista en marcha, creo que est√° destinado al fracaso. Moyano tiene un proyecto pol√≠tico pensado desde el sindicalismo, un sector necesario pero no suficiente para dise√Īar el pa√≠s. Est√° claro que el dise√Īo de pa√≠s de Cristina trasciende la visi√≥n sindical. Moyano es un dirigente √ļtil para los sindicatos industriales, pero sus ansias de poder son peligrosas para el resto del pueblo. El Laborimso Moyanista no va andar, a menos que se piense como una l√≠nea interna del movimiento que conduce hoy Cristina. Si Moyano lo piensa como partido, tiene patas cortas.

Me puedo equivocar, pero así lo veo yo.

---
Hoy lo dice Verbitsky en P√°gina 12 con su habitual precisi√≥n quir√ļrigica, con muchas menos palabras que yo y m√°s claro, pero en el fondo, lo mismo:

"Ni la participaci√≥n en las ganancias ni el aumento del m√≠nimo no imponible del impuesto a las ganancias de la cuarta categor√≠a, por el que tambi√©n se ha batido Moyano, contribuir√≠an a reducir la heterogeneidad de las remuneraciones de los trabajadores. M√°s de un tercio a√ļn tiene empleos informales y entre los privados formales el tercio de mayores ingresos recibe casi dos tercios de la masa salarial, en tanto el tercio que menos gana accede apenas al 9,8 por ciento. Estas son diferencias objetivas de criterio: mientras el gobierno inyecta recursos en la base de la pir√°mide porque sabe que se vuelca al consumo y sostiene la demanda agregada, Moyano aboga por mayores ingresos para la c√ļspide, cuyos ingresos, de acuerdo con los estudios oficiales, en buena medida alimentan la compra de d√≥lares. Pero adem√°s, Moyano deber√≠a advertir que no est√° en condiciones de disputarle a Cristina la conducci√≥n del proceso pol√≠tico y social y, como tambi√©n dijo ella ante la UIA, dejar de mandarle mensajes por los diarios. Moyano se siente excluido y dice que Cristina no lo atiende. Lo que no hace es llamarla". (Nota completa ac√°).

Verdades verdaderas


por Martha Silva

Ante el estreno de esta digna pel√≠cula, tenemos presente haber cubierto, desde otros medios, temas relativos a lo sucedido durante la Dictadura Militar que siempre pueden iluminar el presente. Recuerdo: “Los testigos literarios del Proceso”, escritores como Humberto Costantini y Julio Cortazar que pudieron comentar con solvencia este terrible per√≠odo; films como Montoneros, una historia de Andr√©s Di Tella, Bot√≠n de Guerra de David Blaustein -primera referencia cinematogr√°fica a las Abuelas de Plaza de Mayo–, P4R+ Operaci√≥n Walsh de Gustavo Gordillo (a√Īo 2000), Yo, Sor Alice sobre las monjas francesas desaparecidas; y los dignos cortos Aluap y L√≠neas telef√≥nicas.Otras pel√≠culas fueron: La amiga (la historia ficcional de una hipot√©tica Madre de la Plaza, con Liv Ullman), Los pasos perdidos, Historias cotidianas (la trayectoria de los hijos rescatados); tambi√©n el costado de los represores tal como aparece en Garage Olimpo y  Potestad.

Con Verdades verdaderas. La vida de Estela, biograf√≠a ficcionada de Estela de Carlotto, a la que Sus√ļ Pecoraro da vida, se rescata ahora la historia de la agrupaci√≥n Abuelas de Plaza de Mayo y se refiere adem√°s a los nietos que esa agrupaci√≥n ha recuperado. Se pinta la vida familiar de Estela, de sus hijos y de su esposo. A ellos se les comunica personalmente la muerte de la hija, con datos falseados acerca de un presunto enfrentamiento. Con gran dolor, ella escucha que su hija muri√≥ y que podr√° enterrarla dignamente. Pero luego se enterar√° de que hay un ni√Īo de por medio, un nieto que se llama Abel, y que es el que Estela a√ļn hoy busca.

El personaje que encarna Sus√ļ Pecoraro de modo notable fue trabajado minuciosamente,  con la ayuda de la propia Estela y de su director Nicol√°s Gil Lavedra.

Es una buena película dedicada a un tema noble, expuesto con idoneidad. Resulta conmovedora la fe inconmovible de Carlotto por encontrar a su nieto. El film rescata esas imágenes que le son destinadas.

s√°bado, 26 de noviembre de 2011

La que se viene

Breve intercambio con Facundo Moyano
(con un epílogo extraído del diario de los Mitre)


por Oscar Cuervo

@FacundoMoyanoJS: "Recordemos siempre las palabras del compa√Īero N√©stor Kirchner el 9 de octubre de 2010: Es fundamental la distribuci√≥n del ingreso... les pido a los empresarios que no hablen con desprecio de los trabajadores... y a los trabajadores, que no lo hagan con los empresarios nacionales. La Argentina debe volver a 1974 cuando la distribuci√≥n era 50-50..."

@oscaracuervo: "y que los camioneros sean solidarios con los trabajadores peor pagos y los subocupados".

@FacundoMoyanoJS: "una cosa no tiene que ver con la otra! Estamos hablando de que no puede tributar alguien que no accede a una vivienda".

@oscaracuervo: "y pensar también en los que no están en la CGT que son muchos. Hay que incluirlos antes de subir el minimo no imponible".

@FacundoMoyanoJS: "te invito a una asamblea de peajes, de aeronavegantes,de camioneros, de mec√°nicos o de metal√ļrgicos y vos les explic√°s que... mientras las empresas ganan como nunca en la historia, el esfuerzo lo tienen que hacer √©llos. por ah√≠ a vos te entienden!!"

@oscaracuervo: "Y hay trabajadores subocupados que est√°n muy por debajo de la media nacional, hay que ser solidario primero con ellos".

@FacundoMoyanoJS: "los que est√°n mejor alquilan y no llegan a fin de mes. Ese es el problema. La solidaridad tiene que ser de los que m√°s ganan... los trabajdores con plata en el bolsillo son el verdadero consumo y eso contribuye al circulo virtuoso".

@oscaracuervo: "yo sólo digo que hay diferencias muy insolidarias entre los propios trabajadores, los que están mejor podrían ser solidarios".

@FacundoMoyanoJS: ""Los sindicatos no son el problema, son parte de la solución" CFK 14 de septiembre de 2010 Luna Park".

***

Entreacto: Yo de política no sé nada, pero discutir, discuto.

Además a veces pienso que de política nadie sabe nada y que la soberanía de la historia es más inescrutable que los designios del Espíritu Santo, pero bueh.

Y ahora la web nos da posibilidad de cruzarnos con los que hacen de la construcción del poder su práctica profesional.

La otra tarde no vi llover, pero me cruc√© en el twitter con Facundo, el hijo de Hugo Moyano. Y, un poco por ganas de joder y otro poco para probarme hasta d√≥nde podemos llegar en un intercambio virtual con alguien que est√° en una zona densa del poder, le empec√© a mandar frases que para m√≠ no son certezas, sino s√≥lo preguntas.  As√≠ que, con m√°s temeridad que otra cosa, me expuse a decir algunas ideas que me podr√≠an hacer quedar mal parado. Despu√©s de todo, esa es la √ļnica manera de aprender algo.

Un punto a favor de Facundo Moyano es que me contestó, cuando podría haberme ignorado flagrantemente.

Este cruce, por supuesto, no define nada, pero refleja algo de lo que hoy se est√° discutiendo en la pol√≠tica nacional. Y much√≠simo en la blogosfera K, tanto como en los blogs que son afines a la ortodoxia peronista. Despu√©s del triunfo impresionante de Cristina en octubre, con la oposici√≥n pol√≠tica en estado entre l√≠quido y gaseoso, el √ļnico conflicto que se avisora por el momento es entre dos dirigentes que en la etapa inmediatamente anterior eran aliados, aunque nunca se hayan tenido demasiada simpat√≠a: Cristina, reci√©n ungida por el voto popular, y Hugo Moyano, cuyo mandato en la CGT se termina a mediados del a√Īo que viene. Por supuesto que se trata de bastante m√°s que de un conflicto personal, y que muchas cosas sobre el pa√≠s, el  peronismo y el kirchnerismo van a irse delineando alrededor de este conflicto (que por el momento no es una lucha terminal, sino solo un conflicto).

Y para terminar este post, a la manera de ep√≠logo o de anuncio de una continuaci√≥n posible, reproduzco el final de una nota publicada hoy en el diario de los Mitre (la nota completa ac√°). T√ļ te preguntar√°s qu√© tiene que ver el final de este post con el comienzo. Lo dejo a tu criterio.

***

Ep√≠logo: "Desde hoy y hasta fin de a√Īo, Moyano destinar√° sus fuerzas al resurgimiento del viejo MTA y al acto del 15 de diciembre en el estadio de Hurac√°n por el D√≠a del Camionero, en el que promete anunciar delante de una multitud un plus salarial de fin de a√Īo de 2000 pesos. Tambi√©n, desde all√≠, insistir√° en la ley de reparto de utilidades entre los empleados y exigir√° una reforma tributaria, haciendo hincapi√© en elevar el umbral del tributo al m√≠nimo no imponible del impuesto a las gananacias.

Pero no sorprendería que en alguno de los encuentros Moyano apele a un antiguo anhelo: convocar a la creación de un partido político vinculado con los trabajadores y el peronismo. El objetivo del líder camionero es reunir en un mismo espacio a todos los sindicalistas que ejerzan un cargo político y que se sientan desplazados por el kirchnerismo.

El proyecto del partido propio se remonta a 2009, cuando surgi√≥ la Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista, que a√ļn no tiene categor√≠a de partido pol√≠tico. "Ser√≠a una suerte de partido laborista", confi√≥ un dirigente que acompa√Ī√≥ el martes pasado a Moyano al congreso de la Uni√≥n Industrial Argentina (UIA), el √°mbito en el cual levant√≥ temperatura el enfrentamiento entre el l√≠der de la CGT y Cristina Kirchner.

UN NOMBRE CON MUCHA HISTORIA


Después del 17 de octubre de 1945 los sindicatos que apoyaban a Juan Domingo Perón fundaron el Partido Laborista, una de las estructuras que sostendrían la candidatura presidencial del entonces coronel. Pasadas las elecciones de 1946, Perón ordenó unificar los partidos que lo habían impulsado. Ahora Moyano se tienta con reflotar ese nombre para su propio proyecto de poder".

viernes, 25 de noviembre de 2011

Obscuridades de Stephin Merrit


Sé que la lluvia no es profunda
y el oto√Īo no es simb√≥lico
y el viento no es el sonido de la soledad

Sí, sé que no tiene sentido
sí, sé que no tiene sentido
pero vayamos a pasear.

Porque el sol, el cielo y el mar
nunca te har√°n llorar
puedes amarlos y no van a morirse
es que no se van a morir.

Puedes esperar toda tu vida a Jes√ļs
él va a venir cualquier día de estos
cualquier d√≠a de estos de ac√° a dos mil a√Īos.

Sí, ya sé, es trivial
sí, sé que soy superficial
pero vayamos a pasear.


Porque el sol, el cielo y el mar
nunca te har√°n llorar
puedes amarlos y no van a morirse
es que no se van a morir.




Stephin Merritt, el hombre debajo de la gorra, el hombre detrás de la palabra precisa, de la canción perfecta. El factótum de Magnetic Fields.

El final del milenio pasado fue marcado a fuego por su obra maestra, 69 Love Songs, un disco triple que tiene lo que su título indica. Poco después nos asestó el casi perfecto I, 14 canciones de amor cuyos títulos comienzan invariablemente con I (entre ellas, quizá la canción más linda del mundo, "It's only love").

En 2012 volver√° al sello Merge con un disco de canciones nuevas. Y mientras tanto, para aliviar la espera, acaba de salir Obscurities, un disco de rarezas de las distintas formaciones de Stephin (adem√°s de Magnetic: The 6ths., Buffalo Rome, The Gothic Archies y lo que graba como solista), registrados durante los 90 y mayormente in√©ditos. De Obscurities extrajimos esta peque√Īa joya titulada "The sun, the sea and the sky". El domingo a la medianoche nos magnetizamos con Merritt en Laotra.-radio, FM La Tribu, 88.7, online.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Imago

(Adriana Raimondo, 2009)
Visuales XL‏


por Liliana Pi√Īeiro

Obedeciendo a una estrategia de toma de posesi√≥n, las rectas se cruzan y forman peque√Īos mosaicos irregulares. El color invade desde los costados y avanza hacia un centro todav√≠a virgen.

Tal vez así, alentadas por un designio inevitable, sigilosas y triunfantes se entrecruzan nuestras vidas.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

A Gargarella no hay con qué darle


por Oscar Cuervo

Una vez le√≠ que alguien dec√≠a algo as√≠ como: "a Gargarella por izquierda no lo pueden correr, je...". Y me qued√≥ flotando la inquietud de qu√© tan invulnerable ser√≠a, ante los intentos de correrlo por izquierda, Gargarella, Roberto. Fil√≥sofo, jurista, escritor y acad√©mico argentino especialista en derechos humanos, democracia, filosof√≠a pol√≠tica, teor√≠a constitucional e igualdad y desarrollo, que coordina un Seminario de Teor√≠a Constitucional y Filosof√≠a Pol√≠tica en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Todo eso.

Una vez le√≠ un texto de Gargarella sobre cine argentino. Y me pareci√≥ una huevada. Pero, bueno, un especialista en tantas cosas no tiene por qu√© hacer tambi√©n an√°lisis cinematogr√°ficos inteligentes. 

Anoche recal√© finalmente en su blog "SEMINARIO DE TEOR√ćA CONSTITUCIONAL Y FILOSOF√ćA POL√ćTICA. UNA MIRADA IGUALITARIA SOBRE EL CONSTITUCIONALISMO. Y me detuve en un post que hace una suerte de autorretrato moral del Dr. Y que sirve muy bien para retratar, en su vuelo rasante y su tosca politicidad, a todo un sector de la peque√Īo burgues√≠a (semi) ilustrada que hace pasar la indignaci√≥n cualunquista como un ejercicio de cr√≠tica intelectual. El post al que me refiero se titula "Kirchnerismo y amigos" y el Dr. lo escribi√≥ para ser incluido en un libro Holy fuck (libro escrito en castellano, contra lo que el t√≠tulo aparenta) que recopila textos antes publicados en el blog TP, coordinado por Huili Raffo, "el mejor de todos", seg√ļn Gargarella, Roberto. El libro incluye textos de E. Sem√°n, Raffo, Estebitan Schimdt, Quint√≠n, I. Steiberg, E. Brener, S. Llach, H.Iglesias Illa, F. Casas y Gargarella, Roberto. Y fue presentado hace apenitas unos d√≠as por un panel integrado por Estebitan Schmidt, F. Casas y Gustavo Noriega ("√≠dolo", seg√ļn Gargarella, quien no escatima elogios hacia los que se le parecen mucho). Ampliaremos.



El texto del Dr. gira alrededor del kirchnerismo en particular y de "una dificultad que genera el poder entre aquellos que se encuentran, por la raz√≥n que sea, cerca suyo" en un sentido m√°s general. El tono del texto es algo pla√Īidero, un poco bastante apesadumbrado. Gargarella se lamenta de los amigos que perdi√≥ por culpa del kirchnerismo: "la cuesti√≥n de la que vamos a hablar se agrava o modera de acuerdo al car√°cter m√°s o menos extremo del gobierno de turno, y el kirchnerismo ha sido una experiencia en este sentido extrema [...] porque el kirchnerismo pobl√≥ sus filas de mucha gente por quien siento o sent√≠ cari√Īo". (Ayer a la noche en TN Adri√°n Suar dijo: "tengo amigos con los que hay temas que no puedo hablar. Y eso es el aporte que ha hecho el kirchnerismo. La cosa se puso brava. O est√°s en contra del Gobierno o favor". Al Chueco le pasa lo mismo que al Dr.).

Gargarella est√°, dig√°moslo as√≠, triste, porque el extremismo de este gobierno le hace dudar de si a√ļn siente cari√Īo, o acaso ya no, por personas a las que quiso much√≠simo, pero que en sus palabras hace quedar como cretinos.

El especialista en derechos humanos, democracia, filosof√≠a pol√≠tica, teor√≠a constitucional e igualdad y desarrollo (creo que no se me olvid√≥ nada en la enumeraci√≥n) est√° herido y nos lo cuenta, porque ha sentido a algunas "personas queridas" defender a este gobierno. "Uno se tapa las orejas por dentro, entrecierra los ojos, y se dice a s√≠ mismo: 'no, no, por favor, no lo digas, no sigas...' Pero el hecho ocurre" cuenta, pobre, Gargarella, en un p√°rrafo que titula "La superioridad moral", para referirse a su superioridad moral. 

Lo que m√°s le molesta es que no lo dejen criticar. Bah, criticar, critica, pero es como si sus seres queridos no lo hubieran dejado hacerlo. En realidad, puesto que Gargarella ha escrito esto que comento, los amigos al final lo dejaron criticar, pero le deben haber puesto cara fea, lo que le doli√≥ mucho. 

Parece que estos queridos son kirchneristas que defienden a Zanola y Pedraza. Ante ellos, Gargarella se siente dolido: "Los Zanola no nos gustan porque estamos en contra de que alguien se enriquezca vendi√©ndoles medicamentos falsos a nuestros abuelos -dice Gargarella en uno de los momentos m√°s emocionantes de su texto, refiri√©ndose a sus pobres abuelos-. Los Pedraza no nos gustan porque nos parece mal que a la oposici√≥n de izquierda se le dispare". A los amigos de Gargarella s√≠ les gustan Pedraza y Zanola, o al menos parecer√≠a que no encuentran muy malo que se les haga da√Īo a sus abuelos o que se le dispare a la oposici√≥n de izquierda.


Kirchneristas raros los amigos de Gargarella, ya que se empe√Īan en defender a Pedraza y Zanola, a√ļn cuando est√©n presos desde hace meses y no parecen haber sido defendidos por nadie m√°s que por sus abogados defensores (¿ser√°n los amigos de Gargarella los abogados defensores de Zanola y Pedraza?). Incluso esos amigos parecen haberle llegado a insinuar que "necesitamos Zanolas y Pedrazas para conseguir Asignaci√≥n por Hijos y Matrimonio Igualitario [porque] ...son pasos necesarios para conseguir algo de lo que quer√≠amos". Raro, pero, bueno, no vamos a criticar a los amigos de Gargarella porque los afectos son as√≠, uno tambi√©n siente cari√Īo por personas raras .

Lo más detestable del kirchnerismo, le parece a Gargarella, es que haya polarizado falsamente el mundo político local, dividiendo a las personas entre buenos buenos y malos: "el mundo político local no está así polarizado -rezonga con razón-, no se divide en dos, y encuentra a buenos y malos dirigentes en todos los frentes".

‎Cinco renglones m√°s abajo al Dr. se le escapa una tortuga: "Frente a los que se pasaron al otro lado...". Entonces hay dos lados, parece. Releyendo la nota se advierte que en realidad √©l divide todo el tiempo el universo de sus afectos entre "ellos" (los defensores de Pedraza y Zanola) y "uno" (√©l).

Gargarella no habla mucho de pol√≠tica en su post, a pesar de hacer de cuenta que s√≠. Apenas da unas pocas pistas: dice sentirse "de izquierda": "Nos se√Īalan, entonces, como ya lo han hecho, porque las cr√≠ticas que hacemos, desde la izquierda, s√≥lo favorecen a la derecha". Ah√≠ me acuerdo de lo que antes le√≠, eso de que a Gargarella es imposible correrlo por izquierda. Es, entonces, un izquierdista. 

Otra pista de la política gargarelliana es su diagnóstico del momento: este gobierno teje alianzas delictivas con el narcotráfico, amenaza con armas a la oposición de izquierda, organiza sistemas de espionaje interno, reprime a los jóvenes, persigue a los maestros... Cosas terribles que los amigos de Gargarella pareciera que minimizan respondiendo que al hablar así Gargarella le hace el juego a la derecha destituyente.

Es comprensible, entonces, que él se sienta mal, y uno puede compartir algo del desasosiego que le invade: "Cómo puede explicarse que nuestros amigos se callen, una y otra vez, frente a lo que siempre repudiamos? Cómo es posible que nuestros amigos entierren sus críticas debajo de una pila de párrafos llenos de elogios oficialistas, como pidiendo permiso y perdón, por lo que apenas sugieren? Cómo puede ser que nuestros colegas, los más informados, hayan pasado a trabajar ahora en el ocultamiento deliberado de información imprescindible?".

Gargarella ense√Īa Teor√≠a Constitucional y Filosof√≠a Pol√≠tica en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Es de esperar que existan estudiantes de Derecho que puedan aprender algo con Gargarella, ya que es muy dif√≠cil pensar qu√© se podr√≠a aprender de √©l.

martes, 22 de noviembre de 2011

Lou Reed, Metallica, Tom Waits, U2, Peter Gabriel

Un programa para descargar (21/11/2011)


El programa del domingo pasado nos dedicamos a escuchar varios discos de aparición reciente:

- Lou Reed y Metallica sacaron un disco juntos, Lulu, que provoc√≥ primero la curiosidad y luego la irritaci√≥n de los fans irreductibles de ambos. Un disco extra√Īo, inc√≥modo, con momentos donde el encuentro parece no cuajar del todo y otros en los que la conjunci√≥n halla su plena juswtificaci√≥n. Escuchen la pi√Īa contundente al minuto exacto de comenzar el siguiente tema (y hay m√°s cuando descarguen el programa completo, al final del post):

Frustration by Lou Reed & Metallica on Grooveshark

- Bad as me es el nuevo disco de Tom Waits, del cual en  nuestro programa pasamos las que sin duda son las dos mejores canciones.


- New blood se titula el cd que Peter Gabriel vino a presentar a Buenos Aires en un show inolvidable el viernes pasado. Gabriel reversiona algunas de sus mejores canciones, ahora sin instrumentos el√©ctricos y con una orquesta sinf√≥nica. Ejemplos notables de esta obra pueden oirse al descargar el programa completo.

- Achtung Baby (Deluxe Edition): se acaban de cumplir 20 a√Īos de la salida del mejor disco de U2 y eso dio lugar a esta edici√≥n que incluye un segundo CD con canciones in√©ditas, lados B y versiones alternativas.

- El Radio: el tercer disco del cantante oriundo de Boston, Chris Garnreau.

Además, dedicamos un bloque a pensar las derivaciones políticas del asesinato de Cristian Ferreyra, militante del MOCASE en Santiago del Estero.

Para descargar el programa completo, clickear ac√°: http://www.megaupload.com/?d=ETT67OG0

Estos son otros programas de La otra.-radio disponibles para descargar:







Yocasta



por Martha Silva

Se trata de una versi√≥n de Edipo, la tragedia de S√≥focles, narrada desde el punto de vista de Yocasta, la hero√≠na. Bella y digna, de pie, sin el coro, s√≥lo con lo que ella narra, para dar a conocer al pueblo c√≥mo fueron los hechos. La acci√≥n se reduce a los principales personajes de la tragedia, que a√ļn hoy nos siguen hablando.

Edipo es el hombre del poder y por ahí pasan las coordenadas de la pieza. Es además el culpable principal de las calamidades que bajo su gobierno acaecen en el reino de Tebas.

Todos y cada uno de los actores cumplen a la perfección el rol asignado; es difícil establecer prioridades, aunque Carlos Kaspar (Creonte), junto con Jessica Schultz (Yocasta), llevan adelante una labor admirable.

La tragedia es el g√©nero de lo no com√ļn; en ella acaece lo no acostumbrado, lo ins√≥lito, lo que transgrede la prohibici√≥n magna. En Yocasta se habla no s√≥lo del crimen (el parricidio) sino del incesto, por m√°s que el protagonista lo cometa sin tener cabal conciencia del hecho.

Freud ha hablado del T√≥tem, el antepasado del clan, el pariente de sangre: ”Los miembros de un √ļnico y mismo T√≥tem no deben entrar en relaciones sexuales y, por tanto, no deben casarse entre s√≠ con miembros del sistema tot√©mico" -dice describiendo este sistema en T√≥tem y Tab√ļ. Si se violaba esta prohibici√≥n, deven√≠a la venganza de la tribu entera y suced√≠an calamidades enviadas por los Dioses. Esta ley no escrita, a+un hoy, a 2500 a√Īos, mueve a la piedad.

Una versión digna, de Héctor Levy-Daniel, que nos sigue conmoviendo.

Teatro Anfitri√≥n, Venezuela 3340. La √ļltima funci√≥n se llevar√° a cabo el pr√≥ximo viernes 25 de Noviembre.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Peperiodismo puro

Ea Ea Pepé (Eliaschev)



por Oscar Cuervo

Pepe Eliaschev pertenece a la l√≠nea de comunicadores desorbitados que, despu√©s del triunfo aplastante de Cristina del 23/10 s√≥lo atinan a exhibir obscenamente la impotencia de su furia. Con total incapacidad autocr√≠tica acerca de la porci√≥n de la derrota que le cabe, despu√©s de a√Īos de tremendismo editorial, las columnas de Eliaschev son magn√≠ficos ejemplos de sermones dominicales sin feligreses, arrinconado en un suplemento de p√°ginas amarrillentas de la empresa de Fontevecchia. Eliaschev no encuentra nunca ocasi√≥n de indagar alguna explicaci√≥n racional de la derrota tan abrumadora de las ideas que ha venido defendiendo con pasi√≥n fan√°tica. En cambio, proyecta esa incapacidad de analizar la realidad que √©l exhibe a la dirigente que acaba de revalidar su autoridad en elecciones democr√°ticas de legitimidad irreprochable.

Pepe dice cosas como estas:

"¿Puede creer Cristina Kirchner que lo que le dicen, le escriben y le muestran es la realidad? ¿Puede tomar como el mejor de los caminos este recetario de torpezas infantiles y manotazos autoritarios con los que se pretende ofrecer una semblanza de gobernabilidad?"

"Enamorada de sí misma y de todo lo que dice, hace, omite y destruye, Cristina Kirchner experimenta ahora los corcoveos feos de la turbulencia. (...) Ese malambo siembra pánico".

"La Presidenta no tiene dudas. No sabe lo que es una perplejidad. Así, reparte mazazos".

"Atornillada m√°s que nunca a un mesianismo caprichoso que impide admitir equivocaciones...".

"Monta√Īa rusa pol√≠tica y cinismo ideol√≥gico...".

"Brilla la ausencia de explicaciones o de argumentaciones razonadas...".

"Es un liderazgo sostenido sobre el empacho autocomplaciente...".

"Todo sistema radial es un esquema imperial...".

"Las equivocaciones quedan impunes. La permisividad es absoluta y la despenalización completa...".

"Desapareció la conciencia de que el mundo es complejo y que los países no pueden ser conducidos arrastrándolos desde el hocico....".

"Tanta concentraci√≥n del poder, tanta jactancia para ejercerlo en solitario, llevan irremisiblemente a un trauma fuerte. Puede tardar, pero –as√≠ las cosas– resulta poco menos que un pron√≥stico certero. La guerrilla contra el d√≥lar, la debacle de Aerol√≠neas Argentinas y el ruidoso final del festival de subsidios son apenas incidentes menores que revelan profunda fatiga del material. Si el curso no cambia de manera profunda, las fisuras se ensanchar√°n".

Así termina Pepe profetizando el desastre que se avecina en un futuro indeterminado, que más que conocer con certeza, parece anhelar. Su tonalidad y su (ausencia de) argumentación sacaron el 23/10/11 un 1,8% en la figura de Lilita. Lo más llamativo es que Pepe reproche desconexión con la realidad, falta de dudas y nula autocrítica a alguien, cuando su propio texto es un magnífico ejemplo de esos extravíos que, por otra parte, él atribuye a la líder política que una amplísima mayoría eligió para que siga gobernando el país.

¿Qu√© ser√° para Pepe estar conectado con la realidad? ¿Qu√© significar√° para √©l ser autocr√≠tico?

domingo, 20 de noviembre de 2011

De vuelta en el montón

Los discos 2
Hoy a la medianoche en La otra.-radio


Back In The Crowd by Tom Waits on Grooveshark

Si no quieres que estos brazos te sostengan
si no quieres que estos labios te besen
si has conocido a alguien nuevo
ponme de vuelta en el montón
pon el sol detr√°s de las nubes
ponme de vuelta en el montón.

Est√° libr√°ndose una batalla
entre el azul y el gris
y si no quieres mi amor
no hagas que me quede.

Llévate tu nombre
llévate estas alas
saca mi foto del marco
ponme de vuelta en el montón
pon el sol detr√°s de las nubes
ponme de vuelta en el montón.

A la medianoche en La otra.-radio, los nuevos discos de Lou Reed & Metallica (Lulu), Tom Waits (Bad as me), Peter Gabriel (New Blood) y Chris Garneau (El Radio) Y tambi√©n Achtung Baby (Deluxe Edition) de U2, con temas in√©ditos. FM 88,7. Online.

Manos en la radio

Los discos 1
Hoy a la medianoche en La otra.-radio


Hands on the Radio by Chris Garneau on Grooveshark

Las manos en la radio.
partimos demasiado r√°pido
te dejamos al anochecer.

Lastimo a alguien
yo también te amo
te amo debajo de la luna
te amo debajo de la luna.

Esta ciudad es mi favorita
te prometo que volveré
chicas, se los prometo
chicos, se los prometo también.

Con las manos en la radio
volveremos pronto
volveremos este anochecer
los fans en el estadio
se van muy r√°pido
siempre se van al anochecer
siempre se van al anochecer.

Esta ciudad es mi favorita
les prometo que volveré
chicas, se los prometo
chicos, se los prometo también.

Esta ciudad es mi favorita
les prometo que volveré
chicas, se los prometo
y chicos, se los prometo también.

A la medianoche en La otra.-radio, los nuevos discos de Lou Reed & Metallica (Lulu), Tom Waits (Bad as me), Peter Gabriel (New Blood) y Chris Garneau (El Radio) Y tambi√©n Achtung Baby (Deluxe Edition) de U2, con temas in√©ditos. FM 88,7. Online.

s√°bado, 19 de noviembre de 2011

Peter Gabriel & the New Blood Orchestra en Buenos Aires



Otra vez Peter Gabriel en Argentina,  ya es su cuarta visita. Yo lo hab√≠a visto en aquel Amnesty de los 80 y fue una experiencia inolvidable, hasta ese entonces nunca hab√≠a visto a un m√ļsico de rock con semejante despliegue esc√©nico. Y no hablo de tecnolog√≠a, sino al concepto con el que Gabriel pon√≠a en escena su m√ļsica, lo cual inclu√≠a tambi√©n a la tecnolog√≠a. El estaba aquella vez (¿a√Īo 88?) en el pin√°culo de su creatividad, se hab√≠a desmarcado de la carga que implicaba haber sido el frontman de una de las m√°s grandes bandas de rock sinf√≥nico, Genesis, y se hab√≠a re-inventado como solista, con una m√ļsica m√°s b√°sica y primal, contundente y bailable, sin perder sofisticaci√≥n. Tambi√©n por aquellos a√Īos innovaba en el terreno del videoclip; de hecho, creo que hasta hoy algunos de sus videos de los 80 siguen estando entre los mejores jam√°s realizados.

Con aquella experiencia en mi memoria, no s√© bien por qu√© se me escaparon las siguientes visitas de Gabriel a Buenos Aires. Pero esta semana me enter√© de que volv√≠a y, como yo ten√≠a la noche de ayer libre, me dije: "es ahora". Y as√≠ fue. Se present√≥ en el club Geba, acompa√Īado por la New Blood Orchestra, un ensamble orquestal de m√°s de 50 m√ļsicos, la mitad proveniente de Londres y la otra mitad m√ļsicos locales (esa misma mixtura hace Gabriel en cada ciudad que va). Y tengo que decir que mi reencuentro con su m√ļsica fue fascinante. Gabriel retoma sus viejos temas de diversas √©pocas, pero sobre todo de los a√Īos 80, a los que le agrega un par de versiones de temas ajenos (ayer hizo Heroes de Bowie y Apres Moi de Regina Spektor), y los recrea con un tratamiento orquestal excepcional. No hay en el escenario instrumentos de rock, de hecho creo que todo lo que all√≠ suena es anal√≥gico, pero cada uno de los 50 miembros de la orquesta le aporta un color a las canciones, creando tramas sonoras arrebatadoras, a veces oscuras, a veces brillantes. Por momentos suenan sinf√≥nicos, con ritmos irregulares y melod√≠as de intervalos inusuales, pero en otros logran una potencia rockera impresionante. Verdaderamente las canciones parecen estar provistas de una nueva sangre y, en una √©poca donde el sonido digital domina sin excepciones, escuchar la pureza t√≠mbrica de las cuerdas, los timbales, los vientos y el piano de cola sonando a todo vapor resulta muy emocionante. La voz de Gabriel est√° perfecta, con esa mezcla de expresividad y potencia que ya le conocemos. No se mueve tanto arriba del escenario como en los 80, pero despliega algunas coreograf√≠as discretas y sugestivas. Hay concepto tambi√©n: un dispositivo de pantallas bastante sobrio pero usado con un criterio cinematogr√°fico le agrega emoci√≥n a cada tema. Los arreglos orquestales, de hecho, tienen un aire cinematogr√°fico. Gabriel reconoce haberse inspirado, para remozar algunas viejas canciones, en las bandas de sonido de Alfred Hitchcock y Bernard Herrmann.

Creo que este es mi recital del a√Īo.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Noticias de ayer: ajuste, dólar, interna sangrienta


por Oscar Cuervo

Un d√≠a despu√©s del tremendo triunfo de Cristina del 23/10, que le otorg√≥ una legitimidad pol√≠tica in√©dita en las √ļltimas d√©cadas, la prensa de derecha, sin tener siquiera un candidato "vicecampe√≥n moral" al que levantarle la mano, intent√≥ iniciar una primera fase de desgaste del gobierno reelecto, mediante el mito "los mismos que la votaron ahora compran d√≥lares porque desconf√≠an de Ella". A falta de un l√≠der opositor, el d√≥lar. La operaci√≥n d√≥lar se basaba en algunos factores convergentes, como el giro de capitales desde las filiales locales de las empresas multinacionales hacia las centrales, un fen√≥meno que es global, ya que procesos similares est√°n vivi√©ndose en varios pa√≠ses emergentes; tambi√©n hubo maniobras especulativas t√≠picas de los procesos electorales; por √ļltimo es notorio que hay en Argentina un lobby devaluador, que tradicionalmente aprovecha los momentos de transici√≥n (la ca√≠da de Alfons√≠n, los primeros meses de Menem, la ca√≠da de De La R√ļa, el interinato de Duhalde, la asunci√≥n de N√©stor, la de Cristina, la muerte de N√©stor) para imponer condiciones m√°s ventajosas para los sectores exportadores. 

Apenas horas pasaron del apabullante 54% cuando desde las tapas de Clar√≠n, La Naci√≥n y Perfil se intent√≥ hacer el viejo truco de la profec√≠a autorrealizada de la "corrida bancaria". El gobierno reaccion√≥ como lo hace usualmente: de manera r√°pida y algo improvisada, equivoc√°ndose algo, sin renunciar a las l√≠neas maestras de sus pol√≠ticas permanentes, jugando al tanteo y error, hasta afinar los instrumentos que desalentaran la corrida y la devaluaci√≥n buscada por algunos. El kirchnerismo hace eso: reacciona r√°pido, la pifia, afina la punter√≠a, pone en juego la mu√Īeca pol√≠tica que aprendi√≥ a emplear para enfrentar tant√≠simas operaciones. En estos d√≠as el d√≥lar se est√° aplacando, el gobierno tonific√≥ sus reflejos, se sacudi√≥ la modorra triunfal, cambi√≥ lo cambiable y preserv√≥ lo innegociable: no hay corrida, no habr√° devaluaci√≥n que signifique una abrupta transferencia de ingresos contra los que menos tienen. 


Es decir: el kirchnerismo hizo una vez m√°s lo contrario de lo que hicieron todos los gobiernos civiles desde la vuelta de la democracia: no acept√≥ la imposici√≥n de pol√≠ticas por la presi√≥n de los mercados. Este es un estado fuerte y eso es lo que la derecha acostumbrada a hacer y deshacer en el pa√≠s deplora como "autoritarismo". Es simple poder pol√≠tico. La simplificaci√≥n grosera de esa eficaz operatoria se puede leer en la prensa: "Ahora el d√≥lar se mantiene estable por miedo a las amenazas de Moreno". ¿Y si era tan f√°cil por qu√© los gobiernos de Alfons√≠n, Menem, De La R√ļa, Duhalde, no hicieron en su momento lo mismo: poner un tipo que amenace a los especuladores para desbaratar los numerosos golpes econ√≥micos a los que estos gobiernos claudicantes cedieron?

El globo del d√≥lar va desinfl√°ndose d√≠a a d√≠a. Junto con esto, la prensa de derecha (de la oposici√≥n no hablemos, porque no se sabe bien qu√© es eso) escribe cada ma√Īana un cap√≠tulo del melodrama "Ella, m√°s sola que nunca [solamente acompa√Īada por 11.500.000 votantes], no da ning√ļn indicio de lo que va a hacer en su segundo mandato, mientras tanto se desata una feroz interna entre los candidatos a integrar el pr√≥ximo gabinete". La feroz interna te la debo, pero los titulares no escatiman adjetivos feroces, sangrientos, violentos y duros para insuflarle ketchup a sus tapas, a falta de verdadera sangre. Cristina no tiene por qu√© anticipar sus decisiones pol√≠ticas, m√°s aun cuando est√° en un momento de m√°xima acumulaci√≥n de leg√≠timo poder y no tiene ninguna necesidad de que el adversario le fije ni la agenda ni los tiempos. 


En vista de la crisis econ√≥mica global, parece que este es el momento de adecuar los instrumentos econ√≥micos que est√°n al servicio del proyecto pol√≠tico que venimos conociendo desde 2003 (refrendado en las urnas en forma categ√≥rica hace apenas un mes). El poder pol√≠tico decide los rumbos del pa√≠s sin ceder a los aprietes de la derecha. ¿Acaso Cristina ganar√≠a las elecciones para aplicar el plan de los sectores que perdieron? ¿Acumular√≠a 54% de los votos para hacer lo que quiere la minor√≠a derrotada? No. Eso no significa que no se puedan o no se quieran hacer las modificaciones necesarias para que el proyecto siga afirm√°ndose. Algunos instrumentos que durante los √ļltimos a√Īos tuvieron cierta legitimidad y eficacia parece que deber√≠an adecuarse a la nueva realidad, tanto local como internacional. Entre ellos, economistas de derecha y de izquierda han coincidido en marcar la necesidad de hacer un recorte y reorientaci√≥n de los subsidios que mantuvieron planchadas por largo tiempo las tarifas de los servicios p√ļblicos. ¿Por qu√© ahora y no antes? Hay una respuesta pragm√°tica: los cambios hay que hacerlos cuando se vuelven imprescindibles, pero adem√°s -el kirchnerismo lo fue aprendiendo muy bien- los cambios se hacen cuando se acumula el poder para hacerlos. En a√Īos de emergencia econ√≥mica los subsidios fueron eficaces reaseguros de la reactivaci√≥n y de la protecci√≥n del salario real y el empleo. Hoy, seguir con semejante nivel de subsidios podr√≠a afectar la solidez que se supo conquistar. Hay una clase media bastante desahogada, que en muchos casos recibe subsidios que son tremendamente injustos en comparaci√≥n con otros sectores sociales m√°s vulnerables. El recorte de subsidios puede leerse como una medida re-distributiva, as√≠ como antes lo fueron los mismos subsisdios. El momento de hacerlo es ahora, no antes ni despu√©s, porque se tiene m√°s poder que nunca para hacerlo: hay sectores que van a patalear porque se les cortan los privilegios, entre ellos seguramente las clase media y media-alta porte√Īa. El recorte tiene que hacerse de manera discriminada y gradual; y seguramente el kirchnerismo va ha hacerlo una vez m√°s con el m√©todo del tanteo y error, sin dejarse marcar la cancha por la derecha. 


La derecha, claro, necesita ahora, una vez que se cay√≥ la Operaci√≥n D√≥lar y las otras que hubo antes, instalar el fantasma del ajuste. Las tarifas van a aumentar muchas m√°s veces en las tapas de los diarios que en las boletas que se reciban en las casas. Algunos se asustar√°n por aumentos que les llegar√°n en forma m√°s atenuada que la que temen, algunos otros se asustar√°n por un aumento que no les llegar√° (as√≠ como no lleg√≥ la devaluaci√≥n); a los m√°s pudientes les llegar√° y se enojar√°n m√°s a√ļn, porque siempre est√°n enojados con este gobierno. Hace d√≠as se quejaban porque la AFIP no les permit√≠a comprar todos los d√≥lares que quer√≠an; pon√≠an el grito en el cielo porque dec√≠an tener la capacidad de compra que la AFIP les negaba. Ahora esos mismos ponen el grito en el cielo porque dicen no poder pagar las tarifas sin subsidios: dicen no tener la plata que ayer ten√≠an para comprar d√≥lares. 

Es algo gracioso y un poco patético ver la tapa de Prensa Obrera, en consonancia con la de Clarín y La Nación, denunciando el Tarifazo que todavía no llegó y que no llegará a todos por igual.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Los abrazos rotos


por Oscar Cuervo

Pedro Almod√≥var est√° pasando por un per√≠odo especialmente f√©rtil de su carrera, seg√ļn puede apreciarse en sus dos √ļltimas grandes pel√≠culas: La piel que habito (ahora en cartel) y Los abrazos rotos (que el s√°bado a las 19:30 pasamos en La Tribu, Lambar√© 873). Ha logrado la dif√≠cil haza√Īa de ir consolidando sus rasgos autorales sin agotar su inspiraci√≥n, mostrando que su po√©tica puede aguzarse y su oficio volverse m√°s diestro, mientras produce cada vez mejores pel√≠culas. Esta es una contrariedad para un sector de la cr√≠tica que quisera dar por terminada la gravitaci√≥n de los autores en sentido fuerte, para dar lugar a una restauraci√≥n neo-conservadora de los g√©neros.

¿Hace Almod√≥var cine de g√©nero? No. Sobre el particular voy a extenderme en el pr√≥ximo n√ļmero de revista La otra, que llegar√° a las calles en el verano de 2012. Por ahora quiero dejar sentado que los g√©neros cinematogr√°ficos constituyen un problema que Almod√≥var piensa por medio de sus pel√≠culas, pero lo que √©l hace con los g√©neros no es reproducirlos, sino tomarlos como material a partir del cual crea un cine metagen√©rico (algo que de diversas maneras tambi√©n hacen Tarantino, Lynch o Wong Kar-wai, por ejemplo; ampliaremos).

Almod√≥var se basa en la plataforma de los g√©neros cinematogr√°ficos (y en su prodigiosa memoria cin√©fila) para otra cosa: para llevar hasta el l√≠mite la tensi√≥n entre el Modelo Representativo Institucional y su propia autor√≠a. Se indroduce en el interior de los mecanismos gen√©ricos hasta hacerlos implotar. En una √©poca en que el cine narrativo parece que s√≥lo puede darnos disgustos, Almod√≥var se da el gusto de hacer proliferar tramas, subtramas, conflictos paralelos y cruzados, bifurcaciones, variaciones y perversiones tem√°ticas y temporales, con un enorme goce por el juego de narrar y reflexionar sobre los l√≠mites de la narraci√≥n cinematogr√°fica. Para ello, exhibe un dominio cada vez mayor de la imagen, los di√°logos, la eficacia dram√°tica, la m√ļsica y las canciones, la direcci√≥n de actores. La imaginaci√≥n fabuladora, que en su primera etapa le jugaba malas pasadas (porque no pod√≠a integrar tantas ideas en un solo mecanismo) ahora parece estar bajo su completo dominio, para hacer con el suspenso (como funci√≥n estructural del cine y no como g√©nero) lo que se le cante. Sus pel√≠culas terminan siendo una fiesta de dispendio cinematogr√°fico incomparable.

En los √ļltimos Almod√≥var se espejan dos pasiones igualmente furibundas: la loca pasi√≥n enamorada (que no amorosa, no confundir) y la loca compulsi√≥n narrativa. Un director de cine ciego y un cirujano psic√≥pata son figuras del narrador cinematogr√°fico. Montaje, lectura, audici√≥n, esp√≠a, conversaci√≥n, canci√≥n, se articulan en una m√°quina perfecta.

En La piel que habito, la figura del narrador desbocado está trasvestida en la del cirujano psiópata, el que puede recrear una mujer-obsesión con la perfección de su oficio de cortador. Igual que su protagonista, Almodóvar puede forzar a su obra a cruzar de género (en los dos sentidos de la palabra) en medio de la película.

En Los abrazos rotos, las figuras del narrador cinematogr√°fico, el montajista y el puestista en escena, el creador de ficciones y el documentalista est√°n expl√≠citamente planteadas como actores de la disputa. Es una haza√Īa admirable que Almod√≥var pueda poner en obra su interrogaci√≥n sobre el cine, su v√≠nculo con el espectador y, al mismo tiempo. hacer pel√≠culas tan excitantes y divertidas.

El s√°bado vemos Los abrazos rotos en La Tribu. Con extraordinarias actuaciones de Pen√©lope Cruz, Angela Molina, Llu√≠s Homar,Blanca Portillo, Jos√© Luis G√≥mez, Rub√©n Ochandiano y Tamar Novas, todos perfectos, igual que la m√ļsica de Alberto Iglesias, los dise√Īos del argentino Juan Orestes Gatti y la fotograf√≠a de Rodrigo Prieto

El chico de la bicicleta

A la espera de la llegada de Luc y Jean-Pierre Dardenne a Buenos Aires, donde muy pronto vendr√°n a presentar √©sta, su nueva pel√≠cula, La otra publica este texto de Liliana Pi√Īeiro que es el primero pero no ser√° el √ļltimo que le dediquemos a esta obra maestra.


por Liliana Pi√Īeiro

¿Cu√°ntas veces se repite el abandono en una vida? Mendigos del otro, ¿cu√°ntas veces quedamos anclados en el oscuro mar de sus ojos, sin ning√ļn reflejo posible que confirme nuestra presencia? ¿Y cu√°ntas otras nos quedamos del otro lado de la puerta, √©sa que √©l cerr√≥ con un golpe seco y brutal?

En la pel√≠cula de los cineastas belgas hay un padre para el chico de la bicicleta, pero es la historia de su diluci√≥n en tanto tal. Como siempre, razones no faltan: desempleo y miseria se dan la mano y acent√ļan su componente tr√°gico. Expulsado del √ļnico v√≠nculo que pod√≠a sostenerlo, la furia gana a Cyril, y s√≥lo parecen calmarlo las proezas gimn√°sticas que realiza sobre dos ruedas, as√≠ como la velocidad que desarrolla su cuerpo desesperado hacia ninguna parte.

Pero Cyril es obcecado e insiste en evitar la ca√≠da, aunque m√°s no sea ara√Īando al mundo alg√ļn lugar valorizado. Y como el que busca encuentra, aparecen pliegues del erotismo en su vida plana: hay un deseo del ni√Īo de ser mirado como condici√≥n de existencia y hay otros que lo miran, aunque por diferentes razones. ¿Cu√°l elegir? Entre las opciones anida la equivocaci√≥n…

Por suerte, en el universo de los Dardenne sus criaturas respiran hasta la √ļltima bocanada de aire: no se dejan vencer. La c√°mara filma, en corte longitudinal, un fragmento de vida cuya intensidad parece determinar las grandes l√≠neas posteriores, que se abren al espectador como desenlaces posibles, aunque nunca conclusivos. El m√©rito de estos directores es haber aprendido la gran lecci√≥n del arte: preferir la sugerencia a la explicaci√≥n, y el valor de la pregunta en un mundo de asfixiantes respuestas.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Querida mam√° o guiando la hiedra


por Martha Silva

La escritora Hebe Uhart, profunda y desopilante a la vez, con una modalidad que evoca por momentos a Felisberto Hern√°ndez, despliega un modo de mirar su entorno que se traduce en un estilo singular. Se la ha comparado asimismo a Clarice Lispector en esa suerte de extra√Īamiento que emplea para designar las cosas y las personas que la rodean.

Ya el notable escritor Haroldo Conti dec√≠a de Uhart que aparentaba una ingenuidad, una simpleza y un dejo pueril que iba derivando paulatinamente en un mundo m√°gico. “Su escritura es tan sencilla que por momentos parece infantil -dec√≠a-. Pero de simpleza en simpleza uno penetra en honduras y laberintos, donde solo se puede avanzar si se participa de la magia de ese nuevo mundo. Es una suerte de mirada marciana”. Conferencistas, directores de escuela, funcionarios y poetas de pueblo caen bajo su observaci√≥n minuciosa y el todo resulta desopilante y a la vez emotivo, porque logra amar aquello de lo cual se r√≠e.

Las madres son incluidas en forma preferencial, como ocurre en este relato transformado en este caso en obra teatral.Como contrapartida est√° la hija, que es tan despistada como para intentar hacer un bizcochuelo en un calentador Primus, u ordenar su ropa sin el menor acierto. No hace mas que rezar para no parecerse a las madres dr√°sticas y despreciativas: “Dios m√≠o, que no me vuelva como la madre de Las de Barranco. La vida de esta madre era un perpetuo aquelarre. Invad√≠a los asuntos de los que la rodeaban, viv√≠a su vida a trav√©s de ella, de modo que no se sab√≠a cu√°les eran sus verdaderos deseos, no ten√≠a otro placer que no fuera la astucia”.

Este a√Īo pudo verse esta obra en el Patio de Actores de la calle Lerma 568 en 6 √ļnicas funciones, con dramaturgia y direcci√≥n de Laura Yusem, quien fue galardonada por esta puesta.

Julieta Alfonso en la hija y Martha Rodríguez en el papel de la madre se envían cartas en el original literario, mientras que en la obra diálogan personalmente, lo que quizas le da un tono más emotivo, sin desvirtuar en absoluto su esencia en este notable trasvasamiento.

Es de esperar que sea repuesta el a√Īo entrante.