viernes, 29 de marzo de 2019

La ciénaga





Pasan muchas cosas en el país y a la vez no pasa nada. Desde cierta perspectiva todo está igual que en enero de 2016 cuando Milagro Sala se convirtió en la primera presa política del régimen, mediante maniobras escandalosamente irregulares coordinadas entre el poder político, los empresarios, el poder judicial y los grandes medios de comunicación. Argentina ya había caído entonces en una ciénaga. Un solo caso universaliza la caída de las garantías jurídicas. Lo que elun estado criminal puede hacer con una, lo sigue haciendo con cualquiera.

En diciembre de 2015 Prat Gay había consumado la llamada "salida del cepo" y el pago a los buitres,  la base material del actual desquicio macroeconómico y de los millones de indigentes que hoy padecen por una responsabilidad colectiva.

Las diferencias entre enero de 2016 y marzo de 2019 son solamente cuantitativas: gran parte de la población está advirtiendo ahora todo lo que había perdido ya entonces, aún cuando no se hagan cargo del mal que infligieron a otros. Y amplios sectores ni siquiera eso, siguen sin asumir su parte de responsabilidad política. Las psicopáticas mentiras de macri, que hoy ya repugnan a muchos, fueron sostenidas por la complacencia frente al engaño de gran parte de la población.

Desde aquel momento lo que el macrismo hizo fue agrandar el abismo social que ya había abierto entonces.

Algo más: un sector del establishment cultural sabía bien la gravedad de lo que entonces se había consumado: la violación de los derechos humanos empieza por unos pocos y después sigue. En eso no hay diferencias con la dictadura. Hoy vivimos en un régimen de intimidación estatal y paraestatal en la que la función de los grupos de tareas que en el 77 salían de la ESMA hoy salen de Comodoro Py. Los medios de comunicación, igual que entonces, crean el clima de acción psicológica que embota la percepción ética y política de la población. Agentes sociales con cierto grado de sofisticación, como Beatriz Sarlo, Ernesto Tenembaum, María O'Donnell o José Natanson -para situar estas posiciones con ejemplos concretos-, tuvieron una indesmentible capacidad para advertir desde el principio el terror jurídico, la impiedad y la devastación material que se llevó adelante de manera sistemática desde diciembre de 2015 y solo recién ahora algunos de ellos empiezan a hablar del "fracaso" del macrismo. Su complicidad es rotunda. El grado de influencia de cada uno de ellos tomados por separado es acotado, pero su patrón de conductas, como miembros de un sector de formadores de opinión contribuyó a posibilitar el desastre que hoy vivimos. Algunos están recalculando su complicidad a medida que advierten la dimensión del desastre, pero al principio se acomodaron a lo que suponían un nuevo orden consolidado. Naturalizaron la violencia social ya evidente: "hay cosas que no están tan bien, pero no es tan grave". Su conformismo inclaudicable les empieza a indicar distanciarse. "No sabía nada", otra vez.

El desastre se hizo inocultable. No falta mucho para que esta época sea recordada por su infamia. Los sectores del poder permanente que pusieron en sus lugares a las lacras que nos gobiernan hoy se debaten ahora entre diversas alternativas, ninguna de las cuales renuncia a imponer un orden violento de manera más eficaz. La apuesta por la violencia de estos sectores no está descartada en el futuro inmediato. Su fracaso político es mayúsculo, tanto como sus beneficios materiales y los daños al pueblo, pero estos no están acostumbrados a pagar nunca los costos. El sistema neoliberal  mata con desdén y su poder de daño no cesaría ni con la caída, hoy probable, de macri.

Aparte de todo esto, hay un sector de la población que fue efectivamente engañada y atraviesa hoy su proceso de derrumbe subjetivo, entre la depresión, la denegación y la ira. No falta tampoco una burguesía siempre cómoda que ve esta debacle como si fuera una serie de Netflix y va adecuando su doxa a los climas cambiantes.

Hubo y sigue habiendo un fuerte núcleo social resistente a la naturalización de la infamia que será el hueso duro de roer para naturalizar la vida de derecha. Este núcleo vio facilitada la tarea por la inaudita rusticidad política de la derecha y su cretinismo cultural.

El país que viene, cualquiera que sea la fuerza que prevalezca en lo inmediato, va a ser difícil. Cada uno, según lo que haya hecho en estos años infames, tendrá o carecerá de los recursos éticos y existenciales para afrontarlo.

lunes, 25 de marzo de 2019

Continuidad de las Plazas: el macrismo se agota

El 24 de marzo de cada año significa: "No nos han vencido". La otra.-radio de anoche, para escuchar clickeando acá 



Cuando en 2006 el gobierno kirchnerista impulsó la sanción de la ley para declarar feriado el día 24 de marzo como Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, en conmemoración de las entonces tres décadas del golpe cívico militar, las bancadas radical, socialista y algunos autodenominados "de centroizquierda" se opusieron a la iniciativa. El argumento era que la instauración del feriado banalizaría el recuerdo de una fecha nefasta para la historia argentina. Otros, como los diputados macristas, se oponían por su mera afinidad con la dictadura.

Los que se opusieron con argumentos socialdemócratas parecían no percibir todas las connotaciones del término "conmemorar", que contiene el sentido de hacer memoria juntos. Hacer memoria no es solo evocar lo pasado: la memoria se construye en presente, permite resignificar el pasado y abrir las posibilidades desde las cuales proyectar el futuro.

Si los argumentos semánticos no hubieran sido suficientes, un acto como el de ayer termina por presentar la evidencia práctica de esa riqueza de sentidos. El de ayer fue uno de los más grandes y felices encuentros populares de la historia reciente. Acá el pueblo no falta. Por el contrario, estas movilizaciones colaboran con la persistencia y la proyección del pueblo. Lo que en su momento fue una fecha nefasta se convierte en una celebración de la vitalidad popular: "No nos han vencido". Las Madres y Abuelas, heroínas iniciales de la resistencia a la opresión, presentes entre nosotros, se encuentran con pibes que nacieron en el siglo xxi y asumen este impulso histórico como propio. El recuerdo de los que faltan se reaviva con la incorporación de los que han llegado.

El macrismo sabía bien cuando asumió el gobierno en 2015 que había que borrar esta marca. No lo lograron. Por lo menos fueron más coherentes que los que en 2006 se oponían a la fijación de esta fecha por simple miedo a la historia con argumentos izquierdistas y socialdemócratas. En su intento de rediseño social, hoy evidentemente fracasado, el régimen actual reconoce la incompatibilidad del encuentro popular en la lucha y la celebración callejera con la imposición de la cultura neoliberal, egoísta, aislante, disgregadora, olvidadiza, mentirosa.

Este año coincide con la multiplicación de los signos de putrefacción del proyecto macrista. No es casual. Los 24 de marzo ya no miran solo al golpe de Videla y Martínez de Hoz: desencubren las continuidades con el presente y la justicia y la verdad pendientes. El macrismo se irrita ante esta movilización por motivos comprensibles desde su perspectiva. Es esperable también que la prensa del régimen se esfuerce en borrar no ya aquel pasado sino este presente. Borrar, desaparecer: signos del neoliberalismo. Por eso una marcha inmensa, quizá incomparable con cualquier acto político en el mundo, no aparece en el aparato propagandístico oficial. Su ausencia es una forma paradójica del énfasis de su importancia. Esta virtualización de la realidad ha sido uno de las técnicas con las que se intentó apuntalar al macrismo. A pesar del manifiesto fracaso político de estos borramientos, el régimen aún insiste con un recurso fallido. ¿Y si probaran con asomarse a la realidad? ¿O les resulta insoportable?

Anoche en La otra.-radio conversamos sobre la manera en que el presente impregna esta movilización. Es una marcha política, claro, no un simple rito vaciado. No es solo contra el gobierno represor de la oligarquía aliada al poder financiero internacional del año 76, sino contra el gobierno represor de la oligarquía aliada al poder financiero internacional de 2019.



Esta de abajo es la tapa de Clarín es del año pasado. Este año el diario de Magnetto optó por omitir la noticia en la tapa. La foto de Paul, intervenida hace doce meses por el ingenio popular, hacía coincidir dos acontecimientos que al final convergerían un año después. El sábado tocó Paul McCartney en Buenos Aires en una noche memorable que muestra la persistencia de los mejores frutos del siglo xx en el xxi. El programa de anoche desbordó de la hermosa música de Paul. También escuchamos la nueva canción de WOS, "Terraza" y hablamos del ocaso del BAFICI  durante la gestión macrista. Todo el programa se puede escuchar clickeando acá.


La derecha siempre dice que estos actos están "politizados", como si el repudio que ellos ejercen y reciben pudiera no ser político. Como si su ninguneo de las continuidades entre dictadura y macrismo no fuera tan ladinamente político.





domingo, 24 de marzo de 2019

Banda en fuga: un 24 de marzo con olor a fin del macrismo













Un fin de semana intenso en un país intenso


Foto: Carlos Brigo


Hoy una multitudinaria manifestación para ponerle límite a la cría del Proceso que nos gobierna. Anoche una histórica actuación de Paul McCartney en Argentina. Esta noche a las 12 en FM 89,3 Radio Gráfica hablamos de todo en La otra.-radio.

A 43 años del golpe, en la Argentina macrista reina la persecución política


Un grupo de treinta policías ingresaron al local del Partido de los Trabajadores por el Socialismo (PTS-FIT). La legisladora y referente política del Partido de los Trabajadores por el Socialismo, Myriam Bregman repudio el hecho y exigió una pronta respuesta de las autoridades.


Dirigentes políticos y referentes de organismos de Derechos Humanos se pronuncian contra el atropello policial. El Encuentro Memoria Verdad y Justicia expresó:

En el día de hoy, con la excusa de una “denuncia anónima” efectivos armados de la Policía de la Ciudad irrumpieron en uno de los locales que el Partido de Trabajadores por el Socialismo tiene en el centro porteño. Este hecho es parte de la política de hostigamiento y represión que sostiene el gobierno de Cambiemos contra nuestro pueblo. Tiene además el agravante de ser sólo horas antes de conmemorar el aniversario del golpe cívico-militar-eclesiástico de 1976. Ante la gravedad de estos hechos, desde el EMVJ expresamos todo nuestro repudio, y reafirmamos nuestra convocatoria a marchar este 24 de marzo contra la impunidad de ayer y de hoy.

Desde La otra convocamos a marchar hoy nuevamente a la Plaza, contra la brutalidad del régimen macrista y por la memoria, la verdad y la justicia.

viernes, 22 de marzo de 2019

La policía de Larreta patotea a los pibes, padres y docentes tapando sus identificaciones con calaveras de la muerte

Para la cana macrista, la dictadura no terminó



Seguún el comunicado de los docentes que organizaban la actividad de ayer en Parque Centenario:

POLICÍA AMEDRENTA A NIÑXS, VECINXS Y DOCENTES EN ACTIVIDAD DE NIÑEZ, MEMORIA Y DDHH

En la tarde del 21/3, nos convocamos docentes, familias y vecinxs del Parque Centenario para realizar una actividad de Niñez, Memoria y Derechos Humanos. Asistimos cerca de 200 personas para leer cuentos prohibidos en la dictadura, cantar canciones y pintar pañuelos alrededor del mástil del parque. Cabe destacar que el año pasado realizamos el mismo encuentro, que se desarrolló con la misma tranquilidad y alegría que el del día de la fecha.

Cuando ya quedábamos pocas familias y docentes en el lugar, una cantidad inusitada de efectivos policiales (cerca de 30) que nos triplicaban en cantidad, se hicieron presentes en un operativo sin sentido, con 4 patrulleros y 10 motos. No les importó que nos encontráramos con niñxs de muy corta edad, quienes estaban notablemente nerviosxs. Rodeándonos e impidiédonos el libre paso, aducían la llamada de vecinxs para hacerse presentes. Obviamente, el registro de estas llamadas nunca fue comprobado.

Luego de amenazar con denunciarnos por ejercer una contravención, nos retuvieron incluso luego de haberles dado los datos personales de algunxs de lxs presentes. Como si esto fuera poco, recibimos frases del tipo "Me encantan las calaveras y las armas" o "Dicen que están a favor de la vida y usan pañuelos verdes", impidiendo que algunas madres se separaran del grupo para ir a contener a lxs más pequeñxs.

Creemos sumamente importante denunciar este hecho, ante una clara avanzada represiva y con un mensaje evidente de querer generar miedo y desmovilización, más aún siendo en el marco de una actividad con niñxs en donde cuestionamos la falta de implementación de la ESI y la criminalización de la niñez a través del intento de Macri y Bullrich de efectivizar la baja de edad de imputabilidad.

Sólo queda aclarar que las fuerzas represivas no han logrado su objetivo, ya que lejos de quedarnos calladxs y quietxs, denunciaremos esta y demás situaciones que intentan desarmar la Memoria y la organización.

Exigimos la inmediata separación de todxs lxs efectivxs de la comisaría 11 que incurrieron en amenazas a quienes realizábamos esta pacífica actividad, y llamamos con más fuerza que nunca a movilizar este 24 de Marzo, para que NUNCA MÁS debamos atravesar estas situaciones en donde se nos amedrenta por expresarnos libremente, recordando a quienes lucharon por un mundo más justo y bregando por infancias libres de todo tipo de violencia y abuso, incluso el abuso de poder de las fuerzas represivas.

Adjuntamos imágenes de la actividad y un video que muestra el claro accionar amenazante de la Policía de la Ciudad.

¡NI UN PASO ATRÁS !

¡30.000 COMPAÑERXS DETENIDXS, PRESENTES!

Adhesiones milpanuelos@gmail.com

jueves, 21 de marzo de 2019

Defender al BAFICI


Juan Villegas, del elenco estable, apoya "al Bafici y a todos los que lo hacen. No porque sea perfecto y no haya nada para reprocharle. Al contrario, porque hoy es frágil su lugar".

Curioso: la fragilidad actual del BAFICI no es consecuencia de un cambio atmosférico sino de la gestión de los que lo hacen, de los que desde 2007 consintieron su degradación. Ante cada ajuste del macrismo, ellos "defendían su fragilidad".

Es decir: dejaban avanzar su decadencia. Supongo que Villegas seguirá apoyando a sus amigos mientras lo dejen participar.

Pero defender al BAFICI no es consentir los agravios que se autoinfligen los que lo hacen sino señalar su servilismo constante.

Es decir: atacar al BAFICI es defender a los que lo hacen (mierda), mientras que defenderlo es criticar a los que permitieron su degradación.

Pero en la Argentina macrista está invertida la carga de la prueba y "defender a los frágiles" termina por ser consentir el ajuste.

miércoles, 20 de marzo de 2019

El BAZOFI este año tiene como 457 sedes


¡¡ÚLTIMO MOMENTO!!
Las autoridades del BAZOFI anunciaron 
la programación 2019

En una expeditiva conferencia de prensa que tuvo lugar en las escaleras de la estación de subte Pasco de la línea A, Fabio Manes y Fernando Martín Peña, califas del BAZOFI, anunciaron los lineamientos de la próxima edición del evento cinéfilo del milenio.

-Este año decidimos un upgrade en la designación de nuestros roles porque entendemos que los conceptos "programador", "director artístico" o incluso "presidente", no terminan de dar cuenta de la amplitud real de nuestro trabajo -explicó Manes, levitando alegremente sobre un peldaño. -Por eso desde esta edición seremos Califas, que tiene resonancias más abarcadoras.

-Exacto -completó Peña, agarrado del pasamanos. -Además, multiplicamos el alcance del BAZOFI a un sinnúmero de sedes. Creo que en total son 457. Queremos satisfacer la demanda siempre creciente de la imaginación de nuestro jefe de pren... er… de nuestro público. Y es por eso que muchas proyecciones se realizarán en sitios insospechados. Por ejemplo, en el foyer de la sucursal Alsina del Banco Nación, en las salas de espera del Centro de Diagnóstico Rossi o abajo de una baldoza de la placita Salguero.

Un periodista quiso saber si habría invitados.

-Bueno, teníamos casi cerrado a Martin Scorsese pero logró escapar.

-De todas maneras, es muy posible que contemos con la urna taciturna donde descansan las cenizas de Toshiro Mifune, que nos enviaría su familia si logramos ponernos de acuerdo con el seguro.

Otro periodista, con fuertes vínculos con la AFI, quiso saber si habría publicaciones.

-Por supuesto -respondió Manes sin vacilar y con su característico eco de ultratumba. -Tenemos preparado un trabajo exhaustivo sobre la filmografía de Lee Majors, una compilación de artículos sobre Werner Schroeter y una enciclopedia sobre el cine de yakuzas en noventa y siete tomos.

-También le hemos encargado a Elvio E. Gandolfo un ensayo sobre los films UBANGI, MANDINGO, FANDANGO, TAMANGO, ODONGO, NABONGA y MORONGA, con prólogo de la actriz Carrie Ng, en la perspectiva de diseñar un ciclo con criterios homofónicos.

-Ya hemos pedido un crédito a la Anses y ni bien nos lo otorguen publicaremos todo.

-Así es. De hecho en ese paquete quedó también la grilla de programación y el catálogo de este año.

-Pero entonces ¿no van a anunciar hoy la programación? -preguntó otro periodista, multimillonario en pauta municipal, provincial y nacional.

-No señor. Si se nos da la gana la anunciaremos este fin de semana. Para algo somos Califas -explicó Manes.

-¿Qué? ¿No le gusta? Chiva, chiva, calenchu -secundó Peña.

Y a continuación una guardia de moros dispersó la reunión.

ALTO BAZOFI - Festival de rarezas de la Filmoteca
Del 3 al 14 de abril.
Zelaya - Hasta Trilce - malba.cine
Llevan calidad - Llevan cantidad.

[Texto de Fernando Martín Peña]

Otoño Lou

La otra.-radio, para escuchar clickeando acá



Casi cayéndonos del verano, el domingo pasado en La otra.-radio empezamos con un ciclo que preparó Maxi Diomedi, Otoño con Lou, dedicado a la extensa e intensa carrera artística y vital de Lewis Allen Reed, más conocido como Lou. Nos sorprendimos al conocer sus preferencias musicales juveniles tanto como cuando descubrimos su banda iniciática, llamada apropiadamente The Primitives.




Okei, los quiero a todos calmados ya
tenemos algo nuevo que vamos a mostrarte, man
te va a volar la cabeza. ¿Estás listo?

Dijo dale, bueno, vamos
venga
vamos
Sí, ¡qué bien!

Bajen todos al sótano
Listo, sí, dale, ¡vamos!

Ey, arriba las manos
arriba las piernas
hacé el avestruz
hacé el avestruz.

Sí, sí, sí, sí, sí
Ey, andá hacia adelante
ponete de cabeza
y hacé el avestruz
Bueno, ahí vamos
bien
hacé el avestruz.

Da un paso adelante y girá a la derecha
hacé el avestruz
Girá hacia la izquierda
levantá los pies
y hacé el avestruz.

Es una pena que no haya quedado un registro un poco mejor grabado de este torrente sonoro inicial, o que Lou nunca haya decidido, al menos que sepamos, retomar aquel comienzo en una grabación posterior. Fue grabada en 1964 para Pickwick Records. Parece que Lou afinó la guitarra para que sonara la misma nota en todas las cuerdas y esto llamó la atención del joven John Cale, quien más adelante le propuso a Reed hacer un pop experimental para lo que pronto terminaría siendo The Velvet Underground. Esto es solo una muestra de lo que escuchamos en este primer episodio de Otoño con Lou.

Con nuestra compañera Carla Maglio nos estuvimos preguntando quién habrá sido el jeño de la comunicación que elaboró este concepto visual para adelantar el BAFICI en las redes sociales.  ¿Cómo se vinculan estos remedos de superhéroes marvelianos con la idea de un festival de cine independiente? Barajamos varias hipótesis, todas deprimentes.

El domingo cuando hacíamos el programa no teníamos noticias de la programación de esta nueva edición del festival, corrida hacia el costado norte y, por lo que ya sabemos hoy, ajustada -según las palabras del propio porta fuz. El macrismo hace con el BAFICI lo mismo que con el país: tratar por todos los medios de empequeñecerlo y maltratarlo. Lo vienen consiguiendo. Muchos de los que leen el blog son jóvenes, pero hubo alguna vez en la ciudad de Buenos Aires un festival que despertó un amor ardiente por el cine contemporáneo. Se hace cada vez más difícil relacionar aquel entusiasmo con este tedio.

Durante el programa también hicimos algunos adelantos de la programación de la Sala Lugones para esta temporada, presentada hace pocos días por Luciano Monteagudo. A diferencia de la depresión que hoy nos causa todo lo que rodea al BAFICI, la Lugones se las arregla para seguir siendo una vía de acceso a la experiencia cinematográfica. En otro post ampliaremos.

Y el domingo cuando hicimos el programa nos sorprendía el período de putrefacción en que había entrado rápidamente el macrismo. Cuarenta y ocho horas después la sensación es que la descomposición no cesa.

Escuchen el programa clickeando acá.

domingo, 17 de marzo de 2019

La putrefacción


La descomposición política del macrismo hiede por todas partes. Quizás el problema de los sistemas que se proponen un dominio minucioso de la sociedad sea que su voluntad de poder monolítica no puede adaptarse a los sacudones de lo real y, en lugar de moldearse ante nuevos desafíos, se descomponen aceleradamente. El estallido del caso D'Alesio no es la causa sino una de las manifestaciones de esta putrefacción. La cantidad de evidencias empíricas de los métodos terroristas con que en el último lustro se pretendió disciplinar a la sociedad quizás haya aparecido por una lucha de facciones de los diversos servicios paraestatales y trasnacionales. Quizás el  ciudadano Etchebest no fuera capaz de descorrer ese velo por una iniciativa personal. Quizás los servicios se desmadraron. El derrame copioso de pruebas de los procedimientos extorsivos combinados de tribunales y medios solo sería consecuencia de una falla anterior. El material que D'Alesio guardaba tal vez se haya dado a conocer siguiendo las mismas lógicas con que cotidianamente se adormece a la población, solo que esta vez lo que aparece son las pruebas del propio funcionamienro del sistema, por un proceso de aceleración autodestructivo: porque el sistema mismo está colapsando. En ese caso, el macrismo se cuece en su tinta.

El macrismo llegó al poder a través de un largo camino que se remonta a la patria contratista, la marquetización del fútbol y el sistema de extorsión y espionaje ya implementado en el gobierno de la ciudad desde 2007. En 2015 asistimos a su generalización abrumadora. Ya no solo funciona para hacer negocios ilegales con las cloacas o con los barrabravas de Boca o para espiar a los cuñados de la famiglia. Hace cuatro años están en todas partes y a toda hora. Se filtran en la vida privada a través de las pantallas de celulares y televisores, interactúan con los usuarios de las redes, extrayéndoles información e inyectándoles mentiras en dosis tóxicas. Durante un tiempo, la desmesura de la máquina da la sensación de que es imposible que se filtre lo real. Pero todo sistema tiende hacia su desorganización y cuanto más afiatado parece, más ruidosa es su ruptura. Como esos circuitos que se embalan hasta terminar quemándose. Así estamos viendo quemarse al macrismo.

En los programas de televisión que el sistema usó para abombar a la población, hoy vemos cómo los gestos de sus participantes empiezan a desencajarse. Pongan América 24, Intratables, Animales Sueltos y van a ver un show de desintetegración. Su sorprendente desquicio se acopla al que se produce entre los miembros de la coalición electoral, las variables económicas, la impotencia de la propaganda para disimular el desbande, el disloque discursivo de sus voceros, la dura gestualidad de sus caras visibles. Es un fracaso tan hondo que vuelve inviable incluso un gobierno cambiemita triunfante. Quizás sea su voluntad arrastrar al país en su propio colapso. La derecha cebada en el poder mantiene una temible capacidad de daño de la que ninguno de nosotros puede considerarse a salvo. Pero a la vez, su desmesura la lleva a toparse contra su propia impotencia.

La calle se les vuelve hostil en proporción directa al control monolítico de las pantallas. En cierto modo debemos agradecerles la celeridad que le imprimieron a la usura de sus recursos. Así mostraron qué son y hasta dónde llegan. Despertaron una resistencia inorgánica, dispersa, difìcil de manejar.

Cuando se leen hoy los textos escritos y visuales que la derecha produce, sean los reflexivos como los de Carlos Pagni, Eduardo Fidanza o Francisco Olivera en La Nación, sean los más rústicos que encarnan Fantino, Majul o Leuco en la tele, en todos ellos se filtran ráfagas de desconcierto, como si la derecha recién ahora captara los límites de su potencia.

Cambiemos surgió en la Argentina de una crisis de representación, a principios de siglo. Fue una de las vías por las que se canalizó la debacle de 2001. La otra es el kirchnerismo. La grieta no es honda por una impostación artificial, como nos quieren hacer creer los analistas del medio. El kirchnerismo y el macrismo se oponen con fuerza inconciliable porque son bifurcaciones de una misma crisis. Lo que cruje es la vida de derecha postdictatorial vivida como normalidad contemporánea. 

La singularidad argentina reside en que hubo dos maneras y no solo una de atravesar el nihilismo de esta era. Una de ellas se apoya en tradiciones sociales y culturales muy arraigadas. Esa persistencia es lo que el macrismo aborrece como los 70 años malditos. Solo que no se puede maldecir ni borrar un tramo de la historia en el que cabe una vida completa. Se hizo desaparecer a 30 mil, pero no se puede hacer desaparecer una experiencia que incluye resistencia y recuerdo. La sociedad argentina no se adecua a la normalización mundial porque un sector considerable de su población supo aprender algo de sus catástrofes. 

El macrismo se revela más inepto, más destartalado y grotesco que la revolución fusiladora o el proceso de reorganización nacional. Quisieron presentarse como la  postmodernidad liviana, como una revolución de la alegría, pero hoy solo pueden apostar todos sus empeños a la desdicha. Necesitan que millones de personas se resignen a sufrir. Cambiaron las figuras históricas de los billetes por animalitos, quizás sin percibir todas las consecuencias de ese retroceso simbólico de la escala zoológica. Oscurecieron el perfil de Evita en el edificio que puede verse desde las dos puntas de la 9 de julio, sin advertir que el oscurecimiento es un  énfasis de temor. ¡Le tienen miedo a esa mujer! Es curiosa la certeza que le otorgaron al borramiento como método. No solo se muestran prefreudianos sino hasta precristianos. Nunca se detuvieron a pensar en la extraña fuerza del In hoc signo vinces.

Esta ignorancia no es curiosa en macri, pero es llamativa en los tecnólogos de la dominación que lo apuntalan. Quizás haya sido el macrismo el rostro de esta debacle porque la crisis del capitalismo solo puede producir esperpentos.

¿Funcionará, no obstante estas fallas expuestas, el disciplinamiento la sociedad argentina? Nuestra singular resistencia ¿será la última prueba de la licuación neoliberal o la semilla de lo que viene?

Ilustración: Carmen Cuervo

viernes, 15 de marzo de 2019

2021, ¿te acordás de nosotros?


Pibe

2021, ¿te acordás de mí?
Podría esperar un año
pero no debería esperar tres
pibe.

No quiero ser
(pibe)

2021, ¿te acordás de nosotros?
El cobre se vuelve verde
las vigas de acero se oxidan
(pibe).

No es cuestión de...
(pibe)



"2021" es una canción que anticipa el nuevo disco de Vampire Weekwnd, Faher of the bride. La canción incluye un sample del tema  de los años 80 del japonés Haruomi Hosono.

miércoles, 13 de marzo de 2019

Terraplanismo, macrismo y muerte de la verdad

La otra.radio del domingo pasado para escuchar descargando el audio acá 


Hace pocos días se hizo la primera convención de terraplanistas argentinos. Es un grupo de papanatas que sostienen que la Tierra es plana y que existe una conspiración a nivel internacional para ocultarlo. Comentábamos esto en el comienzo de nuestra emisión más reciente de La otra.-radio. Los terraplanistas no son el único grupo oscurantista de los que proliferan en el siglo xxi. Se me ocurrió que puede resultar sorprendente que en el momento de máxima tecnologización de la vida humana estos grupos oscurantistas encuentren tantos adherentes. Pensándolo bien no es tan sorpresivo: depender de la tecnología no nos hace más racionales, como podrían haber creído los positivistas del siglo xix. Al contrario, es posible que la eficacia de la técnica pueda acrecentarse totalmente disociada de la capacidad humana del discernimiento, puesto que el objeto de la técnica no es la verdad sino la eficacia. 

De manera que la multiplicación de los oscurantistas en la era digital sería un corolario esperable, una vez que se volvió parte del sentido común la doctrina nietzscheana de que la verdad no existe y todo es interpretación, así como los diversos modos de interpretacionismo y la vulgata foucaultiana que reduce la verdad a una construcción social resultante de las relaciones de poder. Si todo es interpretación, la esfericidad de la Tierra bien podría ser una interpretación impuesta por el poder científico dominante y los terraplanistas harían uso de su libertad de enarbolar una disidencia astronómica reivindicable. Una derivación algo farsesca de todos los relativismos y constructivismos postmodernos: la Tierra no es esférica sino que depende de cómo la diversidad de los terráqueos quiera que sea. El detalle más curioso es que la convención de terraplanistas argentinos se hizo en la localidad de... ¡Colón!

Nuestro columnista brasileño, Henrique Júdice, nos dice que en Brasil los terraplanistas están desde hace tiempo, ya que ese país hace mucho que importa cualquier locura conspiranoica proveniente de EEUU. Hasta el punto de que quien encabeza la facción iluminista del gabinete de Bolsonaro, el Ministro de Ciencia y Tecnología, que fue astronauta y vio la Tierra desde el espacio, se desespera ante la convicción que manifiesta otra ministra de ese gabinete que adhiere al terraplanismo. Nada raro en un gobierno que triunfó con la ayuda de las más aberrantes fake news que, después de todo, son interpretaciones. Acá no tenemos teraplanistas en el gobierno, pero hay gente que cree en las cosas que dice Lilita Carrrió, de manera que tan lejos no estamos. 

Júdice nos cuenta que la parte del gabinete de Bolsonaro más vinculada a las iglesias evangélicas sostiene la necesidad de que en las escuelas se enseñe el creacionismo y ahora ya van por la enseñanza de la Tierra plana.  Según él en Brasil hay una explicación para esto que no se aplica tanto a Argentina. En su país nunca hubo una democratización efectiva de la enseñanza pública, por lo que se pasó bruscamente de un estado de analfabetismo hasta una cultura televisiva y luego digital, sin haber atravesado una etapa de la cultura letrada. Es cierto que en Argentina, sobre todo en Buenos Aires, hay una extensa tradición de ilustración y escuela pública que proviene ya desde el siglo xix. Tan cierto como que el macrismo quiere terminar con esa tradición.


Judice piensa que los EEUU exportan pseudociencias y fanatismos religiosos porque el establishment estadounidense no puede afrontar sus debilidades incrementando el nivel de conocimiento de su propia población, ya que si este nivel aumentara, si el pueblo norteamericano fuera más consciente y menos alienado de lo que es, el sistema mismo no sería capaz de sostenerse. Así, lo resuelve exportando sus debilidades y volviendo a los otros países más débiles que ellos. (Se me ocurre ahora que el cine norteamericano sería en parte un vehículo de esta neobarbarie, pero no lo digo porque algunos allegados cinéfilos pueden sentirse ofendidos). 

Si la tesis de Judice es compatible con el crecimiento de pseudociencias en la Argentina, podemos explicar en qué sentido el gobierno cambiemita se ha abierto al mundo del siglo xxi, en el que la verdad no existe y todo es interpretación. Durán Barba, Alejandro Rozitchner o Elisa Carrió, sin ser miembros de las iglesias evangélicas, son entusiastas promotores del pensamiento mágico que se huele en los desvaríos de los discursos presidenciales. Una vez más, la víctima sacrificial es la verdad.

Con la misma soltura con que alguien afirma que la Tierra es plana, puede otro cualquiera decir que Cristina se robó dos PBI y habrá creyentes dispuestos a creerlo. 

La música del programa pasado fue en parte programada por Henrique Júdice, que nos trajo a algunos exponentes de la música popular brasileña totalmente desconocidos por aquí.

Así fue como escuchamos "Aos fuzilados da CSN", de Garotos Podres, una banda de punk rock que es leyenda en Brasil por ser pioneros en ese estilo musical y por su firme compromiso político. La canción la compusieron en homenaje a tres obreros de la Compañía Siderúrgica Nacional asesinados por el Ejército en la represión a una huelga en 1988, en pleno gobierno civil. Ahora, nos explica Júdice, la policía sigue siendo tan brutal y asesina como entonces. La diferencia es que la Compañía Siderúrgica Nacional ya no existe como sociedad del Estado.

La segunda canción que Henrique programó fue "Milonga Borgeana", parte de un libro de Jaime Vaz Brasil después convertido en CD, el más grande poeta vivo del idioma portugués para gusto de Henrique. La obra tiene muchas canciones maravillosas, pero Henrique eligió esta por su relación con Argentina.

La tercera canción es "Raízes" de Renato Teixeira, que en la versión que escuchamos la canta junto al dúo Pena Branca y Xavantinho. La canción forma parte de la banda sonora de la película Árabia, de modo que Henrique aprovecha para invitar los oyentes a que vayan al cine Cosmos a ver esta película que considera excelente. La canción es muy popular en el interior de Brasil, sobre todo en la parte central, aunque su autor no figura entre los artistas preferidos de los medios, que poco hablan de él.

Por último, la Escola Mangueira ganó el carnaval de Río este año con un samba muy fuertemente político, de la mejor especie de política, colmado de referencias históricas a las luchas populares. Aunque la melodía parece un tanto estándar -hay poco margen para la creatividad musical en el formato que impone la competición de las Escolas de Samba en Río-, por su letra y el momento político en que se da a conocer tiene un valor especial.



La selección musical la completé yo. Nuestro módico carnaval larretista tuvo su momento de gloria plebeya cuando la murga de los Chiflados de Boedo le tocó en la propia cara del jefe de gobierno de esta ciudad gorila una afamada melodía popular. Y también escuchamos a un desconocido artista de las redes sociales que compuso un gran hit, inspirado en las zozobras lingüisticas del presidente afásico que padecemos.

Siguiendo con nuestra investigación sobre el oscurantismo, intentamos penetrar en los circuitos mentales de un garca que es partidario del gobierno, levanta la bandera del déficit cero y evade impuestos sin detectar su propia inconsistencia. Todo es interpretación (la verdad no existe).

Para escuchar el programa, clickear acá.

lunes, 11 de marzo de 2019

Artesanos de San Telmo: ¿el macrismo porteño opta por asumir el carácter fascista de su base social?



¿Cuál es la lógica política a la que esta imagen responde?

La policía metropolitana conducida por Larreta ayer a la tarde irrumpe en la tradicional feria de artesanos de San Telmo, un paseo de la ciudad de tradición histórica, al cual concurren turistas tanto como habitantes de Buenos Aires. Es indudable que cuando este régimen de mierda se caiga, estas imágenes quedarán como emblemáticas del grado de oscurantismo y represión del que fue capaz la derecha que algunos interpretaron como moderna y democrática.

Pero cuesta entender la lógica por la que uno de estos desbordes represivos se produce, no contra militantes de izquierda, ni contra gremios u organizaciones sociales en protesta. No se trata de un piquete. Un domingo a la tarde en San Telmo no hay manera de interpretar que los artesanos interfieran el tránsito, que interrumpan el paso de los cualunquistas malhumorados. ¿A qué lógica responde entonces?

Uno podría pensar: es pura ideología, la derecha gorila odia a los artesanos, odia la existencia creativa y la socialidad en los espacios públicos, odia la libertad y la creatividad popular. El régimen está integrado por un grupo de burgueses ignorantes y prepotentes que tienen una formación de brokers, evasores, espías, esperan que sus padres se mueran para disputarse su herencia o incluso para despojarlos de sus bienes antes de que mueran. Es una brutalidad estructural.

Yo creo que el motivo, no contradictorio con el anterior, podría ser más banal: Larreta está bajando en su imagen de gobierno en un ritmo que acompaña al deterioro general del macrismo. Estas imágenes de brutalidad policial fidelizan a las hordas de gorilas que constituyen el núcleo duro de su base social que, a falta de alguna satisfacción positiva, quiere golpes y sangre catártica. Es un poco tortuoso: el facho que vota al macrismo se identifica mitad con el represor y mitad con la víctima (un pequeño burgués asustado tiende al fascismo, es víctima de estas políticas pero necesita ver que el castigo se descarga sobre otros). Larreta quiere consolidar a ese sector de los porteños. 

Pocas horas antes, en el cierre del carnaval de Avenida de Mayo, la murga de Boedo le mojó la oreja cuanto entró al corso lo más campante tocando la marcha peronista. Puede que lo de ayer sea la respuesta. Este desborde destinado a ser mostrado por los canales oficiales y atestiguado por los turistas es un mensaje para asegurarse que a la derecha no habrá ninguna fuerza política que le dispute la barbarie al macrismo.

Pregunta: ¿los porteños pueden asumir esa identidad cultural sin vergüenza?





domingo, 10 de marzo de 2019

De "el problema de Argentina son los K" a "el problema de Argentina somos los argentinos" pasaron solo 38 meses de macrismo


Cuando un sistema entra en crisis no para de emitir señales disfuncionales. Esta semana terminó la quietud cambiaria a pesar de las desorbitantes tasas de interés que intentan secar la plaza de pesos. Algunos adjudican el comienzo de esta nueva corrida cambiaria -las corridas se sabe cuándo empiezan pero no cuando terminan, me dijo hace casi un año Mariano Kestelboim- a la preocupación que generó en los mercados internacionales el patético discurso de macri ante la Asamblea Legislativa. Otros dicen que la devaluación del peso y la fuga de dólares son sistémicas: el esquema económico impuesto por el FMI no es sostenible en plazos medianos y sólo funciona como un precario dique que va agrietándose. Las "consultoras de la city" empiezan la rutina de corregir los pronósticos de inflación anual, para arriba, naturalmente. Va a ser mayor que la que anunciaron hace tres meses. Otra vez. Estos predictores no describen posibilidades, existen para crear expectativas favorables al sistema para el que trabajan. No son observadores: son operadores.

Pero en las últimas semanas las rajaduras del macrismo aparecen por uno y otro lado. Los propios medios corporativos que operaron para desinformar a la población durante los primeros tres años del régimen muestran en tiempo real sus signos de disgregación. Ningún otro ejemplo condensa mejor esta descomposición que el espionaje entre diversos alcahuetes del régimen en la mesa tóxica conducida por Fantino. Cuando un sistema de ocultamiento y distracción de la población se impone de manera tan monolítica contra la experiencia de la realidad, el desplome va a resultar muy estruendoso. Es previsible que, a medida que la bronca popular crezca, los operadores mediáticos del régimen queden expuestos a la luz del día, como Drácula en el final de la película.

Hoy es la primera de una sucesión de jornadas electorales que van a funcionar como test parciales de la suerte electoral del macrismo. Previsiblemente ya se multiplican las denuncias de fraude en favor del oficialista MPN. Es bueno que empiecen con un fraude desde el principio, porque nos muestran las cartas con que van a jugar.

Leyendo algunos libros que narraban la genealogía del PRO, lo que más se destacó fue siempre el diseño de su imagen, encomendado a profesionales del engaño. Hoy los signos de herrumbre de estos íconos es trasmitido en vivo, involuntariamente, claro, por los propios medios oficiales. Los movileros de TN la pasan mal cada vez que cubren alguna protesta callejera y desde el piso se intenta recomponer al instante la ilusión que construyen constantemente desde los estudios. Los que están en estudios empiezan a preocuparse por su propia exposición, cuando ya no estén en el cobijo de su jaula de cristal.

Yo lo llamo el poder irresistible de la verdad. Justo cuando en la filosofía mainstream nos explican que la verdad no existe.
Si uno es capaz de recordar el clima social más allá de la imposición de pantallas fugaces, no puede haber olvidado la percepción de diciembre de 2015, cuando el mensaje del poder era que el problema de los Argentina eran los panelistas de 678, los ñoquis de la Cámpora o los militantes kirchneristas. El último spot publicitario que salió de las usinas de Durán Barba y Marcos Peña dice que el problema de la Argentina son los argentinos. Esta progresión no parece poder seguir extendiéndose en términos publicitarios. ¿Qué vendría después?

Quizás sea Rodríguez Larreta el dirigente más sigiloso y menos propenso a la exposición riesgosa de Cambiemos -en contraste con los desquicios de carrió o el propio macri-. Pero la calle ya se ha vuelto adversa también para él. La única diferencia es que él encara una distribución de la pauta oficial que hace que ni siquiera los medios críticos lo pongan en evidencia. En el cierre del carnaval porteño, en el corso de Avenida de Mayo donde Larreta invirtió millones de pesos, la murga los Chiflados de Boedo le recordó que no hay ningún atracadero que pueda disolver en su escondite lo que fuimos.


sábado, 9 de marzo de 2019

Dejarlas Partir



La moneda en la vida de Juan
Chico Buarque, los lentes
la estatua de sal
el suicida y su gato irreal
lo que fue, lo que es
lo que ya no será.

Si pudiera explicar
si pudiera explicar
lo hice para quebrar
lo hice para quebrar
lo hice para quebrarme a mí.

Los espíritus de la ciudad
donde nadie descansa
Narciso y el mar
donde caen las almas quizás
la Verónica, Ámbar
el último track.

Si pudiera explicar
si pudiera explicar
lo hice para quebrar
lo hice para quebrar
lo hice para quebrarme a mí.

Cada punta del lazo
que une a la muerte y el cenit
quiero dejarlas partir
creo que viven en mí.

La ilusión de una calle al final
y después del amor
nunca nada es igual
no podía dejarlo pasar
todo lo que hemos hecho fue para quebrar.

Si pudiera explicar
si pudiera explicar
lo hice para quebrar
lo hice para quebrar
lo hice para quebrarme a mí.