jueves, 23 de mayo de 2019

Giallo, género y electroshocks

La otra.-radio del domingo pasado, para escuchar acá y acá



El programa del domingo pasado estuvo atravesado por las tensiones, los sobresaltos y las mutaciones. Para anunciarlo en el blog tuvimos que pintarlo de amarillo. No sin un escozor. De la primera parte, acerca de los sobresaltos políticos por los que atraviesa la Argentina, ya hablamos e incluso subimos el audio. Acá.

Segunda parte: Lou con el pelo amarillo, para escuchar clickeando acá.

Lou Reed iba dejando transcurrir su carrera artística como si fuera un muñeco manejado por una extraña influencia. Como que no estaba ahí, a mediados de los 70, mientras grababa sus discos. Cuanto menos estaba, mejor le iba. No podía perdonar la terapia de electroshock a la que sus padres lo sometieron para que no fuera tan puto: "Te ponen esa cosa en la garganta para que no te muerdas la lengua y te ponen electrodos en la cabeza. Eso es lo que recomendaban en Rockland County para desalentar tus sentimientos homosexuales. El efecto es que perdés la memoria y te convertís en una planta. No podés leer un libro porque llegás a la página 17 y tenés que volver al principio".

¿No sabés que van a matar a tus hijos?
¿que van a ir matándolos, que los van a matar
van a ir matándolos, los van a matar
a menos que se escapen lejos?
Pero cuando te inyectan Thorazine con cristales
te ahogás como un hijo de puta.
¿No sabés que van a matar a tus hijos?
¿que van a ir matándolos, que los van a matar
van a ir matándolos, los van a matar
a menos que se escapen lejos?



Lou no les prestaba atención a los detalles del proceso de grabación de sus discos pero les salían terriblemente chulos. Tenía una reputación de músico de culto que defender pero dejaba todo a la deriva. A veces la crítica lo destruía, pero igual le iba bien.


Tercera y cuarta partes: libros y películas amarillas, mutaciones y desvíos, para escuchar clickeando acá

El giallo es un ¿género? ¿subgénero? ¿estilo cinematográfico?. Vaya uno a saberlo. Los expertos difieren. Todo puede contarse como si hubiera empezado con los libros de bolsillo de editorial Mondadori, pulp fiction, o con una corriente de películas entre la revisitación de aquellas tramas biliares o sangrientas en los años 60 y 70, aptas para consumo irónico o serio según cómo se mirara, entre el neoclásicismo o la modernidad. Esos años italianos eran así.

También puede contarse la historia desde el siglo xxi argentino, cuando aquellas películas se volvieron objetos de culto o de estudios académicos. Son mutaciones de la cultura postmoderna. Diecinueve autores escriben sus puntos de vista en uno de los pocos libros en castellano sobre el género, subgénero o estilo. El libro publicado por el Colectivo Rutemberg se llama Giallo. Crimen, sexualidad y estilo en el cine de género italiano. En el título aparecen las palabras sexualidad y género, pero no están usadas con la perspectiva de los estudios de género, sino más bien del cine de estudios. En el programa conversamos con uno de sus autores y compiladores, Alvaro Bretal.


Uno de los capítulos del libro, titulado "Tribulaciones", habla de las tribulaciones para publicar un libro sobre el giallo en la Argentina amarilla, con brutales devaluaciones y autores de empleos precarios. ¿Existen huellas de este presente de aprietes en la consideración de un género, mientras vuelve a rescatarse el cine de géneros? La pregunta en parte se responde en la charla que tuvimos con Bretal y en parte leyendo el libro. O viendo aquellas películas, si da.

Evolution, Lucile Hadžihalilović (2015)

Finalmente, en una coda no fortuita, mudamos nuestra atención hacia los modos de aparición del cuerpo de las mujeres bajo una mirada masculina en el cine de monstruos. Aquí ya hablamos de género no como quien habla de cine de género, sino de miradas de género. Las Mujeres Audiovisuales (MUA) hicieron unas jornadas y planean otras donde empezar a mirar la mirada de género en ciertos géneros del cine.

Si Jean-Luc Godard tuviera que explicarle a un extraterrestre qué es el cine, le diría -se lo dice a Alexander Kluge, que se lo pregunta- que necesitamos ese aparato para ver a la humanidad, así como necesitamos un telescopio para ver a lo lejos, o un microscopio, para ver de cerca, o lentes, para ver mejor. Mejor sería añadir a lo dicho por Godard que una mayoría de los cineastas que empuñaron el aparato hasta ahora fueron hombres, de modo que predominó la mirada de ellos. Algo que puede acabar.


El programa lo hicimos Carla Maglio, Paz Bustamante, Carmen Cuervo, Paula Sotelo, Maximiliano Diomedi y Oscar Cuervo. Y lo escuchan clickeando ahí arriba donde ya les indicamos.

martes, 21 de mayo de 2019

¿Por qué la izquierda en Italia debería votar al M5S en las elecciones europeas del 26 de mayo?


por Lidia Ferrari

En Italia veo que parte de la izquierda o movimientos progresistas están rechazando al reciente e inédito gobierno que se formó en 2018, con muchas dificultades. El pueblo italiano fue siendo vaciado en las tres últimas décadas de las conquistas que había obtenido desde la posguerra. El M5S como primer partido en esas elecciones (más del 32% de los votos) vino a reivindicar una opción de reconstrucción de esa Italia despojada.

Por diversas razones “debió” aliarse a la Lega para poder formar un gobierno (tema largo para explicar ahora). Hicieron un contrato programático donde cada uno planteó cuáles eran las medidas que debían realizarse para poder gobernar (no es una alianza y cada vez más se plantean dificultades, porque sus diferencias no dejan de presentarse a cada paso). En menos de un año el M5S ha llevado adelante una gran cantidad de lo que eran sus propuestas. De algunas de ellas se decía que serían imposibles de implementar porque iban en contra de las políticas de austeridad europeas: bajar la edad jubilatoria (movimiento contrario a lo que se produce en el mundo) y reddito di cittadinanza (asignación univesal para la mayoría de personas desvalidas y que puede llegar a aliviar la situación de 5 millones de italianos), entre otras. En menos de un año han llevado adelante muchas medidas contrarias a los designios del proyecto neoliberal. Pero aquí están, hostigados por la prensa hegemónica y los poderes del statu quo. De allí que una manera de atacarlos sea asociarlos directamente con la Lega, para mostrar un perfil “neo fascista” de un gobierno que no lo es. La Lega lleva adelante poco, pero es cierto que sus medidas desafortunadas son llevadas a primer plano mediático y parece ser, de acuerdo a la prensa internacional, lo único visible de este complejo gobierno. Hemos ya tratado en varias oportunidades cómo el cometido “antifascista” en muchos casos inventa un demonio para que las almas bellas repudien movimientos legítimamente democráticos y con aspiraciones populares, como es el M5S.

Cuando gente de izquierda reivindica a los movimientos populares que están naciendo fuera de Italia y critican ferozmente a este movimiento M5S no puedo dejar de verlos como los izquierdistas testimoniales que al interior de cada país no llegan al 2% pero tienen exigencias puristas para quienes gobiernan. En Italia y Francia hay intelectuales muy comprometidos con las luchas latinoamericanas, pero que en sus propios países o pertenecen al statu quo progresista o rechazan las experiencias de sus propios países que podrían asimilarse a las latinoamericanas. Esto no puedo dejar de verlo como algo de lo cual bien podemos hablar los argentinos: Siempre lo mejor está afuera.

Desde el progresismo ingenuo veo una adhesión a los relatos que denostan al M5S, lo cual no hace sino agigantar su distancia con lo popular, Esto evoca en mí al antiperonismo de izquierdas de Argentina.

El M5S es un movimiento cuya construcción debería ser tema de análisis de los que están sinceramente concernidos con la teoría política del populismo. Esa historia excepcional de invención de un movimiento que en poco tiempo logró llegar a ser gobierno está constituida por una mayoría de jóvenes que no vienen de la casta de los políticos, lo cual no es bueno ni malo en sí mismo, pero que en Italia tiene un valor notable, habida cuenta de la casta política cerrada que ha regido los destinos de las últimas décadas. Este M5S tiene la aprobación de un espectro amplísimo de la sociedad italiana, de manera transversal, de todas las clases sociales, los rangos de edad, las proveniencias culturales, con un masivo apoyo del sur de Italia, la Italia más postergada.

Cuando veo la crítica feroz al M5S, que lleva a no reconocer lo que hay del pueblo italiano ni que sus sinceras reivindicaciones no están en absoluto ligadas a las manipulaciones patrióticas de la derecha o del pseudo fascismo de la Lega, cuando veo esa dificultad para, al menos, intentar entender la política que está surgiendo allí, contestataria a la destrucción de los últimos treinta años, no puedo dejar de relacionarlo con el antiperonismo argentino. 

Veo a ciertas izquierdas que critican ferozmente al M5S en Italia se nutren de una fuerte ideología antiplebeya que no hace sino mostrar que lo popular es rechazado porque representa algo de sí rechazado. Observo que tanto italianos como argentinos comparten un menosprecio a lo propio, con una mirada idealizada de lo que viene de afuera. La propaganda norteamericana, que en sus filmes saturan las narraciones del mundo, hacen de cada país una caricatura que siempre muestra sus puntos flacos. Los otros: mexicanos, italianos, argentinos, alemanes, japoneses, rusos son siempre una caricatura donde se exacerban ciertos defectos. Esas identidades caricaturales -que carecen de la eficiencia de la caricatura para expresar un rasgo característico mediante exageraciones- lo que logran es exacerbar el carácter plebeyo y rústico de esos pueblos. Es cierto que no se puede recriminar a estas operaciones culturales la responsabilidad de la hegemonía de las ideologías antiplebeyas, pues estas dominan el mundo antes de que el capitalismo existiera. Lo que temo es que, mientras la izquierda guarde para sí misma -sin reconocerlo y hasta sin saberlo- estos rasgos antiplebeyos, ilustrados y esclarecidos, la derecha hará pie allí donde, por derecho propio, debería haberse aposentado primero.

El M5S está cumpliendo con sus promesas y muy rápido. Votarlo en las elecciones parlamentarias puede ayudar a que se pueda seguir sosteniendo. Si hubiera un masivo apoyo a la Lega, esto debilitaría a este movimiento y sus acciones políticas. Si hubiera un retroceso al Partido Democrático, sería el retorno de quienes han sido responsables de la debacle italiana en sus gobiernos de los últimos años. Si la derecha crece en sus diferentes expresiones -hasta Berlusconi senil se presenta- también será un duro golpe para este momento inicial de cambio muy interesante que se está dando en Italia. Por eso, considero que cualquier elector con ideas de izquierda o progresistas debería apoyar, en estas elecciones europeas, al M5S. Lo que se juega no es tanto lo que puede pasar en este Parlamento europeo, que es una figurita de ficción democrática de una Unión Europea que no lo es, sino lo que puede pasar al interior de Italia. Es sólo mi modesta opinión.

lunes, 20 de mayo de 2019

¿Por qué ella puede y los otros no?

Primera parte de La otra.-radio, para escuchar clickeando acá


Todas las semanas en la sociedad argentina ocurren varios sobresaltos que nos dan la sensación de un ajetreo constante al cabo del cual cada vez estamos muy parecidos a la vez anterior. Lo que nos lleva a pensar que esta hiperactividad puede que se trate de un movimiento falso por el que transcurre o permanece un empate histórico entre fuerzas antagónicas que cada sacudón no logra alterar. 

Es difícil en tiempo real, mientras está sucediendo, cuando acaba de suceder, saber reconocer que estamos asistiendo a un hito histórico. Pero esta vez, este fin de semana, el sobresalto pareció más grande cuando el sábado Cristina nos madrugó con su anuncio por todos inesperado del lanzamiento de la fórmula Fernández- Fernández, solo que ella es la que aparece en segundo lugar. 

Primero, todos sabíamos que algún momento ella tenía que definir por si o por no su candidatura, aunque los que se la saben todas descontaban que, siempre idéntica a sí misma, Cristina iba a dar a conocer su decisión a ultima hora, al borde del vencimiento de los plazos, como una forma de, según ellos, mostrar su egocentrismo y su usual desdén hacia los otros. Nadie esperaba que ella adelantara su decisión en varias semanas y menos aún que su planteo dejara a todos anonadados durante varias horas antes de reacomodarse con una frase de sus repertorios conocidos. Nadie esperaba que su anuncio dejara espacio para ser interpretado a la vez como un renunciamiento ("Cristina se bajó") y como un lanzamiento ("es candidata a vice"). Es el tipo de actos que despiertan amor en sus seguidores y odio en sus contrincantes. Ella puede y otros no. Después aparece Duhalde a decir que es un error solo comparable al cajón de Herminio o Julio Barbaro a declarar que pensaba votarla pero ahora no. Es su manera de reclamar un espacio a la sombra de ella.

Después vienen los expertos a explicar todos los detalles en los que ella se equivoca, a pesar de que con sus inteligencias no logran reducirla a un elemento residual del pasado, como hace más de diez años están intentando. ¿Por qué ella puede y los otros no? sería una pregunta que no sabemos responder, entra en la zona de eso incalculable que tiene la política

Lo cierto es que fue un sacudón inesperado para todos, con mezclas de algarabía, desencantos prematuros, desorientación y tentación a sobre-interpretar una jugada cuyo alcance preciso necesita del tiempo para decantar.

Cristina movió y hasta los que se las saben todas tuvieron que reconocer al menos que es fiel a sí misma en eso de jugar con la sorpresa y lograr sorprender, manteniendo así su centralidad. Después del shock, proliferan interpretaciones disímiles: va por todo, arrugó, todo sigue igual, está varios pasos adelante de todos, no está todo dicho, esto ya se sabía, tomó la decisión desesperada por las circunstancias, hace rato lo venía madurando, yo sabía, nunca se me ocurrió, siempre fiel a sí misma, no puede evitar tener a todos en vilo son solo algunas que todos leímos o escuchamos. 

Este grado de expectativa se lo proponen todos los políticos ambiciosos, solo que sus vacilaciones o su estudiado secretismo por lo general no mueve el amperímetro. Véase el caso Lavagna. Para envidia de los coacheados, de los rosqueros, de los que creen ver bajo el agua,f ueron varias las ocasiones en los últimos años en los que una decisión de ella alteró el tablero. ¿Cuántos, incluso entre los que hoy la siguen, declararon en algún momento que ella ya era el pasado y sin embargo sigue colocados varios pasos atrás de ella? 

El anuncio de este sábado, postulándose como vice de Alberto, se coloca entre las decisiones de consecuencias más incalculables, hasta para ella misma. Cuando alguien de la política se decide a pegar un giro que resulta tan inesperado por todos, hay ciertas variables que nadie, ni su principal responsable, puede prever.

Pero en estas horas después del shock algunos resultados -en La otra.-radio tenemos la ventaja de salir al aire cuando el domingo terminó y el lunes empieza, por lo cual ya escuchamos todas las interpretaciones y no pretendemos agregar algo más de todo lo que se dijo-, pueden considerarse no ya como predicciones audaces sino como certezas corroboradas: una serie numerosa de gobernadores a los que hasta hace poco se ubicaba como parte del "peronismo racional" o "alternativa federal" saludaron la decisión y varios de ellos ya se alinearon con la iniciativa que ella largó. Y además, domingo a última hora de la noche, sabemos que en La Pampa se verifica el primer resultado electoral posterior a su movida: la novena derrota consecutiva del oficialismo, una victoria rotunda del peronismo unido, que para colmo incluye al kirchnerismo y a un peronista tradicional como Carlos Verna, un ejemplo nítido del tipo de construcción que ella está proponiendo. Verna es un peronista tradicional, el gobernador saliente que nunca tuvo una relación fluida con el kirchnerismo. Precisamente él le pone la certeza más precisa a todas las conjeturas de estos dos días de sobresaltos:


“Me llamó Cristina y me felicitó y felicitó al pueblo”, dijo Verna. “Es la octava provincia donde el peronismo unido prácticamente arrasa en los votos. Lo que tratamos es que se replique a nivel nacional: que se arme un frente que agrupe a todos los que no están de acuerdo al modelo neoconservador de Macri. En ese frente deberían estar todos los peronistas. Si se ponen de acuerdo, como sucedió en La Pampa, habría una candidatura única. Y si no se ponen de acuerdo, están las elecciones primarias. Pero los peronistas deberían estar en todos en el mismo espacio. El buscar la separación, implica ir a favor del Gobierno”.

No creo que alguien pueda decirlo mejor.

En la primera parte del programa de anoche hablamos  del fin de semana del sobresalto y de qué estábamos haciendo cuando nos enteramos. Pueden escucharlo clickeando acá.

domingo, 19 de mayo de 2019

Sally bailaba en el piso pero ahora ya no puede bailar

Hoy medianoche Radio Gráfica FM 89,3, online acá


Hoy a las 12 de la noche en La otra.-radio con Maxi Diomedi vamos a seguir transitando nuestro 'Otoño con Lou Reed'. Entre otras cosas, hablaremos de su disco Sally can´t dance

Dato: para su lanzamiento, RCA hizo esta publicidad televisiva donde Lou -en dudoso estado- mira a cámara, mientras el locutor Don Pardo dice: "¡Canta con Lou!", y las pelotitas del karaoke dan la entrada a cada verso. Hallazgo.


Crimen, sexualidad y estilo en el aire

Hoy a las 12 de la noche en La otra.-radio, presentamos el libro colectivo sobre Giallo...



Este domingo a la medianoche en La otra.-radio - FM 89,3, Radio Gráfica, online acá- vamos a hablar con Álvaro Bretal, compilador del otro libro del momento: Giallo. Crimen, sexualidad y estilo en el cine de género italiano.


Giornata nera per l'ariete (Luigi Bazzoni, 1971)

"Con mucho más de cien películas en su haber, entre las que conviven obras maestras singulares con despropósitos igualmente particulares; extendiendo su dominio durante más de una década, justo cuando el mundo ingresaba en el panorama sombrío y de agónica incertidumbre que todavía nos acompaña —despidiéndose, acaso para siempre, del estado de bienestar y el optimismo que iluminaban la esperanza en cambios más radicales y profundos— el giallo, como cualquier otra creación humana, es un producto de su tiempo. El conjunto de libertades formales, de cruces desfachatados entre la lógica de producción de los filones y la experimentación más radical, el atrevimiento con que exploró sin prejuicios ni presupuestos teóricos aspectos controversiales de la sexualidad, el consumo paroxístico y exento de culpabilidad que hizo de los cuerpos tanto para enaltecerlos como para violentarlos, su impronta lúdica y la búsqueda desesperada de belleza como fuerza vital identitaria —que con un dejo de patetismo cobró expresión hasta en sus producciones más fallidas y banales— solo podría haberse dado en un país y en un tiempo histórico, político y social en el que la actividad cinematográfica, aún vista desde una perspectiva comercial, estaba principalmente orientada a cimentar un espacio de trabajo colectivo, asumiendo el riesgo como parte integral de cualquier emprendimiento. (...) 


Cosa avete fatto a Solange?, (Massimo Dallamano, 1972)

"“¡Basta! ¡Los curas son todos negros, negros, negros!”, dice un personaje de Cosa avete fatto a Solange? cuando la policía lo presiona para que distinga a un posible sospechoso entre una galería de curas pertenecientes a distintas órdenes. Aunque a la sotana se le sumaban aquí los clásicos guantes negros, el asesino resultó ser un falso sacerdote. Massimo Dallamano aprovecha de todas maneras el contexto para criticar la fuerte represión sexual promovida por la educación religiosa y denunciar los riesgos del aborto clandestino, que es precisamente lo que le habían hecho a Solange, dejándola idiota de por vida. También destaca entre estos giallos de vocación anticlerical Non si sevizia un paperino, de Lucio Fulci, película que proyecta el conflicto a una dimensión diferente, revelando la manera perversa en que los ideales de purificación espiritual son utilizados para justificar asesinatos de menores por parte de un sacerdote. Fulci preserva el misterio de las muertes hasta la magistral escena final, en donde alterna, bajo el delirio místico relatado en off por el cura, planos gore de su caída mortal contra las rocas verticales de un acantilado, junto a imágenes idílicas de niños jugando con inocencia al sol".
Carlos Pagés, “Pinta tu aldea (de amarillo): introducción al giallo” 

Tenebre, (Dario Argento, 1982)

“Cuando los recorridos del crimen se trasladaron del escenario político a los submundos de la crónica negra -ya sea ambientada en Estados Unidos o en países de la Europa continental asediados por divisiones e intrigas en plena Guerra Fría- surgieron exponentes más claros del giallo, tal vez incluso más puros, en los que el asesinato y la sangre se combinan con un erotismo perversamente lúdico que hace de la investigación criminal un territorio de permanentes sorpresas”. 

Paula Vázquez Prieto, "La mirada política en el giallo: del film noir al poliziesco


Los que anteceden son fragmentos de sendos artículos que componen el recientemente publicado Giallo..., uno de los pocos libros en castellano sobre este subgénero cinematográfico nacido en Italia a principio de los 60, cuya influencia llega a muchas películas contemporáneas. Editado en forma independiente, Giallo... contiene textos de 19 distintos autores e incluye una entrevista inédita a Darío Argento. 

Entrada la noche, Giallo... en La otra.

Deliria, (Michele Soavi, 1987)

sábado, 18 de mayo de 2019

Monstruosidad, metamorfosis y feminismos


El jueves pasado, MUA (Mujeres Audiovisuales) realizó en Casa Sofía su primera jornada audiovisual feminista, que llevó el título de este post. El texto que invitaba al encuentro decía:

La mujer caníbal, la bestia, la vampira. Mujeres animalizadas, monstruosas, metamórficas, subhumanas. 

“Como una táctica de supervivencia dentro de sistemas obligatorios, el género es una actuación con consecuencias decididamente punitivas. Los géneros diferenciados son una parte de lo que “humaniza” a los individuos dentro de la cultura actual; en realidad, sancionamos constantemente a quienes no representan bien su género” Judith Butler, El género en disputa, "Actos corporales subversivos". 

“Soy un ser violento, Ileno de rugientes tormentas y de otros fenómenos catastróficos. Por ahora, lo único que puedo hacer es comenzar y recomenzar de nuevo porque si quiero escribir tengo que comerme, como si mi cuerpo fuera comida” Kathy Acker, The End of the white men.

La mayoría de las películas de monstruos de la industria global, que perpetúan la mirada masculina, tienen como víctima esencial una mujer blanca, generalmente joven, imagen de la pureza, la fragilidad, la belleza, el deber ser de una buena piba (desde King Kong a Drácula). Otro es el caso de la víctima sexualizada, que es una provocadora que merece morir. El punitivismo del goce es un clásico del gore y de las películas de asesinos seriales y sobrenaturales como Jason, pero ¿qué pasa cuando la monstruosidad la encarna una mujer en el cine contemporáneo realizado por mujeres?


Cuestiones sugestivas, desafiantes, problemáticas, que vamos a abordar este domingo en La otra.-radio. 12 de la noche, FM 89,3, Radio Gráfica online acá o acá.

viernes, 17 de mayo de 2019

Una estrategia narrativa de la dominación


La función de lo que no engaña y el principio de la credibilidad general 

por Lidia Ferrari (1)

Estamos en este momento inmersos en un mundo donde hay cada vez más procedimientos técnicos para producir creencias haciendo creer lo que muchos creen.

Como dice Wittgenstein, por el hecho de vivir en comunidad, no se puede estar en estado de verificación permanente, pues se desarrollaría una posición paranoide insostenible para la vida cotidiana. No se puede verificar cada dicho de una persona en la cual se confía, en la cual se cree. Necesitamos una certeza, pero que no es la de la estructura psicótica sino esa certidumbre a la que se refiere Wittgenstein, la que nos permite “creer” y por lo tanto saber y descansar en que la tierra es redonda y que 2 + 2 = 4 (2). Lo que hará decir a Wittgenstein que “en el fundamento de la creencia bien fundamentada yace la creencia sin fundamentos” (3). La historia de la humanidad y sus enunciados no pueden ser verificados por cada individuo. No podemos dudar de todo, porque todo perdería sentido y sería imposible el lenguaje mismo.

De manera similar, Lacan destaca la función de lo que no engaña. ¿Qué es esta función de lo que no engaña que se presenta en forma diversa en diferentes culturas? Se trata del Dios que no puede engañarnos o de lo real, ese real que “no puede jugarnos sucio” pues es esencial a la constitución del mundo de la ciencia, por ejemplo, cuando dice Lacan: “nada se hace adrede para arruinar nuestros experimentos y reventar nuestras máquinas” (4) .

El otro en tanto sujeto puede mentir, pero el Otro “que está siempre en su lugar, el Otro de los astros, o si prefieren el sistema estable del mundo”, ese es el que no engaña. Esto significa la necesidad de que haya “un sistema de orientación de nuestra experiencia” (5) , dice Lacan.

Es en la vida cotidiana que cada tanto es preciso que se asista a la función de un Dios que no engaña. Se debe renovar cada vez la prueba de que en el horizonte y el medio en el que se vive hay algo que no engaña. En ciertos momentos culturales por razones de índole política o de cierto ordenamiento social este “Dios que no engaña” cumple su función a medias, o no las cumple, y lo que allí se resquebraja son ciertas formas de lazo social que muestran las heridas de los sujetos que se quedan sin ciertas matrices no engañosas de la realidad.

Cuando en política se apela a la ficción para mentir y engañar, el campo ficcional se oculta. Hay la ficción de que no es ficción.

El análisis de la creencia permite comprender cómo hasta las mentiras más evidentes y estúpidas pueden ser creídas. Los impostores, los cínicos y los políticos mentirosos se valen de la condición de ser crédulo de todo sujeto en tanto para habitar el mundo y poder relacionarse con los otros es preciso que haya algún tipo de certeza, ya sea fundada en la autoridad, como plantea Wittgenstein, en la función de algo que no engañe, según Lacan o en el principio de la credibilidad general analizada por Michel de Certeau.

Una de las conclusiones a que nos conduce esto es que quien se ubica desde una posición de privilegio y poder y desconoce escrúpulos éticos para la mentira y el engaño está en condiciones de atrapar en su red a quienes ocupan el lugar de incautos de la verdad.

Una de las inestables consistencias en las que se sostiene el mundo es precisamente la del sostén de la frontera entre realidad y ficción. Si aceptáramos que estas fronteras son tan laxas como para que desaparezcan las diferencias entre ellas, la lucha sería sólo por la hegemonía de los relatos que quieren aparecer como reales o verdaderos. En un siglo XXI dominado por los medios de comunicación como creadores de realidad, la lucha por la hegemonía no se jugaría tanto en el campo de las acciones políticas sino en la capacidad para dar a creer lo que se quiere hacer creer.

Quien se instala en el poder a través de la mentira y de la manipulación de los relatos es más poderoso que su incauta víctima, quien cree en la palabra del Otro. Todos aquellos que inescrupulosamente pueden manipular cierto orden de creencia pueden fácilmente ocupar una posición dominante sobre los demás, en particular porque la ética de la verdad no los limita.

¿Cuáles serían las consecuencias sociales y subjetivas cuando ciertos marcos que otorga la realidad en la que se vive no puede ya dar orientación sobre lo que es cierto y lo que no lo es, sobre la diferencia lábil y precaria, pero existente, entre mentira y verdad; cuando tambalea el parámetro que pueda servir de referencia para poder decidir lo que es falso y lo que no lo es?

En este sentido, dice Hannah Arendt que “el resultado de una consistente y total sustitución de las mentiras por la verdad factual no es que las mentiras vayan a ser aceptadas en adelante como verdad, y la verdad se difame como una mentira, sino que el sentido por el que establecemos nuestro rumbo en el mundo real y la categoría de verdad contra falsedad queda destruido”. Y agrega: “Para este problema no hay remedio” pues “No es más que la otra cara del incómodo carácter contingente de toda la realidad objetiva” (6) .

Desde ciertos lugares de poder que promueven el statu quo con voluntad imperialista, que atacan a las posibilidades de la democracia o a la voluntad soberana de los pueblos, han reparado en esta función de lo que no engaña y que en cada época es diversa. En este momento pretenden hacerla cumplir a través de los medios de comunicación. Como ella funciona en automático, ejercen la función de lo que no engaña, precisamente engañando.

NOTAS

1 - Lidia Ferrari, Decir de mujeres. Escritos entre psicoanálisis, política y feminismo, Capítulo Psicoanálisis y política, “Una estrategia narrativa de la dominación y la Verleugnung freudiana”.

2- Hanna Arendt, citando a Groot también dice, subrayando la fuerza de la verdad frente al poder político, que “Ni siquiera Dios puede lograr que 2 + 2 no sean 4”. Arendt, Hanna. Entre el pasado y el futuro. Ocho ensayos sobre la reflexión política, Barcelona, Península, 1996.199.

3 - Wittgenstein, Ludwig. Sobre la certeza. Barcelona, Gedisa, 2006. §251. Pag. 33c

4- Lacan, Jacques. El Seminario. 3. Las Psicosis. Buenos Aires: Paidós, 1991.p.97

5 -Lacan, Jacques. El Seminario. 3. Las Psicosis. Buenos Aires: Paidós, 1991. p.109

6- Arendt, Hanna. Ob. Cit. p. 285

miércoles, 15 de mayo de 2019

La implosión de Cambiemos y el olor a napalm



Marcos Peña les baja línea a sus subordinados ante la inminente caída en desgracia de su mentor: "Tenemos que ser como los vietnamitas".

Hay olor a napalm.

Los radicales dicen que no saben si quieren que macri sea candidato. La Carrió les dice que le dan asco por no hacerse cargo de la derrota que sufrieron en Córdoba.

Una escena en el Congreso:
Carrrió a Massot: Sabía que eras pícaro pero no tan hijo de puta.
Massot a Carrió: Sos una irresponsable, estás destruyendo todo, el desastre de Córdoba es por tu culpa.
Tienen razón ambos

Nadie sabe hasta cuándo seguirá la Alianza Cambiemos ni quién sería su candidato. El presidente de la UCR dice que hay que cambiar la marca.

El Biunvirato de la CGT colaboracionista llama a paro general para el 29 (cincuentenario del Cordobazo).


Detienen al asesino de Rafael Nahuel, que había sido protegido por la Bullrich durante todos estos años.


Ramos Padilla procesa al fiscal de Mercedes Juan Ignacio Bidone (consecuencia del fallo de cámara de ayer para que siga con la causa D'Alessio), y en el texto de procesamiento el juez vincula a Bidone con Stornelli y Arribas.

El Consejo Evaluador del Ministerio Público Fiscal le aconsejó hoy al procurador Casal que le haga sumario administrativo a Stornelli por no haberse presentado a prestar declaración indagatoria en el caso D'Alessio.

La Corte pide supervisar los expedientes de la causa del primer juicio oral contra Cristina, que iba a empezar la semana que viene. Dispuso revisar si no hubo irregularidades procesales que lleven este juicio hacia su nulidad. La disposición tiene cuatro votos. El presidente de la Corte, Rosenkrantz, vota solo. No llega esa foto que Magnetto y Peña esperaban con ansias: Cristina sentada en el banquillo el próximo 21. Desde TN arengan para que los vecinos de Las Cañitas y Recoleta caceroleen desde sus balcones contra una disposición votada por cuatro miembros de la Corte. ¿Pensará Clarín destituir a los supremos? Lástima que Bonadío no tiene hoy la pulenta necesaria para dictar prisión preventiva para Lorenzetti, Rosatti, Maqueda y Highton obstaculizar a la Justicia.

La causa fotocopias está paralizada por los problemitas de Bonadío y Stornelli. Era la causa más importante de la Historia Argentina. Ahora está en un impasse indefinido.

Se va desmoronando un poder que parecía invulnerable.

Esos que te prometen un cambio y en cambio están matando a la cultura


Si hay razones pa' vivir
entonces que una sea esta
buscando en el arte respuesta para esta existencia
que tanto nos cuesta.

Traje razón de la calle
y este brebaje de apuestas
¿quién dijo que todo estaba perdido?
A los pibes nos sobran las fuerzas.

A las pibas les sobran las fuerzas
aunque esté todo tan jodido
a los pibes nos sobran las fuerzas
para ganar el partido.

No digan que todo está perdido
no digan que todo está perdido
todavía nos sobran las fuerzas
para dar vuelta el partido.

Yo no rapeo por rapear
vengo a ocupar un lugar
vengo a bailar
a vacilar
a defender la memoria
esa que hace tiempo nos quieren robar.

Los dinosaurios que siempre la ponen oscura
con su mano dura
de esos que te prometen un cambio
y en cambio están matando a la cultura.

El tiempo puede pasar
y su voz sigue siempre presente
en la gente que quiere verdad
y la unión de todo un continente.

El tiempo puede pasar
y su voz sigue siempre igual
documento inalterable
de nuestra identidad.



Wos en el homenaje a Mercedes Sosa en los Premios Gardel compartió el escenario con Teresa Parodi, Luciana Jury y Víctor Heredia.

martes, 14 de mayo de 2019

Tips para pensar el cordobesismo


Schiaretti triunfa de modo contundente y difícil traducir en términos de la política nacional, a causa del confinamiento estructural del cordobesismo, que nunca expresó con claridad una tendencia más allá de sus límites. Poco probable que Lavagna, que no termina de definir ni siquiera un sistema de alianzas y mucho menos una base social estratégica, o Pichetto, un tipo para quien su futuro está en el pasado, puedan aprovecharlo. No lo puede aprovechar Urtubey porque esa candidatura no levanta ni con una grúa. Massa puede ver este resultado con cierto interés, pero está más preocupado por no desaparecer de la provincia de Buenos Aires, es decir: por negociar con el kirchnerismo. Alternativa Federal es por ahora un envase sin contenido.

El establishment - al que ahora está de moda llamar "círculo rojo"- está justo en pleno período de dispersión y migración indeterminada. Ya no están alineados en bloque como al comienzo del macrismo y debaten en público -a través de las columnas de los diarios de derecha- qué rumbo tomar.

En algún momento un sector de ese círculo pensó en Schiaretti como presidente interino ante una salida anticipada de macri. Pero me parece improbable por tres razones: 1) no veo a muchos interesados firmemente en una salida anticipada de macri, excepto tal vez el propio macri; 2) Schiaretti obtuvo un triunfo contundente del cordobesismo pero no transfiere sus votos a nadie en el plano nacional, por lo que le conviene hacer perdurar esta histórica victoria provincial antes que rifarla en busca de un interinato de final incierto; 3) se dice que la salud de Schiaretti es frágil, por lo que asumir la presidencia interina que herede el desastre macrista podría arrastrarlo al peor final.

Obviamente no es macri quien pueda capitalizar la victoria de Schiaretti, porque ante todo este resultado es el fracaso rotundo del diseño provincial que forzó la Casa Rosada, con una interna tóxica entre Negri y Mestre. Vidal, Carrió y Larreta pasaron por esa provincia a apoyar al derrotado Negri, que es uno de los principales aliados que el macrismo conserva entre los radicales. Graciosamente, los voceros oficialistas trataron este lunes de desmarcarse de la derrota diciendo que Cambiemos no tenía candidato en Córdoba, un argumento que ya pueden usar para todas las derrotas sufridas antes e incluso para las venideras. Al paso que vamos, Cambiemos podría no tener candidatos en casi ningún distrito.

La derrota de los radicales cordobeses es ilevantable. Córdoba es la provincia en la que nació la Alianza Cambiemos y puede ser la que anuncie su final. Ningún sector del radicalismo quedó bien parado y resulta difícil después de este domingo que ellos sigan sosteniendo la conveniencia de atar su suerte a la combinación letal de macri y carrió: están como metidos en una trampa mortal. Si hay algún partido que no puede sacarse esta derrota de encima es la UCR y la principal explicación no es que hayan ido divididos, sino que fueron atados al macrismo.

Cristina tiene algo para celebrar: el haber retirado sus candidatos de la competencia para infligirle una derrota al macrismo. Los porcentajes históricos que sacó Schiaretti se aproximan a la suma del cordobesismo y el kirchnerismo en la elección anterior. Cristina perdió a su principal aliado en Córdoba, que era De La Sota, con quien estaba tejiendo una alianza cuando De La Sota murió. Así que el kirchnerismo no tiene forma de interpretar este resultado como una victoria propia, pero sí como una derrota de su principal adversario. Por la contundencia del resultado, además, suma más desorientación entre el círculo rojo. No consolida a ninguna fuerza nacional, por lo que los partidarios de que siga macri, que lo remplace Vidal o que insista Lavagna pueden seguir cada uno con lo suyo. Después de su anterior semana gloriosa, el resultado de Córdoba es para Cristina neutro.

Todo lo anterior son conjeturas y no certezas. El panorama político es tan fluido y cambió tanto en los últimos meses que no es momentos de estar seguros de nada.

lunes, 13 de mayo de 2019

Primeras veces

Cristina en la Rural - Charly en la Torre de Tesla: un especial de La otra.-radio para escuchar clickeando acá


Un pibe de 17 ve a Charly en vivo por primera vez. Un brasileño asiste a un acto de Cristina por primera vez. Anoche en La otra por FM 89,3 Radio Gráfica -inaugurando un equipo transmisor que triplica el alcance de la señal de aire de la radio- fue una velada de primeras veces.

Naza Brain, que nació en 2002, conoció a Charly con los primeros discos de Sui Generis, pero esta semana por fin lo fue a ver por primera vez en vivo. Imagínense: un país con un poco más de 200 años de historia tiene a un ídolo popular de talento descomunal que viene tocando desde principios de los 70, es decir: desde hace casi medio siglo. Mi generación se inició en el rock con Charly y un pibe nacido a comienzos del nuevo siglo también. Hace rato -desde su actuación en el Colón- que no logro conseguir tickets para verlo y su actual dispositivo de venta sorpresiva y fugaz de entradas me lo hace difícil. Naza sí pudo conseguir ver la versión '19 del maestro. Cuando pueda, yo voy a volver a verlo, pero en esta emisión de La otra me interesaba especialmente conocer la mirada de alguien que tiene la edad que tenía Charly cuando empezó a tocarrock. ¡Volver a los 17! No, volver a ninguna parte, ir por primera vez. Pude ver a Charly entero y quebrado, flaco o gordo, eléctrico y acústico, en pleno dominio de su genio o poseído por los demonios, cantando sus tremendas canciones o haciéndolas trizas, pero nunca podría tener la perspectiva de Nazareno de esta semana. Él se encontró no con el Charly que compuso a su misma edad las canciones de Sui que se sabe de memoria sino con el viejo guerrero de 67 años que sigue dando pelea en canciones compuestas en los últimos años. Perspectivismo. 

Lo escuchamos y comentamos anoche en la ciudad que nunca duerme.

In the city that never sleeps
I sleep alone
In the city that never sleeps
I found my home
And never worry for the things
I have to say
And never worry for the things
I do it my way...



Henrique Judice Magalhães es un periodista y abogado recibido en la Universidad de San Pablo, agudo analista político de los procesos que atraviesan tanto Brasil como Argentina en estos años. Esta semana fue por primera vez a ver a Cristina en el acto político más novedoso e impactante de los últimos tiempos, cuando ella presentó su libro Sinceramente -récord histórico de ventas- en la Sala Jorge Luis Borges en la Feria del Libro, en el predio de la Sociedad Rural. ¿Se pueden reunir en un solo acto significantes más densos de la singularidad argentina? El carácter político del acto era novedoso incluso para los que venimos asistiendo a las movilizaciones kirchneristas desde la década pasada. Era una noche de clima inhóspito que podría haber desbaratado cualquier otra movilización. (¡Lástima el feo día!, ¿se acuerdan?) Pero la expectativa concitada por la reaparición pública de Cristina en plena debacle macrista era muy grande y así de grande fue la multitud que desafió la tormenta y se apropió del formato inédito del acto: "Sinceramente, les copamos la Rural" cantaban los miles que fueron. Millones la vimos a través de internet o la televisión (36 puntos de rating es una cifra que solo alcanzan las grandes finales futbolísticas y, hoy por hoy, triplica la audiencia que tiene un programa como el de Tinelli, supuestamente el summum de la popularidad). Fue durante varias horas primera tendencia global en Twitter. Henrique estuvo afuera, en la avenida Sarmiento, siguiendo su discurso por las pantallas, pero sobre todo muy atento a los comportamientos distintivos de la multitud reunida. Una mirada y una escucha diferentes de la que podríamos tener cualquiera de los kirchneristas que nos movilizamos en los últimos años. Como pueden comprobar oyendo el programa, la mirada de Henrique es perspicaz como para resaltar detalles y signos que a los más acostumbrados podrían escapársenos.

Henrique también musicalizó un tramo del programa y eligió despedir a la recientemente fallecida Beth Carvalho, una cantante admirable por su talento y también por su compromiso político.


domingo, 12 de mayo de 2019

Reptando como si nadie se diera cuenta (mal tipo)


La camisa blanca ahora es roja
mi nariz sangra
durmiendo
estás en puntas de pie
reptando como si nadie se diera cuenta
creés que sos tan criminal
tengo moretones en mis rodillas por culpa tuya
no digas gracias ni por favor
hago lo que quiero cuando quiero
¿mi alma? tan cínica.

Así que sos un tipo duro
como si fueras realmente rudo
un tipo para el que nada es suficiente
siempre con el pecho inflado
yo soy esa tipa mala
la que hace sufrir a tu mamá
la que enloquece a tu novia
que podría seducir a tu papá
soy la mala, buuh.

Yo soy la mala.

Me gusta cuando tomás el control
aún cuando sabés que no sos mi dueño
te dejo hacer ese rol
voy a ser tu animal
a mamá le gusta cantar conmigo
pero ella no va a cantar esta canción
si ella lee toda la letra
se va apiadar de los hombres que conozco.

Así que sos un chico duro
como si fueras realmente rudo
un tipo para el que nada es suficiente
siempre con el pecho inflado
yo soy esa tipa mala
la que hace sufrir a tu mamá
la que enloquece a tu novia
que podría seducir a tu papá
soy la mala, buuh.

Yo soy la mala
buuh
solo soy buena para ser mala
mala.

Me gusta cuando te ponés loco
me alegro de que estés solo
¿dijiste que ella se asusta de mí?
digo, no veo lo que ella ve
pero tal vez sea porque estoy usando tu perfume.

Yo soy la mala
la mala
esa soy yo.

viernes, 10 de mayo de 2019

Peronistas: falta la autocrítica de los paladares negros


"Toda lucha es grata y llevadera,
cuando el motivo es alto,
heroicos los jefes
y fieles los compañeros."
Evita

Desde 2015 nos taladraron la cabeza con una campaña demonizando a Cristina desde las corporaciones enemigas, con resultados a la vista: la líder demonizada creció en el amor popular. Pero la herida que realmente más duele es haber escuchado por esos mismos años a peronistas de paladar negro, complacientes con la CGT colaboracionista y con las bancadas que les votaron las leyes del ajuste al macrismo, ninguneándola, acusando a Cristina de sectaria, socialdemócrata, frepasista... Necios para no ver que no hay nada en el siglo xxi que sea más peronista que Cristina.

Yo creo que estos retardatarios deberían hacer la autocrítica que le reclaman a los demás.

Asado con parquet


por Lidia Ferrari

Resonando con mi texto "El libro de Cristina que da vuelta la tortilla: Libros sí, alpargatas también", me escribe mi amigo Héctor Odetti, peronista histórico, con esta reflexión que quiero compartir, porque tiene la virtud de un texto de cuidada verba, bien técnico y político a la vez. Dice Héctor:

"De esto puedo escribir pues fui testigo. A diferencia de los ricos que colocaban su parquet de roble de eslavonia (importado), las casas y departamentos hechos en la época peronista se elaboraban con madera de caldén, árbol que abunda en la pampa. Y aquí lo mejor: Construida en los pisos de los distintos ambientes la carpeta hidrófuga (barrera hidrófuga para evitar la humedad por capilaridad) nivelada para recibir la colocación del parquet, se fundía brea (también llamado “bleque”) en una especie de brasero, se desplegaba con espátula una porción de ese derivado del petróleo fundido y sobre ella, en caliente, se colocaban (de acuerdo a distintos dibujos), calzando mediante el machihembrado, unas piezas de madera con otras.

"Al enfriarse la brea funcionaba como un muy eficiente adhesivo que unía firmemente la madera al material de albañilería de la carpeta y mejoraba su característica hidrófuga, pues la humedad degradaría la madera y facilitaría la presencia de hongos.

"Un parquet colocado de acuerdo a la regla del arte solía durar décadas y aún se los ve en algunos de aquellos departamentos. En otros se los sustituyó con cerámicas pero, al arrancar el antiguo parquet, las piezas de madera se extraían impregnadas de brea y en muchos casos con pedazos de carpeta.

"Aquellos a los que nos gusta el asado no se nos ocurriría asarlos con esta madera que al calentarlas despedían un espeso humo negro y fuerte olor a petróleo.

"En muchas oportunidades me divertí haciendo quedar en ridículo a aquellos que, consciente o inconscientemente, se convertían en estúpidos voceros de la propaganda racista y antiperonista gorila. Nadie vio en su vida semejante cosa.

"Recuerdo a un compañero que cuando conversábamos sobre este tema decía: «Si hay algo que los ricos no nos van a enseñar a los 'negros' es hacer un asado y jamás lo haríamos con esa madera»."

¡Gracias, Héctor!

jueves, 9 de mayo de 2019

FICIC 2019 en La otra

Una conversación con Roger Koza, director artístico del Festival, que se puede escuchar completa clickeando acá

Sol Alegría, ganadora de la competencia internacional del FICIC 2019

En la reciente emisión de La otra.-radio estuvimos conversando con Roger Koza, director artístico del FICIC, ni bien la edición del festival coscoíno acababa de terminar. Roger ya había llegado a Córdoba capital cuando nuestro programa salió al aire.

Lo primero que él nos dijo  es que esta ha sido una de las ediciones más felices del FICIC -un festival que verdaderamente aspira a construir una zona de felicidad, pienso yo-, una especie de equilibrio más logrado, evalúa él, buscando las palabras, más gente viendo las películas que en las otras ocasiones y también un reconocimiento más inmediato. A esa hora de la madrugada del lunes ya el diario El País de España había publicado una nota elogiosa al que denominó "Un festival de cine quijotesco en el centro de Argentina".


Es verdaderamente austero el sustento material del FICIC, así que este reconocimiento que se fue ganando edición tras edición se explica ante todo por la laboriosa alegría del grupo que lo realiza y el cuidado con el que se tratan las películas y a quienes participan en cualquiera de los roles. La concisión de sus dimensiones -en días, en presupuesto, en salas- contrasta con su grandeza de corazón, si me permiten la cursilería, más corazón que el odio que puede percibirse en otros festivales más poderosos. Y, sobre todo, las ideas acerca del cine que sus hacedores ponen en juego, esta es para mí la gran clave: la importancia del FICIC en el calendario de festivales de cine en el país se funda en que este es un encuentro pensado en sus detalles decisivos.

De nuestra conversación con Roger -participamos Paz Bustamante, Carla Maglio y quie firma esta nota, transcribimos ahora algunos pasajes e invitamos a escucharlo completo acá. Ninguno de los integrantes del staff del programa pudo estar presente en esta ocasión, pero lo seguimos a la distancia y comentamos algunas de las películas que ya conocíamos. En mi caso, estoy atravesando un pleno entusiasmo por Lluvia de jaulas de César González, ganadora de una mención del Jurado en la competencia internacional y también del premio de la Asociación de Cronistas.

Lluvia de jaulas (César González)

- Es una película que marca un salto cualitativo en la obra de González -dice Koza-, no porque su obra precedente fuera peor o mejor, sino porque hay salto estético, una concepción sonora distinta, una forma de trabajo en cierta medida insolente en función de lo que está retratando. Al mismo tiempo yo discutía con alguien, no importa quién, que me decía que la película era un poco desprolija, que había momentos en los que perdía su eje... Yo decía: "si esto lo hace Godard, todos decimos que es una genialidad". Y la verdad es que hay momentos en los que tiene esa impronta. Claro, Godard es un sujeto que se clausura en sí mismo, en tanto que nadie podría ser como él. Pero ¿qué pasa si hay alguien que tiene algún destello de genialidad como lo puede tener Godard, pero ha nacido en una villa? El que haya nacido en una villa no lo hace ni mejor ni peor, esto es la contracara de un humanismo ridículo. Antes que nada González es un cineasta. Uno no piensa en el cine de Solnicki porque es un tipo de una muy buena posición económica, del mismo modo que tampoco tiene tanta relevancia el origen de uno o el otro. El tema es cómo filman lo que filman, qué están pensando, qué forma cinematográfica ponen en juego. Y en Lluvia de jaulas hay un trabajo de sonido que produce un extrañamiento sobre lo que se ve. Se diluye toda versión paternalista respecto de cualquier fenómeno de la villa, Hay un contracampo constante entre la ciudad y esa ciudad secreta que son sus villas. Hay una comprensión evidente del territorio que González filma, pero es muy interesante el momento en el que saca a ese niño a recorrer la ciudad de Buenos Aires y la ciudad de Buenos Aires se vuelve extraña para cualquier tipo de mirada. Creo que la operación de extrañamiento pasa por el sonido, Buenos Aires en Lluvia de jaulas suena diferente. En la disyunción entre la villa y la ciudad uno puede ver el contracampo de la pobreza en una cierta riqueza, yo diría, torpe, bruta, de la ciudad de Buenos Aires. Un contrapunto que nunca logra síntesis, porque no hay reconciliación entre esa ciudad y la ciudad clandestina. Aparte tiene momentos plásticos de una belleza inusitada, como ese final con el niño que lleva las flores del mismo modo con que en una escena anterior puede tener una tarjeta de crédito con cocaína o lo que fuera.

Corsario (Raúl Perrone)

- Esas flores del final -asocio yo- me conectaron con Corsario (Raúl Perrone), otra película vista en esta emisión del FICIC, bastante distinta pero con algunos puntos de contacto, incluso en su geografía, la zona oeste del conurbano.

- Es verdad, es verdad, el tema de las flores, ¿no?, aparecen también. Bueno, hay una sensibilidad común. Lluvia de jaulas tiene momentos cercanos a Ragazzi (también de Perrone). Hay algo hermoso, que es un tiempo de espera, uno no sabe muy bien cuál es el tiempo de los personajes: no es del todo el tiempo del ocio, no es del todo el tiempo del delinquir, entonces hay un tiempo flotante. Y algo de eso hay también en Ragazzi, sobre todo en la segunda parte, donde Perrone se permite la desobediencia de la representación de que los desposeídos tienen ocio, porque los ricos se han adueñado del ocio, creen que es un privilegio del pudiente, y Ragazzi dice: ¡No!, cuidado, hay otras formas del ocio y usted no la entiende. Lo otro que es muy llamativo de González es que son pocos los cineastas de nuestro país que como él pueden ejercitar su oficio y a la vez acompañarlo con una reflexión sobre lo que hacen. Es notable en él una constante necesidad por estar pensando su práctica. 

- La película que ganó el festival, la brasileña Sol Alegría, no la vimos.

- Es una película muy interesante, muy intensa, de Tavinho Teixeira -dice Koza-. Es una de las películas más precisas para imaginar la gran mácula de Latinoamérica, porque lo inaceptable está en el poder en Brasil, el brazo de un gran monstruo que se extiende en la configuración del Congreso y que además tiene un apoyo por fuera.

- Genera una tensión conocer el gran momento por el que está pasando el cine brasileño, que uno no termina de poder relacionarlo con esta monstruosidad que manifiesta el poder político- decimos.

- Yo creo -afirma Roger- que el gran momento se da sobre todo en la ficción brasileña. Yo no veo en el cine documental de Brasil una regeneración después de la muerte de Eduardo Coutinho, no veo ahí un recambio generacional. Sí veo zonas mixtas, de indeterminación entre la ficción y la no ficción. Y te diría que hay como diez o quince películas que de algún modo desde la ficción entran en contacto con una extensión posible del presente, donde las ficciones trabajan con formas de horadar lo que no permite ver el presente. Abren el presente, porque se posicionan en lugares a veces lúdicos, a veces imaginarios, a veces desde la ciencia ficción o el fantástico, donde uno puede vislumbrar problemas que están obturando cualquier tipo de transformación social. Yo creo que hay una disyunción en Brasil que la propia bandera expresa, un problema entre el orden y el progreso. Y esa tensión está llevada al máximo entre el cine y la realidad.

- Me parece que en las películas que seleccionás, algunas las vi, de otras leí -dice Carla Maglio- los cineastas plantean una relación particular con el espacio, que no es un problema menor. Yo no sé si dimensionamos el nivel de resquebrajamiento de las tramas sociales en el espacio que hay hoy en Brasil.

- Desde el inicio yo me di cuenta que las 9 películas de la competencia de esta edición del FICIC estaban unidas por el problema del espacio como la entidad dramática por excelencia: eran espacios ocupados, espacios imaginados, espacios heterogéneos, como es en el caso de González. Y algo de esto aparece también en el cine de Brasil. En el caso de Sol Alegría, frente a la consagración de un modelo teológico castrense que castra a los ciudadanos en su deseo, el film imagina la existencia de una comunidad clandestina que practica sexo como una especie de resistencia vital, hasta esperar la posibilidad de una invención que no aparece pero se llega a vislumbrar, frente a un orden estrangulador. La economía libidinal es una economía de reserva. Yo no puedo dejar de pensar en Wilhelm Reich ante estas sociedades propensas al fascismo y su manera de relacionarse con las prácticas sexuales. Es inmediata la obsesión de Bolsonaro por regularizar los placeres sexuales, fue lo primero que él expresó. Yo veo que en Brasil hay en este momento una confusión sobre lo que se puede hacer, pero se entiende que por ahi hay que empezar a pensar - propone Roger-. Cuando en el debate sobre el aborto Pino Solanas menciona al derecho humano al goce se produce un momento increíble. Yo pensaba: ¿qué están hablando en el Congreso? Era tan careta el discurso que de pronto apareció una palabra que no estaba en el léxico del Congreso: el deerecho humano al goce. Y esa aparición de una incomodidad léxica en medio de un discurso fosilizado es un agujero que se produce y quedará en nuestro recuerdo.

Ata tu arado a una estrella (Carmen Guarini)

Paz Bustamante destacó la retrospectiva que esta edición del FICIC dedicó a Carmen Guarini.

- Tengo la impresión de que hay una idea rígida de las formas de periodización del cine argentino. Porque cuando empieza la década del 80 el cine no está absolutamente muerto. Hay gente que ha trabajado como puente entre generaciones. Creo que Ana Poliak es una de ellas, Carlos Echeverría es otro, cineastas que se han olvidado como Sergio Belloti. Y en este caso en particular, Carmen Guarini lo que hace es resguardar una memoria y una práctica del cine documental, que lo termina relacionando con la historia de la Escuela de Cine de Santa Fe, con Fernando Birri. Ella es la plataforma sobre la que se erigen los nuevos documentalistas del cine argentino. Y una de las conjeturas del festival fue expresar que aquí está una de las cineastas que hizo ese puente.

El libro de Cristina que da vuelta la tortilla: “libros sí, alpargatas también”


por Lidia Ferrari

La alta cultura y los libros fueron emblemas del antiperonismo por contraste, en su afán de identificar al populismo peronista como la barbarie. Así, “Alpargatas sí, libros no” se convirtió en un sintagma que revalidaba la clásica oposición barbarie-civilización. Desde El Matadero de Echeverría está escrito en nuestra cultura que lo popular es sinónimo de barbarie y les pertenece la fiesta del monstruo. La alta, les pertenece a ellos, que cultivaron las letras. Es que fue así en alguna medida: Borges es el emblema. 

Hoy podemos pensarlo como una muestra más de que los fantasmas ideológicos se imponen por sobre las realidades. Argentina, un país fundado con las contradicciones del proyecto sarmientino, puede contar en su haber una poderosa escuela pública que despachaba ingentes clases populares “ilustradas”; con la paradoja de que esas mismas clases populares se alimentaban con el fantasma de que el pueblo no lee, es bárbaro y hace asado con la madera de los parquet. 


Así, con paradojas que van y vienen, se siguen alimentando esos fantasmas ideológicos que quieren ver al pueblo como ignorante y a unas clases acomodadas sabias y cultas, porque de vez en cuando asisten al Teatro Colón. Es cierto que la alfabetización y la lectura se han ido degradando con la cultura neoliberal que inunda con su uniformidad a todas las clases sociales. Pero me atrevería a pensar que en la década del ’40 quizá pudiera tener algún sentido el dilema entre alpargatas y libros. Ahora, con un gobierno que de la educación privada sólo ha capitalizado la idea del negocio, una vuelta de tortilla precisa nos muestra que las clases altas o las medias con pretensiones, están más cerca del “choripán”[1] de lo que suponen. Porque los fantasmas ideológicos de las clases altas y medias precisa cada vez más alejarse de la “cultura”, se los exige imperiosamente la necesidad de no rozar ninguna experiencia verdadera del pensamiento que las puedan contradecir. Un presidente que casi no sabe hablar, del cual descontamos posea alguna dote para la escritura, puede representar a quienes sostienen la renegación de la realidad a costa de nutrirse de ignorancia. Los libros, hoy, con el libro de Cristina como emblema, están del lado del pueblo peronista, de los kirchneristas, de los populistas que décadas atrás eran simbolizados con las alpargatas.

El acontecimiento popular del libro de Cristina es un éxito editorial porque las personas lo compran, en algunos casos, como parte de una liturgia militante. Pero ese libro es leído y se transforma en un símbolo. El símbolo de que se dio vuelta la tortilla. Que no se le puede seguir endilgando a las clases populares argentinas su ignorancia, su barbarie, su incivilidad. Es un libro símbolo de que, respecto al populismo tan menospreciado por doquier, que carga con el muerto de la barbarie y la incultura, se deben modificar los lugares comunes. Lugar común que considera las clases altas como lugar de transmisión de la cultura, la que cuenta. La original Cristina presenta un modo de estar en política que no pasa por el marketing y la propaganda. Porque este libro es un best seller sin publicidad, la de las estrategias manipuladoras. Cristina, además de brillante política, puede escribir la tragedia de un país todo el tiempo en lucha contra la disolución. Allí, donde se quiere ver la barbarie, hay un libro y un pueblo que lucha para revertir ese intento de disolución que, como siempre, proviene de las clases oligárquicas, las que mientras condenan al país a la barbarie presumen de civilidad y cultura.

[1] Irónicamente uso “choripán” como símbolo plebeyo desde una ideología “gorila”.