Cadete





lunes, 2 de julio de 2012

Se estrena Tierra de los padres

Carta a los espectadores

por Nicolás Prividera

Finalmente, después de la polémica por su exclusión de los festivales internacionales de Mar del Plata y Buenos Aires, Tierra de los padres tiene su estreno en la sala Lugones. El hecho es doblemente significativo: Por un lado, llega por fin el ansiado momento del encuentro con el público local, ya que la película está directamente dirigida al espectador argentino (lo que hacía particularmente incomprensible la omisión). Por el otro, la alegría de poder hacerlo en el marco de una sala con la que ese público (como yo mismo, y uno de los festivales mencionados) tiene una larga historia. Y en cierto modo la sala misma se relaciona también con la película en un sentido aun más profundo, desde su mismo nombre, ya que Lugones representa justamente una de las tradiciones enfrentadas que Tierra de los padres pone en escena.

Como sabrán, la película propone una revisión de la tradición política argentina (y a la vez una revisión de la tradición estética del viejo y nuevo cine argentino): se trata de reencontrar el núcleo duro de los discursos que fundaron la idea de Nación (e incluso de cine nacional) en Argentina, uno de cuyos ejes fue configurar la propia identidad a partir de un “enemigo” a combatir (lo que sucede con toda política cuando se convierte en guerra). Y si bien esto ya estaba presente en mi película anterior (M, igualmente centrada en los modos en que la memoria se configura como campo de batalla), la necesidad de profundizar en esa dirección se impuso claramente tras el llamado “conflicto del campo”, que hizo emerger no solo al antikirchnerismo sino al mismo kirchnerismo, alumbrados ambos por la invocación de viejas disputas (de unitarios y federales a peronistas y antiperonistas) que configuran las tramas sobre las que el pasado es traído a cuento para discutir el presente.


Tierra de los padres –literal etimología de “patria”- asume la inevitabilidad de esa discusión, pero se pregunta por sus modos, por la distancia que hay entre la mera reproducción y la más profunda reflexión: Una cosa es repetir y otra es entender. Pero la película de ningún modo pretende hacer una síntesis imposible (ni de la Historia misma, ni de las posiciones enfrentadas): No se trata de llegar a una falsa conciliación que resuma y subsuma cada dimensión, sino de iluminar el abismo en el que aun pendemos. Para comprender que si bien hay posiciones irreconciliables (porque las condiciones que las originan no han sido superadas), hay que tratar de ir más allá de un pensamiento binario que persista en la mera expresión de la violencia (extremando todo menos las contradicciones). En ese sentido, la película rescata en particular la figura de Alberdi, que fue el primero en ver los peligros de querer fundar un país sobre el exterminio del diferente (y que terminó en el exilio sin ser escuchado...)

La película misma juega su contenido -la relación entre historia y presente- desde su forma -oscilando entre ficción y documental-, a través de un choque dialéctico de (o)posiciones. (Y en ese sentido no es extraño que haya tocado el nervio de algunas de esas pasiones enfrentadas, sufriendo en carne propia ataques y defensas encendidas.) Por eso su espectador ideal -y lo que debiera ser lo mismo: su crítico ideal- sería aquel que puede enfrentarse con su propia visión de la Historia (incluida la del cine). Porque Tierra de los padres quisiera ser una película que cualquier espectador-crítico pudiera apreciar no sólo más allá de su discusión con ella, sino gracias a su discusión con ella. Ojalá así sea.


Tierra de los Padres (Fatherland) Oficial Trailer from Trivial Media on Vimeo.


Estreno: 5 de Julio en SALA LUGONES, Corrientes 1530. Del jueves 5 de julio al miércoles 11 de julio de 2012 a las 14:30, 17:00, 19:30 y 22:00 horas. Y el domingo próximo a la medianoche su director Nicolás Prividera y su productor Pablo Ratto en La otra.-radio. FM La Tribu.

2 comentarios:

Dante Bertini dijo...

gracias por la info
acabo de conocer tu blog, al que entré buscando más datos sobre Berger y Ausente, película que ví ayer mismo en el Festival de Cine Gay de Barcelona...
Me entero de esta otra del autor de M, a la que tuve el gusto de premiar en el festival iberoamericano de Lérida (Lleida)
te linckeo, vale?

Oscar Cuervo dijo...

Por supuesto, Dante, el link es el regocijo de los lazos virtuales, linkea! Y gracias a vos.