Cadete



viernes, 28 de junio de 2013

Psicología de masitas: el Suavestar en la cultura


"Los nuevos intendentes -jóvenes, ideológicamente discretos, poco ampulosos en su modalidad discursiva- no emergen como el resultado de carreras políticas vinculadas a estructuras tradicionales hoy en declive, sino fundamentalmente como gestores de bienestar, responsables del ejercicio eficiente de la cosa pública" (Mucho más que chicos lindos, E. M.).

"Estudioso de Capriles y tan parecido al primer Kirchner..."
(El nuevo tiburón blanco del peronismo, J. F. D.)

Gestores de bienestar: El primer Perón hizo que los peones rurales se sintieran mejor. Pero sus patrones se sintieron mal.

El matrimonio igualitario dio bienestar a quienes ampliaron sus derechos: la derecha católica se sintió muy mal.

Si los exportadores de productos rurales tienen que subir sus aportes a los fondos públicos, no se van a sentir bien.

Si Clarín tiene que deshacerse de parte de su conglomerado mediático, se va a sentir mal.

Si el Poder Judicial debiera abandonar alguno de sus enojosos privilegios, tampoco se van a sentir bien.

Las nuevas clases medias de Zona Norte van a sentir bienestar si el dinero público se invierte en la lucha contra la inseguridad. Pero los indigentes están estructuralmente inseguros.

La asepsia de la noción de bienestar se usa para no definir en términos concretos el bienestar de quiénes se busca.

Si un político propone bienestar abstracto y cese de la conflictividad, defiende el bienestar de los que están bien.

1 comentario:

Peter de A. dijo...

Es curioso. Siempre se dijo que la derecha (a diferencia de la izquierda) siempre se ahorraba los discursos largos y racionalistas, expresándose preferentemente con eufemismos, porque si no perderían muchos votos. Pero ahora nos dicen que hablan así (es decir, no dicen lo que van a hacer) porque eso es lo que quieren escuchar los votantes. Creo que (como sugirió Abel hace tiempo) es muy probable que el lugar que le termine tocando a Massa es el de representar ese sector del peronismo que ya perdió de la mano de Duhalde.

Saludos