domingo, 25 de septiembre de 2016

Irán: la curiosa omisión de Macri

Comunicación del Llamamiento Argentino Judío, 23/9/2016:


Por primera vez desde que la justicia argentina requirió la comparecencia de los imputados por el atentado a la AMIA, la palabra Irán no fue pronunciada por un presidente de nuestro país en la apertura de las sesiones de las Naciones Unidas. Tampoco figuró el reclamó explícito a su gobierno para que se cumpla con el pedido del Juez Canicoba Corral, vehiculizado a través de las "alertas rojas".

El LLAMAMIENTO Argentino Judío repudia este cambio de la posición argentina que se sostuvo durante los últimos doce años y que es un furioso motivo —en la actualidad— de una clara persecución a la expresidenta y de quien fuera su ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman.

El discurso de primer mandatario supone una clara falta de interés en la comparecencia de los acusados, en coincidencia con los intereses geoestratégicos de la derecha israelí y de los republicanos estadounidenses, que pretenden terminar con el juicio con una culpabilidad genérica. En este marco, resultan paradójicas las declaraciones de las autoridades de DAIA y AMIA que se han manifestado “decepcionados” por las omisiones presidenciales, cuando aparecen cotidianamente ante la opinión pública como sus más evidentes defensores y —al mismo tiempo— actores protagónicos de la cotidiana persecución contra la expresidenta.

Marcelo Horestein (Secretario)                                                    Jorge Elbaum (Presidente)



POSTDATA DEL EDITOR DEL BLOG: Las sinuosidades de la política del gobierno sobre el proceso judicial por el atentado en la AMIA, en una maniobra concertada con las entidades comunitarias (AMIA y DAIA), todos alineados con la política bélica de la derecha de EEUU e Israel, cobran esta semana especial vigencia: desde Comodoro Py se aprestan a lanzar una fuerte ofensiva, un capítulo más del ya prolongado acoso judicial a Cristina. Estas son cuentas pendientes que la derecha israelí y la norteamericana se quieren cobrar a través de sus operadores en el país. A la vez, son de utililidad para el macrismo y todo el establishment que tiene que tapar el conflicto social creciente y sacar de escena a Cristina, la más nítida referente opositora. En pocos días se va a ver hasta dónde son capaces de ir en el desmantelamiento del estado de derecho.