Cine y pensamiento







El próximo sábado:
La Pivellina + una yapa. Alvarez Thomas 1093 - 19:30.

martes, 31 de enero de 2017

Cristina no descarta ser candidata este año y piensa en un frente antimacrista muy amplio



El jueves pasado hubo una reunión en El Calafate. Varios dirigentes del kirchnerismo porteño se encontraron con Cristina en su casa; también participaron de la reunión Máximo Kirchner y Carlos Zanini. Los visitantes eran Víctor Santa María, Juan Cabandié, Mariano Recalde, Daniel Filmus, Gabriela Cerruti, Eduardo Valdés y Victoria Montenegro.

Según Valdés, hombre cercano al Papa, gran parte de la reunión se dedicó a analizar la situación internacional desde la victoria de Trump y la manera cómo incidirá esta situación a partir del desacierto del macrismo de alinearse con la candidatura de Hillary Clinton. Valdés, en declaraciones al programa El Vermucito del domingo pasado, dijo que este no es el primer desacierto grande en política internacional del marcrismo. El año pasado en Davos, macri se declaró en favor de David Cameron ante la inminencia del plebiscito británico por el Brexit. Cameron, al ser derrotado en esa consulta, terminó renunciando. Los alineamientos internacionales que macri diseñó en sus primeros meses de gobierno hoy caducaron totalmente. Valdés atribuye ese fracaso no principalmente a la impericia de la canciller Malcorra sino a errores gruesos de la lectura que hizo el propio macri de la política internacional. Estos errores el gobierno los va a pagar caro, ya que la expectativa de inversiones productivas que empujen la economía nacional, actualmente en recesión, se desvanecen por haber elegido mal a sus principales aliados. Valdés también anticipó que en la reunión con Cristina se habló de un armado político en CABA, lo que según Cristina, no puede desligarse de la construcción de una coalición opositora en la provincia de Buenos Aires y también de la situación en el resto del país.

Más tarde en el mismo programa, también habló Daniel Filmus, otro participante de esa reunión, quien hizo algunas precisiones más. Los conductores, Carlos Montero y Néstor Sbariggi le preguntaron si se habló de una posible candidatura de Cristina. Dijo Filmus [Sus declaraciones pueden escucharse a partir del minuto 39 de este recorte del programa El Vermucito]:



"Todos teníamos esa ansiedad pero no es el momento de definirlo, dijo ella. Y por supuesto está dispuesta a ocupar el lugar que la coyuntura y el proyecto nacional lo requieran, como siempre lo ha hecho, siempre ha estado a la cabeza del proceso de transformaciones que vivimos en estos años, pero se dejó claro que no es el momento para definirlo, y me parece que es correcto . Todos teníamos esa curiosidad y todos sabíamos cuál iba a ser la respuesta. Pero le preguntamos dejándole en claro qué es lo que nos interesa a nosotros, que ella encabece el movimiento".

Néstor Sbariggi, un conocedor muy ducho de la interna peronista/kirchnerista de la provincia, hurgó un poco más en esa posibilidad: "Pero, Daniel, que ella no lo descarte es una fuerte señal política, por más que no confirme [aún] la candidatura".

"No, claro, -dijo Filmus- por eso te digo que como militante ella planteó eso, que iba a estar vinculada al lugar que le corresponda o que quiera el movimiento nacional que ella ocupe. Más que una mirada egoísta de conveniencia personal, es una decisión de lo que el país necesite en ese momento".

Montero preguntó: "¿Cristina habló también de [la construcción del] Frente Ciudadano para llegar a las elecciones con un buen acompañamiento?".

Filmus: "Sí, por supuesto, el tema central y el que llevó más tiempo es cómo construir y ampliar el Frente que ella planteó a comienzo de 2016, incluyendo a todos aquellos que están siendo perjudicados por las políticas de macri!a partir de diciembre de 2015. Todo aquel que esté peor tiene un lugar en un Frente que permita un triunfo electoral en 2017, con la idea de que el gobierno advierta que tiene que corregir el rumbo. No seguir provocando esta crisis, que golpea a los más humildes, los que más necesitan, y también, a los sectores medios, particularmente en la ciudad de Buenos Aires, ¿no?".

Pregunta de Montero: "Hablando de la ciudad, todos los que estaban ahí eran dirigentes porteños de distintas variantes. ¿Cómo se planteó esto?".

"Hablamos - dijo Filmus- de que por primera vez se invirtió la situación que vivimos hasta 2015, cuando el gobierno porteño ya era un desastre pero todo era sostenido por un gobierno nacional que mejoraba la situación económica. Esto hacía que la gente estuviera medianamente bien y entonces no viera lo grave que estaba pasando en la Ciudad. Hoy se van a enfrentar a una elección donde los porteños por primera vez han sufrido claramente la coyuntura planteada por el neoliberalismo. Me parece que va a ser una campaña nacionalizada y sin lugar a dudas la política económica de ajuste, de apertura a las importaciones, de baja de la capacidad adquisitiva de la gente va a pegar. Ahora, no necesariamente porque no voten a macri van a votar al movimiento nacional y popular. Ahí hay que hacer un trabajo programático, de discusión y elaboración para el futuro, y que esto colabore para la construcción de este frente enorme que tenemos que hacer".

El resultado de esta reunión en el sur parece ser bastante distinta del que transmitieron los Capos del Movimiento Evita, Pérsico y Navarro, quienes hace unos meses instalaron la idea de que Cristina no aceptaba conducir nada y que por ende había que emprender una política de alianzas con el massismo primero, y más recientemente con Randazzo. Los del Evítala la quieren a Cristina retirada, así lo manifestaba Pérsico a ¡Clarín!:

"Yo la quiero mucho a Cristina pero tenemos que construir algo nuevo, que vuelva a enamorar. Ella puede formar parte pero..."

"No como como candidata" - se entusiasmaba Pablo Ibáñez, de Clarín.

- "Hoy parece difícil".

Anoche un hiperestimulado Julián Dominguez repetía ante Marcelo Zlotogwiazda el verso de que Cristina dijo que ya no quiere conducir y que el peronismo necesita caras nuevas. Se ve que Domīnguez, otro promotor de Randazzo, no está muy al tanto de lo que piensa Cristina o le atribuye a ella sus propios deseos de dejarla fuera de juego. A la líder de la oposición con mayor apoyo popular del país.

Pero dejando a los ortibas que operan para dividir el movimiento popular, ¿qué otras pistas hay del armado político de un frente antimacrista propiciado por Cristina? Víctor Santamaría, otro de los participantes de la reunión en Calafate, además de titular del PJ porteño y dueño de Página 12, hace trascender alguna pista en su propio diario:




"Filmus y Santa María [estuvieron] el jueves en Santa Cruz. Allí compartieron mesa con otros dirigentes porteños como Eduardo Valdés, Mariano Recalde, Juan Cabandié, Gabriela Cerruti, Victoria Montenegro. Cristina Kirchner, obviamente, los recibió junto a su hijo Máximo y con Carlos Zannini. 

[Y, en otro tramo, resalta la nota del diario de Santa María, de primera mano]: La noticia es que CFK no descartó ser candidata en octubre, aunque insistió en la necesidad de un armado amplio en el que ingresen todos los afectados por las políticas del macrismo. Justo ayer, el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández se convirtió en el primer dirigente del Frente Renovador en anunciar que trabajará para una alianza del kirchnerismo y el massismo en la Ciudad".

Da la impresión de que Santa María tiene una versión de las ideas actuales de Cristina más directa y más reciente que el precandidato a vicegobernador por la provincia Julián Dominguez, derrotado en las PASO de agosto.

La política online, un portal cercano al gobierno de derecha, agrega otra perspectiva de la amplitud de ese Frente porteño: "Cristina acepta llevar al legislador del Papa en la lista porteña. Desde el entorno de Gustavo Vera, confirmaron a LPO que "Cristina dio el ok" para que integre la lista del FPV". Considerando que en la reunión de Calafate estaba Eduardo Valdés, las versiones de fuentes distintas, con excepción del hiper estimulado Domīnguez, parecen apuntar a la idea de que Cristina propicia un frente muy amplio.

La política online agrega otros posibles aliados, dichos que atribuye al propio Gustavo Vera:

“Me parece que es la hora de que exista un gran frente popular progresista” aseveró Vera en una entrevista esta mañana. El presidente del bloque Bien Común deberá renovar su banca en la Legislatura porteña en las próximas elecciones.

En esa línea, el titular de La Alameda planteó que ese bloque lo integraría con “compañeros que hayan demostrado coherencia entre su hacer y su decir”, entre ellos incluyó a Gabriel Fuks, Victor Santa María, Eduardo Valdés y Mariano Recalde.

Además pensó para esa lista a Jorge Taiana, “Pino” Solana, Rubén Giustiniani y Héctor Polino con quienes ya se había reunido en agosto para comenzar a darle forma a una posible alianza de centroizquierda para competir este año".

Por parte nuestra, no sabemos si todos estos nombres podrían estar en un Frente, pero la idea concuerda con los dos puntos que yo postulé como necesarios para encarar una política frentista. Decíamos el miércoles pasado :

No pasa, creo, por ser o no ser peronistas, ni por reconocer o no el liderazgo de Cristina. Los límites que me parecen innegociables:

1) Hay una incompatibilidad terminante con los que apoyan la prisión preventiva de Milagro Sala. Eso es algo que no puede negociarse. El que apoya eso es el adversario, alguien que se instala del otro lado del estado de derecho, rumbo a un terrorismo de estado. No es Milagro por sí misma -aun con todo lo que de ella podemos reivindicar. Es la dirección hacia la cual se orienta un régimen antipopular y antidemocrático lo que nos hace incompatibles. Todo aquel que se declara expresamente en contra de la prisión preventiva de Milagro es un posible aliado.

2) La flexibilización laboral: no se puede hacer un frente con el que propone siquiera analizar, con devaneos retóricos y paráfrasis opacas, cualquier reformulación de los derechos sociales que los trabajadores argentinos fueron conquistando desde 1945, el debilitamiento de los convenios colectivos, la disminución de los aportes patronales, la volatilidad de los empleos, la flexibilización de despidos, la promoción de pasantías, el llamado "empleo joven" y otras formas más o menos soterradas de precarización del trabajo. Formas encubiertas por las que el régimen quiere "insertarnos en el mundo" del empleo basura. El que dice que se pueden analizar estas propuestas es el adversario y con ese no hay frente posible.

12 comentarios:

oti dijo...

No creo que lo que esté propiciando CFK sea un "frente antimacrista".

Patricia De la fuente dijo...

Creo que lo que necesitamos es un gran frente que pueda empezar la tarea de rescate. La situación es tan grave como dañosa. Lesiona el futuro y rompe vidas en el presente. Por supuesto que hay que pensar en un frente amplio, generoso, justo, anti macrista, anti oligárquico, anti entreguista, anti sustraccionista, et, etc, etc... Y creo en Cristina y en muchos compañeros que no claudican, no entregan, no se rinden. Y de este lado somos miles que no claudicamos, no entregamos y no nos hemos rendido. Pero que hay que ponerle un vallado urgente a los depredadores y empezar a rescatar, es inminente. VIVA CRISTINA !!! VIVA EL MN&P. !!! VIVA PATRIA GRANDE !!! Y A VOLVER MEJORES, MUCHO MEJORES después de esta dura lección. ABRAZO. NOTA: Y también creo que hay que buscar formas mucho mas directas de representatividad. Todo por verse. Abrazo de nuevo...


oti dijo...

Sí, a eso iba.

Fijate lo que dice Filmus después de haber hablado con CFK, "... con la idea de que el gobierno advierta que tiene que corregir el rumbo. No seguir provocando esta crisis..."

Tenemos que pensar cómo recuperar el rumbo y corregir dentro del rumbo recuperado. No se trata de pensar en términos "anti algo o alguien", porque eso es reactivo no positivo.

La tarea de la era posmacrista, lo que sobrevendrá en el corto plazo, va a ser muy difícil: volver al rumbo que teníamos hasta el 9/12/15, corregir y depurar errores en ese rumbo y profundizarlo, puesto que va a haber que reparar rápidamente los daños que el actual gobierno deje.

Es muy probable que no se pueda pagar toda la deuda externa nueva que el actual gobierno tomó en el poco tiempo que lleva, lo que significa que no podría solucionarse con un megacanje estilo Lavagna 2005.

Tampoco va a existir un colchón devaluatorio como el que se produjo en 2002 y que, de algún modo le dio una "ventaja" al gobierno de K en 2003. Va a ser necesario ir a buscar los recursos allí donde estén: en manos muy concentradas, lo que implicará que serán necesarias herramientas como la creación de una empresa del comercio exterior para cereales y oleaginosas y la creación de un Banco Nacional para el desarrollo cuyo capital no esté atado a paridades técnicas de ninguna clase con el U$S. Se trata de parar la fuga, el endeudamiento y reunir los recursos para la inversión.

La cantidad de obras que habrá que empezar en los primeros 3 años de la era posmacrista va a ser monumental: 1.800.000 viviendas (600.000 por año), reactores nucleares, represas hidroeléctricas y unos 200 Km de trenes rápidos o de levitación electromagnética (MAGLEV) conectados con la red de subtes de Bs. As.

Todas estas obras generarán una reactivación formidable entre las Pymes industriales las que tendrán que fabricar la lista de materiales para todo ello, lo que ocasionará que se le dé trabajo y oportunidades a millones de personas, lo que, a su vez, realimentará el círculo virtuoso de la economía.

En la vida suele pasar que lo que empieza bien, sigue regular y termina peor. Si CFK quiere romper esa ley va a tener que aspirar a lo máximo, no conformar a su ego y arriesgarlo todo. Si lo hace va a tener el apoyo de una mayoría del pueblo. Si no lo hace la va a alcanzar esa ley de la vida.

Oscar Cuervo dijo...

Oti, la frase completa que citás empieza diciendo: "Todo aquel que esté peor tiene un lugar en un Frente que permita un triunfo electoral en 2017...". Recuperar el rumbo significa ir en el rumbo contrario del actual gobierno y se convoca a los que estén peor. Es decir, a todos los que estén contra lo que hizo este gobierno, sin importar si son peronistas, kirchneristas, radicales, socialistas, etc. Es un frente que se aglutina por su oposición al macrismo. Seguro que no se llamará antimacrista, por cuestiones de marketing, pero la idea es oponerse a este rumbo. Igual, para pensar en medidas de gobierno hay que esperar hasta 2019. El frente al que se convoca para este año solo podrá marcarle la cancha al macrismo en el congreso. Pero derrotarlo ahora es condición necesaria para ganar el 2019.

oti dijo...

¿Quién va a ganar el 2019 y con qué propuesta?.

CFK no está proponiendo un "frente antimacrista", eso lo proponen otras personas y/o agrupaciones.

El 2019 hay que empezarlo a ganar ahora y con antimacrismo no alcanza. El macrismo hace antikirchnerismo. El K no necesita hacer antimacrismo puesto que tiene a CFK y la experiencia de los últimos 4 años de gobierno.

En el frente ciudadano pueden estar todos los perjudicados por el actual gobierno pero hay que decirle claramente a los ciudadanos que se trata de recuperar un rumbo que ya probamos (hasta el 9/12/15) y hacerlo todavía mejor y que eso es mejor que los experimentos "neoliberales".

La manera de parar al macrismo no es reactiva es positiva, es decir, formulando claramente lo que queremos hacer, tanto respecto a lo que quedó pendiente al 9/12/15 como a todo lo malo que está haciendo el gobierno actual.

oti dijo...

A mi juicio el escenario ideal sería que el voto castigo al gobierno se aglutine en un solo candidato y éste gane por el 60% de los votos en una campaña nacionalizada. Eso daría legitimidad suficiente para torcer el rumbo desde el Congreso, puesto que el Ejecutivo no podría seguir gobernando como hasta ahora y, así, ir preparando el terreno para 2019.

Pero tenemos que tener claro que para gobernar con éxito luego de 2019 van a ser necesarias medidas extraordinarias que van más allá de lo que hizo el K y CFK.

ruben dijo...

La medida extraordinaria ya la propuso CFK publicamente: El objetivo de reformar la constituciion. uNA pregunta para Oti: Cuales serian las medidas extraordinarias
?

oti dijo...

Las medidas son: 1) Derogar la Ley de Entidades Financieras de 1977; 2) Crear una empresa estatal para la comercialización de cereales y oleaginosas; 3) Crear un Banco Nacional para el desarrollo que otorgue crédito a bajas tasas de interés para obras de infraestructura, viviendas e industria.

El objetivo de esto es evitar la fuga de capitales (que en promedio es de 2.000 millones de U$S x mes) y juntar una masa crítica de recursos para hacer lo que sucintamente señalé en el comentario 14:21.

Para consolidar esos cambios entre otros, va a haber que regresar a una Constitución parecida al año 1949, donde la Nación recupere la propiedad del subsuelo y, además, impida a las provincias contraer deudas en el exterior.

Lo que quiero que se entienda es que se puede hacer antimacrismo pleno de aquí a las elecciones y derrotarlo pero eso no significa que las cosas marchen hacia el proyecto nacional que queremos nosotros.

Nicolas dijo...

q buen debate. me gustaria q se sumen medidas como:
-apertura de los libros contables de las grandes empresas
-estatizacion de las empresas de servicios
-medidas a favor de la transparencia en el funcionamiento estatal
-impuestos a la renta financiera
-una gran reforma impositiva progresiva

la constitucion se reformaria con cuales objetivos?

oti dijo...

La Constitución se reformaría con el objetivo de hacer más difícil la reversión de derechos de los ciudadanos por medio de simples decretos y otorgarle al Estado Nacional atribuciones que nunca debió haber perdido. Todo eso debería tener rango constitucional cosa que, para cambiarlo, haya que cambiar la Constitución.

Incluso agregaría la prohibición de tomar deuda en U$S si no es autorizada por el Congreso y aplicada a obras de infraestructura perfectamente identificadas de antemano.

Oscar Cuervo dijo...

Para reformar la constitución es necesario que 2/3 de ambas cámaras que declare la necesidad de reforma y luego llamar a una elección para elegir los constituyentes. Obviamente hay que ganar tambiéń esa elección. Antes habría que ganar la presidencia por un porcentaje muy abultado que permita reunir 2/3 de ambas cámaras. Antes habría que tratar de derrotar a Cambiemos en provincia de Bs As este año. Proponer este año una reforma constitucional no parece ser la mejor forma de empezar por ganar ahora. Y hablar ahora como si tuviéramos los 2/3 de las cámaras es un poco fantasioso.

En cuanto a aglutinar el 60% nacional en un solo candidato, eso es imposible en 2017 donde no hay elecciones nacionales sino provinciales.

Es decir: hay que recordar la fábula de Esopo sobre la lechera.

oti dijo...

"Proponer este año una reforma constitucional no parece ser la mejor forma de empezar por ganar ahora. Y hablar ahora como si tuviéramos los 2/3 de las cámaras es un poco fantasioso."

Sí, evidentemente, por eso dije "Pero tenemos que tener claro que para gobernar con éxito luego de 2019..." (ver 23:27).

"En cuanto a aglutinar el 60% nacional en un solo candidato, eso es imposible en 2017 donde no hay elecciones nacionales sino provinciales."

Sí, evidentemente, por eso dije "el escenario ideal... en una campaña nacionalizada" (ver 23:27).