Foto: Nadia Albarracin


viernes, 21 de octubre de 2011

Medianeras


por Martha Silva

Martín es un joven programador de páginas web que ha terminado recientemente una relación con una joven que se fue de viaje y le dejó un lindo perrito para que cuide de él. Mariana es una arquitecta que, para subsistir, trabaja en decoración de vidrieras. Ha terminado una convivencia de cuatro años. La relación que establece con sus maniquíes es muy especial. Casi diríamos afectiva.

A través de los hábitos de ambos que se muestran paralelamente, nos vamos adentrando en sus particularidades. El tiene ataques de pánico y toma la medicación pertinente. Ella no puede subir a los ascensores herméticos. Ambos viven en la misma cuadra, pero nunca se encontraron, aunque hay pruebas de que se han rozado al pasar.

El film de Gustavo Taretto es una reflexión sobre la ciudad y las relaciones lábiles y efímeras que se traban en ella. La soledad que prevalece entre la gente joven. Y la tecnología, que juega un papel importante: condiciona sus vidas. Porque no hay un paliativo de esa soledad en el centro de una gran urbe. La tecnología promueve el encierro. Toda la aparatología está en la vivienda. Menos el celular.

Viven uno enfrente del otro, pero no se topan el uno con el otro. Son dos personajes muy solos, simétricos, que podrían llevarse bien, incluso con sus respectivas manías, en el caso de que llegaran a encontrarse. La gente con la que sí tropiezan (Inés Efrón,Carla Peterson, Navarro, Rafael Ferro) son especimenes de distinto tipo, que no están en condiciones de brindar más afecto que un maniquí.

Hermosa película con un encanto fuera de lo común. Me recordó lejanamente a una vieja producción española: No es bueno que el hombre esté solo.

Pero esta vez con un par de obsesivos maravillosos representados por la española Pilar López de Ayala y y nuestro Javier Drolas que proviene del teatro. Es para detenerse y ponderarlos.

8 comentarios:

Sofía dijo...

Está en cartelera?

Martha dijo...

Si! Está en cartelera Sofía.En Cine Gaumont y varios SHOPPING: ENTRE ELLOS EL ABASTO. Y CINEMARK 10. hAY QUE PENSAR SIEMPRE QUE LAS PELÍCULAS BUENAS ARGENTINAS HAY QUE VERLAS ENSEGUIDA PORQUE SINO BAJAN EN FORMA INMISERICORDE, DE CARTEL.
Martha

Verbobravio dijo...

Martha, cuando puedas (y quieras) tratá de ver turn left turn right de Johnnie To (una peli de fines de los 90 principios del 2000), que plantea lo mismo, también en el marco de una gran ciudad desangelada como Hong Kong. Voy a ver Medianeras y te cuento. Saludos!

Martha dijo...

Bueno. Trataré de encontrarla.
Beso, Martha

bernabó dijo...

La vi ayer, y lamentablemente tengo que disentir bastante con tu crítica. Me pareció una película que se queda en lo estético. Los personajes no cobran vida. Y finalmente, me cuesta muchísimo imaginarme esa pareja como buena. Un fóbico no es necesariamente la mejor companía para otro fóbico, aunque estos personajes, de fóbicos sólo tienen la cobertura de chocolate.
Al menos esa es mi opinión.
Saludos

Sofía dijo...

Ahhh, si, la fui a ver ayer. Está buena, pero no me pareció maravillosa. Fui con un amigo que estudió cine y que, en la escuela en donde estudió, vió la peli en su versión corto. Me comentaba que estaba mucho mejor así, decía que la habían extendido demasiado, metiéndole mucho relleno en los intersticios.Para mi es medio una película para porteños depresivos que la flashean demasiado.Tiene un costado positivo la peli (sacando los clichés de la música que escuchan los personajes, etc.): aborda de una forma interesante las paradojas de la era de la comunicación.

Saludos!

Martha dijo...

Interesante lo último que decís, Sofía. pero no dije que era maravillosa la película sino la interpretación.
De todas maneras: "Es sólo una película". diría Hitch. No nos va la vida en esto.
Addío.

julieta dijo...

yo vi el corto del cual nació esta película. no estaba mal.